¡Escúchanos por internet!

Los lavaderos de Almoloya

En la historia de la humanidad uno de los factores de vida es y será el agua, medio de subsistencia para cualquier tipo de vida sea vegetal, humana o animal, pero además de ser parte importante de la composición de nuestros cuerpos es fundamental para el servicio de vida y asentamientos poblacionales en muchos conceptos.

La utilizamos en el hogar, para la limpieza de cualquier espacio, pero en la antigüedad su uso era exclusivo, desde el nacimiento de las ciudades pueblos o aldeas, el agua y su uso se normó y legisló, se dieron y siguieron ordenanzas para la forma de utilización, y una de ellas fue para la sanidad.

Los ríos que se canalizaron, sus vertientes, acueductos y fuentes eran regulados por las autoridades, posteriormente se empezó a utilizar en palacios, hospitales, casas consistoriales o que pertenecían a la iglesia y fuentes públicas, el servicio lo cobraban los aguadores, las raciones para el uso doméstico eran muy pequeños y no se permitía su contaminación.

En Puebla, lugar privilegiado del agua, surgen borbotones quizá por las corrientes subterráneas de los volcanes que posteriormente se llamaron manantiales, uno de los más importantes de los muchos de la ciudad fue el del Almoloya, ahí se establecieron las lavanderas o el sitio de la limpia de ropa en la zona de San Francisco, brotaba el agua limpia y transparente en canales que se dirigían a las huertas y bebederos de caballos, ahí fue donde se formó uno de los gremios más fuertes de mujeres del siglo XVII, por horas y horarios establecidos lavaron la ropa de la comunidad, los utensilios de trabajo y hasta en un costado las carretas, fueron ricas y fundaron el templo de la Cruz Balvanera que era parte del vía crucis.

Cuenta la leyenda que lavaban la ropa de los poblanos desde virreyes y gente de barrio y conocían las historias de cada uno de los personajes importantes, mandaron a hacer sus aposentos para no asolearse, compraron los terrenos de junto, la famosa plaza de la amargura donde contaban sus historias y penas y tendían la ropa, cuando lavaban no hablaban pero cuando tendían y platicaban es donde surge el famoso chisme poblano.

Lo importante era que fueron ingenieras en cuanto al sistema hidráulico, nunca contaminaron el agua, tenían canales de agua sucia y agua limpia y sabían perfectamente el funcionamiento de los lavaderos.

Así fue el desarrollo de los famosos lavaderos que mantuvieron ese sistema hasta 1960, fue cambiando de organización y dejaron de funcionar en 1994 para pasar a ser historia, la famosa historia de los lavaderos de Almoloya, plaza de la amargura y el chisme poblano.

Twitter: @ DanyCaPo

Los secretos de Puebla

Todos guardamos algun secreto y Puebla en sus casí cinco siglos no podría ser la excepción.

En la Puebla Ciudad de los Ángeles, Ciudad de Zaragoza, Ciudad de los Serdán, Ciudad del Progreso, siempre han existido leyendas narraciones y supuestos comentarios de la forma de ser de la sociedad, ello ha influido en las pláticas de familia, en las pláticas de amigos y en las discusiones de los barrios de las colonias y del propio centro histórico.

Las historias de hace más de 300 años, Los Secretos de Puebla, ahora esas historias o relatos, hipótesis planteadas por la sociedad se van haciendo realidad, los descubrimientos fortuitos de la existencia de construcciones, caminos subterráneos y detalles de vida nos abren un nuevo entendimiento para conocer y reconocer las formas de vida que se han tenido en el territorio poblano.

La excavación arqueológica para la realización de un paso a desnivel abrió el camino para que investigadores, técnicos y autoridades empezaran un gran proyecto, el proyecto de Los Secretos de Puebla, espacios construídos en el subsuelo de la ciudad de gran magnificencia, valor técnico, estético y patrimonial. Aquellas historias y pláticas de los tatarabuelos y abuelos ahora son una realidad.

Los poblanos debemos de aceptar que en nuestra ciudad y nuestro territorio cuenta y esconde secretos que nos permitiran reconocer la forma de vida de nuestros antepasados y es por ello que todos y cada uno de nosotros tenemos que valorarlos difundirlos y custodiadis para entender nuestro pasado hisórico, reinterpretarlo y ser parte de ello.

Twitter: @ DanyCaPo