¡Escúchanos por internet!

Un nuevo grupo se hace del control de Puebla

Tras la desaparición del morenovallismo y la casi extinción del marinismo, Puebla se perfila para vivir la hegemonía de un nuevo grupo, integrando por elementos de diferentes orígenes.

De entrada hay que señalar que de concretarse la victoria de Luis Miguel Barbosa, en el proceso electoral que se avecina, el grupo hegemónico sin duda provendrá de los allegados a este personaje, pero también de quienes apoyaron sus aspiraciones.

Destaca por supuesto la figura de Barbosa, pero junto a él hay dos personajes que sin duda tendrán vida política y serán cabeza dentro de esta nueva clase que sustituirá a las dos anteriores y a sus protagonistas.

Se trata de Fernando Manzanilla Prieto, secretario general de Gobierno, el hombre fuerte de la presente administración interina y de Jorge Estefan Chidiac, un genio de las Finanzas y un hombre que sabe lo que es jugar en las grandes ligas.

Estos tres personajes son el motor de la futura clase política, en caso de que Barbosa llegue a ganar la elección, además de otros que vienen un escalón abajo, como el actual líder del Congreso local, Gabriel Biestro, aunque este último más por lealtad que por capacidad y es que hay que decir el gran don de este personaje, es obedecer.

Los mismo ocurre con otro incondicional del candidato de Morena a la gubernatura, Erik Cotoñeto, personaje bastante limitado en sus capacidades intelectuales, pero leal y obediente, lo cual lo ha llevado a ser uno de los más llegados a quien se perfila para ser el nuevo gobernador de Puebla.

Falta también conocer a los integrantes del gabinete barbosista, de ellos también saldrán algunos nombres de personajes, que formarán parte de la nueva clase política que se apresta para gobernar Puebla.

Será también muy interesante observar quien se perfila para convertirse en el “delfín” de Barbosa, para su sucesión y quienes irán a la contienda política del 2021, en donde Morena se va a jugar su fututo como proyecto político.

Ya desde ahora se puede avizorar un choque de trenes entre quienes aspiran a la reelección y los nuevos cuadros de esta clase política que buscará impulsar quien muy seguramente será el nuevo gobernador de Puebla.

El nuevo grupo hegemónico prácticamente no tiene rivales enfrente, salvo lo que queda del panismo, con un líder como Jorge Aguilar que deberá de demostrar una vez que concluya la elección de que está hecho, de la mano de su nuevo aliado, el exdiputado local, Jesús Zaldívar.

Otros actores que pueden llegar a levantar la mano es el grupo del exgobernador, Tony Gali y su hijo del mismo nombre, quienes tienen ascendencia sobre un grupo aún importante de personajes con mucho futuro.

Estos dos grupos, sin duda son los únicos contrapesos que tendrá el Barbocismo, si es que se consolida como todo parece indicar la victoria del hombre nacido en Zinacatepec, municipio enclavado en la sierra Negra de Puebla.

Por supuesto, tanto Manzanilla como Estefan también van a buscar generar sus propios cuadros y personajes cuyas carreras políticas asciendan.

En el grupo de Manzanilla destaca Juan Pablo Piña, hijo del exgoberador del Estado Mariano y quien ya fue diputado federal, José Luis Márquez Martínez, quien ya prácticamente todo en política, salvo senador y gobernador, así como también hay que seguir de cerca a quien se ha convertido en el principal operador político de Fernando, Francisco Ramos Montaño.

Del lado de Jorge Estefan siempre estarán sus dos brazos derecho e izquierdo, José Antonio López Malo Capellini subsecretario de egresos y Héctor Sulaimán Safi, subsecretario de Ingresos.

¿Futurismo político? Tal vez, pero créame, estos nombres son ya desde ahora, la nueva clase política de Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Hinojosa hunde a Cárdenas

Ya lo habíamos comentado en otra de nuestras entregas, Gabriel Hinojosa Rivero se ha convertido en un verdadero lastre para la campaña del ex rector de la UDLA y candidato al gobierno de Puebla, por el PAN y sus aliados, Enrique Cárdenas Sánchez.

Hinojosa es el culpable de que a dos semanas de haber iniciado la campaña, los resultados para el ex académico sean tan pobres, debido a su insistencia en esconder el logotipo de los partidos que cobijan la candidatura común de Cárdenas.

El expresidente municipal de Puebla ha escondido una y otra vez sus verdaderas intenciones, que no son otras que posicionar a la marca Sumemos, para después poderla convertir en partido político, en detrimento del PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD, partidos que prestaron sus siglas para que Cárdenas pudiera ser candidato.

A tal grado ha fracasado Gabriel Hinojosa en su intento por coordinar la campaña de Cárdenas, que la misma esposa del candidato, María González de Cossío, ha tenido que entrar a escena, para tratar de poner orden en medio de las locuras y ocurrencias de Gabriel, quien no atina a dar una.

Doña María ha tratado de entrar al quite, luego de ver el fracaso de los primeros actos que encabezó su esposo, organizados por Hinojosa y los suyos en donde estaba ausente el panismo, por haber ocultados los logotipos y colores que encabezan esta candidatura común.

A partir de esto, la esposa del candidato empezó a participar de una manera más activa en las decisiones de la campaña de su marido y también comenzó a tejer el acercamiento hacia el panismo, que se sentía marginado.

Inicialmente su enlace con el panismo y en especial con las mujeres del albiazul, era la exdiputada local, Ana María Jiménez, esposa del director de Comunicación de la campaña, Jorge Machuca, pero tras una reunión a la cual se convocó a las consejeras de Acción Nacional a un encuentro, con la esposa del candidato y este tuvo poca participación, doña María entendió que había necesidad de ser más incluyentes.

Al parecer, la esposa de Cárdenas entiende un poco más que el propio Hinojosa, que sin el apoyo del panismo, la campaña del candidato a la gubernatura está destinada al fracaso.

Quien cuenta con la estructura, los recursos y la experiencia es la propia gente del Partido Acción Nacional y el resto de sus aliados, los cuales además serán los encargados de cuidar las casillas el día de la elección, algo que Hinojosa se ha pasado desdeñando.

Total que María González de Cossío ha comenzado a tejer los puentes con el panismo, lo cual se traduce en eventos mejor organizados y con presencia de simpatizantes de este partido político, los cuales visten ahora si, al menos un poco la campaña de Cárdenas.

Otro elemento que ha sido criticado dentro de la campaña del panista, es que hasta la fecha se niega a contrastar con su adversario de Morena, Luis Miguel Barbosa y en esto se responsabiliza al equipo encargado de la línea discursiva del doctor en economía.

No existe una línea discursiva dentro de la campaña del candidato del PAN, MC y PRD a la gubernatura de Puebla, no hay consistencia en el discurso, ni en el mensaje, son solo fragmentos que difícilmente se pueden posicionar en el electorado.

La presencia de Marko Cortés al menos inyectó algo de ánimo dentro del equipo del candidato y también, como ya lo mencioné, propició que exista un acercamiento más con el panismo poblano, el cual había estado ausente durante las primeras dos semanas.

Cárdenas tiene que acelerar el paso si es que quiere cerrar la brecha que existe entre Barbosa y él, la cual de acuerdo a las más reciente encuesta de Mas Data, publicada en El Sol de Puebla, es de 23 puntos.

De acuerdo a le empresa que dirige José Zenteno, si hoy fueran las elecciones, el candidato de Morena a la gubernatura, ganaría con el 35.3 por ciento de las preferencias, seguido de Enrique Cárdenas con el 11.4 por ciento y en el tercer lugar, Alberto Jiménez Merino del PRI con un raquítico 6.7 por ciento.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El nuevo capítulo del Lydiagate

El nuevo escándalo que sacude a Puebla está en marcha.

El fin de semana pasado, el siempre bien informado quintacolumnista, Mario Alberto Mejía, dio a conocer que una juez de distrito con sede en Quintana Roo, había liberado una orden de aprehensión en contra del exgobernador, Mario Marín Torres, así como del empresario, Kamel Nacif Borge y el exdirector de la Policía Judicial, Adolfo Karam Beltrán, acusado de torturar a la periodista Lydia Cacho.

La noticia sacudió a Puebla y de inmediato se convirtió en el tema de plática en las diferentes mesas. ¿Cuál fue el motivo? ¿Qué si es una nueva cortina de humo? ¿Qué si es un distractor? ¿Qué si es un mensaje de la 4T? entre otros.

Lo cierto es que el exmandatario se había dejado ver muy activo en los últimos días acompañando en varios eventos al candidato del PRI a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino, aseguraba que el tema Cacho era ya un asunto olvidado.

Sea lo que sea, este es un golpe muy duro en contra del exmandatario, quien se dice tenía acuerdos con Morena para apoyar a través de Alberto Jiménez Marino, a Luis Miguel Barbosa, pero al parecer no es así.

Si Marín fuera aliado, tal vez no hubiera recibido este trato. Todo parece indicar que el exmandatario, fue captado en algún doble juego, al cual es tan afín, lo cual molestó a los más altos círculos y es que se dice que detrás de Alejandro Armenta, quien debería de poner sus “barbas a remojar”, también estaba el exmandatario.

Lo importante es que este nuevo capítulo, reabre uno de los capítulos más tristes de la historia de Puebla y con el cual comenzó la descomposición política de la entidad. La detención de la periodista Lydia Cacho Ribeiro a finales del 2006 en el puerto de Cancún.

Marín ganó la elección en noviembre del 2004 y se convirtió, hasta ese momento, en el gobernador más votado en la historia de Puebla.

Su administración arrancó el 1 de febrero del 2005 y muchos veían a Marín como aspirante a la candidatura del PRI a la Presidencia de la República en el 2006.

El nacido en Nativitas Cuautempan arrancó su gestión a todo vapor y el futuro parecía más que prometedor, hasta que el 16 de diciembre de ese año, elementos de la policía judicial de Puebla detuvieron a la periodista Lydia Cacho, autora del libro “Los Demonios del Edén”, en la ciudad de Cancún.

Cacho fue trasladada a la ciudad de Puebla en carro, trayecto que duró más de 18 horas, lo cual fue detallado por la propia periodista, a la cual apenas se le dio agua y de comer; incluso, se le permitió una vez ir al baño.

Lydia había puesto al descubierto en su libro una red de pederastia, encabezada por Jean Succar Kuri, actualmente preso en una cárcel de Phoenix, Arizona, la cual explotaba entre prominentes hombres de la política y empresarios a menores de edad.

Uno de los señalados por Cacho, en su libro, es el poderoso empresario, Kamel Nacif Borge, conocido como el “rey de la mezclilla”, más tarde se supo, mediante unas grabaciones dadas a conocer por el periódico La Jornada el 14 de febrero del 2006, le había solicitado al entonces gobernador de Puebla, su amigo, Mario Marín, la detención de la periodista.

El escándalo desatado por los audios, los cuales revelaban una acción concertada para detener a la periodista, sumieron a Puebla en una ola de inestabilidad, la cual no terminó hasta el 30 de noviembre del 2007, cuando el entonces mandatario, por 6 votos a favor y 4 en contra fue encontrado, no responsable de haber violado de manera grave los derechos humanos de la periodista.

Pero la lucha de Cacho, quien recobró su libertad luego de estar presa 12 días en Puebla, siguió hasta que el año pasado, la ONU ordenó al gobierno de México reabrir el caso y ofrecer una disculpa a la periodista.

El pasado 10 de enero, el gobierno de nuestro país le ofreció disculpas a la periodista Lydia Cacho, cuyo libro Los Demonios del Edén será llevada a la pantalla grande, por los directores mexicanos, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, ambos ganadores del Oscar.

Habrá ahora que ver qué sucede en este nuevo capítulo de esta telenovela, protagonizada por el exgobernador de Puebla y que desenlace tendrá esta historia.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Daniel Casas

AMLO vs Monreal, sucesión por demás adelantada

Puebla, como siempre, ha resultado ser el laboratorio electoral de los altos grupos de poder en el país.

No me equivoque cuando señale que Puebla iba a ser clave en el proceso de selección del candidato de Morena a la gubernatura, ya que de ahí iba a derivar, cómo se van a seleccionar los candidatos del partido del presidente en las 13 entidades en donde habrá elecciones en el 2021.

El pasado viernes fuimos testigos de un nuevo encontronazo entre las fuerzas del presidente López Obrador y las de quien en el papel, se transformó en su principal opositor, el líder de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación definió en torno a la impugnación interpuesta por el senador con licencia, Alejandro Armenta Mier, en contra de la designación de Luis Miguel Barbosa, como candidato a la gubernatura de Puebla.

La decisión no pudo ser más cerrada, el Tribunal ordenó a Morena motivar y fundamentar, las razones, por las cuales fue designado, Barbosa como candidato en vez de Alejandro Armenta, aunque cuentan los que saben que estuvo en vilo la postulación del nacido en Zinacatepec.

A final de cuentas, la candidatura de Barbosa se mantuvo, luego de que Morena respondió a lo demandado por el Tribunal y de nueva cuenta Alejandro Armenta volvió a impugnar la decisión de su partido, en lo que parece ser un pleito de nunca acabar.

Y es que en realidad lo que se está viviendo en Puebla es la sucesión adelantada, por la candidatura de Morena a la presidencia de la República, entre Andrés Manuel López Obrador y el líder de Morena en la Cámara Alta, Ricardo Monreal.

Así es como debe de entenderse, la lucha entre el abanderado de Morena a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta y el senador con licencia, Alejandro Armenta Mier, quienes se encuentran en medio de esta pugna y se han transformado en alfiles de ambos personajes.

El zacatecano Ricardo Monreal no está dispuesto a dejarse pisotear como lo hicieron con él en el 2017, cuando lo hicieron a un lado de la candidatura a la gubernatura de la ciudad de México, cuando desde su delegación, había salido la mayor cantidad de recursos para financiar los años difíciles de Morena y por supuesto de Andrés Manuel López Obrador.

No por nada, el 4 de junio del 2017, el chófer de Ricardo Monreal fue detenido en Ecateperc, cuando transportaba 600 mil pesos en efectivo, los cuales usted ya se podrá imaginar cuál era su destino.

Pero de vuelta al tema central, Monreal ya sabe desde este momento, que no tiene la menor oportunidad de ser el candidato de Morena a la Presidencia de la República en el 2024 y que si las cosas no cambian, será otra vez Claudia Sheinbuam, quien se haga de esa designación por obra y gracias del dedo divino de su padre político, Andrés Manuel López Obrador.

Este factor es el que ha hecho que Monreal entre en franca rebeldía, de manera más que adelantada.

El líder de la Cámara Alta sabe que si no comienza a colocar sus piezas y a ganar gubernaturas, difícilmente podrá disputarle a Sheinbaum la sucesión presidencial, la cual en este momento encabeza la gobernaría de la Ciudad de México.

Muchos pensábamos que Marcelo Ebrard era la carta fuerte de López Obrador, pero su círculo más cercano, advierte ya la presencia de Sheinbaum, quien es mujer y aparte es como la “hija política” e incondicional del tabasqueño.

Por eso Puebla se ha vuelto el “ring” en donde dirimen ya desde ahora la sucesión, López Obrador y Ricardo Monreal, este es el primero de muchos encontronazos más que veremos entre estos personajes.

Algunos se preguntarán ¿Por qué Puebla y no Baja California? Porque Puebla es el quinto padrón electoral del país y uno de los cinco estados, junto con Edomex, la Ciudad de México, Jalisco y Veracruz, con los cuales se gana la presidencia de la República.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

Puebla quiere la paz

El día de ayer abordábamos en la columna el grave problema de la inseguridad en una Puebla en donde los índices se han disparado de manera alarmante.

También comentábamos que los ciudadanos aspiramos a que regrese la paz y la tranquilidad que se perdió, debido a múltiples factores, entre ellos, el hecho de haber entrado en una espiral de poder, que tenía como objetivo el ir por la presidencia de la República.

Desde mi punto de vista, la crisis de inseguridad se agudiza con la creación en Puebla de la llamada minigubernatura.

Una y otra vez, en este mismo espacio, advertimos del grave problema que se iba originar, como consecuencia de la terrible aberración que dio lugar a la creación de la minigubernatura y las presidencias municipales de 4 años y 8 meses, que contribuyeron a crear verdaderos monstruos en las personas de estos alcaldes, los cuales en su mayoría, sumieron a sus respectivas demarcaciones en la pobreza y la inseguridad.

El periodo tan breve de una gubernatura provocó también una especie de vació de poder, el cual entró en su etapa crítica al final del periodo del entonces gobernador Gali y se recrudeció tras la muerte de la gobernadora, Martha Erika Alonso.

Puebla requiere ahora un gobernador de cinco años y seis meses que se aboque de tiempo completo a resolver estos problemas, provocados por los vacíos de poder que se crearon.

El tema de los feminicidios es algo que se debe de atacar de inmediato, la alerta de género en sí ayuda, pero los graves problemas que existen en la entidad en torno a la agresión a las mujeres, es un tema el cual no se va a resolver de la noche a la mañana.

Este y otros problemas se deben de trabajar de manera integral, desde el hogar e implican un cambio en la cultura de los mexicanos y por supuesto de los poblanos.

Los retos que va a enfrentar el próximo gobernador son muchos, desde tener que disminuir los índices de pobreza en los que se encuentra una buena parte de la población, hasta poner un freno a la inseguridad y devolver a Puebla la paz y la tranquilidad, las cuales son ahora el principal anhelo de quienes vivimos en este territorio.

Un gobernador de tiempo completo, conocedor de los poblanos y con el deseo de quedarse a vivir en la entidad una vez concluido su mandato, es sin duda algo que los ciudadanos demandan y además merecen.

Las circunstancias de Puebla cambiaron diametralmente, el combate a la inseguridad y la generación de empleo son hoy las prioridades.

Existe también la necesidad de un gobernador, que ponga a trabajar a los presidentes municipales, coordine sus esfuerzos y que también en el ámbito del respeto al 115 constitucional, los obligue a que asuman sus responsabilidades.

La campaña electoral, sin duda, marca un parte aguas en la nueva historia de Puebla.

Un grupo hegemónico dominó el escenario durante 8 años y metió a la entidad en una dinámica de crecimiento, pero con un costo político altísimo, el cual como todas las cosas tuvo sus partes buenas, pero también algunas muy negativas.

Es momento de un nuevo inicio, de doblar la página, de terminar con la polarización y que el nuevo gobernador, el cual espero este a la altura de las circunstancias, le devuelva la paz y la tranquilidad a Puebla.

Cierto es un esfuerzo colectivo, pero se requiere de ese personaje que coordine a cada sector en sus funciones y que sea también quien encabece el esfuerzo de hacer más atractivo al estado para que lleguen nuevas inversiones y se genere empleo.

Puebla debe de mantener su importancia como centro político y empresarial del país, pero a su vez, debe de equilibrar también y poner especial énfasis en combatir las terribles desigualdades entre los grandes centros de desarrollo urbano y sus zonas marginadas dentro de la misma mancha urbana y en las comunidades al interior de la entidad.

De ese tamaño es el reto del próximo gobernador, si es que de verdad quiere recuperar la paz que se perdió desde hace tiempo.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

¿Tienen caso las campañas?

Mi amiga, la brillante periodista y mercadóloga, Ruby Soriano, esta semana puso el punto sobre las íes y abrió un tema digno de ser debatido en diferentes foros de expresión, ¿Tienen aún razón y sentido las campañas?

Las campañas políticas, como tal, han perdido su razón de ser y ya no entusiasman a nadie. Los viejos mítines de 40 mil o 50 mil personas para mostrar el “músculo” u apoyo popular, son cada vez menos exitosos.

Los topes de campaña, impuestos por el Instituto Nacional Electoral, y también la limitante en el caso de la propaganda, como la prohibición de colgar pendones en calles, han eliminado, el sabor de la campaña política, aunque en este caso es una manera más que justificada por el daño que los plásticos provocan al medio ambiente.

Lo cierto es que en el caso de contiendas tan abiertas como la extraordinaria de Puebla, en donde confluye de nueva cuenta uno de los candidatos (Barbosa), quien ya estuvo en la boleta en el pasado proceso, hace que parezca hasta innecesario el que se lleve a cabo una nueva campaña y también una elección.

Ya lo mencionábamos al inicio de la semana, la ventaja de Barbosa es tal y sus adversarios políticos, en el papel, Cárdenas y Jiménez Merino, hacen tan poco por alcanzarlo, que por supuesto que la pregunta viene a colación. ¿Tienen sentido las campañas?

Es un tema por demás polémico este, sin embargo, lo cierto es que la participación ciudadana en los procesos, es cada día menor y sobre todo en la llamada campaña, los niveles de participación, son cada vez más raquíticos.

Mucho también se ha debatido sobre la duración de este tipo de exposiciones. Qué si debe de durar la campaña presidencial 90 días o solo 60, como ocurre en la elección a gobernadores. Hay quienes piensan que 30 días son tiempo suficiente para que los candidatos hagan sus exposiciones.

La verdad es que el tema, sin lugar a dudas, es rico en cuanto al debate. Es necesaria una nueva reforma electoral para México, que cambie las restricciones interpuestas al gasto de los partidos en medios de comunicación y otras medidas encaminadas a la libre difusión y la libre exposición.

Las campañas políticas, tal y como las conocemos actualmente, deben de cambiar, para volver a ser atractivas hacia el electorado, ya que actualmente, casi todo se concentra en la redes sociales, las cuales se han convertido en el verdadero campo de batalla.
Este tema es sin duda uno de los muchos que se deberán de poner en la palestra, una vez que termine el actual proceso electoral y se tenga que hacer una revisión de la vida política de Puebla, para los próximos cinco años.

Los primeros tres meses más violentos en muchos años. Una de las grandes preocupaciones de quien vaya a ser el próximo gobernador de Puebla es el panorama político y social que va a heredar, es decir, como le van a dejar el estado.

Y es que la descomposición en materia de seguridad parece no tocar fondo.

Puebla vivió en los meses de enero, febrero y marzo, el trimestre más sangriento de los que se tenga memoria.

Los asaltos, las muertes con violencia, los descuartizados y los levantados, se convirtieron ya en la constante de la nota roja poblana.

Puebla capital y su zona conurbada ya rivaliza con otros estados como Jalisco y su zona conurbada, Veracruz, Guanajuato y Tamaulipas, como los lugares más violentos del país.

Las cifras señalan que la violencia en contra de las mujeres también va en aumento, al igual que las denuncias por violencia intrafamiliar, que ya son una constante dentro de las agencias del ministerio público, las cuales ya no se dan abasto.

El nuevo gobernador de Puebla tendrá en la inseguridad una verdadera bomba de tiempo y deberá de dedicar todo su tiempo y toda su energía, para recuperar la tranquilidad perdida.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Con el marinismo nada más no alcanza

Si bien es cierto que dentro del PRI el marinismo es el grupo más importante, con representantes y estructura en los 217 municipios de Puebla, creo que ya quedó, durante estos primeros días de campaña, que con solo sus miembros no alcanza para ganar.

El esfuerzo de Alberto Jiménez Merino, en estos primeros días de campaña, ha sido bueno, pero insuficiente. Hace falta que su operador político promotor, el exgobernador, Mario Marín Torres, entienda que debe de abrirse a la participación de otros priistas que si bien no se han sumado a la campaña de Luis Miguel Barbosa, si se mantiene de brazos cruzados ante el activismo del exsecretario de Desarrollo Rural y hoy candidato del tricolor.

Un grupo, al cual se lastimó y hasta se insultó, es al ex rector Enrique Doger Guerrero, quien podrá no tener estructura, pero cuenta con una lengua “venenosa” y una mente brillante, quien podría encabezar la lucha contra Morena, luego de que protagonizó el año pasado buenos encuentros verbales en contra de su candidato Luis Miguel Barbosa Huerta.

Doger no tiene cabida en Morena por esas mismas diferencias del 2018 con Barbosa, lo han buscado por parte del PAN, pero tampoco se concretó nada, se dice que el candidato, Enrique Cárdenas, bloqueó la participación del ex rector de la UAP en su campaña.

Enrique anda suelto y podría ayudar mucho el PRI con su lengua y con su Twitter, aunque se ve realmente difícil que se pueda sumar, creo que Jiménez Marino, al menos, debería de hacer el intento.

El candidato del tricolor también debería de acercarse y abrirle los brazos a viejos liderazgos como el del ex diputado federal y ex líder del Congreso, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, el único hombre que puede presumir que en vida, derrotó dos veces y en elecciones seguidas a Rafael Moreno Valle.

“Haiga sido, como haiga sido” y bajo las circunstancias en las que se quiera envolver ambos triunfos, Giorgana ganó elección de diputado local y luego la diputado federal en 2013 y 2915 enfrentando a los lugartenientes del ya fallecido ex goberador y ganando en las dos ocasiones.

Víctor fue diputado local antes en el 2002 y ganó también su elección en Huauchinango, también de la misma forma “haiga sido, como haiga sido”. Encabezó la campaña de Blanca Alcalá, en el 2007, a la alcaldía y también obtuvo el triunfo, es un ganador aunque muchos no les guste y hoy está olvidado por su partido.

Juan Manuel Vega Rayet es un ganador por excelencia y en varias ocasiones lo demostró, dos veces diputado federal por el distrito de Izúcar de Matamoros, presidente municipal, diputado local, dirigente estatatal del PRI, secretario de Desarrollo Social y delegado de la Sedesol en Puebla, quien le puede objetar algo a Vega, pero también lo han hecho a un lado.

Recientemente, Carlos Barragán Amador, expresidente municipal de Xicotepec, ex diputado local y ex diputado federal, también por el PRI, escribió una carta en la cual, explicaba sus motivos para regresar a su partido, el tricolor, luego de haber estado la semana pasada en un evento de Luis Miguel Barbosa.

Carlos Barragán, a diferencia de muchos priistas, demostró tener vergüenza y es hora de que su partido se lo reconozca y premie, así como muchos otros liderazgos el tricolor que deberían de ser buscados por Jiménez Merino y su padrino Marín, si es que de verdad quieren ganar en esta elección.

De lo contrario, confirmarán la versión de que a esta elección se inscribieron solo para ser comparsas y correr a levantarle la mano a Luis Miguel Barbosa o si es necesario, quitarle puntos a Enrique Cárdenas Sánchez, si es que este llega a crecer, lo cual se ve muy difícil.

Al marinismo creo ya le quedó claro en estos primeros días de la campaña, que con tan solo sus leales no les alcanza para ganar, habrá que ver si de verdad quieren ganar o como dijera el propio Marín, solo entraron a la contienda para enchinchar.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Cárdenas no termina de cuajar

Con todo y que es una excelente perfil, el ex rector de la UDLA, Enrique Cárdenas Sánchez, no termina por convencer a quienes en los hechos, son sus aliados, los dirigentes de los partidos políticos que le prestaron sus siglas para ir a la contienda electoral de este 2 de junio.

Marko Cortés, presidente nacional del PAN, y el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien en los hechos, es quien ha tomado el mando al interior del Partido Movimiento Ciudadano, ven con escepticismo el papel de Cárdenas al inicio de esta contienda.

Una decisión que tiene por demás molestos tanto a Cortés como a Alfaro, es el hecho de que el candidato en Puebla haya decidido ocultar los colores y las marcas de los respectivos partido que lo acompañan en la campaña y se haya envuelto en los de la organización Sumemos.

Ambos personajes consideran que está bien que Cárdenas se sienta un personaje emanado de la sociedad y representante de la misma, pero sin sus marcas, jamás hubiera podido contender y los partidos políticos necesitan votos, los cuales se traducen después en prerrogativas.

Tanto Cortés como Alfaro se juegan mucho en Puebla. El presidente nacional del PAN vive con toda la presión del mundo sobre sus hombros, porque sabe que un fracaso en Puebla, sumado a otro en Baja California, podrían ser su fin.

El panismo nacional y principalmente el de Guanajuato que se apresta para hacerse del control de Acción Nacional, no le perdonarían dos fracasos en entidades en donde antes gobernaba el albiazul.

Puebla había sido ganada por el PAN con Martha Erika Alonso, el panismo nacional se dejó arrebatar la gubernatura interina y ahora perder la elección extraordinaria, sería el acabose.

Baja California es una entidad emblemática para el panismo, la primera gubernatura ganada en 1989 de la mano de Ernesto Ruffo Appel, perderla luego de 30 años de panismo en el poder, sería un fracaso rotundo. De ese tamaño e lo que se juega Marko Cortés.

Del otro lado, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se lanzó a su primera aventura electoral tratando de seguir los pasos de Rafael Moreno Valle, precisamente en Puebla, entidad en donde impulso precisamente al ex rector de la UDLA como su candidato.

Alfaro necesita que crezca la marca de Movimiento Ciudadano y del PAN, pues pretende erigirse en el 2024, como el candidato de esta dos fuerzas políticas y convertirse en el líder de la oposición a Morena y a la reelección de López Obrador.

De la misma forma sabe que sus aspiraciones de convertirse en candidato a la presidencia y de poder competir en el 2024, pasan por el hecho de comenzar a formar estructura y en la medida de lo posible, ganar gubernaturas con candidatos afines a su proyecto.

2019, al parecer, no será su año, ya que Cárdenas en vez de hacer hincapié en las marcas de sus partido y hacerlos crecer entre la gente, las oculta y privilegia su posición de ciudadano, razón por la cual el mandatario de Jalisco, decidió frenar una serie de apoyos que tendrían como destino Puebla, a través de amigos empresarios, ya que no ve con agrado la estrategia empleada por su candidato.

Por si fuera poco, no se ve orden al interior de la campaña del académico, quien se ha visto sumamente limitado en cuanto a pariciones en público, su campaña se limita a acciones en la capital, la cuales no cuentan con ningún impacto y desaprovecha temas torales como el de la inseguridad, así como el criticar a su adversario (Barbosa) al cual no lo ha tocado “ni con el pétalo de una rosa”.

Morena Valle destrozó a Javier López Zavala y Mario Marín en el 2010, porque en la gente formó el imaginario ganó la guerra de la percepción, en el célebre discurso dirigido en la explanada de la secretaría de Finanzas. “Yo no lo tengo miedo a Mario Marín”, ahí se la gente se convenció de que era el líder que la oposición necesitaba.

Cárdenas con su tibieza y con un discurso que aún no encuentra el centro del mood social, a poco o nada puede aspirar, si no da un viraje de 180 grados en los próximos días.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / José Castañares

Primera semana de campaña (Insabora e incolora)

Transcurrió la primera semana de campaña y las cosas se mantienen tal y como iniciaron. Un claro puntero, en la persona del candidato de Morena a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa, y dos aspirantes (Enrique Cárdenas y Jiménez Merino) que más bien buscan pelear, como ya se ha dicho gasta el cansancio, por el segundo lugar.

Solo un acontecimiento le puso sabor a la contienda, el “complot mongol” protagonizado por el senador con licencia, Alejandro Armenta, la exdiputada Violeta Lagunes y la “rata”, Edgar Morenchel, un tipejo de bajo perfil; el cual, ganó sus 5 minutos de gloria como soplón y es protegido por el alcalde panista de Atlixco, Guillermo Velázquez, quien solapa a este personaje, según se sabe a cambio de que pasen sus cuentas públicas.

Si no hubiera sido por este incidente la primera semana de la campaña habría pasado a la historia como una de las más grises y es la oposición al parecer ha abandonado su papel y se han circunscrito a ser meras comparsas del puntero, quien se ha dedicado a administrar su ventaja.
Los candidatos opositores, Enrique Cárdenas (PN; MC y PRD) y Alberto Jiménez Merino (PRI), no han tocado el candidato oficial, Luis Miguel Barbosa (Morena, PT y Verde), ni con el pétalo de una rosa, al menos en esta primera semana de campaña.

La guerra de lodo se ha concentrado en la redes sociales, en donde el impacto, es mínimo, si se toma en cuenta que la lucha en la red es entre los seguidores de los diferentes aspirantes, lo cual no cambia las tendencias establecidas hasta este momento, las cuales reitero, en todos y cada uno de los estudios favorece al oriundo de Zinacatepec, municipio enclavado en la sierra Negra de Puebla.

Y es que hay que decirlo, la pasividad con la que arrancaron las campañas de Cárdenas y Jiménez Merino, favorece a Luis Miguel Barbosa, quien se ha dedicado a recorrer todo el estado y hasta el momento, no ha tenido que emplearse a fondo, solo está administrando su ventaja.

En el box siempre es el retador el que debe de ir tras el campeón, para tratar de arrinconarlo y arrebatarle la corona y hasta el momento, los dos adversarios de Barbosa lo único que han demostrado, es que “les hace falta ver más bax”.

Arranca la segunda semana de esta contienda electoral por casa Puebla, la cual paso prácticamente desapercibida para la mayor parte de la población, la cual ya luce su fastidio ante las constantes elecciones que ha habido en Puebla y lo único que quiere es que se restablezca, la seguridad perdida.

Claudia asume su responsabilidad. Y hablando precisamente del tema que más le interesa a los poblanos, la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, según me cuentan, decidió este fin de semana, “tomar el toro por los cuernos” y emprender una serie de acciones para combatir la inseguridad.

La alcaldesa decidió enviar un mensaje a la delincuencia, al señalar que: “como presidenta municipal, es su obligación, combatir con todas sus fuerzas a quienes piensan que el miedo los va a paralizar”.

Textualmente la presidenta municipal de Puebla, sentenció: “Estoy convencida de que con el trabajo y el esfuerzo conjunto vamos a recuperar nuestras calles, parques, escuelas y universidades”
“Cumpliré mi palabra, con el acompañamiento de los ciudadanos lo vamos a lograr, ha llegado la hora de los hechos y las respuestas, no hay margen de error”, sentenció Rivera.

En lo personal, me gusta este discurso de la alcaldesa, esa era la actitud que se quería ver por parte de Claudia, quien debe de encabezar la cruzada en contra de la violencia y la ola de robos que ha invadido a la Angelópolis.

Todos sabemos que no se trata de una labor fácil, ni de algo que se pueda cambiar de la noche a la mañana, pero creo que miles de poblanos, esperábamos ver una reacción así de quien encabeza el gobierno municipal.

Ahora será fundamental que estas palabras y esta nueva actitud, se traduzca en hechos concretos, que vayan también de la mano o como dice la alcaldesa, del acompañamiento de los ciudadanos.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / Oscar Morales / Daniel Casas

El complot mongol

Quedó confirmado que el senador de la República, Alejandro Armenta Mier, prepara toda serie de acciones, no solo de tipo legal, en contra del candidato de Morena a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta.

La semana pasada se filtraron unas fotos de una reunión sostenida por el legislador de Morena, con la exdiputda federal Violeta Lagunes y con el titular del Organismo Operador de Agua Potable de Atlixco, Edgar Moranchel, una auténtica rata de caño.

Cuando las fotos se filtraron, los involucrados alegaron que no se trataba de una conjura, sino de un simple encuentro de amigos para hablar de política, lo cual no tendría absolutamente nada de malo, solo que no contaban con que habían sido grabados por el propio Edgar Moranchel.

En la grabación, Armenta y Lagunes dejan en claro que han conformado una dupla para ir en contra del candidato de Morena a la gubernatura, el cual, aun ganando, le auguran poco tiempo de vida, por lo que ambos unidos y con el apoyo del líder del senado Ricardo Monreal, Alejandro ganaría de nueva cuenta las elecciones derrotando a Fernando Manzanilla, a quien ve como su fututo contrincante.

Armenta también le envía un mensaje a Eukid Castañón, el operador político del morenovallismo, para que lo apoye y en caso de ganar, él, lo ayudaría a regresar a Puebla y cerrar todas las heridas que hubiera, “es víctima y también fue victimario”, dice Armenta en las grabaciones, dadas a conocer por Moranchel, a quien precisamente buscaron para enviarle el mensaje al exdiputado federal y excontralor.

El senador de la República con licencia, en la charla, asegura que es necesario quitar a Fernando Manzanilla, de la Secretaría General de Gobierno, ya que los planes de este personaje, es quedarse en el mismo puesto con Barbosa y si este muere, convertirse en el próximo gobernador de Puebla.

Armenta admite en la charla que él no va a apoyar a ningún candidato públicamente, pero sí que dará un paso atrás, “ya que Barbosa es tan soberbio que no se deja ayudar, él sólito excluye”.

El legislador de Morena dijo que no apoyaría la campaña de ninguno de los otros candidatos, pero le da la posibilidad a Lagunes y a Moranchel de que puedan ir con el abanderado que gusten; incluso, les ofrece protección en caso de que Fernando Manzanilla, les quiera hacer algo.

Queda claro que la “rata”, como denominan en la película de “Los Infiltrados” a los traidores, es Edgar Moranchel, quien hace apenas unos días fue señalado por la regidora panista, Julieta Camacho, de quererla obligar a apoyar al hoy presidente municipal de Atlixco, Guillermo Velázquez, como candidato del albiazul a la gubernatura. ¿Cómo se dio esto? Aquí está la historia.

La “rata”, Edgar Moranchel, es toda una fichita dentro de la vida pública de Puebla, primero estuvo a las órdenes del entonces secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla, cuando iniciaba la era de Rafael Moreno Valle, como gobernador de Puebla, algo que no se debe de perder de vista.

Luego Moranchel, cual vil meretriz, se entregó a los brazos de Eukid Castañón, el hombre fuerte de la administración de Rafael Moreno Valle, su operador político por excelencia.

Eukid le mató el hambre a este bueno para nada, pero tras la caída, otra vez, se fue a vender al mejor postor y ese fue su viejo amigo de la infancia, Guillermo Velázquez, el iluso presidente municipal de Atlixco, quien soñó en jugar en las grandes ligas y que vio su realidad hace tan solo unos días.

Velázquez cobijó a esta sabandija, como dijera Yeidckol Polevnsky, de tal forma que lo ha metido en múltiples problemas, no solo en el caso de la regidora Camacho, sino ahora en temas más delicados como en grabar a Alejandro Armenta, quien para bien o para mal, confió en esta rata.

Ahora las grandes preguntas son: ¿Sigue el alcalde de Atlixco Guillermo Velázquez protegiendo a la rata de Moranchel? Todo parece indicar que sí, porque desde niños se conocen.

Y dos, ¿Tú también ya traicionate Memo? Y si lo hiciste, es comprensible, porque tus cuentas públicas están de por medio, pero que tu partido lo sepa, eres también una rata.

En la película, los infiltrados donde actúan, Leonardo Di Caprio, Jack Nicholson y Mat Damon, hay un policía malo y un policía que juega a que es bueno,

¿Cuál es el papel de Velázquez en esta trama?

laserpientesyescaleras@hotmail.com

De sabandijas, sanguijuelas y demás especies

Qué razón tenía la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, cuando señaló que muchas “sabandijas” se habían infiltrado en Morena, y Puebla es el mejor ejemplo.

Textualmente el pasado 13 de marzo, la dirigente nacional del partido del presidente de la República dijo: “Son muchas las sabandijas que se nos han infiltrado, son muchos los que están echándole el ojo al partido de una manera mezquina y perversa, porque están pensando que el partido tiene mucho dinero”, expresó durante una reunión con mujeres morenistas.

Las palabras de la Polevnsky al parecer resultaron proféticas, Morena Puebla hoy está llena de oportunistas que se sumaron a la candidatura de Luis Miguel Barbosa, luego de la muerte de Martha Erika Alonso, pero que antes de esto hablaban pestes de este partido y hasta del mismo abanderado a la gubernatura.

Entre el grupo de sabandijas destacan, por encima de todos, aquellos que le juraban amor eterno a Martha Erika y a Rafael Moreno Valle y que hoy, públicamente salen a decir que van a trabajar a favor de Luis Miguel Barbosa, por favor #tantitamadre.

Claro que de esto no tiene la culpa el abanderado de Morena a la gubernatura, quien como buen político, los tiene medidos a todos y cada uno de ellos, pero este es el momento de sumar, luego ya llegará el tiempo de restar y también el de dividir.

También hay que decirlo, la suma de todos estos personajes, para ya no llamarlos sabandijas o sanguijuelas. Obedece a lo que términos políticos se conoce como cargada, fenómeno que se presenta cuando hay un claro puntero en la lucha por el poder.

Los “buscachambas”, los “come cuando hay” siempre van a buscar la buena sombra para cobijarse, eso es algo normal, la desilusión va a llegar cuando todos estos arribistas, si se concreta el triunfo de Barbosa, como parece que será, no encuentren la recompensa que esperaban o que dicen merecer luego de haber trabajado a favor del candidato.

Entonces otra vez volverán a blasfemar, a trinar en contra del ya para entonces gobernador y buscarán a quien le vean las posibilidades para el 2021 y luego para el 2024, así es esto, así ha ocurrido hoy y siempre.

Qué razón tiene Pepe Hanan, quien ha acuñado una serie de frases geniales. “Cuando das, eras el mejor de los hombres, cuando quietas, eres un miserable”. Ni más, ni menos. Naturaleza humana.

Dentro de lo más destacable, a pesar de toda esta locura que ha vivido Puebla luego del 24 de diciembre, ha sido la actitud de algunos panistas morenovallistas, como Jorge Aguilar Chedraui, Mario Riestra, Jesús Zaldívar y hasta la muy criticada, Genoveva Huerta Villegas, quienes han aguantado vara y se quedaron en el albiazul, dando muestras de algo que ya también se está perdiendo, la congruencia.

En Puebla, como lo dijera el exgobernador de San Luis, Gonzalo N. Santos, la moral es un árbol que da moras.

Así pues, lo reitero, que razón tuvo Yeidckol Polevnsky cuando advirtió que su partido se estaba llenando de sabandijas, pero no solo eso, ya también ha sanguijuelas, ratas y demás especies.

Poblanos rehenes de la inseguridad. Nada parece detener la escalada de violencia en la cual vive Puebla.

Ayer, en la ciudad de Huejotzingo fue ejecutada una pareja a plena luz del día, como parte de algo que al parecer ya comienza a ser natural para los que vivimos en esta entidad.

Puebla capital vive hundida en la ola de asaltos al transporte público, lo cual coloca a la Angelópolis en el nada honroso primer lugar en este tipo de ilícitos y aún hay quienes se atreven a publicar que Claudia Rivera, es la quinta alcaldesa mejor evaluada de México.

Los gobiernos municipales de la zona conurbada a Puebla capital son un verdadero desastre y sin duda son un verdadero dolor de cabeza, para quien vaya a ser el próximo gobernador, quien tiene mucho trabajo por delante.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

La lucha es solo por el segundo lugar

Muchas veces, durante la interna de Morena, sostuvimos en este mismo espacio que iba a ser más interesante la lucha por el poder al interior de este partido que la propia campaña constitucional.

Así lo confirma la encuesta dada a conocer el pasado lunes, fecha de inicio de las campañas, por la encuestadora Mas Data, propiedad de José Zenteno, quien se ha caracterizado generalmente por ser muy acertado en sus mediciones.

Mas Data le da una ventaja de 27.7 por ciento a Morena como marca en la lucha por la gubernatura, el partido del presidente de la República tiene un 37.8 por ciento de preferencia electoral, por solo el 10.1 de parte del Partido Acción Nacional, cuya marca, literalmente se desfondó en el estado.

El PRI se ubica en la tercera posición con tan solo un 4.3 por ciento de las preferencias, pero desde mi punto de vista, es el candidato que más oportunidad de crecimiento tiene durante los 60 días, que va a durar la campaña.

Los resultados de esta encuesta revelan que se trata de una elección semejante a las de los años setentas, en donde el partido hegemónico tenía una mayoría tan aplastante en la preferencia, que hace que prácticamente no exista competencia.

Perdón por ser tan reiterativos, pero no nos equivocamos también al señalar que una vez definida la candidatura al interior de Morena, el resto de la contienda, si bien es cierto no es una día de campo, si hacen que prácticamente la elección este definida, algunos dice que hasta por 15 puntos de ventaja. De ahí que ahora tanto arribista, verdaderas sanguijuelas, busquen cobijo en las filas del barbosismo, conscientes de que ahorita es la hora de sumar y más tarde llegará la de restar y dividir.

Lo realmente interesante ahora es saber que buscan el PAN y el PRI en esta contienda y cuál es el juego que se traen todos y cada uno de los grupos que componen a estas fuerzas políticas.

Y lo digo porque muchos piensan que la disputa por el segundo lugar entre PAN y PRI obedece a un tema monetario, así de simple y así de sencillo, las prerrogativas que no dejan de ser jugosas para los dirigentes de estos partidos.

Me explicó, el PAN obtuvo este año 38 millones de pesos por concepto de prerrogativas; las cuales, “cedió” la presidente estatal de este partido, Genoveva Huerta, a la dirigencia nacional que encabeza Marko Cortés a cambio de no dejar la posición que actualmente ocupa.

Si el PAN queda en segundo lugar en la contienda tendrá acceso a una bolsa de recursos, la cual será directamente proporcional al número de votos que obtenga su candidato Enrique Cárdenas en la boleta.

Terminada la elección, Cárdenas tomará sus cosas y se irá, difícilmente se ve al rexrector haciendo vida partidista al interior del albiazul y ahí es a donde se va a desatar la rebatinga al interior del PAN entre los que queda del morenovallismo, entiéndase Jorge Aguilar y Mario Riestra con los Yunques, que creen que se van a quedar con los despojos.

Todo es muy simple, no solo son las prerrogativas del partido; también está en convertirse en la oposición al gobierno de Morena, esto significa concertacesiones y también diputaciones plurinominales y regidurías, aunque ante la pésima actuación de Claudia Rivera como alcaldesa, hay quienes piensan que también pudieran recuperar la alcaldía, lo cual se ve difícil y luego explicaré por qué.

El PRI va por la misma y cuenta con las simpatías de Morena, quienes están convencidos de que es mejor tener al tricolor como oposición “cómoda” para simular un estado democrático.

De ahí que no sea extraño que a pesar de los raquíticos números de Alberto Jiménez Merino, mucho señalemos que quedará en el segundo lugar de la elección.

El exgobernador Marín recuperará lo antes fue suyo y su reino no tendrá fin, las candidaturas plurinominales y las regidurías, así como algunas presidencias en donde gobierna el tricolor serán para los de su grupo político.

Sin duda, el exmandatario busca consolidar en Puebla lo que ya en todo México es un secreto a voces, la consolidación del PRIMOR, bajo un solo mando supremo, el de López Obrador. Bienaventurados los que sin ver creyeron, porque ellos será el reino de Morena.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

Inteligencia Financiera anda tras algunos poblanos

La semana pasada estuvo en Puebla, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera del SAT, Santiago Nieto Castillo, quien alegremente posó para las cámaras junto al gobernador del Estado, Guillermo Pacheco Pulido y el secretario de Finanzas Jorge Estefan Chidiac.

Lo cierto es que se dice que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera del SAT trae en la mira a varios empresarios poblanos, cuyas cuentas, simple y sencillamente, no cuadran.

Puebla, desde hace tiempo, está en la mira por el tema del lavado de dinero, producto del narcotráfico, pero ahora también del robo de combustible, modalidad que detonó desde hace unos años, pero que alcanzó su clímax en las dos anteriores administraciones.

Para nadie es secreto que Puebla se convirtió desde hace tiempo en uno de los puntos más importantes en el tema de lavado de dinero.

En el 2007, la famosa Casa de Cambio Puebla fue intervenida por elementos de la AFI y la SIEDO, bajo la sospecha de que está institución localizada en la avenida Juárez, se llevaba a cabo operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero del cartel de Sinaloa). Hoy en donde operó Casa de Cambio Puebla, se única un restaurante de lujo.

Pero eso no es todo, desde el 2002 año en que se llevó a cabo la detención en Puebla del narcotraficante, Benjamín Arellano Félix, a la fecha son más de 10 narco traficantes de los más buscados, los que han sido capturados en Puebla, entre los que destacan: Sergio Enrique Ruiz Tlapanco, alias “El Tlapa” o “El Z-44”, presunto fundador de “Los Zetas”,
Otros narcotraficantes como Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, se paseó también por Puebla, días antes de morir a manos de la marina armada de México en un enfrentamiento en Cuernavaca, Morelos.

También dentro de la lista se encuentra Manuel Antele Velasco, ex policía judicial de Puebla, quien fue capturado el 23 de junio de 2010, en la colonia Bosques del Pilar, quien era jefe de plaza de los Zetas.

A la lista hay que agregar el nombre de Sergio Enrique Villareal Barragán, alias “El Grande”, quien fue capturado el 12 de septiembre de 2010, por la Marina Armada de México, quien montó un fuerte operativo en el fraccionamiento Puerta de Hierro, donde cateó un domicilio y capturó al, “Grande”, lugarteniente de “Los Beltrán Leyva”, quien fue trasladado con dos cómplices más en un helicóptero a la ciudad de México.

Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, estuvo a punto de ser capturado dos veces en Puebla, se le ubicaba en dos domicilios localizados en Las Ánimas y en la 31 Oriente.

El 23 de julio de 2012, la Marina encabezó dos operativos en los fraccionamientos Bosques de Angelópolis y Villa Satélite La Calera, en los cuales efectuaron la detención de William de Jesús Torres Solórzano, “El W” y/o “el Come Gusanos”, presunto responsable del trasiego de droga y dinero de Los Zetas entre Guatemala y la Frontera Norte de México, y colaborador cercano de Mauricio Cárdenas Guizar, “El Amarillo”, presunto jefe de Los Zetas en la región sureste de México.

José Nava Romero, líder de la banda delictiva “Los Rojos”, vinculada con el cártel de los “Beltrán Leyva”, fue asesinado en una balacera registrada a mediados de junio de 2013, en un palenque clandestino que operaba en la feria de San Antonio Cacalotepec, localidad perteneciente al municipio de San Andrés Cholula.

Esto solo por mencionar algunos de los más destacados integrantes del crimen organizado, los cuales se asentaban en Puebla, entidad en donde se observan desarrollos inmobiliarios e inversiones que surgen de la noche a la mañana y sin aparente explicación alguna del origen de esas fortunas.

Al producto del narcotráfico ahora se le suma el del robo de combustible, el cual también es investigado por esta unidad a cargo de Nieto.

A la fecha se han logrado congelar las cuentas bancarias de 435 personas con un monto de más de 3 mil millones de pesos que son investigadas por huachicol y en donde Puebla juega un papel muy importante.

Habrá que ver hasta dónde realmente quiere llegar el extitular de la Fepade y hasta donde el tema obedece realmente al combate a la delincuencia organizada y hasta donde no es una revancha política.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Sin sorpresas

El arranque de las campañas políticas en Puebla para buscar la gubernatura del estado arrancó como se esperaba, sin mayores sorpresas y con pleno respeto de parte de los contrincantes, quienes mostraron que no hay intención, al menos por el momento de ir a una guerra de lodo.

Conscientes de que la ciudadanía está cansada de los ataques y de la polarización que se llevó a cabo en el pasado proceso electoral, ninguno de los tres candidatos, Luis Miguel Barbosa (Morena), Enrique Cárdenas (PAN) y Alberto Jiménez (PRI) recurrieron a la descalificación en el arranque de esta campaña.

Muchos podrán decir que a la contienda política le va a faltar sabor si la tendencia del arranque se mantiene y puede ser que sí, pero las condiciones tampoco dan para que se presente un esquema de enfrentamiento directo, como el que se dio el año pasado.

La situación es diametralmente opuesta y el propio Luis Miguel Barbosa lo sabe, pues hoy goza de la condición, uno, de partir el como favorito y dos, como el hombre cobijado por la estructuras, merced al trabajo político que realizó para atraer hacia su causa a muchos actores que en el 2018 no estuvieron con él.

Hace tiempo, durante una entrevista con Efekto10 Noticias, Barbosa se calificó como una “hormiga” incansable, que trabaja todos los días haciendo precisamente política, razón por la cual, logró mantenerse vigente, pese a que las condiciones para él lucían adversas.

El puntero no tiene que recurrir al ataque y eso se reflejó en el arranque de la campaña en donde el candidato de Morena, se dedicó a lanzar propuestas, eso es lo que precisamente le permite su hoy condición de puntero y favorito.

Por si fuera poco la demostración del “músculo” fue algo más que efectiva, un Centro Expositor lleno a reventar, lo que dejo muy en claro, quien es el dueño de las estructuras, las cuales serán clave, en una elección que se espera registre muy baja participación.

En torno al candidato de Morena se aglutinaron personajes como la presidenta nacional de este partido, Yeidckol Polevnsky, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, así como dos figuras que llamaron la atención, Nancy de la Sierra y José Juan Espinosa, quienes al parecer ya dejaron solo a Alejandro Armenta. También destacó la figura de la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera.

Por su parte, sus adversarios Enrique Cárdenas Sánchez, del PAN, y Alberto Jiménez, del PRI, arrancaron de una manera muy discreta, especialmente el exrector de la UDLAP, quien dejó en claro que lo suyo, lo suyo no son los eventos de masas, además de que se extrañó la presencia de Marko Cortés, el líder nacional del PAN, quien dejo solo al abanderado del albiazul, algo sabrá este personaje.

El arranque del académico no fue nada brillante, poca gente acudió a su llamado en el zócalo de la capital, en donde el panismo busca revivir sus antiguas glorias, pero sin duda extrañaron y mucho el aparato morenovallista, que hacía “magia” en pasados procesos.

El nuevo PAN que se parece mucho al viejo, demostró todas y cada una de sus limitaciones, mucho entusiasmo, pero poco orden y sobre todo una muy pobre convocatoria, aunque hay que decir en descargo de Cárdenas que esto apenas empieza y sus posibilidades se tendrán que medir conforme avance la campaña.

La situación no es fácil para el PAN, partido que cambio de condición de favorito que le daba toda la fuerza de la operación política de Rafael Moreno Valle, a un partido otra vez de ciudadanos, entusiastas que tal vez demuestran su inconformidad en contra de la 4T, pero que no dejan de ser solo una minoría desorganizada.

Por su parte, el PRI y su candidato, Alberto Jiménez Merino, optó por arrancar campaña en la junta auxiliar de Azumiatla, un lugar al sur de la capital de Puebla, eminentemente rural y población en su mayoría de origen náhuatl, la cual le debe al exgobernador Marín, el camino de pavimento que hoy une este lugar con la ciudad.

El candidato del tricolor dejó en claro que va por el voto “verde” el cual durante muchos años, hizo triunfar al tricolor, hasta que Moreno Valle y ahora, Morena, comenzaron a “comerse” esa estructura, la cual se ha vuelto raquítica, aunque aún hay una parte leal al PRI.

Jiménez Merino contó con el apoyo en el evento de dos personajes que se han mantenido leales a este partido, aun es estos tiempos difíciles, Mario Marín y Blanca Alcalá.

El exgobernador del Estado es el principal sostén de quien fuera integrante de su gabinete, mientras que la exalcaldesa y exembajadora de México en Colombia, puede aportar ideas debido a su experiencia en materia de planeación.

Arrancaron pues las campañas en busca del voto popular, en una elección extraordinaria atípica, la cual se espera vayan tomando forma, conforme avance el tiempo.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Jafet Moz / Daniel Casas

Arrancan

Este domingo arranca de manera formal la campaña por Casa Puebla, en la cual compiten por Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta; por el PAN, en candidatura común con el PRD y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas Sánchez; por el PRI, Alberto Jiménez Merino.

Barbosa parte como amplio favorito para llevarse la elección, luego de que el año pasado compitió en contra de la ya fallecida Martha Erika Alonso y obtuvo más de un millón de votos.

La experiencia acumulada en su primera participación, así como el estar bajo el cobijo de la marca del presidente de la República, son dos de sus principales fortalezas para el hombre nacido en Zinacatepec, en el corazón de la sierra negra de Puebla.

Precisamente su principal fortaleza, la marca, es lo que hace a Barbosa el favorito a Casa Puebla, sin dejar hacer a un lado sus tablas y su conocimiento del estado. El candidato de Morena a la gubernatura es un hombre fogueado ya en las grandes ligas, luego de haber sido coordinador de los diputados del PRD en san Lázaro y también de los senadores de su expartido.

A diferencia de lo que ocurrió el año pasado, Luis Miguel parte con la ventaja en todas las encuestas, todos y cada uno de los sondeos lo marcan como el favorito con ventajas que oscilan entre los 20 puntos, sobre todo cuando se pone sobre la mesa la marca Morena contra el resto de los partidos.

En los careos también sale arriba sobre sus dos adversarios, lo cual le da fortaleza a su postulación, aunque no debe de confiarse ante la ventaja, porque ya en otras ocasiones, hay quienes han perdido luego de ir arriba en los sondeos. Precisamente para eso son las campañas, para contrastar y en algunos casos revertir tendencias.

En el papel su mayor adversario puede ser el exrector de la Universidad, de las Américas. Enrique Cárdenas Sánchez, una figura respetada en el ámbito académico, pero con nula experiencia en el campo político, lo cual es su principal hándicap en contra.

Cárdenas cuenta con una buena presencia, pero su marca no le ayuda, ni mucho menos la guerra interna que se desató al interior del albiazul, luego de su designación como candidato.

Por si fuera poco, el nombramiento de su coordinador de campaña, en la persona de Gabriel Hinojosa Rivero, terminó por acrecentar el rechazo entre cierto grupo de la militancia del albiazul, luego de que el exalcalde de Puebla, traicionara en varias ocasiones al albiazul, partido del cual abandonó sus filas.

Sus otros dos aliados, Movimiento Ciudadano y el PRD en términos de aportación de votos, no representan prácticamente nada, aunque habrá que ver que tanto intereses y recursos invierte el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, en esta su primera aventura electoral, en busca de consolidar una estructura que le permita competir por la presidencia de la República en el 2024.

El PRI puede ser la gran sorpresa electoral, aunque difícilmente le puede alcanzar para ganar la gubernatura.

Su candidato, Alberto Jiménez Merino es una buena carta, cuenta con el respaldo del exgobernador, Mario Marín y de su grupo, el cual tiene extendidos sus tentáculos por todo el estado.

La ventaja de Beto Jiménez es que conoce todos y cada uno de los rincones de la entidad, aunque también hay que decirlo, siempre ha sido un personaje de bajo perfil.

Esta es la tercia que se disputa el predominio de la entidad, cada uno con sus fortalezas y debilidades.

Habrá que ver qué tipo de campaña realiza cada uno de ellos y si logran obtener el objetivo deseado, en el caso de Barbosa mantener la delantera con la que arranca y en el caso de Cárdenas y Jiménez Merino y el reducir la ventaja y porque no alcanzar a quien actualmente es el puntero.

El volcán ya también es factor para la elección. La actividad que registra el coloso que vigila el valle de Puebla, el volcán Popocatépetl es sin duda otro factor a tomar en cuenta en la elección del 2 de junio.

Habrá que ver que es lo que dice el coloso en los próximos días y que implicaciones puede tener su actividad.

A horas de arrancar la campaña, el volcán, una fuerza incontrolable de la naturaleza, puede ser factor, sobre todo si es necesario el evacuar a las poblaciones aledañas al gigante, que esta convertido en una gran amenaza.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Jafet Moz / José Castañares

Baja participación para la elección

Puebla tendrá un proceso electoral atípico el próximo 2 de junio, debido a que solo se elegirá a gobernador del Estado y no estará en juego, ningún otro puesto de elección popular.

Esto hace poco atractiva la elección, porque generalmente es la disputa por las presidencias municipales, lo que despierta la participación ciudadana y hace que esta se vuelque a las urnas.

Debido a esto, la participación ciudadana en la votación, a celebrarse el próximo 1 de junio, se estima que no rebasará el 45 por ciento, de acuerdo al consultor y especialista en opinión pública, Manuel Martínez.

David Mendoza, de Uno Consultores, estima que la participación oscilará entre un 32 por ciento y un máximo de 40 por ciento, lo cual no es para nada sano para la democracia de la entidad y para le representatividad que puede tener el próximo gobernador.

Si la participación ciudadana es del 40 por ciento en promedio y el padrón electoral es alrededor de 4 millones 561 mil ciudadanos y de estos solo salen a votar este porcentaje, hablamos de que solo alrededor de un millón 600 mil poblanos irán a las urnas.

Especulando un poco y suponiendo sin conceder que el ganador de la contienda gane con el 40 por ciento de la votación, que son los números que más o menos registra Morena en Puebla, estamos hablando de que el ganador de la contienda obtendría tan solo 700 mil votos, lo cual le da legitimidad, pero no representatividad.

Hay quienes optimistamente elevan los números y señalan que el ganador obtendría más de 750 mil votos, lo cual suena sumamente complicado y ya ni hablar de cifras de 800 mil o 850 mil sufragios, lo cual luce estratosférico.

La democracia poblana va a sufrir un muy duro golpe, si estas tendencias se confirman el día de la elección, porque si bien el ganador podrá decir que es legítimamente el mandatario de Puebla, su representatividad se va a limitar a la de un puñado de poblanos, que decidió por los demás.

Reitero y que nadie se confunda, no habló de legitimidad, el próximo mandatario, gane quien gane, esperamos que sea una elección sin violencia, ni incidentes que lamentar, será un mandatario legítimo, el tema es que solo contará con el aval de muy poca gente en las urnas (representatividad).

En el histórico poblano, el gobernador que ha ganado con el mayor número de votos ha sido en el 2018, Martha Erika Alonso con un millón 152 mil 978 votos, lo que representó el 38.14 por ciento del total de la votación con una participación del 62 por ciento.

El segundo más votado es su esposo y también ya fallecido, Rafael Moreno Valle, quien tuvo un millón 111 mil votos, lo que representó el 50.4 por ciento del total de los sufragios con una participación total en esa elección del 60 por ciento.

En el 2016 Tony Gali ganó con un total de 805 mil 899 votos, lo que representó el 45.3 por ciento, con una participación del 44.6 por ciento, una de las más bajas en la historia de Puebla.

Los 805 mil votos de Gali, hay que remarcar, al igual que como va a ocurrir ahora, se dieron en el marco de un proceso electoral, en donde solo se eligió gobernador y cuya duración fue para un periodo de un año y 8 meses.

En el 2004, Mario Marín ganó la elección con 886 mil votos 535 y una participación del 55 por ciento de la población, lo cual representaba el histórico alcanzado por cualquier priista en Puebla.

Melquiades Morales Flores, con todos y sus diez mil compadres, ganó en 1998 con tan solo 603 mil 909 sufragios y una participación del 50 por ciento, aunque hay que decir a favor del exmandatario, que el padrón electoral era mucho menor al de hoy.

El tema es que quien gane, sin duda tendrá que trabajar mucho para: acabar con la polarización que ha dividido a la sociedad poblana y también para obtener el reconocimiento de toda esa base, que seguramente no saldrá a votar, pero que estará a la espera de que la nueva autoridad entregue resultados de manera inmediata.

Pierde el IMSS.
Un profesional de los medios de comunicación, así es como defino a mi querido amigo Fredy Aco, quien este día se despidió de la dirección de Comunicación Social de la delegación del IMSS en Puebla.

Hombre de medios de toda la vida y reportero de verdad, con tinta en las venas, Aco iniciará una nueva etapa de su vida profesional, con nuevos proyectos y estoy seguro que tendrá todo el éxito del mundo. Pierde el IMSS, pero bueno, ese ya es su problema. Abrazo mi querido amigo.

El imperio de los Xicale. Los trascendidos cuentan que Adán Xicale, distinguido representante de la 4T y verdadero presidente municipal de San Andrés Cholula, acaba de estrenar una lujosa camioneta Audi A3 del año. Ni hablar, para eso es el poder, para poder.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Con el ánimo por los suelos

La designación del expresidente municipal de Puebla, Gabriel Hinojosa Rivero, como coordinador general de la campaña del candidato del PAN a Casa Puebla, Enrique Cárdenas Sánchez, cayó como un auténtico balde de agua fría para el panismo, el cual luce totalmente desmoralizado a unos días de que arranque de manera forma la campaña.

Y es que Hinojosa acumula una serie de agravios hacia el panismo, al igual que el propio Cárdenas, como el haber sido candidato a diputado federal por otro partido, así como coquetear con Morena y otros movimientos sociales que intento encabezar luego de haberse sido alcalde de Puebla.

La identificación de Hinojosa con el PAN es nula, basta recordar que su primo, el expresidente de la República, Felipe Calderón, abandonó las filas del albiazul el año pasado, para tratar de crear su propia fuerza política.

La noticia, insisto, cayó como en verdadero balde agua fría entre las filas del albiazul, porque Gabriel carece completamente de “olfato político”, además de estar algo más que oxidado en temas de operación, es un personaje, el cual sale de la mancha urbana de Puebla y se pierde.

Esta designación ha hecho que la moral del panismo o de lo que queda del PAN se vaya al piso, esto porque se avizora una derrota terrible para el próximo proceso electoral, en donde el panismo se podría ir hasta el tercer lugar en las preferencias.

A la vista de todos, es una grave error el que dos personajes, con nula experiencia política como Hinojosa y Cárdenas, tomen las riendas del albiazul, en una elección en donde el amplio favorito, Luis Miguel Barbosa, luce precisamente, un “colmillo” largo y retorcido.

Una buena parte de las posibilidades de que pudiera tener el PAN para competir de manera digna en esta elección pasaba por la designación de una coordinador de campaña capaz y con conocimiento, que en 60 días pudiera darle rumbo y dirección a un partido, el cual, al parecer también se murió en Puebla, junto con Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle.

Para el panismo poblano el escenario no podía ser peor, dos inexpertos al mando de una barco que navega en las turbulentas aguas de la elección extraordinaria, en donde si ya de por si Morena era amplia favorita, con estas decisiones, lo es aún más.

Puebla está por demás perdida, no hay nadie que en su sano juicio pueda hacer nada.

Todo se resume a una serie de malas decisiones tomadas en su tiempo, las cuales no van a dar resultados.

El destino del PAN está tomado, pase lo que pase, que lástima que Martha Erika y Rafael no tomaron medidas antes de que esto pasara.

Hoy me llama la atención ver a muchos desilusionados, por la decisión del presidente de ir con Luis Miguel Barbosa a la elección constitucional de Puebla, cuando de antemano era algo cantado. Que nadie se ilusione para que no haya desilusionados.

Así operó López Obrador en el 2015 cuando pactó con Peña Nieto en la elección del Estado de México y decidió jugar sus cartas con la maestra Delfina Gómez Álvarez y abortó el hacer una alianza con el PRD, la cual le hubiera dado el triunfo en esa elección. La alianza propia era llevar a Alejandro Encinas como candidato, pero el hoy presidente no aceptó.

También así lo hizo en la elección del candidato de Morena a jefe de gobierno de la Ciudad de México, cuando hizo a un lado a Ricardo Monreal para beneficiar a su candidata y favorita, Claudia Sheinbaum. Nada lo hizo cambiar de opinión.

Sería ingenuo pensar que el presidente nada tuvo que ver en el proceso de selección del candidato al gobierno de Puebla, Barbosa desde el inicio fue su opción y no habías más, Yeidckol Polevnsky solo siguió instrucciones; eso sí, de muy mala manera, porque esta mujer carece de todo tacto político y debido a esto, es que Morena va a pagar las consecuencias, no ahorita, porque la presidencia apenas empieza, pero si más tarde.

Puebla ya fue un ejemplo de cómo van a comenzar a explotar quienes no sean elegidos como candidatos y de cómo esto va a comenzar a minar al partido hegemónico y al parecer heredero universal del PRI.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Jiménez Merino mueve un pie

El desahuciado PRI ha comenzado a mover un pie, luego de que en Morena la división interna comienza a ganar terreno.

Aunque se ve difícil que el PRI pueda revertir la desventaja que tiene frente a Morena y el PAN, hay que reconocer que es el único partido que no tiene problemas internos, aunque el excandidato Enrique Doger Guerrero, no apoya la campaña del abanderado del tricolor Alberto Jiménez Merino.

A diferencia de lo que ocurre en los otros dos partidos (PAN y Morena), al interior del PRI y de la campaña de Jiménez Merino, el exgobernador Mario Marín ha logrado cerrar filas entre sus leales y se apresta para ir a la campaña convencido de que puede aprovechar la división que se ha presentado al interior de Morena, precisamente a través de personajes, que estuvieron ligados a su administración.

Tanto Alejandro Armenta como Nancy de la Sierra estuvieron ligados al exmandatario. Una ruptura entre los senadores morenistas con su candidato, beneficiaría de manera directa al PRI y a su abanderado, Alberto Jiménez Marino.

Creo que equivocadamente muchos analistas señalan que la ruptura entre la dupla Armenta-De la Sierra beneficia directamente al PAN y a su candidato, Enrique Cárdenas Sánchez, yo no lo creo así y veo como beneficiario al PRI.

Cárdenas enfrenta múltiples problemas internos, el panismo y en especial el morenovallismo le han dado la espalda, no tiene una estructura que le pueda ayudar a competir en contra de Morena y Luis Miguel Barbosa, quien tiene de su lado a todo el aparato.

La mayor parte de los operadores del priismo se ha ido también a Morena, como Ardelio Vargas Fosado, René Lechuga, Alberto Amador, Javier López Zavala, José Luis Márquez, el desacreditado, Juan Carlos Lastiri y un largo etc, etc.

No obstante, esta desventaja la puede compensar el tricolor si Armenta y su gente se suman a la estructura del exgobernador Marín, quien cuenta con leales a su causa y quien conoce como pocos, todos y cada uno de los rincones de la entidad.

El mismo Jiménez Merino compensa su desventaja en las zonas urbanas con su presencia en la región rural del estado, en donde es ampliamente conocido.

Aquí también cobra especial importancia la estructura de lo que aún queda de otro exgobernador, Melquiades Morales Flores, quien se ha mantenido al margen del proceso, pero que tiene aún ascendencia en muchas regiones de la entidad.

Ciertamente, Jiménez Merino se encuentra en desventaja debido a la marca, pero la ruptura al interior de la 4T le da una leve esperanza de poder revertir esta situación.

Se debe de tomar en cuenta que se trata de una elección atípica, en donde se va a votar solo por gobernador del Estado, tal y como ocurrió en el 2016 en la elección en donde se vieron las caras Blanca Alcalá y Tony Gali.

Hay una franca decepción ya entre los partidarios de la 4T, ante los pobres resultados que han arrojado las administraciones municipales, dominadas por la improvisación, pero sobre todo por la corrupción y la inexperiencia.

Jiménez Merino necesita reforzar su presencia en los centros urbanos, Puebla, Tehuacán, Teziutlán, Atlixco, San Andrés Cholula y realizar una muy buena campaña, para poder cerrar la contienda. Se ve muy difícil, pero al menos tiene una oportunidad.

Por su puesto, el candidato del PRI requiere que la ruptura entre los senadores Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra sea real, para poder capitalizar de manera clara esta división al seno de Morena.

El ganador de la contienda lo hará con alrededor de 700 mil votos, debido a la bajísima participación que se estima habrá el 1 de junio.

La estructura y el dinero está con Morena, pero una buena campaña, le puede llegar a meter un susto a quienes hoy, ya sienten de antemano que todo está decretado.

Es la última oportunidad para el exgobernador Marín, un verdadero experto en la operación política y quien siempre ha dicho que él nunca ha perdido una elección, que cuando él juega, siempre ha ganado.

Cuautlancingo va por buen camino. Mantener la estabilidad social y política en un municipio con alta vocación comercial, industrial y empresarial en el que habitan alrededor de 160 mil habitantes no es tarea sencilla, sobre todo cuando entre esta densidad poblacional existen grupos políticos con sus particulares y lucrativos intereses, sin embargo, pese a esta y otras peculiaridades, la presidenta de Cuautlancingo, Lupita Daniel Hernández ha sido el factor de equilibrio para preservar la gobernabilidad tanto al interior de su cabildo como entre la comunidad en general.

Cierto es que en algunos renglones como el de seguridad, las cosas siguen difíciles; ante ello, la presidenta tomó acciones para regresar paulatinamente a la tranquilidad lo ha dado, un hecho concreto es que en breve pondrá en operación unidades vehiculares para incrementar los rondines de vigilancia, así también podemos citar la proyección para construir un hospital y dos pozos de agua para surtir el elemental líquido a las muchas unidades habitacionales que se han asentado en Cuautlancingo. A poco más de 5 meses de haber asumido el cargo, Lupita Daniel va por buen camino.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

Cuando la perra es brava

Reza un viejo y conocido refrán, que “cuando la perra es brava, hasta los de casa muerde” y eso ocurre hoy en Morena Puebla, en donde ha comenzado a manifestarse una serie de inconformidades por parte de algunos de sus simpatizantes.

Los dos casos más destacados son los de los senadores Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, quienes han manifestado su desacuerdo con el proceso de selección del candidato de su partido a la gubernatura, en la persona de Luis Miguel Barbosa.

La verdadera oposición a Morena parece ser los propios integrantes de Morena, ya que Alejandro Armenta Mier, interpuso ya el recurso correspondiente en contra de la encuesta mediante la cual se designó la semana pasada a Luis Miguel Barbosa como el candidato.

El recurso interpuesto por Armenta confirma lo que aquí le adelantamos hace tiempo, la designación de los candidatos tanto del Morena como del PAN, se va a ir a tribunales y en esta instancia, es donde se definirá finalmente el tema de quienes serán los abanderados.

Aunque se ve difícil que el recursos interpuesto por el senador de Morena y exdiputado federal del PRI avance, lo que si hace es hasta cierto punto, darle incertidumbre a la designación del candidato y a la fecha de arranque de la campaña de Barbosa, quien se tiene que preparar para este escenario.

Los tiempos de la campaña oficial se pueden ver afectados por el litigio jurídico, ya que el JDC interpuesto por Armenta, tomará al menos dos semanas para que pueda ser resuelto en la máxima instancia.

Desde mi punto de vista, esto no pone en riesgo el triunfo de Morena, ni de su candidato en la contienda que se avecina, pero si origina una fractura al interior del partido del presidente de la República, sobre la cual abundaré el día de mañana.

Este encontronazo es ya un precedente de que algo en Morena se debe de corregir, porque se ha manchado la imagen de pulcritud con la cual este partido se envolvió en el 2018 para ir a pedir el voto a los mexicanos.

Armenta y de la Sierra se ha comportado más como la oposición, que los propios partidos que en sí, se suponen que son el contra peso a las cuarta transformación, (PRI y PAN) mismos que se encuentran sumidos en sus propias luchas internas.

Muchos descalifican de antemano la actitud de los dos legisladores morenistas, a mi parecer, su ofensiva le va a dar más legitimidad a la lucha interna del partido en el poder, aunque reitero se ha tenido que pagar un precio muy alto.

Como ya lo he señalado hasta el cansancio, la contienda interna de Morena por la candidatura, ha tenido mucho más sabor, de lo que tal vez tenga la constitucional. Mañana vendrá el recuento de los daños.

Colosio, la serie. Netflix, una vez más, la volvió a romper con la serie de 8 capítulos sobre el asesinato de quien fuera el candidato del PRI a la Presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio.

La plataforma, que cambió para siempre la forma de ver televisión y cine, presentó el fin de semana con motivo del 25 aniversario de la muerte del sonorense, una serie muy recomendable, basada en los últimos días de la vida del que fuera candidato del tricolor a la presidencia en el año de 1994.

Aunque nunca lo menciona de manera directa, queda claro que la muerte del excandidato del tricolor se debió a una acción concertada a los más altos niveles de este país, en la cual se mató a Colosio, pero también a Camacho y al entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

Aunque la verdad sobre la muerte de este personaje, nunca se va a aclarar, gente muy cercana al fallido candidato siempre ha señalado como sospechosos, al jefe de la oficina, José María Córdoba Montoya y al hermano del expresidente, Raúl Salinas de Gortari, lo cual también se infiere en la propia serie.

Sin duda y con todos los asegunes que se le pueda encontrar, esta producción es muy recomendable, para todo aquel que quiere saber sobre uno de los periodos más oscuros de la historia de México.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Pugna en el paraíso (Monreal y Yañez derrotados en Puebla)

Una de las lecturas que deja la derrota de Alejandro Armenta a manos de Luis Miguel Barbosa, en la lucha por la candidatura a la gubernatura de Puebla, es que al interior de Morena nacional también “mordieron el polvo” el líder del Senado, Ricardo Monreal, y César Yáñez.

Monreal fue el principal impulsor de la postulación de Alejandro Armenta Mier, como parte del proyecto político del zacatecano para convertirse en el sucesor de Andrés Manuel López Obrador.

El senador, expriista y experredista, alistaba a Armenta como la punta de lanza, para después proyectar a otros legisladores de Morena a hacerse de las candidaturas al gobierno de las diferentes entidades, para tener el control y luego, desde ahí, que estos futuros “mandatarios” pudieran apuntalar y financiar su proyecto presidencial.

No me equivoque al señalar que Puebla era el laboratorio electoral de Morena para futuros procesos electorales y queda claro que, tal y como sucedió en la Ciudad de México, Monreal no goza de la confianza de López Obrador, ni mucho menos habita en su corazón.

Ricardo es uno de los grandes derrotados de la batalla librada en Puebla, aunque también, debo de reconocer, este es el primero de muchos rounds que habrán de librarse al interior de Morena en la lucha por las candidaturas y rumbo al 2024.

Otro de los derrotados, y ese si llama mucho la atención, es el amigo de López Obrador y coordinador de Políticas Públicas, el casi ya desaparecido César Yáñez, esposo de la empresaria tlaxcalteca, Dulce María Silva, quienes protagonizaron la “boda Fifí”.

Yáñez y su esposa apostaron todo en la interna a favor de Armenta, tan es así que el hermano de Dulce, de nombre Santiago Silva se integró al equipo de Alejandro para recibir todo el impulso de esta familia y dejar constancia en dónde estaban sus afectos.

De todos es sabido que Yáñez y Dulce, desde la pasada campaña electoral por Casa Puebla, tuvieron sus desavenencias con el candidato Barbosa, quien no aceptó el apoyo de la empresaria y los mantuvo al margen de la campaña.

A manera de desagravio, la pareja Yáñez-Silva no invitó a la “boda Fifí” al entonces candidato a la gubernatura, acto al que asistió el presidente López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez, quienes actuaron como testigos del enlace.

Llama la atención que ni el propio Yáñez haya podido abogar por Armenta e influir en el corazón del presidente, lo que habla tal vez de la distancia que López Obrador ha comenzado a tomar de quien fuera su amigo y vocero de muchos años.

En fin, Monreal y Yáñez fueron los grandes derrotados de Puebla, pero en la vida, una y otra vez ha quedado demostrado, no existen ni victorias ni derrotas que sean para siempre.

Siguen los problemas para Claudia.
El brillante abogado Carlos Meza Viveros, en la red social de Twitter, publicó un desplegado firmado entre otros por Armando Toxqui; en el cual, condenan que el Ayuntamiento que preside Claudia Rivera haya perdido un juicio de expropiación, consideran que ocurrió de manera deliberada.

Los abogados Meza y Rivera argumentan que el Síndico Municipal, Gonzalo Castillo Pérez, por órdenes de la alcaldesa, perdió de manera deliberada el juicio y hacen una acusación muy seria al señalar que fue para quedarse con 8 millones de pesos del total de 15 millones que se tuvieron que pagar tras haber perdido en los tribunales.

Hasta el momento, la comuna no ha fijado una postura en torno a esta muy grave acusación, sería muy importante el saber por qué.


Karina Pérez y otros alcaldes violaron la ley.
La presidenta municipal de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca, junto con otros alcaldes de Morena, violaron la ley el pasado miércoles, cuando abandonaron sus funciones en horarios de oficina, para sumarse a la cargada a favor de su candidato a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa.

El Tribunal Electoral establece, en su tesis L/2015, lo siguiente: Actos proselitistas, los servidores públicos deben de abstenerse de acudir a ellos en días hábiles. De conformidad con lo previsto en el artículo 134 párrafo sétimo de la constitución de los Estados Unidos Mexicanos, la obligación constitucional de los servidores públicos de observar el principio de la imparcialidad encuentra sustento en la necesidad de, preservar condiciones de equidad en la contienda electiva, lo que quiere decir, es que el cargo que ostentan no se utilice para afectar los procesos electorales a favor o en contra de algún candidato.

No solo Pérez violó la ley, también los demás lo hicieron, así como también quienes se pronunciaron públicamente a favor de Barbosa.

La ley es clara, solo podrán asistir a actos de proselitismo los funcionarios públicos en días inhábiles. La ignorancia es temeraria, pero afortunadamente ya hay una denuncia en contra de doña Karina ante la Fepade.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Claudia no es activo, es pasivo

Al interior del equipo del candidato al gobierno del Estado de Puebla por Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta, hay preocupación por lo que puede representar la capital en la campaña y el papel que juega la presidenta municipal, Claudia Rivera Vivanco.

Y es que para el equipo del candidato y para el propio abanderado de Morena a Casa Puebla les ha quedado claro que el trabajo que ha realizado hasta el momento la alcaldesa de Puebla, lejos de ser un activo para la campaña, se ha convertido en un pasivo.

Los números así lo demuestran, la alcaldesa poblana esta reprobada por la mayor parte de la población, la cual ve con decepción el haber votado por ella el pasado 1 de julio, además de que sus niveles de conocimiento son muy bajos, a pesar de ya tener 5 meses en el cargo.

La preocupación del equipo del candidato y del propio Barbosa, estriba en que el mal trabajo que hasta el momento ha desarrollado la presidenta municipal de la cuarta ciudad más importante del país, es que la marca comience a verse afectada, lo cual sería un duro golpe para el aspirante de Morena a casa Puebla.

Más allá de que las lealtades de la alcaldesa se hayan situado con otro de los aspirantes, lo que le preocupa a los barbosistas es que la población comienza a manifestar su desaprobación a la administración morenista y un tema es fundamental para estas malas calificaciones, la inseguridad.

Este punto es vital en términos de percepción para los habitantes de la Angélopolis y se comienza a convertir en un “foco rojo” para la campaña del candidato, Luis Miguel Barbosa, quien no puede presumir en su campaña los logros de la administración municipal de Puebla.

Aún más, el tema, sin duda, será el punto que sus adversarios van a poner en la mesa, cuando se tenga que hablar de la forma en que gobierna Morena.

En el 2018 no se pudo atacar a Barbosa con este asunto, porque no había ningún gobierno emanado de este partido en el país, pero hoy, a un año de distancia, será el eje central de los ataques de la oposición, la inseguridad que se pasea en cada rincón del estado y en especial de la capital.

Tampoco ayudan mucho a la campaña barbosista el trabajo del resto de los ediles emanados del movimiento de López Obrador.

Ningún presidente municipal de la zona conurbada, ni mucho menos los alcaldes de Tecamachalco y Tehuacán, han hecho bien su trabajo. La mayoría se han visto envueltos en escándalos como Karina Pérez, de San Andrés Cholula, o han demostrado plenamente su incapacidad para gobernar.

La capital es pues el principal foco rojo de la campaña de Luis Miguel Barbosa, quien no se puede confiar solo de las buenas calificaciones del presidente de la República y eso lo sabe él y su equipo de trabajo.

Las encuestas lo hacen ampliamente favorito, pero el “mood social” en la capital del estado ha comenzado a cambiar, la gente anda molesta con la presidenta municipal e identifica perfectamente bien el partido del cual emanó la alcaldesa.

La capital representa el 32 por ciento del total de la población que está inscrita en el padrón y si bien es cierto que los adversarios del barbosismo están desfondados y sin estructura, también lo es, que la paciencia de muchos poblanos víctimas de la delincuencia esta por agotarse.

El barbosismo más que estar preocupado por si Alejandro Armenta y su estructura operan en su contra en las elecciones, está más ocupados por enderezar la nave y entregar buenas cuentas, antes de que el mal desempeño de las administraciones municipales se convierta en un hándicap en contra.

La gran pregunta que hoy se hace tanto el candidato Barbosa como su equipo es ¿Qué van a hacer con Rivera?

Hay voces que creen que es necesario el ayudar a la alcaldesa, por lo menos mientras dura la campaña, para revertir la mala percepción sobre su administración, el tema es que la presidenta municipal, no se deja ayudar.

Hay otras voces que ya incluso sugieren que deben de dimitir, vía un cabildazo, al cual se sumarían hasta los propios regidores de Morena, identificados con el candidato a Casa Puebla. El problema es que si lo hacen, el nivel de los daños podría ser mayor y originar una crisis al interior de la comuna, de dimensiones, no vistas hasta ahorita.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Foto: Es Imagen / Jafet Moz

1 2 3 4 5 67