¡Escúchanos por internet!

Así gobierna Morena

El escándalo se comienza a convertir en el común denominador de la administración que encabeza la presidenta municipal de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca, emanada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Este día en Efekto10 Noticias presentamos un nuevo video que da cuenta de la forma en que su operador político y regidor de Obra Pública y Desarrollo Urbano, Roberto Maxil, se divierte en algún table dance, acompañado de constructores a los cuales les solicitó “apoyo económico” para la campaña de Karina a la alcaldía.

Durante la campaña de la hoy alcaldesa, Maxil se encargó de pasar la “charola” entre los constructores y empresarios inmobiliarios de la zona de mayor plusvalía de Puebla, a cambio, de que una vez obtenido el triunfo, obtuvieran obras y proyectos por parte de la nueva administración.

Además de los apoyos económicos, Maxil les pedí a los empresarios que lo llevaran a los table dance y que pagaran todo, absolutamente todo. La misma práctica la mantiene ahora, que ya es parte del cuerpo edilicio de la alcaldesa Pérez, quien consciente las prácticas de su regidor, sabedora de que operó los “apoyos” económicos para su campaña y que también fue parte fundamental en el fraude electoral, realizado por su otro operador, Adán Xicale.

Maxil ahora se perfila para convertirse en secretario de Obra Pública en la administración de Karina, ya que quien fuera designado para esta posición, Andrés Vincens Márquez, simplemente no ha dado el ancho.

Queda claro que la constitución moral que tanto pregona el presidente Andrés Manuel López Obrador, en san Andrés Cholula se fue el caño y se olvidó, ante las prominentes curvas de alguna de las “niñas” que trabajan en alguno de los centros de sano entretenimiento que “pululan” en Puebla.

Si doña Karina fuera congruente con lo que tanto pregona sobre su administración, debería de solicitarle a su operador, Roberto Maxil, que se separé de su cargo para dar paso a su suplente y con ello, mitigar el efecto de los excesos de su operador político, como está a punto de suceder con la secretaria general, Guadalupe Lozada Vivaldo, la cual en breve será relevada.

En poder de este columnista obran sus conversaciones de WhatsApp con constructores, a los cuales les solicita los apoyos económicos para la hoy presidenta, bajo la promesa de obra pública a cambio del efectivo.
Empresarios, los cuales están dispuestos de dar la cara, ya que apoyaron la campaña de doña Karina con 100 mil, 200 mil y hasta 300 mil pesos a cambio de la promesa de obras en su administración.

No doña Karina, no se haga la víctima, usted es una gobernante espuria, la cual se robó una elección y ahora tolera que la gente de su administración extorsione y lleve una conducta la cual es todas luces reprobable para un servidor público.

Cabe recordar que, a un día de haber entrado en funciones, su regidor de gobernación, Israel Mino Vincens, chocó borracho y usted ha tolerado este tipo de conductas, lo cual va en contra de las prácticas que usted presume y pregona de hacer un buen gobierno.

Usted se dice víctima de una persecución por parte del morenovallismo, yo no veo por ningún lado al exgobernador bailando al lado de su operador político y regidor de obra. La conducta de los servidores públicos que usted encabeza obedece simplemente a la soberbia y los excesos que caracterizan a su naciente administración. No quiero ni pensar sí ha sido el inicio, cómo va a ser el final de su trabajo.

Doña Karina, usted exhibe de verdad una falta de oficio político que sería digno de causar ternura, sino fuera por lo grave de las faltas cometidas para que usted llegará a ser presidenta y ahora alcaldesa de la segunda ciudad en importancia en el estado.

Quiero ver ahora bajo que argumento usted justifica la actitud de su regidor de obra pública y operador político, el cual es presidente del Comité de obra y también pertenece al Comité de Adjudicaciones.
Quiero ver también a su protector, por no llamar alcahuete, el sedicente diputado, José Juan Espinosa Torres, con qué nos sale.

Este es el mejor ejemplo de para qué quería el poder Morena, así gobiernan quienes tanto criticaban los excesos cometidos por los anteriores gobiernos y no es un asunto de moral, es un asunto de ética para trabajar doña Karina.

Usted como dice el columnista Mario Alberto Mejía, mejor se debería de dedicar a recoger su popoca, la cual ya se regó por todo el municipio.

Extorsiona el concejal de Santa Clara. Quien también ya hace negocios al amparo del poder, es otro protegido del diputado José Juan Espinosa, se trata del presidente del concejo municipal de Santa Clara Ocoyucán, Rodolfo Huerta Espinosa, quien llegó para ver que se puede llevar, en lo que hay un nuevo presidente municipal.

A través de la dirección de Protección Civil, Huerta y su banda, se han dedicado a extorsionar a los constructores de la zona, clausurando obras, bajo el menor pretexto y pidiendo hasta 180 mil pesos, para quitar los sellos.

Está por demás decir, que no se especifica en los sellos de clausura, que artículos del reglamento se violan para poder corregir la supuesta irregularidad, es más bien un pretexto para hacerse de recursos de manera ilícita, así es como gobierna Morena y si no me creen, pregúntenle a los desarrolladores de vivienda de la zona.

laserpíentesyescaleras@hotmail.com

diciembre 16, 2018 - 9:30 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas