¡Escúchanos por internet!

Lastiri y López Arroyo desviaron recursos de la Sedesol (primera parte)

Para impulsar su postulación como aspirante del PRI a Casa Puebla, el hoy subsecretario federal de la Sedatu y el actual delegado de esta dependencia en Puebla, su compadre, Juan Manuel López Arroyo, habrían desviado recursos por más de 60 millones de pesos de la Secretaría de Desarrollo Social, a nivel federal en el año de 2015.

Dichos recursos, más de 60 millones de pesos fueron etiquetados en el año 2015 y canalizados a la entidad poblana para pagar los sueldos de los llamados Coordinadores Técnicos Sociales (CTS), a los cuales nunca se les vio trabajar en Puebla erradicando la pobreza.

El encargado de operar esos recursos fue el “alter ego” de Lastiri, su lugarteniente, Juan Manuel López Arroyo, un verdadero “pájaro de cuentas”, al cual colocó ahora al frente de la delegación de la secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) para operar los “negocios” y apuntalar la supuesta campaña del originario de Zacatlán a casa Puebla.

Bajo el cobijo y protección de la entonces titular de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga, Lastiri logró bajar en Puebla esa bolsa millonaria cuya operación y distribución radicó en manos de su incondicional López Arroyo, en ese entonces los tres personajes eran parte de la dependencia encargada de “combatir la pobreza” en nuestro país.

En vez de utilizar los recursos provenientes de la federación para la contratación de estos “coordinadores”, López Arroyo desvió los recursos para conformar la red de operadores políticos encargados del acarreo de beneficiarios de programas sociales a las mal llamadas “asambleas públicas comunitarias”, convertidas en escaparate para exhibir desde entonces a Juan Carlos Lastiri en su sueño por lograr ser el candidato priista a la candidatura por el Gobierno de Puebla.

De este modo es como Lastiri y López Arroyo han operado y mantenido un estructura paralela en Puebla, desviando recursos de la federación en beneficio del sueño personal del subsecretario de la Sedatu; el cual, por eso reta a los priistas a que el candidato surja de una consulta a la base, sabedor de que con fondos públicos ha mantenido una estructura de operadores en todo el estado.

No es la primera vez que López Arroyo forma parte de la red de corrupción, que Robles Berlanga extendió durante su paso por la Sedesol y que ahora se ha trasladado a la Sedatu.

La revista Proceso, en su edición del 21 de febrero del 2017, publica un reportaje titulado, “Sedesol, los mil 787 millones de pesos desaparecidos en las gestiones de Rosario Robles y José Antonio Meade”.

En este reportaje López Arroyo, el compadre de Lastiri, aparece como el eje central de un desvío de recursos de la Sedesol en su calidad de director de la Unidad de Planeación y Relaciones Internacionales, de esta dependencia, la cual otorgó contratos por 136 millones, 319 millones y 156 millones de pesos a las universidades Tecnológica del Sur del Estado de México, de Nezahualcóyotl y Politécnica de Texcoco, supuestamente para mejorar el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), quienes a su vez subcontrataron y transfirieron el 97.7 por ciento de los recursos a seis personas físicas y 12 morales, sin que existiera contrato o constancia que justifique los pagos.

Los contratos obligaban a las universidades a asumir el pago de los coordinadores técnicos sociales, quienes supervisan las obras realizadas con recursos del FAIS. Esta tarea no incumbe a la Sedesol, sino a los estados y municipios, de acuerdo con la ASF. Para ello, la dependencia utilizó los recursos de la partida 44101, destinada a “gastos relacionados con actividades culturales, deportivas y de ayuda extraordinaria”, la cual no tiene nada que ver con los servicios contratados.

Los auditores realizaron visitas domiciliarias a cuatro proveedores, quienes “se negaron a proporcionar la información solicitada”. Se percataron posteriormente de que estas empresas “tienen actividades diferentes a los servicios solicitados”. Durante la auditoría, la Sedesol “no encontró” los “entregables” de las universidades, ni los supuestos informes de los trabajos de supervisión. Todo esto está plenamente comprobado por la Auditoría Superior de la Federación.

Para Puebla se habían autorizado la contratación de mil 500 plazas, pero la dupla Juan Carlos Lastiri y López Arroyo desvió los recursos a la contratación de operadores para la promoción de Lastiri, alrededor de unos 300 a los cuales se les asignaron salarios de entre 15 mil, 20 mil y hasta 40 mil pesos, el resto fue a parar a los bolsillos de estos dos personajes, quienes simularon la operación del programa. (Continuará)

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Las cifras de la inseguridad

De acuerdo al último reporte del Sistema Nacional de Seguridad, las cifras en el combate a la delincuencia le son favorables al gobernador Antonio Gali, quien ha logrado disminuir los índices en la entidad.

De acuerdo SNSP en enero y febrero de 2016 se presentaron 9 mil 608 denuncias y para el mismo periodo de 2017, la cifra disminuyó a 7 mil 749, lo que representa un 19.35 por ciento menos.

Asimismo, de enero a febrero de este año, el robo a negocio bajó de 352 a 297, un 15.63 por ciento; el robo de vehículo tuvo un decremento del 7.79 por ciento pasando de 732 a 675 casos y el robo a casa habitación pasó de 191 a 188 denuncias para un 1.57 por ciento.

Por lo que se refiere al combate al robo de combustible en el llamado “triángulo rojo”, a pesar de que no existen denuncias formales sobre amenazas a reporteros de la zona por parte de huachicoleros, se recibió un oficio en el que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en donde se solicita a la Secretaría General de Gobierno atender el tema, sin que esto represente una recomendación.

En resumen, Puebla durante estos primeros días de la administración de Tony Gali, se mantiene por debajo de la media nacional en el índice delictivo, aunque se trabaja intensamente para disminuirlo cada vez más.

Las cifras alcanzadas en la materia son el fruto de estrategias precisas y a través de la coordinación estrecha entre los tres órdenes de gobierno, cabe resaltar en este sentido que ha sido clave el apoyo brindado por la federación a través del apoyo del ejército mexicano y sus elementos destacamentados en la zona.

No obstante, el mayor reto para la actual administración estatal es transformar estas cifras en percepción, en donde la ciudadanía aún vive con miedo, producto de la situación general que existe en el país, pero también agudizada por el robo de combustible.

Dicho de otro modo, mientras las cifras oficiales choquen contra los niveles de percepción ciudadana, las cosas no van a mejorar en términos de opinión.

Cabe resaltar que hace unos días, el secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, se comprometió a informar de inmediato a la sociedad poblana, a través de los medios de comunicación, sobre los avances del estado en la materia. Este es un buen primer paso.

También es importante destacar que ante las amenazas recibidas en contra de comunicadores, por su labor informativa en materia del robo de combustible, hay que destacar la oportuna intervención de la CNHD, quien ya emitió a través del quinto visitador de este organismo, algunas medidas para garantizar la seguridad de los reporteros.

Los pasos que se han dado dentro de la administración de Tony Gali son los correctos, aunque aún queda mucho por hacer, sobre todo en Puebla capital, en donde al parecer todavía hay una cuenta pendiente por resolver, sobre todo en el tema del robo a cuentahabiente y de autopartes, delitos considerados como menores, pero que tienen un alto impacto social.

La tarea no es fácil, pero si la administración estatal logra que las cifras oficiales, se empalmen con la percepción ciudadana, se habrá dado un primer paso gigantesco en la administración de Tony Gali, quien por voluntad y ganas no va a quedar.

Los primeros pasos en este sentido, ya se dieron con los patrullajes aéreos y con la detención del presidente municipal de Atzitzintla, pieza clave en el robo de combustible en la zona del llamado Triángulo Rojo.

La lucha en contra de la inseguridad es algo constante, una guerra con principio, pero sin fin y así lo sabe el gobernador Gali, quien no está dispuesto a bajar la guardia.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El dream team de Morena

Los operadores nacionales de Andrés Manuel López Obrador, en Puebla, ya preparan lo que para ellos podría ser el “dream team” para enfrentar al morenovallismo en el 2018 y sacarlo de Casa Puebla.

Ricardo Monreal, el operador político real del “Peje”, ya tiene ─de acuerdo a fuentes bien informadas─ a los cuadros que según él son los más competitivos para asegurar la derrota de Rafael Moreno Valle y su equipo en la entidad.

Según Monreal, este sería el “dream team” perfecto para derrotar al morenovallismo. Luis Miguel Barbosa Huerta, senador de la República, candidato a la gubernatura.

Fórmula al Senado, José Juan Espinosa, presidente municipal de San Pedro Cholula, ahijado político de Monreal y el aún diputado federal del PRI, Alejandro Armenta Mier.

Para la presidencia municipal de Puebla, Monreal busca que el actual delegado del IMSS, Enrique Doger Guerrero, sea la carta de Morena y aunque han existido algunas conversaciones, el exrector de la UAP todavía no resuelve, si se va o no del PRI, porque tiene la esperanza de hacerse de la candidatura a la gubernatura.

El actual diputado federal, Rodrigo Abdala Dartigues, de acuerdo a Monreal, podría ser candidato a diputado local y también ir por la vía plurinominal, para asegurar su llegada a la legislatura y convertirse en el coordinador de la bancada de Morena en el Congreso.

Para ser sinceros, la verdad no luce mal la alineación de Monreal, salvo por varios temas. Barbosa no es conocido en Puebla, aunque se puede subir al “tren” lopezobradorista y ser jalado por el efecto “Peje”, el cual con un ilustre desconocido como Abraham Quiroz se sitúo como la tercera fuerza política en la entidad con 12 por ciento del total de la votación. La presencia nacional de Luis Miguel si es importante y eso equilibra las cosas.

“El Ñoño” tiene mucha cola que le pisen, sobre todo del lado del morenovallismo, el cual lo favoreció con muchos contratos, mismos que pueden ser revividos en plena campaña, pero aun así, Barbosa sí que puede ser incómodo en la contienda.

La dupla José Juan Espinosa y Alejandro Armenta luce explosiva, aunque alguno de los dos deberá de tratar de controlar su excesivo protagonismo, así como su carácter explosivo por naturaleza y del cual ya han dado muestra en múltiples ocasiones.

El lado débil de la dupla sería el alcalde de San Pedro Cholula, en el “ojo del huracán” por supuesto enriquecimiento ilícito y por beneficiar a empresas fantasma durante su administración.

La probable postulación de Enrique Doger sería un éxito rotundo para la gente de Morena y específicamente en esa posición, la cual conoce a la perfección, al haber sido ya alcalde de la ciudad del 2005 al 2008.

Doger es altamente rentable en la capital y su participación sería fundamental para definir el rumbo de la elección en la ciudad la cual concentra casi el 30 por ciento de la votación total del estado.

El problema con el delegado del IMSS es que aún tiene su corazón puesto en el PRI y con amplias posibilidades de que este partido lo pueda postular como su candidato a Casa Puebla, aunque con el hándicap en contra de la marca tricolor.

Doger sabe perfectamente que el candidato del PRI a Casa Puebla deberá de surgir de entre él, Blanca Alcalá o Juan Carlos Lastiri, pero con un partido destrozado, desmembrado y en tercer lugar de las preferencias.

Este es, según Monreal, el “dream team” que puede sacar al morenovallismo de Casa Puebla y hay que reconocer siendo realistas, que sí tendrían altas posibilidades de triunfo.

López Díaz quema sus naves. Por tercera semana consecutiva, el director de 5 Radio y conductor del noticiero más escuchado de Puebla, Javier López Díaz, alabó en su programa al expresidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, quien al parecer es su “gallo” para hacerse de la candidatura del PAN a la gubernatura rumbo al 2018.

Al día siguiente de que Rafael Moreno Valle dejó el gobierno de Puebla, López Díaz le abrió un espacio y convirtió a Rivera en colaborador de su programa.

Hace dos semanas dijo que Eduardo Rivera era de los pocos políticos honestos que él conocía, hace una semana lo reiteró al aire y ayer dijo que Rivera, además de honesto, era el único panista puro (sic).

Ni duda cabe que al “rey del raiting” le late su corazoncito por el “príncipe del Yunque” y está bien; en lo personal, creo que los comunicadores debemos y tenemos derecho a apoyar proyectos políticos, pero también, debemos asumir las consecuencias que esto trae consigo y decirlo abiertamente al público, a eso se llama honestidad.

López Díaz tuvo enormes diferencias con el exgobernador Moreno Valle, quien en varias ocasiones pidió su cabeza de 5 Radio.

Muchas cosas unen a Rivera y a López Díaz, así como otros comunicadores, entre ellas el ser egresados de la universidad de la derecha poblana, el semillero yunquista, la Upaep.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Moreno Valle, ¿a la boleta?

Tómelo con las reservas del caso, pero reciénteme ha crecido la versión de que si el exgobernador Rafael Moreno Valle no alcanza la nominación de su partido a Los Pinos, no sería nada extraño de todas formas verlo en la boleta electoral del 2018.

No se trata de que el exmandatario se vaya a otro partido político para ser candidato, ni mucho menos que se vaya a inscribir como candidato ciudadano a la contienda por la Presidencia de la República, para nada, eso no está en sus escenarios.

De lo que se habla es que si al exmandatario estatal no le alcanza para estar presente en la boleta como candidato de Acción Nacional a la Presidencia de la República, el exgobernador si estaría en opción de poder negociar posiciones, principalmente Puebla.

En este mismo espacio ya hemos adelantado, que no cabe dentro de los escenarios de Moreno Valle que alguien ajeno a su grupo pueda obtener la candidatura a la gubernatura o a la presidencia municipal de Puebla.

Bajo esta premisa, se dice que si sus adversarios políticos llegarán a vetar la probable postulación de su esposa, Martha Erika Alonso, el también vetaría cualquier opción del Yunque y en este escenario, el B, su carta al gobierno de Puebla sería el alcalde Luis Banck Serrato, quien transita tanto con Moreno Valle como con Gali.

Pero también se dice, que para dejar constancia de su fuerza y de que él y nadie más que él tiene el control político de Puebla, el exgobernador estaría en la disposición de ir como candidato al senado de la República, encabezando la fórmula del PAN a la cámara alta.

Así es, como lo leyó, el exgobernador estaría de regreso en Puebla, para hacer campaña a favor de quién vaya a ser el candidato de Acción Nacional a Los Pinos y con un acuerdo político bajo el brazo, se encargaría de hacer campaña para vencer a López Obrador y asegurar la permanencia de su grupo político en el poder.

Muchos dirán que la hipótesis suena un tanto cuanto descabellada, pero no es así.

En este escenario, Moreno Valle podría “sacrificar” a su carta principal con el fin de mantener el control de Puebla, echarse a la campaña encima para arrastrar el voto panista y garantizar el triunfo del candidato de Acción Nacional en Puebla y por supuesto asegurar su llegada a la Cámara Alta para poder coordinar a los Senadores del albiazul.

El exmandatario ha confiado a sus más cercanos que él no quiere una ruptura dentro de Acción Nacional, pero si quiere, bien hacerse de la candidatura o bien quedarse con el control político de Puebla, entidad que no está dispuesto a ceder a sus adversarios de la extrema derecha.

Muchos considerarán que es demasiado riesgoso el que el exmandatario se ponga de nueva cuenta en la boleta, con todo lo que conlleva su paso por la administración pública, pero es un hecho que una y otra vez, Moreno Valle ha dado muestras de ser un extraordinario operador electoral.

A esto se debe de sumar, que si hay acuerdo entre Acción Nacional y el PRI para detener a López Obrador en el 2018, el exgobernador no tendría un adversario en el tricolor, sino en Morena, adversario al cual, a Moreno Valle le gustaría derrotar, para dejar constancia dentro del panismo, uno, que no es un traidor y dos, y el más importante, que él sí sabe ganar elecciones.

Este escenario dejaría la puerta abierta en Acción Nacional para la pelea por la alcaldía de la cuarta ciudad de país, sobre la cual hay varios tiradores y que se ha convertido en el objeto del deseo de varios.

Cuentan los que saben que hasta el momento, el exgobernador aún no tiene candidato a esta posición, ni tampoco el actual mandatario Antonio Gali, quien explora varias posibilidades, pero aún no se pronuncia a favor de nadie.

Como dijera Pepe Momoxpan: “esto se va a poner reemocionante”.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El escenario perfecto, todos ganan

En este mismo espacio de manera constante he manejado que la elección del Estado de México definirá el rumbo del 2018 y que las tres grandes fuerzas políticas que se disputan Los Pinos, PRI, PAN y Morena, se juegan mucho en esta elección.

Puebla no es ajena a esta serie de movimiento del tablero de ajedrez político en el que se mueven las grandes piezas nacionales.

Ayer, en este mismo espacio, hablamos de que ganando o perdiendo, Ricardo Anaya gracias a sus amarres con Los Pinos, saldrá victorioso, siempre y cuando, quien gane sea el PRI o el PAN y no Morena, ya que en caso de que Delfina Gómez se levante con el triunfo, sería un golpe de muerte contra el albiazul y el tricolor.

De esta forma, en el hipotético escenario de que el PRI triunfe en el Estado de México, el presidente Peña tomará un respiró en la recta final de su mandato, al menos electoralmente hablando.

El PRI no solo se mantendrá vivo rumbo al 2018, sino que también prácticamente habrá encontrado a su candidato a la presidencia de la República, en la persona del gobernador Eruviel Ávila, quien con todo el derecho del mundo, podrá solicitar llevar mano en el proceso, pues habría salido victorioso de una de las contiendas más difíciles de los últimos años.

Adicionalmente, aun ante un escenario catastrófico en el 2018, el grupo del presidente Peña, el Atlacomulco, se quedará con el gobierno del Estado con mayor población y con mayores recursos del país, lo cual le permitirá seguir con vida, por lo menos otros seis años más e incluso, tener candidato para el 2024 en la persona del propio, Del Mazo Maza.

Por su parte, al interior del PAN una eventual victoria del PRI en el Estado de México podría dejar mal parado al presidente nacional del albiazul, Ricardo Anaya, aunque el “cerillo” quedaría muy bien con el presidente Peña, el cual seguramente intervendría para frenar las presiones de Margarita Zavala y de su también aliado Rafael Moreno Valle, para lograr una gran acuerdo entre estos tres personajes.

Al propio Peña no le conviene que el panismo se fracture rumbo al 2018, necesita de un partido fuerte como aliado para ir de la mano en la elección del próximo año y poder derrotar de nueva cuenta a Andrés Manuel López Obrador.

Por esta misma razón, es por la cual nadie puede dar por muerto al exgobernador de Puebla en su lucha por hacerse de la candidatura del PAN a Los Pinos, ya que indudablemente en una gran negociación entre ambas fuerzas, es el único que puede darle garantías a los tricolores y a los azules.

Aun en un escenario adverso, Moreno Valle tiene posibilidades de negociar Puebla, entidad en donde conserva el control político.

Suponiendo sin conceder que al interior del PAN las cosas se polaricen, que Anaya se quede con la candidatura a Los Pinos y Moreno Valle tenga que negociar algo, sus canicas le alcanzan para mantener el control político de Puebla para uno de los suyos.

En el escenario más adverso, en el que le veten a su carta principal, su esposa Martha Erika Alonso, el exgobernador, tiene un as bajo la manga, para quedarse con Puebla y cerrarle el paso a los Yunques, porque solo él puede hacer que el PAN gane en Puebla.

Por ningún motivo, razón o circunstancia, Moreno Valle está dispuesto a soltar Puebla, tiene plan A y plan B, para jugar bajo cualquier situación.
Incluso en aquella en donde eventualmente tuviera que romper con el PAN, por quererle imponer un candidato del Yunque.

Entonces los ojos del exgobernador, voltearían hacía un antiguo aliado, al cual conoce muy bien, ya que cohabito con ellos muchos años.

No en balde sigue manteniendo contacto con muchos de sus cuadros y estaría hasta en este escenario, en opción de elegir a quien vaya a ser su verdugo.


A la venta, la casa del “Peje” en Puebla
. La que fuera la casa del líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador en Puebla, a la cual acudía cada ocho días para visitar a su pareja Beatriz Gutiérrez y a su hijo, ubicada en Bosques de Angelópolis ha sido puesta a la venta. Los López migraron a otro lugar, como se observa en las fotos exclusivas que este día publicamos en este medio.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Suponiendo sin conceder

Todo parece indicar que la elección del Estado de México es el primer paso de la alianza que establecerán de facto el PRI y el PAN rumbo al 2018 para impedir, de nueva cuenta como lo hicieron en el 2006 y 2012, el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, quien no en balde bautizó a esta clase política como “la mafia del poder”.

El 30 de enero el columnista, Salvador García Soto, reveló que el pasado día 20 de ese mismo mes, se habrían reunido el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya y el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para negociar un pacto con el fin de ir juntos en la elección del estado de México.

De acuerdo al columnista, el PAN acordó no ir en alianza con el PRD y llevar como candidata a Josefina Vázquez Mota, a cambio de que Peña jugué con la abanderada del albiazul y después ir en una alianza de facto con Acción Nacional en el 2018, para derrotar a López Obrador, llevando como abanderado al propio Anaya.

La columna de García Soto parece ser cierta en algunas partes, como que el PAN no fue en alianza con el PRD y que designaron a Vázquez Mota como candidata del albiazul.

En donde las cosas parece que le fallaron fue en el candidato ganador. Desde hace tiempo sostuve que el PRI y el PAN harían un frente común en el estado de México, para frenar a López Obrador, en la persona de su candidata Delfina Gómez y hacer ganar a Alfredo del Mazo y así parece que será.

La semana pasada, el Grupo Reforma dio a conocer los resultados de una encuesta, la cual coloca a Alfredo del Mazo del PRI con el 29 por ciento de las preferencias, a Delfina Gómez de Morena con el 28 y a Josefina Vázquez Mota, con el 25 por ciento.

Para ambas fuerzas políticas es de vital importancia detener en el estado de México a López Obrador, ya que de ganar la candidata del “Peje”, el tabasqueño tendría en sus manos, casi el 80 por ciento de las llaves de Los Pinos en su poder.

El golpe para el PAN y para el PRI sería brutal, ya que traería consigo la división del panismo y el desfonde del priismo, lo que le dejaría el panorama abierto al líder nacional de Morena, quien controlaría los padrones electorales uno y dos de todo el país.

Bajo estas circunstancias, es un hecho que PRI y PAN van de la mano en la elección del Estado de México y esto echa por la borda, las acusaciones de traición que se han lanzado en contra del exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien se dice opera para el PRI para hacer perder a su adversaria política, la yunquista, Josefina Vázquez Mota.

Los mismos números parecen desmentir la versión de la traición morenovallista y por el contrario, afirman la hipótesis de que la nacida en Teziutlán, Puebla, pero avecindada desde hace mucho tiempo en el Estado de México, entró a la contienda para ser comparsa del PRI y dividir el voto opositor, con la esperanza y la encomienda de que ayude a ganar a Del Mazo, quien es un candidato frío y aburrido.

Ricardo Anaya es un político brillante, inteligente, pero por encima de todo, perverso.

Suponiendo sin conceder que gane el PRI, también gana él, al quedar bien con Peña, cumplir su acuerdo y por supuesto, evitar el triunfo de la candidata de Morena, lo cual deja con vida a ambas fuerzas políticas para seguir la pelea en el 2018. Adicionalmente, hipotéticamente, Anaya estaría amarrando la candidatura de Acción Nacional a Los Pinos de la mano de su aliado, el presidente de la República.

Por si fuera poco, Anaya se ha encargado de correr la versión de que el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, sería el culpable de la una probable derrota panista en el estado de México, para exculparse ante su partido, dejar mal parado a su adversario en la carrera por Los Pinos y ocultar su pacto, ni tan secreto con el presidente Peña.

También suponiendo sin conceder que gana el PAN en el estado de México, también gana Anaya, pues él y nadie más que él, se empeñó en que Vázquez Mota fuera la candidata a sabiendas de la falta de arraigo de la exabanderada a la presidencia de la República. Un punto más a su favor sería, que para el 2018 no habría consulta a la base como lo pide Moreno Valle, ya que quedaría demostrado que no hay mejor fórmula que las designaciones, los antiguos “dedazos” del PRI que tanto criticaban los panistas.

Pero lo que Anaya no debe de perder de vista es que Moreno Valle también es aliado de Los Pinos y no dudará ni un momento en hacer uso de sus excelente relaciones para llegar a un acuerdo; el cual, evitaría la ruptura al interior del PAN, algo que no le conviene ni a Anaya, ni al presidente Peña, porque si no entonces, cobrarían efectos las palabras que el exgobernador de Puebla le dijera a algunos periodistas en sus últimos días de mandato, “si no soy yo el candidato del PAN a Los Pinos, entonces va a ganar López Obrador”.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

La fuerza real del Yunque

Los soldados de Dios presumen tener mucha fuerza en Puebla, demandan y chantajean a los gobiernos en turno para obtener todo tipo de canonjías y luego traicionan; ese ha sido su modus operandi desde que se apoderaron de las siglas del PAN en Puebla, luego de la derrota de Ricardo Villa Escalera, en el año de 1982.

Dicen haber contribuido con un número muy importante de votos a la victoria electoral en el 2010 de Rafael Moreno Valle, al que le reprochan haberle prestado las siglas de su partido político para poder ganar la gubernatura de Puebla, pero no le perdonan que al igual que Gabriel Hinojosa en su momento y a Luis Paredes, no se haya dejado, manipular, ni mucho menos chantajear.

Los recientes procesos de expulsión iniciados en contra de varios de los integrantes del Yunque, por haber apoyado a la candidata “independiente”, Ana Teresa Aranda, evidencian de manera clara cuál es su poder real y lo que pueden mover sin las siglas del PAN.

Con todo el apoyo de los Micalco, de los Rivera, de los Mondragón, Ana Tere logró obtener su registro, mismo que obtuvo, falsificando varias firmas, situación que en su momento se denunció en este espacio, pero que fue omitido por el Trife.

Aun así, con todo el “apoyo” del Yunque, del PRI que también jugó un papel primordial y de otros sectores, la exdirectora nacional del DIF y exsecretaria de Desarrollo Social, a nivel federal, solo obtuvo 60 mil votos en el pasado proceso electoral para elegir gobernador.

Si solo 60 mil muchos van a alegar que obtuvo más votos que Nueva Alianza y que otras fuerzas políticas, cierto, pero los Yunquistas evidenciaron no solo su traición, sino la poca fuerza que tiene para poder ganar una gubernatura por sí mismos.

Lo que el yunquismo no quiere admitir y se niega a reconocer es que sin Moreno Valle, Acción Nacional jamás hubiera ganado la gubernatura de Puebla, con ninguno de sus candidatos, pues carecen de estructura real, sus 60 mil votos son su tope electoral.

Veamos, suponiendo sin conceder que el CEN del PAN rompiera con Moreno Valle y le diera la candidatura del Acción Nacional a Eduardo Rivera Pérez, los 60 mil votos del Yunque, más lo que le pudiera conceder la sociedad civil, que simpatizan con el PAN, ¿A cuánto podrían ascender? ¿Al histórico panista anterior a Moreno Valle de 600 mil votos?, insuficientes para ganar la gubernatura, ante la fuerza de Morena y López Obrador.

Les guste o no, Moreno Valle marcó un hito en la historia del panismo, su millón 200 mil votos obtenidos el 4 de julio del 2010, marcan un antecedente difícil de superar, aunque el padrón electoral ya haya crecido.

Además, la historia de la secta blanca se ha caracterizado siempre por la traición.

Bartlett, el todo poderoso exsecretario de Gobernación al inicio de su gestión, buscó pactar con ellos, hizo a Jorge Espina, vicegobernador de Puebla, les dio obra pública, la Feria de Puebla y demás prebendas y acabaron traicionándolo.

Melquiades Morales también buscó llevar las cosas en paz, les dio obra, negocios, terrenos en la reserva territorial y también acabaron traicionándolo y pactando con Marín la derrota de Carlos Alberto Julián y Nacer en Puebla capital.

Con Marín pactaron varias veces para deshacerse de enemigos en común como Luis Paredes Moctezuma, más tarde lo traicionaron y cuando Marín iba a arremeter contra ellos, se le atravesó el Lydiagate, el cual maniato completamente al mandatario.

Ante la fragilidad del entonces gobernador, el Yunque organizó y patrocinó la marcha de más de 30 mil personas que solicitaba la renuncia de Marín al cargo. Contra la pared, al entonces mandatario no le quedó de otra más que volver a pactar y pagar a precio de oro el chantaje.

El precio fue el manejo del Impuesto del 2 por ciento a la Nómina de las Empresas.

Rogelio Sierra Michelena, entonces presidente de la Coparmex, se enriqueció a expensas del marinismo, al igual que otros Yunques.
La historia desnuda a la secta como lo que en realidad es, un grupo cuya naturaleza, es la traición y los negocios.

La máxima del Yunque poblano es: cuando el PAN pierde el Yunque gana, cuando el PAN gana el Yunque pierde.

Roban escuela en Tepeaca. Algo raro ocurrió en el bachillerato oficial Justo Sierra, el cual se ubica al paso de la carretera Santiago Acatlán, Tepeaca y en donde de la noche a la mañana se robaron 20 computadoras.

El bachillerato es una escuela de 500 alumnos y en donde se cobra inscripción de mil pesos.

Los padres de familia de este lugar me solicitan se investigue y salgan a la luz pública los malos manejos del director que está en su cargo desde hace 8 años en esta escuela, y en estos momentos trae problemas con el nuevo comité de padres de familia porque en este ciclo escolar lo ataron de manos y no permitieron que el realizara los gastos de la escuela, ya que siempre traía gente de fuera para realizar los trabajos de mantenimiento. Seguiremos informando.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

La reforma electoral, un desastre para Puebla

La reforma electoral, aprobada por la LVII legislatura local, resultó ser un verdadero desastre para el estado, ya que trajo como consecuencia la creación de varios cacicazgos locales, en la figura de los actuales presidentes municipales.

La reforma electoral morenovallista, impulsada por el ejecutivo para crear un gobernador de un año y 10 meses y presidentes municipales de 4 años y 8 meses, trajo como consecuencia que desde hace un año, la inconformidad de muchos pueblos se traduzca en justicia por propia mano.

Y es que las poblaciones ya están casadas de los “reyezuelos” locales, transformados en verdaderos sátrapas sin escrúpulos, amos y señores, duelos de horca y cuchillo en sus respectivas comunidades como el presidente municipal de Teziutlán, Antonio Vázquez, mejor conocido como Toño Vázquez, alias el “me la pelas”.

Los ejemplos se multiplican por cualquier punto de la entidad, “los mostros” Ernestina Fernández en Tehuacán y su esposo, el verdadero alcalde, Álvaro Alatriste, protegidos del senador “perredista”, Luis Miguel Barbosa Huerta, quien les ayudo a librar la destitución del cargo.

Otro ejemplo es David Huerta, en Tepeaca, alcalde de muy dudosa reputación, clave en el tema del robo de combustible en la región del triángulo rojo, protegido y socio del subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri.

El mejor ejemplo del clima de descomposición, ocasionado por esta reforma, es sin duda José Isaías Velázquez, exalcalde de Atzitzintla, detenido la semana pasada, tras estar coludido con Los Zetas de Veracruz, en el robo de combustible de la región (huachicoleo).

La dichosa ampliación del periodo de los actuales presidentes municipales de Puebla es una prueba más de que es mejor la reelección de los ediles, que permitir que se hagan perpetuos en el poder.

Queda claro que si en vez de ampliar su periodo, se les permite reelegirse, los ediles tienen que trabajar en vez de convertirse en verdaderas lacras y verdugos de sus pueblos y comunidades, las cuales comenzaron ya, desde el año pasado a expresar su hartazgo en contra de estos señores feudales.

Pero por si fuera poco, la reforma si bien puede llenar las aspiraciones del exgoberador Rafael Moreno Valle, de poderse quedar con Puebla otros seis años más, también significa una dura prueba.

Me explico. Si la reforma electoral aprobada en el 2012 con el consentimiento del PRI, porque fue consensada con el entonces dirigente estatal, Juan Carlos Lastiri y nacional, Humberto Moreira, hubiera contemplado una gubernatura de 4 años y 10 meses, no se hubiera empatado con la elección del 2018.

De esta forma, Gali hubiera podido estar en el poder hasta el 2021, pasar la tormenta electoral, llamada Morena, y luego prepararse para entregar el poder.

Lo cierto es que desde que se diseñó la llamada minigubernatura, esta tenía como objetivo que el exgobernador, Rafael Moreno Valle, tuviera algo que poder negociar con la dirigencia nacional del PAN, en caso de que su candidatura no pudiera llegar a buen puerto. Los tiempos están por cumplirse.

La traición del “me la pelas”. Y hablando de pillos, una nueva canalla se suma a la ya larga lista de afrentas, del presidente municipal de Teziutlán, José Antonio Vázquez.

Resulta que el “me la pelas” ya pacto con otro indeseable de Teziutlán, si con el tristemente célebre, Carlos Peredo Grau, a quien convenció de hacer pareja, bajo la mentira de que Toño intervendrá para que le puedan ser aprobadas sus cuentas públicas.

Y es que el “me la pelas” ya vio que es difícil que pueda imponer a su novia en la presidencia municipal y a su hija en la diputación y ante este panorama está dispuesto a traicionar al PAN, con tal de salirse con la suya, de ahí que haya pactado con Peredo.

Los consejos del abuelo. Solo hay una cosa peor que un político que no acepta la crítica, un periodista que se dice “crítico”, pero que no acepta la crítica. El que lo entendió, lo entendió.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Manzanilla vs Moreno Valle

Una guerra sin dar ni pedir cuartel se ha desatado al seno de una de las familias de mayor éxito económico y político en Puebla, la cual involucra de manera directa Puebla y su destino en el 2018.

Al interior de la familia Moreno Valle, dos amigos, hoy convertido en enemigos, sostendrán una lucha a muerte, sin dar ni pedir cuartel.

Hace unos días, Fernando Manzanilla Prieto, quien fuera secretario General de Gobierno durante la pasada administración y quien también es cuñado del exgobernador, Rafael Moreno Valle, le habría confiado al periodista, Arturo Rueda, al salir de su programa “Juego de Troles” que solo sería candidato a la gubernatura por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) si su concuña Martha Erika Alonso es la candidata del PAN a casa Puebla, porque le encantaría “hacerla perder”.

La guerra entre los dos bandos esta desatada y difícilmente puede haber un arreglo de por medio, por más perversos que sean políticamente hablando estos dos personajes, para aquellos que todavía sostiene que el pleito es de ficción.

Quien lo iba a decir, Moreno Valle y Manzanilla fueron los creadores y fundadores del llamado grupo Finanzas, aquel que nació el 1 de febrero de 1999, fecha en que el entonces gobernador, Melquiades Morales Flores, designó al entonces joven abogado egresado de Harvard, titular de la entonces secretaria de Finanzas y Desarrollo Social.

Ahí nació el proyecto que 11 años después tendría como resultado, la gubernatura de Puebla, pasando a la historia ambos, por haber derrotado al PRI, lo que nadie había logrado nunca, pero también a uno de sus mejores operadores, Mario Marín.

Manzanilla jugó un papel primordial en aquel triunfo, el cual ya varias veces he comentado, le dio orden al arranque anárquico que había tenido aquella campaña y coordinó de manera genial a todos los capitanes del morenovallismo, lo que le valió obtener como premio, la secretaria General de Gobierno, una súper estructura con todo el poder y todos los recursos.

Manzanilla, ya en el poder, cometió varios pecados capitales, los cuales poco a poco lo fueron alejando de su amigo y compañero de mil batallas.

El primero sentarse y querer desde el inicio comenzar a crear una estructura propia desde aquella dependencia, para convertirse ya desde ese entonces en el sucesor de Moreno Valle, quien aún en ese tiempo no era su cuñado.

Otro error de Fernando fue convertirse en familiar del gobernador, es decir, desposar a la hermana del mandatario, creyendo que con esta acción reforzaría sus aspiraciones sucesorias, cuando ya en anteriores ocasiones, e incluso ante los micrófonos del periodista Alejandro Mondragón, en plena campaña rumbo a casa Puebla, Moreno Valle había dicho públicamente que Manzanilla tenía que pensar muy bien si quería ser “cuñado o funcionario público”, queda claro que prefirió lo primero.

A esto se suma el hecho de que Manzanilla se comenzó a aliar con uno de los principales adversarios de su cuñado, el Yunque, quien vio en Fernando la oportunidad de asestarle un golpe mortal a Moreno Valle, con quien la relación ya venía en franca decadencia.

A pesar de todas las diferencias existentes y de haber sido hecho a un lado de su proyecto inicial que era alcanzar la candidatura a la presidencia municipal de Puebla, Manzanilla acepto ser el coordinador de la campaña de Tony Gali a la alcaldía y estuvo al lado también del hoy gobernador en la pasada campaña rumbo a casa Puebla.

Pero al parecer los caminos de Fernando y Moreno Valle, ahora si ya no tienen punto de retorno.

La guerra está declarada entre estos dos personajes, Manzanilla ha escogido el camino de López Obrador, quien ha prometido que meterá a la cárcel a Moreno Valle si es que llega a ser presidente de la República.
Fernando a su vez, ya confesó que si Martha Erika es candidata, él si irá en la boleta para hacerla perder. El escenario esta puesto. ¿Quién de los dos ganará? Se cruzan apuestas.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El plan B que puede ser A

Cuentan los que saben del tema que hace unos días el exgobernador, Rafael Moreno Valle, se reunió con algunos de sus más leales seguidores, encabezados por su esposa, Martha Erika Alonso, para darles “luz” sobre el futuro y el proyecto político que él encabeza.

Dicen que Moreno Valle dejó en claro que si él no llega a ser el candidato del PAN a Los Pinos, la opción para buscar darle continuidad al proyecto no es otro que la señora Martha Erika Alonso, quien tiene los mejores números para representar al PAN en la contienda del 2018.

Ese sería pues el plan A, en caso de que el proyecto nacional no se logre, por alguna u otra razón y se tenga una buena negociación con el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, y con Margarita Zavala, con lo cual se evitaría una ruptura con el albiazul.

Pero también hay un plan B ya puesto en marcha, en caso de que la candidatura a Los Pinos se logre concretar a favor de Moreno Valle, lo cual dejaría a la señora Martha Erika Alonso fuera de las boletas electorales en el 2018.

Los enterados dicen que el plan B para ir como candidato del PAN a Casa Puebla es nada más, ni nada menos que el alcalde capitalino, Luis Banck Serrato, quien tal vez por esta razón, ni sufre, ni se acongoja y se ha tomado las cosas con demasiada calma.

Moreno Valle les habría confiado a sus allegados y a algunos periodistas que lo acompañaron en sus últimas giras de trabajo como gobernador de Puebla, que si él consigue la candidatura del PAN a Los Pinos, el candidato a Casa Puebla sería Luis Banck Serrato, quien goza de plena confianza del exmandatario.

El exgobernador, según cuentan, cree que si él es el candidato a Los Pinos, su fuerza será suficiente para poder ganar la elección del 2018, tanto a nivel federal como local.

Es decir, que él arrastrará a cualquiera que vaya con él en la boleta electoral y más en el caso de Puebla, de ahí que su elección para ser el plan B sea Luis Banck Serrato, hombre al cual designó a la mitad de su sexenio.

De acuerdo a los trascendido, Moreno Valle, supuestamente, ya habría cruzado con el actual mandatario Antonio Gali, sobre esta decisión, la cual estaría basada en que la fuerza de Moreno Valle como candidato a Los Pinos sería suficiente para hacer ganar a cualquiera que este con él en la boleta.

Insisto, es tal vez por esto que el alcalde Banck ha decidido no meter el acelerador rumbo al 2018, sabedor de que es ya desde ahorita el plan B del morenovallismo para Casa Puebla. ¿Para qué desgastarse? Pareciera tal vez ser la lógica del alcalde Banck.

Pero hay más sobre lo que Moreno Valle le habría revelado alguno de sus más cercanos y algunos periodistas.

De acuerdo a lo que ha trascendido, si Moreno Valle no es el candidato a Los Pinos buscaría una buena negociación con el PAN, en donde no habría lugar para nadie que no pertenezca al grupo del exmandatario; es decir, que el exgobernador no estaría dispuesto a ceder nada, ni el Senado, ni la Presidencia Municipal de Puebla, como se ha manejado.

Se dice que Moreno Valle habría sido tajante en el sentido de que si él no fuera el candidato reclamaría en su totalidad Puebla para él, nada para Eduardo Rivera, ni para Humberto Aguilar Coronado, a cambio de meterle todo a la campaña de quien vaya a ser el candidato.

En caso contrario de qué sus exigencias no sean aceptadas, entonces sacará las manos del proceso y haría a un lado para no tener injerencia, para no ser parte de la derrota del PAN a nivel nacional y también a nivel local.

Así las cosas en torno al tema del PAN local, para que nadie se haga bolas, aunque por supuesto que el desenlace final de esta telenovela dentro del PAN, lo sabremos hasta que haya concluido la elección en el Estado de México, la cual como lo escribí la semana pasada, será la aduana de las tres principales fuerzas políticas (PRI, PAN y Morena) que luchan por Los Pinos.

La familia feliz. El gobernador Antonio Gali logró reunir el viernes pasado en Casa Puebla, a casi toda la prensa poblana, prácticamente asistieron todos los medios de comunicación a la comida brindada por el mandatario, todos, hasta aquellos que se decían “críticos” del poder o de la anterior administración.

Su presencia dejó en claro una cosa, que no eran críticos como ellos decían, en realidad estaban nostálgicos por la pérdida de sus canonjías con el morenovallismo.

Muchos se peleaban por sentarse en la mesa principal como en los viejos tiempos, sabedores de que el convenio ha regresado a sus empresas. Parafraseando a mi amigo, el exdirector de Comunicación Social en el marinismo, Javier Sánchez Galicia, “ya todos nos volvimos a perdonar”. Salud.

Los Troles, ahora a las 8 AM. El empresario Rafael Cañedo Carrión, siempre visionario, decidió hacer algunos cambios en la programación de su estación la Tropical Caliente 102.1 FM, para fortalecer su barra de noticias y opinión.

Debido a esto, a partir del próximo lunes 3 abril, la periodista Paty Estrada comenzará su noticiero Vértice 102 a partir de las 6 de la mañana, para dar paso a las 8 AM a “los Troles”, de Arturo Rueda, que dejan el horario de 15 a 16 horas, para estar ya de lunes a viernes por la mañana.

Cabe destacar que Estrada, quien ha hecho un estupendo trabajo, se mantiene al frente de la Dirección de Noticias de la 102.1 y Rueda apuntala el trabajo de la Tropical, en un espacio de opinión, con el cual no contaba Cañedo.

Enhorabuena para los dos y para Rafael, quien se anota un éxito rumbo al 2018.

Ojo con Alejandro Cruz. Al que no hay que perder de vista es al empresario poblano, Alejandro Cruz Olivera, quien a través de la fundación, María Bertha Cruz, en donde se desempeña como director general, trabaja arduamente con personas enfermas de cáncer realizando una importante labor altruista en beneficio de los mismos.

Alex Cruz, como lo conocen sus amigos, ha construido una importante alianza con empresarios de la Ciudad de México, Edomex, Monterrey, Guadalajara y Puebla, que le ha permitido crecer en el ámbito empresarial.

Hace unos días recibió en su casa y recorrió la capital, con el jefe de la delegación Cuauhtémoc, Ricardo Monreal. También, hace unos días, se reunió con 300 líderes de diferentes colonias, barrios, inspectorías y juntas auxiliares, que en un desayuno lo destaparon como candidato a presidente municipal.

Cruz construye de una manera muy interesante, hay que seguirle los pasos a este empresario poblano.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

PRD, Compromiso y el PT con el morenogalicismo para el 2018

Divide y vencerás reza un refrán; pero en el caso del morenogalcismo, suma y vencerás, esa ha sido una y otra vez la fórmula.

Y es que ya desde ahorita el grupo en el poder trabaja a marchas forzadas para mantener su hegemonía en la entidad, a través de los partidos, PRD, Compromiso por Puebla y el PT, quienes serán sus aliados en el 2018.

En el PRD poblano viene un giro de 180 grados en la forma en que este partido ha operado en los últimos años.

De entrada, la actual dirigencia, la cual encabeza Socorro Quezada Tiempo, será desplazada para dar paso a la entronización de Carlos Martínez Amador, como nuevo presidente de este instituto político.

Todo esto se viene trabajando de manera meticulosa, pero ordenada desde hace tiempo.

Al parecer, tanto Martínez Amador como Jorge Cruz aprendieron de la lección que les dio el grupo del “Ñoño” Barbosa en el 2016, cuando perdieron la elección de consejeros del PRD celebrada en la ex hacienda de Chautla, lo cual derivo en la designación de Roxana Luna como la candidata del partido del sol azteca, lo cual enfureció al entonces gobernador Rafael Moreno Valle, como al ese entonces candidato, Antonio Gali Fayad.

El PRD, en vez de ser aliado como originalmente se había pensado para esa elección, se convirtió en una piedra en el zapato durante la campaña.

Tras el fracaso de Martínez y Cruz, ahora el dúo va por la revancha para ahora si tomar las riendas de lo que quede del PRD cuyas siglas, aún son apetitosas en el esquema de alianzas y candidaturas comunes, al cual es adicto el morenogalicismo.

Si las cosas les salen como están planeadas, a más tardar en septiembre el morenogalicismo se habrá apropiado de la dirigencia estatal del partido del sol azteca.

Otra vertiente es la que se trabaja de la mano de Ángel Trauwitz Echeguren, hombre dinámico, cercano al exgobernador y al actual mandatario.

Trauwitz tiene una tarea muy importante rumbo al 2018, será el encargado de “cachar” todas las inconformidades que se presenten dentro de los procesos internos de cada una de las fuerzas políticas en la entidad y en el país.

Compromiso por Puebla, de la mano de Trauwitz, buscará convertirse en partido político nacional; incluso, “jalar” a personajes de la talla del expresidente de la República, Vicente Fox Quesada, el cual, ya no se encuentra “cómodo” dentro de Acción Nacional.

El exsecretario de Turismo viene haciendo un trabajo muy interesante al frente de este partido político de reciente creación y en la sumatoria, algo va a aportar para el 2018.

El Partido del Trabajo también está puesto para aportar su “granito” de arena para el 2018.

El “profe” Anaya, el dirigente nacional de este partido, es leal al morenovallismo, aunque tal vez a nivel nacional tenga que jugar a favor del PRI; en Puebla, a través del esquema de las candidaturas comunes, volverá a jugar a favor de Moreno Valle y Gali, quienes electoralmente hablando no se han dormido en su laureles y trabajan para ganar en el 2018 y mantener a Puebla en el ámbito del actual grupo en el poder.

Adicionalmente, Nueva Alianza también se puede agregar en el esquema de candidatura común, misma que una y otra vez, ya ha demostrado su efectividad en Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Todo pasa por el Estado de México

La elección del estado de México se ha convertido en un parte aguas para las tres principales fuerzas políticas del país, que tendrán su primer round rumbo al 2018 precisamente en la elección de esta entidad.

PRI, PAN y Morena, se juegan una buena parte de su futuro en la elección que tendrá su escenario en el estado de México, misma que es la antesala a Los Pinos.

Si bien es cierto que en el ya en dos ocasiones el PRI ganó el Estado de México y perdió la Presidencia de la República, también lo es que ahora el tricolor no se puede dar el lujo de perder la reserva más importante de votos que aún le queda y menos porque es el estado de donde proviene el presidente Peña.

Pero por si fuera poco, el gobernador de aquella entidad, Eruviel Avilá, tampoco se puede dar el lujo de perder su estado, porque ahí moriría cualquier esperanza que pudiera tener de alzarse con la nominación del tricolor a la presidencia de la República.

Los enemigos de Eruviel, que aún tiene la esperanza de hacerse de la candidatura, cruzan los dedos para que el mexiquense pierda (Osorio Chong), pero también saben que si Ávila pierde, el proyecto del tricolor se irá por la borda.

Por el lado de Acción Nacional, las cosas no podían ser más emocionantes. El PAN se juega también una buena parte de su futuro.

Ricardo Anaya está en la disyuntiva de jugarse el todo por el todo en contra del presidente Peña o pactar con el “jefe de la nación”, vender la derrota de Josefina Vázquez Mota y endosársela a Rafael Moreno Valle, al cual puede acusar de traición.

Pero el “cerillo” sabe que si pierde el Estado de México y esto se combina con victorias del PRI en Coahuila y Nayarit, su presidencia y su muy probable candidatura a los Pinos se quedara en el limbo.

Sus adversarios políticos, llámese Rafael Moreno Valle y Margarita Zavala, tendrán todos los elementos para no solo impugnar su postulación como candidato, sino también solicitar incluso hasta su remoción como dirigente nacional del PAN.

En caso contrario, un triunfo de Anaya en el Estado de México, con Josefina Vázquez Mota a la cabeza, significará un muy duro revés en contra del exgobernador Rafael Moreno Valle, quien tendría que replantear su estrategia y replegarse a Puebla, en busca de poderse quedar con la candidatura a la gubernatura para uno de los suyos (Martha Erika Alonso), aunque como ayer lo plantee, tal vez tendría que ceder la candidatura al senado (primera fórmula) y a la alcaldía (Eduardo Rivera y Humberto Aguilar o viceversa).

La elección del estado de México es definitiva para el panismo, ahí se decidirá cuál de los grupos en pugna se queda con la candidatura a Los Pinos y si puede haber una negociación que beneficie a todos los grupos en pugna o que venga una ruptura, la cual solo beneficiaría a Andrés Manuel López Obrador.

Tal vez los que menos se juegan en la elección del Estado de México son la gente de Morena, ya que cualquier resultado es bueno para ellos.

Si gana su candidata Delfina Gómez Álvarez, ex presidenta municipal de Texcoco y diputada federal con licencia, tendrán prácticamente las llaves de Los Pinos en las manos, ya no habrá prácticamente nada que los pueda detener.

Pero, en caso contrario, si su candidata llega a perder, Morena habrá ganado mucho con la pelea que Delfina dará, ya que la elección en el Edomex será muy cerrada, con lo cual se acercarán cada vez más a un triunfo en el 2018.

Para López Obrador y su gente será prácticamente un triunfo el perder en el Estado de México, por menos de 5 puntos, esto lo pondrá en la antesala de poder ganar la presidencia con los padrones de los cinco estados que definen la elección (Edomex, DF, Veracruz, Jalisco y Puebla) a su favor o equilibrados.

Esta es la real importancia del laboratorio electoral, llamado Estado de México, en donde las tres principales fuerzas políticas, PRI, PAN y Morena, nos darán un adelanto de lo que se habrá que vivir en el 2018.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Doger y ¿?, la dupla del PRI

Aunque muchos damos por muerto al PRI para la elección de Puebla en el 2018, lo cierto es que el expartidazo aún tiene oportunidad para el próximo año y mucho tiene que ver con los personajes que el tricolor escoja como candidatos y que tan competitivos puedan ser estos.

Si bien es cierto, el componente nacional sin duda tiene un peso muy importante para la elección del 2018, ya que el candidato a la Presidencia puede arrastrar o anclar a los demás candidatos, el componente local, también influye, aunque en menor medida.

Ya en una anterior entrega mencione que el actual delegado del IMSS en Puebla, Enrique Doger Guerrero, es el más competitivo de acuerdo a los números en este momento, el exrector, expresidente municipal, exdiputado local y federal, nunca ha perdido una elección constitucional.

Curiosamente, internamente, no ha podido ganar la candidatura de su partido el PRI a la gubernatura, ya en dos ocasiones. Doger se quedó a la orilla en el 2010 cuando contendió contra Javier López Zavala y en el 2016 cuando busco otra oportunidad y fue relegado para favorecer a la senadora Blanca Alcalá Ruiz.

Doger es una animal político, hábil, inteligente, irónico y muy incómodo para enfrentarlo en una campaña y al parecer en este 2018 por fin va a tener su oportunidad.

El problema para Doger es que ahora que el futuro parece sonreírle, el PRI, su partido, está muy disminuido electoralmente y relegado a tercera fuerza en el estado y en el país.

Doger busca lograr acuerdos con otros priistas para evitar una desbandada al interior del tricolor, lo cual pudiera fracturar su posible postulación, de este modo es como ha buscado el llegar a un entendimiento con el actual dirigente estatal del tricolor y diputado federal, presidente de la comisión de presupuesto, Jorge Estefan Chidiac.

Doger sabe que si puede ocultar la marca y volver una elección de tercios el próximo proceso electoral, él tiene posibilidades de competir y en una de esas dependiendo de qué tan buena haga su campaña, hasta de poder ganar.

Otro factor importante y que Doger sabe es que para poder competir tiene que sacar al PRI de su marasmo y del sótano en el que se encuentra actualmente, solo el 8 por ciento de los poblanos de la capital votaría por el PRI en la ciudad de los Ángeles y solo el 2.5 por ciento aprueba la gestión del presidente Peña.

Este es el hándicap en contra que enfrenta el académico y ahora delegado federal, lo que lo pone en una situación muy difícil rumbo al 2018.

Si el PRI se hunde en Puebla capital, Doger no tiene la más mínima posibilidad de ganar, está documentado que los fracasos de López Zavala en el 2010 y de Blanca Alcalá en el 2016 tuvieron su punto culminante en la ciudad, en donde la votación del tricolor ha decrecido de manera dramática desde la última vez que el PRI gobernó con Blanca Alcalá a la cabeza en el 2008-2011.

Doger sabe que necesita un personaje fuerte en Puebla capital, que le pueda al menos aportar unos 200 mil votos, lo cual se ve francamente complicado.

Para poder ganar, el PRI necesita que no se hunda en la capital, en donde registra el mayor nivel de rechazo, si puede conseguir 200 mil en la capital, necesitaría todavía alrededor de 700 mil, en una elección de tercios para poder ganar.

¿Quién le puede dar esos votos al exrector? Se ve difícil encontrar a alguien, aunque uno de los operadores de Doger, Javier Casique, cree que ese hombre puede ser Jorge Estefan Chidiac, el actual líder del PRI en el estado.

Casique trabaja para fortalecer la relación entre ambos personajes, no por nada se ha mantenido en puesto de bajo perfil dentro del Comité Estatal, para preparar las cosas a favor de Doger, pero también para hacerla de enlace con Estefan, con quien no existe una buena relación.

Otra posibilidad es que Doger pudiera hacer y todo esto pactado con Casa Puebla, dupla con David Villanueva Lomelí, el talentoso Auditor Mayor del Órgano de Fiscalización, priista, pero con un perfil más ciudadano.

Villanueva podría ser una grata revelación y por supuesto ayudarle más a Doger, que cualquier otro cartucho quemado, de esos que ya tiene el PRI y que deambulan como zombies, en busca de hueso.

Geraldine, en el Día Internacional de la Mujer. La diputada local por el distrito 25 con cabecera en Tehuacán, Geraldine González, será ponente este día, en el Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla, con la conferencia, la violencia en las redes sociales, tema por demás ad hoc, pues se da en el marco del día internacional de la mujer.

Geraldine es una mujer que sobresale en su trabajo legislativo, pero también en la defensa de la mujer. La cita es a las 9:30 en el Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ojo con “el Tigre”

En política no hay muertos, eso se ha dicho una y otra vez, pero al parecer hay quienes lo olvidan y es que quien está de vuelta es el exsenador de la República, Humberto Aguilar Coronado, quien se apresta para volver por sus fueros.

Aguilar es uno de los hombres de confianza de Santiago Creel Miranda, la mano derecha de Ricardo Anaya, y por supuesto gente cercana también al dirigente nacional del PAN, el cual como ya lo comenté en una pasada entrega, lo nombró ya su coordinador para Puebla.

“El Tigre” es hombre de todas las confianzas de Creel desde inicios de este siglo, cuando Santiago despachaba en Bucareli y nombró a Aguilar subsecretario de enlace legislativo con todo el poder de la secretaría de Gobernación para llegar a acuerdo con todas las fuerzas políticas.

Era el primer año de la administración de Vicente Fox y Aguilar era uno de los poblanos mejor colocados a nivel nacional, junto con Ana Teresa Aranda, quienes gozaban las mieles del primer triunfo del PAN que le había arrebatado el poder al PRI.

Humberto, ya para ese entonces contaba en su currículum cn haber sido uno de los diputados federales más jóvenes en la historia y pintaba para ser una de las grandes promesas políticas.

Al popular “Tigre” le alcanzó para ser compañero de dupla de Ángel Alonso Díaz Caneja, quien más tarde cedió su lugar por una senaduría plurinominal por Hidalgo, para dar paso a Rafael Moreno Valle Rosas, quien recién arribaba al albiazul, luego de dejar las filas del PRI.

Moreno Valle era una posición de la maestra Elba Esther Gordillo, quien había rotó con Roberto Madrazo y con el PRI en el 2003 y había jurado venganza en contra del tabasqueño.

Elba Esther pactó con Calderón y a cambio de su apoyo pidió que Moreno Valle pudiera encabezar la fórmula del PAN en Puebla rumbo al senado de la República.

A Humberto Aguilar no le quedó de otra que hacer dupla con Rafael, al cual siempre vio como un advenedizo, aunque por parte del expriista siempre hubo intentos de acercamiento con “el Tigre”.

En el 2010, Humberto le jugó las contras a Moreno Valle, apoyando la campaña del priista Javier López Zavala, siempre contando con el visto bueno de su jefe político, Santiago Creel, quien a su vez perdió la candidatura del PAN a Los Pinos en el 2006 con Felipe Calderón, cuando era el favorito en la interna albiazul.

Ni al “Tigre”, ni a Creel, les fue bien en los subsecuentes años, hasta que el queretano Ricardo Anaya llegó a la dirigencia nacional del PAN, ahí cambió la estrella de ambos personajes.

Creel se convirtió en el súper asesor de Anaya y “el Tigre”, a su vez del originario de Chihuahua, hoy ambos se irán a la luna en caso de que el “cerillo” se convierta en el candidato del PAN a la presidencia de la República.

Si Anaya se convierte en el abanderado del PAN y negocia con Rafael Moreno Valle la candidatura al gobierno del Estado, para el grupo afín al del exgobernador, seguramente la senaduría o la presidencia municipal, se quedará en manos del queretano y su grupo.

Es ahí en donde Aguilar Coronado toma mucha fuerza, para eventualmente encabezar la candidatura al Senado, o a la Presidencia Municipal de Puebla.

Dicen sus allegados que Aguilar tiene una espina clavada y que en corto una y otra vez ha expresado que le gustaría ser presidente municipal de Puebla, porque senador ya fue.

Todo esto obviamente entra dentro del terreno de la especulación, pero de que se puede hacer realidad, se puede hacer realidad y es que algunas veces nadie sabe para quién trabaja.

Guerra en el paraíso. Mal, muy mal van a terminar algunos morenovallistas, los cuales al parecer están empeñados en exhibir cual es el más corrupto de todos.

Por supuesto, esta guerra entre carteles morenovallistas se debe de circunscribir en la lucha que mantienen por hacerse de las candidaturas rumbo al 2018.

La plaza está que arde entre dos bandos que ya se declararon la guerra a muerte, sin darse cuenta que con sus filtraciones publicadas como “grandes investigaciones” periodísticas, lo único que hacen es exhibirse y darle material a sus enemigos para hacerlos pomada en el 2018.

Como dice el dicho, nadie sabe para quién trabaja y eso aplica en esta lucha fratricida en donde también queda muy mal parada la pasada administración. Ahí está ya el “Tigre Aguilar” y Eduardo Rivera al acecho.

A ver cómo termina esta historia y quien es el tercero en discordia que puede capitalizar mejor esta guerra civil; por lo pronto, compre su bolsa de palomitas y su paraguas, porque va a saltar mucha “shit”.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Rumbo al 2018

Si hoy fueran las elecciones Martha Erika Alonso Hidalgo, por el PAN; Enrique Doger Guerrero, por el PRI y, José Juan Espinosa, por Morena, serían quienes encabezarían las preferencias electorales, de acuerdo a una encuesta a la cual tuvo acceso Efekto10 Noticias.

El estudio señala que si hoy fueran las elecciones, Acción Nacional se alzaría con el triunfo con el 35 por ciento de las preferencias, seguido por Morena con el 22 por ciento y el PRI con el 17 por ciento en la entidad; con un 24 por ciento de indecisos y un 2 por ciento que no les interesa.

Asimismo, el estudio demoscópico, el cual elaboró una empresa nacional, a encargo de uno de los interesados en participar en la contienda, muestra a la expresidenta del DIF estatal y actual secretaria General del PAN, Martha Erika Alonso, con un conocimiento del 62 por ciento en el estado, siendo la figura más conocida de Acción Nacional en este momento, por un 32 por ciento del líder del Congreso local, Jorge Aguilar Chedraui y un 31 por ciento del jefe de la oficina del gobernador, Javier Lozano Alarcón.

El actual presidente municipal de Puebla, Luis Back Serrato, alcanzó el 9 por ciento de las preferencias; cabe señalar que el incremento en el conocimiento del edil capitalino se debe a su primer informe de labores, el cual se dio el pasado 15 de febrero.

Por el PRI, el personaje con mayor conocimiento es la senadora de la República y excandidata a la gubernatura Blanca Alcalá Ruiz, con un 65 por ciento de conocimiento; seguido por un Enrique Doger Guerrero, con el 52 por ciento y, en tercer lugar, con 12 por ciento aparece el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, quien no termina de crecer en las encuestas; mientras tanto, Alejandro Armenta se rezaga con un 8 por ciento.

Cabe señalar que si bien es cierto que Blanca Alcalá es la priista más conocida, sus números no son los mejores, la senadora cuenta con 65 por ciento de conocimiento, pero sus negativos son increíblemente altos con un 52 por ciento; en tanto, Doger, sin ser tan conocido, ha logrado disminuir sus negativos a 24 por ciento, lo cual lo hace más competitivo que la excandidata.

Cuando se mide a los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el mejor posicionado es el alcalde de san Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, con el 32 por ciento de onocimiento; seguido por el diputado federal, Rodrigo Abdala Dartigues, con el 18 por ciento de las menciones. Abraham Quiroz, quien fuera candidato de Morena a la gubernatura aún tiene un 8 por ciento de conocimiento.

Es claro, de acuerdo a estos números, que al presidente municipal de San Pedro Cholula le resulto la promoción de su informe de labores, como su estrategia de convertirse en el defensor del agua potable, ya que su conocimiento se incrementó merced a estos dos eventos.

Sus negativos aún se mantienen altos, producto de la volatilidad de la personalidad de Espinosa, pero es quien tiene los mejores números dentro del Partido del “Peje”.

Personajes de nueva incursión como Javier López Zavala, no fueron medidos por no definir su militancia, quiere jugar por el PRI, pero también busca hacerlo por Morena, pero será interesante medirlo cuando defina su participación.

Algo a destacar es también el peso que tienen y que tendrán las marcas para la próxima contienda electoral, ya que mientras la marca PAN y Morena, suman a sus aspirantes, la marca PRI le juega en contra a Enrique Doger Guerrero, quien tendrá que buscar contrarrestar el efecto que le puede causar los colores verde, blanco y rojo.

En contraparte, las marcas PAN y Morena juegan a favor de sus punteros, quienes aún tendrán mucho que hacer de aquí al momento de las definiciones, pues como todo mundo sabe, una encuesta es solo la radiografía, la foto de un momento.

El PAN tiene en Alonso Hidalgo a su mejor personaje, el más perfilado, pero si por alguna causa la secretaria general del PAN no pudiera asumir la candidatura, entonces las cosas se le pueden complicar al albiazul, quien en el 2018 tendrá que reeditar sus alianzas con Compromiso por Puebla, PRD y Panal, para poder hacer frente a Morena con Andrés Manuel López Obrador en la boleta.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Elección de tercios, la de Puebla

El morenogalicismo ya se percató de una cosa: para mantener el poder en Puebla necesitan que la elección del próximo año sea de tercios, y no un mano a mano con Morena.

Las últimas mediciones realizadas arrojan datos, por demás reveladores, sobre el crecimiento de la marca de Andrés Manuel López Obrador en Puebla y el desplome que registra el PRI, lo cual preocupa a los principales operadores morenovallistas que buscan contrarrestar la influencia del “Peje”, para que no haya una “ola” en el 2018, como si la hubo en el 2000.

Hace 17 años, el “efecto Fox” hizo posible el triunfo de candidatos que eran unos ilustres desconocidos. Melquiades Morales Flores era el gobernador de Puebla y había apostado todo al triunfo de su amigo, Francisco Labastida Ochoa.

Su administración recién iniciaba, pero se había visto azotada por un fuerte sismo en el mes de junio de 1999 y luego las peores lluvias de que se tenga memoria en la historia de Puebla, las cuales devastaron la Sierra Norte de la entidad. El en ese entonces, presidente Ernesto Zedillo bautizó ese evento como la “tragedia de la década”, con cientos de muertos en Teziutlán y muchas partes de esa región del estado.

A pesar del estilo conciliador de Melquiades, este nada pudo hacer ante la “ola azul” que en el 2000 le quitó el poder al PRI.

El “efecto Fox” hizo posible el triunfo de Erika Spezzia, una ilustre desconocida, la cual ganó con el partido Verde la diputación en alianza con el PAN por el distrito 6; lo mismo ocurrió con Ramón Mantilla, Miguel Ángel Mantilla y Alfonso Vicente, quienes ganaron en los entonces distritos 9, 11 y 12 de Puebla capital.

Ahora, el morenovallismo ya se percató de que este mismo fenómeno se puede repetir 17 años después, pero con una agravante, que también están en juego las dos Senadurías, las 15 diputaciones federales, las 26 locales, las 217 presidencias municipales y la joya de la corona, la gubernatura.

El morenogalicismo no se puede darse el lujo de ser arrasado por la “ola lopezobradorista”, razón por la cual buscan revivir de manera artificial a un viejo aliado, el cual esta alicaído y decrepito en Puebla, al PRI.

Para esto cuentan con la figura del actual dirigente de este partido en Puebla, Jorge Estefan Chidiac, quien sabe perfectamente que al igual que ocurre a nivel nacional, ambas fuerzas se necesitan para enfrentar al tabasqueño.

Las fotos del encuentro, celebrado el pasado miércoles, entre Estefan y el secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco, son más que elocuentes y hablan por sí solas.

El PRI en este momento trae en Puebla capital solo el 8 por ciento de las preferencias, paupérrimo, hasta el alcalde Banck les gana con su 9 por ciento.

Esto no es favorable para el morenogalicismo, el cual necesita al PRI fuerte, ya que gran parte de los puntos que ha perdido este partido se han ido a Morena, quien tiene un avance muy importante en la capital, la cual representa el 32 por ciento de la votación total del estado.

Adicionalmente a la alianza PRI-morenogalicismo, para fortalecer al tricolor, se busca fortalecer al Partido Compromiso por Puebla, el cual maneja Ángel Trauwitz Echeguren, quien planea reunir con número importante de seguidores para convertir a esta fuerza política en partido nacional.

La alianza Moreno Valle-Gali no se duerme en sus laureles y se prepara con todo rumbo al 2018, ya se dieron cuenta que en un mano a mano Morena puede ser muy peligroso.

Ya sufrieron en el 2012 el embate del “Peje” y sus huestes y a duras penas pudieron rescatar la senaduría de primera minoría y las 4 diputaciones federales de Puebla, pero le fallaron a Peña y eso gracias a las “habilidades” de Eukid Castañón.

Ahora, con la experiencia de hace seis años, no van a cometer los mismos errores, la operación resucitemos al PRI está en marcha, pero como diría la “nana Goya”, esa, esa es otra historia.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Unidad, la premisa

Por increíble que parezca, el PRI aún tiene oportunidad de repetir en la Presidencia de la República en el 2018.

Sé que a muchos les va a perecer una reverenda locura, pero es la verdad y es que no solo una buena parte del futuro del tricolor se juega en el Estado de México, entidad que puede ser favorable al Revolucionario Institucional.

En realidad el futuro del tricolor depende de un triunfo en aquella entidad, en Coahuila y Nayarit, pero también de como salgan las diferentes fuerzas políticas de sus procesos internos, de los procesos de selección de candidatos, de que no haya grandes fracturas.

Muchos apuestan por el PAN para que sea el partido que sustituya al PRI en Los Pinos, ya sea en la figura de Ricardo Anaya, de Margarita Zavala o de Rafael Moreno Valle.

Pero el panismo tiene sus propios problemas por resolver, Margarita Zavala se aferra a ser la candidata y, según sus promotores, es la que mantiene los mejores números.

Ella y Ricardo Anaya dicen que si se pueden poner de acuerdo, pero dejar a Moreno Valle fuera de los acuerdos sería un grave error.

El exmandatario, antes de despedirse de Puebla, dejó dicho algo muy revelador, “si no soy el candidato a la Presidencia del PAN, entonces va a ganar López Obrador”, las palabras de Moreno Valle se deben de tomar como una advertencia más que sería para su partido.

Expulsarlo del PAN, por la elección en el Estado de México, es solo una calentura de sus enemigos, que sueñan con ver a Moreno Valle fuera del albiazul, pero para este partido político el poblano es algo más que un exgobernador que quiere ser presidente.

Es un factor real de poder, un hombre con mucho dinero y con muchas relaciones, el cual puede ayudar a ganar y también puede hacer perder al que todavía es su partido.

Pero más allá de esto, aún está por verse si es cierto que Margarita y Anaya se pueden poner de acuerdo, por lo que se ve, nada, ni nadie, le va a quitar de la cabeza al queretano, que este es su momento para poder ser presidente. ¿Lo aceptará Margarita?

Hay que reconocerlo “el cerillo Anaya” viene para arriba, sobre todo luego de que su video de una afortunada conferencia que dio en Georgetown University, donde expuso con claridad y en perfecto inglés su visión de lo que significa la relación entre México y Estados Unidos.

El video de su participación se volvió viral. Más de 5.2 millones de vistas y más de 118 mil compartidos hasta el lunes por la tarde dan fe de que despertó el suficiente interés para aplicarle teflón a su pasado.

Margarita viene a la baja desde que Hillary Clinton perdió en las elecciones de los Estados Unidos ante Donald Trump. Nadie en su sano juicio, cree que la señora pueda ser la solución para enfrentar al magnate norteamericano, el cual cada día está más empoderado.

La divisa del panismo pasa por salir unidos del próximo proceso interno y hacer una buena negociación, en donde no basta sumar a la señora Zavala, también les guste o no a muchos, tienen que darle algo a Moreno Valle. Expulsarlo sería un suicidio para el PAN.

Si el PAN se divide, el PRI y sus aliados, con un buen candidato como Eruviel Ávila, pueden entonces dar la batalla, aunque para ello, el presidente Peña tiene que hacer bien su trabajo en lo que le resta a su administración.

Además, la posible aparición de un candidato “independiente” juega también a favor del PRI, ente político que pulverizaría al voto opositor y le podría quitar con una figura como el exrector, Juan Ramón de la Fuente, entre 5 y hasta 8 puntos a López Obrador, si es que hace una buena campaña.

En caso contrario, si el PAN sale fortalecido de su proceso interno, el PRI deberá de sumarse y enviar como candidato al exrector de la UNAM y ahora secretario de Salud, José Narro Robles, para perder y tratarle de sumar el mayor número posible de votos al albiazul, para tratar de detener al señor López, aunque tal vez, ni así les alcance.


Diódoro y el PRI.
Tal y como lo adelante ayer en este mismo espacio. El PRI se reunió con el secretario de General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, para dejar en claro la buena relación que existe entre su dirigente estatal Jorge Estefan y el funcionario galicista.

El objetivo de la reunión fue construir una agenda política plural y refrendar el compromiso del gobernador Tony Gali de apertura y diálogo con todas las fuerzas políticas.

Tanto Diódoro Carrasco como Estefan mostraron total disposición a trabajar de la mano en temas torales como: coadyuvar a la gobernabilidad en la entidad, dejar en claro que el agua no se privatiza.

La reunión entre el secretario General de Gobierno y el PRI se prolongó por espacio de dos horas. A estas mismas mesas han asistido los líderes del PAN, PRD, Compromiso por Puebla y Nueva Alianza.

Además de ello, Diódoro Carrasco buscará entablar diálogo con líderes empresariales, de opinión y directivos de medios.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El candidato saldrá por encuesta

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se ha ganado sin lugar a dudas a la opinión pública local.

El año pasado fuimos los primeros en advertir sobre este fenómeno y es que hoy más que nunca, López Obrador, su líder y dirigente nacional, tiene posibilidades de ganar la Presidencia de la República, aunque esto ya ocurrió también en 2006 y 2012.

Este fenómeno ha vuelto muy atractivo y porque no decirlo, muy apetecible, el apropiarse de la candidatura o mejor dicho de las diferentes candidaturas que tendrá este partido.

La gente cercana a Andrés Manuel sabe perfectamente que Puebla es una de las cinco entidades que definirán la elección del 2018, de ahí la relevancia de esta plaza para él y para su movimiento.

Puebla es especial para López Obrador, de aquí es originaría su mujer, Beatriz Gutiérrez Müller, mujer brillante, la cual destacó en los medios de comunicación y quien conoce muy bien a Puebla y la complejidad de sus paisanos.

El tabasqueño ya ganó en el 2012 el estado, en esa ocasión se impuso al morenovallismo, quien se alió con el PRI y ni aun así pudieron con el “Peje” quien tiene gran aceptación en Puebla capital, así como en la sierra Norte de la entidad.

Por esta razón, en el primer círculo del tabasqueño ya se tomó la determinación de que el candidato de Morena a la gubernatura surja de una encuesta, procedimiento que cuenta con el visto bueno y con el beneplácito de López Obrador, ya que es un método “justo” para todos los que se sienten con derechos de poder competir.

Para el 2018, López Obrador busca ir con opciones que puedan ganar y aportar en su proyecto nacional, los Abraham Quiroz, a quien por cierto López Obrador aprecia y quiere bien, quedarán como diputados plurinominales o estarán en sus afectos, pero para la guerra irá con perfiles ganadores.

De ahí la preocupación de muchos “lideres” de Morena por la creciente presencia de cuadros, provenientes de otros partidos políticos y mejor posicionados que sus “bases”, las cuales aunque leales, no tienen la más mínima posibilidad de poder competir ante el voto duro del PRI y la estructura morenogalicista.

No habrá personajes menores para competir dentro del equipo de López Obrador, esto tal vez ocasiones y moleste a muchos que llevan más de 12 años de seguir al tabasqueño, pero él sabe que en la anteriores ocasiones se ha quedado corto en el intento de hacerse de la presidencia de la República, precisamente por no contar con el apoyo de personajes de peso.

Muchos critican al tabasqueño por comenzar a aliarse con lo que el mismo ha denominado “la mafia del poder”, pero también, su propio equipo ha reconocido que ha sido el sectarismo, el que ha dejado al “Peje” a punto de quedarse con la “silla del águila”.

López Obrador ya determinó a casi un año para que ya haya candidatos, que estos saldrán a través de las encuestas y qué serán personajes bien posicionados.

Lo mismo aplica, incluso, para la que será sin duda la madre de todas las batallas al interior de Morena, la guerra por la candidatura a la gubernatura de la ciudad de México, la cual se disputan los jefes delegaciones, Ricardo Monreal (Cuauhtémoc) y Claudia Scheinbaum (Tlapan), así como el hijo prodigo del “Peje”, Martí Batres.

Gali y Aguilar ¿Líneas paralelas? Los caminos de estos dos personajes parecen estar eternamente encaminadas a no encontrarse, desde el 2013, fecha en que ambos disputaron la nominación a la presidencia municipal de Puebla, la cual como todos sabemos recayó en Tony Gali.

En el 2016 se volvieron a ver las caras y otra vez ganó Gali, quien se quedó con la candidatura del PAN a Casa Puebla.

Dos líneas paralelas jamás convergen, eso es lo que dice la física, pero si estos dos políticos profesionales se atrevieran a dar el paso, seguramente nada, ni nadie los podría detener.

Estefan invitado de Meade. El secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, una vez más, dejó constancia de quienes están en sus afectos.

El pasado lunes 27, Meade cumplió años, pero la celebración se llevó a cabo el martes.
Se trató de una comida en donde el número de invitados fue muy reducido, solo lo más cercanos.

De Puebla solo hubo dos personajes invitados, el diputado federal del PRI y presidente de la Comisión de Presupuesto, Jorge Estefan Chidiac, dirigente estatal del tricolor y Roberto Moya Clemente.

Por cierto, a Estefan no hay que perderlo de vista, es una pieza clave rumbo al 2018, con gran interlocución con Diódoro Carrasco en Puebla y también con la federación.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Calidad de la Educación: La Escuela Pública en Puebla

A 100 años de la promulgación de la Constitución, en el país aún no se ha encontrado el mecanismo para que los mexicanos podamos hacer exigible el Derecho a la Educación de Calidad.

Este precepto tiene la intención de otorgar a todos los mexicanos por igual, el mismo nivel de educación en condiciones mínimas de normalidad considerando a las escuelas, los maestros y las condiciones en las que estudian los alumnos.

El derecho a la educación manifestado en las 4 A: Asequibilidad, Accesibilidad, Aceptabilidad y Adaptabilidad, obliga al sector educativo (escuelas públicas y privadas) a aumentar la tasa de cobertura, lo que no significa que solo se brinde a todos los niños y jóvenes un espacio en la escuela, si no que obtenga de la misma, una formación integral en un espacio adaptado a ellos y donde puedan desarrollar todo su potencial.

La política educativa en Puebla, instaurada por la secretaria de Educación Pública, Patricia Vázquez del Mercado, ha luchado contra corriente para hacer evidente que nuestro Estado es el mejor lugar del país para todos aquellos que quieran transitar de un nivel educativo a otro con los mejores estándares posibles, para ello la titular de la SEP ha impulsado el llamado Modelo Educativo Poblano basado en 3 ejes: Asistencia, Permanencia y Aprendizaje, (APA).

El primero tiene como objeto alcanzar la mayor cobertura posible; el segundo busca retener o mantener a la mayor cantidad de alumnos, y el tercero comprobar que el modelo ha funcionado mediante la realización de la Pruebas Estandarizadas (PLANEA, PISA), mismas en donde la entidad ha demostrado que su modelo educativo, es uno de los mejores del país.

Por órdenes de Paty Vázquez, todos los subsistemas educativos de los diferentes niveles que dependen del Estado, se mantienen en la búsqueda constante de la mejora, sin embargo hay un eslabón del sistema educativo que debe mejorar significativamente: las escuelas particulares, donde muchas veces la asequibilidad, la accesibilidad, la adaptabilidad y la aceptabilidad, no forman parte de sus principios, de hecho, hay muchas de ellas en las que las colegiaturas son muy caras, poco accesibles, con situaciones severas de desigualdad y discriminación.

Ahora bien, ¿Realmente las escuelas particulares son mejores que las escuelas públicas? Para dar una respuesta tenemos que remontarnos a los resultados de las pruebas estandarizadas, donde a nivel nacional es bien sabido que el primer lugar en la prueba PLANEA en educación media superior le corresponde a Puebla; en ese tenor, podemos tomar como un claro ejemplo, el Conalep, el cual dirige Jesús Zaldívar, a donde asisten los estudiantes menos favorecidos del Estado.

Tan solo ese subsistema ha obtenido mejores resultados que instituciones particulares que durante años han sido señaladas como las “mejores” y hoy quedan un escalón abajo, ejemplo, los bachilleratos de la UPAEP, de la UVM, de la UMAD, de la Anáhuac, el Colegio del Bosque y el Colegio Americano, entre otros.

Las escuelas particulares no han bajado su nivel, pero deben redoblar esfuerzos, ya que hoy por hoy la escuela pública ha sido capaz de demostrar que la educación de calidad en escuelas oficiales es una realidad.

El subsistema Conalep es un ejemplo de lo que se puede hacer, si tan solo se aplican los recursos en donde se tienen que aplicar y se ajusta el modelo a lo que ha determinado la secretaría de Educación Pública.

Sirvan también estas líneas para que los jóvenes, piensen en nuevas alternativas de estudio y empleo. El subsistema del Conalep es un modelo noble, el cual apoya con una carrera técnica de buena demanda en el mercado laboral a los jóvenes que por razones económicas muchas veces ya no pueden proseguir con sus estudios.

Alternativas hay, solo hace falta que también se deje de pensar en los llamados esquemas tradicionales, con carreras agotadas ya desde hace muchos años.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

La nueva “ave de las tempestades”

Para mi amigo Pepe Thome, un fuerte abrazo y pronta resignación.

De la noche a la mañana, el “priistas” Javier López Zavala regresó a las primeras planas de la política aldeana, luego de su aparición el pasado fin de semana al lado del líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Vilipendiado por muchos, menospreciado por otros, hasta el diario Reforma, con influencia nacional, le dedicó unas líneas en su columna Templo Mayor, de Fray Bartolomé, al hombre que perdiera por primera vez una elección para el PRI en Puebla, en el ya lejano 2010.

El pasado viernes, López Zavala se dejó ver acompañando al líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) Andrés Manuel López Obrador, quien realizó una gira de trabajo por Veracruz y quien invito al poblano a ser parte de su comitiva.

Antes, López Zavala ya había acompañado al popular “Peje” a la gira de trabajo que este personaje realizó por el estado de Chiapas, la frontera sur de México y estado en el cual nació Javier, quien lleva más de 30 años viviendo en Puebla. Ese dato muy pocos lo conocen.

La cercanía del poblano con el tabasqueño ha despertado muchos comentarios, desde quienes lo califican como traidor, hasta quienes lo califican de oportunistas y por supuesto quienes le llaman advenedizo, algo para lo cual seguramente Zavala ya está preparado.

Lo mismo le dijeron en su momento a Cuauhtémoc Cárdenas y a Porfirio Muñoz Ledo, cuando rompieron con el PRI y crearon la corriente crítica, antecedente después del Frente Democrático Nacional y del PRD.

Lo mismo ocurrió con el propio Andrés Manuel, quien salió del PRI se fue el PRD y ahora está en Morena; a Ricardo Monreal que salió el PRI se fue el PRD, ganó Zacatecas, luego paso el PT y ahora está en Morena, o Manuel Bartlett exgobernador del PRI, quien luego fue senador por el PT y ahora es acolito de López Obrador.

En Puebla estos mismos señalamientos han sufrido Javier Lozano Alarcón, jefe de la oficina del gobernador, que dejo el PRI para refugiarse en el PAN, luego de su derrota en el año 2000, y también el exgobernador, Rafael Moreno Valle, quien recibió todo tipo de improperios cuando siendo líder del Congreso local con mayoría priista en el 2006, decidió romper con el PRI y pasarse a las filas del PAN, partido político por el cual ganó el senado de la República y también la gubernatura en el 2010.

Lo que López Zavala debe demostrar de ahora en adelante es congruencia, si es que en realidad ya se decidió a dar el paso adelante y romper con el que fuera su partido desde la juventud.

Se vería muy mal si continúa el coqueteo con ambos bandos y no se decanta ya cuanto antes con uno y sobre todo que demuestre que de verdad está convencido de la causa que se decida a abanderar.

Como ya lo señale, no será ni el primero, ni el último para todos aquellos que hoy se rasgan las vestiduras y ejemplos hay muchos, en este espacio solo cite algunos, el tema es que no se convierta ya en una constante y que se vuelva en un personaje camaleónico.

Si lo dejan pasar o no en Morena, eso ya es otra cosa, pero de que tiene una mayor cartel que muchos de los supuestos candidateables de este partido, eso que ni qué.

La verdad es que creo que si Zavala se decide a dejar al PRI, entonces sabremos de qué esta hecho este personaje, qué tanto es mito y qué tanto es realidad.

Dicen que es un cartucho quemado, que no le alcanza para nada, que no tiene absolutamente nada, entonces no veo la razón de gastar en tanta tinta y espacios informativos.

Si realmente Zavala no tiene nada y no representa nada, que nadie se preocupe, ni los del PRI, porque se quitan un peso de encima, ni los de Morena, porque López Obrador no es tonto y no va a dejar a pasar a nadie que no pueda aportarle algo positivo.

No obstante, algo ha de tener este personaje, el cual llamó la atención el pasado fin de semana y por lo pronto logro en parte su objetivo, el regresar a ser parte de la atención de los principales medios de comunicación.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El Colegio de Bachilleres, una orgía

Años van, años vienen y al parecer nada cambia al interior de los Colegios de Bachilleres de Puebla, convertidos en una auténtica cueva de ladrones y refugio de toda clase de pillos que lo ven como botín económico y político.

Pareciera que tal vez el último director honesto que estuvo al frente de esta institución, es el hoy gobernador del Estado, José Antonio Gali Fayad.

Y es que desde ese entonces, el Cobaep se convirtió en el refugió de todo tipo de especies, desde el tristemente célebre Alberto Guerrero, en las épocas de Melquiades Morales Flores y Mario Marín; Refugio Rivas, “Cuco”; y ahora, Ricardo Ordaz y su pandilla, solapada antes por José Antonio Mandujano, un personaje “gris” y ahora por Carlos Martínez Amador, quien al parecer llegó a sepultar lo que todavía quedaba de este subsistema.

Martínez Amador, lejos de erradicar la corrupción al interior de los Cobaep, al parecer solo ha llegado a reforzar y mantener las viejas prácticas caciquiles de Ricardo Ordaz y su mafia, los cuales se escudan en la excusa de que si no son ellos, “Cuco” Rivas retomará el control de los planteles.

Martínez Amador, quien actualmente es diputado local con licencia, era al mismo tiempo secretario general del Comité Estatal del PRD, actividad partidista que reconozco ignoro si puede seguir desempeñando, pero lo que si se ve mal y no es correcto, es que precisamente a Ordaz se le acuse de estar obligando a los trabajadores de esta institución a afiliarse al partido del sol azteca.

En las épocas de Marín, su hermano René era quien realmente tenía el mando de sus plateles y obligaba a todos los trabajadores a ser verdaderos soldados del priismo, siendo el sindicato del Cobaep uno de los más agresivos defensores del tricolor; tal vez hoy Martínez Amador busca replicar el mismo modelo para fortalecer a su corriente dentro del PRD y hacerse del control de este instituto político, quitándoselo al “Ñoño”, Luis Miguel Barbosa.

Lo que no se vale es que se deje a un lado la cuestión académica y se privilegie el uso político de un ente el cual debería ser eminentemente académico.

Los trabajadores de los Colegios de Bachilleres están en libertad de apoyar a quienes ellos quieran; además, no sería una mala idea que Ricardo Ordaz rinda cuentas de que es lo que hace con las cuotas sindicales que le aportan sus agremiados.

El adiós de un loser. Por fin en el PRI se dieron cuenta que solo tenían a un zángano a sueldo en el Icadep y le dieron las gracias.

Guillermo “Chirimolla”, un “loser”, vende espejos, el cual dice que va a buscar ser candidato del PRI a la gubernatura, saqueó todo lo que pudo hasta que por fin lo corrieron, aunque él diga que renunció.

Este personaje de caricatura, el cual en su vida ha ocupado un cargo de representación popular y por el cual, ni su familia votaría, dice que regresará a Puebla para buscar ser gobernador, de verdad da risa.

Por lo pronto, si regresa a Puebla tenga usted mucho cuidado, porque es experto en engatusar a la gente y sobre todo no pierda de vista su cartera.

Boda en puerta. El hijo de un muy importante político poblano ya dio el anillo de compromiso a la novia, 5 años mayor que él.

Dicen que en La Vista y en el edificio del PRI de la Diagonal ya se escucha la marcha nupcial ante el inminente enlace de “Charbelito”, quien trabaja como regidor en el Ayuntamiento de San Andrés Cholula.

Dicen que al flamante presidente de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados y del PRI en el estado, le cayó la noticia como bomba, pero ya no hay marcha atrás.

Las notas del Ave María ya se escuchan fuerte y ante los hechos consumados dicen que será la boda del año.

laserpientesyescaleras@hotmail.com