¡Escúchanos por internet!

Las alianzas políticas y sus perspectivas

La práctica de la política en México es asunto de corto plazo, donde resolver lo inmediato es lo imperativo, entenderla y practicarla.

Nuestro Sistema Político Mexicano no fue únicamente herencia del régimen post revolucionario, sino que desde el virreinato, fue tejiéndose una red de complejidades que solo favorecían a los feudos de poder, mientras la mayoría se (mal) acostumbró a la perversa normalidad de lo desigual.

Por eso, las reglas actuales no son suficientes para enfrentar la pluralidad política que cada día crece, nuestros lastres con el pasado son ocultados por una modernidad ficticia que no nos permite convivir, solo ocurre discursivamente y no en la realidad.

Reconocer nuestros problemas es una tarea necesaria pero insuficiente cuando se habla de políticas públicas: Las herramientas elegidas para solucionarlo fracasan, proponemos repensar esas herramientas para abordar los problemas. En el caso mexicano hemos recurrido principalmente a dos: gobernar por leyes y gobernar por Planes. La primera implica que ante la detección de un problema y sus consecuencias, éstas pueden revertirse si se aplica un marco jurídico.

La segunda, gobernar por Planes, presupone que el diseño de un proyecto por sí mismo soluciona el problema, pero también es un camisa de fuerza que obliga a los políticos a ser indiferentes a los cambios propios de la dinámica social.

Históricamente las alianzas sólo benefician a los que individualmente tiene mayor poder, pero aún menor que su oponente, por eso busca el fiel de la balanza que le dé la victoria. Esto sólo funciona cuando el objetivo de una alianza está bien definido, cuando los beneficios para todos los aliados son comunes. Es una verdadera lucha entre el pragmatismo político y la ideología.

Los diversos partidos políticos están prestos a demostrarnos que buscan el poder por el poder, sin importar ideales y a cualquier costo, parados sobre la premisa de que al pueblo no le queda más que de 2 sopas, vota o no vota, el resultado seguirá siendo el mismo

Tras los resultados de la elección del 5 de junio pasado, los dirigentes nacionales del PAN y del PRD, Ricardo Anaya y Agustín Basave, ofrecieron una conferencia de prensa acompañados de los tres candidatos ganadores que abanderaron en coalición en el pasado proceso electoral.

Agustín Basave presentó a Carlos Joaquín, candidato ganador en Quintana Roo; Miguel Ángel Yunes, en Veracruz y José Rosas Aispuro, en Durango y ratificó que las alianzas se diseñaron por una decisión estratégica de ambos partidos, quienes se reunieron para derrotar los malos gobiernos del PRI y poner en su lugar buenos gobiernos aliancistas.

Indicó que se trató de una decisión estratégica compartida por ambos partidos y reconoció la voluntad política de su homólogo panista para llevar adelante esta decisión.
Además, indicó que los órganos colegiados del PRD apoyaron la decisión y que este proceso se dio en tres etapas; la visión y decisión; la construcción de las alianzas y la tercera que obtuvieran el triunfo.

Por lo tanto, las alianzas funcionaron, las alianzas fueron exitosas, le ganamos al PRI tres estados fundamentales con estas alianzas; Veracruz, Quintana Roo y Durango.

Aseguró que tanto el PAN como el PRD están convencidos de que el PRI gobierno le está haciendo daño a México, de que hay que ganarle las elecciones para hacer buenos gobiernos y por ello construyeron alianzas no solo electorales, sino programáticas, de gobierno.

Dijo que en breve se reunirá con esos tres candidatos y el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, como lo hará el PAN esta tarde y hablarán de los programas de gobierno que habrán de presentar.

En su oportunidad, el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya aseguró que no se trata de alianzas electorales, sino de gobierno y que deberán seguir sus candidatos para que mejore la calidad de vida de los ciudadanos.

En Tlaxcala, el PAN aseguró que su partido estaba preparado para hacer frente al proceso electoral de manera independiente, y su presidente a nivel estatal dijo “somos la segunda fuerza electoral y gobernamos a la mitad de los ciudadanos; tenemos a las y a los mejores precandidatos para poder salir a competir.

El resultado todos lo sabemos. El Panismo Tlaxcalteca paso a ser la tercera fuerza.

A nivel nacional el líder nacional del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, calificó como histórica la jornada electoral de. 5 de junio.

En entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia, Anaya recordó que el partido nunca había ganado tres gubernaturas en una sola jornada y nunca había gobernado 11 estados de manera simultánea.

Agradeció al PRD y a su líder, Agustín Basave, ir juntos en la contienda electoral, una fórmula que, afirma, llegó para quedarse.

“Las alianzas funcionaron, le doy las gracias al PRD y a Agustín Basave porque de no ser por es unión, no lo habríamos logrado en estados como Durango, Veracruz, Quintana Roo; no habría sido posible ganar la alternancia en esos estados que nunca habían sido gobernados por otro partido que no fuera el PRI […] siempre y cuando lo que unan sea una plataforma de gobierno, las alianzas llegaron para quedarse, dieron muy buenos frutos, vamos a ganar en 2018”.

Ahora, dijo, toca al partido cumplir con lo que prometió en campaña para hacer méritos rumbo al 2018.

“En 2018 vamos a ganar la presidencia de la República, y le vamos a dar al país un gobierno de resultados”.

Destacó que Acción Nacional tiene un largo camino por recorrer para combatir los problemas en materia económica, de seguridad, deuda y corrupción.

Así las cosas estimados lectores, en caso de que prospere la impugnación del PRD en Tlaxcala se tendrán elecciones extraordinarias por lo que las alianzas serán fundamentales para quien pretenda gobernar a Tlaxcala.

Origen e impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea

89
La Unión Europea no se debe considerar una unión monetaria porque de los 28 miembros sólo 19 tienen al euro como moneda, y uno de ellos es el Reino Unido, que forma parte de la Unión Europea, pero no de la eurozona, porque mantiene la libra esterlina.

En el año 2012, en Reino Unido comenzaron las voces nacionalistas que decían que realmente ellos estaban mejor independientes, que la Unión Europea y sus miembros tenían muchos problemas, que la migración de otros países miembros les estaba quitando oportunidades laborales.

En la campaña de 2015, David Cameron prometió que si ganaba las elecciones parlamentarias y se convertía en cabeza del gobierno celebraría un referéndum para ver si Reino Unido (Britain) se quedaba (Britremain) o salía de la Unión Europea (Brexit).

Aunque a los británicos se les sentó, se les explicó y se les dijo que salir de la Unión Europea tendría muchas consecuencias económicas negativas, nomás no hicieron caso y 51.9% votaron el sí.

Reino Unido tendría que entrar a negociaciones con la Unión Europea para su salida. Si se acogieran al artículo 50 del tratado de la Unión Europea, tendría 2 años, prorrogables a 4, para pactar la separación de los socios y no requiere unanimidad de los socios.

¿Qué errores llevaron a la UE a esta crisis?

En el primero, las autoridades europeas se negaron a realizar los cambios estructurales necesarios para hacer que sus economías crecieran de nuevo: reducción de impuestos, alivio a las regulaciones asfixiantes, contener el gasto y reducir el tamaño la burocracia.

Cuando la crisis económica golpeó a Grecia, Portugal, España e Irlanda, la respuesta de Alemania y la UE fue exigir austeridad, pero una que buscaba recortar al sector privado, no a los grandes gobiernos.

El segundo error fue la inmigración. La impetuosa decisión de Angela Merkel de permitir la entrada a cientos de miles de refugiados de Oriente Medio a un continente que ha manejado mal la integración de los inmigrantes.

Otro resultado funesto de la salida de Gran Bretaña será el destino de Gibraltar. Su estatus como una posesión británica fue sacada efectivamente de la mesa, porque tanto Gran Bretaña como España eran parte de la UE. Con el tiempo, un gobierno español podría decidir jugar la carta nacionalista y tomar medidas para efectuar el retorno de Gibraltar a España.

La principal afectación para México sería tener que renegociar un acuerdo comercial con Reino Unido, ya que desde el 2000 tiene un tratado con la Unión Europea (TLCUEM).

Al cierre de 2015 el comercio total entre México y el Reino Unidos sumó un total de 4,312 millones de dólares (mdd). Una cifra modesta comparada con los 495,693 mdd que representa el intercambio comercial total con Estados Unidos, de acuerdo con cifras de Banco de México.

Actualmente, Reino Unido es el cuarto destino de las exportaciones de México en la Unión Europea”, advierte CI Banco en un reporte.

Entre los principales productos que México exporta a aquel país destacan formas en bruto de oro para uso no monetario, motores para la propulsión de vehículos terrestres, unidades de memoria, cerveza de malta, entre otros.

En términos de Inversión Extranjera Directa, de 1999 al primer trimestre de 2016 Reino Unido ha invertido 10,096 mdd en México, con lo que se posiciona como el octavo mayor inversionista en el país.

El Brexit, como se le denomina en inglés a la potencial salida de Reino Unido de la Unión Europea, solo se ha encargado de generar más aversión al riesgo en los mercados financieros. En los mercados cambiarios la libra esterlina ha perdido 2% ante el dólar en lo que va de junio. Mientras que en México el peso ha acelerado su caída ante la divisa estadounidense y en junio ha caído 2.29%.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea llevará al Banco de México (Banxico) a subir su tasa de interés en breve, desde el 3.75% actual, ante el riesgo de que la volatilidad en los mercados internacionales por el ‘brexit’ golpee todavía más a la moneda mexicana y tenga un impacto sobre la inflación.

La Secretaría de Hacienda anunció este viernes medidas para afrontar la incertidumbre económica desatada a nivel mundial a raíz del referéndum de anoche, donde ganó la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

88

En el terreno fiscal, el gobierno federal aplicará un segundo recorte al gasto público para este año, que será de 31,715 millones de pesos (mdp)

En conferencia de prensa, el titular de Hacienda, Luis Videgaray, precisó que el recorte no incluye a Petróleos Mexicanos y se enfocará en el gasto corriente.

Subrayó que la Comisión de Cambios, integrada por Hacienda y el Banco de México (Banxico), habrá de actuar en el mercado cambiario para defender el peso mexicano en caso de que la meta de inflación se vea afectada y se generen episodios de volatilidad que lo afecten directamente.

Banxico determinó esperar a la reunión de política monetaria que tendrá la próxima semana para evaluar el impacto que tendrá la decisión sobre México, por lo que el 30 de junio anunciará si aumenta o no su tasa de interés referencial.

Videgaray enfatizó que el 91.7% del recorte en el gasto público, esto es 29,071 mdp, corresponde a gasto corriente y no afectará las actividades de empresas como Pemex, que actualmente sigue trabajando para mejorar su situación financiera.

En este sentido, indicó que este segundo recorte en el gasto público para 2016 ayudará a disminuir el déficit fiscal así como el saldo de los requerimientos financieros del sector público y aseguró que para 2017, Hacienda buscará un superávit primario.

Bajo este contexto estimados lectores y en mi opinión personal, considero que los 12 estados de la república que eligieron este pasado 5 de junio a sus gobernantes se verán obligados a cambiar su proyecto de gobierno con el cual los electores los eligieron, sobre todo aquellos estados como Tlaxcala que depende en un 95% de las aportaciones federales.

Por ello, es recomendable que preparen un programa de austeridad que les permita iniciar sus administraciones garantizando los servicios y dejando para el mediano plazo la ejecución de los proyectos de gran visión que prometieron.

Elecciones impugnadas, 2015-2016

La judicialización de la política destaca el papel de los jueces, y la judicialización implica someter a la razón los predicamentos de los partidos políticos, cuestiones de política pública y controversias del orden político.

Los Tribunales Electorales se han convertido en la última palabra en los recientes procesos electorales.

En 2015 se eligieron 2,159 cargos de elección popular, el Instituto Nacional Electoral la denominó la elección más grande de la historia, pues fueron 16 entidades federativas las que tuvieron un proceso electoral para elegir legisladores e integrantes de sus ayuntamientos o delegaciones en el caso del Distrito Federal, además 9 de ellas eligieron gobernador y se renovó la Cámara de Diputados a nivel federal.

En 2015, los procesos electorales locales y el federal implicaron que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a través de sus 5 Salas Regionales, su Sala Especializada y la Sala Superior resolvieran un total de 23,084 medios de impugnación.

Se anularon 9 elecciones: 1 de diputado federal, 1 de gobernador, 1 de diputado local y 6 de ayuntamientos.

Las elecciones de 2016 van por el mismo camino y el PRI marcó el rumbo al impugnar Chihuahua, Aguascalientes y Puebla.

En la impugnación que presentó el PRI en Puebla señaló que es indignante y lamentable que en el México de hoy, con las instituciones que norman y regulan los procesos electorales, se realicen las peores prácticas de manipulación electoral con una franca intervención del gobierno del estado y con la colaboración del Instituto Electoral del Estado (IEE).

El partido enumeró las causales por las que pide la nulidad:

1. Al IEE le corrigieron la plana en más de 14 ocasiones, por ejemplo, cuando intentaron impedir el registro de la candidata independiente.
2. Una constante a lo largo de la campaña fue la intimidación y las amenazas a los presidentes municipales priistas con el pretexto de no aprobar sus cuentas públicas, si no apoyaban al candidato oficial.
3. La utilización de programas sociales para inducir el voto a través de la entrega de la repartición de tinacos azules, la entrega de cheques por conceptos de fotomultas y/o pago del servicio de agua, y la dotación condicionada de paquetes escolares fueron las principales acciones usadas por el gobierno del estado para inducir el voto.
4. En Puebla no existió certeza jurídica de la libre competencia, la principal violación a la ley electoral se dio en el rebase de los topes de gastos de campaña. Como ya lo demostró el PRI, el candidato panista rebasó de manera comprobable más del 19% de lo establecido, lo que afectó los principios que deben observarse en toda elección democrática.
5. La sesgada actuación de la Fiscalía del Estado como brazo ejecutor, que inventó delitos y denuncias con el fin de confiscar propaganda de nuestro partido sin razón alguna.
6. Las constantes giras de Rafael Moreno Valle Rosas al interior del estado con el pretexto de supervisar obras y llevar a cabo inauguraciones simuladas lo que en realidad fueron francas acciones de promoción gubernamental.
7. El espionaje telefónico descarado para provocar miedo en diferentes actores políticos de la sociedad poblana entre los que destacan los casos de empresarios y representantes de los medios de comunicación.
8. Las amenazas a transportistas para impedir que portaran la propaganda de nuestra candidata en todo el estado, bajo el ultimátum de ser detenidos y devolverles sus unidades hasta el término de la elección.
9. La descarada manipulación, con la complacencia del IEE, para mover las cifras finales de la votación, que le permite al Partido Compromiso Por Puebla mantener su registro, lo que representa una indignante burla hacia los votantes.

El PRD impugnó ante el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) la validez de la elección del cargo a gobernador y, por consiguiente, la entrega de constancia de mayoría al priísta Marco Antonio Mena Rodríguez.

Las presuntas irregularidades con las que el PRI impugnó la elección por la gubernatura de Puebla son similares a las que presentó el PRD en Puebla.

También, el candidato de Morena, David Monreal, impugnó la elección de gobernador para Zacatecas y solicitó su nulidad argumentando presuntas irregularidades y violación a la ley. Monreal interpuso un juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano ante el Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas.

Entre las presuntas irregularidades que señala están propaganda política y electoral contraria al Artículo 41 constitucional.

Solicitó un recuento parcial de votos por considerar que hubo inconsistencias en el total de la votación respecto a los sufragios emitidos, nulos y ciudadanos que conforman la Lista Nominal.

Estimados lectores, sin duda alguna, las causales de impugnación a las gubernaturas de Chihuahua, Aguascalientes, Zacatecas, Puebla y Tlaxcala son similares a las que el PRI presento en la impugnación de Puebla por lo que se estima que sean los tribunales electorales federales quienes decidan si no proceden las impugnaciones y si proceden estaremos ante dos escenarios:

1. Se convocan a elecciones extraordinarias.
2. Se revierten los resultados y le dan la elección a los candidatos y candidatas que impugnaron.

Los efectos de emitir voto nulo o no votar

Es importante la distinción entre los tipos de votación, pues todos los criterios de fundamentación para la existencia de un partido político se sustentan en la votación válida emitida. Así, los votos nulos son inútiles, ya que todos los cálculos los omiten enteramente.

Si uno vota nulo, no sólo no protesta, sino que legitima el sistema al que se supone quiere quitar. Los partidos políticos por eso no hacen ruido respecto del voto nulo, ya que les facilita ejercer su voto duro para mantener sus prerrogativas.

Anular el voto de manera intencional o voto en blanco es considerado como una forma de expresión de la ciudadanía que indica el descontento con el sistema de partidos políticos, sin dejar de participar.

En México este tipo de voto ha estado presente en todos los procesos electorales; sin embargo, su identificación ha sido difícil, ya que estos votos se mezclan con los sufragios donde por un error del votante, los funcionarios de casilla no pudieron identificar la voluntad del elector.

En este sentido es importante precisar que existen dos tipos de voto nulo, el intencional, donde el ciudadano cumple con su obligación de votar pero expresa su descontento al no elegir a alguno de los partidos que participan en la elección y por error, donde el votante no cumple con los parámetros que muestren claramente por quién quería votar.

Al respecto y de cara a la elección que se realizará este 5 de junio, en la encuesta realizada en vivienda en el país en el mes de abril, Parametría preguntó a los mexicanos cuál era su opinión sobre ejercer el voto nulo como muestra de inconformidad, así como su sentir sobre el ejercicio del voto.

Para casi la mitad de los mexicanos (48 %) votar constituye un deber. Dos de cada diez entrevistados (24 %) indican que no sienten nada en particular al emitir su voto, otro 15 % manifiesta sentir satisfacción al asistir a las urnas y solamente 8 % lo ve como un desperdicio de tiempo.

Para seis de cada diez mexicanos (56 %) entrevistados en 2015, el voto nulo intencional es un desperdicio de la acción y del dinero invertido, ya que de todas formas habrá un candidato ganador. Por otra parte, cuatro de cada diez (41 %) lo considera un buen mecanismo para expresar el descontento con la forma de hacer política en el país, ya que se cumple con la obligación de participar, pero no se elige a alguno de los candidatos o partidos como forma de protesta.

7
Se consideran votos nulos cuando el elector:

a) Marcó en la boleta dos o más recuadros de partidos que no forman una coalición.

b) Si marcas dos o más emblemas con nombres de diferentes candidatos

c) El elector marca toda la boleta electoral.

d) Depositó la boleta en blanco, es decir no hizo ninguna marca.

Es decir, cuando no se puede determinar a favor de quién emitió su voto.

Comparto su decepción, estimados lectores, ante la oferta de candidatos, los mensajes de las campañas y el comportamiento de los partidos políticos, a pesar de, por lo menos, dos décadas de grandes esfuerzos de reformar el sistema electoral.

Si uno de plano no está convencido por ninguno de las candidatas o candidatos que aparecerán en la boleta, ¿qué hacer?

Un voto en blanco es dejar una boleta electoral que podría aprovechar algún funcionario de casilla corrupto para favorecer a un candidato; por esta razón sería mejor anular el voto. Pero al igual que la estrategia de abstencionismo, con boletas en blanco o anulados, los partidos o candidatos que tengan la capacidad de movilizar el voto o su base también se benefician.

6
En 2015, el observatorio económico México ¿Cómo vamos? realizó un recuento de opiniones sobre la efectividad de anular el voto en México.

¿Contribuye en algo esta acción de protesta?

Las razones por las cuales los ciudadanos acuden a las casillas para anular el voto son diversas, sin embargo, la efectividad de esta acción de protesta queda como una pregunta abierta.

¿Contribuye en algo?

El Observatorio Económico México ¿cómo vamos? consultó a los expertos en economía y política pública que lo conforman sobre si anularían su voto, y de ser así, cuáles serían los motivos por los que lo harían.

De los expertos que respondieron el 70.6% (12) indican que no anularían su voto, un 23.5% (4) se muestran a favor de anular y 5.9% (1) se muestra incierto.

Los principales motivos por los cuales no anularían su voto: son poder evaluar los gobernantes, establecer pesos y contrapesos en el poder legislativo, y evitar favorecer a los partidos con la estructura clientelar más amplia. Los motivos por los cuales sí anularían su voto son expresar su descontento y desencanto con los partidos políticos actuales.

Las opiniones coinciden con respecto a que el voto es la forma más efectiva de ejercer la ciudadanía, se hacemos uso pleno de la democracia para exigir, reconocer o castigar a los servidores públicos, sin embargo, algunos difieren sobre si lo harían o no, aquí las opiniones:

En contra de anular

Valeria Moy, profesora del ITAM y Gerardo Esquivel, profesor de la UNAM

Los catedráticos prefieren utilizar su voto para castigar el actuar de los gobernantes que simplemente anularlo. Coinciden en que anular el voto no funciona como un castigo directo a los partidos.

Jorge Suárez Vélez, Socio Fundador de SP Family Office

Argumenta que “en un escenario con gran número de votos anulados, es el partido con mayor estructura clientelar quien sale beneficiado”.

Roberto Newell, Vicepresidente del IMCO

Considera que anular el voto equivale a conferir una ventaja económica y política a los partidos más grandes.

Jorge Basave, investigador de la UNAM

Explica que es la decisión que puede tomarse una vez que se mantiene informado sobre partidos y candidatos.

Jonathan Heath, analista y conferencista sobre la economía mexicana

Sustenta que “abstener es indiferencia, mientras que anular es participar y expresar nuestra frustración con el sistema electoral actual.”

Arturo Damm Arnal, de la UP, y Fausto Hernández Trillo del CIDE

Los académicos coinciden en que les parece poco ético votar, pues tal como indica Damm “no me haré cómplice de quien no considero confiable”.

Viridiana Ríos, directora del Observatorio Económico México ¿cómo vamos?

Considera que “anular es dejar la elección en manos del voto duro, del acarreo y las maquinarias partidistas. Yo voto porque quiero poder exigir, castigar y premiar. No participar es asumir que ya perdimos, es tirar la toalla. Yo voto porque no claudico”.

Así las cosas estimados lectores la decisión de votar o no votar es suya pero no olviden que cualquiera que sea su decisión hay que asumir consecuencias.

4

¿La guerra sucia marcará a los indecisos?

Las elecciones de 2016, para las 12 gubernaturas que están en juego, se han caracterizado por ofertas similares entre las candidatas y candidatos y los indecisos sienten que necesitan más acerca del cómo le harían.

Se estima que el 30% del electorado que a menos de un mes de los comicios del 5 de junio, aún no ha decidido por quién votar, de acuerdo con las mediciones de algunas casas encuestadoras.

Ese porcentaje, incluye a quienes no declaran una preferencia y a las personas que tienen inclinación por un candidato, pero todavía dicen dudar de cuál será su decisión final.

Las encuestadoras refieren que entre el 25 y 38% de la población les dice que está todavía dudoso de por quién votar, a pesar de que ya les dijo una preferencia, pero no está convencido todavía de votar por esa persona, es decir, tiene un potencial de cambio.

Los indecisos señalan que al inicio de la campaña estaban seguros de por quién votar, pero conforme ha transcurrido la contienda ha cambiado de parecer debido a la guerra sucia entre candidatos.

Los partidos siempre hablan de que hay que ir por los indecisos pero al final de cuentas, lo que ocurre es que la distribución de los decididos e indecisos tiene un comportamiento parecido.

Los encuestadores, sin embargo, admiten que a menos de un mes de los comicios, aún hay factores que pueden incidir en las preferencias, como las críticas al gobierno en turno.
La última encuesta realizada por El Financiero indica que el 38% de los votantes de Tlaxcala aún no decide por quien votar y el 23% podría cambiar.
Lo más sobresaliente de la encuesta es que el 80% de los encuestados considera que es mejor para el estado un cambio de gobierno.

El 58% de los encuestados confía poco o no confía en el INE y el 59% confía poco o nada en el ITE lo que genera que los partidos estarán pendientes del trabajo que realizan ambos institutos.

Es evidente que la guerra sucia se centrara en la candidata o candidato que vaya a la cabeza por lo que será el blanco de los ataques de guerra sucia y los punteros tendrán que decidir por defenderse o por apuntalar sus propuestas que convenzan a los indecisos.

El especialista mexicano en campañas políticas Eric Castillo sostiene que la guerra sucia contra un candidato “se debe hacer fuera de los protocolos de campaña. Por lo regular, se contratan grupos de choque que funcionan de manera colateral a la campaña general”.

El especialista mexicano agrega que un golpe tiene que ser medido pensando en el público al que se quiere influir.

Sabemos que las campañas políticas son en un 90% emotividades. Las emociones son la matriz que, en gran medida, rigen el comportamiento de los electores. Por ello, las campañas políticas buscan vender percepciones, no realidades. Allí radica el peligro de la guerra sucia.

La propaganda negativa es contraria a la democracia, ya que logra generar una cortina de humo en torno a los problemas centrales que están en disputa en una elección.

Estimado lectores, es evidente que en los próximos días se incrementara la guerra sucia dirigida hacia los punteros de la elección con el fin de quitarles votos y sobre todo para que los indecisos definan su voto. Yo en lo personal estoy convencido de que las propuestas sustentadas sumadas a los logros reales de cada candidata o candidato dan mayor certidumbre que una guerra sucia que denigra a la clase política y hace que se pierda la confianza en quien la práctica.

Por qué no se autorizó la Ley #3de3

• En 2014 México se ubicó en el lugar 103 de 175 países con una puntuación de 35/100. El país mejor evaluado es Dinamarca con 92 puntos; Corea del Norte y Somalia, los percibidos como más corruptos. México comparte ubicación en la tabla con Bolivia, Moldavia y Níger.
• En América Latina, México se encuentra por debajo de sus principales socios y competidores económicos: 82 posiciones por debajo de Chile, 34 lugares por debajo de Brasil.
• México se ubica en la última posición (34/34) entre los países que integran la OCDE

A finales del 2012, México fue clasificado en la posición 22 de los 31 países evaluados en América como menos corruptos por Transparencia Internacional, lo que nos dice que tenemos un gran camino por avanzar, pero si, como dice la OCDE, no basta un organismo autónomo para acabar con la corrupción, ¿a qué medidas se puede acudir?
Ley 3 de 3
El objetivo principal de la Ley General de Responsabilidades Administrativas es que todos los funcionarios presentaran su declaración patrimonial pública, las declaraciones de pagos de impuestos y la declaración de posibles conflictos de intereses.
Max Kaiser, director Anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad la consideraba una esperanza contra la corrupción para el país.
El CIDE, el ITAM, el Tecnológico de Monterrey y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM también respaldaban la Ley 3 de 3.
La ley 3 de 3, obligaría a los políticos a presentar sus declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal, y plantea directrices y un marco legal de responsabilidades para la conducta ética esperada de los servidores públicos.
La nueva Ley General de Responsabilidades Administrativas se sustenta en nueve ejes rectores:
• La obligación de presentar las declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal para todo funcionario, de forma periódica y pública.
• Directrices para la conducta ética esperada de los servidores públicos.
• Un marco de responsabilidades único para todo el país y los servidores públicos en los tres órdenes de gobierno y órganos autónomos.
• Medidas preventivas basadas en las mejores prácticas internacionales y sanciones para evitar que el sector privado participe de actos de corrupción.
• Mecanismos para que los ciudadanos puedan denunciar actos de corrupción de manera segura y anónima.
• Una clasificación de los 10 actos de corrupción grave: soborno, desvío de fondos públicos, tráfico de influencia, abuso de funciones, enriquecimiento oculto, obstrucción de la justicia, colusión, uso ilegal de información falsa o confidencial, nepotismo y conspiración para cometer actos de corrupción.
• Dotar de los recursos y herramientas necesarias para la investigación efectiva de actos de corrupción a las autoridades responsables. Creación de una plataforma digital que centralice información de cualquier órgano de gobierno necesaria para la investigación
• Sanciones severas para servidores públicos que cometan actos de corrupción y una lista negra de consulta obligatoria.
• Mayor coordinación entre las autoridades responsables de investigar y sancionar actos de corrupción. Aprovechando la experiencia de más de 90 autoridades fiscalizadoras e investigadoras a nivel nacional.
Entonces ¿por qué no fue autorizada?
El presidente de la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana en la Cámara de Senadores, Pablo Escudero, declaró que su partido, el Verde Ecologista de México, no daría su voto a la llamada Ley 3 de 3 por considerar que violaría algunas garantías individuales.
Recientemente el coordinador de la bancada del PRI, Emilio Gamboa, señaló que algunas de las propuestas ciudadanas y adicionadas por los partidos de oposición para autorizar la Ley 3 de 3, podrían provocar una cacería de brujas.
El diputado del Partido Acción Nacional (PAN), en el Congreso del Estado de la Paz Baja California Sur, Alfredo Zamora García, calificó como “grandes corruptores” y “la cara más sucia” del país, a los empresarios que están promoviendo la Ley 3 de 3, la cual busca que todos los funcionarios de todos los niveles de gobierno, hagan pública su declaración patrimonial, de intereses y fiscal.
Finalmente, la Cámara de Diputados rechazó incluir en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información la iniciativa ciudadana Ley 3 de 3.
De acuerdo con datos de la encuesta nacional en vivienda realizada por Parametría, siete de cada diez entrevistados (74 %) están de acuerdo con que se hagan públicos los datos de la Ley 3 de 3.
Estimados lectores, no cabe duda de que la Ley 3 de 3 pondría en predicamentos a la mayoría de la clase política del país incluyendo a los dueños de las grandes riquezas de México por lo que se infiere que este es el verdadero motivo por el cual la clase política decidió posponer la autorización de dicha Ley.

¿Por qué se pierden los debates?

Se dice que los debates no se ganan, sino que se pierden.

Pero ¿por qué se pierden los debates?

Se pierden porque el candidato o candidata no llega a dominar plenamente las reglas del debate antes de comenzar.

Los tiempos de cada participación del debate de los contendientes a la gubernatura de Tlaxcala fueron muy reducidos, por lo que prácticamente no les dio tiempo de proponer y defenderse ampliamente; lo que implica que el formato se cuidó para no exponer las debilidades de los participantes pero tampoco les dio tiempo de aprovechar sus fortalezas.

El formato de un debate que no considera tomas panorámicas de quien transmite y obliga a los contendientes a no aparecer nunca en escena solo cuando va a participar y este esquema no muestra si quien es atacado está nervioso o incomodo ante un ataque.

El peor enemigo de cada candidata o candidato es la sorpresa por lo que por los tiempos tan limitados que se les otorgaron a los participantes a la gubernatura de Tlaxcala, no les fue suficiente para defenderse y a la vez proponer. Los ataques fueron tersos y los contendientes no lograron reaccionar, otros no lograron posicionar su propuesta y los que van punteando se centraron en sus propuestas sabiendo de la ventaja que llevan.

Generalmente cada debate cuenta con una participación de apertura que permite saludar y dirigirse a la ciudadanía pero en este primer debate de los aspirantes a la gubernatura de Tlaxcala no les otorgaron espacio de apertura por lo que afloro la inexperiencia de los organizadores.

Por lo regular en un debate los participantes olvidan que este ejercicio se realiza para dirigirse a la ciudadanía. Sin embargo, los contendientes en el debate a la gubernatura de Tlaxcala se olvidaron de quienes los escuchan y prácticamente todos leyeron lo que muestra inseguridad en el desarrollo de sus participaciones.

Por lo regular quien inicia su participación de manera agresiva y se mantiene en esa posición es quien asume que esta abajo en las preferencias y con una actitud de ataque agresivo pretende no solo bajarle puntos al contrincante sino obtener puntos el mismo. Sin embargo en este primer debate los ataques fueron mínimos y los candidatos y candidatas no fueron contundentes en su contrataque.

Nuevamente los tiempos y las participaciones tan limitadas del formato del debate entre los candidatos y candidatas a la gubernatura de Tlaxcala no les facilito la oportunidad de alcanzar ese objetivo.

Los electores que escuchan un debate por lo regular esperan que los participantes se dirijan a ellos ya que son ellos a los que se tiene que convencer pero la falta de experiencia ante cámaras género que los contendientes cometieran el error de no enfocarse a la cámara y dirigir su participación hacia sus oponentes.

En un debate entre más de dos oponentes es importante aprovechar los enfrentamientos eventuales entre otros oponentes buscando frases de impacto que logren posicionar por encima de ese enfrentamiento
.
Esta coyuntura no la aprovecharon y dejaron pasar la oportunidad de liderar el encuentro.

Todas estas consideraciones deben ser ponderadas a la hora de dictaminar sobre quién gano o quién perdió el debate a la gubernatura de Tlaxcala, ya que una primera valoración pudiera llevarnos a extraer una conclusión equivocada, e inducir al requipo de campaña que van bien lo que puede ocasionar que se subestime al adversario.

Estimado lectores, en mayo habrá un segundo debate y esperamos que no se cometan tantos errores como en este porque los tiempos corren y no habrá tiempo para enderezar el rumbo, lo cual implica que quienes cuenten en su cuarto de guerra con asesores que conozcan la plaza y al electorado tendrán más oportunidad de corregir este tipo de errores y podrán diseñar una mejor estrategia que garantice el triunfo con holgura, de lo contrario se correrá el riesgo de llegar al 5 de Junio en un empate técnico que orille a que la elección se judicialice.

Por qué fracasan o triunfan las estrategias de campaña electoral

Una estrategia de campaña electoral siempre debe dar respuesta a la pregunta ¿qué pasa con el electorado?

De manera específica los cuartos de guerra nunca deben perder de vista las respuestas a las siguientes preguntas:

¿Qué temas mueven la opinión pública del votante?

¿Cuáles son los problemas y necesidades que mueven el comportamiento electoral?

En Tlaxcala es evidente que el desempleo, inseguridad ciudadana, corrupción, salud competitividad entre otros son los temas que las candidatas y los candidatos han detectado como prioridad para la ciudadanía pero la pregunta más importante que se hace el ciudadano es:

¿Cómo lo van a lograr?

El electorado hoy en día es un electorado informado y en cada foro en cada discurso en cada spot y en cada entrevista va detectando las fortalezas y debilidades de cada candidata o candidato y poco a poco va definiendo su voto.

Respecto de los temas, necesidades y demandas del electorado, por una parte es necesario mantener una propuesta diferenciada para competir electoralmente; pero dicha propuesta debe sintonizar en alguna medida con las expectativas de los electores. De lo contrario, el mensaje de nuestro candidato carecerá de interés para los votantes en la medida en que no puedan reconocerse en él.

En síntesis, una estrategia debe dejar claro cómo se posicionará cada candidato frente al electorado. Si estas estrategias son similares entre los candidatos entonces el electorado buscara otros aspectos que hagan la diferencia entre uno y otro.

Para ser más claro una estrategia electoral es la suma de decisiones y acciones que garanticen el éxito.

Por lo anterior y de acuerdo a la experiencia que he adquirido en los últimos 30 años que me desempeñé en la administración pública en seis estados de la República concluyo que los aspectos más relevantes de una estrategia electoral son:

a) Definir correctamente el terreno electoral.
b) Centralizar la dirección de una campaña en un consejo de campaña con un líder capaz de unir a todos los integrantes en una dinámica y un compromiso que haga trabajar al equipo como una maquina engranada que trabaja sobre un solo fin y no para proyectos personales.
c) El Consejo de campaña debe contar con un equipo especializado que pueda darle seguimiento a los adversarios de tal suerte que permita determinar en qué momento se debe dar un giro a la campaña para no ser rebasado ni derrotado antes de la elección.

El criterio que debe prevalecer en la integración del cuarto de guerra debe ser el hambre de poder y la convicción de ganar.

Ninguna estrategia electoral es perfecta sin embargo, quien cometa menos errores y recorra el terreno sin tropiezos empezará a inclinar la balanza y obligará a sus contrincantes a dar un golpe de timón.

Como ejemplo podemos recordar cómo la campaña del ex presidente de la República Felipe Calderón dio un giro de 360 grados cuando observó que su equipo de trabajo no le garantizaba el triunfo al grado que prácticamente cambio a todo su equipo de campaña en la primera etapa de su campaña.

Por último debo dejar claro estimados lectores que una estrategia de campaña debe ser un traje a la medida en cada estado de la República ya que una estrategia de campaña del norte nunca tendrá el mismo éxito que una del sur o una del centro.

Por ello permítanme hacer las siguientes consideraciones:

Toda estrategia tiene costos y debilidades que hay que ponderar para asumirlos siempre y cuando redunden en el logro del objetivo.

Nunca se debe subestimar al electorado aunque se tenga disponible la maquinaria corporativa de lo contrario se corre el riesgo de perder o llegar al poder con un electorado en contra que todos los días hará imposible la vida de un gobernante.

Nunca se debe poner en marcha una estrategia que va en contra de la esencia de las candidatas o candidatos porque estará encaminada al fracaso.

La mejor elección de una estrategia debe ser la elegida por la candidata o candidato considerando que en cualquier momento podrá ser modificada dependiendo de los movimientos del contrincante.

La judicialización de los procesos electorales

El primer intento de judicializar la política se produce en el último tercio del siglo XIX en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por virtud del interesante debate entre dos de los más grandes juristas de ese siglo: José María Iglesias y don Ignacio L. Vallarta, y es conocido como “la tesis de la incompetencia de origen”.

Las implicaciones de la judicialización de la política han generado que los Estados constitucionales encuentren nuevas formas de solucionar sus conflictos, ya sea entre poderes formales, de índole federal y local.

La judicialización de la política destaca el papel de los jueces, y la judicialización implica someter a la razón los predicamentos de los partidos políticos, cuestiones de política pública y controversias del orden político.

Los Tribunales Electorales, se han convertido en la última palabra en los recientes procesos electorales.

En 2015 se eligieron 2,159 cargos de elección popular, el Instituto Nacional Electoral la denominó la elección más grande de la historia, pues fueron 16 entidades federativas las que tuvieron un proceso electoral para elegir legisladores e integrantes de sus ayuntamientos o delegaciones en el caso del Distrito Federal, además 9 de ellas eligieron gobernador, además se renovó la Cámara de Diputados a nivel federal.

En 2015 los procesos electorales locales y el federal implicaron que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a través de sus 5 Salas Regionales, su Sala Especializada y la Sala Superior resolvieran un total de 23,084 medios de impugnación.

Se anularon 9 elecciones: 1 de diputado federal, 1 de gobernador, 1 de diputado local y 6 de ayuntamientos.

Los principales motivos de los litigios fueron:

* Un aumento en la regulación legal derivada de las diferentes reformas a la legislación electoral.

* La guerra sucia que desgasta a los contrincantes con cuestiones legales y los alejan del elector.

* Los rebases de los topes de campaña.

México es uno de los países del mundo que cuenta con una de las leyes de medios de impugnación en materia electoral más desarrollada.

Las últimas reformas electorales han incorporado importantes criterios emitidos por los órganos jurisdiccionales. Como por ejemplo los avances en materia de equidad de género que hoy en día obligan a los partidos políticos a postular 50% de mujeres y 50% de hombres.

Prácticamente las campañas de 2016 inician mañana aunque la guerra sucia ya empezó por lo que se espera que la descalificación entre los contrincantes será permanente sobre todo si no presentan propuestas viables que beneficien a la población.

Motivos por los cuales se puede judicializar una elección.

* Uso indebido de encuestas y estudios de opinión como propaganda electoral.

* Encuestas simuladas con propaganda electoral.

* Manipulación por difusión diaria de encuestas electorales.

* Financiamiento encubierto.

* Distribución de tarjetas para adquirir despensas o artículos de tiendas comerciales.

* Gastos excesivos en campañas de publicidad.

Así las cosas, estimados lectores, la contienda ya empezó y los candidatos deberán cuidar su estrategia de campaña si no quieren que se judicialice la elección y para muestra reciente tenemos la elección de Colima.

1 2