¡Escúchanos por internet!

Por qué no se autorizó la Ley #3de3

• En 2014 México se ubicó en el lugar 103 de 175 países con una puntuación de 35/100. El país mejor evaluado es Dinamarca con 92 puntos; Corea del Norte y Somalia, los percibidos como más corruptos. México comparte ubicación en la tabla con Bolivia, Moldavia y Níger.
• En América Latina, México se encuentra por debajo de sus principales socios y competidores económicos: 82 posiciones por debajo de Chile, 34 lugares por debajo de Brasil.
• México se ubica en la última posición (34/34) entre los países que integran la OCDE

A finales del 2012, México fue clasificado en la posición 22 de los 31 países evaluados en América como menos corruptos por Transparencia Internacional, lo que nos dice que tenemos un gran camino por avanzar, pero si, como dice la OCDE, no basta un organismo autónomo para acabar con la corrupción, ¿a qué medidas se puede acudir?
Ley 3 de 3
El objetivo principal de la Ley General de Responsabilidades Administrativas es que todos los funcionarios presentaran su declaración patrimonial pública, las declaraciones de pagos de impuestos y la declaración de posibles conflictos de intereses.
Max Kaiser, director Anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad la consideraba una esperanza contra la corrupción para el país.
El CIDE, el ITAM, el Tecnológico de Monterrey y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM también respaldaban la Ley 3 de 3.
La ley 3 de 3, obligaría a los políticos a presentar sus declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal, y plantea directrices y un marco legal de responsabilidades para la conducta ética esperada de los servidores públicos.
La nueva Ley General de Responsabilidades Administrativas se sustenta en nueve ejes rectores:
• La obligación de presentar las declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal para todo funcionario, de forma periódica y pública.
• Directrices para la conducta ética esperada de los servidores públicos.
• Un marco de responsabilidades único para todo el país y los servidores públicos en los tres órdenes de gobierno y órganos autónomos.
• Medidas preventivas basadas en las mejores prácticas internacionales y sanciones para evitar que el sector privado participe de actos de corrupción.
• Mecanismos para que los ciudadanos puedan denunciar actos de corrupción de manera segura y anónima.
• Una clasificación de los 10 actos de corrupción grave: soborno, desvío de fondos públicos, tráfico de influencia, abuso de funciones, enriquecimiento oculto, obstrucción de la justicia, colusión, uso ilegal de información falsa o confidencial, nepotismo y conspiración para cometer actos de corrupción.
• Dotar de los recursos y herramientas necesarias para la investigación efectiva de actos de corrupción a las autoridades responsables. Creación de una plataforma digital que centralice información de cualquier órgano de gobierno necesaria para la investigación
• Sanciones severas para servidores públicos que cometan actos de corrupción y una lista negra de consulta obligatoria.
• Mayor coordinación entre las autoridades responsables de investigar y sancionar actos de corrupción. Aprovechando la experiencia de más de 90 autoridades fiscalizadoras e investigadoras a nivel nacional.
Entonces ¿por qué no fue autorizada?
El presidente de la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana en la Cámara de Senadores, Pablo Escudero, declaró que su partido, el Verde Ecologista de México, no daría su voto a la llamada Ley 3 de 3 por considerar que violaría algunas garantías individuales.
Recientemente el coordinador de la bancada del PRI, Emilio Gamboa, señaló que algunas de las propuestas ciudadanas y adicionadas por los partidos de oposición para autorizar la Ley 3 de 3, podrían provocar una cacería de brujas.
El diputado del Partido Acción Nacional (PAN), en el Congreso del Estado de la Paz Baja California Sur, Alfredo Zamora García, calificó como “grandes corruptores” y “la cara más sucia” del país, a los empresarios que están promoviendo la Ley 3 de 3, la cual busca que todos los funcionarios de todos los niveles de gobierno, hagan pública su declaración patrimonial, de intereses y fiscal.
Finalmente, la Cámara de Diputados rechazó incluir en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información la iniciativa ciudadana Ley 3 de 3.
De acuerdo con datos de la encuesta nacional en vivienda realizada por Parametría, siete de cada diez entrevistados (74 %) están de acuerdo con que se hagan públicos los datos de la Ley 3 de 3.
Estimados lectores, no cabe duda de que la Ley 3 de 3 pondría en predicamentos a la mayoría de la clase política del país incluyendo a los dueños de las grandes riquezas de México por lo que se infiere que este es el verdadero motivo por el cual la clase política decidió posponer la autorización de dicha Ley.

¿Por qué se pierden los debates?

Se dice que los debates no se ganan, sino que se pierden.

Pero ¿por qué se pierden los debates?

Se pierden porque el candidato o candidata no llega a dominar plenamente las reglas del debate antes de comenzar.

Los tiempos de cada participación del debate de los contendientes a la gubernatura de Tlaxcala fueron muy reducidos, por lo que prácticamente no les dio tiempo de proponer y defenderse ampliamente; lo que implica que el formato se cuidó para no exponer las debilidades de los participantes pero tampoco les dio tiempo de aprovechar sus fortalezas.

El formato de un debate que no considera tomas panorámicas de quien transmite y obliga a los contendientes a no aparecer nunca en escena solo cuando va a participar y este esquema no muestra si quien es atacado está nervioso o incomodo ante un ataque.

El peor enemigo de cada candidata o candidato es la sorpresa por lo que por los tiempos tan limitados que se les otorgaron a los participantes a la gubernatura de Tlaxcala, no les fue suficiente para defenderse y a la vez proponer. Los ataques fueron tersos y los contendientes no lograron reaccionar, otros no lograron posicionar su propuesta y los que van punteando se centraron en sus propuestas sabiendo de la ventaja que llevan.

Generalmente cada debate cuenta con una participación de apertura que permite saludar y dirigirse a la ciudadanía pero en este primer debate de los aspirantes a la gubernatura de Tlaxcala no les otorgaron espacio de apertura por lo que afloro la inexperiencia de los organizadores.

Por lo regular en un debate los participantes olvidan que este ejercicio se realiza para dirigirse a la ciudadanía. Sin embargo, los contendientes en el debate a la gubernatura de Tlaxcala se olvidaron de quienes los escuchan y prácticamente todos leyeron lo que muestra inseguridad en el desarrollo de sus participaciones.

Por lo regular quien inicia su participación de manera agresiva y se mantiene en esa posición es quien asume que esta abajo en las preferencias y con una actitud de ataque agresivo pretende no solo bajarle puntos al contrincante sino obtener puntos el mismo. Sin embargo en este primer debate los ataques fueron mínimos y los candidatos y candidatas no fueron contundentes en su contrataque.

Nuevamente los tiempos y las participaciones tan limitadas del formato del debate entre los candidatos y candidatas a la gubernatura de Tlaxcala no les facilito la oportunidad de alcanzar ese objetivo.

Los electores que escuchan un debate por lo regular esperan que los participantes se dirijan a ellos ya que son ellos a los que se tiene que convencer pero la falta de experiencia ante cámaras género que los contendientes cometieran el error de no enfocarse a la cámara y dirigir su participación hacia sus oponentes.

En un debate entre más de dos oponentes es importante aprovechar los enfrentamientos eventuales entre otros oponentes buscando frases de impacto que logren posicionar por encima de ese enfrentamiento
.
Esta coyuntura no la aprovecharon y dejaron pasar la oportunidad de liderar el encuentro.

Todas estas consideraciones deben ser ponderadas a la hora de dictaminar sobre quién gano o quién perdió el debate a la gubernatura de Tlaxcala, ya que una primera valoración pudiera llevarnos a extraer una conclusión equivocada, e inducir al requipo de campaña que van bien lo que puede ocasionar que se subestime al adversario.

Estimado lectores, en mayo habrá un segundo debate y esperamos que no se cometan tantos errores como en este porque los tiempos corren y no habrá tiempo para enderezar el rumbo, lo cual implica que quienes cuenten en su cuarto de guerra con asesores que conozcan la plaza y al electorado tendrán más oportunidad de corregir este tipo de errores y podrán diseñar una mejor estrategia que garantice el triunfo con holgura, de lo contrario se correrá el riesgo de llegar al 5 de Junio en un empate técnico que orille a que la elección se judicialice.

Por qué fracasan o triunfan las estrategias de campaña electoral

Una estrategia de campaña electoral siempre debe dar respuesta a la pregunta ¿qué pasa con el electorado?

De manera específica los cuartos de guerra nunca deben perder de vista las respuestas a las siguientes preguntas:

¿Qué temas mueven la opinión pública del votante?

¿Cuáles son los problemas y necesidades que mueven el comportamiento electoral?

En Tlaxcala es evidente que el desempleo, inseguridad ciudadana, corrupción, salud competitividad entre otros son los temas que las candidatas y los candidatos han detectado como prioridad para la ciudadanía pero la pregunta más importante que se hace el ciudadano es:

¿Cómo lo van a lograr?

El electorado hoy en día es un electorado informado y en cada foro en cada discurso en cada spot y en cada entrevista va detectando las fortalezas y debilidades de cada candidata o candidato y poco a poco va definiendo su voto.

Respecto de los temas, necesidades y demandas del electorado, por una parte es necesario mantener una propuesta diferenciada para competir electoralmente; pero dicha propuesta debe sintonizar en alguna medida con las expectativas de los electores. De lo contrario, el mensaje de nuestro candidato carecerá de interés para los votantes en la medida en que no puedan reconocerse en él.

En síntesis, una estrategia debe dejar claro cómo se posicionará cada candidato frente al electorado. Si estas estrategias son similares entre los candidatos entonces el electorado buscara otros aspectos que hagan la diferencia entre uno y otro.

Para ser más claro una estrategia electoral es la suma de decisiones y acciones que garanticen el éxito.

Por lo anterior y de acuerdo a la experiencia que he adquirido en los últimos 30 años que me desempeñé en la administración pública en seis estados de la República concluyo que los aspectos más relevantes de una estrategia electoral son:

a) Definir correctamente el terreno electoral.
b) Centralizar la dirección de una campaña en un consejo de campaña con un líder capaz de unir a todos los integrantes en una dinámica y un compromiso que haga trabajar al equipo como una maquina engranada que trabaja sobre un solo fin y no para proyectos personales.
c) El Consejo de campaña debe contar con un equipo especializado que pueda darle seguimiento a los adversarios de tal suerte que permita determinar en qué momento se debe dar un giro a la campaña para no ser rebasado ni derrotado antes de la elección.

El criterio que debe prevalecer en la integración del cuarto de guerra debe ser el hambre de poder y la convicción de ganar.

Ninguna estrategia electoral es perfecta sin embargo, quien cometa menos errores y recorra el terreno sin tropiezos empezará a inclinar la balanza y obligará a sus contrincantes a dar un golpe de timón.

Como ejemplo podemos recordar cómo la campaña del ex presidente de la República Felipe Calderón dio un giro de 360 grados cuando observó que su equipo de trabajo no le garantizaba el triunfo al grado que prácticamente cambio a todo su equipo de campaña en la primera etapa de su campaña.

Por último debo dejar claro estimados lectores que una estrategia de campaña debe ser un traje a la medida en cada estado de la República ya que una estrategia de campaña del norte nunca tendrá el mismo éxito que una del sur o una del centro.

Por ello permítanme hacer las siguientes consideraciones:

Toda estrategia tiene costos y debilidades que hay que ponderar para asumirlos siempre y cuando redunden en el logro del objetivo.

Nunca se debe subestimar al electorado aunque se tenga disponible la maquinaria corporativa de lo contrario se corre el riesgo de perder o llegar al poder con un electorado en contra que todos los días hará imposible la vida de un gobernante.

Nunca se debe poner en marcha una estrategia que va en contra de la esencia de las candidatas o candidatos porque estará encaminada al fracaso.

La mejor elección de una estrategia debe ser la elegida por la candidata o candidato considerando que en cualquier momento podrá ser modificada dependiendo de los movimientos del contrincante.

La judicialización de los procesos electorales

El primer intento de judicializar la política se produce en el último tercio del siglo XIX en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por virtud del interesante debate entre dos de los más grandes juristas de ese siglo: José María Iglesias y don Ignacio L. Vallarta, y es conocido como “la tesis de la incompetencia de origen”.

Las implicaciones de la judicialización de la política han generado que los Estados constitucionales encuentren nuevas formas de solucionar sus conflictos, ya sea entre poderes formales, de índole federal y local.

La judicialización de la política destaca el papel de los jueces, y la judicialización implica someter a la razón los predicamentos de los partidos políticos, cuestiones de política pública y controversias del orden político.

Los Tribunales Electorales, se han convertido en la última palabra en los recientes procesos electorales.

En 2015 se eligieron 2,159 cargos de elección popular, el Instituto Nacional Electoral la denominó la elección más grande de la historia, pues fueron 16 entidades federativas las que tuvieron un proceso electoral para elegir legisladores e integrantes de sus ayuntamientos o delegaciones en el caso del Distrito Federal, además 9 de ellas eligieron gobernador, además se renovó la Cámara de Diputados a nivel federal.

En 2015 los procesos electorales locales y el federal implicaron que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a través de sus 5 Salas Regionales, su Sala Especializada y la Sala Superior resolvieran un total de 23,084 medios de impugnación.

Se anularon 9 elecciones: 1 de diputado federal, 1 de gobernador, 1 de diputado local y 6 de ayuntamientos.

Los principales motivos de los litigios fueron:

* Un aumento en la regulación legal derivada de las diferentes reformas a la legislación electoral.

* La guerra sucia que desgasta a los contrincantes con cuestiones legales y los alejan del elector.

* Los rebases de los topes de campaña.

México es uno de los países del mundo que cuenta con una de las leyes de medios de impugnación en materia electoral más desarrollada.

Las últimas reformas electorales han incorporado importantes criterios emitidos por los órganos jurisdiccionales. Como por ejemplo los avances en materia de equidad de género que hoy en día obligan a los partidos políticos a postular 50% de mujeres y 50% de hombres.

Prácticamente las campañas de 2016 inician mañana aunque la guerra sucia ya empezó por lo que se espera que la descalificación entre los contrincantes será permanente sobre todo si no presentan propuestas viables que beneficien a la población.

Motivos por los cuales se puede judicializar una elección.

* Uso indebido de encuestas y estudios de opinión como propaganda electoral.

* Encuestas simuladas con propaganda electoral.

* Manipulación por difusión diaria de encuestas electorales.

* Financiamiento encubierto.

* Distribución de tarjetas para adquirir despensas o artículos de tiendas comerciales.

* Gastos excesivos en campañas de publicidad.

Así las cosas, estimados lectores, la contienda ya empezó y los candidatos deberán cuidar su estrategia de campaña si no quieren que se judicialice la elección y para muestra reciente tenemos la elección de Colima.

1 2 3