¡Escúchanos por internet!

El Diario de las Colonias: lecciones de igualdad

Cada familia tiene una historia. Recientemente me tocó conocer la de Enrique y Armano: dos hermanos unidos por algo más que un lazo de sangre. Ellos conocen un estilo de vida distinto, uno que enseña mucho, pero que también tiene muchos retos: el de la discapacidad.

Eran tres en el hogar. Hace meses vivieron la pérdida de su madre, que tenía 87 años; desde ese momento, los hermanos son responsables de mantener su hogar y una miscelánea pequeña que tienen para trabajar y vivir. Sin embargo, la rehumas se apoderan día a día de sus manos y huesos: avanzan a tal grado que dejaron hace poco de usar bastón, viéndose en la necesidad de usar sillas de ruedas. Gracias a la gestión de un familiar, me presentaron su carta médica para solicitar un par de sillas nuevas. Las sillas anteriores estaban oxidadas y pesadas, con le pasó del tiempo, era muy laborioso y difícil poder desplazarse de un lado a otro.

Y ahí está uno de los mayores retos: desarrollar su vida en entornos que no están adecuados para ellos. En su casa tuvo que ser adecuada para que pudieran desplazarse… hasta muebles tuvieron que sacar. En las calles el reto no es menor: los espacios públicos aún tienen muchas áreas de oportunidad para garantizar el Derecho a la Ciudad de todos y cada uno de los habitantes, especialmente de quienes vivien con alguna discapacidad.

Me emociona poder haber contribuido en mejorar las condiciones de movilidad de Enrique y Armando. Gracias a la gestión de una de sus vecinas, entregamos de dos sillas de ruedas modernas. Sin embargo, sé que las soluciones requieren de muchas más acciones. Según datos del INEGI, en México viven 7.1 millones de personas con discapacidad. La Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 informa que este grupo en situación de vulnerabilidad es el más discriminado gracias a una serie de limitaciones que anulan la efectividad de los derechos de las personas con discapacidad, así como su pleno acceso a las oportunidad.

Ya he presentado dos iniciativas de reforma constitucional en el Congreso de Puebla para garantizar la plena movilidad y el disfrute de las ciudades de este sector tan importante de la población. Seguiremos impulsando este tipo de iniciativas.

¡Hasta que la igualdad se nos haga costumbre!

El diario de las colonias

Seguimos cumpliendo con nuestra obligación de generar, de la mano con la ciudadanía, nuevas soluciones para el día a día de las Colonias. El fin de semana recorrimos la Colonia Ignacio Mariscal para escuchar y atender peticiones, entregar apoyos, así como proponer acciones claras para brindar soluciones concretas.

En medio de la conversación sucedió un lamentable hecho: la Señora Mari tuvo una complicación de salud, que derivó en un episodio de asma, y posteriormente, evolucionó a una convulsión epiléptica. Esta crisis de salud nos obligó a la acción inmediata. Hace poco que volví a retomar los conocimientos sobre primeros auxilios con los amigos de Cruz Roja y, con la ayuda de vecinos, generamos los procedimientos necesarios para estabilizarla. Gracias a la voz de Dionisio su hijo, poco a poco logramos restaurar la calma. Al final del trágico suceso, nos tomamos de la mano y oramos en familia para bendecirla. Entramos en comunión con el creador y nos encomendamos.

Recordarán que vengo de una familia de médicos militares, el cual me inculcaron valores humanistas, pero sobre todo, a actuar súbitamente en medio de una emergencia.

¿Cuál fue la lección? La importancia de que estas medidas sean plenamente difundidas en la ciudadanía para que la integridad y salud de las personas pueda ser debidamente resguardada. Doña Mari se encuentra bien y estable en su casa, pero es importante que este hecho se convierta en un llamado para que todas las personas con responsabilidades públicas difundamos, en la medida de nuestras competencias, la educación sobre primeros auxilios.

Como siempre, las experiencias adquiridas en cada una de las Colonias servirán para integrar propuestas legislativas que busquen mejorar la vida de las familias poblanas: éste es nuestro objetivo.

El diario de las colonias: el fraccionamiento Vista Alegre se consolida como un modelo para Puebla

 
El pasado martes fui testigo de cómo el fraccionamiento Vista Alegre se ha consolidado como un modelo para Puebla: ahí la organización ciudadana es el antídoto más eficaz frente a la inseguridad. Acompañado de mi amigo Jesús Terán, presidente de la Asociación de Fraccionamientos, me comparte que en 6 años se han reportado sólo 2 eventos de robo a casa habitación, el índice de incidentes reportados es minúsculo. Analicemos la dinámica detrás de esa estadística.

Pude conocer de primera fuente las acciones que se promueven al interior de este fraccionamiento. Quedé gratamente sorprendido porque los resultados están a la vista: no sólo por la sensación que genera caminar por esas calles, sino por las voces ciudadanas cuyo ánimo es destacable. Tienen 11 ventanas ciudadanas colocadas al interior del conjunto habitacional, la meta es colocar 5 puntos adicionales para tener total cobertura del perímetro.

Como Diputado sin partido, he promovido la misma visión colaborativa para combatir la inseguridad en Puebla. En esa ocasión, instalamos en la casa de la familia Jurado una alarma vecinal, ellos aportan a la comunidad pagando el Internet. ¿En qué consiste este sistema? En un concierto de acciones ejecutadas por los ciudadanos y las autoridades. ¿Qué se requiere?

1) Exigir un comunicación más asertiva entre las vecinas y los vecinos para vencer la apatía y la indiferencia.

2) Aprovechar las nuevas tecnologías para empoderar a la ciudadanía.

3) Adquisición de un mejor tiempo de respuesta por parte de las autoridades.

Jesús, quien ejerce un liderazgo sólido ante las autoridades, es un promotor incansable de la seguridad. Él me extendió una invitación para instalar una Alarma Vecinal, con el fin de distribuir 30 códigos QR e instalarlos en 30 celulares. Así logramos vincular cada dispositivo móvil con el C5 y tener una comunicación directa, sin intermediarios, para los vecinos participantes. En Vista Alegre enseñamos Habilidades Digitales para todos, bajo una premisa: a través de este sistema integramos una comunidad de ciudadanos responsables con incidencia directa frente a las instituciones de seguridad pública.

Quedan muchas lecciones que aprender de este fraccionamiento. Desde nuestra trinchera, continuaremos promoviendo un modelo legislativo de seguridad que se base en la prevención y la atención oportuna, privilegiando el uso de la tecnología en favor de la paz de las familias de Puebla.

El diario de las colonias

El pasado jueves 7 de noviembre, ciudadanos recorrimos la Colonia Clavijero en el Municipio de Puebla. Frente a la inseguridad que se vive, decidimos tomar acciones concretas para devolverle la tranquilidad de las familias.

Llegamos aproximadamente a las 11 de la noche. En cada paso que dimos, encontramos calles deterioradas, espacios de juego para niñas y niños con aguas negras estancadas, así como animales en condiciones reprobables. La ciudadanía organizada detallaba con puntualidad cada mejora que han solicitado por años… y que muchas no han recibido respuesta.

Platiqué con Don Mateo, líder de la colonia, mientras intercambiábamos propuestas con los vecinos: fue muy claro cuando comentó que hay una demanda generalizada para poder caminar con tranquilidad en las calles. Una petición básica para una vida digna.

En medio de una de las zonas rojas, un vecino levantó la mano para transformar la realidad de su colonia: en su hogar, colocamos una Alarma Vecinal. Este hecho me emocionó ya que como Diputado he promovido el uso de las nuevas tecnologías para prevenir y erradicar la violencia en Puebla. Pudimos concretar una solución innovadora.

En la Colonia Clavijero, distribuimos 30 códigos QR, uno para vecina y los vecino, que les permiten activar, desde sus dispositivos móviles, la Alarma Vecinal en caso de encontrarse en una situación de peligro. ¿Qué sucede con esto? Que el C5 del Estado se pone en inmediata comunicación con el ciudadano a través de su chat digital. Además, recibe una llamada directa de las autoridades preguntando cuál es la emergencia: se elimina el intermediario y se atiende con prontitud, sin importar la ubicación del denunciante.

Una vez instalada la alarma, las y los ciudadanos reunidos se organizaron de forma inmediata. Entre sonrisas y alivio, se generó una comunidad digital capaz de hacerle frente a la inseguridad. La fórmula es sencilla: los ciudadanos obtienen estas herramientas, ellos brindar recursos para garantizar la conectividad de la alarma y las autoridades fortalecen su proximidad.

Con más tecnología, podemos generar más seguridad.