¡Escúchanos por internet!

40 millones en riesgo de caer en pobreza

En contraste, el número de personas que viven en pobreza extrema bajó de 11.5 a 11.4 millones de personas

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de julio.- La población en condición de pobreza aumentó de 53.3 millones de personas a 55.3 millones entre 2012 y 2014, lo que implicó un alza de 45.5 a 46.2 por ciento de la población en dicha condición, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Cabe destacar que este aumento cuadriplicó el crecimiento que hubo entre 2010 y 2012, que fue de 500 mil personas.

Según Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del organismo, este aumento se debió principalmente a la caída en el ingreso de los hogares en la mayoría de los deciles, que en promedio fue de 3.5 por ciento como lo informó el Inegi en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares.

Según la definición multidimensional de la pobreza, una persona es pobre cuando tiene un ingreso inferior a una línea de bienestar económica, que incluye una canasta alimentaria y no alimentaria, y además tiene alguna carencia en el acceso a un derecho básico.

En este sentido, los derechos básicos que define el Coneval son los siguientes: acceso a la educación, acceso a servicios de salud, acceso a seguridad social, acceso a espacios de calidad en la vivienda, acceso a los servicios básicos en la vivienda, y el acceso a la alimentación.

En el fondo

En tanto, las cifras del Coneval dan cuenta que la población en pobreza extrema cayó en el lapso mencionado, de 11.5 a 11.4 millones de personas, que como porcentaje de la población pasó de 9.8 a 9.5 por ciento en dicha situación.

El Coneval define la población en pobreza extrema a aquella cuyo ingreso no le permite comprar la canasta básica alimentaria, además de tienen al menos tres carencias sociales de las descritas.

La disminución en la pobreza extrema estuvo relacionada con la mejora en el acceso a derechos sociales. Según Hernández Licona, las mejoras en el acceso a derechos sociales por parte de la población muestran que “pareciera que la política pública está teniendo un efecto positivo en el abatimiento de las carencias sociales”.

Sectores en riesgo

El Coneval también midió a la población vulnerable, es decir aquella que no es pobre ya sea porque tiene un ingreso superior a la línea de bienestar económica o que no tiene ninguna carencia social, pero que tiene algún problema en la otra dimensión.

En este sentido, 8.5 millones de personas son vulnerables por ingreso (7.1% de la población) es decir tienen un ingreso por debajo de la línea de bienestar económico pero sin ninguna carencia social, por lo que de persistir en tal situación, pueden caer en pobreza por carencias sociales.

En cambio 31.5 millones de personas (26.3% de la población) es vulnerable por carencia, es decir tienen un ingreso suficiente para no ser pobre, pero tiene alguna carencia que por algún accidente o caso fortuito, pueden llegar a caer en la pobreza. En total, 40 millones presentan vulnerabilidad.

Por tanto, las cifras señalan que sólo 20.5% de la población, es decir 24.6 millones de personas, tienen un ingreso suficiente y no padecen de ninguna carencia social, por lo que no son pobres ni son vulnerables a serlo.

En este sentido, Gonzalo Hernández Licona reiteró la necesidad de que el país aumente su productividad, y con ello el crecimiento económico, que es lo que ayudará a la mayor generación de empleos bien remunerados. “Esto es lo que al final de cuentas da mayor certidumbre a los hogares, y es lo que hace que las personas puedan reducir su vulnerabilidad de caer en alguna situación de pobreza”, señaló.

Cifras dramáticas

En opinión de Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), las cifras de pobreza no sorprendieron del lado del ingreso, puesto que ya se sabía que el ingreso promedio de los hogares había caído, en cambio los costos de la canasta básica han estado creciendo desde entonces.

Sin embargo, resaltó la baja magnitud en que bajó la pobreza extrema en dos años, en 100 mil personas, dadas las actuales políticas de combate contra el hambre y los vastos programas sociales.

“El porcentaje de la población por carencia pasó de 23.3 a 23.4%, y eso en un contexto de la Cruzada Nacional contra el Hambre, es realmente sorprendente. Esto significa que el choque del ingreso fue tan fuerte, que la mejoría en disminuir las carencias no compensaron dicha baja”, señaló.

Sentenció con “uno esperaba que la pobreza subiera pero no tanto, y uno esperaba que la pobreza extrema bajara pero no tan poquito. En general los resultados son más negativos que lo que pudimos haber esperado”.

En tanto que para Valeria Moy, especialista del observatorio México ¿cómo vamos?, resaltó que estos resultados deben llevar a los distintos órdenes de gobierno a replantear sus políticas sociales, ya que “no se puede seguir gastando miles de millones de pesos y tener los resultados tan magros como los que tenemos, como los que vimos en la pobreza extrema, que para la cantidad de recursos que se invierten, es realmente marginal la disminución”.

ROSTROS DE LAS CARENCIAS

Viven en pobreza extrema:

20.6 por ciento de la población ubicada en zonas rurales.
6.2 por ciento de la población ubicada en zonas urbanas.
31.8 por ciento de la población indígena.
7.1 por ciento de la población no indígena.
11.5 por ciento de la población menor a 18 años.
8.6 por ciento de las personas entre 18 y 64 años.
8.5 por ciento de los que tienen más de 64 años.
Viven en pobreza moderada:

40.5 por ciento de la población cuya residencia es en zonas rurales.
35.4 por ciento de las personas que viven en ciudades.
41.4 por ciento de los indígenas.
36.1 por ciento de los no indígenas.
42.3 por ciento de los menores de 18 de años.
33.3 por ciento de los que tienen entre 18 y 64 años.
37.7 por ciento de los que son mayores a 64 años.
Se prende alerta en ocho estados

En BCS, Coahuila, Hidalgo, Edomex, Morelos, Oaxaca, Sinaloa y Veracruz aumentaron los dos tipos de pobreza: moderada y extrema.

Pese a que a nivel nacional la proporción de la población en condiciones de pobreza aumentó de 45.5 a 46.2% entre 2012 y 2014, sólo en ocho entidades federativas se registró un aumento en el porcentaje de su población en pobreza y pobreza extrema en el mismo lapso, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval).

Estas entidades fueron: Baja California Sur, Coahuila, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Sinaloa y Veracruz. Lo anterior implica que en las restantes 24 entidades se observó una reducción del porcentaje de pobreza o de pobreza extrema.

En términos de variación porcentual del número de personas que están en condición en pobreza general, Morelos, Estado de México y Veracruz fueron las que más aumentaron su número de pobres, con 17.8, 12.8 y 11.9 por ciento de alza, respectivamente.

Por el contrario, las entidades que tuvieron las reducciones más fuertes en su número de pobres fueron Nayarit, Durango y Nuevo León, con porcentajes de 11.7, 11.3 y 9.7 por ciento, respectivamente.

De acuerdo con Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), los incrementos de la pobreza extrema estuvieron concentradas geográficamente en el norte y sur. Sin embargo, calificó este efecto diferenciado, ya que el aumento de la pobreza en el norte es menos grave que los aumentos presentados en el sur.

“Lo que pasa es que el norte tiene una pobreza extrema pequeña, y el aumento en realidad es menos grave allá. Pero en el sur, con estados muy golpeados por la pobreza, como Oaxaca, Veracruz o Chiapas, esto es particularmente grave que haya subido la pobreza por los rezagos históricos que acarrean, y va a contrapelo de la pobreza extrema nacional que ha bajado, aunque poquito”, sostuvo el especialista.

En tanto que para Valeria Moy, académica del Instituto Tecnológico Autónomo de México y especialista del Observatorio México ¿Cómo Vamos?, lo más dramático son las entidades del sur, que aunque siempre se ha sabido que están en extremas condiciones de pobreza, aún no se hace nada para superar su rezago.

“Los más pobres en el país siguen siendo los del sur ¿es novedad? Por supuesto que no, y sin embargo nadie hace nada”, señaló la investigadora.

Por lo anterior, afirmó que si el país aspira a ser un actor de más trascendencia en el contexto internacional, no puede permitirse el lujo de seguir con enormes brechas regionales. “No podemos aspirar a ser un país de vanguardia en el mundo con estos niveles de pobreza, y más concentradas en determinadas regiones”, planteó.

En lo que se refiere a la pobreza extrema, los estados donde más aumentó a nivel porcentual el número de personas fueron: Chihuahua, Estado de México y Morelos, con 47, 27.6 y 27.4 por ciento, respectivamente. Mientras que los que vieron disminuir más su población en condición de pobreza fueron Jalisco, Nuevo León y Aguascalientes, con 43.2% los dos primeros, y 36.4% el último.

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/

julio 24, 2015 - 7:22 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Nacional