¡Escúchanos por internet!

Un urgente llamado

La temporada de lluvias empezó muy amenazante y las formaciones de tormentas y ciclones están a la orden del día. Somos testigos que el clima en nuestro país se vuelve con furia contra el ser humano, aumentando su intensidad y por consecuencia, los daños por el paso de los fenómenos climatológicos.

Es una verdad cierta que el cambio climático ha trastocado el equilibrio del planeta y el tan mencionado “efecto invernadero” -ocasionado por la emisión de gases- acelera las trasformaciones del clima en todos los puntos del planeta, agravando los extremos del termómetro y las temporadas se acentúan tanto frio como calor, ya que la temperatura promedio del planeta se eleva. Lo más lamentable de esto, es que nuestro país es una de las naciones más susceptibles de sufrir los daños ocasionado por esta problemática y es que el trópico de Cáncer parte en dos a México, al tiempo que cuenta con más de 11,200 kms de litorales, lo cual lo vuelve muy vulnerable a que los meteoros dañen sus costas, afecten la infraestructura e incluso causen la lamentable pérdida de vidas humanas. Los especialistas calculan en un 7% del PIB las pérdidas económicas ocasionadas por las tormentas que ha azotado suelo mexicano.

México es relativamente pequeño emisor de Gases de Efecto Invernadero (GEI), ya que emitimos apenas 1.4% de las emisiones globales y somos el doceavo país, pero la posición de México ha sido y será que tendremos que cumplir las metas que nos marca la Ley General de Cambio Climático. En ese ordenamiento se establece que se tendrían que reducir 30% de las emisiones sobre la expectativa que se tiene para 2020 y 50% sobre lo que se emitió en 2000. El país cumple esta meta porque es la manera en la que el gobierno puede exigir que otros países, los principales emisores, reduzcan las emisiones que generan, lo que es la propuesta de México y para ello establecen políticas para poder alcanzar estas metas.

En este contexto es interesante saber que conforme a lo expresado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), tiene toda una zona generadora de huracanes. Existe una franja en nuestros mares que se denomina la alberca caliente porque tiene temperaturas que normalmente están arriba de los 26 o 27 grados centígrados. Lo anterior genera más acumulación de calor y entre los hallazgos de este Instituto se confirma que hay algunas zonas como el Atlántico Norte y en el Pacífico Centro donde se van a intensificar muy probablemente, ya se están viendo, estos fenómenos, precisamente por la acumulación de energía.

Indudablemente estos efectos han hecho que se modifiquen patrones de vida de las regiones más afectadas, que se intensifique el fortalecimiento de la cultura de la protección civil, que la normativa se haga más estricta tanto en la prevención de afectaciones como en las causas que generan el cambio. En fin, es claro que las circunstancias no van a mejorar, por lo que nos guste o no, tenemos que adaptarnos a vivir y enfrentar estas condiciones climatológicas. Ya que solo buscando el modificar conductas y realmente impulsar un desarrollo sustentable, en respeto a la biodiversidad, a la fauna y flora de cada región. El crecimiento económico no puede fundamentarse en la depredación voraz del entorno. Hoy muy tarde lo estamos constatando, por lo que debemos empezar a redoblar esfuerzos en este sentido. Porque irónicamente la accesibilidad al agua irá disminuyendo de no atenderse con medidas urgentes. En efecto, en los próximos años disminuirán los caudales de ríos y el agua de lluvia será menor.

Ante esto el Gobierno de la República ha publicado el Plan Nacional Hídrico que entre lo más sobresaliente se plantea objetivos generales que deberán seguir todas las dependencias de gobierno, entre las que se encuentran: Promover la gobernanza y gobernabilidad del agua. Garantizar la seguridad hídrica ante los efectos de fenómenos hidroclimatológicos extremos que atentan contra la vida humana. Garantizar el ejercicio efectivo de los derechos sociales en torno al agua para toda la población. Desarrollar potencial humano en el sector hídrico. Impulsar un crecimiento verde incluyente y facilitador que preserve nuestro patrimonio natural, al mismo tiempo que genere riqueza.

Este es el urgente llamado a garantizar un futuro viable para las próximas generaciones. Está en nuestras manos

Un adiós a Juan Carlos

El propósito de llevar a México a la meta de ser un actor con alta presencia en el exterior, al tiempo que se contribuye a hacer de éste un país próspero, hizo que en la semana el Presidente Enrique Peña Nieto iniciará una gira por Europa, específicamente por Portugal, El Vaticano y en el Reino de España. La misma tiene por objeto intercambiar puntos de vista con los jefes de Estado y de Gobierno de los mencionados países.

Peña Nieto visitó Portugal el 5 y 6 de junio, en el marco de un viaje de relanzamiento de las relaciones bilaterales acordado con el primer ministro, Pedro Passos Coelho, y el mandatario mexicano durante la visita que el portugués hizo a México en octubre pasado. La agenda busca ampliar el diálogo político y fomentar contactos económicos, comerciales, financieros, turísticos y de cooperación. Esta visita es la primera que un presidente mexicano realiza en los últimos 16 años. Además, la agenda incluye una visita a la Sede del Poder Legislativo en Lisboa.

Luego de su visita a Portugal, el presidente de México se trasladó a la Ciudad del Vaticano el 7 de junio, para dar seguimiento al diálogo de alto nivel. También refrendar los vínculos de colaboración con este actor internacional, cuya agenda coincide con la de México en términos de paz, seguridad, desarme, derechos humanos, migración, pena de muerte y lucha contra la pobreza se prevén; encuentros privados del Presidente Peña Nieto con el Papa Francisco y con el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin.
Respecto al Reino de España, donde el Mandatario estará el 9 y 10 de junio, la intención es actualizar la Asociación Estratégica de la que gozan ambos países y dotarla de nuevos contenidos, incluyendo un incremento en inversiones, que contemple a las pequeñas y medianas industrias. La visita a España incluye un diálogo político al más alto nivel para buscar el aumento de los flujos turísticos y la promoción de una mayor cooperación científica, educativa, cultural, de defensa y judicial, así como la suscripción de documentos bilaterales e incluso, una visita al Poder Legislativo en Madrid.

Pero es claro que más allá de la Agenda oficial que diera a conocer Cancillería y la cual, como es natural en estos viajes, está llena de los lugares comunes que obliga el protocolo diplomático para el caso, también existen circunstancias muy especiales que resaltar y que indudablemente van a marcar hitos históricos, sobre todo en el caso del viaje a España, ya que éste representa el último saludo que haga un mandatario al hoy abdicado Rey Juan Carlos. En efecto, Peña Nieto se convierte en el Jefe de Estado que diga el último adiós a su majestad española en esta investidura, posteriormente al sorpresivo anuncio de su renuncia al Trono, para dar paso al reinado de su hijo Felipe. Sobran las razones para entender que para los mexicanos, todo lo que suceda en España lo vemos muy cercano y de interés general.

Pero al mismo tiempo nuestro país es ajeno al sentimiento de tener una cabeza coronada, que reina pero no gobierna y que su misión es representar la Unidad Nacional. Es decir, para el mexicano común, hablar de reyes y reinas no va en relación con la idea política de la democracia que tenemos. Cosa muy diferente para los europeos, en donde esta añeja institución tiene todavía al día de hoy un valor y por lo tanto una utilidad –sometida constantemente a revisión popular- ya que se constituye en un eficaz fiel de la balanza de las pasiones políticas que confronta a los pueblos. Ese es el lado positivo de las monarquías, el negativo es que también han sufrido un desgaste por su proclividad a la vida superflua y llena de escándalos. En verdad es un tema polémico y que habla de la necesidad de reformas y actualizaciones en los sistemas políticos de la Europa Occidental. Pero es real que la figura del rey Juan Carlos transitará en los libros de historia como un personaje único y decisivo en la España Contemporánea, que consolidó la democracia y fue un férreo creyente en la unidad y capacidad de ascender en el progreso para hacer un país moderno y próspero. Todos preferimos quedarnos con esa imagen, de un paladín de la democracia y líder de su país y no la de la persona dedicado a intereses mundanos que cayó en el descredito popular. Hoy la tarea del próximo Felipe VI es grande, lleno de retos para dar continuidad no solo a su Casa Real, si no a un Estado que no encuentra la forma de salir de una crisis más profunda de lo esperado y que esto ha originado conflictos sociales que llevan a repensar el espíritu nacional.

Esa es la España que visita Enrique Peña Nieto y en donde a nombre de México dará el adiós a Juan Carlos I, próximo ex rey, pero amigo por siempre de Iberoamérica y de los mexicanos.

Una cruzada que avanza

El pasado lunes en el Estado de Chihuahua se llevó a cabo el arranque del Mes de la Cruzada, acto a cargo del Presidente de la República Enrique Peña Nieto. Desde el año pasado se acordó dedicar un mes para hacer una evaluación de los trabajos realizados, dentro de la principal estrategia en el combate a la pobreza. En 2014 fue junio precisamente, para realizar –tal y como lo ha calificado la secretaria Rosario Robles- “un corte de caja” de los avances concretados en el tema en cuestión.

Y afortunadamente, como resultado de este esfuerzo de coordinación donde participan 16 secretarias y 3 organismos, coordinados por Sedesol, hay muchas cosas buenas que resaltar. En primer lugar, nos referiríamos a que se ha logrado establecer una nueva relación interstitucional entre los 3 órdenes de gobierno, ya hay un trabajo más cercano desde la Federación hasta los municipios; se han establecido objetivos comunes y se ha incrementado la participación de las comunidades y de la sociedad civil.

Estos avances se reflejan en que como fue anunciado, 3 millones de personas ya comen mejor, con esto se avanza en el primer objetivo de la Cruzada, que es Cero Hambre, a partir de una alimentación y nutrición adecuadas de los mexicanos en extrema pobreza y con carencia alimentaria severa. Ejemplo de esto tenemos que 1.75 millones de beneficiarios de la Tarjeta SinHambre, con la que adquieren 14 productos básicos a precios preferenciales en tiendas Diconsa; 3 mil 202 comedores comunitarios instalados por la Sedesol, el DIF y el Indesol, que atienden alrededor de 348 mil personas. Se instalaron 5 mil 319 comedores escolares instalados por la Secretaría de Educación Pública en Escuelas de Tiempo Completo.

Adicional se han apoyado más de 6 mil proyectos de autoconsumo y huertos familiares atendidos por Sagarpa y Semanart; Diconsa ha abierto 754 tiendas, con sus Unidades Móviles, atiende por primera vez 4 mil 100 localidades del país. Liconsa lleva leche fortificada a las comunidades rurales de alta marginación. Ahora 1.45 millones de personas tienen acceso a esta leche fortificada. Se incorporaron a más de 400 mil familias a Oportunidades. Más de 2 millones de personas se han afiliado al Programa Pensión para Adultos Mayores más 65. A través de la Secretaría de Salud, se otorgan suplementos alimenticios y se da seguimiento en peso y talla a 1.45 millones de niñas y niños menores de cinco años.

De igual forma, el Presidente Peña Nieto afirmó que con esto se ha avanzado en el primer año de implementación de la Estrategia al garantizar a tres millones de mexicanos su alimentación y se espera que para el 2014 se llegue al número de 5.5 millones de personas, para acercarse a la meta de atención que es de 7.01 millones de mexicanos que constituían la población objetivo de la Cruzada, es decir aquellos que se encuentran en pobreza extrema y carencia alimentaria.

Cabe resaltar también el mensaje de Rosario Robles, en donde hace referencia a que la Cruzada Nacional contra el Hambre es una realidad que pertenece a todos y que en este mes de junio hace no un relanzamiento, sino un corte de caja para dar a conocer sus avances e impulsar la toma de conciencia entre la sociedad, porque la Cruzada es una estrategia del gobierno de la República que se mueve todos los días.

Muchos pensaron –o piensan- que la Cruzada significaría solo un programa más, aumentando el reparto de despensas o apoyos similares, cosa muy alejada de lo que en realidad es, ya que se trata, de fondo, cambiar las condiciones de las personas y por las cuales viven en pobreza. Los avances anunciados no son más que las manifestaciones externas de los verdaderos logros que son el cambio de percepción social al poner sobre la mesa la existencia del hambre en México y la urgente necesidad de trabajar unidos para erradicar tan lamentable situación. Hoy, la Cruzada está avanzando, eso nadie lo puede objetar.

Una mirada a Brasil

Inicia junio y con esto se da paso a un espectáculo de carácter universal, el Campeonato Mundial de Futbol, propiedad de una de las mayores trasnacionales del planeta, es decir la FIFA, organismo que ha transformado el deporte favorito en el mundo, en uno de los mayores negocios de la historia humana. Resulta que el crecimiento del futbol como la mayor distracción, lo que aplica a todos los rincones del mundo, ha ido aparejada de una muy bien calculada estrategia de mercadotecnia. En fin, la belleza de este deporte va de la mano de su rentabilidad económica.

Muy significativo es que el próximo Mundial se juegue en Brasil, en donde el futbol es como una religión, pero contradictoriamente, en lugar de que sea un evento que una a los brasileños, el Mundial se desarrollará en un ambiente muy turbulento, derivado de las series de inconformidades que el pueblo ha venido realizando por los gastos multimillonarios que el gobierno de la Presidente Dilma Rouseff ha invertido para la organización del certamen, con lo cual –expresan los manifestantes- se ha descuidado las áreas de desarrollo nacional. Es paradójico ver a los brasileños manifestarse en contra del Mundial, pero no del futbol. Otro factor extra deportivo que hace más interesante esta Copa, es el hecho de que la Presidenta Rousseff se “juega” su futuro político en las próximas elecciones de octubre, en donde participará por su reelección. A pesar de tener todavía una amplia ventaja, las constantes críticas a su mandato, precisamente por los gastos excesivos en la organización mundialista y el crecimiento de las inconformidades, se ha reflejado en un aumento de la intención de voto de sus más cercanos contrincantes. Hay que recordar que el ganador de la elección presidencial del 5 de octubre, necesita obtener el 50% de los votos más uno para evitar una segunda vuelta. De la misma forma, la plataforma política de Rouseff se fundamente en una coalición de partidos muy frágil y volátil, que ante el crecimiento de la anti popularidad oficial pudieran abandonarla. Y claro que en la tierra de los pentacampeones, irán por su sexto mundial, no por deseo sino como obligación. Esto hace una combinación muy interesante que podría resumirse en que el futuro de Brasil y Rousseff pasará por los pies de Neymar.

En general, el futbol ha dejado de ser un simple deporte para convertirse en un fenómeno sociológico. Lo mismo ha llegado a ocasionar guerras entre países, que ha sido motivo de treguas para jugarlo. Es actualmente el deporte que tiene la mayor participación de países y se calcula en miles de millones los que lo seguirán en sus pantallas. A lo largo de la historia hay ejemplos claros de la importancia que tiene el fut bol como deporte universal. Y el celebrar un Mundial cada cuatro año es el evento deportivo –junto con las Olimpiadas- más visto, comentado, discutido y analizado en prácticamente todas las naciones de este planeta. Por eso mucho dicen que el mes en que se celebra es el tiempo de recreo para los terrícolas, universalmente hablando.

¿Y nosotros los mexicanos? ¿Qué podemos esperar de nuestra selección? Pues nacionalistamente esperaríamos lo mejor, aunque reconoce la mayor parte de los aficionados que hay pocos motivos para ser muy optimistas. Por eso es importante el mensaje que el Presidente Peña Nieto diera a los muchachos del” Piojo” Herrera, al momento de abanderarlos, recordándoles el compromiso que tienen al representar a su nación. Pues vamos a disfrutar –o sufrir- sus tres partidos y esperar a que se acomoden las cosas para pasar a la siguiente ronda. Y que el carisma y coraje saque adelante a un equipo carente de grandes figuras internacionales, en donde nuestro mejor jugador se negó a portar la camiseta nacional.

Mientras en México nos preparamos para ocupar la butaca de espectador, ya lo dijera Emilio Gamboa: “el Mundial no puede detener a la República”. En junio se deberán desarrollar los trabajos legislativos necesarios para la aprobación de las leyes secundarias en materia energética, que tienen carácter urgente, porque como lo expresó el Presidente Peña Nieto, para estar acorde al lenguaje del momento: “es prioritario tener una cancha pareja y justa para todos los inversionistas”. No cabe duda que el Mundial cambia el temperamento y en México queremos que nos vaya bien….en todo.

Crecer es la misión de México

El hablar que es urgente avanzar hacia la construcción de una sociedad más incluyente en nuestro País no debe ser un simple posicionamiento retorico, sino una autentica meta que combinen el esfuerzo intergubernamental y al cual se sumen órdenes de gobierno y sociedad misma. Es cierto que crear condiciones socio económicas para que exista igual de oportunidades que se reflejen en un dinamismo de la movilidad social, solo puede darse si existe una política de estado que involucre todos los aspectos estructurales del orden fiscal y hacendario, que incremente la productividad, que mejore el nivel educativo y abra el mercado laboral a jóvenes y mujeres, en fin una verdadera transformación.

Todo esto es muy claro para el gobierno de Enrique Peña Nieto, en especial para Luis Videgaray. El reciente ajuste a la baja para este año del PIB, nos demuestra que el verdadero reto es lograr alcanzar un crecimiento robusto y sostenido de la economía mexicana. La rectificación realizada por Hacienda la semana pasada, fue basada en tres factores determinantes; a saber: un crecimiento menor de lo esperado por parte de la economía norteamericana, que impactó en nuestras exportaciones, una disminución en el consumo de refrescos y de los alimentos de alta densidad calórica, debido a los nuevos impuestos y una disminución en la producción petrolera. Los dos primeros factores se pueden considerar circunstanciales y transitorios, mismos que se irán modificando en los próximos meses. Pero en el caso del tercero, es de reconocer que encuentra su origen en fallas estructurales.
El crecimiento pronosticado para el 2014 del 2.7%, claramente es insuficiente para lograr un verdadero desarrollo –tal y como el mismo Luis Videgaray lo reconociera este martes- ya que estamos lejos de poder enfrentar los retos y ver una disminución de la pobreza a corto plazo. Que decir de lograr la disminución de brechas sociales. Si bien este porcentaje representa un crecimiento ligeramente superior al promedio histórico de los últimos 13 años (que es del 2.3) y que es mucho mejor ante el magro 1.2 del año pasado, aún es necesario más, mucho más.

Y en el análisis de la mayor causa del bajo crecimiento obtenido en el primer trimestre conforme a lo reportado por INEGI o sea la reducción de la producción petrolera, ya que se esperaba la cantidad de 2,500,000 barriles y solo se obtuvieron 2,490,000, 1.3% menos que el trimestre pasado. Esta disminución resulta que viene a ser una consecuencia de las graves deficiencias económicas a que se ha enfrentado la industria petrolera mexicana. El mismo diagnostico que ha sido multicitado en todos los foros y medios de comunicación, fue la base que dio pie a la Reforma Energética. Las condiciones imperantes en PEMEX tanto fiscales como administrativas se constituyeron en grilletes que ataron su posibilidad de crecimiento, desarrollo y por tanto de aporte a la economía mexicana. Lejos de ser un factor que impulsará mayor dinamismo, se tornó en una pesada carga que generó un círculo vicioso de dependencia fiscal con poca inversión estratégica en la paraestatal.

Pues bien, hoy nuestro país se encuentra ante la gran oportunidad de cambiar las cosas para las futuras generaciones. El ejemplo de estos primeros meses del 2014, viene a ser paradigmático de la causa del bajo crecimiento de la economía mexicana. Las reformas estructurales irán cambiando los factores que determinan esta condición; indudablemente, en esta perspectiva es urgente el aterrizar ya las leyes secundarias que confirmen el marco instrumentado por los cambios constitucionales. Hoy es el momento de apostarle a un nuevo México, que deje atrás atavismos y falsos dogmas. Al final, concretar inversiones que detonen el desarrollo, parte de mandar mensajes claros que den certeza jurídica, al tiempo que se ataque el escenario de violencia que impera en algunas entidades y que afectan la imagen en el extranjero.

Definitivamente el desafío es muy claro, el qué se debe hacer y el cómo hacerlo se han planteado. El crecimiento económico es el gran reto pero no el único, ya que cuando empecemos a crecer de manera adecuada, dicho crecimiento deberá ir acompañado de las políticas que garanticen un mejor reparto de la riqueza generada lo que propiciará una sociedad con menores desigualdades sociales. Y esas políticas públicas son las que está construyendo en estos momentos el Gobierno de la República.

Buenas noticias en Michoacán

El Presidente Enrique Peña Nieto expresó en la semana que concluyó, su amplio reconocimiento a la sociedad civil organizada, especialmente a aquellos que decidieron ser parte de las nuevas fuerzas de seguridad en Michoacán, por la coordinación y por la decisión que tomaron de hacer caso al llamado y a la convocatoria del Gobierno de la República para ordenar de manera legal su participación como Fuerzas Rurales, en beneficio de la sociedad michoacana. Hizo referencia a que fue el municipio de Tepalcatepec donde se lanzó un llamado a la sociedad civil para organizarse en grupos de autodefensa hace poco más de un año que se fueron multiplicando, y la respuesta del Gobierno de la República fue hacerles un llamado a que se ordenara este esfuerzo ciudadano, dando un cauce institucional y apoyar a quienes, con emoción y, sobre todo, de manera legítima, quisieran ser parte de las fuerzas de seguridad para apoyar a la sociedad michoacana y particularmente la seguridad de Tierra Caliente.

Al encabezar la instalación de la Comisión Cuenca Tierra Caliente-CONAGUA, y la Caravana por la Salud de la Mujer, el Presidente Peña Nieto señaló que a poco más de 100 días de haber comprometido la participación del Gobierno de la República para respaldar a los michoacanos, se han venido acreditando avances y resultados en la ruta de generar condiciones de mayor seguridad para Michoacán. Y así lo dejó asentado al comentar que: “El tema más sensible, más sentido entre la sociedad michoacana era el de la inseguridad, y aquí tampoco hemos cantado victoria”, puntualizó. “Michoacán está de pie; su gente quiere paz y orden, quiere desarrollo y progreso, y aquí estamos, como Gobierno, coadyuvando y apoyando este esfuerzo colectivo de los michoacanos”, subrayó y explicó que en el orden estatal se ha establecido coordinación con el Gobierno del Estado para dar lugar a una fuerza ciudadana, a otro nivel de fuerza, que fortalezca aún más la capacidad institucional en materia de seguridad en el estado. A los michoacanos, les expresó: “sepan que tienen en el Presidente de la República a un aliado con el que siempre podrán contar en todo momento”.

Y es que en efecto, muy lejos está el país en poder cantar victoria en la terrible lucha contra la inseguridad. El crimen organizado ha penetrado con tanta fuerza, como aquel cáncer que invade el organismo. La erradicación definitiva todavía tardará. Pero tal y como lo señalará el secretario de Gobernación en su comparecencia ante el Senado el pasado jueves, se perciben señales de mejoría, al dar a conocer que las tasas de delitos presentan una tendencia a la baja. Esto es muy importante, aunque como el mismo lo señalará, también existe un preocupante crecimiento en secuestros, por múltiples factores, a lo cual se ha implementado una estrategia de mayor coordinación con entidades y que éstas a su vez, articulan unidades especializadas en la persecución de dicho delito.

Por eso el evento de Michoacán es oportuno y benéfico. Sin echar a volar las campanas al vuelo, se hace un balance de los resultados. Y tanto lo dicho por Osorio Chong en el Senado, como lo expuesto por el Presidente Peña, nos hablan de resultados tangibles en el desmantelamiento de las redes criminales, al tiempo que se atiende el mayor reto derivado de la descomposición del principio de autoridad en tierras tarascas: el surgimiento de las auto defensas, como un reclamo legítimo –pero no legal- de la ciudadanía que exige recuperar la paz y seguridad.

El gobierno de la República trabaja sin descanso en cumplir las metas sexenales que se propuso. Este camino no es fácil porque parte de reconstruir mucho de lo heredado. Y es claro que no se trata de echar culpas que justifiquen, pero si dar el contexto, ya que presenciamos un avance inexorable, en que jamás se deber perder de vista que el fin último es transformar verdaderamente a esta Nación, y en el camino queremos más buenas noticias como lo logrado hasta el momento en Michoacán.

Suma de esfuerzos y una nueva relación

A lo largo de la presente Administración federal se ha consolidado el paradigma de que solamente una coordinación honesta y eficiente entre los órdenes de gobierno logrará romper con los esquemas pre establecidos en los últimos gobiernos, caracterizadas por una débil integralidad en las políticas públicas emprendidas. Si bien las políticas públicas emprendidas por las pasadas administraciones lograban integrar a distintos órdenes de gobierno e instituciones, en el fondo no se logró consolidar ejercicios de coordinación efectiva. Debido a que prevalecía el principio de alcanzar los indicadores de desempeño, no se iba más allá; las instancias gubernamentales se abocaban a cumplir con sus planes y programas sin enfatizar el logro de sinergias y complementariedades que resultaran en beneficio de la ciudadanía. Lo anterior era agravado por conflictos entre la Federación y los Estados, particularmente con el objetivo de ganar protagonismo y capital político mediante la ejecución de recursos y la cooptación de beneficiarios. Dicha situación de competencia dio como resultado “el gobierno archipiélago”, término que Rosario Robles ha acuñado efectivamente para referirse a gobiernos estatales y el federal, que, si bien, tienen como elemento en común el trabajo en beneficio de la ciudadanía, actúan de forma aislada y muchas veces, sin sincronía.El camino hacia el rompimiento de este paradigma de actitudes y actividades no ha sido fácil. Sin embargo, la administración del Presidente, Enrique Peña Nieto, ha demostrado ser pragmático, conciliador, abierto y transparente, sin dejar de lado las virtudes de la diplomacia y la buena fe. Desde el primer momento, el Presidente dejó en claro que actuaría como Jefe de Estado y no como líder de partido, imprimiendo un sello propio a las acciones del Ejecutivo.El trato con Entidades y Municipios no podía ser la excepción. En los temas prioritarios para los mexicanos, pobreza e inseguridad, y en las estrategias para enfrentarlos, la Federación ha buscado activamente ir de la mano con los otros dos órdenes de gobierno para encontrar soluciones definitivas y de raíz a estas problemáticas. La Federación ha tomado el territorio como base y al individuo como centro de las políticas, en un claro ejercicio de cumplimiento con la obligación que tiene el Estado de hacer efectivos los derechos sociales.De esta forma, puede apreciarse cómo se ha renovado la institucionalidad y el marco operativo que sustenta los programas sociales y las intervenciones, buscando ejecutar acciones transversales e integrales, en donde cada orden de gobierno aporte lo que tiene a su alcance, para lograr una verdadera suma de esfuerzos, presupuestos y recursos variados. Lo anterior se traduce en lenguaje llano en hacer más con lo mismo, mejorando la focalización, potenciando la inversión y estableciendo objetivos comunes. Se insiste, estas acciones conjuntas tienen reglas claras y mayor transparencia en el ejercicio el gasto y los objetivos a alcanzar. Esta transparencia y rendición de cuentas abarca: los montos de recursos, lineamientos, reglas de operación concretas y padrones de beneficiarios abiertos a la consulta. Lo anterior representa el sello particular de la Política Social de Nueva Generación del presente Gobierno.Uno de los instrumentos más importantes que tiene, este año, la Política Social, es la utilización del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social del Ramo 33 (FAIS), el cual sirve de eje para una estrategia fundamentada en los principios de concurrencia e integralidad. A través de la renovación del marco legal que sustenta al FAIS, la Sedesol tendrá una nueva relación con Estados y Municipios para lograr una mejor focalización y ejecución de los recursos de este Fondo –casi 60 mil millones de pesos- dirigidos a abatir las carencias sociales y disminuir los indicadores de pobreza multidimensional. Estas reformas permitirán lograr esquemas de concurrencia y mezcla de recursos mediantelos cuales, las dependencias involucradas han aceptado participar en el proceso de un ejercicio fiscal basado en resultados. Así, por ejemplo, CFE, CONAGUA, SEDATU, e incluso BANOBRAS, concurrirán con estados y municipios,revitalizando este Fondo, y consolidándolo como un verdadero instrumento de combate a la pobreza, propósito con el que fue diseñado.Este martes, la Sedesol terminó la primera etapa de capacitación a nivel nacional sobre las reformas al Ramo 33, misma que fue impartida a autoridades locales. Fue, precisamente, a los 16 jefes delegaciones del Distrito Federal, a quienes de manera conjunta con el GDF, se les dieron a conocer las nuevas atribuciones y los objetivos del FAIS. Junto con Coneval y la Auditoria Superior de la Federación, se les impartió una amplia explicación sobre la forma de operar del Fondo. De esta manera se crea una nueva relación de trabajo y cooperación con los gobiernos locales, en la que éstos se han caracterizado por su amplia disposición y su gran voluntad para participar y coordinarse en aras de un objetivo común: la superación de la pobreza, más allá de ideologías partidistas o intereses de otra índole.Los tres órdenes de gobierno coinciden en identificar a la pobreza urbana como prioritaria, por lo que el camino ha quedado trazado, en el DF y en todo el país, traduciéndose en un paradigma de “trabajo conjunto y esfuerzo coordinado”.

Un 10 de mayo para revalorar a la mujer

La construcción de estereotipos dentro de nuestra sociedad ha llevado a acotar los roles que dentro de ésta desempeñan los géneros masculino y femenino, con efectos perniciosos en el desarrollo del conglomerado humano en general. Me explico: en un claro ejemplo de estereotipo vemos que el hombre es el proveedor de la familia y la mujer la encargada del cuidado del hogar. Hoy sabemos perfectamente que esto ha cambiado, pero las secuelas del estereotipo perduran. El papel de madre que tiene la mujer – románticamente idealizado para festejarla los 10 de mayo- muchas veces se vuelve contra ella misma, porque increíblemente todavía existen empleadores que discriminan a las empleadas por, precisamente, ser madres y llegan hasta el extremo de pedir certificados de ingravidez para contratar, lo cual es una violación flagrante a los derechos constitucionales de la mujer.

En el siglo XXI, el rol hombre-proveedor, mujer cuidadora se alteró porque fueron precisamente las féminas las que tuvieron que salir al mercado laboral para completar el ingreso del hogar. Este proceso significó una gran transformación que trastocó las bases sobre las que estaba organizada la sociedad. Pero irónicamente, al cambiar el rol tradicional, esto no modificó el papel del cuidado, ya que según cifras de la CEPAL, las mujeres aportan el 85% del trabajo doméstico y el 15% solo aportan los hombres, esto significa que la mujer asumió la doble carga de aportar al hogar un ingreso pero sin dejar su responsabilidad de vigilar que éste marche bien, convirtiéndose esto en la práctica, en una doble jornada laboral.

La Organización Internacional del Trabajo ha propugnado que esta carga de responsabilidades se redistribuya entre la mujer, la pareja y el Estado. Y de la misma forma, es necesario que las instancias como la Secretaría del Trabajo del Gobierno de la República hagan efectivos los derechos de las mujeres en el aspecto laboral, para evitar su discriminación en los centros de trabajo o bien cuando solicitan empleo. En este sentido, es donde en verdad valoraremos el papel de la mujer en esta sociedad moderna tan exigente y tan reclamante. Porque si a alguien podemos calificar de productiva, es a la madre mexicana, que donde sea o como sea, siempre será trabajadora, con o sin remuneración. Pero con mayor razón si es jefa de familia y de ella depende el sostenimiento de su hogar. En el México de hoy, es ya significativo el porcentaje de familias mexicanas que tienen a la cabeza una mujer, sola o no, y que tiene que cumplir con ese doble rol, pero además con la preocupación de ser la única opción para sacar a sus hijos adelante.

Es indispensable reconocer que la madre mexicana ha demostrado su gran capacidad para dar cohesión a la familia, y que parte del cambio de la mujer al trabajar ha afectado a la sociedad. Por eso es necesario revalorar el gran aporte de ellas, para no festejar enfáticamente el 10 de mayo como una fecha emblemática, sino con el diseño de grandes políticas públicas que permitan realmente proteger y fortalecer el nexo familiar, al poner a la mujer en el centro de dichas políticas. Al revalorar el trabajo y el desempeño de las mujeres estaremos replanteando el sentido y concepto de la familia del siglo XXI, el cual ya está lejos de los arquetipos vetustos con los cuales crecimos.

Por eso es muy importante los señalamientos que hiciera el Presidente Enrique Peña Nieto el pasado viernes, al festejar por adelantado a las madres mexicanas en Los Pinos. Ahí expresó varios de los puntos aquí analizados y les recordó que este Gobierno es el primero que ha impulsado una perspectiva de género dentro del Plan Nacional de Desarrollo, lo que ha obligado que todo programa o acción que inicie su gobierno, deberá considerar esta línea transversal, es decir, el impulso y beneficio a la mujer, como acciones que disminuyan la desigualdad entre géneros. De igual forma, expuso las acciones que se han desarrollado en estos 16 meses de su mandato, hacia las mujeres y las familias mexicanas, destacando las de políticas social que coordina la SEDESOL y anunció a través de la SEDATU un programa de vivienda a bajo costo para las jefas de familias. En fin, en este festejo el Presidente demostró el interés del Gobierno por fortalecer los derechos y por ende, el papel de la mujer madre de familia. De las acciones descritas, el Gobierno de EPN cumple su aportación, dotando de elementos con los que el Estado absorbe su parte en el cuidado de la familia mexicana.

Y como dijera la Secretaria Rosario Robles en el mismo evento: “Nosotras estamos moviendo a México, y eso, es indispensable que se valore y se reconozca”

Mejores tiempos para los trabajadores mexicanos.

En un aniversario más del Día del Trabajo, el Presidente Enrique Peña Nieto dio un mensaje bastante esperanzador sobre el futuro de nuestro país y sobre todo, para las familias de los trabajadores mexicanos. Este mensaje trató de dejar muy en claro el impacto que tendrán las reformas estructurales, sobre todo la energética, y los beneficios que acarreara para crear así mejores condiciones de vida para todos.
Veamos, en primer lugar atraerá –la reforma energética- grandes inversiones al país, generando miles de nuevos empleos, tanto en el sector energético como en el resto de la economía. Segundo, las empresas, especialmente las pequeñas y las medianas, tendrán más energía y a menor precio; serán rentables y podrán crecer y contratar más personas. Y tercero, porque con esta y otras reformas y acciones, como el Programa Nacional de Infraestructura, se están creando nuevas bases para el desarrollo económico. De tal forma, el Presidente Peña Nieto enfatizó que la Reforma Energética permitirá que México crezca más rápido y su economía sea más competitiva a nivel mundial.
En su férrea defensa sobre la importancia de la Energética, Peña Nieto destacó el hecho que a través de ésta se fortalecerá la soberanía nacional y se incrementará la seguridad energética del país, al reducir nuestra dependencia del exterior, pues con el nuevo andamiaje legal se podrán explotar en beneficio de los mexicanos, los abundantes yacimientos de hidrocarburos a los que hasta ahora, no se tiene acceso. Todo esto esto debe redundar en un cambio favorable para los trabajadores mexicanos para que nuestra competitividad ya no se base en salarios bajos sino en factores como la disponibilidad de energéticos, una mayor cobertura y calidad de nuestra infraestructura, el talento de nuestros jóvenes, más investigación y desarrollo, así como la creciente productividad de nuestros trabajadores.
En otras palabras, la necesidad de transformar e impulsar el desarrollo nacional, pasa forzosamente a tener éxito en la aprobación de las leyes secundarias que reglamenten las grandes reformas estructurales. Si bien fue un gran logro para nuestro país todos los cambios alcanzados el año pasado, el articular las reglamentarias será lo que concrete dicho esfuerzo para empezar a darle ruta a los beneficios tan esperados por el pueblo mexicano. Resultó preocupante que en este período que pasó se empantanaron en ambas cámaras legislativas la obtención de acuerdos para que fueran aprobadas las legislaciones reglamentarias. Esto obligó a periodos extraordinarios para su análisis, discusión y eventual aprobación.
Ahora bien, realmente es urgente alcanzar acuerdos, ya que el escenario tan optimista que presenta el Presidente resulta alcanzable, en un medio plazo, y entre más se tarde la aprobación del marco jurídico, se complicará y se retardará el arribo de inversiones extranjeras que detonen el cambio. Los grandes capitales están a la expectativa y esperan las señales que le den seguridad y confianza para invertir. Tanto en materia energética como de telecomunicaciones es de vital importancia dar forma a una legislación que regule de fondo y que permita la sana competencia a la vez que logre los equilibrios entre los factores de la producción.
Pero tal pareciera a veces que las fuerzas políticas partidistas estén más preocupadas por el futuro político de sus institutos que por el futuro del país. El privilegiar la aprobación de las leyes secundarias de la Reforma Político Electoral al resto de las demás nos habla que aún es común entre los partidos las prácticas que les permitan obtener los” equilibrios necesarios” sobre todas las cosas. Estas prácticas retrasan y amenazan la recuperación de la economía mexicana, tan urgente en estos momentos.
El nuevo escenario de nuestro país es con turbulencias, los meses por venir serán decisivos para confirmar las grandes expectativas que confirmen si revive el” Mexican Moment”o hay que esperar a que PAN y PRD diriman sus diferencias internas. Por eso es tan oportuno el mensaje de EPN del pasado 1 de Mayo, en donde, sintetizando, nos promete que vendrán mejores tiempos.

MÉXICO SOLIDARIO.

El pasado martes en la Ciudad de México, el Presidente Enrique Peña Nieto inauguró la Primera Reunión de Alto Nivel de la Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo. Evento de gran trascendencia ya que delinea un resumen del estatus de la Humanidad en su lucha por erradicar enemigos comunes, principalmente, el hambre, enfermedades, la muerte materno-infantil.

En sendos discursos, los más altos oficiales de la ONU, la OCDE y en general de quienes coordinan estos esfuerzos, ejemplificaron la manera en que se vienen colegiando esfuerzos para ir disminuyendo los flagelos, a través de metas comunes, los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se reconocieron avances, por ejemplo, José Ángel Gurría destacó que en México 500,000 personas han salido de la pobreza extrema conformé a la última medición de CONEVAL, pero todos coincidieron que son demasiados los retos que faltan por resolver. Basta mencionar que nuestro país alcanzará un 84% de cumplimiento de los ODM teniendo tareas pendientes que lograr en materias muy específicas.

En su mensaje, el Presidente Enrique Peña Nieto destacó la gran participación que ha tenido nuestra Nación en este esfuerzo conjunto. Se refirió a que somos un país solidario y generoso que ha hecho de la cooperación y colaboración económica, la asistencia humanitaria y el esfuerzo compartido por un mundo mejor, un testimonio claro de su responsabilidad global.

Hay que resaltar que México cuenta con su propia Agencia para la Cooperación Internacional para el Desarrollo, la que es un medio para superar la pobreza y reducir las brechas de desigualdad que prevalecen entre las naciones. Es necesario recordar que México se ubica como un país de renta media, lo que le implica ya no ser tan favorecido para recibir recursos de los países más desarrollados pero si, en contario sensum, a proporcionar mayor asistencia técnica y económica a los países de menores ingresos.
Y precisamente a eso se refería el Presidente Peña Nieto al señalar que a la globalización de la economía debe seguirle la globalización de la solidaridad, como medio y fin para coadyuvar en la erradicación de la pobreza, evitar que niños mueran por enfermedades prevenibles y asegurar que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres, entre otros objetivos.

De la misma forma, es necesario que las metas del Milenio se replanteen para efectos de definir la Agenda de Desarrollo Post -15, finalidad de esta primera reunión de alto nivel, siguiendo con la serie de foros y eventos multilaterales que dan sentido a esta lucha universal, previa a la conclusión de la Agenda ODM.

El Presidente definió tres ejes básicos que delimitan la participación internacional mexicana en este tema: Institucionalización de los principios básicos de la cooperación eficaz del desarrollo; Ampliar y mejorar la calidad de la ayuda internacional y Promover la adopción de una iniciativa global para la inclusión. Al tiempo que anunció que la contribución mexicana a la Agenda para el Desarrollo Post 2015 será proponer se definan metas significativas en las múltiples dimensiones del desarrollo, incluyendo alimentación, educación, ingreso, salud, seguridad social y servicios básicos de la vivienda.

Precisamente lo que hoy ocupa la Política Social de su Gobierno.
DESDE AQUÍ UN ADIOS AL YA ETERNO Y UNIVERSAL GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.

Una relación con nuevos aires

Francia es, sin duda, una de las naciones que mayor influencia ha tenido sobre nuestro país, históricamente. Son muchas las contribuciones e intercambios que han tenido México y el país Galo, en multitud de campos y en amplitud de temas. Una relación que no ha sido tan fácil, ya que ha tenido capítulos oscuros, al igual que momentos luminosos. La influencia filosófica y cultural de los franceses ha inspirado a muchos de nuestros grandes pensadores y artistas.
Todavía perdura en la memoria la histórica visita de Charles De Gaulle figura nacional y en aquel entonces Presidente de la República Francesa, que hiciera a la Ciudad de México hace más de 50 año y en donde fuera su anfitrión el Presidente Adolfo López Mateos; dicha visita resulta emblemática de la amistad franco-mexicana, en donde se confirmó un nexo de solidaridad y fraternidad entre ambos pueblos, que como decíamos, se encontraba cimentado en lo más profundo de las raíces del alma de una nación, que son la cultura y el pensamiento de carácter universal.
Por eso resultó tan traumante el episodio que se vivió ante la liberación de Florence Cassez, mujer de origen francés que por sus relaciones con una banda de secuestradores fue apresada en nuestro país en el sexenio pasado. Lamentablemente, este caso se diluyó al comprobarse que la detención de Florence y el resto de la banda, fue utilizada para dar un efecto dramático y posterior transmisión mediática, para ensalzar el trabajo policiaco de la extinta secretaría de Seguridad Pública, a cargo de Genaro García Luna. Este ardid le sirvió a la francesa para ser utilizado como argumento jurídico e interponer el recurso legal que le permitió obtener su libertad al pronunciarse la Suprema Corte de Justicia de la Nación al respecto. Esto fue de alto impacto para nuestro país, sobre todo que Francia había venido encabezando una fuerte campaña para obtener la excarcelación de Cassez, campaña que se dio en diversos tonos y muchas veces en un sentido invasivo de la autonomía del Poder Judicial Mexicano y en general de nuestra soberanía.
Esta fue la herencia que recibiera el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Una relación desgastada con los franceses a causa de este incidente, el cual creció en proporciones no esperadas. Esto fue muy lamentable dada la causa tan banal y simple que motivó llevar a México a una situación de entredicho, en donde el peso histórico de la relación solidaria fue puesta al lado de una mujer a todas luces culpable de secuestrar a inocentes mexicanos. Aunque después ella se volvió el fiel reflejo de la inocencia, envuelta en un medio hostil y salvaje –como la hicieron ver los medios franceses a sus conciudadanos- y a la que era obligación del gobierno galo ir en su rescate. Su liberación, al final, dejó humillación e ira para nosotros. Este triste incidente solo sirve para recordar otro equivoco como fue el famoso “comes y te vas”, ejemplos claros de porqué México fue retrocediendo presencia y autoridad en el concierto internacional de las naciones.
Casos como estos hicieron necesario que la diplomacia del actual gobierno se empleará a fondo para reconstruir la imagen internacional de México y reposicionarlo como un actor con responsabilidad global, para recuperar los espacios perdidos y hacer de nuestra nación un lugar que despertara el interés tanto de turistas como inversionistas y así poder contribuir a un México más próspero e incluyente. Por eso, dentro de la nueva estrategia, nuestro país recibió esta semana al Presidente de la República Francesa, François Hollande, mandatario que con su visita, manda un mensaje de nuevos aires en la multi citada relación franco-mexicana, tan importante por sus amplias connotaciones. En esta oportunidad, los presidentes Hollande y Peña Nieto firmaron 42 acuerdos, en temas tan variados como el ámbito académico, de la salud, del desarrollo sustentable, de cooperación internacional, en materia de seguridad pública, finanzas, aeronáutico y energía, tanto para cooperación de asesoría técnica en energía nuclear como en exploración y producción de hidrocarburos. Así mismo se fortaleció la cooperación del ámbito multilateral, particularmente en la agenda de reformas de la ONU y la Agenda de Desarrollo Post 2015, así como la coordinación en materia de defensa y seguridad, a partir de ejercicios y operaciones conjuntas contra el narcotráfico marítimos. Muy amplio y variado el paquete de acuerdos y convenios que dará un nuevo impulso a la relación entre nuestras naciones, dejando atrás el bochornoso incidente que nos distanció. Y para seguir, como se dijo en el acto oficial, caminado mano con mano, pero también corazón con corazón.

LAS NUEVAS EXPECTATIVAS DE UN NUEVO INE

Como todos sabemos, dentro del proceso de Reformas Estructurales que se dieron en nuestro país en el 2013, la Político-Electoral fue una de las que causó más expectativas por lo amplitud y ambición de los objetivos que se planteaba. Tuvo un carácter protagónico dentro de las discusiones que se dieron en ambas Cámaras, ya que la posición del PAN y del PRD le dieron un cariz de “moneda de cambio”, ante la urgente necesidad, por parte del Gobierno de Enrique Peña Nieto, de impulsarlos temas torales: el energético y el hacendario.

La presión a la que se sometió al Pacto por México fue directamente proporcional a los acuerdos logrados que se fueron transformando en leyes. No hay que olvidar que fueron precisamente las modificaciones a los marcos constitucionales en materia política y electoral los argumentos convincentes que funcionaron como catalizadores para consolidar la firma del Pacto en los albores de este sexenio.

Resulta claro, después de la revisión histórica, que las modificaciones a los marcos normativos de las campañas, se dan posteriormentea situaciones coyunturales y la mayoría han adoptado el carácter de “parches” que no responden necesariamente a las mejores decisiones políticas. Las actitudes de los partidos convirtieron a las instituciones electorales en rehenes de los estados de ánimo y pasiones de los principales actores políticos. Esto puede apreciarse en el hecho de que la principal figura del sistema democrático mexicano, el Instituto Federal Electoral–que iba en un franco proceso de consolidación, desde los comicios del 2006 y con mayor celeridad después del proceso electoral del 2012,sufrió un grave deterioro de la confianza ciudadana, resultado de los ataques efectuados por quienes no ganaron en ambos comicios.Lo anteriorcausó que el IFE entrara en un proceso de descomposición, a tal punto que se cuestionó su naturaleza, funciones y eficacia. Como resultado, los consejeros ciudadanos fueron dejados a su suerte, siendo removidos anticipadamente, dejando vacantes algunos puestos, como un preludio de la muerte institucional que se avecinaba.

Por otra parte, la transición de régimen y las negociaciones de los temas estructurales requirieron que los operadores políticos del Presidente Peña Nieto impulsaran los cambios de fondo a que se había comprometido el nuevo gobierno, fortaleciendo la congruencia política del Presidente. Estas señales fueron entendidas por los dirigentes partidistas de oposición como que había llegado el momento para ir a fondo y presionar para conseguir cambios definitivos, más allá de la coyuntura. El escenario de las elecciones locales del 2013, colocó en la mesa los elementos necesarios para un nuevo planteamiento, que la organización de las eleccionesestatales se hiciera de forma centralizada, ante las aseveraciones de que las manos de los gobernadores se encontraban dentro de los institutos electorales de los estados, lo que alteraba la equidad y transparencia de los comicios locales.

Más allá de estos argumentos, la realidad fue que junto al paquete negociado y acordado por las fuerzas políticas en la pasada Legislatura, se levantó el acta de defunción de un IFE, víctima de su propio éxito. De garante de la transparencia en los comicios, pasó a ser el pararrayo de las frustraciones de los partidos políticos, que buscan reconstruir el sistema político electoral de los mexicanos desde sus cimientos.

Como corolario de este proceso de muerte y vida institucional, este jueves nace en la Cámara de Diputados, el acordado Instituto Nacional de Elecciones (INE), que deberá tener el gran compromiso de ser el medio por el que el ciudadano recupere la confianza en el proceso electoral. Sobre todo, el INE debe aspirar a ser la arena político institucional en donde los grandes temas relativos a la democracia nacional se diriman. Como todo recién nacido, tiene grandes retos, aspiraciones, oportunidades, pero también dudas y expectativas que sólo el tiempo podrá ir develando.
Aún quedan grandes preguntas que debemos reflexionar: ¿En qué medida el INE podrá dar la certeza y objetividad en los comicios estatales que tanto reclaman el PAN y el PRD? ¿Nace el INE con el lastre de que los nuevos consejeros sean nombrados por cuotas partidistas, o bien son el resultado de un proceso que garantizaría la transparencia y la imparcialidad? ¿Podrá el INE recomponer la institucionalidad electoral en México y no sólo ser una mera transición de siglas y nombres? Esas son las nuevas incógnitas –entre muchas otras- que genera hoy el nuevo Instituto Nacional de Elecciones.

El sueño Iberoamericano

Hace 23 años, en la Ciudad de Guadalajara, nació la llamada Conferencia Iberoamericana, como una iniciativa de nuestro país encaminada a lograr la unidad y cooperación de los países identificados por su historia, cultura y lenguas. Este mecanismo multi lateral tiene como propósito coordinar acciones y proyectos en temas tan diversos como agua, cultura, educación, desarrollo urbano, justicia y propiedad intelectual. En la actualidad son ya 22 países que están integrados y cuya población representa el 10 por ciento de la mundial, y ejerce 30 programas en dichas naciones.

El pasado viernes se llevó a cabo, en la Residencia Oficial de Los Pinos, el traspaso de la Secretaría General de esta Conferencia de don Enrique Iglesias a la señora Rebeca Grynspan, ambos talentosas figuras internacionales, siendo la segunda la que a partir del 1 de abril tendrá bajo su responsabilidad, conducir los esfuerzos internacionales de este conjunto de naciones tan parecidas y tan disímbolas a la vez. En esta ceremonia, el Presidente Enrique Peña Nieto hizo un recuento de las principales aportaciones que este mecanismo ha dado a las naciones miembro durante sus 23 años de existencia; de la misma forma, exhortó a la nueva secretaria general a transformar a este organismo iberoamericano para que su función unificadora siga dando frutos y así poder dar un nuevo impulso colectivo al progreso de nuestros países.

Esto sirve para hacer una serie de reflexiones sobre la importancia del trabajo colectivo, sobre todo por los grandes retos que tienen los países iberoamericanos. Hoy vemos a España y Portugal que se convulsionan ante una terrible crisis que los sacude y de la cual no se ve pronto la salida. Ha sido de tanto impacto esta crisis que los ha venido a cuestionar –principalmente a España- su papel en la Unión Europea y hasta su integridad como nación. Cada vez son más fuerte los aires separatistas de la región catalana, lo que resulta en un dolor de cabeza para todas las naciones europeas, ya que de darse esta independencia pondría el mal ejemplo, de por sí ya adelantado con el caso de Crimea, entre otras regiones que vienen buscando lo mismo. La crisis laboral y el descredito de los políticos españoles, empezando por la Casa Real, no contribuyen en nada a dar rumbo a la que fuera llamada nuestra Madre Patria.

En este lado del Hemisferio, los países hispano parlantes y Brasil, buscamos una identidad propia para salir de nuestros grandes problemas. Es cierto que se ha avanzado muchos de manera promedio; entre nuestras naciones, ha disminuido la pobreza, se ha consolidado la democracia y el respeto a los derechos humanos ya es un referente obligado. Así mismo, los problemas de inflación descontrolada, son cosa del pasado. El crecimiento promedio es aceptable y existen economías grandes como la nuestra o la brasileña. El futuro, parece, puede ser visto con optimismo. Pero aquí el gran desafío es ir cerrando las brechas de disparidad que existen en los países, esto se refleja en el hecho de que el reto no se sitúa tanto en crecer sino en distribuir con mayor equidad la riqueza creada. De nada servirá que los gobiernos impulsen políticas económicas para fortalecer su desarrollo, si no van acompañadas con las adecuadas estrategias que permitan cerrar diferencias sociales, en base a evitar la acumulación de riqueza en detrimento de las mayorías que carecen de lo más básico.

En México, esta es la razón de haber incluido un objetivo en el Plan Nacional de Desarrollo llamado “México Incluyente” orientado no solo a disminuir la pobreza si no, en un plano superior, a lograr una sociedad realmente incluyente, en donde se cierran brechas entre el campo y la ciudad, hombre y mujer, indígena y no indígena, etcétera. Es increíble cuando revisamos el recién presentado Índice de Desarrollo Humano Municipal –estudio realizado por el PNUD- y nos percatamos que la Delegación Juárez del DF tiene los mismos indicadores que Alemania, pero que municipios de Oaxaca y Guerrero se encuentran al nivel de los países africanos más pobres. Esa es la realidad no solo de México sino de gran parte de los países latinoamericanos.

Así pues, Peña Nieto enfatizó la necesidad de trabajar para reafirmar al organismo iberoamericano y que éste refuerce su trabajo tendiente a lograr mayor unidad y cooperación entre nuestros pueblos. En diciembre, Veracruz será sede de la Conferencia Iberoamericana la cual, sin duda, servirá para repasar en donde estamos y hacia dónde queremos ir.

El seguro de desempleo y la pensión universal

La semana que acaba de finalizar fue testigo de hechos importantísimos en los anales de las conquistas y logros sociales nacionales, ya que fueron aprobadas tanto la Ley de Pensión Universal y algunos cambios en cinco leyes relativas a la seguridad social, con lo que se establece el Seguro de Desempleo. Estos grandes actos legislativos marcarán el rumbo de la protección social en México y son consecuencia de la Reforma Constitucional aprobada en la Cámara Baja el año pasado y que aún está pendiente por resolver su trama constitucional en el Senado. Pero esto no obsta para avanzar en la instrumentalización de los derechos universales a través de las modificaciones a las leyes encaminadas a la protección de las personas.

El hacer que los derechos sociales consagrados en la Carta Magna de nuestro país transiten en acciones materiales palpables, es uno de los más grandes retos que tiene el Estado. Siempre ha sido muy fácil el discurso revolucionario pero cuando éste se enfrenta ante las estrecheces que significa los temas mundanos como el presupuesto y la operatividad de los programas, viene el gran ejercicio de hacer compatible la realidad con lo ideal. Por eso es indispensable transformar principios básicos en reglas operativas claras y transparentes.

Es el caso de la nueva Ley de Pensión Universal, que parte de una iniciativa presentada por el Ejecutivo desde octubre pasado y la cual fue enriquecida por los distintos partidos políticos, dando como resultado una nueva normatividad que permitirá dar un fuerte impulso a la protección las personas de la tercera edad, mayores de 65 años, con un ingreso mensual igual o inferior a 15 salarios mínimos, que sean compatibles con las pensiones que ya se otorgan en los gobiernos locales, que se incluyera el pago de los gastos funerarios y se redujera el tiempo para la transferencia de la operación de este programa de la Sedesol al IMSS. Su operación ya quedó contemplada a nivel presupuestal este año, a partir de que la ley concluya su aprobación, promulgación, publicación e iniciación de vigencia, quedando institucionalizada. Es decir, con esto se le da fuerza de ley al actual programa operado por Sedesol de Adultos Mayores y hace que pase paulatinamente de 580 pesos mensuales a 1092 pesos. Además, se previó el ajuste de edad conforme a un coeficiente que toma en cuenta la expectativa de vida.

Por su parte, el seguro de desempleo fue objeto de un fuerte análisis durante el proceso de votación en la Cámara Baja, dado que se contempla financiar parte del recurso con fondos provenientes de la sub cuenta de vivienda que tienen los trabajadores cotizando y que para tal fin se creará un fondo mixto donde se canalicen dichos recursos más una aportación solidaria de hasta 9 mil millones de pesos del Gobierno de la República. Este fondo sería administrado por el IMSS y por el ISSTE conforme a la aplicación de sus leyes. Los posibles beneficiarios serían aquellos trabajadores que se quedarán sin empleo y no cuenten con pensiones o jubilaciones y que hayan estado mínimo dos años en sector formal. El seguro tendrá una duración de máximo seis meses y solo podrá accederse a él una vez en cinco años. Gracias a este seguro y durante su vigencia, el trabajador recibirá una parte proporcional de su último sueldo.

Es claro que el dar forma a lo mandatado en la Constitución, requiere de un gran esfuerzo presupuestal, tal y como se justificó durante la discusión de la Reforma Fiscal aprobada el año pasado. Y tal vez, más allá de la polémica de los montos otorgados y de las formas de financiamiento propuestas, lo que es digno de celebrarse es que este Gobierno y su Presidente cumplen compromisos reflejándose en nuevos instrumentos de política social que permiten a nuestro país mejorar su red de cobertura y protección universal, como siempre, en atención de las causas de la clases sociales mayoritarias.

Una sociedad de derechos

El máximo nivel a que debe aspirar toda nación democrática, como derecho y como obligación, es alcanzar el total respeto y protección de los derechos humanos de sus conacionales. De nada sirve tener un sistema electoral perfecto, desde un punto de vista formal, si los agentes del Estado no observan una conducta intachable en este sentido. De igual forma, los deberes en la materia deben ser un férreo compromiso permanente e irrenunciable para todos los integrantes de los tres órdenes de gobierno.

Estas fueron las ideas que prevalecieron al presentarse el Informe de Actividades de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que preside el Doctor Raúl Plascencia Villanueva, ante un marco plural y republicano, encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto; Plascencia dio cuenta tanto de las actividades realizadas por el órgano mexicano procurador de la observancia a la protección de derechos humanos, así como de la acciones oficiales para ir mejorando su actuación en el ámbito del respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Y no podía haberse dado este informe en un momento más oportuno, dado el complejo momento por el que se atraviesa, debido la estrategia para Michoacán y el galimatías que representa para el Estado Mexicano la existencia de las autodefensas locales. Porque este tema salió a flote y permitió contrastar el presente con el pasado, sobre todo en el papel que desempeña actualmente el Ejército en la lucha anti crimen. Mucho hemos insistido que el resultado que se obtenga para la entidad michoacana, será definitivo para el resto del país que vive en condiciones similares, ante la embestida e influencia de las bandas delictivas. ¿Pero cómo pensar en sacudir de tajo todas las estructuras infiltradas por el crimen organizado usando la fuerza del Estado sin el riesgo de afectar a los inocentes? El inicio de la guerra contra el narco que se dio en el sexenio pasado, significó también que las denuncias por violaciones a los derechos humanos aumentarán exponencialmente en contra de las fuerzas castrenses. Sin duda que un frío análisis concluiría que, después de la erosión del Estado de Derecho y el altísimo daño por efectos colaterales, que el precio pagado no sirvió de nada, si al 2014 Michoacán estaba igual o peor que en el 2006 cuando llegó el ejército a las calles.

Es claro que los soldados solo cumplen órdenes y que el carácter y objeto de estas fuerzas no son el combate al crimen o realizar actividades policiales. Cuando en el sexenio pasado recibieron la instrucción de realizar estas funciones, no estaba preparado para tomar tal papel en un escenario donde conviviría con civiles inocentes. Esto ocasionó el surgimiento de la problemática que hoy, satisfactoriamente, ha disminuido, ya que tal como lo informará el ombudsman mexicano en su informe de actividades, hasta en un 50 % se redujo el número de denuncias en contra del ejército mexicano por violaciones de derechos humanos en contra de ciudadanos. Este es un mérito de las fuerzas militares ya que hicieron grandes esfuerzos para capacitar a sus elementos en dichos temas y así dar una nueva imagen, con lo cual se mejora su activo papel en la lucha contra las lacras de la sociedad mexicana.

Pero también comentamos que el escenario michoacano obliga a revalorar el Estado de Derecho. Es indudable que la descomposición de las instituciones formales, permitió un avance silencioso, pero muy profundo de los tentáculos delictivos, hasta lograr que se apropiaran de gran parte del territorio, de actividades económicas claves y de poblaciones enteras. Cortar estos tentáculos no será fácil, de ahí el valor de la concepción de una estrategia integral que permita basar la intervención del gobierno no solo en el uso de la fuerza, sino además en la reconstrucción del tejido social, soportado éste en un desarrollo social incluyente. Así, la presencia de las llamadas autodefensas, ha sido tratada con gran inteligencia ya que no fueron desaparecidas sino entendidas como una expresión legitima –más no legal- de la desesperación ciudadana debido a su impotencia ante la falta de respuesta oficial. Pero se llegó el momento de hacerlas pasar a la trasparencia institucional como coadyuvante de la transformación michoacana.

México, en materia de derechos humanos, ha hecho grandes avances, como reconoció Raúl Plascencia. Pero falta profundizar y extender a los tres órdenes de gobierno esta visión de país moderno y en este orden de ideas; en el mismo acto el Presidente Peña Nieto hizo un llamado a que todos los servidores públicos sean los primeros en respetar y hacer respetar los derechos fundamentales, como el camino que permita convertir a México en una sociedad de derechos y en la que todos, sin excepción, gocen del ejercicio pleno de sus derechos y libertades

Equidad de género, fuente del desarrollo nacional

Este 8 de marzo se llevó a cabo un aniversario de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.
Como cada año, se re valora, aunque no debiera ser necesario, el papel decisivo que representan las mujeres en el mundo. Las manifestaciones de apoyo a las mujeres van desde poemas que exaltan su valor como proveedoras de vida y de alimento, hasta eventos para difundir la relevancia de la mujer en los ámbitos políticos y económicos y cómo, mediante sus acciones, transforman la dinámica social en el mundo.

Es indudable que el diseño e implementación de políticas públicas debe considerar a las mujeres para poder ser eficaz. Bien es cierto que las brechas se han ido cerrando en nuestro país y en el mundo, sin embargo, aún existen retos para el logro de la equidad de género.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) identificó en el 2012 a 12.3 millones de mujeres con ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo, mientras que 11.2 millones de hombres se encontraban en la misma condición. De acuerdo a la misma fuente, 20.2 por ciento de las mujeres tenían rezago educativo, mientras que solamente el 18.4% de los hombres experimentaba esta carencia social.

El Reporte de Desarrollo Humano 2013, publicado por la ONU, identifica brechas importantes en la participación política de las mujeres, pues tan solo el 36% de los puestos de representación popular eran ocupados por mujeres. El Reporte de Desarrollo en el Mundo 2012, publicado por el Banco Mundial, señala que en México las mujeres ganan, por cada pesos ganado de los hombres, 80 centavos, es decir, 20% menos que los hombres.

Generar políticas públicas que reduzcan las diferencias de las mujeres con respecto a los hombres en materia de ingreso, participación política, carencias sociales, horas trabajadas y participación en las decisiones de la comunidad, es imperativo por razones de justicia social y de eficacia, ya que sin la participación de la mujer, los esfuerzos institucionales se verán mermados.

Por ello, es adecuado valorar a las mujeres como una fuente de potencial productivo en el que debe invertirse y que debe reconocerse no solamente un día, sino tenerlo presente todo el tiempo. En México, particularmente, es menester apoyar a las mujeres en condiciones de pobreza para que ésta no se transmita a las siguientes generaciones. También es importante generar mecanismos para que las mujeres cuenten con mayores herramientas para la toma de decisiones al interior del hogar, en las esferas políticas y en los puestos de dirección empresariales.

Lo anterior no será posible sin la participación de los tres órdenes de gobierno, la sociedad civil, las empresas y las propias mujeres. El Día Internacional de la Mujer debe servir para recordar y reconocer la enorme lucha de las mujeres por la igualdad de derechos ante la ley y ante la sociedad, así como de los retos que, como sociedad, debemos superar para que la fortaleza de las mujeres pueda ser expresada con libertad, inspirando el cambio que, como país, queremos ver realizado.

Las capacidades institucionales del estado

El miércoles pasado se llevó a cabo en nuestro Estado, la 46 Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores de México. Ésta estuvo marcada por el nuevo espíritu que prevalece en la relación Federación-Entidades Federativas. Una relación que parte del pleno respeto a las facultades constitucionales instituidas para los integrantes del Pacto Federal, pero que a la vez implica que el Gobierno de la República retome funciones que fueron descuidas en regímenes pasados, lo que se manifestó en la inoperancia de áreas estratégicas de la administración pública nacional. Reasumir el papel rector del Estado ha constituido una nueva forma de fortalecer sus capacidades institucionales, lo cual dista mucho de volver a la vieja figura del Presidencialismo monárquico.

Desde temprano los representantes de los poderes ejecutivos de los Estados y el Jefe de gobierno del DF sostuvieron diálogos francos con los titulares de diferentes secretarias, con los cuales intercambiaron sus dudas e inquietudes sobre temas torales para el futuro del País. Del mismo modo, presentaron propuestas que sirvieron para unificar criterios sobre los mismos asuntos y unánimemente se tomaron los acuerdos correspondientes que fueron presentados en el pleno referentes a educación, desarrollo social, seguridad e impartición de justicia, salud y política fiscal. Sin duda, la conducción del Presidente de la CONAGO hasta ese momento –Gobernador Rafael Moreno Valle- en el proceso de la toma de acuerdos fue decisivo para trasladar, del discurso a los hechos, la auténtica coordinación interinstitucional.

Se sabía de antemano que este evento iba a ser cubierto por la preponderancia mediática sobre la captura del “Chapo Guzmán” y que el Presidente Enrique Peña Nieto llegaría muy fortalecido. Esta detención tan significativa fue reconocida por los integrantes de la CONAGO que le manifestaron a Peña Nieto una fuerte ovación, misma que en su momento la agradeciera pero al mismo tiempo declaró que no se podía atribuir exclusivamente este gran logro, ya que fue el resultado de un adecuado trabajo interinstitucional.

Y en efecto, como han cambiado los tiempos de cuando, en sexenios anteriores, las dependencias involucradas en los temas de combate al crimen organizado no trabajaban de manera coordinada. Se dice que eran constantes los enfrentamientos verbales entre los titulares de las áreas estratégicas del gobierno federal y, por supuesto, muchos menos compartían información o líneas de acción eficaces entre ellos ni con estados y municipios. Los resultados de esto son de sobra conocidos. Lo mismo pasó en los demás campos de la vida nacional ya referidos. En la clausura de la Conferencia Nacional de Gobernadores, el Presidente de México aseveró que “nadie pretenda hacer esfuerzos para tener éxitos particulares, sino que todos trabajamos para el éxito de todos los mexicanos”. En efecto, hoy solo queda el trabajar con un alto espíritu de equipo y haciendo lo que toca hacer a cada uno.

En materia de Desarrollo Social, la secretaria Rosario Robles fue muy puntual con los gobernadores al expresarles que el reducir las desigualdades sociales no es tema de una sola secretaria o exclusivamente de un orden de gobierno, sino de una verdadera suma de esfuerzos, partiendo de adecuar conjuntamente, planeación y focalización para identificar los objetivos comunes hacia los cuales se deben encaminar presupuestos y los recursos existentes. Esto fue bien recibido por la CONAGO y trasladado a acuerdos específicos en tal sentido. Es de resaltar que los cambios impulsados por SEDESOL a la operación del Fondo de Aportaciones a la Infraestructura Social del Ramo 33 (FAIS) que va dirigido a Estados y Municipios, conforme a los acuerdos tomados por los gobernadores y el Jefe de Gobierno del DF, se convirtieron en la columna vertical del nuevo esquema de colaboración denominado “Federalismo Social” y el cual pretende que la coordinación interinstitucional se vuelva más eficiente y eficaz en el abatimiento de las carencias sociales y permita un real cumplimiento en hacer efectivos los derechos sociales de la población en pobreza extrema. El Presidente Peña Nieto celebró éste y todos los acuerdos alcanzados en la reunión, lo que confirma lo expresado por Rafael Moreno Valle, “queda demostrado que sí podemos ponernos de acuerdo”.

EPN resumió todo al mencionar que los acuerdos, tareas y compromisos asumidos entre los distintos órdenes de gobierno, al final de cuentas deberán verse reflejados en beneficios para la población. “Todos trabajamos para un mismo objetivo: generar condiciones de mayor bienestar para todos los mexicanos, desde nuestro distinto espacio de actuación”. Fue pues una excelente jornada, para todos, que deberá ser un parte aguas en el gran esfuerzo de mover a México.

Para salvar a México y la caída del chapo Guzmán

Hay una casa enorme, hermosa y habitada por gente noble y trabajadora. Esta imagen perfecta se ve amenazada porque esa gran casa tiene fallas estructurales en sus cimientos, algunos de los que la habitan se dedican a la mala vida y los que obtienen buenos ingresos, no aportan lo necesario para el mantenimiento de la misma casa. En fin, lo que pudiera ser perfecto empieza a complicarse.

Administradores de esa casa pasan y no se atreven a hacer los arreglos necesarios a sabiendas que no atender las fallas estructurales a la larga pueden llevar a que se caiga. Pero saben que los arreglos traerán molestias a los inquilinos y evitan hacer ruido y polvo para que no hablen mal de ellos. Pero eso un día cambia, llega un administrador que desde el primer día llama a los vecinos más inquietos y les pide su apoyo para arreglar toda la casa. Ellos, a su modo, aceptan y empiezan a hacer trabajos estructurales que a muchos empiezan a molestar. Hay mucho movimiento y la casa se empieza a transformar. Los muros se refuerzan, los cimientos igual con unas zapatas, ya se ve más forma, pero al mismo tiempo el administrador empieza a poner orden en las habitaciones más revueltas para hacer que todos contribuyan a la mejoría del hogar común y amenazar con expulsar a los que no se disciplinen, redistribuye los gastos, manda a los niños a estudiar, etcétera. Los cambios tendrán que ser más profundos para que todos tengan mejores condiciones en ese inmueble. Después de fortalecer pisos, cimientos, muros, habrá que pintar, redecorar, cambiar mobiliario, muchas cosas porque todo se había dejado. Muchos de los inquilinos están contentos con los cambios y se unen al trabajo, otros están escépticos y no creen y les disgusta lo que van a tener que pagar, otros están en contra y juran que harán todo lo posible para regresar a las condiciones de antes, aunque sea un riesgo latente que la casa se pueda caer. Los vecinos felicitan al administrador y ven con buenos ojos los cambios considerando que es la manera correcta de resolver los problemas en la casa.

Esta simple metáfora trata de dar a entender lo que es México en este momento. Un hogar común que necesitaba una profunda remodelación. Esto se dio en una primera fase, la más difícil en términos de la profundidad de los cambios planteados, pero que deberá complementarse con el trabajo del presente 2014 –el marco de las leyes secundarias- igual de trascendental. En este escenario resalta la bipolaridad de las reacciones nacionales-internacionales. Por una parte, el recuento de los daños nos habla de una imagen presidencial dañada y la cual se trabaja para reconstruir en base a los resultados que se están impulsando día a día, pero que en este momento se encuentran en la zona de incertidumbre para la población. Al mismo tiempo, en el exterior crece el reconocimiento de actores internacionales por la vocación reformadora del Presidente Enrique Peña Nieto y el futuro promisorio que puede significar esto para los mexicanos. Este contraste de visiones deberá significar que el Presidente y su equipo tienen que reforzar el trabajo que permita al mexicano palpar qué beneficios le traerá las reformas aprobadas y que de lo que se habla en el extranjero es una potencial realidad. Pero además, existe una fuerte contra campaña de golpeteo y descredito por sectores tanto bien intencionados como los que solo llevan agua para su molino. Abunda una fuerte corriente que en medios y redes sociales buscan minimizar, satanizar y hasta ridiculizar el enorme esfuerzo que realiza el gobierno de la República para mejorar la casa. Hay una gran libertad de expresión, cosa que en sí misma es digna de festejar. Y gran parte de la crítica puede ser tomada en cuenta para mejorar la actividad gubernamental. Pero hay otra corriente que ataca por atacar y muchas veces sin fundamento. Por ejemplo, una de las revistas más prestigiadas del mundo TIME dedica esta semana su portada a México y al Presidente, bajo el título “Salvando a México”. La revista dedica un artículo escrito por su redactor en jefe, Michael Crowley, en donde expone la visión del Presidente y los secretarios Videgaray y Osorio Chong, para tener optimismo en el futuro mexicano. El mismo artículo contrasta esta óptica con la opinión que se tenía de nuestro País en los Estados Unidos hace cinco años, que era muy negativa, pero a la par, señala los grandes pendientes en materia de narcotráfico e inseguridad que prevalecen aún. Es decir, es un artículo objetivo de uno de los principales articulistas norteamericanos, en uno de los principales medios de comunicación del mundo. Y en México esto ofendió a muchas sensibilidades y acusan a TIME de ser una revista poco sería sin haber leído el artículo ni valorado su contenido. ¿No son increíbles las reacciones viscerales en el México Moderno? Conclusión: Es necesario un gran trabajo que permita cambiar percepciones, y que haga que lo que ven en nosotros en el extranjero, se palpe por la gran mayoría de nuestro pueblo. Sin duda, que la captura, por fin, del “Chapo” Guzmán, es señal inequívoca que el arreglo de la casa es profundo y va en serio.

A renovar esperanzas

Una gran virtud que ofrece la democracia es la renovación de las esperanzas del ciudadano. En efecto, cada relevo en los cargos públicos siempre causará entre la sociedad el ánimo de esperar mejores tiempos, tener expectativas nuevas, o, por lo menos, que el siguiente funcionario sea mejor que el que se va. Esto ocurre en México y en todos los países con regímenes democráticos. Por contraparte, aquellos en donde los dirigentes se eternizan en el poder, llevan al desánimo y tristeza de la población y son el caldo de cultivo de las gestas revolucionarias que hemos visto desde la antigüedad hasta la llamada Primavera Árabe.

En Puebla, el día de ayer se renovaron los 217 ayuntamientos del Estado, y por tanto los habitantes de nuestros municipios están viviendo ese famoso efecto de “renovar las esperanzas”, esperanzas en que los nuevos alcaldes sean mejores que los que terminaron su ciclo. Esperanzas de que estas autoridades –ediles, regidores y síndicos- tengan la capacidad, eficiencia, eficacia y honradez para llevar a sus demarcaciones a mejores destinos. Esperanzas de que se puedan formar verdaderos equipos de trabajo entre autoridades electas y funcionarios designados. Esperanzas en que, todos ellos, tengan muy claro el alto honor que significa encabezar los destinos de su municipio.

Todos los que en alguna ocasión hemos tenido la oportunidad de ser Presidente Municipales, hemos vivido –a su vez- el sentimiento de poder enfrentar con decisión el reto, pero al mismo tiempo, la incertidumbre de lo que viene. Y solo estando ahí, en el cargo, se puede valorar lo que implica ser el primer contacto del ciudadano con el gobierno, ser el receptor de todas las demandas y peticiones que puedan existir y, de la misma forma, ser el primero que conoce en carne propia la necesidad y el sentimiento popular.

Hoy los alcaldes poblanos tendrán un plus, el periodo extraordinario de cuatro años, ocho meses y 17 días, lapso que deberán aprovechar al máximo para poder dar un giro a los paradigmas del municipio. Muchas veces se ha dicho, se ha afirmado, que la causa de las debilidades del municipio se debe a lo corto del periodo constitucional. Tres años son insuficientes para planear con visión de futuro y la mayoría de ediles terminan solo por sacar lo ordinario y tener ejercicios cortoplacistas. Eso cambia para los nuevos alcaldes de nuestro Estado. Tendrán que hacer grandes ejercicios de prospectiva para planear y organizar administraciones con la suficiente capacidad operativa que les permita tener estabilidad política y por tanto gobernabilidad. Deberán tener una racionalidad en el gasto, que les procure, a la par que enfrentan la demanda ciudadana, tener el equilibrio presupuestal necesario para reportar finanzas sanas cada año.

Un alcalde puede ser tan grande o tan pequeño en el ejercicio del cargo según se lo proponga. Muchos llegan a estos puestos sin la seguridad de saber a qué van con certeza. Muchos aprenderán sobre la marcha y muchos no. Muchos harán efectiva la confianza y la esperanza de la gente. Otros fracasarán y decepcionarán nuevamente a la ciudadanía. El reto es que ni siquiera se podrá usar el resignado “tres años se pasan rápido” que la ciudadanía expresaba cuando descubría que su alcalde no era muy capaz.

Hoy los tendrán que soportar casi cinco años. Pero confiemos que esta generación de presidentes poblanos estará muy a la altura para poder ser proactivos, gestores, vinculadores de la sociedad y el poder, respetuosos de la ley. Es muy importante saber que la Federación tiene puesta la mira en el municipio como detonador del desarrollo, porque si le va bien, se reflejará en las entidades y por tanto en todo el país. El desarrollo local debe ser la llave y el motor para un verdadero crecimiento económico. Y para lograr esto se deberán utilizar los recursos económicos de la forma más eficiente para crear empleos, disminuir la pobreza, dar seguridad a los vecinos, en fin, crear procesos virtuosos que se concreten en mejores niveles de vida para todos. Para eso, el perfil del nuevo alcalde –y alcaldesa claro- debe ser un tipo metido al cien por ciento a buscar más recursos, a elaborar los proyectos técnicos necesarios, aprovechar todas las opciones que se le abran, para allegarse de acciones positivas, de ser un conciliador con sus gobernados y tener una magnífica relación con los otros dos órdenes de gobierno así como los poderes del Estado.

En aras de lo anterior, Sedesol ha iniciado una nueva relación de cercanía con todos los alcaldes del país, para asesorarlos y ayudarles a planear su inversión para potencializarla y hacer crecer sus presupuestos, y por tanto, en Puebla, es la ocasión propicia para ofrecer a los 217 ayuntamientos que recién se estrenan, la mano amiga de nuestra Secretaría. Mucho éxito a lo largo de toda su gestión.

PERSPECTIVAS.

Contradictorio resulta el escenario vivido esta semana debido a dos noticias que nos ubican en la realidad mexicana. Por un lado, la agencia calificadora de riesgos Moodys, eleva el índice de la calificación de la deuda soberana de nuestro país a A3, lo que significa que esta consultora considera que las condiciones económicas de nuestro país denotan una mejoría orientada a una mayor estabilidad y por lo tanto menos riesgos para los inversionistas. Es muy alentadora esta mejoría en la calificación que indudablemente es resultado del proceso reformador vivido en el 2013. Ahora bien, esto no es gratuito e incondicional. Mantener esta calificación –que solo nuestro país y Chile la ostentan en Latinoamérica- implica que se tenga un crecimiento sostenido de por lo menos el 4% y una pronta activación de la inyección de recursos provenientes de la Reforma energética, específicamente en el Fondo Petrolero que se instrumentará. Pero en fin, por lo pronto la perspectiva de la reactivación del “Mexican Moment” se consolida con estos importantes mensajes que indudablemente hacen que la vista de los capitales extranjeros voltee a nuestro territorio. Como dato interesante, esta calificación mejora a la de Brasil, aunque sigue debajo de otras economías emergentes.
Pero por otra parte, también está semana que terminó, el INEGI dio a conocer el resultado de su encuesta sobre la confianza del consumidor, misma que resultó francamente decepcionante al retroceder 15 puntos porcentuales con respecto a la última medición. ¿Qué significa esto? El índice de confianza es un indicador económico que mide precisamente la confianza del público sobre la economía. Esto redunda que a mayor confianza, el mexicano comprará más y consumirá más productos, lo que lleva a una expansión de la economía. En sentido contrario, a mayor desconfianza del consumidor, se inhibe de gastar y prefiere ahorrar su dinero ocasionando el efecto de contracción de la economía. Expansión y contracción son las dos caras de una misma moneda, una significa creación de más empleos y mejor pagados, la otra cara es la perdida de los mismos y cero oportunidades. Ahora bien, la visión pesimista que el mexicano tiene de su economía, parte de las alzas de precios que empujan una burbuja inflacionaria en enero, esto ocasionado por los ajustes derivados de la Reforma Fiscal. Muchos se ha hablado de los importantes efectos progresivos que a la larga tendrá esta Reforma, como es la implementación de un Sistema Universal de Protección Social, el cual se financiará con el cobro de impuestos a los que más ganan, a través del incremento en las tasas del ISR. Igualmente, el haber aumentado e incluso gravado el IVA algunos productos tanto para hacerlos más acorde con el espíritu de la norma recaudatoria. Y otros en forma especial fueron gravados para disminuir su consumo –refrescos, productos con alto valor calórico- como una política pública orientada a atender el grave problema de la obesidad y diabetes.
Como decimos, la propuesta de alza impositiva en ningún lugar y en ningún momento son populares, menos las que atentan contra productos de uso tan normal como los refrescos. Y el conjunto de alzas pues menguan en las perspectivas del mexicano. Por eso se ha insistido que el gran logro del año de transformaciones debe ir sucedido por otro gran año pero ahora de las medidas implementadoras. El bono de la confianza de nuestro pueblo es volátil, y con motivo justificado. Hoy es el momento de concretar cambios y recuperar el aliento y el ánimo. Por como lo comentábamos al principio de este espacio, es increíble que mientras en el extranjero se ve a México con bastante optimismo, los mexicanos no compartimos ese entusiasmo. Razones sobran, motivos no faltan, pero eso hace urgente que Enrique Peña Nieto y su gobierno apriete el paso, redoblando esfuerzos para desarrollar una administración de logros palpables para que los cambios alcanzados signifiquen algo. Es indudable que esta gran verdad sitúa a México en una gran encrucijada decisiva y solo con valentía, unidad e inteligencia, este país verá remontar estadísticas y datos que a veces resultan desalentadores y aún más porque atrás de estos existen personas de carne y hueso.

En lucha contra la pobreza urbana

La secretaria Rosario Robles lo ha venido expresando en diversos foros. La actual política social que viene desplegando nuestro Gobierno está poniendo énfasis en el diseño de políticas públicas que permitan dar batalla a un enemigo que ha ido creciendo en las últimas décadas: la pobreza urbana. Ésta que tiene mil rostros y que se refleja en el padre de familia desempleado y ya en edad madura, la madre soltera con varios hijos y que no puede pagar la renta, el matrimonio joven que no encuentra empleo, en fin, rostros tristes ante una urbe que no ofrece oportunidades y que solo se convierte en un imán para familias que emigran del campo, pensando que van encontrar un mejor destino.

El crecimiento urbano de México ha sido constante desde los años cincuenta. La tasa poblacional ha ido en aumento mientras que en las zonas rurales vemos un estancamiento e incluso han decrecido. Pero irónicamente, la mayor parte de los programas sociales encaminados a ayudar a las personas en pobreza, han sido diseñados para atender a quienes se encuentran en zonas rurales. Estas contradicciones se reflejan en que en la actualidad, la oferta programática del gobierno de la República y entidades e incluso municipios se dirigen a atender causas y efectos de la pobreza con estas características. Y la pobreza de las ciudades no fue atendida en su momento. Hoy se desborda, a causa de la caída productiva del campo y el fuerte fenómeno de la migración rural. De esta manera muchas familias enteras que eran pobres en el campo se trasladaron a las ciudades solo profundizar en esa pobreza y crear generaciones condenadas a la misma situación.

La multiplicación de la pobreza urbana fue acompañada con otros efectos, como el crecimiento irregular de las zonas habitadas, predios fraccionados irregularmente y sin servicios básicos, desintegración social, vicios, desempleo, inseguridad y violencia. Mucho de lo que hoy padece nuestro país en estos temas se fraguó en este proceso y en el cual faltó visión para ser atendido, por lo que se enquistó en nuestras ciudades un mal que extendió sus tentáculos hasta aprisionar a millones de mexicanos, creando círculos intergeneracionales de pobreza.

Faltan programas para buscar la forma de ir eliminando de raíz la problemática. Faltan estrategias adecuadas para ubicar la población en pobreza extrema en las grandes urbes. Se deberá incrementar el componente productivo de la oferta y buscar la integralidad de las acciones. En fin. Si de por si la atención del problema de la pobreza en general es un reto mayúsculo, en las zonas urbanas representa aún más complejidad. Hoy por hoy el gobierno de la República y en especial la Sedesol pondrá mayor ahínco en impactar en las zonas urbanas, que además tiene la gran agravante que del éxito o fracaso que de las nuevas estrategias de intervención, depende no solo el mejoramiento económico o material de las familias, sino además el reconstruir un tejido social muy dañado por los factores antes explicados.

De ahí que el constante llamado realizado por CONEVAL para efecto de que se atendiera la pobreza urbana, fue entendido por el Presidente Enrique Peña Nieto y la secretaria Robles, así junto con el Programa de Prevención del Delito lidereado por la Secretaría de Gobernación, buscan estrategias integrales para disminuir en, por lo menos, de los 100 municipios más riesgosos, los altos índices de inseguridad. En estos se identifican polígonos y se ejecutarán acciones conjuntas de los tres órdenes de gobierno, haciendo converger objetivos tanto de la lucha contra el hambre y la pobreza con los de mejorar la seguridad. Pero es evidente que si la pobreza del campo es atendida con programas dirigidos a impulsar su productividad, en la ciudad obedece a otra lógica y solo se irá resolviendo definitivamente en la medida que haya un crecimiento económico del país. De otra forma solo se podrá ir contendiendo sus efectos. Gran reto se tiene enfrente.