¡Escúchanos por internet!

Ángeles Exterminadores y otras especies vengadoras

Aplicar el viejo y conocido refrán de “ojo por ojo y diente y por diente” corre el riesgo de convertirse en una de esas máximas aplicadas en México, para poder salvaguardarse de la oleada de inseguridad que azota a todo el país.

Los intentos de linchamientos y las golpizas propinadas a delincuentes en diferentes momentos y situaciones que se han suscitado en los últimos meses, refleja el enojo e impotencia de una ciudadanía que ya no confía en sus autoridades, pero mucho menos en sus corporaciones policiacas.

El tema de la inseguridad válgase la redundancia, es un tema de seguridad nacional que se ha soltado por gobiernos y autoridades, quienes al parecer, se niegan a dimensionar lo delicado del tema.

La irrupción de la justicia en propia mano ha ocupado las planas de medios de comunicación quienes se han dado vuelo con la historia del “Justiciero de la Marquesa”. Sin embargo, más allá de todo lo que ha rodeado a esta información, está el análisis crudo y real de un comportamiento ciudadano que ante la desesperación y sintiéndose en una total impunidad, empieza a pensar que no queda de otra más que hacer justicia en propia mano.

Una situación que debería alertarnos no sólo a gobiernos e instituciones de seguridad, sino a una sociedad donde también tenemos la obligación de alentar otros mecanismos que obliguen a las autoridades a hacer su propio trabajo, sin poner en riesgo la vida de ciudadanos o convertir en asesinos a quienes deciden matar delincuentes.

El tema en medios de comunicación y redes sociales se ha hecho viral ante la cantidad de opiniones, donde se percibe un llamado a ese “pacto de silencio”, para proteger la identidad de aquellos que actúan contra los delincuentes.

La prensa internacional como en el caso del diario El País, han dedicado artículos a este fenómeno que han llamado “la irrupción de ángeles exterminadores” en México, quienes están haciendo el trabajo que la policía dejó de lado, para priorizar los pactos y alianzas con las mismas organizaciones delictivas.

El tema tiene muchas aristas pero la conclusión es contundente. Todo lo anterior refleja un vacío de poder y la falta de nuevas estrategias que intensifiquen la seguridad en el país.

El estado de México, territorio del hoy Presidente Enrique Peña Nieto, se ha convertido en una olla exprés, donde los asaltos en transportes y transeúntes evidencian enormes fallas en la seguridad pública. Es justamente en esta zona, donde la justicia por propia mano se ha hecho presente con 19 homicidios de asaltantes, ultimados por los llamados “justicieros anónimos”.

Estamos ante un fenómeno que merece especial atención para evitar que esta llamada justicia ciudadana se transforme en una irremediable ley de la selva.

Facebook: Mediatikos Consulting
Twitter: @rubysoriano
Mail: mediatikosconsulting@gmail.com
www.mediatikos.wordpress.com

noviembre 6, 2016 - 8:30 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas