¡Escúchanos por internet!

Aparición de otras religiones limita la celebración de La Candelaria (AUDIO)

Por diversos factores, entre ellos la pérdida de tradiciones, el no inculcar la fe a las nuevas generaciones, temas de orden económico, pero sobre todo, la aparición de otro tipo de religiones, han dado paso a que la celebración del Día de la Candelaria cada vez cobre menos notoriedad, según se desprende de un sondeo realizado por Efekto 10 Noticias.

Todo el ritual que significa la celebración del Día de la Candelaria es resultado del sincretismo de dos culturas y religiones: la católica, que remite a cuando la Virgen María llevó al niño Jesús al templo, y la prehispánica, en la que se llevaban tamales al rendir culto a los dioses.

Esta tradición prevalece en miles de hogares poblanos, aunque no con el impacto de hace al menos un par de décadas, según se desprende de manifiestos de algunas personas que acuden a establecimientos a vestir a su Niño Dios.

En locales que lucen con poca demanda, particularmente aquellos ubicados en la calle 3 Norte, desde la 4 hasta la 14 Poniente y en cada uno de ellos con no más de cuatro clientes, muchas familias se preparan para el 2 de Febrero, Día de la Candelaría y en muchos casos, no solo para departir la tradicional “tamaliza”, sino además, para venerar a Jesús, movidos por su fe católica.

En todos los casos, las familias visten al Niño Jesús por un solo motivo: su devoción a Dios y su fe cristiana, aunque aseguran que lamentablemente cada vez menos familias conservar esta tradición milenaria.

“Vestimos al Niño Dios como si fuera un niño de bautizo, la tradición la tengo desde muy pequeña por mis padres y recuerdo que siempre me decían que representa la abundancia de la casa el acostar un niño”, dice doña María Antuñano de 65 años de edad.

“Es maravilloso este suceso que ya se está perdiendo, pero que debemos recuperarlo, de hecho, todas las tradiciones que nos han dejado son bellas, mis papás me educaron así, por eso cada año lo vestimos y lo llevamos a misa a celebrar todas las tradiciones que nosotros tenemos, sin embargo, los papás ya no enseñan a sus hijos”, dice por su parte Marina Pineda.

Sin embargo, en estos relatos, también pudimos apreciar que parte de esta pérdida de tradiciones, se da por la aparición de nuevas religiones y al poco o nulo interés de los padres de familia por inculcar la fe católica en el seno de sus hogares, incluso, factores que están por encima de las condiciones económicas, puesto que cuando prevalece la devoción, no existen limitaciones de dinero que impidan nuestras creencias religiosas.

Por su parte, Ernesto Munguía propietario del negocio “Almacenes Gallito”, afirma que la demanda para vestir a los Niños Dios han bajado de manera considerable en los últimos años, tomando en consideración que en una buena temporada llegaba a atender hasta 500 clientes, mientras que ahora solo lleva alrededor de 200, hecho que no solo lo atribuye a la condición económica que prevalece en muchas familias, sino también, a la pérdida de identidad y tradiciones, pero sobre todo, a la aparición de otro tipo de religiones.

Enero 31, 2017 - 6:30 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Miguel Ángel Arroyo

Historias de vida, Noticias Destacadas