¡Escúchanos por internet!

2016, ideal para debatir

wwwmcomouno.tv
Al inicio de cada ciclo, es inevitable reflexionar sobre el pasado, afianzarse en el presente e intentar proyectar el futuro. Sucede cuando termina un año, concluye una relación o finaliza una etapa profesional.
Pocas veces, sin embargo, nos damos tiempo de calidad para analizar los ciclos aún abiertos. Un inexplicable temor a la crítica y autocrítica nos paraliza de tal manera que solamente nos damos espacio para movernos en la evasión.
Nos censuramos al participar en la cosa pública, con la certeza de que “los gobernantes siempre saben más que nosotros”. Omitimos participar con nuestra opinión sobre el desarrollo de la sociedad, “porque no vale la pena meterse en problemas”. Cancelamos nuestra voz, para no ser tildados como “revoltosos”.
Hemos dejado que otros decidan lo que a nosotros nos corresponde. Regalamos las riendas de nuestro destino con una impulsividad temeraria. No estamos acostumbrados a debatir más allá de nuestros círculos de confianza.
Por supuesto que esto no es innato. Deviene tanto de prácticas autoritarias acostumbradas a callar al otro a base del amedrentamiento, como de nuestra cómplice pasividad y tolerancia. Hemos optado por el silencio, regalando la preciada libertad de opinión y acción.
2016 empieza un ciclo en el que debemos hablar. En el que callar no se vale. Es un año en el que nuestra participación proactiva es indispensable para transformar nuestros (y resalto NUESTROS) sueños en realidad. Dejemos de vivir vidas ajenas, y construyamos las propias.
Como padres de familia, alumnos, maestros, colonos, vecinos, ciudadanos, empleados, patrones, burócratas, asalariados, empresarios, niños, jóvenes, adultos, mujeres, hombres, tenemos siempre algo que decir. Digámoslo. Entrémosle al debate. No con la intención de vencer, sino de convencer o ser convencidos.
Debatir es un juego de suma cero en el que todos ganamos. En el que las propuestas de todos construyen un mejor futuro compartido. Vale la pena.
Evitemos que en el aparentemente lejano 2017 pensemos retrospectivamente con nuestro tan conocido mea culpa favorito: “si hubiéramos hecho…”, “si hubiéramos opinado…”

Enero 3, 2016 - 4:12 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Carlos Palafox

Columnistas