¡Escúchanos por internet!

Acerca del Día Mundial de la Alimentación

El derecho a la alimentación es un derecho humano básico y para recordar su importancia, y la necesidad de erradicarla, cada día 16 de Octubre la FAO celebra, en diversos países del mundo, los logros que se han tenido en la materia. Se organizan eventos en más de 150 países de todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los días más celebrados del calendario de la ONU. Estos eventos promueven la concienciación y la acción a escala mundial para aquellos que padecen hambre y la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos.

La importancia de celebrar este día, en estos momentos, consiste en que estamos en una cuenta regresiva hacía el año 2030 para lograr la meta mundial del Hambre Cero lo cual se considera totalmente factible ya que, de los 129 países monitoreados por la FAO, 72 ya han logrado el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre en 2015. De hecho, sabemos que el mundo produce alimentos suficientes para sustentarnos a todos, sin embargo, unos 800 millones de personas padecen hambre, es decir, una de cada nueve personas y el 60 por ciento de ellos son mujeres; esto es otro aliciente para pensar que lograr la meta es posible.

El tema del hambre va más allá de ser un derecho ya que, también sabemos, que el hambre mata a más personas cada año que la malaria, la tuberculosis y el sida juntos; alrededor del 45% de las muertes infantiles están relacionadas con la desnutrición. Y en términos económicos se estima que el coste para la economía mundial como consecuencia de la desnutrición es el equivalente a 3.5 billones de dólares al año. Estos datos nos revelan porque la importancia de erradicar y cumplir la meta de Hambre Cero para 2030. Nuestro país esta consiente del compromiso que tenemos por eso en 2013, el Gobierno de la república lanzó la Estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH). La Cruzada es una estrategia de política social, integral y participativa que pretende una solución estructural y permanente al grave problema del Hambre; reconoce que la privación de alimentos es producto de un entorno socioeconómico complejo, multidimensional, que requiere de un enfoque de carácter integral que involucra múltiples instrumentos de política pública en materia de alimentación, salud, educación, vivienda, servicios en la vivienda e ingresos.

La CNCH impulsa un proceso participativo del más amplio alcance dirigido a conjuntar esfuerzos, energías y recursos de los tres órdenes de gobierno, la sociedad civil, la iniciativa privada, las instituciones educativas y la ciudadanía en general; pone en el centro la autogestión y el capital social de la propia comunidad, y parte del empoderamiento de las personas para que puedan constituirse en protagonistas de su propio desarrollo. De acuerdo al Coneval, los resultados intermedios de evaluación de la Cruzada dan pie a pensar que estamos en el camino adecuado para alcanzar nuestras metas ya que, si bien se ha dado seguimiento a una muestra, los resultados del estudio panel mostraron que todas las carencias sociales se redujeron entre 2013-2014 y 2015. Entre ellas, es importante resaltar las disminuciones en las carencias por acceso a los servicios de salud y por acceso a la alimentación. En la población objeto de estudio del Panel, carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 32.9 por ciento entre 2013 y 2014 a 9.2 en 2015.

Por su parte, la carencia por acceso a la alimentación pasó de cien a 42.5 por ciento en este grupo de personas. A colación del tema, este mes inauguramos en Puebla el Banco de Alimentos Cáritas de Puebla, ubicado en el municipio de Coronango, en él se rescatan 120 mil toneladas de alimentos anualmente con lo que se beneficia a cerca de 85 mil poblanos semanalmente en condición de pobreza. No hay tarea sencilla y menos en un tema tan delicado y de tanto impacto, como lo observamos; sin embargo estoy cierto que al conmemorar este año el Día Mundial de la Alimentación, los esfuerzos conjuntos de sociedad y gobierno pueden llevarnos a buen puerto para en 2030 decir que tenemos un México Sin Hambre.

Seguimos avanzando

México está de pie y seguimos en el proceso de reconstrucción de nuestro país. Ni la naturaleza ni el entorno global han estado de nuestro lado pero, pese a las adversidades y a un entorno poco favorable, hay que decirlo fuerte, México crece. Esta condición es de suma importancia ya que revela que podemos tener un entorno seguro y favorable para apoyar la recuperación de lo que hemos perdido. Puedo decir que en este sexenio hemos tenido un crecimiento balanceado, resistente y cuyos beneficios llegan a un número mayor de mexicanos. No hace mucho estábamos en medio de una crisis global y posteriormente enfrentábamos el descenso de los precios de nuestro principal activo económico, el petróleo; sin embargo esta coyuntura muestra signos de una recuperación y estabilización además de que el débil crecimiento global comienza a repuntar.

Así, nuestra economía acumula 30 trimestres consecutivos de crecimiento positivo y en la última década ha logrado crecer 22 por ciento. Si consideramos el punto más bajo después de la crisis de 2008, hoy la economía es 29 por ciento más grande mientras que la expectativa de crecimiento al cierre de 2017 es hoy más de 30 por ciento superior a lo que lo era a principios de año.

Lo que debemos de considerar de estas cifras positivas es que este crecimiento tiene fundamentos sanos porque descansa en un vigoroso mercado interno que se refleja en un consumo privado y ventas al menudeo que crecen, apoyadas en más empleo, mejores salarios y un acceso a crédito en condiciones competitivas. Estas últimas condiciones son el sustento de que nuestra economía sigue avanzando y hoy, puede ser el sustento de un soporte para retornar a la normalidad los mercados afectados por los eventos recientes. Hoy tenemos más empleos y con ello más familias con cobertura de nuestro sistema de seguridad social; en los últimos cinco años, se han creado 3 millones de empleos es decir, casi la mitad de los empleos creados en el siglo se han generado en estos últimos 5 años. Estos empleos se ubican en sectores de mayor productividad, son cada vez más las mujeres que se incorporan al mercado laboral y en todos los casos han implicado un crecimiento en los salarios promedio. Nuestro crecimiento económico es balanceado porque son muchas las fuentes que lo alimentan.

Al sólido desempeño del mercado interno se suma la recuperación de la demanda externa; en los primeros ocho meses de 2017, el monto de las exportaciones creció un 10.1 por ciento anual. Hay varios elementos que acreditan la confianza en México por mencionar, se han materializado importantes montos de Inversión Extranjera Directa y al amparo de las Reformas, se han comprometido ya sumas históricas; las calificadoras de nuestra deuda se preservan altas y su perspectiva ahora es más estable. Además de tener bases sanas y de ser balanceado, nuestro crecimiento económico ha generado mejores condiciones y espacios de inclusión ya que, partiendo de reconocer que un solo mexicano en pobreza extrema es inaceptable, hoy son 2.2 millones menos que al principio de la administración.

Hemos aprovechado este entorno para que en cada paquete económico de esta administración se tenga como eje la sensibilidad social y es algo que hoy reforzamos en la propuesta de paquete económico enviada al legislativo para su aprobación. Sensibilidad social, buscamos que los mexicanos encuentren en el Presupuesto de Egresos de la Federación, espacios y programas que garanticen el pleno ejercicio de sus derechos sociales, teniendo la certeza de que el gobierno estará ahí para acompañarlos.

A pesar de lo que vivimos se han mantenido en sus términos los Programas Sociales prioritarios; no habrá un solo beneficiario de padrón que se vea afectado; se está vinculando el presupuesto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU; estamos incorporando un Anexo Transversal que permita dar seguimiento al Sistema Nacional Anticorrupción; estamos fortaleciendo los programas de seguridad nacional y pública; se mantiene el financiamiento de los proyectos estratégicos de infraestructura y seguimos impulsando alianzas con el sector privado para detonar inversión.

Seguimos avanzando, tenemos las condiciones económicas y sociales para hacerlo, los hechos relatados así lo señalan además, el paquete económico para 2018 seguirá generando incentivos en lo social y en el impulso a las medidas necesarias para seguir impulsando el mercado interno que es, lo que requerimos para activar las zonas afectadas. Tengamos certeza de que existen condiciones para recuperar esperanza y dar certeza a todos aquellos mexicanos que fueron afectados por los desastres naturales; seguimos avanzando.

Reconstrucción

Han sido días muy difíciles para todos y nuestra memoria no podrá olvidar los eventos recientes que han dejado dolor e incertidumbre a muchos de nuestros hermanos mexicanos. Sin embargo, en estos momentos, hemos demostrado la fortaleza que tenemos como pueblo y estamos conscientes de que, como dice la sabiduría popular, es necesario al mal paso darle prisa. Así, una vez que se han realizado las acciones para estabilizar a la población afectada y con el avance en los censos de daños, estamos en el momento de iniciar la etapa de reconstrucción.

Asunción Ixtaltepec, Oaxaca, es el municipio donde inicia la entrega de apoyos a quienes tuvieron afectaciones parciales o totales en sus viviendas a causa del sismo del pasado 7 de septiembre. Los apoyos que se entregarán a los damnificados se darán a través de monederos electrónicos donde, para cada daño se entregará cierta cantidad de dinero.

En el caso de daño parcial, se recibirá una tarjeta bancaria por 15 mil pesos para usarlos en la reparación (materiales, mano de obra o autoempleo), y en el caso de aquellas viviendas que tuvieron daños mayores, eventualmente se hará un depósito adicional. Si se trata de daño total, el apoyo será de 120 mil pesos por vivienda en cuatro ministraciones: octubre, noviembre, diciembre y enero.

En estos casos se entregarán dos tarjetas, una exclusivamente para adquisición de materiales y otra para cubrir otros gastos de reparación; en total, serán 90 mil pesos para materiales y 30 mil para cubrir otros gastos como mano de obra.

Se sabe que no todas las personas estarán de acuerdo en recibir esta cantidad por lo que, hay la posibilidad de que en caso de requerirse un monto adicional, se pondrá a disposición de los damnificados un crédito muy accesible, a tasas preferenciales muy bajas.

También se ha convenido, con casas proveedoras de materiales de construcción, un descuento que en promedio será del 20 por ciento para adquirir un paquete básico de cemento, varilla y otros productos, que son necesarios para la construcción.

Por su parte, los comercios afectados serán apoyados con 10 mil pesos para la reposición de sus inventarios y además, tendrán la posibilidad de acceder a créditos de acuerdo con sus propias necesidades; los negocios más grandes podrán contar con el apoyo del Instituto Nacional del Emprendedor.

En el caso de las escuelas, la Secretaría de Educación Pública se encargará de la reconstrucción de todos los planteles censados con afectaciones parciales o totales y, en tanto esto sucede, los niños de estas escuelas serán reubicados en otros planteles, y en caso de no haberlos, se le pedirá a la autoridad municipal que pueda habilitar temporalmente algún espacio donde los niños puedan recibir su educación.

La Secretaría de Salud se encargará de reconstruir todos los centros de salud censados, mientras que la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, evaluará los daños registrados en más de mil 500 templos y edificios, para reconstruir el patrimonio cultural dañado.

Es necesario mencionar que, en respaldo a las familias damnificadas el sector privado se ha sumado a estas tareas al mostrar su buena disposición para acompañarnos en la tarea de reconstrucción por lo que, han constituido un fideicomiso que se llama “Fuerza México”, que concentra gran parte de los apoyos que ha otorgado el sector privado.

Ya lo mencionaba al principio, este despertar de los acontecimientos recientes no es fácil para nadie en nuestra sociedad; sin embargo no dejo de reconocer el papel que siguen jugando todos los actores para recobrar, en la medida en que esto sea posible, la vida de los pueblos que quedaron devastados.

Juntos Sociedad y Gobierno estamos demostrando que México está de pie y que en cada etapa de este proceso, nuestra unidad ha demostrado la gran fortaleza del pueblo mexicano ante la adversidad.

Juntos adelante

Septiembre ha sido un mes de contrastes; cuando nos preparamos para recibir un Huracán nos golpea un sismo; y cuando recordábamos la tragedia del Sismo del 85 nos golpea un sismo ese mismo día; ambos sucesos con consecuencias graves para todos los mexicanos.

Septiembre ha sido un mes patrio pero no por los festejos de un aniversario más de nuestra independencia sino, por la unión y solidaridad que hemos demostrado todos los mexicanos ante estas tragedias.

La naturaleza ha puesto a prueba a México, en el transcurso de este mes, lamentablemente, más de 400 personas perdieron la vida y cerca de 190 mil inmuebles sufrieron graves daños o fueron destruidos a causa de los distintos desastres que hemos vivido.

Pero, como lo comentaba, frente a las emergencias se ha volcado la generosidad de los mexicanos a favor de los mexicanos, Gobierno y Sociedad han apoyado a la población damnificada gracias a la solidez de las instituciones de nuestro país y a la solidaridad de nuestra gente.

Todos hemos sido testigos, a través de redes y medios, de que en los recorridos por las distintas zonas afectadas se observa el compromiso y la entrega de miles de voluntarios, especialmente jóvenes, que auxilian incondicionalmente a quien lo requiere, ya sea como brigadistas, dando apoyo en centros de acopio, o compartiendo información en las redes sociales.

Y también hemos visto a todos las y los mexicanos que laboran en el Gobierno de este país, de los estados y de los municipios, dar lo mejor de sí en la primera línea de atención a la población afectada; más de 90 mil servidores públicos de la federación se han movilizado en los 300 municipios o delegaciones políticas de las entidades federativas, apoyando a quien más lo necesita.

Codo con codo, las 24 horas del día, soldados, marinos, policías, médicos, enfermeras y funcionarios han trabajado al lado de brigadistas y voluntarios de la sociedad civil para superar la adversidad.

No omito mencionar en este gran esfuerzo de todos, la actuación del sector privado y la solidaridad y el afecto de naciones amigas y organismos internacionales.

Nada hará que olvidemos lo que hemos vivido este mes pero, es tiempo de seguir adelante por lo que, para el Gobierno es prioridad continuar con las operaciones de búsqueda y rescate, y donde ya es posible, debemos entrar en la fase de reconstrucción.

Tenemos el compromiso de apoyar directamente a las familias con recursos y materiales para reparar los daños parciales o para la construcción de una nueva vivienda.

También se otorgarán apoyos para reactivar las actividades económicas en las localidades afectadas.

En la capital del país, buscaremos agilizar y facilitar el cobro de los seguros de daños, además, junto con el Gobierno de la Ciudad de México y el sector financiero, respaldaremos a la población afectada con créditos especiales, en condiciones favorables, para reponer o reparar viviendas dañadas; junto a esto, el Infonavit y el Fovissste ofrecerán créditos accesibles para sus derechohabientes afectados por el sismo.

Es necesario decir que, a pesar de estos dolorosos acontecimientos, México está unido y de pie.

Ante el miedo y la angustia que hoy se presenta por los lamentables acontecimientos, hoy la unidad de todos los mexicanos está presente y debe continuar para compartir palabras de aliento y abrazar a quienes necesitan apoyo y compañía.

Estoy cierto que seguiremos demostrando que somos un pueblo que no se rinde frente a la adversidad y que está listo para salir adelante.

A todos los que han estado presentes en esta experiencia, voluntarios y servidores públicos, mi gratitud, admiración y respeto.

Emprendimiento y Empleo

Tal como lo he mencionado en este espacio, estamos viviendo una etapa en el desarrollo de la humanidad donde el conocimiento se ha consolidado como motor del crecimiento en todas las economías del mundo. La forma de impulsar el uso del conocimiento en actividades productivas se ha concebido a través de lo que se ha llamado emprendimiento, que no es otra cosa que la actividad que alienta a las personas a generar nuevas empresas en distintos giros pero, con un toque de innovación que es lo que les permite ser competitivas y por ende, permanecer en un mercado.

Las nuevas firmas generadas son pequeñas y sabemos que son las que generan mayor número de empleos en una economía, de ahí la importancia de apoyar a los emprendedores. Nuestro país ha generado conciencia de esto y, a través de la Secretaria de Economía, ha impulsado este concepto al grado de haber generado en este sexenio el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) y llevar a cabo actividades como: La Semana Nacional del Emprendedor, que se realiza esta semana y; recibir la Reunión de la Red Interamericana de Competitividad (RIAC) en la Ciudad de México. Ambas actividades tienen como objetivo brindar a la juventud asistente soluciones, herramientas, asesoría y opciones de financiamiento para iniciar su negocio o consolidar su empresa.

Los asistentes pueden interactuar y conocer los modelos de negocio basados en las industrias del futuro, las herramientas tecnológicas más innovadoras para incorporarlas en sus negocios y aumentar su competitividad en el mundo global.

El evento dirige su oferta a través de ocho ecosistemas que podrán ser visitados de acuerdo con el perfil de los asistentes mediante Emprende Tours, que servirán como guía para realizar actividades afines a sus intereses y formación empresarial. El esfuerzo para apoyar las actividades emprendedoras en todas sus dimensiones no es exclusivamente de recursos públicos y debemos tener muy presente, por ende, que lo más importante es la conjunción y la coordinación del esfuerzo de toda una sociedad que viene empujando claramente en esta dirección.

Esta conjunción se demuestra al aceptar y entender que un elemento de importancia para llevar el proceso es el tener una mentoría porque, es una manera de ayudar a los demás y avanzar en las ideas. Este trabajo se lleva a través de algo que hoy conocemos como incubadoras de empresas y que se encuentran en los centros de formación del conocimiento es decir las universidades, cualquiera que sea su giro, público o privado.

Ejemplos como este han dado frutos y en suma con otras acciones impulsadas por las grandes reformas de nuestro país, hoy debo decir que estamos en una etapa de crecimiento laboral no vista desde hace muchos años en nuestro país.

De acuerdo a las cifras que esta semana dio a conocer el Seguro Social, estamos a punto de llegar a los 3 millones de empleos generados en esta Administración; esto, hay que decirlo con todas sus letras, es más del doble de los empleos generados en cualquiera de las tres últimas Administraciones y; el 87 por ciento de los nuevos empleos que se han creado son permanentes y de calidad.

Ante un mundo de retos, más que de oportunidades, nuestro país está apostando a mantener nuestra economía a través de las mejores prácticas de crecimiento que estamos observando en el mundo: emprendimiento, innovación y competitividad con énfasis en sectores de media y alta tecnología; todo apunta a que la estrategia funciona y el empleo, es un claro ejemplo de que estamos en el camino correcto.

Electricidad para todos los mexicanos

Después de la Segunda Guerra Mundial surge en el mundo la idea de que el Estado debería tener una función más operativa en la sociedad dejando de lado al mercado como el único proveedor de bienes a la sociedad. Así, a finales de los años 40 del siglo pasado, surgió en la mayoría de los países la idea del Estado Benefactor, que debería garantizar a todos sus habitantes la dotación de servicios básicos para su subsistencia.

Esto permitió a la mayoría de los Gobiernos convertirse en prestadores de servicios tan variados que iban desde la dotación de salud, energía y educación hasta proveer servicios bancarios y electrodomésticos.

Las llamadas empresas paraestatales no fueron lo eficiente que se esperaba, a pesar de que en su momento jugaron un papel importante en la dotación de empleo, y a finales de los años 80 se dio una desconcentración muy importante en donde el Estado solo conservó sectores estratégicos como la educación, salud y el energético si bien, aún se cuestiona si deberían seguir de su lado.

No es menester de este que escribe entrar a este debate, lo único que quiero es enmarcar que en esta transición nuestro país tiene una empresa que ha sabido conjugar los cambios que el desarrollo de nuestro país requiere. Hace unos días la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cumplió 80 años de dar servicio al pueblo de México.

En 1937, año en el que el Presidente Lázaro Cárdenas promulgó el Decreto para la creación de la CFE, la población del país era de apenas 18 millones de los cuales, solamente el 38 por ciento, es decir 7 millones, contaba con energía eléctrica; hoy en día, esta empresa brinda servicio al 98.6 por ciento de los mexicanos.

La Comisión ha evolucionado conforme a los cambios que ha sufrido el país es por eso que, se ha valido del marco que fue promovido a través de la Reforma Energética para consolidarse como un sector de los más productivos y que más favorecieran su crecimiento y sobre todo, que hiciera que México sea un país más competitivo para atraer inversiones, para generar mayor productividad, para que haya más industria y que México vaya evolucionando en su transformación.

Gracias a esto debemos decir que se han obtenido beneficios muy importantes como; el no aumento de los precios que pagan las familias mexicanas por el servicio eléctrico; casi el 100 por ciento de los hogares ha visto una disminución real del precio que pagaban anteriormente, de prácticamente el 10 por ciento, en relación con el que pagaban en 2012 y; las tarifas industriales y comerciales han disminuido su costo de igual forma.

Estos beneficios se deben a que ha habido una modernización en la infraestructura del sector ya que, se ha entregado la Central de Ciclo Combinado Agua Prieta II; se ha dado la conversión de la Central Termoeléctrica Puerto Libertad y; se inician las pruebas para poner en operación la Planta Generadora de Ciclo Combinado Empalme I, que deberá entrar en operaciones en el mes de enero del próximo año.

Estas obras, junto con la Planta de Generación Empalme II, que entrará en operaciones a mediados del año próximo, han demandado una inversión de más de 33 mil millones de pesos, que incluyen las inversiones que se están haciendo en la red de gasoductos que corren por el estado de Sonora.

Estas cuatro plantas van a permitir generar energía eléctrica auténticamente para 12 millones de mexicanos, es decir, cinco millones más de los que eran usuarios cuando se fundó la CFE en 1937. Esta transformación ha hecho posible que hoy México sea el segundo país de América Latina con mayor capacidad de generación de energía eléctrica; con estas acciones, estamos asegurando hacia el futuro que todos los habitantes del país, que los comercios y que la industria tengan suficiente abasto de energía eléctrica para impulsar nuestro desarrollo; en el sector energético vamos bien y adelante.

A un cuarto de siglo de política social

Hace 25 años se generaba en nuestro país la primera institución de carácter federal, enfocada exclusivamente a atender la política social, nacía la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol), siendo el primer Secretario en este cargo Luis Donaldo Colosio Murrieta. Teniendo como base el Programa de Solidaridad, la nueva dependencia tenía el encargo de hacer realidad los derechos sociales de todos los mexicanos, buscaba acabar con las necesidades básicas y hacer realidad la inclusión social en nuestro país; todos temas en los que en este tiempo, sin lugar a dudas, hemos avanzado.

Desde una visión del ingreso hasta la de las carencias como condicionantes del Desarrollo Social en nuestro país, la Sedesol ha logrado en este tiempo conjuntar el esfuerzo de todas las Secretarias de Estado para impulsar un cambio en las condiciones de la sociedad mexicana, la muestra más clara es quizá lo alcanzado con la llamada Cruzada Nacional Contra el Hambre así como la actual Estrategia Nacional de Inclusión.

A través de ambas estrategias podemos decir que los resultados son positivos ya que, se ha duplicado el padrón de beneficiarios del Programa de Adultos Mayores que actualmente beneficia a 5.4 millones de personas mayores de 65 años; se creó el Seguro de Vida para Jefas de Familia que ya protege a más de 6.6 millones de madres y que actualmente respalda a más de 45 mil niñas, niños y jóvenes en condición de orfandad y; se crearon los comedores comunitarios de Sedesol en donde diariamente se sirven un millón de comidas; esto es importante aunque quizá lo más importante de ambas es que lograron enfocar los esfuerzos de todas las dependencias de una administración para avanzar en el abatimiento de las carencias sociales, mismas que en buena medida hoy definen la condición de pobreza en la sociedad mexicana.

Un resultado de esta vinculación es que, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), todas las carencias que forman parte de la medición multidimensional de la pobreza están en su mínimo histórico. En los primeros tres años de esta Administración, de 2012 a 2015, el número de personas que superaron estas condiciones fue notable: 785 mil personas que estaban en rezago educativo lo superaron; 4.8 millones se sumaron a quienes tenían acceso a los servicios de salud; 3.2 millones más accedieron a la seguridad social; 1.3 millones adicionales se sumaron a quienes ya vivían en espacios dignos; 29 mil mexicanos que antes no contaban con agua, luz y drenaje en sus hogares, los obtuvieron y; un millón superó la carencia alimentaria.

A la par de este avance es necesario mencionar que otros indicadores han apoyado el avance social. La experiencia que nos ha dejado la Sedesol en los últimos 25 años es que parte de la solución permanente para la pobreza es la creación de empleos debidamente remunerados por ello, es alentador que el Seguro Social haya informado que durante el mes de julio se crearon 38 mil empleos; se trata de un aumento de 73 por ciento respeto al mismo mes del año anterior; en lo que va de esta Administración se han registrado 2 millones 877 mil nuevos trabajadores en el Seguro Social lo que nos habla de la cifra más alta para un periodo similar desde que se tiene registro.

La Sedesol es la institución que representa la máxima expresión de solidaridad entre los mexicanos, desde hace 25 años la Secretaria es emblema de la lucha colectiva por un México más justo, próspero e incluyente.

Es justo reconocer que la lucha por la inclusión ha sido una lucha permanente a lo largo de muchas generaciones y que aún falta mucho por hacer, no podemos permitir que dentro de nuestro país existan dos realidades; por un lado, un México moderno en donde la gente disfruta de niveles de vida similares a la de los países más desplegados, mientras que hay otros que lo hacen a niveles de los menos desarrollados.

La justicia social es un anhelo que ha inspirado grandes transformaciones en el desarrollo del México moderno; la justicia social busca generar un piso mínimo de bienestar y acceso a las mismas oportunidades, mas no pretende que todos seamos iguales, cada uno debemos partir de la equidad social para buscar nuestros objetivos de vida.

Panorama económico

El crecimiento económico, más que un propósito entre otros, representa una condición necesaria, aunque no suficiente, para que los gobiernos impulsen políticas y programas orientadas a mejorar el bienestar individual y colectivo. He aquí, sin más, la clave del círculo virtuoso de la sostenibilidad: crecimiento, que posibilita el desarrollo y mejora el bienestar. Un repaso a los datos duros basta para despejar cualesquier dudas al respecto. Los países con mayores tasas de crecimiento económico son los que también tienen las mejores perspectivas de desarrollo para su sociedad y por el contrario, todo apunta a que existe una correlación inversa entre pobreza y crecimiento económico.

Esta semana empezamos el cierre de año y lejos de las expectativas de los expertos internacionales, nuestro país termina su segundo trimestre del año con un aumento del 0.6 por ciento en el PIB y proyectar una tasa anualizada de crecimiento del 3 %, es decri, el mejor desempeño económico en tres años. Estos resultados son una muestra del buen trabajo que desempeñan las instituciones económicas de nuestro país, tanto la Secretaria de Hacienda (SHCP) como el Banco de México (BM). Así, en un entorno externo que durante el segundo trimestre de 2017 mostró una clara mejoría, disipándose parcialmente la incertidumbre sobre las políticas de Estados Unidos, la economía de México registró un desempeño mejor al esperado.

De acuerdo a la SHCP, el desempeño económico para el primer semestre de 2017 ha sido positiva e incluso ha estado por encima de las expectativas del sector privado. La aceleración gradual de la producción de manufacturas en Estados Unidos se tradujo en un mayor dinamismo de las exportaciones no petroleras de México, comparado con el observado en los trimestres previos. Durante el segundo trimestre de 2017, las exportaciones no petroleras tuvieron una expansión anual de 9.7 por ciento, la mayor desde el primer trimestre de 2012 y; la fortaleza del mercado interno se vio reflejada en crecimientos anuales de 2.8 por ciento del comercio al menudeo durante el bimestre abril-mayo y de 2.6 por ciento de las ventas de las tiendas afiliadas a la ANTAD en abril-junio.

El balance primario de las finanzas públicas, por su parte, acusan durante el primer semestre de 2017 un superávit de 416 mil 691 millones de pesos, lo que implicó un crecimiento real de 213.3 por ciento con respecto al mismo periodo de 2016; este resultado para el balance, también se compara favorablemente con el déficit previsto de 27 mil 463 millones de pesos, y es consistente con el objetivo de lograr el primer superávit primario desde 2008. Aunado a esto, avanzamos en la disminución de nuestra deuda, al cierre del segundo trimestre de 2017 el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda del sector público, alcanzó un valor de 9 billones 304 mil 111.8 millones de pesos, cifra menor al saldo observado al cierre de 2016 (9 billones 797 mil 439.6 millones de pesos). Dicho saldo está en línea con el proceso de consolidación fiscal el cual tiene el objetivo de disminuir el SHRFSP de 50.2 por ciento del PIB al cierre de 2016 a 49.5 por ciento del PIB antes de considerar el efecto del ROBM recibido en 2017 por 321 mil 653.3 millones de pesos, y de 48.0 por ciento del PIB ya considerándolo.

Este año estoy cierto que nuestro panorama económico es uno de los mejores de los últimos años por los logros descritos, y esto no solo es una percepción personal; Standard & Poor’s, una calificadora del desempeño económico para inversiones a nivel país, reconociendo la mejora en la prospectiva de la trayectoria de deuda, mejoró la perspectiva de la calificación soberana de México de negativa a estable y confirmó las calificaciones de riesgo soberano en moneda extranjera de largo y corto plazo esto al señalar que, el cambio en la perspectiva refleja la reducción de riesgos en materia de deuda y de pasivos contingentes durante los próximos 24 meses y reconociendo la reacción pronta y eficaz de las autoridades actuales ante los recientes choques negativos como los de tipo de cambio.

Ante los escenarios que ha pasado nuestro país por el entorno económico global es un aliciente saber que nuestra economía está reaccionando de manera positiva ante estos. El buen manejo de la finanzas públicas que se observa en los datos presentados debe en el corto plazo trasladarse a beneficios tangibles para todos los mexicanos; si las tendencias son ciertas, estos pasos en el crecimiento económico deben de mejorar la situación económica y social de todos los mexicanos; tenemos un buen panorama económico.

XV años de la Conago

Las sociedades, decía conocido filósofo, inventan lo que necesitan. Ello aplica a la perfección al caso de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). En el régimen previo al de la alternancia democrática, la institución presidencial, poderosa como era, era innecesario contar con mecanismos de coordinación entre los diversos órdenes de gobierno, habida cuenta de que había una autoridad con capacidad de implementación de cualesquier decisiones en cualesquier ámbitos.

El advenimiento de la era de la alternancia y el pluripartidismo, sin embargo, trajeron a la escena problemas inéditos: gobiernos divididos, carencia de mayorías legislativas estables y disonancias múltiples entre las agendas de gobierno federal, locales y municipales.

En medio de todo ello, además, cobraba vigor la existencia de problemas públicos graves, que trascendían las jurisdicciones territoriales de las autoridades, y que reclamaban mecanismos de coordinación. Típicamente, la inseguridad y el crimen organizado, la destrucción de los recursos comunes ambientales, la pobreza y el estancamiento económico.

En este contexto surge hace XV años la Conago, un foro permanente de carácter incluyente, abierto a la participación de los gobiernos locales de todo el país, sin distinción de partidos políticos, orientado al cometido de fortalecer el pacto federal, mediante mecanismos democráticos de interlocución y manteniendo pleno respeto de las instituciones.

La Conferencia impulsa el fortalecimiento de las entidades federativas para que contribuyan en mayor medida al desarrollo nacional, así como para que cuenten con los recursos y capacidad de respuesta de las demandas de sus comunidades; reafirma el compromiso de las entidades federativas con el pacto federal y con el deber de impulsar un proceso político de auténtica descentralización y de fortalecimiento del federalismo y, entre otras; propone el diseño de programas incluyentes que satisfagan las demandas de seguridad, justicia, bienestar social, democracia y transparencia.

Para su funcionamiento la organización de estados ha creado distintas Comisiones que tocan los temas de interés y van desde la seguridad hasta turismo. En suma, las Comisiones de la Conago operan como grupos temáticos de deliberación, análisis y discusión de los temas relacionados con los objetivos de la Conferencia o de aquellos asuntos que sean de interés de los titulares de los ejecutivos estatales.

A partir de su agenda temática y sus respectivos calendarios de trabajo, las Comisiones se erigen en el espacio de diseño de los proyectos y estudios políticos, económicos, sociales y jurídicos, con los cuales se busca acordar, proponer y evaluar soluciones conjuntas en materias, tales como política presupuestaria; criterios para la transferencia de potestades y recursos; desarrollo social; seguridad pública; costo de los servicios públicos; políticas de inversión pública; uso eficiente del agua; preservación y cuidado del medio ambiente; procesos de desarrollo y descentralización administrativa; fortalecimiento a los Gobiernos Locales y; relaciones intergubernamentales.

La Conago nos ha legado tres lecciones importantes en estos primeros años de operación; a saber: primera, que la diversidad, lejos de lo que se había creído, no es un obstáculo a la construcción de acuerdos, sino una gran fortaleza, sobre todo cuando nos escuchamos unos a otros, en un marco de respeto y tolerancia; segunda, que el trabajo coordinado y corresponsable entre los órdenes de gobierno, más que una opción, constituye un imperativo de eficiencia en la implementación de soluciones a los problemas públicos, comunes, regionales, metropolitanos, regionales, etc.; y tercera, la construcción de un México más fuerte, incluyente y próspero debe iniciar desde lo local por lo que, hoy es fundamental que todas y cada una de las entidades federativas se fijen y cumplan una ruta crítica para consolidar instituciones de seguridad y procuración de justicia a la altura de la exigencia ciudadana y de los retos que estamos enfrentando en esta materia.

Por encima de colores partidistas, posiciones ideológicas y coyunturas electorales la Conago ha aportado soluciones a los grandes desafíos del país y ha sido un referente de diálogo y unidad nacional; son muchos los retos que enfrentamos y es desde la corresponsabilidad que debemos de actuar. En un país tan vasto y plural como el nuestro, los esfuerzos aislados resultan insuficientes, tenemos que jalar todos parejo, por eso, hoy reconocemos de la Conago su firme respaldo al proceso transformador de México.

En Pro de la Alimentación

El escenario de la acción gubernativa y la provisión de bienes públicos, semipúblicos y privados ha experimentado cambios importantes en los últimos 20 o 30 años. Muy atrás quedaron los tiempos de las teorías clásicas de la burocracia y la distinción rígida entre política y administración pública. En el centro de tan importante cuestión, se sitúan enfoques novedosos, que atienden a situaciones complejas y problemas específicos. Resaltan aquí la corriente de la Nueva Gerencia Pública, con sus aportes en el reconocimiento de las fallas burocráticas y las oportunidades de incorporar mecanismos de mercado, en aras de una mayor eficiencia en el desempeño; el enfoque de gobernanza, con su llamado de atención hacia la incorporación del tercer actor en el diseño e implementación de las políticas; así como las propuestas de Gobierno Abierto, que acentúa la relevancia de la transparencia y la rendición de cuentas, y el e-Government, que apuesta a la utilización intensiva de las tecnologías de la información y la comunicación. En suma, estamos frente a un cambio de paradigma que pretende una vinculación directa de la sociedad con los encargados de la política pública para la toma de decisiones.

Las conceptualizaciones de frontera sobre lo público apuntan al reconocimiento de que el Estado está dejando de ser un mero prestador de servicios para convertirse en un gestor, que interactúa con sus gobernados para abatir las carencias sociales. Esta condición ha encontrado auge en la mayoría de los países desarrollados, pero sigue siendo un camino desconocido en países como el nuestro que sigue intentando explotar para bien esta posible vinculación ante, el descenso de recursos por la explotación de hidrocarburos.

Hemos hecho intentos de buscar el apoyo de la sociedad al impulso de acciones de gobierno, pero, hasta ahora considero que los resultados no han sido los adecuados y nuestro país ha tenido que pagar los costos más altos por la vinculación y pongo por ejemplo lo sucedido con infraestructura donde, se han generado fuertes polémicas por su financiamiento en esquemas público-privados. Pero no todo supone problemas para este tipo de relaciones ya que, tenemos en nuestro país ejemplos positivos de la vinculación entre sociedad y gobierno para combatir problemas tan grandes y lacerantes como el hambre. Este es uno de los más grandes problemas de salud a nivel mundial ya que mata a más humanos que el SIDA y la malaria y la tuberculosis juntos; se estima que en el mundo cerca de 800 millones de personas no tienen alimentos suficientes para llevar una vida saludable y activa.

En México de acuerdo al Coneval las personas con carencia alimentaria pasaron del 23 al 21 por ciento de la población en esta administración siendo que, se tiene a poco más del 4 por ciento de la misma en situación de hambre. Esta condición llevó a apoyar una vinculación público- privada para atacar el problema. Con la colaboración de Sedatu, Sedesol, Sagarpa, el Banco de Alimentos (BAMX) Filial Puebla, la Arquidiócesis de Puebla y el municipio de Coronango, se está terminando la construcción del Banco de Alimentos de Puebla. El desarrollo de esta obra marca el inicio de una asociación estratégica entre la sociedad civil organizada y el Gobierno de la República que, participa en esta con una inversión de más de 20 millones de pesos. Este será uno de los recintos más grandes de México ya que contará con 6,000 m2 de área de los cuales, 3,500 serán para bodega y 2,500 para patio de maniobras; se espera que en este banco trabajen 60 colaboradores permanentes y 250 voluntarios semanales.

En México se estima que se tiene una pérdida del 37 por ciento de los alimentos que se producen lo que podría subsanar el hambre de 7 millones de personas; en este nuevo banco se estima que habrá una recuperación de 42 mil toneladas de alimentos y que se beneficiará a 67 mil poblanos en 42 municipios. Los bancos de alimentos juegan un papel muy importante en el cumplimiento del cuarto objetivo de la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que busca disminuir la pérdida de alimentos y así garantizar que las y los mexicanos en carencia alimentaria tengan una alimentación adecuada. A través del trabajo conjunto de sociedad y gobierno se han construido ya 10 bancos y un centro de acopio; este es un buen ejemplo de cómo con decisión se puede llegar a observar que las cosas sucedan en favor de quienes más necesitan en México, tal y como lo dicen las nuevas teorías de gobierno.

Derechos, democracia y seguridad para América

La globalización económica es un fenómeno que va contracorriente de la autonomía de los estados y que hace entrar en jaque las identidades nacionales, que hasta hoy sufren mucho más de lo que aprovechan las nuevas condiciones. En este sentido quizá, uno de los elementos que desde un inicio se pensaron como clave para lograr un acoplamiento adecuado al nuevo fenómeno fueron las organizaciones regionales, que se presentaban como garantes de los valores e identidades locales ante el efecto igualador que pretende, aún, la globalización. La idea de un mercado común en preferencias y valores se presentó como un elemento a desechar, lejos de aspirar a él. En América la Organización de Estados Americanos (OEA) ha vindicado el papel de agente de cohesión en nuestro continente, bajo principios de desarrollo equitativo entre los países de la región.

Pero los escenarios no han sido los mejores para la organización, los desafíos globales han puesto a prueba la vitalidad de la OEA y también su liderazgo. Frente a esta situación, debemos reafirmar nuestra confianza en el multilateralismo como el mejor camino para superar los retos que compartimos en los ámbitos regional e internacional. Y tal como ha sido la consigna desde el principio de esta etapa globalizadora, entendemos que lo importante es enfrentar estos desafíos a partir de los mismos valores que compartimos; es decir, con apego a las reglas y las normas de la democracia y en el marco de nuestras instituciones, ya sean nacionales, regionales o globales.

La reciente reunión de la OEA en nuestro país ha servido para reforzar el respeto y la diversidad ante la coexistencia de diferentes modelos políticos y económicos en el continente. Al respecto, hay diversas opiniones sobre los caminos a seguir, existen distintas maneras de organizarse para alcanzar las metas más, sin embargo, la pluralidad de nuestra región nunca ha sido, ni será, un obstáculo para ir juntos en búsqueda de sociedades igualitarias. Por el contrario, entendemos que la diversidad de nuestros países, en sus múltiples dimensiones, es una de nuestras mayores riquezas.

Se reconoce que tenemos asignaturas pendientes; la principal es superar la pobreza y abatir la desigualdad a partir de una mayor creación de riqueza y una distribución más equitativa, así como de la atención integral de los sectores vulnerables de nuestras sociedades. Sin embargo, también se ha reconocido que el desarrollo pasa por el ejercicio pleno de la democracia, de los derechos humanos y de la seguridad, por lo que sabemos que fortaleciendo estos, el crecimiento esperado llegará.

La democracia es un derecho de los pueblos y en la OEA se construye nuestra convivencia en torno a las libertades fundamentales de nuestra gente; la paz de nuestros pueblos depende de la fuerza de nuestros derechos, por tanto, la defensa internacional de la democracia, de los derechos humanos, de la seguridad y el desarrollo dependen de los mismos. Las representaciones del Continente han sido claras en que la conducción de la democracia es permanente por lo que exige, cada día, reasumir nuestros compromisos con los derechos de la participación política de los ciudadanos.

Esta visión estaos asumiendo en México donde entendemos que la democracia es un ejercicio que se comparte entre ciudadanos y gobernantes, donde el nuevo paradigma implica dejar atrás el establishment para dar paso a escuchar las voces de la sociedad que se gobierna. Esta asamblea de la OEA, ha marcado la ruta para saber que el camino de la democracia se construye a través de escuchar a todas las voces, de tratar todos los temas y haciéndolo siempre con una vocación clara a través del diálogo; a través del acuerdo podemos superar nuestros problemas y construir un mejor futuro para el continente.

Juntos en el camino hacia el 4.0

México y Alemania comparten, a partir de esta administración, muchas más cosas que la animadversión del Presidente Trump. En la reciente visita de la Canciller Alemana, Ángela Merkel, la vinculación entre nuestros países ha entrado en una nueva y promisoria etapa, habida cuenta de que se ha avanzado en un acuerdo para ir juntos en el camino hacia la Industria 4.0 y la Formación Dual 4.0. Estos conceptos aluden a la cuarta revolución industrial, un nuevo modelo de fabricación inteligente, en el que el diseño de los procesos gira en torno a la automatización e interconección, con el objetivo de reducir costos e incrementar la eficiencia.

En esta nueva era, se diluyen las clásica barreras de separación entre el mundo real y la realidad virtual, a través de la Internet de las Cosas, un espacio inédito de conexión de los procesos con las personas y las cosas, ya sea de manera inalámbrica o a través de cables. Tomarnos como socios por parte de Alemania va mucho más allá de mantener relaciones cordiales. El gobierno alemán entiende a la perfección que nuestro país entraña un enorme potencial de cara al futuro tecnológico, no solo por la infraestructura a desarrollar sino por la cantidad de recursos que puede ofrecer.

Como lo he señalado en anteriores ocasiones, las trece reformas estructurales concretadas al inicio del sexenio en nuestro país, más temprano que tarse, generarán impactos positivos. Una mirada rápida a nuestro alrededor es suficiente para perctarnos de que en estos momentos empieza a hacerse notorio el fuerte impulso de infraestructura en todo el país y que nuestro país está consolidándose como un importante destino para las inversiones. En los poco más de cuatro años y medio que van de esta administración, se ha registrado la llegada de más de 144 mil millones de dólares a nuestra economía. Para dar su justa dimensión a este hecho, conviene tener presente que se trata de una cifra 52 por ciento superior a la registrada en el mismo periodo de la administración anterior.

Sin lugar a dudas, México es un destino atractivo para un país que como Alemania busca espacios para el despliegue de sus grandes empresas. Es convicción propia que el tamaño y dinamismo de la economía alemana, aunado al entorno de estabilidad macro y el proceso transformador que está viviendo México, constituye una combinación atractiva para los siguientes años. Estoy cierto que este es el tipo de relaciones que nuestro país busca para lograr la entrada a la era de alta tecnología. Alemania quiere ser un buen socio de inversión en beneficio de ambas partes, recordemos que en nuestro territorio hay cerca de 1,900 empresas alemanas, que han creado 150 mil empleos en México, empleos de alta calidad, con trabajadores bien calificados.

Este sistema en el que hoy nos embarcamos conjuntamente se asienta en la percepción de que nuestro país es tierra fértil y nuestros socios están dispuestos a hacer mucho por él, al igual que nosotros. De inicio, en 2018 México será el país invitado de la Feria de Hannover, la mayor feria industrial del mundo, un foro importante para que los empresarios mexicanos puedan presentarse y aprovecharla para dar el salto hacia la nueva era de la industria 4.0 y la producción digitalizada.

Los que conocen y aprecian la producción digital tienen que velar porque países como el nuestro no sólo sean un taller para producir lo que otras grandes empresas de internet hayan encargado, sino que gran parte de la creación de valor se quede en la producción industrial, y esto tiene un significado muy importante para nuestro país porque queremos salir de la capa de ingreso medio para tener empleos cada vez mejor calificados. No tengo duda de que México es un socio importante para Alemania y de que existen compromisos y visiones compartidas: un comercio libre, justo y equitativo, que redunde en beneficio de todos. A través de estos espacios mucho he hablado de la necesidad, en esta transición económica que vivimos, de que nuestro país avance en la generación de empleos en los sectores de alta y media tecnología porque hoy, son los que más valor agregado dan a una economía. Tenemos ante nosotros el reto y la gran oportunidad de dar este paso; uno de los países más avanzados del mundo ha decidido ir con nosotros al futuro de la llamada cuarta revolución industrial, así que todo apunta a que las reformas estructurales aprobadas en esta administración están ya, cambiándole el rostro a México, en hora buena para todos los mexicanos.

Por la Educación de México

Hace unos años salía a la luz un estudio que mostraba el desempeño de dos economías similares, a saber, México y Corea del Sur.

El resultado principal de esta investigación señalaba que si bien, ambos países habían iniciado en la década de los 70´s con niveles de ingreso, educación y políticas públicas muy parecidas, la nación asiática hizo una modificación que cambio su destino: apostó por una transformación educativa para formar capital humano de alta calidad.

Después de 40 años los resultados son claros, Cora del Sur es una potencia mundial en el sector más rentable de la economía global: la alta tecnología. Nuestro país, por su parte, apenas está girando su actividad económica para dejar al sector petrolero como motor del desarrollo.

Quizá estamos empezando tarde este cambio, pero como menciona la sabiduría popular, más vale tarde que nunca.

Y lo importante es que estamos avanzando muy bien para lograr el cambio que nuestro país requiere, el primer paso se dio con la aprobación de la Reforma Educativa, ya que eso nos permitirá formar capital humano de calidad para insertarnos en las actividades de alta productividad en esta era global.

Lejos de lo que muchos piensan esta reforma no está agotada, estamos viviendo en el país un proceso genuinamente de transformación profunda en lo que tiene que ver con la educación de calidad que queremos que reciban las nuevas generaciones.

Hoy estamos transformando la educación para darle a los niños y jóvenes del país las herramientas, los conocimientos y sobre todo, enseñarles a aprender y actualizarse permanentemente en todo lo que deban saber para poder tener una vida de éxito, un espacio de oportunidad en el mundo que está cambiando de forma muy acelerada.

El Nuevo Modelo Educativo, entre otras muchas, tiene la virtud de que se pone a la altura de la sociedad del conocimiento, y ofrece respuestas a la enorme velocidad con el que la información de hoy se vuelve obsoleta en un futuro cada vez más cercano.

Así, más que por proveer nuevos contenidos educativos, éste se caracteriza por dar un vuelco de 180 grados hacia la competencia más valiosa: aprender a aprender.

Las maestras y los maestros poco a poco han venido haciendo suyo este nuevo modelo, fue un gran reto que ellos asumieron, lo hicieron suyo y sabían que era para bien de sus educandos y para bien de ellos mismos en su desempeño profesional.

Este nuevo paradigma educativo ha venido acompañado no solo de cambios en lo profesional sino que ha iniciado una nueva época para la infraestructura educativa del país que, siempre había estado en segundo plano.

Estamos en la ruta para llegar a 33 mil escuelas reconstruidas, remodeladas y con toda la infraestructura necesaria para que las niñas y los niños se sientan contentos, disfruten de estar en la escuela; estas 33 mil escuelas son el 40 por ciento de las escuelas del país que tienen mayor deterioro.

De igual manera se ha hecho un esfuerzo importante para que más escuelas hoy operen de tiempo completo; no es menor el esfuerzo que se ha hecho para que más escuelas se incorporen a esta modalidad, había seis mil en 2012, y a cuatro años y medio de distancia hoy son 25 mil Escuelas de Tiempo Completo.

Podemos decir que en la presente Administración Federal se han ejercido 42 mil millones de pesos de inversión en infraestructura escolar; esto comparado con los dos gobiernos anteriores, que invirtieron 16 mil 500 millones de pesos, implica que el gasto en cinco años se ha casi triplicado.

En general, si sumamos lo que se ha invertido en educación media superior y superior, y lo que falta de inversión de aquí a que concluya su Administración, estamos hablando de una inversión de más de 80 mil millones de pesos en infraestructura educativa, algo histórico para una administración federal.

Este es un Gobierno que verdaderamente se ha comprometido con la educación y lo estamos acreditando; se lograron concretar distintas Reformas en ámbitos económicos que a México le van a dar un horizonte de crecimiento y de desarrollo, pero la más importante, la que sienta la base central para el desarrollo futuro del país es la Reforma Educativa, que es una realidad y que está en marcha, como las acciones mencionadas lo constatan.

Buenas perspectivas económicas

El trabajo no ha sido fácil y tampoco exento de retos y adversidades. Pasar de una economía y un modelo fiscal basada en la industria del petróleo a unos diversificados, ha implicado voluntad férrea de cambio y disciplina fiscal, cuestiones que muchos han criticado por los impactos que la disminución del gasto social ha provocado. En países como el nuestro, el gasto público ha sido visto como uno de los elementos más importantes para impulsar el bienestar humano y el crecimiento.

Tan cierto como ello es que los recursos fiscales son escasos en comparación con las necesidades y expectativas sociales por atender. Ante esto, el gobierno federal optó por un modelo de política económica disonante con la visión tradicional y ha implementado una serie de reformas para impulsar y consolidar sectores que hoy son rentables y muestran los signos de una economía pujante y diversificada; y, por añadidura, menos vulnerable a los vaivenes de la economía global.

México no podía permanecer pasivo ni atado a los convencionalismos ante los signos de la globalización y el imperativo de una nueva ruta de navegación hacia el desarrollo sustentable.

A inicios de año, el común de las predicciones de crecimiento de la economía mexicana eran a la baja y, en función de ellos, lo lógico sería que los indicadores actuales mostraran una tendencia declinante, lo cual no está sucediento.

Tal parece, pues, que las medidas adoptadas por nuestro gobierno empiezan a dar resultados y la economía hoy muestra signos de salud y solidez, que contrastan con otras experiencias internacionales, como las de Brasil y Argentina, por ejemplo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó las cifras crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el primer trimestre de 2017, que ubican en 2.8 por ciento el índice de crecimiento anual. Este crecimiento, cabe señalar, es superior al observado en 2016, situado en de 2.3 por ciento; y al observado en el primer trimestre del año anterior, que alcanzó el 2.2 por ciento.

En los albores del año, la economía de México muestra un desempeño favorable y superior a las expectativas del sector privado, en un entorno externo de elevada incertidumbre.

En este sentido, la mejoría en las perspectivas de la economía global y la resiliencia al contexto global adverso se han reflejado en una evolución positiva de la economía, cuyo motor ha sido la demanda interna en años recientes y donde el sector exportador muestra una mejor dinámica en meses recientes.

Nuestro mercado interno, por cierto, es uno de los determinantes junto con la generación de empleos formales, que durante durante abril muestran un incremento anualizado del 4.3 y 3.8 por ciento, respectivamente.

Esto representa un crecimiento acumulado de 16.7 por ciento y una creación de más de 2 millones 726 mil de empleos; asimismo, la tasa de desocupación se redujo a 3.4 por ciento de la PEA durante los primeros tres meses del año, la más baja desde el segundo trimestre de 2007 y que se compara favorablemente con el 4.0 por ciento registrado en el mismo periodo del año anterior. Congruente con ello se muestran las ventas al mayoreo, que registraron en marzo un crecimiento anual de 11.4 por ciento.

Se trata del crecimiento más alto para un mes de marzo desde 2009; mientras que las ventas al menudeo se incrementaron 6.1 por ciento a tasa anual.

En relación a las exportaciones, durante este primer periodo de corte el sector agropecuario muestra un crecimiento del 6.6 por ciento; por su parte, en la producción industrial destacan los factores externos y el sector petrolero.

El primer factor fue la producción industrial en México, que se recuperó parcialmente asociado al desempeño de la producción industrial de Estados Unidos y que nos llevó a tener un crecimiento trimestral de 4.8 por ciento de las manufacturas en México y en el incremento anual de 9.2 por ciento de las exportaciones manufactureras.

El segundo factor fue la disminución en la plataforma petrolera de 2.5 por ciento entre el primer trimestre del año y el cuarto trimestre del año pasado que continúa afectando el crecimiento total; así, al excluir la producción de petróleo y las actividades relacionadas, el crecimiento anual de la producción industrial en México para el primer trimestre de 2017 fue de 3.8 por ciento, el mayor en los últimos ocho trimestres. Estos sólidos indicadores económicos han hecho que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aumente su estimación de crecimiento del PIB para 2017 a un rango de 1.5 por ciento a 2.5 por ciento.

Estos signos dan una idea de que nuestro país estará por encima del estimado de crecimiento de América Latina, que para este año espera una tasa del 1.2 por ciento anual. El sacrificio de la política fiscal muestra que México está en el camino correcto y si los datos empíricos no fallan, en la medida en la que tengamos mayor crecimiento nuestros indicadores sociales reflejaran esto de manera positiva para todos los mexicanos, esa es la importancia de crecer.

Una noble labor

Quizá muchos de nuestros más gratos recuerdos que tenemos como personas se han dado en el contexto de nuestra educación.

En las aulas suceden tantas cosas que marcan nuestras vidas; tal vez, conocimos a la mujer con la que hoy compartimos vida; vivimos una experiencia de terror al pasar a dar un tema; bailamos por primera vez para nuestros padres y; porque no, tuvimos consejos de nuestros maestros que nos dieron fuerza para seguir hacia el futuro.

La noble labor de educar moldea la vida de quien la lleva y se vuelve parte de la experiencia humana toda vez que es un proceso necesario para poder integrarnos productivamente a la sociedad que servimos.

Pero realizar esta tarea no es un tema sencillo para ningún país aunque, el nuestro, ha dado un paso muy importante para hacer que la educación cumpla el cometido de brindar más y mejores oportunidades a los jóvenes mexicanos.

Durante esta administración el modelo educativo ha sufrido una transformación que sin duda, es la tarea de mayor trascendencia que ha impulsado esta administración y, estoy cierto que este cambio, no se hubiera realizado sin el apoyo, y decidido compromiso, de las maestras y maestros de México así como del esfuerzo de alumnos y los padres de familia.

La llamada Reforma Educativa va más allá de sólo una evaluación ya que, considera una responsabilidad de la autoridad educativa asegurar la debida capacitación y la debida formación para que las maestras y maestros puedan presentar sus exámenes, y cuando no los acrediten, tengan la debida capacitación nuevamente para que vuelvan a acreditar los conocimientos, y eso nos asegure que estén debidamente formados.

El nuevo modelo educativo reconoce que los maestros son clave en el proceso de enseñanza-aprendizaje y por lo mismo impulsa también la formación y capacitación de los docentes; a través de esto, se iniciaran nuevos proyectos como el Programa Aprende 2.0, que inicia el próximo ciclo escolar y en su primera fase contará con tres mil escuelas, para apoyar la educación digital tanto de los maestros como de los alumnos.

Este nuevo modelo educativo entiende el gran esfuerzo que hacen las maestras y los maestros para cambiar, mejorar y buscar la excelencia, por lo que incluye una política para fortalecer su salario en función del mérito.

Por ello, quienes obtienen una calificación destacada en la evaluación tienen un incremento del 35 por ciento sobre el sueldo base y a lo largo de los años, estos incrementos pueden llegar, incluso, hasta un 180 por ciento sobre su salario base.

Se editarán nuevos libros de texto que se harán acordes con el nuevo modelo educativo y con esto, se va a recuperar algo que se había perdido: el Libro del Maestro, que permite ayudar a los docentes sobre cómo educar a las niñas y niños.

Además, en estos días, se ha dado a conocer el lanzamiento del Premio Nacional de Innovación Educativa Jaime Torres Bodet, que se otorgará a las maestras y maestros que en forma destacada impulsen prácticas pedagógicas que logren mejorar el aprendizaje de los alumnos.

Los docentes que en el futuro obtengan este Premio habrán de ser reconocidos por su visión y compromiso para impulsar esta noble misión.

El cambio de modelo educativo en México era impostergable en un mundo globalizado donde la competencia es intensa y se requiere competir y ganar con quien sea, en donde sea y en cualquier lugar.

Llevar a cabo la tarea no ha iniciado de manera fácil pero la historia nos dice que las maestras y los maestros de México han logrado las hazañas que se han propuesto. Eso nos los dice la historia y también la experiencia.

Los cambios permiten reforzar los incentivos de quienes nos educan, porque, a donde vayamos, encontraremos historias de maestros que han decidido cambiar su vida por ser forjadores de la vida futura de México, de nuestra historia y ser los artífices del cambio en base al conocimiento que hoy demandamos todos los mexicanos.

Felicidades a todos los maestros de nuestro país que día a día engrandecen esta noble labor, muchas veces llena de sacrificios pero, también, llena de satisfacciones.

El reto del empleo en México

Conmemoramos un año más el Día Internacional del Trabajo y tal parece, que hoy nuestro país tiene muchos motivos para celebrar las batallas históricas que han dado derechos laborales a las mujeres y hombres de este planeta.

Vivimos tiempos donde cada vez más, las turbulencias económicas mueven a placer las oportunidades de emplearse de las personas, donde la estabilidad en este sector se complica cada día por la forma en que las empresas, en su afán por aumentar su productividad, encuentran maneras de disminuir sus demandas de mano de obra y, en general, vivimos una época donde el empleo es un reto para cualquier país.

Pero no obstante este escenario, tal parece que nuestro país, muy a pesar de lo que todos observan como un entorno complicado, ha desarrollado una política sólida en el aspecto del empleo al grado que hemos tenido en este año uno de los mejores inicios en el sector.

El corte a los primeros cuatro meses de este año nos muestra cifras muy alentadoras en el trabajo mismas que sustentan la política impulsada por la administración del presidente Peña.

De acuerdo a cifras oficiales del INEGI, el PIB nacional creció a una tasa del 2.5 por ciento anual en el primer trimestre del año, un crecimiento superior al esperado por los especialistas; el sector exportador creció a un ritmo del 11 por ciento en el mismo periodo, lo que significa que es la tasa más alta de los últimos 5 años; la confianza de los inversionistas está en aumento y se refleja en una mayor generación de empleo ya que, en el primer trimestre de 2017, se crearon 377 mil 694 puestos de trabajo formales lo que hizo posible llegar a la cifra de 2.7 millones de empleos en lo que va de la administración y; la Tasa de Desocupación ha bajado de 5 por ciento en noviembre de 2012, a 3.2 por ciento en marzo de 2017, que es la tasa más baja en 9 años. Nunca antes en la historia de México se habían creado tantos empleos como los que hasta ahora se han generado en este gobierno.

Creo que hay que aprovechar esta fecha histórica para retomar un aspecto que viene acompañando a esta celebración ya que, los empleos no han llegado solos y también se han ampliado muchos de los derechos básicos de quienes laboran.

En lo que va de la administración, el salario promedio de cotización de los trabajadores asegurados en el IMSS ha crecido 3.6 por ciento en términos reales; el salario mínimo ha tenido una recuperación en su poder de compra del 12.2 por ciento lo que es muy relevante considerando que, en los dos sexenios anteriores juntos, la recuperación de este fue de sólo 2.5 por ciento. Gracias a la Reforma Laboral, en esta administración, el Infonacot ha entregado más de 4.2 millones de créditos por un valor superior a los 55 mil millones de pesos lo que nos lleva a decir que hoy los trabajadores tienen acceso a más crédito para el consumo, a tasas preferenciales.

La vivienda ha sido un sector que también ha detonado muchos beneficios para los trabajadores ya que, en esta administración el Infonavit y el Fovissste han entregado más de 2.8 millones de créditos para vivienda destacando que, de los créditos que se han otorgado en lo que va de esta administración, casi 4 de cada 10 han sido para trabajadores jóvenes menores de 31 años y una tercera parte, para trabajadoras jefas de familia.

Esta administración empezó con 16.2 millones de empleos registrados en el IMSS; actualmente, se superan los 19 millones con los generados en abril y se tiene la meta de cerrar en noviembre de 2018 con 20 millones de empleos formales en el país, lo cual es muy viable dado el alentador inicio de año.

Nadie duda que el reto del empleo en México sigue siendo muy importante y que aún falta mucho por hacer pero, también hoy, podemos decir con orgullo que gracias a la unidad, al esfuerzo y al trabajo responsable de todos, nuestro país sigue adelante y así lo demuestran los resultados que juntos hemos alcanzado en estos primeros cuatro meses del año y que son muy alentadores.

El flagelo de la corrupción

Todos estamos de acuerdo en que que el fenómeno de la corrupción en nuestro país dista mucho de ser un tema entre otros y, más aún, que se ha entronizado en nuestras mentes y en nuestras conversaciones cotidianas. Quizás cueste trabajo admitirlo, pero la corrupción es un tema adictivo, una especie de espiral que se autoalimenta y crece exponencialmente. Si alguna duda cabe al respecto, se disipa echándole una mirada al último reporte sobre la corrupción en el mundo, uno de cuyos hallazgos más llamativos es el incremento de la percepción de que problema en el país va en aumento.

Lo anterior resulta entendible a la luz de los últimos acontecimientos que se han presentado en torno al caso del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, que en estos días vio crecer el expediente de acusaciones, por la atinada labor de la PGR. El punto es que la tela de dónde cortar es excesiva. Si no son gobernadores, son los dirigentes de los partidos o los empresarios. Y para muestra de que el flagelo crece y se extiende por doquier, hace unos días circulaba un video donde se veía a la candidata Eva Cadena Sandoval recibiendo dinero para apoyar las aspiraciones presidenciales de un personaje político.

En fin, la lista es larga, quizás hasta inagotable. Se sabe de otros ejemplos donde varios políticos se han visto inmiscuidos. Es tiempo de entender y, más aún, de asumir que estas prácticas están generando vacíos peligrosos, que de no ser llenados, pudieran dar lugar a que políticos oportunistas hicieran su agosto, vendiéndose como actores no-políticos, cuando en realidad son podrían ser lobos con piel de oveja. En tal viertud, considero muy importante la posición que el Gobierno Mexicano ha tomado en torno a este tema al señalar que aquí no hay espacios para la impunidad. La tarea no es sencilla ya que algunos especialistas señalan que la corrupción no es una causa sino una consecuencia de los defectos del diseño institucional mexicano y que para combatirla, no es suficiente perseguir y sancionar individuos corruptos, sin modificar a la vez las normas, procesos y entornos institucionales en los que se origina.

Nuestro país ha avanzado en este camino. Hoy tenemos una reforma jurídica, que dio paso al Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y a la modificación de normas y procesos, cuya aplicación, en casos como los ocurridos con varios gobernadores, será decisiva para su consolidación. No está de más comentar que el SNA tiene el objetivo de evitar la corrupción y que, en tal virtud, apuesta a las fórmulas de empoderamiento de las representaciones ciudadanas, crea instituciones fuertes y autónomas para prevenir y castigar la corrupción, además de que prevé que se eliminen los trámites innecesarios. Sus pilares de desarrollo son la Coordinación, referida a los mecanismos por los cuales los actores sociales y las autoridades de los distintos órdenes de gobierno puedan articular esfuerzos a fin de prevenir, investigar y sancionar la corrupción; el Comité Coordinador, encabezado por un ciudadano; la Prevención,

soportada en mecanismos aptos para anticiparse y neutralizar los actos de corrupción, de entre los que vale la pena destacar los códigos de ética, los protocolos de actuación y los mecanismos de autorregulación; el Control, órgano en el que confluyen diversos instrumentos que permiten una rendición de cuentas clara y efectiva como la Plataforma Digital Nacional, el Sistema Nacional de Servidores Públicos y Particulares Sancionados, el Sistema Nacional de Fiscalización, el Directorio de Servidores Públicos que Participan en Contrataciones Públicas y las Denuncias Públicas por faltas Administrativas y Hechos de Corrupción; y el último y muy importante es la Sanción, misma que se establece por los actos u omisiones en que pueden incurrir tanto servidores públicos como particulares, Faltas Administrativas Graves (competencia del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa) Faltas Administrativas no

Graves y Actos de Particulares vinculados con Faltas Administrativas Graves. El SNA es relativamente nuevo y tendrá que caminar completo para ver su eficacia pero en tanto, puedo decir que estos resultados que hemos observado, sobre detenciones de funcionarios públicos, se suman a los cambios institucionales que esperamos operar a través de este nuevo sistema. El seguimiento a las detenciones, que hemos observado recientemente, representa avances que cuentan con el respaldo de millones de mexicanos que buscan vivir en un país de leyes e instituciones, de derechos y libertades; un país con un Estado de Derecho sólido y eficaz.

Sin espacio para la impunidad

En nuestro país, la justicia se erige como una de las asignaturas que acusan las más hondas brechas entre las expectativas ciudadanas y los rendimientos que las instituciones les ofrecen. La conciencia acerca de ello y los sentimientos de agravio, sin lugar a dudas, son una de las razones principales que llevaron al presidente Peña a ahondar los esfuerzos para la implementación de la reforma del sistema de justicia, que hoy es una realidad a lo largo y ancho del país. Uno de los objetivos estratégicos del nuevo sistema de justicia penal es ofrecer justicia pronta y expedita, así como terminar con la impunidad con la que algunos funcionarios públicos actúan al amparo de los cargos que ostentan.

Recientemente se han acentuado las noticias acerca de excesos y abusos que involucran a exgobernadores locales, que han indignado a la sociedad mexicana: desvío de recursos, enriquecimiento ilícito, corrupción en torno a sentencias acusatorias, etc. En buena medida, dichos excesos han sido posibilitados por el marco legal e institucional que confiere autonomía a los órdenes de gobierno. En al contexto, muchos gobernantes creen que sus actuaciones no serán sancionadas por otros poderes, sin darse cuenta de que si bien tienen esta autonomía, están suscritos a un pacto federal donde se debe rendir cuentas de sus acciones además de que hoy, más que nunca, el actuar de un gobierno está bajo el escrutinio público.

En virtud de lo anterior, considero necesario aprovechar este espacio para referirme a la detención de dos exgobernadores buscados por la justicia mexicana: Tomás Yarrington y Javier Duarte. Al respecto, se podrá decir, y no sin cierta razón, que se trata de dos victorias pírricas en un mar de abusos y excesos. Sin menoscabo de ello, igualmente cierto resulta, o más, que se trata de una señal inequívoca de ya no hay más espacio para la impunidad en México. Si de algo estoy cierto es que, con independencia de las circunstancia, quienes quebrantan la ley deberán responder por sus actos. En este sentido, las recientes detenciones de Tomás Yarrington y Javier Duarte son un mensaje firme y contundente del Estado mexicano contra la impunidad.

Hoy todos quienes estamos en el servicio público debemos asumir la demanda sentida que hay entre la sociedad mexicana y entre la sociedad mundial, de demandar del servidor público, invariablemente, integridad, probidad y honestidad, como diariamente lo hacen, y hay que reconocerlo y hay que decirlo, millones de mexicanos. Estamos frente a una nueva realidad del estado mexicano donde estos resultados, o estos operativos realizados, se suman a los cambios institucionales que también habrán de representar el Sistema Nacional de Transparencia y el Sistema Nacional Anticorrupción.

A través de este espacio he hecho referencia a varios hechos muy positivos del avance que como nación hemos tenido y de lo cual a veces poco se dice o poco se reconoce, pero las cosas buenas cuentan, y cuentan mucho, y cuenta mucho el comportamiento honesto, el comportamiento comprometido que millones de mexicanos tienen todos los días y que hoy por mencionar, se refleja en un aspecto tan importante como el empleo que está teniendo un crecimiento no visto en muchos años y esto, es reflejo de lo que en verdad como país somos y que muchos capitales extranjeros observan.

Estos avances cuentan con el respaldo de millones de mexicanos que buscan vivir en un país de leyes e instituciones, de derechos y libertades; un país con un Estado de Derecho sólido y eficaz. Y como hemos hecho también referencia en este espacio hoy nuestro país requiere de unidad para observar las cosas como son y no con ópticas distorsionadas, estamos ante un acto de justicia y por esto quiero sumarme al reconocimiento que se ha hecho a las agencias y unidades de inteligencia, seguridad y procuración de justicia por su profesionalismo y compromiso con el país. Nadie debe tener dudas en estos días de que en México estamos cerrando los espacios a la impunidad en cualquier sector social; en esta asignatura estamos dando pasos muy firmes, muy decididos y comprometidos, precisamente para consolidar nuestro Estado de Derecho.
Zona de los archivos adjuntos.

Construyendo el futuro

El curso evolutivo de los acontecimientos de la realidad nacional hace recordar el dicho clásico de los economistas: “el tiempo es el más escaso de todos los recursos”. Y lo es, en efecto, porque las expectativas de los seres humanos operan en plazos determinados y, cuanda se frustran, las reacciones de la contraparte difícilmente se hacen esperar. Lo mismo ocurre en la complejidad de los intercambios entre los agentes económicos que en las relaciones entre gobernantes y gobernados. El tiempo, ni duda cabe, no sólo es unidad de medida, también es la inexorable circunstancia en la que discurren la totalidad de las interacciones sociales.

A estas alturas del año, tenemos más información sobre el comportamiento de las variables decisivas y, por ello, los cálculos sobre el cumplimiento de lo proyectado al inicio son cada vez menos esperanzadores. Mover las expectativas a la baja dista mucho de ser una concesión gratuita, pero es peor proceder de espaldas a la realidad. Lo mismo en la economía que en la política, los cambios estructurales entrañan un imperativo de supervivencia, pero suponen a la vez altos costos en el arranque. Los cambios estructurales de inicio del sexenio son la viva muestra de ambos lados de la moneda: ruptura necesarias que vulneran intereses creados y provocan reacciones que siembran dudas. En el caso de nuestro país, dejamos atrás un modelo de dependencia financiera de los ingresos provenientes de los hidrocarburos, lo que ha implicado una reestructuración de las finanzas públicas y los consecuentes patrones de captación y gasto fiscal. El arranque no ha sido fácil, pero estoy seguro que los mejores tiempos están por venir y que habrá buenos dividendos en los próximos años.

Más por necesidad que por elección, de la mano de una estrategia de diversificación, hemos avanzamos durante estos meses en el proceso de ruptura de la co-dependencia comercial con los vecinos del norte y una , y esto ha implicado un costo que se refleja en esta tendencia de crecimiento. En suma, estamos dejando atrás dos pilares de nuestro desarrollo reciente, sin embargo, estoy cierto de que las medidas para suplir a estos darán resultados positivos, en el corto plazo, a todos los mexicanos. A pesar de lo ya mencionado, nuestra moneda es la que mejor ha reaccionado a los vaivenes económicos, hoy después de haber rebasado la barrera de los 22 pesos, el tipo de cambio se sitúa en los 19 pesos; el empleo formal sigue comportándose de manera positiva frente a otras administraciones; y, lo que no es menos importante, nos estamos consolidando como un país de oportunidades para distintos capitales extranjeros. Esto último no es obra de la casualidad, nuestro país ha trabajado en áreas estratégicas para el capital y una de ellas es la infraestructura, que no solo es un incentivo a este, sino que impulsa la economía interna a través del empleo.

En esta administración se ha hecho una inversión sin precedentes en infraestructura para construir un país más unido y conectado; el Programa Nacional de Infraestructura es el más ambicioso en la historia del país: 743 proyectos por una inversión total de 7.7 billones de pesos. La inversión destinada a este propósito duplicará la realizada durante la administración anterior y si bien, la construcción de hospitales, escuelas, puertos, caminos, carreteras, obra hidráulica, además de promover el crecimiento de nuestra economía, permite ofrecer servicios de mayor calidad y la generación de empleos bien pagados; el gran objetivo que perseguimos es que, en este entorno internacional, nuestro país se transforme en una plataforma logística global y centro de producción de manufacturas de alta tecnología.

Una muestra de que estamos en el camino correcto es el desarrollo de la Terminal Especializada de Contenedores II del Puerto de Lázaro Cárdenas, misma que se ha inaugurado en estos días y que promete ser un sitio logístico importante para el tránsito de mercancías que vienen al país y a otros mercados consumidores. Esta Terminal se llevó a cabo con una inversión privada de la empresa danesa MAERSK de más de 7 mil 400 millones de pesos, y junto con otras obras complementarias que se llevaron a cabo en el Puerto de Lázaro Cárdenas suma una inversión total de 10 mil millones de pesos.

Construir un nuevo futuro es señalar que estamos apostando por el libre comercio, por abrirnos al mundo, porque los productos hechos en nuestro país puedan conquistar a otros mercados y porque seamos un destino desde el cual puedan comerciarse mercancías de otras partes del mundo para México y para otros países, particularmente América del Norte; esto implica trabajar en nuestra infraestructura. Entendemos que debemos destruir las barreras al comercio; no debemos construir nuevos muros ni barreras porque no se trata de un juego suma cero, sino que tiene que ver con darle a todo mundo la oportunidad de ganar, a todos los mexicanos la oportunidad de mejores expectativas económicas.

Un México de justicia

Encuentro un verdadero llamado de atención en varias de las noticias que han saturado durante las últimas horas los medios de comunicación y las redes sociales, pero específicamente en dos: el asesinato de una mujer periodista, Miroslava Breach, aparentemente ejecutada por el crimen organizado, a causa de su labor profesional; y la controversial sentencia del juez Anuar González, quien calificó de “incidental” y “no-lascivo” el comportamiento de Diego Cruz, quien presuntamente habría participado en la violación de la joven Daphne Fernández. Y la lista, si uno se empeña en seguirle buscando, podría crecer y crecer; por ejemplo, añadiendo el magnicidio de un virtual presidente de la República, Luis Donaldo Colosio.

Personalmente, debo admitir no sé qué sea peor, si el asesinato a mansalva de una mujer digna, profesional y brillante, como Miroslava; o la vejación de una adolescente, otra mujer finalmente, a la que pretenden arrebatarle su tranquilidad, su autoestima y su expectativa de ser debidamente protegida. Se trata, sí, de dos mujeres, a las que la justicia de nuestro país parece haberles fallado; y todo ello frente a las miradas estupefactas, recelosas e indignadas, de quienes pugnamos por construir un México mejor para éstas y las próximas generaciones.

Por cierto, a más de 20 años de su inspirador discurso, es necesario reconocer que el México de agravios e injusticias que palpaba Luis Donaldo dista mucho de ser historia superada. Como padres de familia, ¿qué podemos decirle a Daphne y su familia sobre las razones de un juez para desestimar una vejación? ¿Qué podemos decirle al padre de Daphne, que desestimó sus afanes de venganza y optó por confiar en el sistema de justicia? Estamos muy lejos del país que podemos forjar y nos merecemos: un país en el que le vaya bien a la gente que obra bien.

El asesinato de Miroslava es una afrenta gravísima a la libertad de expresión, a la democracia misma y a la condición de género. Las peores agravantes que pueden imaginarse se condensan aquí. Lo peor de todo es que la historia no concluye aquí y que quizás la brecha entre lo que el presente nos impone y el futuro que anhelamos es muy grande.

Por mi historia familiar, por mi convicción como político y como ser humano, he sostenido siempre que una de las condiciones del cambio posible y positivo para nuestro país es hacer equipo con las mujeres. Me es imposible imaginar un cambio genuino si nos apartamos de este ideal. Desde el decir de hacer equipo, que perfila mi compromiso y mi convicción desde hace mucho tiempo, no puedo menos que admitir que estamos frente al dilema urgente e insoslayable de fortalecer en el corto plazo esfuerzos y compromisos, para aportar soluciones. El México de justicia que todos anhelamos o es con la participación activa y en buenas condiciones de las mujeres, o no será.

Coordinación entre órdenes de Gobierno

Sin duda estamos pasando una etapa de la humanidad que está demostrando que la evolución del gobierno es tan necesaria como la evolución de la sociedad.

En los últimos 40 años hemos pasado desde los sistemas de Gobierno conocidos como comunistas, capitalistas, hasta la llamada tercera vía y la Nueva Gestión Pública, que teorizan sobre la forma de mejorar la Administración Pública.

Toda ha sido válido y la experiencia demuestra, en la mayoría de los casos, que los logros no han sido siempre los esperados. El ejercicio de gobierno y de lo público, sin duda, es algo complejo que con el paso del tiempo se hace más complicado porque, la mayoría de los países en el mundo está en situación desfavorable para atender la necesidad de sus ciudadanos.

En México hemos experimentado varias de las modas de Gobierno que han existido en el mundo, sin embargo, creo que hoy estamos ante una fase que no habíamos explotado y que puede redituarnos más beneficios que todas estas teorías que, sin menospreciar, hasta hoy no han dado los resultados esperados.

Hablo de la estrategia que se ha venido implementando en esta Administración y es impulsar la coordinación entre órdenes de gobierno, procurando siempre respetar los principios de autonomía de cada uno de ellos. Hace unos días firmamos un Convenio de Colaboración entre la Sedatu y el Gobierno del Estado de Puebla con el objetivo de hacer operativo en nuestra entidad el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y Protección de la Economía Familiar, que tiene como objetivo principal detonar la vivienda para los más vulnerables.

Puebla es una entidad con un déficit importante en el sector, de acuerdo a la Conavi necesitamos construir cerca de 200 mil casas para satisfacer nuestra demanda y como es de esperarse, la tarea no será sencilla en medio de una crisis económica por los cambios que vivimos en el mundo y la forma de sustentar nuestro gasto público.

La importancia de esta colaboración no está en juicio, es claro que los poblanos tenemos que trabajar para cambiar el estatus que tenemos en el tema por lo que, la firma de este convenio, se vuelve una oportunidad para hacerlo.

Puebla fue el primer Estado en firmar un convenio de este tipo con lo que muestra la disposición que tiene su Gobierno para avanzar en el tema, es algo que es importante resaltar porque gracias a esta voluntad podemos decir que vamos a trabajar para impulsar el sector vivienda para que seamos un modelo a nivel nacional.

Quizá todo pareciera sencillo en este acto pero, la coordinación entre órdenes de Gobierno ha sido un tema que ha dado al traste con iniciativas tan importantes como hablar de un mando único en temas de seguridad.

Hemos dado un primer paso que es de gran importancia para lograr objetivos claros para todos los poblanos y deberemos de seguir en este camino de concertación si queremos tener efectividad en lo planteado, además, es necesario integrar al último nivel de gobierno, él municipio, lo cual está pensado en la Nueva Ley General de Asentamientos Humanos y Desarrollo Urbano.

Estoy cierto de que los representantes municipales en el Estado tendrán la misma disposición que ha tenido el Gobierno Estatal porque hoy estamos contribuyendo a beneficiar a los habitantes poblanos al hacer realidad el principio de gobierno básico que le da sentido al federalismo mexicano; ejercer una coordinación con funciones definidas para cada orden de Gobierno.

Hoy no generamos una nueva forma de gobierno, hoy encontramos una operatividad del principio que da sentido a nuestra federación, en la voluntad de cada nivel de gobierno para trabajar de manera coordinada y con atribuciones específicas, podemos optimizar el ejercicio político; Puebla y la Federación hoy dan muestra de ello en pro de la vivienda para los poblanos.