¡Escúchanos por internet!

El morenogalicismo cierra filas

Si alguien llegó a creer que había un distanciamiento entre el exgobernador Rafael Moreno Valle y el actual mandatario estatal Tony Gali, estaban totalmente equivocados.

Hubo quienes quisieron interpretar la no postulación del primogénito del gobernador Gali, como la señal de que las cosas no estaba bien en el grupo en el poder y que había surgido un distanciamiento, lo cual es totalmente alejado de la realidad.

De hecho, Gali, de manera silenciosa y a su estilo, ha acomodado sus piezas; de tal forma que envió a su operador y hombre de confianza, Xabier Albizuri Moret, como candidato a diputado plurinominal en la lista de Acción Nacional, partido al cual se afilió Xabi desde hace tiempo.

No es necesidad de fuero, como algunos despistados lo mal interpretan, es la proyección necesaria para que las piezas del hoy mandatario se acomoden como se deben y haya proyecto a futuro.

Nadie mejor que Albizuri para garantizar lealtad a Gali y ser punta de lanza para futuras incursiones de los cuadros preparados por el actual gobernador y su hijo.

Lo mismo ocurre con la postulación de Mario Riestra Piña como aspirante a candidato a la fórmula al Senado de la República, haciendo fórmula con Nadia Navarro, la hija del dirigente estatal del PSI, Carlos Navarro.

Riestra es un cuadro del gobernador Gali, quien impulsó al exsecretario general del Ayuntamiento para ir hasta la casona de Xicotencatl, si es que se daban las condiciones, las cuales finalmente se dieron.

A Riestra también lo cobija la candidata a la gubernatura, Martha Erika Alonso, quien sabe de la capacidad del joven político, el cual ya fue líder del Congreso local y entregó excelente cuentas en la LVIII legislatura.

Mario ahora carga el peso de llevar encima la elección hacia el Senado de la República, llevando sobre sus hombros la designación Nadia Navarro, hija del líder del PSI, Carlos, aliado incondicional del morenogalicismo.

Pero eso no es todo, se avecina la inminente designación de un personaje muy cercano al gobernador Gali por parte del Partido Movimiento Ciudadano, que confirmará cómo el mandatario estatal ha sido respetado en sus posiciones.

Tampoco es casualidad que hoy el morenogalicismo haya cerrado filas en torno al candidato del PAN a la presidencia de la República, Ricardo Anaya, quien también ha cumplido los acuerdos establecidos al designar al exmandatario como candidato al senado de la República, por el principio de representación proporcional en el sexto lugar de la lista de Acción Nacional, lo que garantizaría la llegada del poblano, otra vez a la cámara alta.

¿Ser o no ser?
Mucho se habla de que el morenogalicismo le quiere hacer una maldad al candidato del PAN a la alcaldía de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, lo cual está muy alejado de la realidad.

Me explico, Lalo Rivera entró como parte de una negociación entre Ricardo Anaya, Tony Gali y Martha Erika Alonso y nadie más, estos últimos personajes sabedores de que Rivera si hace diferencia en la capital.

Lalo es un factor importante en la capital, la cual representa el 32 por ciento del electorado, nadie puede creer que si Lalo pierde, Martha Erika gane, ni Houdini podría hacer ese milagro. Esto para los trasnochados que creen que el “pobre diablo” del cual nadie habla, puede hacer algo o puede ser el plan B del morenogalicismo.

Zaldívar, por la capital.
Ayer se llevaron a cabo los registros de aspirantes a diputados por Puebla capital, entre los cuales destacó un personaje que sin duda habrá que seguir con lupa.

Se trata del exdirector de los Canalep en Puebla, Jesús Zaldívar Benavides, hombre de trabajo y de resultados.

Chucho se apuntó para una diputación local, pero es hombre de resultados. Tiene que demostrar ahora que no solo va a frenar a Morena en Puebla, sino que es realmente un operador político serio y una de las mejores cartas que podía poner en juego, la candidata del PAN a Casa Puebla, Martha Erika Alonso.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El circo de Morena

No sé cómo estén las cosas en otras entidades, pero al menos en Puebla, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se ha convertido en un auténtico relajo, un verdadero circo, el cual dista mucho de ser “la esperanza de México”.

Sé que muchos simpatizantes de López Obrador no van a estar de acuerdo conmigo, que dentro de su dogma, no es posible, poner en tela de duda, las decisiones del tabasqueño, pero lo que ocurre en Puebla, es digno de un psicoanálisis y me lleva a reiterar la pregunta que hace unos meses realice. ¿Realmente quiere ganar Morena en el estado?

Lo siguiente debido a la toma de decisiones que impulso este partido político el pasado fin de semana, lo cual resulta trágico y hasta cómico.

El fin de semana pasado, Morena eligió a sus candidatos a las diputaciones federales, en 14 de los 15 distritos federales de Puebla y la lista deja francamente que desear y demuestra el poco respeto que Andrés Manuel ha tenido por la “militancia” que desde hace muchos años lo siguió en su lucha por conseguir Los Pinos y devela el pragmatismo que ha imperado en el equipo del “Peje”.

La lista causa polémica por la integración de personajes como el aún presidente municipal de Huejotzingo, Carlos Morales, quien se desconoce si renunció a su militancia priista y quien también coqueteo con las filas de Movimiento Ciudadano y del Frente que apoya a Martha Erika Alonso.

En el distrito 6 envían al líder del Barzón, Alejandro Carvajal, el cual más o menos se salva dentro de estas designaciones.

Pero la verdadera polémica se origina con la designación en el distrito 9 con cabecera en Puebla del ex líder del SNTE, exdiputado federal, exdiputado local, exlíder del Congreso y exsecretario de Gobernación municipal, Guillermo Aréchiga Santamaría.

Aréchiga incursiona en su tercer partido político (PRI, Nueva Alianza y ahora Morena) siempre ha sido cercano a la maestra Elba Esther Gordillo, quien lo impulsó en todos cargos. Su último puesto público fue como secretario de Gobernación municipal, en el ayuntamiento de Tony Gali, del cual salió por la puerta de atrás. Su estructura y conocimiento le pueden sumar al tabasqueño en Puebla.

En el distrito 10, de Cholula, la designación es tal vez la que más controversia ha causado, es la de la locutora Nayeli Salvatori, esposa Mario Montero Rosano, hijo del excandidato del PRI a la presidencia municipal de Puebla y Notario, Mario Montero Serrano, y nieto del periodista, Enrique Montero Ponce.

Salvatori fue protagonista durante su paso por los micrófonos de diversos actos de polémica por su muy “peculiar” estilo de hacer y decir las cosas, las cuales incluso le valieron señalamientos por “violencia de género”.

En el distrito 11, Morena optó por Saúl Corona Huerta, un luchador social, fundador de la asociación civil, “Valor y Fuerza”, del cual no hay mayores antecedentes que de ser el tío del actual diputado local del PRI, Francisco Jiménez Huerta.

Para el distrito 12, Morena manda tal vez a su candidato más competitivo, pero igual de polémico que la locutora Salvatori, se trata del empresario, Héctor Alonso Granados, quien al igual que Aréchiga suma ya su tercer partido político.

Alonso fue yerno del desaparecido líder obrero de la CTM, Blas Chumacero, quien lo impulsó en su carrera política y en la consolidación de sus empresas especializadas en comedores industriales.

Fue diputado por el PRI y también candidato por este partido, al cual abandonó para sumarse a inicios del 2010 a las fuerzas del morenovallismo, en donde también volvió a su diputado en la LVIII legislatura local.

Alonso está provisto de un carácter un tanto cuanto “locuaz”, pero es un hábil y efectivo operador político que ha hecho de la unidad habitacional La Margarita, su bastión en donde ejerce un verdadero liderazgo.

La verdad al analizar esta lista y estos perfiles, no entiendo como Morena se puede presentar como la “alternativa diferente” a los partidos tradicionales como el PRI y el PAN.

¿Quién garantiza que Morales, Aréchiga, Salvatori y Alonso en realidad no van a trabajar a favor del morenogalicismo? Y conste que es pregunta.

¿Estos son los perfiles “frescos” que garantizan el cambio que tanto pregona el Peje?

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Los nuevos caciques

No cabe duda que la exdiputada federal del PRD, Roxana Luna Porquillo, terminó convertida en lo que más odiaba y también en lo que más combatió.

La luchadora social que encontró el camino político en el combate a las injusticias y en el abanderamiento de las causas sociales, terminó hoy convertida en lo que tanto detestaba, en un cacique.

Roxana no se ha conformado en ser la candidata de la coalición “Puebla al Frente” a la diputación federal por el distrito 12, con cabecera en la ciudad de Puebla, el cual en el esquema de alianzas le correspondió al PRD, también metió a su hermano Vladimir dentro de la dirigencia estatal del Partido del Sol Azteca y ahora se prepara para tener las riendas de este instituto político en el estado.

Para tal efecto, no solo su hermano Vladimir tiene todo listo para hacerse de la dirigencia del PRD en Puebla, sustituyendo el duro control, que el senador con licencia y hoy candidato de Morena a Casa Puebla, Luis Miguel Barbosa, tuvo de este instituto político.

Para tal efecto, Luna Porquillo se dispone a tomar las riendas del PRD haciéndose del mayor número de candidaturas posibles a las alcaldías que estarán en juego en el próximo proceso electoral.

Un caso por demás emblemático es el que ocurre en Santa Clara Ocoyucan, municipio cercano a la capital, celebre porque en su junta auxiliar de Chalchihuapan ocurrió un encuentro entre pobladores de este lugar y elementos de Seguridad Pública Estatal en el 2013, el cual tuvo como saldos varios lesionados y un niño muerto.

Roxana, siendo en ese entonces diputada federal, abanderó la defensa de los habitantes de Chalchihuapan y de la madre del niño que perdió la vida en el enfrentamiento, a los cuales posteriormente abandonó.

Hoy, Roxana busca que Santa Clara Ocoyucan se convierta en su santuario, para de ahí, apropiarse del PRD en Puebla.

Sucede que por acuerdo de la coalición “Por Puebla al Frente”, el PRD propondrá al candidato a presidente municipal por Ocoyucan.

Roxana levantó la mano, para que ella y su hermano Vladimir propusieran al candidato, situación que hasta la presente fecha se lleva a cabo.

Para dicho municipio se inscribieron seis aspirantes al cargo antes mencionado, pero de buenas a primeras, Vladimir dio la instrucción para que solo quedaran tres, desde luego los leales a su proyecto y quienes tienen menos arraigo entre la población, uno de ellos su protegido Francisco Pancoatl.

Este último es originario de la junta auxiliar de San Bernabé Temoxtitla y tiene como referencia, el trabajar para la constructora propiedad del arquitecto, Moisés Cervantes Gotu, quien al principio de esta administración fue el constructor del presidente municipal, Francisco Cimarrón, quien fue señalado por Antorcha Campesina de desviar los recursos públicos por los elevados costos de la obra.

Esta situación derivó en su destitución y al constructor se le señaló como persona non grata para el municipio.

Paco Pancoatl, como empleado de la constructora del arquitecto Cervantes, realizó diversos trabajos encomendados por este último en dicho municipio, cuando Cimarrón fungía como presidente municipal.

Este no tendría nada de malo, pero se da la coincidencia que la hermana de Paco, de nombre Teresa, trabaja directamente con la candidata a la diputación federal por el distrito 12 Roxana Luna, quien les ha prometido que Pancoatl será el candidato de la coalición en ese municipio.

Debido a su inexperiencia y a su corta edad, el propio Paco les ha platicado a sus allegados, que tiene el apoyo político de los hermanos Luna, quienes son sus padrinos, así como el financiamiento del arquitecto Moisés Cervanes, para ser el candidato y próximo presidente municipal de Ocoyucan.

Con lo que no cuenta Roxana es que la población de la cabecera municipal, por usos y costumbres, no acepta que alguien de una junta auxiliar los represente en una junta auxiliar, por lo que la población tomará las medidas pertinentes, lo que seguramente será un descalabro para los candidatos de la coalición, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Morena ya tiene puestos los ojos en dicho municipio, no solo para derrotar a Roxana, sino por los intereses económicos, ya que gran parte de Lomas de Angelópolis, se ubica hoy en Ocoyucan.

El clan Luna Porquillo se arriesga a una gran apuesta, apropiarse de Ocoyucan, apropiarse de la riqueza de la zona y del PRD, pero antes deberán de sortear el gran rechazo ciudadano y la aduana del 1 de julio.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Enojo vs miedo

En la próxima elección del 1 de julio mucho de lo que estará en juego dependerá de cuál es el sentimiento que prevalece entre los mexicanos, si el enojo o enfado de millones o el miedo que también una buena parte siente sobre el probable arribo de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República.

El politólogo y mercadólogo David Mendoza, de Uno Consultores, en diversas ocasiones ha destacado la importancia del “Mood Social”, el “clima emocional” en el cual se llevan a cabo los procesos electorales.

Mendoza también ha destacado en diversas ocasiones que es eminente que en la mayoría de los electores, lo que prevalece al momento de ir a emitir su sufragio es el sentimiento.

Es decir, la acción de ir a votar obedece más a una emoción que a una acción motivada por el razonamiento. De ahí que sean más importantes los escándalos, las historias de vida o los ataques, que las propuestas, a las cuales muy pocos toman en cuenta.

El clima social que prevalece en este momento en el país es de enojo, de molestia entre gran parte de la población, la cual se siente desilusionada, ante la inseguridad que prevalece en el país, pero también porque económicamente las cosas no van bien.

Estas dos variables son las que sin duda tienen hundido al candidato del PRI a la presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, quien representa en los hechos al partido que hoy tiene a México sumido en este clima social.

El enfado social ha sabido ser capitalizado de manera extraordinaria por el candidato de la oposición, el tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena, quien hábilmente utiliza el slogan “la esperanza de México”.

Eso representa López Obrador para millones de mexicanos, la esperanza de un cambio que termine con las crisis sexenales recurrentes, que han hundido en la pobreza a una buena parte de la población de este país.

Una gran mayoría del voto de López Obrador obedece a la lógica del enfado social, el enojo que hay en contra del sistema representado por el PRI y por el PAN.

Esto se ve reflejado precisamente en las encuestas, en cada una de las fotografías del momento que presentan las diferentes empresas que se dedican a medir la opinión pública.

Esto se refleja en la intensión de voto del tabasqueño, el cual fluctúa entre un 32 y hasta un 35 por ciento.

No obstante, hay un grueso de 42 por ciento, 26 del PAN y su frente y 16 del PRI y su frente que no votarían por López Obrador y una de su principal motivación, es el miedo que provoca la llegada del “Peje” a la presidencia de la República y el posible modelo económico que podría poner en marcha.

La campaña orquestada en contra de Andrés Manuel en el 2006, la cual lo calificó como “un peligro para México”, surtió y sigue surtiendo efecto en el ánimo del electorado, sobre todo de clase media, que ve en el tabasqueño, un personaje cercano a algunos de los líderes de la izquierda sudamericana.

La campaña puesta en marcha por el equipo de López Obrador en este 2018 basada en el “Ya sabes quién”, ha mitigado de manera efectiva, la supuesta amenaza que López Obrador representa para el sistema neoliberal puesto en marcha en México desde el arribo de Miguel de la Madrid en 1982.

Enojo contra miedo miden fuerzas en este proceso electoral, en medio de un clima social, en el que prevalece el primero. Ambos sentimiento se pelean una base electoral del 20 por ciento de indecisos, de acuerdo a los últimos sondeos, los cual o bien no han definido su voto, no irán a votar o simplemente no contestaron.

Este ambiente es lo que hace que aunque todo parece indicar que López Obrador va a ganar la elección, la moneda aún este en el aire, rumbo al domingo 1 de julio, fecha clave en la historia moderna de México.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Cartón: Alejandro Medina

El momento histórico de Banck

Para el alcalde de Puebla, Luis Banck Serrato, no ha sido fácil hacerse cargo del gobierno de la ciudad, la cual es la cuarta mancha urbana más importante en este país y cuya complejidad se incrementa año con año.

La demanda de servicios hace que sea más difícil gobernar la ciudad que el estado. En la alcaldía no hay curva de aprendizaje, ni tiempo para dar respuesta a la demanda de los ciudadanos, so pena de que las calificaciones sean negativas.

En este contexto es como debe de evaluarse la administración de Banck, quien llegó para cubrir la vacante que a su vez dejó Tony Gali, quien se fue como candidato del PAN a la gubernatura de Puebla.

Bajo estas circunstancias, el trabajo de Banck, rumbo al cuarto informe de labores y segundo para él, no ha sido malo.

Se debe de ponderar que Luis ha hecho un gobierno de causas estructurales y trascendentes, lo cual se debe de considerar como su legado.

Le ha dedicado el mayor tiempo y recursos a las grandes causas que más les interesan a los ciudadanos, como el combate frontal al hambre, un tema fundamental para el actual edil capitalino, quien se ha dedicado desde hace años a combatir este problema el cual es lacerante.

Puebla era la urbe con el mayor número de pobres en todo el país a la llegada de Banck, más de 700 mil personas vivían en difíciles condiciones en una ciudad que tiene enorme contrastes (por un lado edificios modernos y gran riqueza y por otro lado gente en pobreza alimentaria).

Este eje, el de la equidad debe de ser, reitero, considerado como el legado de Banck en Puebla, poca gente tal vez lo aprecié, pero en el largo plazo, su estrategia será valorada y ponderada en su justa dimensión.

Al mismo tiempo, Banck, como pocos alcaldes, implementó una estrategia de cuidado del medio ambiente, dándole un lugar especial a este tema, como el rescate del río Atoyac, el cual si bien no se ha consolidado, si se han dado ya los primeros pasos y así lo reconocen los especialistas.

Tony Gali, durante su paso por la alcaldía, puso en marcha una estrategia de ir de la periferia hacia el centro, la cual ha sido seguida por el alcalde Banck y su administración.

La mayor parte de los recursos se han invertido dentro de las juntas auxiliares de la capital, las cuales eran las más abandonadas por anteriores administraciones.

La actual gestión municipal ha sido congruente, reitero, con los tiempos que le han tocado vivir, enfrentando el resto de entrarle a las causas y efectos que por décadas han requerido atención frontal.

Causas que hay que reconocer muchos políticos de los llamados “tradicionales” evaden por el tamaño del reto y porque representa pensar en las generaciones futuras y no solamente en el corto plazo, esa es una diferencia fundamental entre la administración de Luis Banck y otras que han pasado por la historia de Puebla.

Su programa de 100 calles se asemeja al que en su momento realizó el ahora nuevamente aspirante del PAN a la alcaldía, Eduardo Rivera Pérez, pero con un ingrediente adicional, las de Banck son avenidas que interconectan con otras avenidas, la de Lalo fueron solo metros de concreto, que aun así le han servido al exedil para estar vigente dentro del electorado en la capital.

Quizá la deuda pendiente de Banck sea el tema de la inseguridad en la capital, el cual ha sido el azote de su gestión y le costó el año pasado su puesto al extitular de esta área Alejandro Santizo.

La ola de violencia que acecha al país no es ajena a la ciudad capital, pero Banck ha buscado combatir el origen y las causas de esta situación, precisamente con su estrategia de combate a la pobreza.

El próximo jueves, cuando Banck rinda su segundo informe de labores correspondiente al cuarto año de la administración municipal, lo hará en una junta auxiliar simbólica, la Ignacio Romero Vargas, mejor conocida como Puebla Nuevo, en dónde el trabajo de su administración comienza a rendir frutos.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Ramón Sienra / Jafet Moz / José Castañares

Una muy accidentada precampaña de Doger

Afortunadamente para el candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Enrique Doger Guerrero, el periodo de precampaña ya terminó y ahora tendrá tiempo de poder recomponer las cosas y replantear su estrategia.

Y es que los primeros días de actividad de Doger no fueron los mejores, los eventos carecieron de “peso” en la participación de los personajes y también en el número de gente que acudía a escuchar al priista; incluso, algunos se tuvieron que suspender.

Mientras sus adversarios políticos, Martha Erika Alonso y Luis Miguel Barbosa fueron ampliamente cobijados por sus respectivos candidatos a la presidencia de la República, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, respectivamente. Doger no tuvo ni una sola visita de Meade y a lo mejor esto fue positivo para él.

Doger no solo tiene que luchar solo contra adversarios cobijados a su vez por tres fuerzas políticas, sino que además tiene que ir contra corriente con una candidato presidencial ubicado en tercera fuerza y un partido también ubicado en tercera lugar.

Sus eventos dejaron ver en esta primera etapa, parte de sus debilidades como el carecer de una estructura propia que lo cobije y lo apoye con actos bien nutridos.

Tuvo que refugiarse en la estructura de Juan Carlos Lastiri; la cual, como lo dijimos en este mismo espacio, no es suficiente, además de depender del apoyo que le pudiera brindar el PRI a través de su dirigente Jorge Estefan, lo cual tampoco fue mucho.

Sus mejores eventos fueron en Tehuacán y Cholula, en este último punto apoyado en la CTM de Leobardo Soto, incondicional de Juan Carlos Lastiri, lo cual ratifica lo expresado en las anteriores líneas.

Otro aspecto en el cual Doger dejó mucho que desear en esta primera etapa fue en la elaboración de su publicidad, la cual brilló por su ausencia. En tanto, la elaboración de spots fue de muy baja calidad, aunque el contenido no era malo, haciendo énfasis en el principal problema que azota a Puebla, el de la inseguridad.

Doger es sin duda un personaje competitivo, pero debe de ser arropado de una mejor manera, porque en esta primera etapa de precampaña la contienda se limitó prácticamente a un mano a mano entre el morenogalicismo y su candidata, Martha Erika Alonso y Morena, con López Obrador a la cabeza.

Si Enrique Doger no se quiere quedar atrás en esta lucha deberá de solicitar refuerzos a México, sobre todo en el tema económico y también en tener una estructura más organizada, que le pueda tener al menos entre 3 o 4 eventos diarios.

El candidato del PRI a la gubernatura de Puebla no lució como se esperaba en esta primera etapa y eso es algo que debe de reconocer su primer círculo y la gente cercana a este personaje, so pena de que pasen con más pena que gloria en esta batalla electoral.

El hartazgo de los pueblos. Un nuevo linchamiento se presentó ahora en Gabriel Ometoxtla, junta auxiliar de Juan C. Bonilla, lo cual deja en claro el hartazgo social de los pueblos, por la falta de justicia pronta y expedita.

Es también una muestra más de que el nuevo sistema de justicia penal, no ha servido para nada en nuestro país.

Tal vez si será el más moderno y hasta el más justo, pero las comunidades y las personas están hartas de la impunidad. De ser víctimas de la delincuencia y que aunque sean detenidos, días más tarde ya hayan cobrado su libertad, lo que incrementa el sentimiento de burla e impunidad que reina en México.

La gente está cansada de la lentitud y torpeza por parte de las autoridades para impartir justicia, pero también de la impunidad que prevalece y que incrementa el clima de inseguridad que se vive en el país.

Dos son los sentimientos que se verán las caras en el próximo proceso electoral, el enojo y el miedo.

El enojo por la terrible situación económica y de inseguridad en que han sumido al país el PRI y el PAN, con sus respectivos gobiernos, pero también el de miedo, ante la incertidumbre que desata la llegada de un personaje como Andrés Manuel López Obrador.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

¿Martha Erika o Blanca?

Hace dos años, el PRI decidió impulsar por primera vez en su historia a una mujer como candidata a la gubernatura del Estado, se trataba de Blanca Alcalá, quien venía a su vez, de ser también la primera mujer en gobernar la ciudad de Puebla.

A su vez, el Partido Acción Nacional ya había postulado como candidata a Ana Teresa Aranda, quien contendió en 1998 contra Melquiades Morales Flores.

En todo el estado hay una gran expectativa en el sentido de que si una mujer puede llegar a ser gobernadora y cómo sería su formar de enfrentar los problemas, ahí es donde desde mi muy particular punto de vista, existen muchas diferencias entre lo que ofertó el PRI hace dos años con Blanca Alcalá y lo que oferta hoy el PAN con Martha Erika Alonso.

De entrada Blanca y Martha son dos personalidades diametralmente opuestas.

Alcalá, aunque toda su vida la desarrolló en Puebla, nunca pudo borrar el hecho de que su nacimiento se llevó a cabo en Tlaxcala. Martha Erika es un producto cien por ciento poblano y muy identificado con el mercado electoral de Puebla capital.

Blanca, durante su campaña, nunca pudo despojarse de imagen de integrante de la burocracia dorada, trajes sastre, zapatillas, maquillaje y peinado de salón.

En su arranque de precampaña, Alonso Hidalgo se ha mostrado tal cual es, natural, sin maquillaje, con la vestimenta acorde a los lugares que visita y con una cercanía hacia la gente.

Alcalá dejó desde muy temprano en claro su inestabilidad emocional, e incluso su intolerancia hacia las preguntas incómodas, la mayoría relacionadas con la llamada “Casa Blanca”, escándalo que estalló por la adquisición de un bien inmueble por parte de la entonces candidata, por más de 12 millones de pesos.

Hasta ahora, Martha Erika ha demostrado su madurez al ser cuestionada sobre temas, como si representa la continuidad de su esposo el exgobernador, Rafael Moreno Valle y ahora sobre el audio escándalo en el cual, el exsecretario de Finanzas de Quintana Roo, Juan Melquiades Vergara, presuntamente habría financiado la campaña de su esposo a casa Puebla en el 2010.

Blanca terminó demostrando una fragilidad emocional increíble, mientras que Martha Erika muestra un carácter a prueba de todo y fortaleza, algo muy importante para gobernar y tomar decisiones.

Reitero, hasta el momento en este período de precampaña, el arranque ha sido diametralmente opuesto entre la que fue la candidata del PRI a casa Puebla y la aspirante del Frente por Puebla, Martha Erika Alonso, aunque la última palabra la tendrán los electores el próximo 1 de julio.

El “Maguito” Ugalde da como ganador al PAN en Puebla. Este fin de semana circuló un estudio elaborado por la empresa que encabeza el expresidente del entonces Instituto Federal Electoral en el 2006, Luis Carlos Ugalde, mejor conocido como el “maguito”, por haber volteado la elección a favor de Felipe Calderón en ese año.

El “maguito” encabeza la firma Evercore, encargada de hacer análisis político rumbo al 2018.

El estudio detalla por ejemplo que si hoy fueran las elecciones, por candidato ganaría Andrés Manuel López Obrador, quien tendría el 32 por ciento de las preferencias, por el 26 por ciento de Ricardo Anaya quien estaría a solo 6 puntos del tabasqueño y en el tercer lugar se ubicaría el priista José Antonio Meade con solo el 16 por ciento, con un 20 por ciento de indecisos.

El estudio también incluye prospectiva electoral para las entidades en donde habrá elecciones a gobernador este 1 de julio y el resultado es el siguiente:

Chiapas, según Ugalde, será para Morena; Ciudad de México, para Morena; Guanajuato, para el PAN; Jalisco, para Movimiento Ciudadano, Morelos, para Morena; Puebla, para Acción Nacional; Veracruz, PAN y Yucatán, para el PRI.

Meba dice que Anaya acortó la distancia. También este fin de semana la firma, Mendoza Blanco y Asociados, Meba, dio conocer los resultados de un estudio en donde supuestamente Ricardo Anaya el candidato de por “México al Frente” habría recortado la ventaja frente Andrés Manuel López Obrador a cuatro puntos.

Según esta firma, Anaya tendría el 26 por ciento de las preferencias por 30 del tabasqueño y 16 por ciento de José Antonio Meade con el 23 por ciento de personas que no contestan.

Ahí están los números de esta semana en donde precisamente cerraron las precampañas.



Riestra va con todo.
Quien este fin de semana envió un mensaje de poder fue el candidato a diputado federal del PAN por el distrito 11 con cabecera en Puebla, Mario Riestra Piña.

El exfuncionario estatal y municipal registró como su compañero de fórmula al líder del sindicato de trabajadores del Ayuntamiento de Puebla, Gonzalo Juárez, quien cuenta con amplio respaldo por parte de su base de trabajadores. Ni duda hay que esta dupla si algo tiene es músculo político.

El desfonde del PRI en Puebla

El que fuera el partido hegemónico en Puebla, el PRI, atraviesa por una de las peores crisis en su historia, debido a la fuga de personajes que algunas vez militaron dentro de este instituto político, el más reciente, Víctor Gabriel Chedraui.

No es que Víctor Gabriel tenga un gran peso político, es simplemente el ejemplo de un partido que ya está agotado, debido a la pésima conducción que he tenido en los últimos años, bajo presidentes de partido, que poco o nada entienden de la política.

Del 2010 a la fecha pasaron por el edificio de la Diagonal, Juan Carlos Lastiri, quien negoció con Moreno Valle la actual ley electoral de Puebla, la cual permitió aberraciones como la minigubernatura, las candidaturas comunes y las presidencia municipales de 4 años y 8 meses. Fernando Morales Martínez, quien ahora es presidente de Movimiento Ciudadano en Puebla; Pablo Fernández de Campo, Ana Isabel Allende Cano, estos dos, sin oficio político, ni tablas y finalmente Jorge Estefan Chidiac, quien le ha dado “el remache” al tricolor.

Hoy, el PRI es una caricatura de lo que llegó a ser y comienza a pagar el precio, se ha quedado sin el gobierno y sin las principales ciudades en el estado y ahora hasta sin militantes, los cuales han pasado a engrosar las filas de Morena (Bartlett, Armenta, Nancy de la Sierra) o del morenogalicismo, que también ha nutrido sus filas con elementos provenientes del tricolor, como el propio exgobernador, Rafael Moreno Valle o el hoy mandatario, Tony Gali.

Gran parte de la culpa de esta terrible crisis por la que atraviesa el tricolor, la tiene también la dirigencia nacional de este partido, la cual una y otra vez, se adaptó a los acuerdos entre Los Pinos y Casa Puebla, los cuales perjudicaron al PRI, hasta dejarlo en la actual crisis en la que hoy vive.

El CEN del tricolor solapó una y otra vez los acuerdos que le permitieron al morenogalicismo, convertirse en el grupo hegemónico en el estado, dejando en la total orfandad a los cuadros locales, los cuales tuvieron que claudicar, so pena de ser objeto de persecuciones.

Una muestra de esta complicidad es la serie de delegados federales que han sido enviados a Puebla, para operar los procesos que se han llevado a cabo, una bola de mafiosos que nunca pudieron unificar a las tribus priistas, que comenzaron a surgir luego de la derrota del marinismo.

Solo el duranguense Ismael Hernández Deras se salva de la “quema” y eso porque estuvo al frente de una elección pactada entre Los Pinos y Casa Puebla.

Los más tristes casos son los de Fernando Moreno Peña y Rufino Márquez, quienes vinieron solo a saquear lo que aún quedaba del que alguna vez fuera el partido hegemónico.

Los delegados federales, que fueron enviados a operar a Puebla tras el triunfo del peñismo, también fueron una verdadera decepción.

Originarios de otros estados y pertenecientes al grupo del exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, vinieron a Puebla a ver que se podían llevar y jamás les interesó operar políticamente a favor de su partido.

Hoy pareciera que el gobierno federal quiere apretar un poco al morenogalicismo, a través de la detención de Juan Melquiades Vergara Fernández, exsecretario de Finanzas del gobierno de Quintana Roo.

Pero se olvidan de que existen muchas complicidades entre ambos grupos, las cuales difícilmente se van a ventilar, so pena de que los dos salgan dañados.

La indolencia del gobierno federal hacia Puebla y del PRI ahora tiene sus consecuencias, Morena ha ocupado el espacio que dejo vació el tricolor, al renunciar a su papel de oposición en la entidad y convertirse en comparsa de lo que hoy pretenden combatir.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Doger, el fiel de la balanza

Enrique Doger Guerrero, el candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, juega un papel preponderante en este proceso electoral; sin lugar a dudas es quien pude inclinar la balanza hacia uno u otro lado, independientemente de que mantiene posibilidades de ganar.

El hábil exrector de la máxima casa de estudios y también expresidente municipal de Puebla sabe que sus posibilidades de ganar Casa Puebla se reducen al mismo tiempo que la campaña de José Antonio Meade Kuribreña se hunde en las encuestas, pero, tiene a su favor el ser el fiel de la balanza en la elección.

Hasta el momento, la entrada de Enrique Doger a la contienda equilibró las cosas y evitó una fuga mayor al interior del PRI, partido que aun así reciente la salida de dos diputados locales, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, líder en la región de Tepeaca, y Rosalío Zanatta, en Ajalpan.

Sin Doger en la boleta la debacle tricolor hubiera sido peor, porque tal y como lo he escrito en este espacio, hubiera quedado muy en claro que la gubernatura estaba negociada entre Los Pinos y Moreno Valle.

El exrector detuvo un poco la migración de cuadros del tricolor hacia otras fuerzas políticas, principalmente Compromiso por Puebla y Movimiento Ciudadano, pero está en tercer lugar en las preferencias y en medio de un duelo, el cual ya solo parece ser entre dos, el morenogalicismo y Morena.

¿Entonces por qué aceptó Doger la candidatura? Creo que la respuesta es más que elocuente. Inteligente como es, el exrector sabe que es el fiel de la balanza en esta elección, la cual está muy equilibrada y hacia dónde se incline el académico, hacía allá es a donde se pueden ir las cosas.

Asumo que esta es mi interpretación, a título personal de las cosas, pero intuyó que Doger terminará por negociar con quien más le convenga a cambio de algo, al final no será un perdedor, ganará perdiendo y sacará provecho de su posición.

Doger tiene nexos y buena interlocución con el morenogalicismo, los cuales datan de hace tiempo, no son de ahora y en donde ha habido como en todas las relaciones, altas y bajas.
Con Morena ocurre lo mismo, previó a su designación el exrector se barajó como una de las propuestas de Morena a la gubernatura o a la presidencia municipal de Puebla.

Su alter ego, Ignacio Mier Velasco, es su interlocutor con las huestes de López Obrador y con Manuel Bartlett, el exgobernador, quien tiene una influencia notable en las decisiones de Puebla.

Por increíble que pudiera parecer, Doger hoy tiene la “sartén por el mango”, como se dice coloquialmente. Es el fiel de la balanza por donde se quiera ver.

Su papal es determinante para legitimar el posible triunfo de Martha Erika Alonso, si es que se da o para darle el tiro de gracia al morenogalicismo, si es que decide apoyar a Morena y sumar sus fuerzas a las huestes del “Peje”.

Doger lo sabe y a eso juega, los 12 y hasta 15 puntos de preferencia electoral que tiene su partido en Puebla son claves y a eso juega el exrector y exalcalde.

Gerardo Islas será diputado local. Quien ya prepara las maletas para dejar la Secretaría de Desarrollo Social es Gerardo Islas Maldonado, quien cumplirá el viejo sueño de convertirse en candidato a diputado local por el distrito de Izúcar de Matamoros, el cual conoce a la perfección.

Islas será candidato por su partido, Nueva Alianza, el cual buscará sumar una candidatura común a su favor en esa zona del estado de Puebla.

Gerardo es el único que puede sumar de esta forma al partido magisterial en Puebla y prueba de ello, es la comida que tuvo ayer con Emilio Salgado, presidente de Nueva Alianza en Puebla, los líderes de las secciones 23 y 51 Alejandro Ariza y Jaime García Roque, así como el maestro Ramiro Torres, representante de Juan Díaz en Puebla.

Desde hace tiempo mencione que la legislatura local no es negociable, de ahí que el grupo en el poder, echa mano de uno de sus mejores cuadros para ganar Izúcar de Matamoros, ni más, ni menos.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Por entidades, AMLO también aventaja

De acuerdo a la empresa Massive Caller, si hoy fueran las elecciones Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena a la Presidencia de la República, tendría la ventaja en 16 entidades del país, incluido el Estado de México, Puebla e Hidalgo, tierra del exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio.

En tanto, Ricardo Anaya, el candidato del PAN a Los Pinos, tendría en su poder 14 entidades.

De acuerdo a esta empresa, el candidato de “Por México al Frente” ganaría en los estados de Baja California, Chihuahua, Durango, Jalisco, Nayarit, Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Quintana Roo y Yucatán.

En tanto, López Obrador ganaría 16 entidades, Baja California Sur, Jalisco en segundo lugar, pero superando al PAN, Sinaloa, Sonora, Zacatecas, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz, la Ciudad de México, Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Colima, Hidalgo, El Estado de México y Michoacán.

El PRI solo ganaría Campeche, el estado más priistas en el país. Así de dramática es la situación para el tricolor. En Jalisco en primer lugar, se votaría por un candidato independiente y luego por Morena.

De esta forma, los padrones más importantes en el país y que son definitivos para poder ganar una elección están en manos de Morena, el Estado de México, la Ciudad de México y ganaría también Veracruz y Puebla, es decir cuatro de los cinco estados que inclinan la balanza, mientras que el Frente de Anaya solo tendría Nuevo León y se iría en segundo lugar en Veracruz y Puebla, lo cual no es un buen indicio para “El Cerillo”.

La balanza parece inclinarse a favor de López Obrador y su grupo, los números así lo confirman. Domina los principales padrones electorales, lo cual se ve reflejado en las encuestas que hasta ahora se han publicado.

Acción Nacional domina en la mayoría de las entidades que gobierna, muchas de ellas en el norte del país, pero llama la atención que de acuerdo a la empresa Massive Caller, perdería Puebla y Veracruz, dos entidades gobernadas por personajes afines al proyecto del albiazul en las personas de Tony Gali y Miguel Ángel Yunes.

Las cosas se van decantando en un mano a mano entre el Frente conformado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano y López Obrador y su Morena.

¿Focos Rojos en Puebla? Según se dice, “los focos rojos” se encendieron en Puebla, luego del paso de Andrés Manuel López Obrador por la entidad.

En una pasada entrega hablamos precisamente de que ya no había dudas, Puebla es territorio del tabasqueño, lo que aún faltaba por dilucidar era saber si el efecto Andrés Manuel iba a ser lo suficientemente fuerte como para arrastrar a los candidatos de su partido a los diferentes puestos de elección popular y todo parece indicar que sí.

El tema es que una buena parte de las organización de los eventos del tabasqueño en Puebla corrió a cargo de antiguos simpatizantes del PRI y específicamente de gente relacionada con el exgobernador del Estado, Mario Marín Torres, quien se dice tendría un pie dentro de la estructura que apoya a López Obrador en Puebla y otra en el PRI de Doger.

Tal parece que el efecto “Peje” es muy similar al que tuvo Fox en el 2000; incluso, ya causa un efecto hasta en las candidaturas en los estados en donde también habrá elecciones para renovar al ejecutivo estatal.

De ese tamaño es la fuerza de su movimiento, el cual se incrementa al mismo tiempo que el PRI se desfonda en medio de una campaña como la de José Antonio Meade que no termina por convencer a nadie.

Puebla no es ajena a este fenómeno, aunque a nivel gubernatura, aún la ventaja es favor del grupo hegemónico y su candidata, Martha Erika Alonso.

laserpinetesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

Dos contiendas imperdibles

En una anterior entrega hablé ya sobre la lucha por las diputaciones federales en los distritos 6 y 12 con cabecera en Puebla capital, las cuales son imperdibles y por supuesto llenas de morbo.

En esas demarcaciones se van a ver las caras, en el distrito 6 por el PRI, la antorchista, Soraya Córdoba Morán, hermana del líder de Antorcha Campesina, Aquiles y esposa del líder estatal de esta organización, Juan Celis Aguirre, contra la yunquista Guadalupe Arrubarrena, postulada a petición del candidato a la alcaldía Eduardo Rivera Pérez y miembro de las llamadas “familias custodias del PAN”.

En el distrito 12, la contienda se dará entre la priista Karina Romero Alcalá hija de la expresidenta municipal de Puebla, excandidata a la gubernatura y actual embajadora de México en Colombia, Blanca Alcalá Ruiz y la activista Roxana Luna Porquillo quien irá cobijada bajo las siglas del Frente “Por Puebla al Frente” integrada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Estas dos contiendas, sin duda, estarán llenas de morbo, ya que en anteriores ocasiones, han ocurrido cosas “extrañas” en los distritos federales de Puebla capital.

En el 2012, ocurrió el llamado “milagro de la multiplicación de los votos”, ya que en esa elección presidencial, ganó López Obrador a nivel federal, pero los candidatos de la coalición integrada por el PRD, el PT y Convergencia, “misteriosamente” no ganó ningún distrito de la capital, los cuales quedaron en manos del PRI (distrito 6 Enrique Doger) y los tres restantes del PAN (9, 11 y 12) Blanca Jiménez, Marisa Ortiz y Néstor Gordillo.

Al mismo tiempo, Blanca Alcalá, la entonces candidata del PRI al Senado de la República, quedó en tercer lugar en la capital, pero ganó el Senado, al tener más votos que Javier Lozano (PAN) y Manuel Bartlett (PRD, PT y Convergencia), algo también muy misterioso y que rompió por completo con el comportamiento electoral, “tradicional” en el municipio de Puebla.

Para el 2015, el comportamiento electoral atípico en la capital se volvió a presentar, el PAN ganó sólo un distrito el 9 con cabecera en Puebla, con Genoveva Huerta en la boleta y perdió tres distritos, el 6 con Xitlalic Ceja, el 11 con Grace Palomares y el 12 con Víctor Giorgana, lo que evidenció los acuerdos entre Casa Puebla y Los Pinos, o mejor dicho entre Moreno Valle y Peña Nieto.

Para esta elección las cosas despiertan muchas suspicacias al igual que en el 2012 y 2015, para el morenogalicismo, tanto Guadalupe Arrubarrena como Roxana Luna, lucen como candidatas “incomodas”, aunque a su favor opera el hecho del género, aunque también sus adversarias son mujeres.

La interrogante es ¿Qué es más cómodo para el grupo en el poder, tener dos diputadas como Arrubarrena y Luna o Soraya y Karina?

Antorcha ha sido un aliado tradicional del morenogalicismo, desde el 2010 en donde abandonaron a Javier López Zavala y se la jugaron con Rafael Moreno Valle, quien una y otra vez ha tenido acuerdos y pactos con esta organización a través de su operador Eukid Castañón.

Por otra parte, para Blanca Alcalá no hay ninguna otra prioridad que su hija Karina, a quien hizo regidora, por ir dentro de la planilla del entonces candidato a la alcaldía, el exrector de la UAP, Enrique Agüera Ibáñez.

Ya como parte del Cabildo del entonces alcalde Tony Gali, Blanca le pidió a su amigo Jorge Estefan el pujar porque su hija tuviera un buen espacio, una buena posición dentro de la nueva administración, lo cual se cumplió.

En este sentido, ni Guadalupe Arrubarrena, ni Roxana Luna, responden al grupo compacto del morenogalicismo, ambas resultan incómodas y hasta molestas.

¿Qué mejor forma de deshacerse de ellas, que dejándolas solas en la contienda? Ya le ocurrió a Enrique Guevara en el 2012, al cual abandonó el grupo en el poder a manos de Enrique Doger, por ser Guevara cercano a Eduardo Rivera. ¿Se puede repetir la historia?

Morena es un factor sin duda, el cual puede romper esta hipótesis, las cosas no están nada fácil para el grupo en el poder, el cual no se puede arriesgar a diferenciar el voto, pero de todos modos, cualquier cosa puede ocurrir.

Llama la atención que los dos personajes cercanos al grupo en el poder hayan sido enviados a los distritos 9 y 11, Jorge Aguilar y Mario Riestra.

¿Casualidad o premeditación?

Veremos y diremos, como dice el clásico.

El Yayo se prepara. El empresario Eduardo García Casas va con todo y prepara un verdadero “trabuco” para ir a la contienda del próximo 1 de julio por la presidencia municipal de San Andrés Cholula.

Tan es así que anticipadamente y para dar certidumbre, García Casas ya dio a conocer a los personajes que podrían acompañarlo a la contienda, personajes como Jenny Pellico, Salvador Juraidini, Rafa Forcelledo, Luz María Díez de Urdanivia, Cristina Barrales y Bernardino Pérez Chiquito serían regidores.

En tanto, como Síndico municipal estaría Alberto de Fuentes; mientras tanto, Alberto Ramírez estaría al frente de Desarrollo Urbano y Nicolás Fueyo en Obras Públicas.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Puebla se rinde a Andrés Manuel

A nadie le quedó ya dudas, Puebla es territorio de Andrés Manuel López Obrador, como ya lo fue desde la pasada elección del 2012, en donde le ganó de manera apretada a Enrique Peña Nieto.

Ahora, el asunto es tratar de dilucidar si el arrastre del tabasqueño, será suficiente para neutralizar a la estructura del morenogalicismo y su candidata Martha Erika Alonso Hidalgo.

Queda claro que el tabasqueño además de su carisma, ha logrado conformar lo que antes no tenía, una estructura producto de las adhesiones que ha recibido en la entidad como al del experredista y candidato a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa y la del expriista y exdirigente estatal de este partido Alejandro Armenta Mier.

Los eventos encabezados por López Obrador en Puebla dejan constancia de la organización de esta estructura y de que el dueño del cuarto padrón más importante en el país, es sin duda “El Peje”, quien ha demostrado un interés muy especial por la entidad en donde permaneció durante cuatro días.

La gran interrogante reitero, es el poder saber si esta popularidad será suficiente, para que no solo López Obrador gane Puebla, sino que la marea arrastre al resto de los candidatos, como ocurrió en el 2000 con la famosa “ola azul” de Vicente Fox Quesada.

Es evidente el poder y el arrastre que el tabasqueño mostró en sus actos, pero ahora habrá que ver si Luis Miguel Barbosa, Alejandro Armenta, Nancy de la Sierra y el resto de los candidatos, son capaces de sumarle a López Obrador.

Esto sumado a los candidatos a las presidencias municipales que estarán en juego, pueden ser la diferencia en el próximo proceso electoral, para terminar con la hegemonía del actual grupo en el poder, pero aún está en veremos esta situación.

No queda duda de que López Obrador es el favorito para ganar la presidencia de la República, de eso quedó constancia durante su visita a Puebla, en donde los eventos dejaron en claro que Puebla está en sus manos.

Ahora habrá que ver el choque de trenes que se aproxima contra la estructura del morenogalicismo, el cual se ve pactó y muy bien con Ricardo Anaya, al ver como se desmorona la campaña del candidato del PRI a la presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña.

Los guiños hacia Anaya.
En el otro frente, en el del morenogalicismo, quedó claro que si en algún momento hubo compromiso con Pepe Toño Meade, ahora ya todo es para Ricardo Anaya.

Y es que el evento de este fin de semana en donde concurrieron Anaya, Martha Erika y Eduardo Rivera, dejó en claro que si primero los guiños fueron para el priista y hasta se llegó a pensar en una posible alianza para no desfondar a este partido, ahora todo es para el queretano, quien se apoderó ya del segundo lugar en las preferencias.

Las declaraciones de Ricardo Anaya de que en caso de ganar invitará a Rafael Moreno Valle a ser parte de su gabinete y de Martha Erika reconociendo al exdirigente nacional del PAN como la mejor opción para gobernar el país, no son en vano.

Estos guiños hablan ya de que el morenogalicismo vive una auténtica “luna de miel”, con quien hasta hace unos meses, fuera un terrible adversario.

Puebla es una entidad clave como ya lo mencione hace unas líneas y solo la estructura del actual grupo en el poder, puede contrarrestar la fuerza que López Obrador ya demostró.

Para Anaya, Puebla es una entidad clave, de ahí que los dos grupos antagónicos (anayista y morenogalicista) hayan convergido, sobre todo luego de ver como el tercero en discordia, el priista Meade se ha rezagado en la lucha por Los Pinos.

El choque de trenes en Puebla está más que definido la popularidad del “Peje” y su carisma, en contra de la estructura del grupo en el poder, para tratar de ayudar a que Ricardo Anaya, logre también llegar a Los Pinos.

A final de cuentas, así se perfilan las cosas, una lucha entre el frente conformado por el PAN, PRD y Convergencia, en contra de las huestes de López Obrador y su Morena, por la presidencia de la República, con un priismo desfondado y dividido, pensando una ala en sumarse al tabasqueño, mientras que los tecnócratas se aferran a Meade, con pie también en la campaña de Anaya.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Indicios de alta traición

Una trama tipo “thriller policiaco” se comienza a tejar en torno a la candidatura de Enrique Doger Guerrero, como abanderado del PRI a Casa Puebla, en donde muchas de las piezas no encajan y al parecer el exrector o exalcalde no se ha dado cuenta o también es coparticipe.

Hay varios temas que despiertan sospechas y que Doger ya debió haber notado sobre su postulación y que resultan de llamar la atención.

En una entrega anterior ya hablamos de la resistencia del Verde y Nueva Alianza para no ir con el PRI en Puebla, de lo bajo que se encuentra en las encuestas el candidato del tricolor, José Antonio Meade lo cual constituye un lastre para el propio candidato Doger, del nulo apoyo que le dará en la capital, el llevar a un “pobre diablo”, bueno para nada, como abanderado en la capital y de la poca estructura propia con la que cuenta Enrique, pero a todo esto se deben de sumar más elementos que resultan sospechosos.

De entrada, la dirigencia estatal, en manos de Jorge Estefan Chidiac, no movió ni un solo dedo para impedir el registro del exalcalde de Tehuacán, Álvaro Alatriste Hidalgo (El mostro), quien le “amargó” su evento a Doger y echó por la borda la famosa candidatura de unidad.

Ahora, Doger deberá de ir al consejo político estatal en donde seguramente aplastará al “Mostro”, quien a su vez impugnará el proceso y buscará que se judicialice el tema, lo cual provocará pérdida de tiempo y molestias. ¿Qué no hubiera sido más fácil bajar antes a Alatriste? Es pregunta.

Otro dato que resulta revelador, es que tradicionalmente el candidato del PRI a la gubernatura tenía como facultad el designar al dirigente estatal de su partido, así ocurrió al menos con los dos últimos mandatarios ganadores del tricolor, Melquiades Morales Flores, quien impuso a su compadre Víctor Giorgana, y Mario Marín, quien designó a su hermano, Mario Montero Serrano.

En el 2010, Marín designó a Alejandro Armenta como presidente estatal del PRI, compadre del candidato Javier López Zavala y en el 2016 a Blanca Alcalá le dieron la facultad de designar a Jorge Estefan, su entrañable amigo para que estuviera al frente de tricolor. ¿Por qué a Doger no?

Ya sé que los amigos de Estefan van a alegar que nadie mejor que Jorge, hermano del candidato a la presidencia de la República, para llevar a buen puerto la nave tricolor en esta elección, pero Doger debería de tener al menos, un personaje con injerencia dentro de la toma de decisiones y al más alto nivel. ¿Ya se dio cuenta de esto? ¿De qué está en las manos de Jorge?

Pero algo todavía peor, el hoy precandidato a la gubernatura no fue capaz de designar ni siquiera a su sucesor en la delegación que hasta hace unos días estuvo en sus manos, el IMSS.

Al IMSS enviaron a un personaje ajeno al estado, un burócrata que estuvo antes en el estado de Tlaxcala al frente de la misma encomienda de nombre Yamil Melgar. ¿Qué alguien me explique?

Por si fuera poco, a Prospera, en breve, se incorporará un personaje que viene de Nayarit, otro foráneo. ¿Estos dos importados, va a apoyar a Enrique?

Aún no termina la cosa, Estefan busca dejar como delegado a la Sedesol a su socio, Carlos Sánchez Romero, acción que causo rechazo total y absoluto por parte de Doger, como plan B el dirigente estatal del PRI, ha puesto sobre la mesa a Pepe Chedraui Budib, quien solicitó licencia a su cargo como diputado local. ¿What? ¿Qué sabe Pepe de política social y de operación electoral? ¿Qué estructura va a arropar a Enrique?

Quien piense que esto ya terminó se equivoca, otras dos escenas finales parecen confirmar los indicios de alta traición contra el candidato del PRI. La designación de Soraya Córdoba Morán, hermana del líder nacional de Antorcha Campesina y de Karina Romero Alcalá, hija de la actual embajadora de México en Colombia, Blanca Alcalá, como candidatas a diputadas federales por los distritos 6 y 12 de Puebla capital, evidencian un acuerdo tácito con el morenogalicismo y la perversidad del sistema.

Antorcha busca que su candidata llegue a la cámara de diputados, la candidata del PAN y su frente es la yunquista, Guadalupe Arrubarrena, posición del precandidato a alcalde Eduardo Rivera. ¿Quién creen que le conviene más al morenogalicismo que llegue a san Lázaro? ¿Antorcha está dispuesta a pelearse con Moreno Valle y Gali? Recuerden lo que ocurrió con Doger y el “huevo” Enrique Guevara en el 2012.

Ahora analicemos el caso del distrito 12 con cabecera en Puebla, en donde la candidata del PRI a la diputación es la hija de la embajadora Alcalá, Karina.

La joven exregidora enfrentará en las urnas a la exdiputada federal y activista del PRD, Roxana Luna Porquillo, quien fue la principal defensora del caso Chalchihuapan. ¿A quién va a querer Moreno Valle y Gali como diputada federal? Y conste que es pregunta. ¿Se acuerdan de la grabación de la excandidata del PRI a la gubernatura, Blanca Alcalá pidiendo una buena comisión con Tony para su hija? Cualquier buena madre haría lo mismo por su hija, hay claros indicios que la Senadora con licencia volvió a abogar por su retoño para vengar viejas afrentas. ¿Será?

Si Doger no se ha dado cuenta de esto, es que no quiere ver o ¿También es parte de la trama? Conste que todas son preguntas.

Los acuerdos. Quien anda muy activa es Libertad Aguirre, este jueves se reunió con Rosa Márquez. Además, en las próximas horas se registra como aspirante a la candidatura por la presidencia municipal de la ciudad de Puebla por Morena.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Foto: Es Imagen / Ramón Sienra

Morena, como perros y gatos

Aunque en apariencia las cosas caminan bien en Morena, esto no es del todo cierto.

A un día de que Andrés Manuel López Obrador inicie una gira de trabajo por esta entidad, las cosas no marchan bien dentro de su partido en el estado.

Una muestra de esto ocurrió el pasado domingo durante un evento celebrado en Acatzingo y organizado, faltaba más, por el orgullo de esas tierras, el candidato al Senado y todavía diputado federal, Alejandro Armenta Mier. La convocatoria fue muy importante por ser precisamente Alejandro originario de esa zona del estado.

La cita era a las 18:30 horas en un salón social de dicha localidad, Armenta llegó a las 17 horas y de inmediato se dirigió al lugar, pero cuál fue su sorpresa al encontrar el sitio ocupado. Al preguntar a los encargados del espacio, el por qué había gente, la respuesta fue que nadie había reservado el sitio, lo cual le correspondía hacer al dirigente estatal de Morena, Gabriel Biestro.

Armenta montó en cólera y le reclamó a Biestro, quien reconoció que se le había olvidado apartar el lugar. Al expriista no le quedó de otra que de inmediato ir a rentar otro inmueble y de inmediato comenzar a arreglar el sitio, el cual quedó listo a las 18:30 para recibir al secretario de organización y ahora ya precandidato a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta.

Pero las cosas no quedaron ahí, Armenta y su gente tuvieron que esperar más de dos horas a que pudiera llegar al lugar el precandidato Barbosa, quien ni siquiera se disculpó por el retraso, lo que ocasionó la molestia de Armenta y su gente.

Al interior de Morena algunos grupos sospechan que el dirigente estatal de este partido, Gabriel Biestro, opera a favor del morenogalicismo y es una especie de “caballo de Troya”, incrustado al interior de este partido y está encargado de pasar información al adversario, pero también de tratar de boicotear algunos eventos, principalmente los que organiza el candidato al Senado de la República.

Las desconfianzas al interior de Morena crecen y todos se acusan de ser infiltrados y gentes que operan para Casa Puebla y el morenogalicismo, la duda ha comenzado a ganar terreno y solo esperan la llegada de Andrés Manuel para acusarse unos a otros, durante esta gira de cuatro días que realizará el tabasqueño por Puebla.

La división al interior de Morena tiende a crecer, ya que este fin de semana se llevarán a cabo también las asambleas para la elección de los candidatos a diputados federales, posiciones que serán muy peleadas y existen severos riesgos de ruptura ante las decisiones que se han tomado de marginar a muchos de los aspirantes.

Un caso ha sido el del exsecretario General de Gobierno en la pasada administración, Fernando Manzanilla Prieto, quien originalmente se había dicho que iba a contender como candidato por el Partido Encuentro Social por el distrito 9, con cabecera en Puebla capital, y ahora, según versiones, ya habría sido bajado de la contienda.

A un día de que inicie la vista de López Obrador a Puebla, las cosas están que arden al interior de este partido, el cual no es ajeno a la lucha por el poder que se da en cualquier organización.

Va Rosa Márquez. La exfuncionaria en el gobierno de la ahora Ciudad de México, Rosa Márquez, esposa de Jorge Méndez Spínola y mamá del activista David Méndez, será la abanderada de Morena a la alcaldía de Puebla.

Márquez trabajó al lado de López Obrador en el gobierno del Distrito Federal y después lo hizo con su sucesor, Marcelo Ebrard, siendo parte del gabinete de ambos personajes.

Márquez es muy cercana al “señor de las ligas”, René Bejarano, y a su esposa, la senadora Dolores Padierna.

Precisamente la esposa de López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller, en su paso como periodista en Puebla, bautizó a Rosa Márquez y a Rosa María Avilés, cuando eran integrantes del PRD, como las “rosas salvajes” y no se equivocó.

La designación de Rosa Márquez abrirá un hueco más al interior de Morena, quien al parecer se autodestruye para poder ganar Puebla y si no, al tiempo.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

El insaciable apetito de Estefan

Quien ha demostrado un apetito insaciable de poder es el líder estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, quien se quiere apoderar de todas las posiciones habidas y por haber, para aprovechar el año de “Hidalgo” y el de “Carranza” juntos.

Y es que de confirmarse la versión difundida ayer por el Quintacolumnista, Mario Alberto Mejía, en el sentido de que el socio de Jorge Estefan, el inefable, Carlos Sánchez Romero será quien ocupe la delegación de la Sedesol en Puebla, se comprobará que el apetito del dirigente priista no tiene límite.

Sánchez Romero es socio de Estefan en el tema de las gasolineras, que maneja este grupo, el cual también tiene negocios inmobiliarios y financieros, entre otros.

Sánchez fue un gris diputado federal del PRI y coordinador del grupo parlamentario del tricolor en San Lázaro, en una bancada compuesta por personajes como Enrique Doger, Javier López Zavala, Jesús Morales, José Luis Márquez Martínez, entre otros, pero pusieron a este personaje para no herir los “egos” de los demás integrantes de la bancada poblana.

La reputación de este personaje no es precisamente la mejor, ya que siempre ha estado en el “ojo del huracán”, el origen del producto que vende en sus establecimientos en la zona de Puebla y san Martín Texmelucan.

Ahora, Estefan busca ubicar a su socio en una dependencia clave, la misma que tiene que ver con el combate a la pobreza, cuando este hombre no sabe ni un ápice del tema, es totalmente ajeno a un asunto tan complejo y además es insensible ante sus efectos.

No es la primera vez que Jorge intenta apoderarse de esta dependencia, hace más de un año, cuando arribó a la Sedesol federal, su amigo el hoy candidato del PRI a la presidencia, José Antonio Meade, le solicitó la remoción del entonces candidato, Juan Manuel Vega Rayet, aunque el oriundo de Izúcar de Matamoros, logró mantener la plaza debido a sus amistad con Miguel Ángel Osorio y con Rosario Robles.

Pero lo que Estefan quiere hoy es tener el control total y absoluto del aparato, para maniatar al candidato del PRI a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero, quien debería de preocuparse por estos movimientos, en una delegación clave en la rentabilidad electoral.

La Sedesol es una unidad clave, electoralmente hablando, porque maneja los padrones de los programas sociales del gobierno federal, los cuales en su mayoría representan el llamado “voto duro” del tricolor.

También es muy importante el personal que trabaja en esta dependencia, porque la mayoría son invaluables operadores políticos, conocedores de las zonas, los grupos y las regiones en el estado.

Al quedar en manos de Estefan esta posición, Doger se tendría que “poner de rodillas” para pedirle al líder del tricolor ayuda y poder contar con esta estructura misma que se movilizará solo si Jorge así lo quiere o también podría trabajar para otro candidato.

Ni duda cabe, el único que por ningún motivo saldrá damnificado pase lo que pase el 1 de julio será Jorge Estefan y su grupo de incondicionales como Carlitos Sánchez y Toño López Malo Capellini, quienes ya se preparan para seguir subsistiendo a costa del erario, y al PRI, al PRI que se lo lleve…el racho de López Obrador.

Santiago Carvajal, un gran perfil para el PRI.
A pesar de que el tricolor está secuestrado por una pandilla que lo lleva al “despeñadero”, aún hay perfiles interesantes al interior de este instituto político.

Ayer le platicaba del empresario Eduardo García Casas, el cual va como candidato del PRI a la presidencia municipal de san Andrés Cholula.

Ahora es el turno de Santiago Carvajal Hidalgo joven que busca convertirse en el candidato del PRI a diputado local por el distrito 11 con cabecera en la ciudad de Puebla.

Santiago se ha dado a la tarea de recorrer la ciudad y principalmente su distrito para solicitarle a la gente que crea en él, a pesar del desprestigio que arrastra la marca en la Angelópolis.

Carvajal tiene una buena relación con el candidato del PRI a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero y puede aportar frescura a una campaña, urgida de caras nuevas.

Edgar Hernández.
Anote el nombre del regidor en Cuautlancingo, Edgar Hernández, este personaje es quien se perfila para ser el candidato de Nueva Alianza a la diputación local por el distrito 9 local.

Edgar ha sido un regidor valiente que ha enfrentado al aparato del autoritario alcalde de Cuautlancingo, Félix Casiano y ahora le pondrá sabor a la contienda en el distrito 9 local.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Lastiri fue el gran ganador

Si se analiza a fondo la designación de los candidatos del PRI a la gubernatura, senado de la República y presidencia municipal, no hay más que decir, el gran ganador fue el exsubsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, quien se comió a todos.

Desde hace tiempo, en este mismo espacio, escribí que la verdadera intensión de Juan Carlos no era obtener la candidatura a la gubernatura, sino al senado de la República, objetivo que estaba al alcance de su mano y así fue.

Juan Carlos midió muy bien los tiempos y supo perfectamente que si alcanzaba la nominación a la gubernatura, el PRI quedaría en el tercer lugar de las preferencias, pero si iba por la candidatura al senado de la República, había amplías posibilidades de llegar siendo la primera minoría y contando con el apoyo del morenogalicismo.

De hecho, desde hace tiempo escribí al respecto una columna, la cual se denominó, “En el PRI todos quieren, pero por la vía pluri”. Comparto parte de la reveladora columna, escrita el 14 de junio del 2017.

Si bien es cierto, la victoria lograda por el PRI en el Estado de México logró renovar el ánimo de los cuadros del tricolor y sobre todo, evitó la migración hacia otros partidos políticos, principalmente Morena, también lo es, que el priismo poblano está consciente de las pocas posibilidades que tiene para competir el próximo año.

Las cosas para el tricolor en el estado no son nada fáciles, de ahí que sus principales cuadros realmente lo que buscan es posicionarse para tratar de obtener candidaturas.

Me explicó, el actual subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, está consciente de que esta por quedarse sin trabajo, razón por la cual, dice buscar la candidatura del PRI a la gubernatura, pero en realidad lo que Lastiri quiere es convertirse en candidato a senador.

Juan Carlos sabe que es más sencillo buscar negociar con la dirigencia nacional de su partido y con la Presidencia de la República, para que tal y como ocurrió en el 2012, se quede con un premio de consolación, el cual bien puede ser el Senado.

Si a Lastiri, por alguna razón, el PRI le niega la candidatura a la gubernatura, su sueño se puede convertir en realidad. Sabe perfectamente que tiene cero posibilidades de convertirse en gobernador, pero si tiene, de convertirse en senador. Hasta aquí la larga pero necesaria cita.

Lastiri resultó ser el gran ganador del PRI, pues irá a la contienda sin confrontarse con sus aliados del morenogalicismo, ya que ese papel lo deberá de jugar Enrique Doger, si es que quiere ganar el próximo 1 de julio; en tanto, él solo deberá de limitarse a tratar de quedar mínimo en el segundo lugar para garantizar su entrada en la Cámara Alta.

Claro que la tarea no será fácil, pero las circunstancias también le ayudan porque el actual grupo en el poder, prefiere que sea él quien quede en el segundo lugar, a que sea la dupla de Morena conformada por Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra.

Lo único que mueve este escenario es que Morena rompa con la hegemonía del morenogalicismo y gane tanto la gubernatura como el senado de la República, por lo que entonces Lastiri quedaría fuera, sobre todo si Tony Gali López es quien encabeza la fórmula del PAN al Senado. Este escenario se ve difícil más no imposible.

Y es que los números de la gente de Andrés Manuel en Puebla crecen y crecen y eso que aún no inicia la campaña.

Lastiri de todos modos ya se pude sentir contento con lo que obtuvo, sin duda, es el gran ganador, junto con el dirigente estatal del PRI, Jorge Estefan, quien también tendrá vida después del 1 de julio, ya que pase lo que pase será diputado local.

El Yayo, candidato de unidad. El empresario Eduardo García Casas se convirtió el día de ayer en candidato de unidad del PRI a la presidencia municipal de San Andrés Cholula, experiencia que pase lo que pase, nadie le podrá ya quitar.

El PRI no atraviesa por su mejor momento, pero gente de la sociedad como Eduardo, sin duda refrescan la política local y en una de esas hasta puede ganar la elección, la cual será un auténtico volado.

Adivina, adivinador. ¿Qué hacía el exdiputado federal del PRI y exdelegado del CEN del tricolor en más de nueve estados en el país, tomándose un café con el “morenista” Fernando Manzanilla?

a) Platicaban de macramé
b) Jugaban a las pipis y gañas
c) Pactaban rumbo a la elección que se aproxima.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Doger, a la boleta

Finalmente, Enrique Doger Guerrero se salió con la suya, se convertirá en el candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, sueño anhelado desde el 2010, cuando el marinismo optó por Javier López Zavala como su opción para tratar de ganar Casa Puebla.

En el 2016, Doger, otra vez, se volvió a quedar en la orilla, cuando la candidatura a la mini gubernatura se le otorgó a la entonces senadora, Blanca Alcalá.

Ahora, por fin, su partido le hace justicia y le entrega la tan anhelada candidatura, debido a que es el priista que tiene los mejores números y por lo tanto el más competitivo.

No obstante, Doger obtuvo la designación en el momento en que el priismo no atraviesa por su mejor momento, ya que la campaña de su candidato a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, naufraga en el tercer lugar de las preferencias.

Doger no parte para nada como el favorito para la contienda a gobernador del Estado, por un lado tiene que hacer frente al morenogalicismo y su aparato perfectamente bien aceitado y por el otro al empuje de Morena, representado por Luis Miguel Barbosa Huerta, hombre de colmillo “largo y retorcido”, pero sobre todo arropado por Andrés Manuel López Obrador.

La presencia de Enrique en las boletas sin duda le pone sabor a la contienda, aunque tendrá muchos retos por delante el exrector y expresidente municipal de Puebla.

El candidato del PRI a la gubernatura carece de una estructura propia en el estado, tendrá que confiar en el voto duro del tricolor, el cual se ha disminuido de manera paulatina elección con elección.

Doger deberá de ponerse en las manos de la estructura de Juan Carlos Lastiri, quien cuenta con la gente que logró sembrar durante su paso por la Sedesol y la Sedatu a nivel federal, la cual resulta insuficiente para cargar con la elección que se avecina.

Otra vertiente en la que deberá de trabajar el candidato del tricolor es la de convencer a Los Pinos de que lo cobijen bien y pongan a su disposición la estructura de los partidos Verde y Nueva Alianza, los cuales de entrada irán solo a las elección del próximo 1 de julio y solo una señal de Peña Nieto puede cambiar esta decisión.

Un punto en contra de Doger es la suma cero del candidato que pidió le acompañará en la candidatura a la presidencia municipal de Puebla, punto clave para poder ganar la elección que se avecina.

Puso a un “loser” como candidato a la alcaldía de Puebla, un personaje que nunca ha ganado nada, que no tiene experiencia, alejado de la ciudad, sin identidad y que solo explota su apellido.

Doger sabe muy bien que la capital representa el 32 por ciento de la votación y que si se hunde en la ciudad de los Ángeles, poco pude hacer en el resto del estado, ya que el municipio de Puebla es de vital importancia, aun así opto por un “pobre diablo” que poco le puede aportar en números.

Otro factor que Doger deberá de resolver, lo antes posible, es sumar a los principales liderazgos del PRI y evitar que haya una desbandada mayor de la que ya se ha dado hacia otros partidos políticos como Morena, Movimiento Ciudadano y Compromiso por Puebla, los cuales se han comido a una buena parte de la estructura del tricolor, más la que se sume luego de que se conozcan ya a los candidatos a diputados federales, locales y presidentes municipales.

Doger es sin duda un buen candidato, el mejor que podía haber tenido el PRI para este momento; lo cual, sin duda, hará todavía más que reñida esta elección, pero reitero, es necesario que se alineen todas estas vertientes para que se pueda alzar con el triunfo.

No basta con lograr despertar la inconformidad que ciertamente existe en Puebla en contra del grupo en el poder, también es necesario el tener la estructura y los recursos para poder capitalizar ese enojo, el cual está muy enfocado hacia el PRI y el PAN, lo cual es capitalizado por Morena.

Cambios en los medios. El periodista Arturo Rueda dejará la dirección del periódico Cambio para irse a estudiar un doctorado a España.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Se destroza el panismo en San Andrés

Como unos verdaderos antropófagos se han comportado los principales cuadros del panismo poblano en San Andrés Cholula, sin importarles que pongan en riesgo la elección.

Y es que aunque el Comité Directivo Estatal del PAN ya decidió que habrá una interna entre los principales aspirantes a jugarse el próximo 11 de febrero, el hecho es que quién quede vivo, luego de la “carnicería”, difícilmente podrá sumar a los derrotados.

Los panistas de San Andrés que ambicionan la presidencia municipal se comportan como verdaderos “buitres carroñeros”, en su intento por hacerse de la candidatura han dejado en evidencia que lo único que los mueve es su ambición desmedida por llegar a manejar las arcas del municipio más rico de la entidad en términos proporcionales.

Sucede que el pasado 22 de diciembre, la dirigencia estatal convocó a una reunión en el Comité Municipal a los principales cuadros del albiazul en la región y todos ellos aspirantes a la candidatura a la alcaldía.

Al encuentro arribó la entonces secretaria general del albiazul, Martha Erika Alonso, el líder del comité municipal, Rogelio Reyes, el diputado federal, Miguel Ángel Huepa, Alejandro Cuatli, hermano del expresidente municipal de este lugar, el tristemente célebre David, el empresario restaurantero Sergio Quiroz Corona y más tarde también se integró Omar Coyopotl, quien después de unos minutos se retiró del lugar.

El encuentro resultó ser una verdadera “cena de negros”, porque nadie se puso de acuerdo. Ante este panorama, todos pidieron que se llevara a cabo una consulta para definir quién iba a ser el candidato.

Quien protagonizó un hecho por demás bochornoso, fue el expresidente municipal, David Cuautli, quien se presentó en estado de ebriedad a la reunión y con palabras altisonantes le exigió a la secretaria general, que de una vez por todas definiera quien iba a ser el candidato a la alcaldía y que dejarán de hacerse p…Esta demás decir que el individuo fue conminado a retirarse y hoy anda por las calles con el rabo entre las patas.

El empresario Sergio Quiroz reclamó para él la candidatura y objetó que siempre le había brindado el apoyo al PAN en todas sus campañas, por lo que merecía la posición, pero fue ignorado.

El tema es que luego de estos incidentes, el morenogalicismo no quiere saber nada del panismo de San Andrés, por lo que ya se exploran otras alternativas atractivas para cambiar de color a este municipio; el cual, resulta emblemático para el albiazul, pero que ya se convirtió en una cueva de ladrones.

Es por esta razón que hoy se comienza a ver como una alternativa real para gobernar a san Andrés Cholula, al también empresario, Salvador Castañeda Espinosa, quien se desempeñó hasta el año pasado dentro de la administración de Leo Paisano como secretario de Desarrollo Económico.

Salvador dejó la gestión municipal y ahora será el candidato del Partido Pacto Social de Integración (PSI) a la presidencia municipal de este lugar.

De hecho, Salvador ya ha sostenido reuniones con Nueva Alianza y el PRD, quienes también lo ven como una alternativa viable para este municipio, convertido en botín por las administraciones panistas.

El dirigente estatal del PSI, Carlos Navarro, ya se sentó con Salvador para ponerse de acuerdo y es un hecho que “Chava” será el candidato de este partido de corte estatal, situación que no es vista con malos ojos por el actual grupo en el poder.

El actual viraje político en San Andrés le abre una venta de oportunidad a Salvador, un personaje conocido, bien posicionado y con una trayectoria limpia.

Cabe señalar que tampoco es la única alternativa ante el desgaste del panismo local, el grupo en el poder, maneja también una segunda carta en la persona de David Peñaloza, hijo del empresario Noé, dueño de cerámica Santa Julia y cuyo capital económico supera y por mucho al de cualquiera de los aspirantes. Este jugará por las siglas de Compromiso por Puebla, el partido que encabeza, Ángel Trauwitz.

David es la otra carta fuerte para que el morenogalicismo mantenga el control de san Andrés, ya sea con Salvador o con Peñaloza.

Por cierto, ya que hablamos del polémico empresario y expresidente municipal de San Martín, todo indica que será candidato a diputado local, faltaba más, también por Compromiso por Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

La lucha por las candidaturas en el PRI

En el Partido Revolucionario Institucional, aun en las difíciles condiciones por las que atraviesa este partido, hay valientes que buscan las diputaciones locales y federales sabedores de que pueden beneficiarse de un posible acuerdo cupular entre José Antonio Meade y el grupo en el poder en Puebla.

Entre quienes quieren una diputación como ya lo mencione están los delegados de la Sedatu, Juan Manuel Vega Rayet y, del Trabajo, Vanesa Barahona.

El primero busca quedarse con la candidatura por Atlixco y la segunda por el distrito 9 de Puebla.

Las posibilidades de que Vega se haga de la candidatura por el distrito de Atlixco han comenzado a diluirse y están sujetas a los acuerdos a los que se llegue con la organización Antorcha Campesina, la cual originalmente había reclamado el segundo lugar en la fórmula del tricolor al Senado de la República.

Luego Antorcha cambió de opinión ante las pocas posibilidades de triunfo del PRI y optó mejor por pedir la suplencia del primer lugar de la fórmula al senado, para su dirigente estatal, Juan Celis Aguirre,
este hecho, incluso llegó a provocar el “berrinche” del diputado local y aún líder del Comité Municipal del PRI, José Chedraui Budib, quien amagó con irse a refugiar al morenogalicismo y tomar la invitación que le hicieran para ir como el suplente de Tony Gali López, en la fórmula de la coalición Puebla al Frente, aunque luego reviró.

Juan Manuel sabe que no enfrenta las mejores condiciones, porque su amigo, el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, se quedó en el camino, además de que esta abiertamente enfrentado con el líder estatal de su partido Jorge Estefan, pero su principal obstáculo es Antorcha quien ha pedido esa posición y el distrito federal de Ajalpan para uno de los suyos, a pesar de que traen un doble juego con el morenogalicismo.

Por lo que se refiere al distrito 9 este se pondría muy interesante, porque una de las “consentidas” del aún subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri, la delegada del Trabajo, Vanesa Barahona aspira a esa posición.

El problema es que ese distrito será uno de los más peleados y en donde habrá que ver hasta dónde llega la perversidad política del grupo en el poder, ya que ahí se verán las caras además de Vanesa, Jorge Aguilar Chedraui por Puebla al Frente y un viejo conocido del morenovallismo, el exsecretario de General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, por las filas del “Peje” y su coalición encabezada por Morena. El duelo Aguilar vs Manzanilla “va a sacar chispas” ya que hay cuentas pendientes entre ambos.

Por otra parte, quien ya casi tendría la candidatura a la diputación federal por el distrito de Acatlán, es la actual diputada local y líder de la CNC en Puebla, Maritza Marín, lo cual dejaría fuera de la jugada al todavía presidente municipal de Quecholac, Néstor Camarillo.

En Zacatlán, al parecer el cacicazgo regional de los Rivera se va a imponer, ya que el actual presidente municipal de Chignahupan, Enrique, se perfila para convertirse en el candidato a la diputación federal y heredar la posición que actualmente ostenta su tío el “tristemente célebre”, Lorenzo.

Pero por si fuera poco, los Rivera quieren más “chichi” y también quieren una diputación local para “Lenchito”, por ser joven y si se puede hasta otra vez la alcaldía también para ellos y su grupo.

A quien le llueven ofertas para ser candidato a diputado federal, por el PRI y por otras fuerzas políticas, es al actual subdelegado de la Sedesol, en Puebla, José Rocha, sin duda el mejor perfil, por el distrito 12, hasta la gente de Andrés Manuel López Obrador se ha acercado al priista.

Por el distrito federal de Teziutlán, el PRI ya se la ofreció a una de sus mejores cartas, Víctor Díaz Palacios, quien precisamente radica en Tlatlauquitepec.

Díaz sería garantía de triunfo en caso de que se formalice la oferta y sería tal vez el único de los 15 distritos electorales que estarán en juego a nivel federal que podría ganar el PRI, sin acuerdo.

Los 14 años. El matrimonio conformado por el exgobernador del Estado, Rafael Moreno Valle y la precandidata del PAN a la gubernatura, Martha Erika Alonso, celebraron ayer sus 14 años de casados en el restaurante el Desafuero.

El matrimonio llegó solo al lugar y se instaló en una mesa, en donde muchos comensales acudieron a saludar al exmandatario y a la precandidata, quienes estuvieron por espacio de dos horas y media en el lugar.

Ambos salieron del lugar y de ahí Martha Erika se dirigió a realizar su registro como candidata del PAN a casa Puebla.

Reunión de gabinete en Casa Puebla. Ayer, todos los integrantes del gabinete del gobernador Tony Gali se reunieron en Casa Puebla con el mandatario y personal de la Fepade, quienes les explicaron todos los pormenores de lo que es el proceso electoral y cuáles podrían ser las responsabilidades en las que incurrirían, en caso de que quieran apoyar a algún candidato.

El gobernador, una y otra vez, les ha leído la cartilla a sus funcionarios, los cuales saben perfectamente que no va a meter las manos por ellos, si incurren en alguna anomalía.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fallaron los “sesudos” análisis

De verdad dan risa aquellos “sesudos” analistas que alegaban que Ricardo Anaya se había “comido” a Rafael Moreno Valle, y que aprovechando la desesperación del exgobernador le había puesto una trampa para encumbrar a Eduardo Rivera Pérez como el candidato del PAN a la gubernatura de Puebla.

Todavía, hace unas horas, hubo algunos que en su cuenta de Twitter, negaba la existencia de un pacto entre Moreno Valle y Eduardo Rivera, alegando el tema de la cuenta pública de Lalo.

¿Ahora qué dirán cuando nuevamente la realidad los ha vuelto a ubicar en el sitio marginal en el que se encuentran? ¿A quién van a culpar? Maldita realidad.

Lo cierto es que ni Rafael Moreno Valle, ni Ricardo Anaya “comen lumbre”, ambos saben que se necesitan y como políticos profesionales que son, los dos caminarán juntos mientras que sea necesario, nada dura para siempre.

Es así como se dio el que Martha Erika Alonso fuera electa candidata del PAN a la gubernatura y Eduardo Rivera como candidato a la alcaldía de Puebla, cada uno en su nivel.

Por supuesto que el gobernador Gali jugó un papel determinante en el acuerdo. El mandatario fue el eje de la negociación y de la interlocución que derivó en la designación de Martha, pero también en que Tony a su vez tuviera una posición en la figura de su primogénito, a la vez de ejercer también, como en este espacio lo dijimos, su derecho de veto en la decisión a la alcaldía.

La dupla Martha Erika Alonso-Eduardo Rivera no es asunto de afinidades, cariños o amistad, es la prueba más pura del pragmatismo político con el que se maneja el actual grupo en el poder.

Martha tiene los mejores números en el estado, pero en una elección tan reñida como la que se aproxima, una escisión, por muy mínima que sea, puede hacer la diferencia y eso es precisamente lo que representa Lalo, sus números en la capital, le dan el potencial suficiente para poner en entredicho, el probable triunfo de la exsecretaria general del PAN.

Por su parte, Lalo tiene los números en la capital, pero no tiene la estructura, ni el dinero, para ir a una elección como la que se avecina, además, que de por medio estaban sus cuentas públicas.

Ni hablar, la política y el periodismo no es de buenos deseos, es de información y de contactos.

Gali y Moreno Valle aprendieron de Marín y de Peña Nieto, Marín en el sentido de que no hay que comerse el “pastel solo” como lo hizo en el 2010 con dos de su mismo grupo (Zavala y Montero) y de Peña, porque supo cuando dejar pasar a Eruviel Ávila, su adversario político.

El registro de Martha.
Tal y como también lo adelante este día, Martha Erika Alonso acude a la sede del Comité Estatal del PAN para registrarse como precandidata a la gubernatura de Puebla. Los tiempos se cumplieron.

También ayer la siempre eficiente y leal, secretaria de información del Comité Directivo Estatal del PAN, Sandra Izcoa, presentó su renuncia para acompañar a Martha Erika en esta nueva aventura.

El “palomeo”. Ayer, los elegidos recibieron lo que Germán Sierra denominó “la pinche señal”, es decir, ya fueron llamados los que irán como candidatos a diputados locales, ya hay luz, luego le platico quienes son los tocados por el dedo divino.

Las candidatas de Lalo. Cómo le platique ayer, la candidatura a la diputación federal por el distrito 6 con cabecera en Puebla, le corresponde a Eduardo Rivera Pérez y su grupo.

Rivera ya analiza cuatro perfiles a impulsar para ocupar esa posición, la cual también tiene que ser para una mujer.

Las elegidas por Lalo son: Myriam Arabián Couttolenc, actualmente regidora en el Cabildo de Puebla; Augusta Valentina Díaz de Rivera, exdiputada federal; la también regidora Guadalupe Arrubarrena y la extitular del deporte durante su administración Ximena Mata.

Si por su corazón fuera, Ximena sería la elegida, pero hay fuertes presiones del Yunque para que sea Augusta o Myriam, a ver por quién se decanta el que será el candidato a la alcaldía.

El berrinche de Toño. Cuenta que el presidente municipal de Teziutlán, Toño Vázquez, hizo el berrinche de su vida al ver la foto del exgobernador, Rafael Moreno Valle, al lado de su archirrival, el también exedil, Carlos Peredo Grau.

Tan grande fue el berrinche que en sus cinco minutos de pataleo, amenazó incluso, con renunciar a las filas de Acción Nacional.

Cuentan que bastaron un par de llamadas, para que el edil recapacitara y diera marcha atrás en sus pretensiones.

San Andrés, un polvorín. Cuentan que el exgobernador Rafael Moreno Valle está más que harto de lo que ocurre con el panismo de San Andrés Cholula y está dispuesto hasta negociar con otras fuerzas políticas el entregar la plaza, luego le cuento con quiénes.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

La invaluable aportación de los mini partidos

Muy pocos han puesto atención en la muy importante aportación que tendrán los mini partidos de corte estatal que jugarán del lado del morenogalicismo en la elección que se llevará a cabo este año.

El esquema de ingeniería electoral aplicado por el grupo en el poder es impecable y letal, sumado al esquema de candidaturas comunes, puesto en marcha en el 2013 en la elección local intermedia y ha resultado “veneno puro” para los opositores al sistema.

En esta elección que se avecina y la cual se espera que sea muy cerrada, los dos partidos de corte estatal que jugarán a nivel local son claves para que el morenogalicismo retenga la gubernatura y también las principales presidencias municipales y diputaciones.

Pocos han reparado en el papel clave que jugará el partido Compromiso por Puebla, al mando de Ángel Trauwitz, quien ha realizado un trabajo callado, silencioso pero muy importante, no solo para terminar de destruir el “voto verde” del PRI, sino también para contribuir al triunfo de Martha Erika Alonso en la elección que se aproxima.

De acuerdo a la empresa Mendoza Blanco y Asociados (Meba), la misma que trabaja en estudios demoscópicos para el periódico El Universal, si hoy fueran las elecciones, Compromiso le aportaría al grupo en el poder cuatro puntos de oro, vitales para poderse imponer en la contienda.

Estos cuatro puntos del mini partido, más un punto que en las actuales condiciones aportaría el Pacto Social de Integración, son fundamentales para poder inclinar la balanza a favor del actual grupo en el poder y su candidata Martha Erika Alonso Hidalgo.

No por nada, el modelo ha demostrado una y otra vez su efectividad en los procesos locales, en donde el esquema ha funcionado a las maravillas, definiendo sobre todo elecciones municipales y diputaciones, en donde la suma de los partidos “chicos” ha hecho diferencia.

Esto sumado a lo que aporta la marca PAN, más el PRD y Movimiento Ciudadano, hace que la elección local, a pesar de Morena tenga un claro tinte a favor del morenogalicismo, quien está listo y preparado para ir a la elección del domingo 1 de julio en las condiciones favorables.

Los candidatos a las diputaciones federales por Puebla capital. El morenogalicismo tiene ya prácticamente listos a tres de sus cuatro candidatos a diputados federales por los distritos de Puebla capital.

En el distrito 9, el abanderado será el exlíder del Congreso local, Jorge Aguilar Chedraui, quien pidió como parte de su negociación, el ir por este distrito el cual su grupo político conoce muy bien.

Por el distrito 11, el candidato será el actual coordinador de atención ciudadana del gobierno del estado, Mario Riestra Piña, hombre de las confianzas del gobernador Gali y posición política del mandatario.

Acción Nacional mandará a la contienda a dos de sus mejores piezas, en la persona de sus dos últimos líderes parlamentarios y que seguramente en caso de ganar, se disputarán la coordinación del grupo en San Lázaro.

Por el distrito 12 habrá una sorpresa, que dentro del convenio de coalición se estableció que la demarcación fuera para el PRD, cuya candidata será la exdiputada federal y aguerrida activista, Roxana Luna Porquillo, quien originalmente era contemplada para ir por el distrito de Cholula.

Queda por resolverse quien será la candidata por el distrito 6 con cabecera en Puebla, que le corresponde al CEN y que designará el exalcalde Eduardo Rivera Pérez, como parte de su negociación para ir a la contienda electoral de este año.

Rumores ‘campañeros’.
Ya que hablamos de Compromiso por Puebla, se dice que este partido político, ya entabló platicas con el exrector de la UAP, Enrique Agüera Ibáñez, quien estaría pensando la invitación, para regresar y convertirse en el candidato de este partido a la alcaldía.

El académico, quien actualmente radica en la ciudad de Miami y alterna sus visitas a Puebla, es muy amigo el líder de Compromiso por Puebla, Ángel Trauwitz, quien busca convencer al exrector para que este en las urnas y aporte al triunfo de Martha Erika Alonso. El morenogalicismo va con todo y por todo.

Otro que se dice podría ser candidato por Atlixco, es el excontralor en la época de Melquiades Morales Flores, Héctor Jiménez y Meneses, este enfundado en la playera de Movimiento Ciudadano.

Quien ya se registró para participar en la contienda es el coordinador estatal de Movimineto Ciudadano, Fernando Morales Martínez, quien buscará la diputación federal por el distrito 8 con cabecera en Ciudad Serdán.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

1 2 3 4 5 53