¡Escúchanos por internet!

Árbitros vendidos

México tiene un gran compromiso en su vida democrática y electoral. No son recientes los señalamientos sobre la parcialidad de los organismos electorales en las entidades federativas, donde más que autoridades y árbitros en un proceso electoral, han sido exhibidos por sus contubernios y falta de compromiso a la hora de organizar y calificar elecciones.

¿Qué hace falta en este país para garantizar que las instituciones electorales de cada Estado actúen con una convicción democrática y garanticen imparcialidad para el manejo de una elección?

La ciudadanización de las instituciones electorales parece ser un mito, debido a todas las triquiñuelas de las cuales se echa mano para poder garantizar la manipulación en algunos comicios.

Lo ocurrido en Puebla el pasado 1º de julio es una afrenta para la vida democrática de un país, cuyos ciudadanos pagamos impuestos con los cuales se fondea la existencia de muchos de estos organismos que se han convertido en verdaderas cuevas y refugios de ladrones electorales.

Tal parece que la nueva modalidad de mapacheras, la encontramos en las oficinas de las autoridades electorales, desde donde se maquinan los fraudes, se alteran boletas, se rellenan urnas y se cambian las actas.

Puebla no puede quedar como el referente de un gran fraude donde es posible tolerar la gran simulación de una elección que a todas luces, quienes vivimos en esta entidad, sabemos que estuvo plagada de irregularidades.

Es vergonzoso que sigan saliendo poco a poco, todas las acciones manipuladas desde el Instituto Electoral del Estado, donde muchos de los consejeros tienen pleno conocimiento de cómo se maquinó un gran fraude en Puebla.

Quienes cobraron como “consejeros” duplicaron sus funciones para actuar como serviles operadores de un grupo político hegemónico que sigue intentando imponerse en Puebla pese a toda la inconformidad de los ciudadanos.

México no sólo se merece exhibir lo que sucedió en las elecciones en Puebla, también nos merecemos conocer el rostro de cada uno de los consejeros electorales que amparados por el cargo de “autoridad electoral” fueron los primeros cómplices de una gran mentira.

El destape de un gran fraude está iniciando, y seguramente viviremos una semana de muchas turbulencias que van a echar abajo toda una gran simulación electoral que se trata de imponer como un capricho personal en Puebla.

Habrá muchos damnificados del poder, de eso no tengo la menor duda. Sin embargo, este es el costo de haber agotado hasta sus últimas consecuencias, un escenario donde fueron muchas las afrentas y agravios cometidos contra ciudadanos que durante el proceso electoral fueron testigos de cómo su derecho al voto era violentado a través de balaceras, robo de urnas e intimidación personal.

Estoy convencida que el recuento de votos servirá para exhibir irregularidades y alteraciones en las boletas. Este es un paso muy importante para solicitar la anulación de una elección tan manoseada como la de Puebla.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

septiembre 23, 2018 - 9:15 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas