¡Escúchanos por internet!

El poder iguala

Algo que les debe de quedar claro a los candidatos ganadores de Morena es que en breve ellos ya serán el partido en poder, atrás quedaron los tiempos de ser oposición en donde criticaban los excesos del peñismo, sus constantes pifias y corrupción.

Ahora ellos son el grupo en el poder, los que gobiernan, por lo cual deberán de ser muy cuidadosos de cómo se manejan y de cómo ejercen el enorme poder que la ciudadanía les dio.

En el 2000 mucha gente votó por la esperanza de un cambio, por la llegada de un nuevo régimen que viniera a terminar con los excesos de 70 años de gobiernos priistas, lo cuales habían saqueado al país y hundido en la miseria a millones de mexicanos.

La decepción fue brutal, unas toallas de 60 mil pesos, adquiridas por el administrador de Los Pinos para la pareja presidencial, casi al inicio de la administración marcaron lo que sería una constante del mal llamado cambio, el tiempo demostró que el poder iguala y así fue. Los hijos de Martha fueron el colofón de seis años perdidos para México, aun así le alcanzó al panismo para una administración más, la cual termino por hundir la esperanza de una transformación a fondo.

La restauración del PRI trajo consigo una señal de esperanza, para el país, misma que acabo de la maño de Peña Nieto y la Casa Blanca, Ayotzinapa, el socavón, la Cruzada contra el Hambre, operada por “Chayito” Robles y su banda, solo fue un montaje; mientras el número de mexicanos en pobreza extrema crecía año con año.

Hoy como pocas veces, el pueblo de México vio una esperanza en Andrés Manuel López Obrador, el tabasqueño que durante más de 12 años luchó para hacerse de la presidencia de la República, pero una y otra vez se vio derrotado por la mafia del poder.

El domingo 1 de julio una inmensa mayoría le dio al triunfo al tabasqueño, lo cual significa la responsabilidad de demostrar que ellos, si son diferentes.

Su partido político, Morena, también tiene una gran responsabilidad de diferenciarse de lo que han sido los grupos de poder en el país.
De ahí que sea muy importante el que el candidato triunfador de la contienda, aclare el tema del famoso Fideicomiso de Apoyo a los Damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre “Por los demás”, cuyos recursos de acuerdo al INE se utilizaron para pagar la estructura que apoyo a López Obrador en diferentes estados del país, de acuerdo al reporte realizado por la comisión de Fiscalización del INE que encabeza el consejero Ciro Murayama.

Hay varias situaciones, no solo el desvío de recursos del Fideicomiso a la campaña, sino temas que el propio Murayama aclara en su columna publicada en Milenio.

“Para empezar, es claro que el fideicomiso no nació entre particulares ajenos a Morena, sino que se trató de una iniciativa de su dirigencia ratificada por el máximo órgano colegiado de decisión, su Consejo Nacional. Además, cuatro de las seis personas integrantes del Comité Técnico del fideicomiso corresponden a los nombres anunciados por el líder del partido y todos guardan estrechos vínculos con Morena, pues han tenido acceso a cargos de elección popular postulados por el partido o forman parte de sus órganos de dirección. Por si fuera poco, el domicilio registrado del fideicomiso es el mismo que tiene la sede nacional de Morena en la colonia Viaducto Piedad en Ciudad de México.

Así, el fideicomiso es creación directa del partido y operado por sus dirigentes, no hay duda de ello. Valga apuntar también que de los 58 aportantes identificados como fideicomitentes, adherentes 49 de ellos, 84 por ciento son legisladores de Morena. En lo que toca a la operación del fideicomiso, entre el 26 de septiembre de 2017 y el 31 de mayo de 2018 ingresaron 78.8 millones de pesos, de los cuales 44.4 millones, 56 por ciento de los recursos, fueron atípicos depósitos en efectivo, lo cual estaba incluso prohibido desde la celebración del contrato del fideicomiso, por lo que esos recursos debían haber sido rechazados. En vez de ello, el Comité Técnico asignó esas cifras entre los fideicomitentes, es decir, hicieron suyo ese dinero de origen desconocido y dispusieron de él. Ningún partido puede manejar dinero opaco, cuya fuente no sea conocida y solo es válido el dinero privado que aportan, con plena identificación, personas físicas. Pero aquí ocurrió lo contrario, pues se documenta con fichas de depósito bancarias, con pruebas plenas, un modus operandi irregular para llevar dinero de origen desconocido al fideicomiso. Se realizan operaciones con diferencia mínima de segundos, casi siempre por 50 mil pesos, en las que se ingresan en siete días 44 por ciento de estos recursos en unas cuantas sucursales. Incluso acudimos a los videos de las cajas bancarias donde se aprecia un pequeño grupo de personas que se forman una y otra vez ingresando dinero en efectivo al fideicomiso. Fue una acción concatenada, orquestada, coordinada. Lo que esta autoridad no puede conocer es quién está detrás de esa suma de 44 millones de pesos en efectivo que recibió el fideicomiso. Damos vista a la Fepade para que investigue. Del dinero en que sí se conoce al aportante, cabe señalar que 12.5 millones de pesos corresponden a 56 personas directamente relacionadas con Morena, o bien son legisladores de las bancadas del partido o fueron sus candidatos en este proceso electoral 2017-2018.

Por último, en lo que toca a los ingresos, en la investigación del INE se identifican recursos por 3.2 millones de pesos provenientes de empresas, entes impedidos por la ley para aportar recursos a los partidos. En los egresos del fideicomiso, al 31 de mayo de 2018 habían salido 64.5 millones de pesos a través de cheques de caja que, al ser cambiados a efectivo, impidieron seguir el rastro del dinero. Aquí nos enfrentamos a algo similar al caso Pemexgate, cuando se cobró dinero en efectivo: no sabemos en qué se usó ni por quién. Y por ello no es posible determinar gasto de campaña. Eso sí, es preciso señalar que documentamos que por instrucción del Comité Técnico del Fideicomiso, las personas físicas que cobraron los cheques en su enorme mayoría, 80 por ciento tiene relación directa con Morena: son miembros de órganos directivos, están en su nómina o son militantes o candidatos. Lo anterior permite concluir que se trató de un grupo de personas organizadas y relacionadas entre sí alrededor del mismo partido político.

Como se puede ver no se trata de una conducta irregular aislada, sino de toda una trama de financiamiento paralela: se constituye una figura permitida, un fideicomiso, pero se incumple la obligación de informar a la autoridad; el fin de este fideicomiso, dar dinero a la población, es ilegal para un partido, después, se nutre de recursos en su mayoría de procedencia prohibida, como los de origen desconocido y los de empresas, luego se saca el dinero en efectivo sin dejar huella, lo que es contrario al manejo lícito de las finanzas partidistas. Estamos ante una conducta que tiene nombre: fraude a la ley, y el fraude siempre implica dolo”.

Hasta aquí la larga pero necesaria cita.

Morena se decía ser el partido de la honestidad valiente, pues urge que limpien su cochinero.

El nuevo virrey de Puebla, Rodrigo Abdalá y el representante de Morena ante el IEE, deberán de aclarar de manera precisa para que utilizaron los 1.4 y 16 millones de pesos que les fue liberado como parte de este Fideicomiso.

Abdalá, junto con el hermano Lui Miguel Barbosa, Francisco, eran los encargados de operar la estructura el 1 de julio el candidato a la gubernatura de Puebla. Pregunta ¿Eran para eso los recursos?

El pasado martes hable del distanciamiento entre Barbosa y Abdalá y es que Luis Miguel acusa de traidor a Rodrigo, por no haber bajado los recursos para los encargados de vigilar las casillas el día de la elección.

Mucho, pero mucho tienen que aclarar los señores que alegan que la elección de Puebla fue un cochinero. ¿Así es como van acabar con la corrupción? Recuerden, el buen juez por su casa empieza.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

El musculo duerme, la ambición trabaja

Ya desde ahorita anote los nombres de José Juan Espinosa, del diputado federal, Fernando Manzanilla Prieto, y del senador de la República, Alejandro Armenta Mier, para disputarle al coordinador general y virrey pejista en Puebla, Rodrigo Abdalá Dartigues, la candidatura de Morena a la gubernatura.

A esta lista también se debe de agregar a la futura alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, quien tiene la oportunidad de reelegirse en el 2021 para estar otros tres años al frente de los destinos de la cuarta ciudad más importante en el país.

Quienes consideren esta columna como demasiado futurista deberán de voltear los ojos a ver el trabajo y el protagonismo que pretenden asumir cada uno de estos personajes en sus respectivos cargos.

El JJ ya anunció que prácticamente desmantelará todo lo que el morenovallismo entronizó, abrirá las cuentas públicas de Rafael Moreno Valle y Tony Gali, echará abajo las designaciones del Fiscal General, del Auditor Mayor, de las diferentes Comisiones y Organismo Autónomos y echará abajo la concesión del agua potable a Aguas Puebla y las de carreteras de cuota a Pinfra.

Con todos estos golpes publicitarios busca apostarse como el gran justiciero de Puebla y como candidato natural a la gubernatura, aunque tampoco desprecia en tres años, obtener la candidatura, ahora a la presidencia municipal de la capital.

Se cree el representante legítimo de López en Puebla y asume que ganó por su carisma y por cuanto lo quieren los poblanos ha hecho, ya desde este momento, dupla con Gabriel Biestro, el seudo dirigente de Morena en el estado, ambos dicen que manejarán la legislatura local.

Fernando Manzanilla Prieto será sin duda un influyente legislador federal en San Lázaro, habrá que ver si su impresionante triunfo, más de 100 mil votos, le alcanzan para obtener una buena comisión que le permitan tener escenario nacional para proyectar su imagen.

Fernando fue el candidato a diputado más votado en el pasado proceso electoral, lo cual le da fuerza y presencia, pero será fundamental para su proyecto, el que obtenga una buena comisión que lo posicione o de lo contrario se perderá entre 500 diputados más.

Alejandro Armenta tiene amplias posibilidades de convertirse en candidato a la gubernatura, aunque por supuesto, muchas cosas dependen de su actuación en la cámara alta.

Tiene estructura, tiene el escenario, solo que no se debe de alejar de Puebla y también moderar su temperamento, mismo que lo suele meter en problemas por su tendencia a ser explosivo.

Armenta es un sólido aspirante a la gubernatura, ocupar el ejecutivo estatal sería el paso natural en seis años para este personaje, aunque todavía falta mucho tiempo para escribir esa historia y contarla.

Claudia Rivera es sin duda una incógnita, tiene en sus manos el gobierno de la cuarta ciudad más importante en el país y la oportunidad de poder aspirar de manera directa a la reelección, cosa que de lograrlo la catapultaría, casi hasta casa Puebla.

Su futuro depende de cómo haga las cosas y que también entregue buenas cuentas al frente de la comuna. El futuro parece sonreírle a quien será a partir del 15 de octubre la nueva alcaldesa de Puebla, quien pese a contar con un ejecutivo emanado de otro partido diferente al suyo, tendrá la ventaja de tener al ejecutivo federal de su lado, aunque habrá que ver si el virrey impuesto, Rodrigo Abdala no la bloquea y también si en el Congreso el JJ y compañía no le pone piedras en el camino.

La lista la completa, el virrey de Puebla, Rodrigo Abdalá, quien se estrenara a partir del 1 de diciembre en su nuevo cargo.
Abdala concentrará tanto poder en sus manos, que ya desde ahorita dice que él es el consentido de López Obrador. El joven exdiputado federal se siente ya, el próximo gobernador de Puebla. ¿Será?

Su propio puesto lo puede proyectar o lo puede hundir de acuerdo a sus resultados, no por nada un viejo proverbio chino reza: “dale mucha cuerda a un hombre y se ahorcará solo”.

Ingenuamente hay quienes dicen que en Morena no hay grupos, ni mucho menos corrientes como en otros partidos, pobrecitos. Los que dicen esto olvidan que a partir del 1 de julio, este partido dejó de ser oposición y ahora es gobierno. Se van a dar con todo. Bienvenidos al infierno. Naturaleza humana.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

Si Armenta o Cárdenas hubieran sido el candidato

Algo que Morena en Puebla se niega a reconocer en público, pero que en corto si lo aceptan, es que la elección hubiera sido totalmente diferente si la coalición “Juntos Haremos Historia” hubiera llevado como candidato a la gubernatura a Alejandro Armenta Mier o al académico, Enrique Cárdenas Sánchez, exrector de la UDLAP.

Ciertamente, con cualquiera de estos dos personajes las cosas hubieran sido diferentes.

Alejandro Armenta Mier obtuvo en la pasada elección del domingo 1 de julio un total de un millón 440 mil votos, cifra histórica para cualquier candidato a algún puesto de elección popular en Puebla, lo que refleja, si bien es cierto, que el oriundo de Acatzingo gozó como muchos del efecto López Obrador, también hizo su trabajo.

Armenta goza de buena reputación, es querido por muchos priistas que recuerdan con agrado su paso por la administración estatal y también por las filas del tricolor, instituto político que le dio su primera oportunidad.

El hoy senador electo es un hombre congruente y con una buena imagen, si él hubiera sido el candidato a la gubernatura, tal vez, porque él hubiera no existe y es el verbo de los tontos, quizá las cosas hubieran sido diferentes.

Alejandro le sacó casi 400 mil votos de ventaja al candidato a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta y más de 300 mil, a la candidata ganadora, Martha Erika Alonso Hidalgo.

Su pasado marinista ha quedado superado, aunque muchos priistas, reitero, le guardan cariño y apreció al hombre que fue dirigente estatal de este partido y coordinador general de campaña de la candidata a la gubernatura Blanca Alcalá.

Este personaje era visto como un peligro para el morenovallismo, debido a su trayectoria limpia y sus relaciones con diversos grupos en el estado.

Otro prospecto interesante hubiera sido y reitero, otra vez hubiera, es el exrector de la UDLAP, Enrique Cárdenas Sánchez, a quien le arrebataron la postulación a través de supuestas encuestas amañanadas; las cuales, el partido del “cambio” se reservó y nunca mostró a la opinión pública.

Cárdenas, sin experiencia política, ni cola que le pisen, hubiera sido un candidato al estilo de Claudia Rivera, poco conocido, pero arrastrado por la ola de López Obrador.

En fin, como él hubiera no existe, lo que se existe es lo que paso y ahora la gente de López Obrador deberá de esperar a que el tabasqueño, tome su decisión a través del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Pleito entre Abdalá y Barbosa. Según cuentan los morenistas, hay un pleito ya cantando entre el que será el nuevo coordinador general del gobierno federal en Puebla, Rodrigo Abdalá, y el que fuera el candidato a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa.

Dicen que esto se debe a que Barbosa no quiere ver ni en pintura a Abdalá, a quien acusa de traidor debido a que la estructura electoral que operó en el pasado proceso electoral desapareció, no existió y dejo sin cubrir más del 30 por ciento de las casillas en la entidad.

De acuerdo a estas versiones, Francisco Barbosa, el hermano del candidato, y Rodrigo eran los responsables de la estructura electoral, ya que el candidato a la gubernatura no confiaba en nadie más e incluso llegó a rechazar el apoyo de la estructura de Alejandro Armenta y de los maestros del SNTE que Elba Esther puso a disposición de Luis Miguel.

Lo cierto es que cuando Barbosa pidió ver las actas de la elección, faltaban muchas, precisamente las que estaban bajo la operación política de Rodrigo. Así las cosas.

Estefan, una piedra en el zapato. Quien al parecer no se conforma con la derrota es el exdirigente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, quien ahora busca deslegitimar el triunfo de Martha Erika Alonso y utiliza como “ariete” a Javier López Zavala, quien a su vez ataca a Enrique Doger Guerrero, por haberse reunido con la candidata ganadora de la elección.

Independientemente de que ni Estefan ni Zavala tiene cara para hablar de la derrota del tricolor en Puebla, porque ninguno de los dos movió un solo dedo para tratar de hacer algo a favor de la causa de su partido, ambos personajes están fuera de “timig” y es que la nueva dirigente nacional del tricolor, Claudia Ruiz Massieu es una de las mejores amigas de Rafael Moreno Valle, ya que coincidieron como legisladores federales en la bancada priista que encabezó la maestra Elba Esther Gordillo en san Lázaro, amiga también del exgobernador de Puebla.

La propia Claudia es quien ha dado el visto bueno para que se den los acercamientos entre Doger y la ganadora de la contienda, a la espera de que el Tribunal o mejor dicho, López Obrador, decida que va a pasar con la elección de Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Las instituciones, a prueba

Algunas decisiones tomadas por el presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador, son una prueba de su autoritarismo, aunque nadie puede alegar que carezca de legitimidad.

Es el presidente con mayor votación en la historia de este país y eso nadie lo niega, ni lo pone en tela de duda, aquí lo importante es saber si es un hombre equilibrado, si en realidad va a ser ese estadista a la altura de las circunstancias o aprovechará toda su fuerza para convertirse en un tirano y perpetuar a su grupo en el poder (la nueva dictadura perfecta).

La semana pasada López Obrador anunció que se crearán las coordinaciones generales en cada una de las 31 entidades del país, las cuales estarán en manos de sus incondicionales, sin importar si cuentan o no con un perfil administrativo para ocupar el cargo.

Estos coordinadores generales asumirán las funciones de las hasta ahora existentes delegaciones federales, el coordinador general será una especie de vicegobernador o virrey, el cual será un contra peso a los gobernadores.

Esto es una franca violación al pacto federal, al cual se adhirieron las 32 entidades de nuestro país, para conformar lo que hoy se conoce como México, los gobernadores con todo lo mal que algunos han desempeñado sus funciones, son personajes electos, por voto libre y directo, el nuevo virrey es una figura impuesta por el ejecutivo federal, el cual en muchos de los casos, buscará utilizar su puesto como plataforma para convertirse en seis años en gobernador.

Francamente me parece un retroceso este grado de centralismo, mismo que ya veremos cómo funciona, pero que concentra de manera impresionante el poder.

Otra situación que llamó la atención es el caos que el presidente electo provocó de nueva cuenta en Puebla, luego de afirmar que para él el gobernador ganador de la contienda fue Barbosa. Traducción “al diablo con las instituciones”.

El candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, y su equipo aún no habían interpuesto la impugnación correspondiente para solicitar la anulación de la elección, cuando el presidente electo, ya daba una muestra más de su intolerancia, al señalar que para él, el ganador era Barbosa.

Esto durante una reunión con los candidatos ganadores de Morena a diputados federales, senadores y gobernadores en las entidades en donde hubo elección concurrente.

Ahí, al más viejo estilo del antiguo PRI, en su calidad de jefe de estado y de partido, López puso al Tribunal Electoral del Poder de la Federación entre la espada y la pared. Qué necesidad tenía.

Ahora, si el Tribunal, en el caso Puebla, falla a favor de Barbosa y sus huestes y anula la elección en Puebla o le da la razón al oriundo de la Sierra Negra se entenderá que fue la voluntad del presidente la que impero.

En caso contrario, si el Tribunal decide no anular la elección y ratificar el triunfo de Martha Erika, entonces se entenderá que López llegó a un acuerdo con otros grupos y decidió sacrificar a Barbosa con tal de mantener la paz y la estabilidad en el país y en el estado. ¿Esto es el cambio?

Tan se dieron cuenta del garrafal error cometido por nuestro amado líder supremo que bajaron los videos de las redes sociales, pero ya era demasiado tarde, el daño ya estaba hecho.

Por otra parte, los diputados federales y senadores de Morena solo han dado muestras de ser más de lo mismo, borregos que solo reciben línea por parte del poder ejecutivo, ¿cuál separación de poderes?

Fueron como ocurría con el panismo y el priismo a recibir línea, ¿Qué horas son? Las que usted diga señor presidente. ¿Verdad que los cocodrilos vuelan? Nada más tantito señor presidente.

Sé de antemano que aún es prematuro para comenzar a criticar a López, pero hay cosas que francamente dejan en claro que el presidencialismo, está más vigente que nunca.

Una última, el virtual presidente propone que todos los funcionarios se reduzcan el salario, incluidos los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quienes ganan 600 mil pesos mensuales.

La propuesta en si es buena, lo malo es que supuestamente el ejecutivo no puede imponer esta medida a sus pares, ya que el poder judicial, en una régimen democrático, es par del ejecutivo.

Si bien es cierto que los magistrados ganan un sueldo que resulta insultante para más del 90 por ciento de los mexicanos, no es el titular del ejecutivo quien debe decidirlo, sino los propios magistrados, a quien debió de convencer de dicha medida, antes de anunciarla.

Esto ha provocado el linchamiento en redes sociales dominadas por López Obrador de los magistrados y de todo aquel que ha osado, criticar al tabasqueño.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

Candidaturas comunes, voto diferenciado y operación god save the Queen (Dios salve a la reina)

Como lo mencione en una anterior entrega, las candidaturas comunes resultaron “veneno puro” para el candidato de Morena a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta, quien junto con sus corifeos alega “fraude electoral”, sin querer darse cuenta de la frialdad de los números.

Sin meterme en el tema de la violencia y las muertes que ocurrieron en la jornada electoral, ya que estas deberán de ser tema del Tribunal, el cual deberá de analizar si esto es causal para aplicar la “nulidad abstracta”, los números muestran en forma fría pero contundente que fue el modelo aplicado y no otra cosa, lo que hizo que Barbosa perdiera y todos los demás candidatos de Morena ganarán, porque así repito fue diseñado el modelo, el cual era ya la única carta que se tenía que jugar el grupo en el poder para tratar de frenar el tsunami llamado Andrés Manuel López Obrador.

Quienes alegan que hubo fraude, porque era imposible que López Obrador ganará, los senadores ganaran, los diputados federales y los locales ganarán, las presidencia municipales se ganarán y Barbosa perdiera, se ciegan y no quieren ver que la respuesta fue el esquema de candidaturas comunes que protegió a Martha, ya que privilegió el voto diferenciado, al contar la panista con 31 diferentes formas de votar.

Un claro ejemplo, del voto diferenciado y el efecto de las candidaturas comunes, es lo que paso en dos ciudades emblemáticas para Morena, san Pedro Cholula y san Andrés Cholula, en donde los candidatos a presidentes municipales, Luis Alberto Arriaga y Karina Pérez ganaron la alcaldía.

Arriaga gana en Cholula con 21 mil 167 votos, López Obrador, que es punto y aparte, arrasa en el municipio con 36 mil 568 votos, pero Barbosa pierde ante Martha Erika. El candidato de Morena obtuvo 19 mil 568 votos, mientras que la panista obtiene 22 mil 397 sufragios ¿Fraude? No. Voto diferenciado provocado por las candidaturas comunes donde adicionalmente Martha recibe votos del PSI y su candidato a la alcaldía Rubén Percino, más otros de Heidi Vital Esquivel, del PRD Margarita Tlapa y de la coalición PAN-MC que encabezó Julio Lorenzini.

La candidata de “Por Puebla al Frente” le gana en votos hasta al triunfador de la contienda a la alcaldía y es por las candidaturas comunes.

Lo mismo ocurre en San Andrés Cholula, Karina Pérez, gana con 21 mil 904 votos, López Obrador arrasa con 32 mil 122 sufragios, Barbosa obtiene 18 mil 122 y Martha les gana a todos menos a López con 22 mil 779 sufragios, ¿Otra vez fraude? No. Candidaturas comunes, Martha sumó votos de Mundo Teutli que fue solo por el PAN, de Carlos Cuatle del PRD, de Gustavo Tello Rosas de Movimiento Ciudadano, de José Eliut Solís de Compromiso por Puebla y de Salvador Castañeda y el PSI quienes obtuvieron 3 mil 884 sufragios. Martha tuvo en este lugar ganado por la candidata a la alcaldía de Morena, 4 mil votos más que Barbosa y eso que ganó Morena la alcaldía.

Si Barbosa quiere anular la elección alegando fraude, pues entonces también se deberían de anular los triunfos de Arriaga, Pérez y López Obrador en estos lugares, porque no es posible alegar que solo existió en el tema de la gubernatura, lo cierto es que reitero es el efecto de las candidaturas comunes.

Estos resultados se multiplicaron el todo el estado, en donde Martha ganaba en municipios, por mil, dos mil votos a Barbosa, lo cual explica la diferencia de cuatro puntos entre ganadora y perdedor.

La operación “Dios salve a la reina” fue un éxito, aunque dejó destrozado al morenovallismo y múltiples muertos en el campo de batalla. Para el grupo en el poder la pasada elección en Puebla fue un “Vietnam”, ya en otra entrega explicaré por qué.

Muchos podrán debatir que en la dos principales ciudades en el estado el “modelo” fracaso. Si y no, si porque era imposible ganar, lo único que se busco fue perder por el menor número posible, para compensar con el interior del Estado.

En Puebla capital la derrota hubiera sido estruendosa sin el esquema de candidaturas comunes, López Obrador obtuvo 430 mil 246 votos, Claudia Rivera Vivanco la alcaldesa 271 mil 531 y Luis Miguel Barbosa 246 mil 559, Martha Erika obtiene 228 mil 908 sufragios y Eduardo Rivera 200, 276, la diferencia entre Barbosa y Martha fue de 17 mil 651 sufragios, nada que ponga en riesgo la elección. ¿Por qué una diferencia tan corta? Candidaturas comunes. Sin el PSI y Movimiento Ciudadano, Martha tal vez se hubiera quedado solo con 200 mil votos, los mismo o menos que Eduardo, pero el Verde y su candidata Palo Migoya jugaron a favor de la exsecretaria general del PAN, al igual que Gonzalo Juárez y Víctor Gabriel Chedraui. Lalo fue el sacrificado, pero si le hubieran dado estos tres partidos de todos modos hubiera perdido ante Claudia Rivera y la diferencia entre Barbosa y Martha hubiera sido mayor y definitiva.

Mientras muchos candidatos a las alcaldías perdieron ante Morena por diferencias de 7 mil votos, Martha solo perdía por dos mil o menos, gracias a las candidaturas comunes.

Reitero, municipios ganados por Morena en la alcaldía, Barbosa los pierde en la gubernatura como San Pedro, San Andrés, Cuautlancingo, Amozoc, Huejotzingo, Ciudad Serdán, Tlachichuca, El Seco, entre otros.

Otro fenómeno a tomar en cuenta, en la mayoría de los municipios en donde gana el PRI la alcaldía, también gana Martha Erika y pierde Barbosa, lo cual da una idea también de para quien jugó el tricolor y sus candidatos en la elección.

En estos casos se encuentra Zacatlan, Xicotepec de Juárez, Cuetzalan, Tlahuapan, Chietla, Xiutetelco, Chignautla, Hueytamalco, Tetela de Ocampo, Atempan, Ixtacamaxtitlan, en Nopalucan gana el Verde y gana Martha, Vicente Guerrero, solo por citar algunos casos.

Señores fue cuestión de números, de una operación impecable entre amigos y aliados, God save the Queen (Dios salve a la reina), por favor sean serios y revisen números.

Para quienes alegan que el fraude está en la variación del nivel de participación en la elección federal 63 y la estatal 67 por ciento, pues entonces también hubo fraude en la elección en Morelos, Guanajuato, Jalisco, la Ciudad de México, solo por mencionar algunas de las 9 entidades en donde hubo elecciones concurrentes, porque salvo en Yucatán, en el resto como ya lo mencione, el nivel de participación entre una y otra varían mucho.

Por si algo pudiera faltar, todos los candidatos a las diferentes gubernaturas por las coaliciones PAN-PRD y MC, tuvieron más votos que Ricardo Anaya, no fue un fenómeno exclusivo de Puebla por aquello de quienes hablan de traición, Anaya no entusiasmo a nadie.

Hubo voto diferenciado en todas las elecciones y de eso ya no queda duda, el 6 de 6 de López Obrador falló en algunos lugares.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ante la anarquía, la tiranía

La anarquía inevitablemente provocará tiranía, la tiranía es el semillero de la revolución. Y así el ciclo sangriento se cerrará, a menos de que podamos hallar un remedio para la locura que nos aflige. (Morris West)

 

La tiranía era entendida en la antigua Grecia como el gobierno de un hombre, el cual ejercía el poder de manera absolutista y unipersonal. Este personaje accedía al gobierno de la polis, ya sea por la vía de las armas o del apoyo popular.

Varias veces mencionamos que ante el desorden y la anarquía que México presentaba, en un clima de descomposición social, era el marco necesario para la aparición de un personaje carismático, con un fuerte liderazgo, el cual pudiera ejercer el poder total y absoluto (Mesías).

Los tiempos al parecer se cumplieron, el más grande apoyo popular recayó en la figura del que será a partir del 1 de diciembre, el nuevo presidente de México, quien ya ejerce desde este momento las funciones propias del poder ejecutivo, ante un Enrique Peña Nieto, que ya se hizo a un lado.

López Obrador concentra el poder, con el control total del Congreso, cámara de diputados, cámara de senadores, los gobernadores que andaban muy sueltos y hacían y deshacían hoy temen al tener que enfrentar procesos en su contra por el manejo de los recursos públicos. Nadie, parece contradecir a quien se ha propuesto como meta ser el mejor presidente en la historia de México.

El tabasqueño, al más viejo estilo del priismo rancio del siglo XX, es jefe de estado y de partido, no hay una separación como tal, ni sana distancia entre él y su partido Morena.

El camino de construcción de la nueva República amorosa está en marcha, en breve como ya se ha mencionado.

Porfirio Muñoz Ledo, quien se pretende erigir como el ideólogo de la cuarta República, habló sobre esto en una muy reveladora entrevista con el diario de mayor influencia en la lengua española, El País.

Muñoz Ledo de 85 años de edad y quien será por cuarta vez diputado federal ahora por Morena, se perfila para ser el coordinador de la bancada del partido en el poder y quien le coloque la banda presidencial al tabasqueño, un anhelo del vetusto legislador electo, quien así se lo pidió a López Obrador.

En la charla con el periódico El País, Muñoz Ledo justifica ya desde ahora, la mayoría aplastante que su partido tendrá en ambas cámaras y es que Morena controlará desde septiembre a 307 de los 500 diputados en la Cámara de Diputados y a 68 de los 128 senadores.

“Decir que un Gobierno con mayoría es antidemocrático es simplemente absurdo”, responde a las voces que han mostrado su temor por el amplio dominio de la formación de López Obrador. “En México sí nos hace falta una mayoría gobernante. La hubo, pero fue terriblemente autoritaria”. Muy interesante y revelador lo dicho por Porfirio, adiós a las minorías.

Muñoz Ledo adelanta también que habrá dos momentos legislativos importantes.

“El primer bloque de reformas estaría destinado a cumplir las promesas de campaña y afianzar políticamente al presidente López Obrador. El futuro legislador de Morena reconoce que la tarea no será sencilla. Las iniciativas deben sacarse adelante con cambios presupuestales que no contemplan nuevos impuestos”.

Muñoz Ledo augura que el éxito de esa primera etapa abriría un segundo periodo de transformaciones más profundas del Estado mexicano, entre ellas la creación de una nueva Constitución.

“La nueva República depende de un nuevo diseño constitucional, Andrés está convencido de eso. Pero tiene que crear las condiciones hacia mediados de su sexenio. Todavía falta hacer una revisión integral de la Constitución o la convocatoria de una Constituyente. Ahora no se dan las condiciones”.

Me queda claro que Muñoz Ledo se cree Andrés Quintana Roo, quien junto con Carlos María de Bustamante se encargó de redactar la Constitución de Apatzingan.

Reitero, la República Amorosa ya está en marcha.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

La nueva República amorosa

Aún no ha entrado en funciones, pero Andrés Manuel López Obrador ya toma decisiones, mismas que comienzan a cambiar el curso de México.

Ayer, durante una reunión con gobernadores electos, a la cual acudió Luis Miguel Barbosa, diputado federales y senadores de Morena, el jefe de la cuarta República enlistó una serie de puntos que serán parte de la agenda legislativa de su partido, Morena.

Al más viejo estilo del régimen, como jefe de partido y de estado, López Obrador delineó lo que será la agenda de las “transformaciones” de este país.

1. Reducción de sueldos de altos funcionarios y eliminación de privilegios.
2. Creación de la secretaría de Seguridad Pública.
3. Eliminación de fuero a todo nivel.
4. Reforma como delito grave la corrupción de servidores públicos, robo de combustible y el fraude electoral.
5. Ley de Ingreso y Egresos 2019.
6. Reforma para que el estado mayor se agregue a la secretaría de la Defensa Nacional.
7. Revisión del decreto de la privatización del agua.
8. Modificación/Revocación de la Reforma educativa.
9. Garantizar que la educación sea gratuita a todos los niveles.
10. Ley para la consulta de la revocación del mandato del presidente de la República en tres años.
11. Ajustar leyes y reglamentos que permitan organizar el marco jurídico para la eliminación de la burocracia excesiva. Reagrupación de trabajadores al servicio del estado. Eliminación de las delegaciones federales y vinculación. Creación de las coordinaciones federales estatales.

El tsunami político, que se dio el uno de julio, trae coletazos de los cuales las delegaciones federales no escaparan pues el día de ayer, Andrés Manuel López Obrador anunció que eliminara todas las delegaciones de dependencias federales y sustituirlas por 32 coordinaciones generales.

Sagarpa tiene 33 delegaciones; Relaciones Exteriores, 44; Economía, 49; la Sedesol, 32; Semarnat, 31

Mi amigo, el analista Rubén Otínez definió, en un artículo mejor que nadie, las consecuencias de esta medida.

“Sin duda alguna existen delegaciones federales muy obesas como Sedesol, SCT, Semarnat y otras muchas, aunque cada una se maneja bajo normatividades muy estrictas lo cual implica que aunque desaparezcan, sus programas seguirán vigentes.

Lo peligroso de desaparecerlas es que se perderán muchos empleos y quienes pierdan su trabajo tendrán que dedicarse a la informalidad pues difícilmente podrán colocarse en otro empleo del sector público.

Otro impacto de esta decisión es que la tramitología de los programas que ofrecen se vuelva tortuoso y en muchos casos los apoyos lleguen tarde como los apoyos del campo donde si los recursos no fluyen en tiempo, las lluvias llegan y las cosechas no se dan pues el recurso cuando llegue ya no se necesita.

La coordinación que se planea va a requerir de perfiles del más alto nivel aunque estará condicionado a que quienes estén colaborando con esta nueva representación federal tendrán que comprobar que marcharon con el movimiento desde un principio por lo cual se infiere que todos los burócratas que pertenezcan a otros partidos políticos no cabrán en esta coordinación”.

Ya desde inicios de este semana, Porfirio Muñoz Ledo en su colaboración del Universal, adelantó lo que era inminente, lo que sigue es una nueva constitución política, que de pasó a la cuarta República, a la República amorosa, la de López Obrador, el jefe máximo.

Listo, el Congreso local. Como lo adelante en mis redes sociales, así quedará conformada la próxima legislatura local.

Morena, 9 de mayoría, plurinomiales, 5; para un total de 14 curules en el Congreso local.

Partido del Trabajo, mayoríam 3; “pluris”, 1; para un total de 4 curules; Encuentro Social, mayoría, 4; “pluris”, 0. PAN, mayoría, 3; “pluris”, 3, para un total de 6 asientos. MC, mayoría 2; pluris 1, para un total de 3. El PRD, mayoría, 2; “pluris”, 0, para un total de 2. Compromiso por Puebla, mayoría 1 y “pluris” 0. Nueva Alianza, mayoría 1, “pluris” 1, total 2. PRI, mayoría 1, “pluris”, 3; total 4, y el Verde, mayoría, 0; “pluris” 1.

Es muy interesante la conformación del Congreso local, en donde José Juan Espinosa, el JJ, se perfila como líder del Congreso; en tanto, su contra parte será Gerardo Islas, quien representará el morenovallismo, agárrense.

Los coordinadores generales, contrapeso de los gobernadores y aspirantes. La nueva República amorosa no puede estar completa sin la figura de los coordinadores generales, nuevos virreyes del país, los cuales serán contra peso de los gobernadores y por supuesto, varios de ellos, futuros candidatos a ocupar el ejecutivo en las entidades.

En Puebla, como ya lo adelantó el periodista Arturo Rueda, será el sobrino de Manuel Bartlett, Rodrigo Abdalá, quien esté al frente de esta figura y el Tlaxcala, una vieja amiga, Lorena Cuellar.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

“Ya ganamos, ahora qué vamos hacer”

Cuenta la leyenda que la noche del domingo 12 de noviembre de 1995, luego de que el Consejo Coordinador Empresarial diera a conocer los resultados de las primeras encuestas de salida que se aplicaron en ese tiempo, por parte del CEO de la Universidad de Guadalajara, el entonces candidato ganador de la jornada electoral, Gabriel Hinojosa, no daba crédito de su triunfo.

Hinojosa había derrotado a todo el aparato priista y principalmente del entonces gobernador, el temido Manuel Bartlett Díaz, quien venía de ser secretario de Gobernación y de haber operado uno de los fraudes electorales más grandes en la historia del país, por supuesto ahora ya olvidado porque el exmandatario ya es de los buenos por haber luchado al lado de López Obrador, solo ese gesto lavó todos sus pecados.

Pero volviendo al tema central, según cuentan luego de enterarse de los resultados, Hinojosa y un grupo de leales seguidores se dirigió al Palacio Municipal, los policías de la entrada le pidieron identificarse, “soy Gabriel Hinojosa, el alcalde electo”, dicho esto le concedieron el paso.

Tras abrirse las puertas de palacio como si fueran el Mar Rojo al paso de los Judíos, Hinojosa se dirigió hacia las escaleras, miró a su alrededor, vio las letras en oro del edificio de inicios del siglo XX, admiró su arquitectura y de pronto lanzó la frase que lo inmortalizó “ya ganamos y ahora que vamos a hacer”.

Sirva esta anécdota para enmarcar lo que puede ser la administración que encabezará, Claudia Rivera Vivanco, la nueva alcaldesa de Puebla, la segunda en la historia de la ciudad, quien ayer se reunió con el alcalde en funciones, Luis Banck para ver el proceso de entrega-recepción.

Si bien es cierto, Claudia dejó ver en campaña que es una mujer preparada y bien intencionada, su experiencia administrativa es nula, lo cual puede jugar en su contra, además de que se advierte una enorme cantidad de advenedizos que ya se frotan las manos por ser parte de su gestión.

Este último elemento es realmente preocupante, en campaña, muchos se atribuían el ser los “asesores” de la candidata, lo mismo el regidor, Eduardo Cobián Carrizales, que el diputado electo, Fernando Manzanilla, y otros personajes más que se atribuían influencia sobre la hoy alcaldesa electa. Lo cierto es que su hombre “fuerte” es Javier Palou, quien desempeña un papel primordial en la toma de decisiones de la alcaldesa electa.

Va a ser interesante ver de qué personajes se rodea la nueva alcaldesa, quien va a ser su equipo, si tomará gente con experiencia o como lo anunció en Efekto10 busca formar un equipo con gente joven, una nueva generación que impulse y forme, lo cual si bien podría ser positivo, en el corto plazo tendría consecuencias por la curva de aprendizaje.

Hay muchas interrogantes que pronto se tendrán que resolver en torno a la próxima presidenta municipal de Puebla, de ahí la relevancia de que se conozca a su equipo, para saber si habrá certidumbre sobre el manejo de la ciudad y lo complejo que resulta hacerse cargo de la vida de más de 2 millones de almas. Una buena medida, es que la presidenta municipal electa, anunció que dos elementos, Alejandro Cañedo Priesca (Turismo) y Gustavo Ariza (Protección Civil) podrían repetir en el cargo, punto a favor de Rivera.

Son muchos los retos que deberá de enfrentar Claudia, principalmente el de la inseguridad, el reto más importante que tendrá su administración, el lograr que se frene la delincuencia, lo cual no será nada fácil.

Tampoco se le va a pedir imposibles, el tema de la inseguridad es bastante complejo, por lo que habrá de darle tiempo, en este tema.

Adicionalmente a todo esto, la nueva alcaldesa deberá de soportar las ambiciones desbordadas de quienes ya se sueñan en el “Charlie Hall” desde este momento y aspiran a sucederla, sabedores de que esta posición es el mejor trampolín para llegar a casa Puebla o al menos así lo consideran muchos. En otra entrega ya hablaremos de este tema, daré los nombres de quienes se ven en tres años en el Palacio Municipal.

Habrá que ver si la propia Claudia piensa ya en la reelección, a la cual puede aspirar, este factor es sumamente importante para Rivera Vivanco, quien podría estar hasta seis años en el palacio municipal, si es que lo hace bien.

La reconstrucción del PRI. Tras la hecatombe sufrida por el PRI nacional y particularmente el poblano, hay nombre y hombres que vale la pena rescatar.

Y es que no cualquiera tiene calidad moral para hacer frente al desastre en el que quedó convertido el tricolor, sobre todo si hablamos de traiciones.

En ese mapa anote el nombre de José Luis Márquez Martínez, como uno de los pocos priistas que mostró dos fuerzas importantes en la reciente elección, estructura y lealtad.

De no ser así, no se explicaría que dos de los pocos triunfos del tricolor, buena parte de ellos se dieron en la sierra Norte donde, aunque le pese a un disminuido Juan Carlos Lastiri, Márquez tiene fuerza y presencia.

Municipios donde Pepe operó como Zacatlám, Tetela de Ocampo, Ixtacaxtitlan, Ahuacatlán, Ahuazotepec y Zapotitlán de Méndez, el PRI se levantó con el triunfo y logró conformar un importante “corredor rojo”.

De ahí que no sea nada descabellada la versión de que Márquez pueda llegar a la dirigencia estatal del PRI a rescatar lo poco que queda del expartidazo y, quien sabe, hasta sacarlo del atolladero.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Jafet Moz

¿Procede la causal de nulidad abstracta?

Dicho concepto, en buen español, se aplica cuando el pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en términos de sus facultades, decide anular un proceso electoral, ya sea en un distrito, en un municipio o en estado.

En las elecciones llevadas a cabo en México, tres veces se han anulado elecciones a gobernador, una Tabasco, la cual dio origen a este término en el año 2000, cuando había ganado el priista Manuel Andrade la elección en aquella entidad y el PRI y el PRD, impugnaron el triunfo del tricolor.

El Tribunal Electoral anuló las elecciones realizadas el 15 de octubre de ese año debido a irregularidades relacionadas con el apoyo gubernamental recibido por el candidato priista Manuel Andrade. Ante la anulación, el Congreso nombró a un gobernador interino. Al final, en la elección extraordinaria volvió a imponerse el candidato del tricolor.

En el 2003, en el estado de Colima sucedió una historia similar. En las elecciones para gobernador, el TRIFE anuló la elección en la que el candidato priista, Gustavo Vázquez Montes, se había alzado con el triunfo. La razón fue la intervención del entonces gobernador de esta entidad, un viejo conocido de los poblanos, Fernando Moreno Peña, quien más tarde en el 2013, fungió como delegado del PRI en Puebla.

Hace tres años, en el 2015, el TRIFE volvió a anular las elecciones en Colima por la misma razón: El apoyo del gobernador, Mario Anguiano, quien según el Tribunal, operó recursos públicos para apoyar la candidatura del priista, José Ignacio Peralta. El INE ordenó la realización de elecciones extraordinarias, en donde de nueva cuenta se impuso el priista por una escaso margen.

También se han anulado elecciones municipales y de diputados, en el 2003 el TRIFE anuló las elecciones de diputados federales en Coahuila y Michoacán, ambas ganadas por el PAN. En el primer caso se anuló la elección en el primer distrito por la intimidación de votantes por parte hombre vestidos de negro que coaccionaron el voto. En Michoacán, se anuló el resultado del quinto distrito, pues se usaron símbolos religiosos en apoyo del abanderado panista de nombre Arturo Larios Rodríguez.

Como se puede ver, son diversas las situaciones por las cuales se puede anular una elección, pero de acuerdo a los criterios utilizados en la resolución SUP-JRC-487/2000 y SUP-JRC-489/2000 del caso Tabasco que abrió la puerta a este tipo de resoluciones, estos serían los cuatro criterios a tomar en cuenta para anular una elección de corte estatal: compra de voto, inequidad en el acceso a medios de comunicación, quema de papelería electoral y apertura ilegal de paquetes electorales.

El 29 de diciembre del 2000, la sala Superior del Tribunal Electoral declaró la primera nulidad de elección a gobernador por supuestos o situaciones jurídicas distintas a las previamente establecidas en el código de la materia, mediante la causal abstracta, que surgió cuando el órgano electoral federal en cuestión determinó, por medio de una interpretación legal del sistema de nulidades acogido positivamente en el Código de Procedimiento e Instituciones Electorales del Estado de Tabasco, que existen dos tipos de causales de nulidad: a) Las específicas y b) las abstractas.

La segunda de ellas, para su mejor entendimiento, debería de ser encontrada por el juzgador en cada situación que se sometiese a su decisión, para salvaguardar así los elementos fundamentales de una elección democrática: libres, auténticas y periódicas, el sufragio universal, libre, secreto y directo; el financiamiento de los partidos políticos y sus campañas electorales por medio de recursos públicos sobre los de origen privado, la organización de las elecciones mediante un organismo público y autónomo; certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad como principios rectores del proceso electoral, equidad en acceso a medios de comunicación a favor de los diferentes actores políticos y el control de constitucionalidad de los actos y resoluciones electorales.

Es decir, el caso Puebla, cuando llegue a los Tribunales, será un verdadero volado. En principio se puede decir que no hubo intervención del estado, como en los dos casos relacionados con Colima, pero también hay quien puede alegar que la intervención de grupos armados y los muertos registrados durante la jornada electoral, pueden ser una causal que impidió el voto libre y secreto.

En su momento, será muy interesante el ver que interpretación le da el Tribunal al caso Puebla, aunque hay que recordar que cuando Luis Miguel Barbosa fungió como senador de la República litigó varios casos ante dicho organismo, debido a que muchos de sus integrantes le deben favores al entonces poderoso personaje.

Manzanilla, el más votado. Nobleza obliga, en una pasada entrega mencione que Nayeli Salvatori fue la candidata más votada en la elección federal, pero aún faltaba el conteo final de la elección, el cual dio como resultado que Fernando Manzanilla fue el candidato más votado en el pasado proceso electoral.

En total, Fernando obtuvo 110 mil 146 votos, mientras que Nayeli Salvatori obtuvo 110 mil 013, una diferencia de 133 votos entre ambos candidatos.

Manzanilla será un muy influyente diputado federal con una votación superior a la que obtuvo por ejemplo, el candidato del PRI a la presidencia municipal de Puebla, Guillermo Deloya, quien obtuvo más de 70 mil sufragios.

Lo importante es que Manzanilla y Salvatori conserven los mismos sufragios en tres años, cuando Andrés Manuel López Obrador, ya no esté en la boleta, pese a las reformas constitucionales que se avecinan.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El tiempo pone a cada quien en su lugar (Martha, primera mujer en gobernar Puebla)

Independientemente de que aún queda por desahogar las impugnaciones correspondientes, Martha Erika Alonso, ya aseguró su lugar en la historia.

Será la primera mujer en convertirse en titular del ejecutivo en Puebla y también la primera gobernadora emanada del Partido Acción Nacional, lo cual es algo digno de resaltar, ya que en la vida política del país, ya habían gobernado mujeres emanadas de otras fuerzas políticas como el PRI o el PRD, pero no de Acción Nacional.

Puebla vivió una de las jornadas electorales más complicadas de toda su historia. Los hechos de violencia que se registraron durante la jornada electoral, deberán por supuesto de investigarse y sin duda ser castigados.

También los actos vandálicos protagonizados por los representantes populares electos de Morena, encabezados por el inefable, José Juan Espinosa, Alejandro Armenta, Fernando Manzanilla, Héctor Alonso, el colado de Raúl Barranco y hasta la alcaldesa electa, Claudia Rivera Vivanco, quienes violentaron un principio de su partido político, el no mentir.

Mintieron porque aseguraron que habían encontrado una “mapachera” panista, el “laboratorio electoral”, donde según ellos, se organizó el gran fraude que le arrebato el triunfo a Luis Miguel Barbosa, lo cual resultó una mentira.

La Fepade, el pasado viernes, en voz de su titular, desmintió dicha versión al corroborar que se trataba de copias, de simples copias de las actas de escrutinio y cómputo de elección, a las cuales todos los partidos políticos tienen acceso.

Podría revelarles la verdad de los hechos del pasado martes en el MM, pero me da flojera, prefiero que se queden con su versión de que les robaron la elección, para que sigan teniendo una “causa” para vivir, lo único que les puedo decir es que cayeron redonditos en una trampa.

Fueron presa de sus intereses mezquinos, mismos que revele, al señalar que si por alguna causa se llega anular la elección, todos sueñan con ser los candidatos y por supuesto hacer a un lado a Barbosa, a quien no quieren, ni apoyaron durante la campaña. El tiempo va a poner a cada quien en su lugar.

Lo mismo deberá pasar con todos aquellos ilustres desconocidos que sin hacer campaña, se subieron al tsunami de López Obrador y estuvieron en el lugar exacto y en el momento correcto, ya veremos cuanto les dura su gloria. Y si de verdad merecen ocupar los lugares que ganaron sin el menor esfuerzo.

Ya veremos que ocurre con todos aquellos que queriendo exorcizar sus frustraciones personales y los demonios de una vida insatisfecha, alientan el odio y la división y más perversos aún, aquellos que comieron de la mano de Rafael y Martha Erika y que cuando perdieron sus privilegios, se convirtieron ahora si en sus detractores, oportunistas que de última hora se subieron al carro del supuesto cambio, para ver si pueden sacar provecho.

Tampoco va a ser nada fácil para Martha Erika gobernar, se debe de tomar en cuenta que la virtual gobernadora tendrá que enfrentar a un presidente de la República (López Obrador) el cual no es precisamente su amigo.

También tendrá que hacer frente a un congreso local de oposición, lo cual no va a ser una tarea fácil, pero si algo sano para la democracia poblana y el ejercicio del poder. Por si fuera poco, más del 50 por ciento de la población, empezando por la capital del estado estarán gobernados por personajes emanados de Morena.

De igual modo habrá que ver si la nueva gobernadora y su grupo aprendieron la gran lección que dejó esta elección; la cual, es que una muy buena parte de la población esta insatisfecha, reclama un trato más humano por parte de sus gobernantes y espera resultados inmediatos en el combate a la inseguridad y en otros temas.

Sin lugar a dudas, lo que está por venir van a ser muy interesante para Puebla, pero estoy seguro que el tiempo pondrá a cada quien en su lugar y también no hay que perder de vista que el mismo nivel de exigencia se deberá de tener para las nuevas autoridades municipales.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El PRI, un desastre

El que fuera hasta el 2010 el partido hegemónico en el estado, el PRI, vive el peor momento de su vida en la entidad.

Enviado al tercer lugar en el pasado proceso electoral y con tan solo dos ciudades importantes, Zacatlán y Xicotepec de Juárez, así como una diputación en la bolsa, el tricolor debe de comenzar a pensar en ¿cuál es su futuro? Si es que lo hay y hacia a dónde deben ir.

El candidato a la Presidencia de la República por el tricolor, José Antonio Meade Kuribreña, obtuvo poco más de 397 mil 899 sufragios, el candidato a la gubernatura, Enrique Doger tuvo 465 mil 452 votos y la fórmula al Senado de la República, encabezada por Juan Carlos Lastiri, solo tuvo 364 mil 873 sufragios, la cifra más baja en toda la historia del tricolor. Lastiri consiguió lo que quería, pasar a la historia de la ignominia política poblana.

Estos tres personajes, tuvieron cifras de risa, para un partido que en 8 años terminó por dilapidar el capital y el poder concentrado en más de 70 años de gobierno.

Ninguno de los tres pudo siquiera alcanzar la cifra del medio millón de votos, con los cuales tradicionalmente partían los candidatos del PRI a cualquier tipo de contienda.

Entiendo también que estos tres personajes tuvieron que luchar contra todo el desprestigio que la administración peñista les heredo e ir contra corriente en un proceso electoral, en donde tuvieron todo en contra, incluso hasta la falta de recursos para apoyar las campañas.

Es lamentable que muchos jóvenes que apostaron por tomar las candidaturas a los diferentes puestos de elección popular hayan sido sacrificados por la dirigencia de su partido y a pesar de esto realizaron un buen trabajo, como Ramón Fernández Solana, Karina Romero e Iván Galindo Castillejos, sobre los cuales se debería de comenzar a trabajar a futuro en la reconstrucción de este instituto político.

Es increíble que un hombre con el talento y la inteligencia de Jorge Estefan se haya encargado de enterrar al priismo poblano, el cual navegó sin rumbo durante los últimos 8 años, luego de la derrota de Javier López Zavala en el 2010.

Tampoco todo es culpa de Estefan, el mayor culpable es el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, el cual abandonó a los priistas poblanos a su suerte y peor aún entregó a este partido a los deseos del entonces gobernador, Rafael Moreno Valle, quien en los hechos tomó las riendas del tricolor.

La federación también abandonó al PRI, los delegados que fueron enviados a Puebla solo es dedicaron hacer negocios, principalmente los ligados al exsecretario de Gobernación, el hidalguense, Miguel Ángel Osorio Chong, una bola de vividores y saqueadores, a los cuales nunca les importó, ni Peña Nieto, ni mucho menos la entidad.

El PRI merece estos resultados por negarse a convertir en una oposición al morenovallismo, por ser su cómplice, esta es una de las muchas razones, por las cuales, el grueso de sus bases migro a Morena, por no ser alternativa, pero también por vivir de rodillas durante todo este periodo.

El canibalismo fue otro factor importante, el cual también influyó en la grave crisis que hoy enfrenta este partido en Puebla.

En el 2010, varios traidores dentro del equipo del entonces gobernador Mario Marín y del grupo melquiadista, operaron en contra de Javier López Zavala, quien cayó derrotado ante Rafael Moreno Valle.

En el 2013, muchos de estos traidores volvieron a operar en contra, pero ahora del exrector de la UAP, Enrique Agüera Ibáñez, quien había dejado la máxima casa de estudios en el estado, para contender por las siglas del PRI. Sabedores de que si el académico ganaba, en automático se convertía en candidato a la gubernatura, se conjuraron para darle muerte.

Lo mismo ocurrió tres años más tarde con Blanca Alcalá, a la cual abandonaron a su suerte en el 2016, la exalcaldesa de Puebla, incluso tuve que aceptar el exilio de oro que significo su embajada en Colombia.

Ahora que por fin Enrique Doger Guerrero tuvo su tan ansiada oportunidad, esta llego fuera de lugar y tiempo, ya no es el mismo académico del 2004 cuando ganó la presidencia municipal de Puebla.

Su campaña fue totalmente gris, además de que sobre él pesa la sospecha de haber sido comparsa del morenovallismo.

Esta es solo una breve síntesis de ocho años de anarquía del priismo poblano, el cual se puede hundir aún más, si personajes abyectos como Leobardo Soto u otros más se hacen del control de este partido.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Nuevamente las candidaturas comunes fueron veneno puro

El esquema implementado por el estratega de la campaña, de dividir el voto a expensas de perder los municipios más importantes para ganar la gubernatura, privilegiando las candidaturas comunes, resultó ser, veneno puro.

Quienes alegan que existió fraude electoral deberían de voltear a ver el PREP y analizar muy bien sus números, los cuales explican muy bien lo que ocurrió el pasado domingo.

Sin candidaturas comunes, Martha Erika Alonso hubiera sido derrotada en la jornada electoral de 1 de julio, ni el PAN, ni el PRD, ni Movimiento Ciudadano, hubieran sido suficientes para frenar a la coalición Juntos Haremos Historia.

Sin los dos partidos CP y PSI la candidata triunfadora (hasta el momento) de la elección, habría tenido un total de 796 mil 882 votos, por los 808 mil 697 que tuvo Luis Miguel Barbosa de los tres partidos que apoyaron su candidatura (Morena, PT y PES.

De acuerdo al PREP, el PAN le aportó a la candidata de Por Puebla al Frente, 665 mil 508 votos, el PRD le dio 58 mil 296 y Movimiento Ciudadano, un total de 73 mil 078 sufragios.

Compromiso por Puebla y Pacto Social de Integración, los partidos satélites del morenovallismo, le aportaron a la candidata de la coalición Por Puebla al Frente, entre los dos un total de 112 mil 128 votos. CP un total de 66 mil 565 y PSI 45 mil 653 respectivamente.

Tan solo con esto, Martha Erika suma un total de 909 mil 010 votos, es decir, 100 mil 313 votos más que Barbosa y la coalición conformada por las tres fuerzas políticas que lo apoyaron.

A esto se le debe de sumar 48 mil 676 votos, que le dieron a la candidata de Por Puebla al Frente, las 26 diferentes combinaciones, por las cuales se podían votar en la boleta por Martha Erika Alonso, lo cual no se tomó en cuenta, pero que fueron fundamentales para cimentar el triunfo de la panista.

En el caso de Barbosa, Morena le aportó 663 mil 243 votos, el PT le dio 107 mil 479, mientras que el PES (Partido Encuentro Social) solo le dio 37 mil 975, sería bueno que Luis Miguel voltee a ver la aportación de este partido.
A esto se le debe de sumar 52 mil 804 sufragios más por parte de las 4 diferentes combinaciones, que le entregaron las diferentes formas de votar, de acuerdo a su coalición.

Es decir, mientras por Martha Erika Alonso había hasta 31 formas de votar en la boleta, por Luis Miguel Barbosa solo hubo 7, lo cual explica mucho de lo que ocurrió el pasado domingo. No hay fraude, simple y sencillamente, las candidaturas comunes, demostraron otra vez su efectividad y eso queda perfectamente documentado, reitero, si se analizan los números de la elección que arrojó el PREP. Ojalá se tomen el tiempo para hacerlo, sin calenturas.

Desde el inicio de la elección lo mencione en una de mis columnas, cuando platique sobre la impugnación que hicieron tanto PRI como Morena, en contra de las candidaturas comunes, ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

En esa misma columna advertí que el fallo del TRIFE, sería crucial para definir el rumbo de la elección en Puebla, ya que el esquema aplicado por el morenovaliismo en elecciones locales, luego de la reforma realizada en el 2012 con la complicidad del PRI, una y otra vez había demostrado su efectividad y esta tampoco fue la excepción.

Este era el milagro al cual se refirió Moreno Valle durante la reunión realizada en las Bodegas del Molino, previa a la elección del 1 de julio, él sabía que con este esquema, se iban a perder muchas alcaldías, pero se garantizaría el triunfo para su candidata.

Desde un inicio, así se diseñó la elección, no falló en absoluto el sistema, sabían que solo cediendo alcaldías y fraccionando el voto, era posible detener el tsunami que se aproximaba a Puebla. Lo único que podía destruir el modelo, era la participación ciudadana, la cual si hubiera llegado al 70 por ciento, hubiera dado al traste con lo planeado.

Si a esto se le agrega que además hubo voto diferenciado, ya que las elecciones locales obedecen a una lógica diferente a las federales y eso también quedó demostrado en esta elección.

Mientras tanto, para la elección de presidente de la República hubo una participación en Puebla del 62 por ciento, para los comicios locales hubo una participación del 67 por ciento.

No obstante, que la participación en la elección local fue superior en un 5 por ciento, si hubo voto diferenciado, las cifras no mienten, Enrique Doger Guerrero, el candidato del PRI, tuvo tres por ciento más de votos que el candidato a la Presidencia de la República, José Antonio Meade.

Mientras Meade obtuvo solo 15.73 por ciento, Doger tuvo el 18.49 por ciento, una variación entre uno y otro de tres puntos. Pepe Toño obtuvo 397 mil 899 sufragios, Doger obtuvo 465 mil 452 votos y el patético de Juan Carlos Lastiri para el senado obtuvo solo 364 mil 873.

Doger tuvo 67 mil 553 votos más que su candidato a la presidencia Meade, a su vez, el exrector tuvo también 100 mil 127 votos más que el inefable, exsubsecretario de la Sedatu.

Por sui fuera poco, ya lo dijimos, López Obrador obtuvo en Puebla un millón 445 mil votos, Alejandro Armenta tuvo en el senado un millón 166 mil 093 sufragios, Barbosa solo tuvo 861 mil 501 sufragios, es decir, Luis Miguel tuvo 583 mil 499 votos menos que “El Peje” y 304 mil 592 sufragios menos que el nacido en Acatzingo, Puebla.

Hay también quienes quieren explicar el fraude con base en la diferencia de participación que existió entre la elección.

En Puebla hay quienes quieren explicar el fraude, alegando que no hay lógica entre la participación en el proceso federal que fue del 62 por ciento y el local que fue del 67 por ciento. Alegan que si se repartieron 6 boletas, la participación debería de ser igual, lo cual en la lógica así debería ser.

No obstante, Puebla no es la única entidad en donde hubo elección concurrente y las cifras de participación no concuerdan.

Me di a la tarea de analizar la participación en las nueve entidades en donde hubo elección presidencial y también de gobernador, los resultados los dejo a su consideración.

Ciudad de México, participación federal de acuerdo al PREP 63 por ciento, participación local 70 por ciento; Morelos participación federal 63 por ciento, local 66, Guanajuato federal 63 local 52, Veracruz federal 63.4, local 64.5; Puebla 62 federal y 67 local; Yucatán 63 por ciento local y 63 federal, Tabasco 63 federal, 70 local, Chiapas 63 federal, 67 local, Jalisco 63 por ciento federal y la local 58 por ciento.

No sé cómo explicar esto, pero queda claro que si hubo variaciones en cada entidad. ¿A caso en estos estados también hubo fraude? Y conste que es pregunta.

Dejo estos números para cualquiera que tenga la ociosidad como yo de analizarlos y desglosarlos.

Juntos Haremos Historia


Montaje a modo.
Ya se supo que gran parte del montaje realizado por los integrantes de Morena en el hotel MM obedece más que por defender a Barbosa a intereses personales.

Me explico, el crear un clima de inseguridad y terror, obedece a la lógica de anular la elección, “hubo fraude”, gritaban envalentonados.

Los interesados, Armenta, Manzanilla y el JJ, saben que si se anula la elección, adiós Barbosa y ellos puede ser candidatos al gobierno, carajo.

Es esta la verdadera razón de la barbarie que se vivió en el MM, cada quien peleaba por verse más salvaje, sabedores reitero, que si anula la elección, algunos de ellos será candidato. De ahí que mientras Barbosa reclama que se respete su triunfo “legítimo”, los vándalos quieren incendiar Puebla para que se repita la elección.

Silencio en la noche, el musculo duerme, la ambición trabaja.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Puebla, la prueba de fuego para AMLO

Aún no toma posesión como presidente de México y Andrés Manuel López Obrador ya tiene que enfrentar su primera prueba de fuego, porque en la entidad si “se desató el tigre”.

El día de ayer, candidatos ganadores del Morena, encabezados por José Juan Espinosa, Alejandro Armenta, Fernando Manzanilla y el dirigente estatal de este partido en Puebla, Gabriel Biestro, irrumpieron en las instalaciones del Hotel MM, ubicado en la zona cercana a San José Vista Hermosa y Estrellas del Sur, para desmantelar una “supuesta” mapachera, desde donde se operó el “fraude” electoral del pasado domingo.

Con lujo de violencia, los virtuales candidatos ganadores, acompañados de una turba, lastimaron a quienes se encontraban en el lugar capturando las copias y remarco, copias de las actas de la elección que se llevó a cabo el pasado domingo, debido a que este día, arrancara como lo marca la ley, el recuento distrital de los paquetes electorales.

El artículo 297 del Código Estatal indica a la letra: “De las actas levantadas en la casillas deberá entregarse una copia legible a los representantes de los partidos políticos y de candidatos independientes, levantándose el acuse de recibo correspondiente. La primera copia de cada acta de escrutinio y cómputo será destinada al PREP. El presidente de la casilla, bajo su responsabilidad, vigilará que por fuera del paquete electoral de cada elección, vaya adherido un sobre que contenga exclusivamente un ejemplar del acta de escrutinio y cómputo de la elección que corresponda, para su entrega al consejero presidente de los consejos distritales y municipales correspondientes”.

Pero bueno, suponiendo sin conceder que los morenistas encontraron un bunker, creo que lo hubieran reportado de inmediato a la Fepade, como lo hicieron más tarde o ¿acaso la violencia será la forma en que se van a arreglar las cosas ahora?

A las 17 horas, en las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE) en la Ciudad de México, el caso Puebla fue abordado por los consejeros de este organismo, la integrante de INE, Pamela San Martín Ríos y Valles, defendió los resultados del PREP de Puebla, al señalar que este sistema, casi nunca falla.

Del mismo modo, trascendió que el INE podría atraer el recuento distrital de Puebla, para evitar cualquier tipo de suspicacia sobre la elección en la entidad.

El consejero Marco Baños, más tarde, en entrevista con Leonardo Curzio, en Radio Fórmula, defendió el resultado que el consejo científico le entregó al OPLE local, el cual le daba la ventaja a la candidata de la coalición “Por Puebla al Frente”, Martha Erika Alonso, el cual dijo, coincidió más tarde con los resultados del PREP.

La violencia, por ningún motivo, no es la forma de resolver las diferencias, ni mucho menos el polarizar a la sociedad, la cual dio un ejemplo de civilidad política al acudir a votar a las urnas el pasado domingo y elegir de manera libre a sus autoridades.

Los candidatos electos de Morena están en su derecho de defender por la vía legal y remarco, por la vía legal, lo que consideren necesario reclamar, pero nunca por la fuerza, ni mucho menos con la violencia.
Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo de México va a enfrentar una prueba de fuego en el tema de Puebla, para comenzar a delinear de qué forma va a gobernar y como va a gobernar. Es decir, si va a dejar que sus simpatizantes tomen la justicia por propia mano o va a fortalecer a las instituciones, siendo estas quienes diriman las controversias.

La elección de Puebla se debe de dirimir en los organismos electorales, principalmente en el Tribunal, quien deberá de atender las impugnaciones correspondientes y en su caso, determinar lo que sea procedente.

Es de verdad reprobable lo que ocurrió el día de ayer en el hotel MM de la ciudad de Puebla, reitero, el pueblo no votó para tener golpeadores en el Congreso local, Cámara de Diputados y Senadores, votó por gente pensante al menos eso creo, que van a tratar de cambiar las formas de gobernar en este país.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Fotos: Es Imagen / Ramón Sienra / Jafet Moz

El recuento de los daños

Un primer acercamiento a la elección local celebrada el día de ayer en el estado de Puebla ratifica lo que ya habíamos adelantado y lo que en el búnker morenovllista ya lo sabían, el costo de ganar la gubernatura iba a ser demasiado alto, pero solo así se iba a contener el tsunami lopezobradorista que se acercaba a Puebla.

La táctica de ceder terreno finalmente funcionó, pero reitero, en el balance las cosas no salieron del todo bien, sobre todo en el tema local, en donde Morena tiene la mayoría en el Congreso, algo que no será cómodo para Martha Erika Alonso.

En el plano federal, el tsunami fue por demás violento, el candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, se alzó con el triunfo en Puebla, de acuerdo al PREP, con un total de un millón 392 mil votos para el 57.32 por ciento de las preferencias; por el 19.90 por ciento de Ricardo Anaya, y el 15.60 por ciento de José Antonio Meade del PRI. Con un 62 por ciento de participación.

En el Senado de la República, la dupla Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra obtuvieron un total de un millón 125 mil votos, para un 47 por ciento de las preferencias, por 594 mil votos de la dupla Nadia Navarro y Mario Riestra con el 25 por ciento de las preferencias y tan solo 348 mil 666 votos, algo paupérrimo de la dupla priista integrada por Juan Carlos Lastiri y Xitlalic Ceja el 14.78 por ciento. Por cierto Juan Carlos, resultó que si soy pitoniso, hundiste al PRI con la votación más baja en su historia, ni el voto duro pudiste conservar.

En el caso de las diputaciones federales hubo casos realmente patéticos, Morena ganó 14 de 15 curules de mayoría que estuvieron en juego, siendo Nayeli Salvatori, la candidata más votada por Morena en todo el estado, con 96 mil 474 votos; seguida de Saúl Huerta, candidato del distrito 11 con cabecera en Puebla, quien obtuvo 95 mil 659 sufragios, reiteró patético este resultado.

La única morenovallista que salvó el honor de su coalición fue, Maiella Gómez, quien ganó en el distrito 2 con cabecera en Zacatlán.

Fernando Manzanilla Prieto ganó el distrito 12, con cabecera en Puebla, con 66 mil 953 votos, muy por debajo de lo esperado y de lo que presumía, pero ganó por la ola morenista.

En el plano local, las lecturas son aún más interesantes, el tsunami lopezobradorista como lo adelantamos, hizo que Morena se alzara con el triunfo en las principales plazas de la entidad, además de que ganara 16 de 26 curules en el Congreso local con los perfectos desconocidos.

La capital fue fundamental para los buenos números de Morena y la victoria holgada de Claudia Rivera Vivanco, con 12 puntos de ventaja sobre Eduardo Rivera Pérez, algo que si bien se puede calificar como una sorpresa por la amplia ventaja que obtuvo la que será la nueva alcaldesa de Puebla, era algo previsible. La capital siempre fue un santuario de López Obrador.

Las principales ciudades y en especial el área conurbada se volcaron a favor de Morena y sus candidatos, Coronango, Antonio Teutli; Cuautlancingo, María Daniel Hernández; San Andrés, Karina Pérez Popocatl; San Pedro, Luis Alberto Arriaga Lila; San Martín, Norma Layón; Huejotzingo, Angélica Patricia Alvarado; además de ciudades al interior como Huauchinango, Tehuacán, Tecamachalco y Atlixco en donde están en la pelea.

Lo poco que pudo rescatar el morenovallismo fue el municipio de Tepeaca, en la persona de Sergio Salomón Céspedes Peregrina, pero de ahí en fuera las principales ciudades quedaron en manos de Morena y el PRI rescató Zacatlán con Luis Márquez Lecona y Xicotepec de Juárez con Lupita Vargas.

Un caso por demás especial es Teziutlán, en dónde Carlos Peredo Grau se alzó con el triunfo en esta ciudad, derrotando a Toño Vázquez y a su pareja sentimental, la aun diputada con licencia, Corona Salazar Álvarez, a quien humilló con una votación de 3-1 y bajo las siglas de Compromiso por Puebla.

Mañana en la próxima entrega ya abundaré más en los datos duros de la elección (números), solo un adelanto, si hubo voto diferenciado entre López Obrador y sus candidatos.

Un claro ejemplo es que el tabasqueño ganó con un millón 392 mil votos, Alejandro Armenta ganó el senado con un millón 125 mil votos, mientras que Luis Miguel Barbosa, el candidato a la gubernatura, perdió al obtener solo 846 mil votos 076; es decir, Barbosa tuvo 545 mil 924 votos menos que “El Peje”, y 278 mil 924 votos menos que Alejandro Armenta. Esto explica parte de la derrota del candidato de la coalición, “Juntos Haremos Historia” al gobierno de Puebla, y no otra cosa.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Conteo de salida rápido le da la ventaja a Martha

La jornada electoral se puede dividir en Puebla en tres momentos.

Uno, la histórica votación registrada en la entidad, con una gran participación por parte de los ciudadanos, los cuales literalmente se volcaron en las urnas para dejar en claro, como una y otra vez se insistió, su hartazgo en contra de priistas y panistas, lo cual encumbro a Andrés Manuel López Obrador como el ganador de la contienda presidencial.

El segundo, los hechos de violencia que marcaron la elección en la entidad, los cuales la convierten en el “negrito en el arroz” a nivel nacional, por todo lo ocurrido en la elección, en donde hubo varios muertos, lo cual a nadie le conviene.

Una tercera instancia es la ligera ventaja (dos puntos) que el resultado del conteo rápido del INE le otorga a la candidata de la coalición “Por Puebla Al Frente”, Martha Erika Alonso, quien de acuerdo al estudio realizado y validado por el Comité Técnico de asesores del INE, habría obtenido el 38.9 por ciento de las preferencias por el 36.8 del candidato de Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta.

Se trató sin lugar a dudas, de una de las noches más largas en la historia de Puebla, en donde la histeria colectiva fue lo que reinó durante una buena parte de la elección, aderezada por la garrafal pifia cometida por Noticieros Televisa a nivel nacional, quien presentó una encuesta por parte de Consulta Mitofsky en donde se dio por ganador a Luis Miguel Barbosa, por 10 puntos de ventaja sobre Martha Erika.

Puebla vivió un día de locura, reitero, con la más importante participación ciudadana en la historia de la entidad, punto a destacar fue la capital quien registro una afluencia a las urnas por parte de la ciudadanía, superior al 70 por ciento. Hay quienes hablan del 75 o hasta el 77 por ciento.

A destacar dentro del reporte de la jornada, la inminente derrota del candidato de “Por Puebla al Frente” a la alcaldía, Eduardo Rivera Pérez, quien fue totalmente arrasado por el tsunami lopezobradorista, algo que ya se advertía, pero que poco se dimensionaba.

Todos sabíamos que se aproximaba una ola de dimensiones desconocidas, pero nadie podía decir de qué tamaño era lo que se aproximaba.

La ola lopezobradorista alcanzó para que se llevará Morena la alcaldía de Puebla, el Senado de la República, en donde la dupla Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra se impusieron sobre Nadia Navarro y Mario Riestra.

Del mismo modo, Morena se impuso en las principales ciudades del estado, algo que ya se veía venir, así como las diputaciones locales y las federales, lo que también ya habíamos comentado.

Se cumplió finalmente el vaticinio que el propio exgobernador, Rafael Moreno Valle hiciera previó a la jornada electoral, se cumplió “solo me alcanza para hacer un milagro” y así sucedió.

El resto de la jornada la vamos a diseccionar poco a poco, hay muchas lecturas por hacer, muchas cosas que analizar y por supuesto el ir poco a poco, construyendo el nuevo mapa político de Puebla, en donde muchas cosas han cambiado.

La democracia mexicana a nivel de participación, dio un salto cuantitativo, superó y por mucho, lo que algunos ya habíamos vaticinado, incluso los actores políticos estuvieron a la altura de las circunstancias, José Antonio Meade y Ricardo Anaya demostraron ser realmente dos hombres acorde al siglo XXI, lo cual sin duda le da certidumbre al país.

La mayor parte de los medios de comunicación, ya muy cerca de las dos de la mañana le daban la ventaja a la candidata de la coalición Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso, quien todo parece indicar, se alzó con el triunfo de manera ajustada, pero a final de cuentas triunfo en Puebla. El dique resistió el embate de la ola lopezobradorista.

En la historia de México se cierra un ciclo y se abre otro, los gobiernos neoliberales, se acabaron, lo mismo ocurre con el periodo que arrancó en 1988 donde los gobiernos llegaban al poder completamente deslegitimados.

López Obrador tiene ahora en sus manos el demostrar que verdaderamente él si es algo diferente y de que en realidad se puede convertir en uno de los mejores presidente de México.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Elecciones y medios

Sin duda la elección que se llevará a cabo el próximo domingo causó una revolución en materia de medios de comunicación, ya que fue la primera en la historia del país, en donde las redes sociales jugaron un papel predominante, desplazando a la televisión.

La llamada “caja tonta” término acuñado a inicios de los años ochenta, confirmó que ha sido desplazada por el internet, algo que nunca nadie hubiera imaginado.

Las llamadas televisoras nacionales, las “mass media” y sus “líderes de opinión”, observaron como a diferencia del 2012 en donde todavía jugaron un papel preponderante, tuvieron que ceder terreno ante las redes sociales como el Facebook, en primer término, y también el Twitter.

Si bien es cierto que ni el Facebook y el Twitter, como ya lo he señalado en otras ocasiones, son la vida real, ya que están inundadas de bots, innegablemente se convirtieron en el termómetro electoral que termino por crear la percepción a favor de un candidato, misma que habrá de ver si se confirma el próximo domingo.

La elección local, confirma la hipótesis planteada por el periodista Jeff Jarvis, en su libro “El Fin de los Medios de Comunicación de Masas”, en donde el autor plantea que la televisión masiva y en general los medios, tendrán una reconversión para enfocarse en sectores específicos (comunidades).

Pero retomando el tema, ahora que Internet está muy presente en las vidas de muchos, la televisión ha pasado a un segundo plano en muchos casos, principalmente en el terreno informativo.

Durante los últimos años hemos visto como programas usan contenidos de Internet para rellenar sus programas, incluso ahora sucede en los informativos. Seguramente en más de una ocasión has leído una noticia en un medio digital de Internet y uno o dos días después te lo has encontrado en un informativo. La gran autopista de la información que es Internet está haciendo cambiar mucho otras formas de comunicación e industrias, lo cual no le convierte en algo malo como algunos les gusta hacer ver, simplemente se trata de una evolución.

Hay que aceptarlo, esta elección, la del 2018 se vivió y se luchó en el terreno del ciberespacio, en las redes sociales, las cuales marcaron tendencias y por supuesto, jugaron un papel predominante.

La gasolina sigue siendo la misma, la de Pemex
. Mucha gente se ha ido con la finta de que con la apertura de gasolineras a partir de este año, bajo la firma de compañías extranjeras, el combustible, es también de este origen.

Mobil, Shell, British Petroleum y otras marcas que han abierto en suelo mexicano, utilizan el mismo combustible distribuido por Pemex, es decir comprar en uno u otro establecimiento es exactamente lo mismo, tal vez lo único que cambie, es el precio y eso por centavos.

Es algo semejante a lo que ocurre con la telefonía, en donde han entrado las grandes transnacionales como ATT o Movie Star, pero la red sobre la cual operan es la misma que tiene en su poder el magnate Carlos Slim y sus gigantes, Tecel y Telmex.

De regreso al tema, de acuerdo con el reporte operativo de Petróleos Mexicanos (Pemex), en el primer mes del año se compraron al extranjero un promedio de 899 mil 800 barriles de petrolíferos diarios, de los cuales 64 por ciento, es decir, 576 mil 600 barriles por día fueron de gasolinas.

No es que estas empresas hayan traído su propio combustible y entonces si se haya entrado en una competencia sobre la calidad del producto, este reitero, sigue siendo el mismo pero ahora bajo la firma de marcas extranjeras. Así de simple y así de sencillo.

Ahora habrá que ver que es lo que pasa con la Reforma Energética y la apertura de este sector hacia la inversión extranjera, será interesante observar si cambian o no las reglas del juego.


Foto: Es Imagen / Jafet Moz

laserpientesyescaleras@hotmail.com

No a la regulación de medios

Un tema que pasó casi desapercibido en la pasada campaña, la cual recién concluyó, es la intensión del candidato a la gubernatura por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Luis Miguel Barbosa, de impulsar una ley de medios de comunicación y una ley de propaganda gubernamental.

Ambas iniciativas constituyen una amenaza a la libertad de expresión, la cual está regulada ya por el artículo 8 constitucional y reglamentada mediante diversas iniciativas que tienen que ver con la reparación del daño y también con el derecho de réplica, garantía de la parte afectada ante lo que pueda ser considerado un ataque a la honorabilidad y la dignidad de la persona.

Reconozco, en lo personal, que existen todo tipo de excesos dentro de la prensa poblana, que es a la cual conozco y gran parte de esto se debe a que se hizo a un lado de las redacciones, el manejo de los géneros periodísticos y proliferaron las llamadas “columnas”, hoy ya todo mundo hace columnas en Puebla, algunas que son verdaderos monumentos a la difamación, sin duda.

Si bien, la columna es el medio de opinión por excelencia, se debe tener desde mi punto de vista bases para señalar o fijar una postura. Hay quienes lamentablemente consideran que hacer columna es llenar de adjetivos al personaje o personajes en cuestión o a las administraciones, creyendo que son más críticos entre más calificativos usan.

Reitero creo que existen todo tipo de excesos dentro de la prensa poblana, pero sin lugar a dudas, es la sociedad y no los políticos, ni mucho menos los gobiernos, quienes deben de calificar y regular a los medios de comunicación.

¿Cómo? A través de la aceptación o el rechazo, la gente tiene en sus manos el decir, que medios debe deben de permanecer y que medios no valen la pena leer, ver u oír, así de simple y así de sencillo.

Alguna vez platicando con el periodista, Fernando Alberto Crisanto, director de noticias del grupo Radio Oro, luego del triunfo obtenido por Rafael Moreno Valle en el proceso electoral del 2010, Crisanto, uno de los periodistas con más experiencia en Puebla y al cual considero uno de mis maestros, me dijo: “No te preocupes, va a sobrevivir quien sepa hacer periodismo, el verdadero periodismo siempre va a sobrevivir, que se preocupen los que no saben hacer periodismo”. Sabías palabras de este personaje, las cuales nunca olvidaré.

La campaña del 2010 estuvo plagada de estos excesos y no niego de ninguna manera que yo forme parte de los mismos, sin que se tome esto como un “mea culpa”, es simplemente la aceptación de cuando se hacen mal las cosas, de cuando el periodista deja atrás su papel y se vuelve porrista o en caso contrario, también activista, lo cual se vale, siempre y cuando se haga de frente, diciéndolo de cara al radio escucha, al lector o al televidente.

La reacción de la pasada administración no se hizo esperar, a manera de venganza por los excesos cometidos, se intentó que el Congreso aprobará una ley para regular a los medios de comunicación, la llamada “Ley Mordaza”, la cual provocó el repudió inmediato de la sociedad.

Una buena parte de la prensa poblana rechazó la llama “ley mordaza”, la cual tuvo solo un acierto, el cambiar el delito de difamación y calumnia, por el de daño moral y tipificar éste concepto dentro del código civil en vez del penal. Existían absurdos como el de querer tipificar como daño moral, el herir los sentimientos de alguien.

El hablar de una regulación de medios de comunicación, a través de diferentes instrumentos, me parece solo de los regímenes totalitarios. En las democracias impera la libertad de prensa.

Hablar de una ley de propaganda me parece aún más extremo. En lo personal creo que el gobierno y los particulares, tienen la plena libertad de anunciarse o publicitarse con quien más les plazca y más les convenga.

Soy partidario y así lo he señalado que se transparente la relación gobierno y medios de comunicación sin cortapisas.

La relación comercial que existe entre la empresa medios de comunicación y gobiernos o entidades públicas, es igual que la que se da entre particulares, cada quien escoge cómo, dónde, con quién y cuánto.

Además, la gente ya no es tonta, entiende perfectamente bien cuando un medio tiene una relación comercial con tal personaje o con el gobierno estatal o municipal y cuando las “campañas” en contra de algún personaje o entidad, tienen como trasfondo el obtener un recurso.
Los medios no debemos administrar reputaciones, debemos de informar, simple y llanamente y la única regulación que debe existir es la del auditorio, el lector, el radioescucha o el televidente.

Cumplimos.
Todos los que hacemos Efekto10 Noticias nos sentimos especialmente satisfechos porque cumplimos la labor que nos encomendó nuestro jefe, el patriarca, don Pepe.

Don Pepe Hanan, nuestro director general Pepe Hanan Budib y su hermano Willy, las cabezas de esta empresa nos dieron una encomienda, informar en estas elecciones y así lo hicimos.

Se abrieron los micrófonos a todas las expresiones y a todas las corrientes de opinión, tanto en Efekto10 Noticias como en su programa hermano, Clase Política, así como en el portal de internet.

Gracias Jaime Torreblanca, editor en jefe, a mis compañeros reporteros encabezados por Jorge Castillo, jefe de redacción, Laura Hernández, Jorge Barrientos, Miguel Ángel Arroyo, Samantha García, Ady Barreda y Alejandro Medina, mis respetos a su labor y dedicación.

A mis amigos, Benny Santiago “el Conejo azul” en los controles de la Ke buena Puebla, a Miguel Cerón, mi productor, y Arturo Moro, en las líneas telefónicas. A Vero López y a Ricardo Hernández, mis compañeros en cabina, gracias. Esto es labor de equipo.

Ya son tres procesos electorales y dos federales cubiertos con el sello de la casa, el trabajo y los resultados.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Lo que se cuenta (trascendidos para cerrar campaña)

Según cuentan el fin de semana pasado, el exgobernador del Estado, Rafael Moreno Valle Rosas, les pegó una tremenda “regañiza” a los candidatos a los diferentes puestos de elección popular por su partido.

La razón, muchos de ellos van abajo en las encuestas, principalmente aquellos que compiten por los distritos de la capital, lo cuales si hoy fueran las elecciones estarían perdidos.

Según trascendió, el exmandatario citó a cientos de candidatos en la Bodegas del Molino para analizar directamente la situación de cada uno de ellos; primero los aspirantes a diputados federales, luego los locales y finalmente los candidatos a las presidencias municipales.

Con encuestas en mano y acompañado de sus dos principales operadores, Roberto Moya y Eukid Castañón, Moreno Valle les advirtió a los candidatos a diputados federales, que él no iba a meter las manos por ellos y que ya mucho había hecho durante la campaña y que ellos no habían aprovechado la oportunidad.

De ahí, la frase que les platique hace unos días: “solo puedo hacer un milagro”, dijo el exmandatario, en referencia a que solo podía ayudar a operar el triunfo de la candidata a la gubernatura, por lo que los demás tenían que rascarse con sus propias uñas para sobrevivir al tsunami lopezobradorista.

Si hoy fueran las elecciones de acuerdo a los números en manos del exgobernador, Morena ganaría entre 10 y 11 demarcaciones y los candidatos de “Por México al Frente” solo 4 o máximo 5.

Por lo que se refiere a las diputaciones locales, ahí también el regaño estuvo bueno, principalmente para las mujeres.

El Congreso local si es clave para la próxima administración, la cual busca evitar a toda costa, verse cercada por la legislatura con mayoría lopezobrarista.

Pese a los malos resultados de muchos candidatos, ahí si se giraron instrucciones, para que Eukid Castañón opere y entre al rescate de la mayoría de los candidatos, principalmente los de la capital en donde solo un aspirante, está arriba de los candidatos de Morena.

El regaño más fuerte fue para todos aquellos candidatos, tanto a diputados federales como locales, en donde la candidata Martha Erika Alonso va abajo.

Lo mismo ocurrió con los candidatos a presidentes municipales, los cuales también sufrieron una tremenda reprimenda.

Desde el 11 de diciembre del año pasado escribí una columna que llevó por título “Números y lana”, en dónde comentaba esta situación y la advertencia que el entonces exgobernador, les hizo a quienes aspiraban a ocupar, en ese entonces puestos de elección popular y lo cumplió.

Tormentas en el PRI.
Continuando con esta serie de rumores y trascendidos, cuentan que quien ya se prepara para tomar el control del PRI a través de la dirigencia estatal es el líder de la CTM, Leobardo Soto.

Dicen que Leobardo ya platicó con el exgobernador, Rafael Moreno Valle, quien le dio su bendición a Soto, para que se erija luego de la estrepitosa derrota que sufrirá el tricolor, como el “salvador de la patria”, hágame usted favor. La iglesia en manos de Lutero.

Quién también ya se apresta para cobrar su factura, merced a los servicios prestados durante esta campaña, es el candidato del PRI a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero, quien aseguran pidió el premio mayor de la lotería, que una persona ligada a su grupo, sea el sucesor del actual rector de la UAP, Alfonso Esparza Ortiz.

Dicen que si no se pudiera esto, entonces lo que pediría sería una secretaría para él, salud o educación, la cual usufructuaría por dos años, eso es lo que dicen.

Quienes también cuentan ya negociaron son los Antorchos, quienes van todos con Martha Erika Alonso, a cambio de que les dejen varios municipios en donde la organización tiene presencia.

El apoyo de Antorcha no es nada despreciable, si se toma en cuenta que puede aportar al menos unos 50 mil votos o más.

El que también dicen que ya negoció es el expresidente estatal del PRI y flamante integrante del CEN del tricolor, Jorge Estefan Chidiac, quien cuentan llegó a un acuerdo con el morenovallismo para entregar su apoyo a favor de Gerry Islas para que pueda ganar el distrito de Izúcar de Matamoros a nivel local a cambio de que el morenovallismo, neutralice a Morena en el distrito de Acatlán en donde el PRI batalla con su candidata a diputada federal, Maritza Marín Marcelo.

Estefan quiere ganar ese distrito no por Maritza, sino por él, ya que se trata de la demarcación a la cual ha representado ya en tres ocasiones y sería un revés personal, el que Morena pudiera ganar en este sitio.

Así las cosas previo a la jornada electoral del próximo domingo.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustracion: Alejandro Medina

Si habrá voto diferenciado

Todo parece indicar que la gran interrogante finalmente será disipada, si habrá voto diferenciado en Puebla, en la elección Presidencial, en la del candidato al Gobierno de Puebla, en el Senado de la República y por supuesto en las diputaciones federales, las locales y las alcaldías en donde por supuesto más se notará la diferenciación.

El fenómeno ya de por si se manifestaba, mientras Andrés Manuel López Obrador mantiene niveles de votación en Puebla por arriba del 55 por ciento, sus candidatos a la gubernatura, al Senado de la República y a los diferentes puestos de elección popular no le pueden seguir el paso.

No obstante, la fuerza del tabasqueño es la suficiente para hacerlos competitivos a todos; incluso, de encabezar las preferencias en el Senado de la República, las diputaciones federales y las principales alcaldías.

La lucha por la gubernatura observa una circunstancia diferente. De acuerdo a todos los estudios de opinión presentados, la candidata de la coalición, “Por Puebla al Frente”, Martha Erika Alonso, ha tenido la ventaja sobre su más cercano adversario, el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Luis Miguel Barbosa, con una diferencia que oscila entre los 5 y 7 puntos.

Pero la principal diferencia está entre los niveles que registra López Obrador y el candidato de su coalición a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa, mientras el “Peje” alcanza, reitero, los 55 puntos, el originario de la Sierra Negra de Puebla sólo obtiene 35 puntos en las sondeos que se han hecho públicos, es decir, casi 20 puntos de diferencia entre uno y otro.

Lo mismo ocurre con los candidatos a la alcaldía de Puebla, en donde Eduardo Rivera, mantiene el voto duro del panismo y le suma también puntos.

Tanto Martha Erika como Eduardo han sabido también hábilmente, desligarse de la figura de su candidato a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya, quien es un ancla para los dos abanderados de la coalición conformada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Lo cierto es que cada vez, se ve más el hecho de que si habrá voto diferenciado, lo cual será sin duda un acto digno de estudio.

Intrascendente, el debate a la alcaldía. En realidad resultó intrascendente el debate entre los candidatos a la alcaldía de Puebla organizado por el Instituto Electoral del Estado.

Poco publicitado, organizado a fuerza por órdenes del Tribunal Federal y sin peso específico, el encuentro entre los candidatos, resultó poco atractivo para los ciudadanos. En su mejor momento la transmisión a través de Facebook, tenía registrados entre 782 y hasta no más de 950 espectadores viéndolo en vivo.

Eduardo Rivera, de la coalición “Por Puebla al Frente”; Claudia Rivera, de “Juntos Haremos Historia”; Gonzalo Juárez, de Compromiso por Puebla; Paola Migoya, del Partido Verde; Guillermo Deloya, del PRI, y Víctor Gabriel Chedraui, de Pacto Social de Integración, no tuvieron, ni el escenario, ni la difusión para que pudiera haber el contraste necesario entre las diferentes propuestas.

Realmente el debate difícilmente podrá influir o modificar las tendencias que ya se registran en este momento, en donde hay que señalar sobró la presencia de Gonzalo Juárez, el candidato de Compromiso Por Puebla, el cual estuvo de relleno en este encuentro.

Eduardo Rivera dejó ver sus tablas políticas, luego de haber sido ya presidente municipal de Puebla, diputado federal y dirigente estatal del PAN.

El formato, pese a ser muy similar al que protagonizaron los candidatos a la gubernatura, careció de la agilidad y de la chispa que si tuvo el encuentro ya referido.

La mayor parte de los ataques se centró en contra de la candidata de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Claudia Rivera Vivanco, a quien le cuestionaron su inexperiencia y también salió a colación el hecho de que su coordinador de campaña, Ollín Rivera, tuviera como hermano a un exconvicto, acusado de robo a banco.

En fin, difícilmente el encuentro de ideas entre candidatos a la alcaldía, servirá para mover tendencias, en todo caso, el ejercicio mismo, solo sirvió para cumplir con lo ordenado por el Trife y así quedó registrado.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ricardo Morales Sánchez

Los cierres de campaña

Como era de esperarse los dos principales contendientes por la gubernatura de Puebla, Martha Erika Alonso y Luis Miguel Barbosa Huerta, pusieron a prueba a sus respectivas estructuras rumbo al próximo domingo y midieron de qué tamaño era su “músculo” político.

Si bien las elecciones no se ganan llenando estadios, si son un termómetro de lo que veremos el próximo domingo, además de que motivan sin lugar a dudas a los seguidores de uno y otro bando. Cabe señalar que en el 2010, si fueron un adelanto de lo que días después se iba a venir.

Primer acto. “Puebla ya tiene gobernadora”

El cierre de la candidata de la coalición “Por Puebla al Frente”, Martha Erika Alonso, fue muy importante y rompió con las todas las interrogantes que se habían hecho en torno a este evento, sobre todo luego de la visita de López Obrador a Puebla. La principal pregunta era, sí el evento de Martha iba estar altura de lo que se había visto un día antes y la respuesta habla por sí misma.

El estadio Ignacio Zaragoza, el cual se utilizó para el cierre de la candidata panista, lució repleto; incluso, hubo gente que se tuvo que quedar fuera de las instalaciones y ver desde la parte de Los Fuertes, este acto.

El aparato morenogalicista lució perfectamente bien aceitado y listo para lo que será otra dura prueba en su búsqueda por lograr una nueva hazaña, el que Puebla tenga a la primera mujer gobernadora.

En el 2010 esta máquina electoral logró vencer el marinismo, algo que parecía poco más que imposible. En el 2016 este mismo aparato logró que ganara Tony Gali, la primera vez desde la época de Maximino Ávila Camacho en que el gobernador saliente dejaba a un mandatario estatal de su mismo grupo político. El reto ahora será ganar de nueva cuenta la gubernatura y llevar por primera vez a una mujer a Casa Puebla.

La candidata lució bien cobijada, sabedora de que el próximo domingo será el día más importante de su vida, pero llega con el respaldo de los números a su favor (encuestas) y también de una estructura sólida y fuerte, la cual lució como en sus mejores tiempos.

Por cierto, hablando de números, el viernes y sábado llegaron muy buenas noticias a los bunkers de Las Bodegas del Molino y de Las Fuentes, las tendencias son favorables, si nada extraño ocurre, el próximo domingo “Habemus gobernadora”, eso es lo que se dice.

Segundo acto. “El peso del Peje”

El cierre del candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” contó con la presencia del candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, el cual tiene ya pie y medio dentro de Los Pinos, lo cual ayudó a que la concentración fuera atractiva.

La presencia del “Peje” sin duda es el imán principal y así ha quedado evidenciado en todas las encuestas, el tabasqueño arrastra a sus candidatos y los hace competitivos, sean quienes sean.

La plaza de la Victoria lució abarrotada, hubiera sido interesante ver, cuánta de esta convocatoria habrían podido reunir Barbosa, Armenta, de la Sierra, Claudia Rivera y el resto de los candidatos de la coalición, sin la presencia de López Obrador, eso nos permitiría hablar del verdadero peso político de estos personajes. En fin el hecho es que abarrotaron la plaza y no voy hablar de números, para no entrar en polémica.

De llamar la atención que en su sexta visita a Puebla, López Obrador no arremetiera en contra de Moreno Valle, ni de la candidata Martha Erika Alonso, tal vez con esto “El Peje” le hubiera dado el impulso final a Barbosa rumbo al próximo domingo.

Tampoco hubo discurso triunfalista sobre Puebla, no se dijo que ya está en la bolsa, ni se recurrió al dicho de que Barbosa lleva 10 puntos de ventaja sobre Alonso, algo que le llamó la atención a todos. ¿Curioso, no?

Así fueron los respectivos cierres de campaña de las dos principales fuerzas políticas que se verán las caras este 1 de julio, un día más que importante para el futuro de México.

“Solo puedo hacer un milagro”. Mañana le platicaré quién dijo está frase y qué peso tendrá en lo que veremos el próximo domingo 1 de julio.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / José Castañares

El pulso de la elección

Ni duda cabe que traemos el pulso de la elección en este espacio. La encuesta publicada por el periódico Reforma confirma mucho de lo que aquí le hemos adelantado.

La elección a llevarse a cabo el próximo domingo 1 de julio para elegir presidente de la República, gobernador del Estado, presidentes municipales, diputado federales, senadores y diputados locales en Puebla, será una guerra de estructuras.

El pasado 10 de mayo precisamente escribí al respecto de este proceso electoral que el 1 de julio que veríamos sería el choque de la estructura morenovallista contra la participación ciudadana, la mentada columna llevaba precisamente por título “Estructura contra participación” y eso es precisamente lo que la encuesta de Reforma confirmó.

El encuestólogo y politólogo David Mendoza realizó el siguiente análisis en sus redes sociales, el cual comparto con los lectores.

De acuerdo a Mendoza, para ganar el Estado de Puebla se requería entre el 40 por ciento y 42 por ciento de la votación efectiva lo que representa entre un millón 062 mil y un millón 115 mil 244 votos. Con una participación ciudadana para este ejercicio del 54 por ciento.

El análisis realizado por David detalla que la lista Nominal en el Estado de Puebla es de 4 millones 500 mil 580 electores, de los cuales votarían 2 millones 655 mil 342 aproximadamente, quedando fuera un millón 845 mil 238 de personas que no irán a sufragar.

Con base a los datos de la encuesta de Reforma, Martha Erika obtendría el 41 por ciento, equivalente a un millón 088 mil 690 votos; Barbosa, 38 por ciento, equivalente a un millón 009 mil 030 votos; Enrique Doger registraría el 18 por ciento, equivalentes a 477 mil 962 posibles votos, la votación más baja para el priismo poblano en toda su historia; Michel Chaín, obtendría solo el 3 por ciento de las preferencias, lo que equivale a 79 mil 660 posibles votos.

En este escenario cada punto porcentual equivaldría a 26,553 electores.

Por lo tanto, la diferencia en votos entre Martha Erika y Barbosa es de 79,660 votos.

El modelo diseñado desde Las Fuentes, previó al arranque de las campañas, previó un escenario similar, el cual solo se les puede descomponer si la participación ciudadana rebasa el 65 por ciento.

Al morenovallismo no le importó desde un inicio pelear por los municipios de la entidad, de ahí que Morena lleve la delantera en las principales ciudades de la entidad, como también di cuenta en la columna que llevó por título “Las principales ciudades las gana Morena”, la estrategia fue ceder terreno a cambio de la gubernatura y hasta el momento los números indican que puede funcionar, como muro de contención ante el tsunami llamado Andrés Manuel.

A destacar también el papel que juegan los partidos satélite, Compromiso por Puebla y PSI, así como el Panal, el cual se sumó hace unos días a la campaña de Martha Erika para agregar décimas a la candidata de “Por Puebla al Frente”. Tres puntos de ventaja, los mismos que aportan cada uno de estos partidos.

Tomando en cuenta el margen de error de la encuesta que es del 4.2 por ciento, de acuerdo a David esto genera diferentes escenarios donde la votación de Martha Erika puede oscilar entre 977 mil 166 y un millón 200 mil 215 posibles votos. La estadística nos dice que el límite superior es un escenario difícil pero no imposible, agrega Mendoza, por lo tanto para Barbosa su votación oscila entre 897 mil 506 y un millón 120 mil 554 posibles votos.

Según el análisis realizado por David Mendoza, los escenarios solo se le pueden complicar a Martha debido a que este proceso electoral en general se ha caracterizado por ser altamente emocional (aunque hay candidatos que están pidiendo un voto razonado y que para mí muestra la falta de sensibilidad de ellos ante lo que sienten los electores), la encuesta Reforma hace la pregunta a los poblanos de ¿qué es mejor para Puebla en este momento, un cambio de partido en el gobierno o que siga gobernando el PAN? El 69 por ciento de los encuestados respondieron cambio de partido en el gobierno, pero habrá que ver si en realidad se hace efectivo en las urnas.

Por primera vez, las encuestas no son capaces de medir las emociones del electorado, por eso es que Puebla está en aire. Sin embargo, Barbosa pudiera estar protegido por la figura de Andrés Manuel, cosa que Martha Erika no tiene con Ricardo Anaya.

Los escenarios más probables señalan para Martha Erika que puede ganar entre 3 y 7 puntos porcentuales si hace un buen trabajo su equipo; mientras tanto, para Barbosa los escenarios más probables marcan un triunfo entre 2 y 6 puntos, también si hace su mejor trabajo.

Así pues, la campaña llegó a su fin y ahora solo es cuestión ver y esperar.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina