Regresó la movilidad sin “Susana” distancia

Y después de dos meses de haber permanecido en la congeladora virulenta de la pandemia desatada por el Covid-19, se regresa a una actividad etiquetada como “La Nueva Normalidad”.

A pesar de las cifras escalofriantes de contagios y muertes a nivel nacional y estatal, nos queda claro, que las estrategias en el manejo de la pandemia no resultaron con los pronósticos previstos.

Mañana si bien se anunció inicia de manera “escalonada” el retorno a una nueva normalidad, lo cierto es que el golpe económico aceleró las prisas en diferentes sectores donde ya es prácticamente imposible seguir guardando confinamiento cuando los gastos siguen adelante.

En Puebla nos quedó claro que la llamada estrategia en el manejo de esta pandemia sanitaria fue desastrosa.

Inicialmente tuvimos las ocurrentes declaraciones del Gobernador Miguel Barbosa que iniciaron restándole importancia a la pandemia, para luego recular y aplicar mano dura con medidas como el “hoy no circula” que no aminoraron la movilidad.

Desde este fin de semana, las calles del Centro Histórico en Puebla lucieron con la acostumbrada movilidad de los fines de semana.

Algunos con cubre bocas y otros sin protección se dieron de alta para regresar a las calles, a mirar aparadores de zapaterías, tiendas de bisutería y un gran número de comercios que sin estar dentro del giro de no indispensables, retornaron a la actividad sin Sana Distancia.

Los mercados, tianguis y áreas comerciales en colonias y juntas auxiliares regresaron a la actividad dominical esperando reactivar la venta que los dejó en la lona durante las semanas de inactividad.

Recuperarnos de los golpes económicos no será sencillo y demandará resistencia no sólo de las grandes empresas, sino también de los negocios que desde la microeconomía tendrán que ser ingeniosos y cautelosos para regresar a esa nueva normalidad que aún abre muchas interrogantes para pronosticar o vaticinar cuántos negocios podrán sobrevivir, cuántos más se declararán insolventes y cómo nos golpeará a todos la oleada de desempleo que incrementará el comercio informal y riesgosamente la inseguridad.

La nueva normalidad también se notará en el comportamiento de una ciudadanía que tras un confinamiento regresa para encontrar nuevos escenarios en sus entornos personales. Algunos con trabajo, otros a buscar nuevas ofertas y otros más a desafiar la forma de sobrevivir.

Son los nuevos tiempos post Covid19 que se sienten en el ánimo de la gente, en un país muy confrontado donde es más fácil diferir que coincidir.

Habrá que hacer cientos de operaciones cicatrices entre gobiernos y ciudadanos para retomar acuerdos, acciones, estrategias y dinámicas que ayuden a reactivar una economía lastimada, contagiada pero sobre todo una credibilidad hacia los gobiernos duramente desgastada.


Fotos: Es Imagen / Daniel Casas

Mujeres activistas, NO oportunistas

En la vorágine de esa violencia palpable que hoy resurge en los peores momentos de una pandemia sanitaria, se hace necesario y urgente poner atención para evitar repetir los patrones de oportunismo que se dan bajo la excusa de disfraces del “feminismo a modo” para liderar ambiciones o preparar reflectores para futuras candidaturas.

Estamos en un momento crucial para México como país, donde es importante derribar los antagónicos prototipos del: “Mujeres juntas, ni difuntas”.

Sin embargo, es un buen momento para evitar que el oportunismo se infiltre en expresiones de protesta, inconformidad y denuncia, sobre todo porque estamos en un esfuerzo colectivo para visibilizar y actuar contra la violencia de género.

Veo mucha inquietud disfrazada de reflectores oportunos donde se pretende un montaje sobre activismos desgastados y carentes de la seriedad que en estos momentos exigen una propuesta libre de intereses particulares.

Celebro la irrupción de colectivos congruentes como Artemisaas, Brujas del Mar, Mujeres de la Sal, FEMXFEM y movimientos como Mujeres en Plural que desde sus respectivos espacios están haciendo lo propio con mucha cautela para evitar esos dobles discursos donde se ponga en riesgo el verdadero objetivo de un movimiento nacional.

También están las mujeres que desde la política están dando batalla y voz desde el Congreso de la Unión, los Congresos Locales y los Gobiernos de los Estados y los Municipios.

Las cifras son contundentes y ya no se pueden disimular, ignorar o minimizar.
Son momentos donde se hace imprescindible la pluralidad, inclusión pero sobre todo respeto al objetivo central de estas muestras colectivas de protesta donde lo que se busca es lograr cambios y acciones muy específicas.

Las mujeres en México estamos para empujar, trabajar y difundir las voces de muchas otras, siempre que éstas no nos utilicen como carne de cañón para negociar candidaturas o cargos gubernamentales. Es decir, evitemos ser trampolines del oportunismo que empieza a pensar en las mujeres como capital político y no como un tema prioritario que debe ser considerado como emergencia nacional.

Es lamentable seguir escuchando con el doble discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien muy a la fuerza hoy reconoció que “los feminicidios tienen que disminuir”.

Esperemos que el mandatario reconozca el propio planteamiento de Conavim para trabajar de manera real y no sólo en discurso o en comunicados, la erradicación de la violencia contra las mujeres en México en cualquiera de sus expresiones.

Seamos vigilantes mutuas para saber identificar “los movimientos” disfrazados de reflectores oportunistas. Evitemos la contaminación de pronunciamientos con posturas personales y llenas de protagonismos que en esta lucha por visibilizar la violencia de género en México, no nos sirven de nada.

Foto: Es Imagen / Katia Fernández

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

La violencia del presidente

¿Cómo le explicamos al presidente Andrés Manuel López Obrador que las mujeres en México tenemos otros datos?

Invisibilizar el riesgo que miles de mujeres corren frente a sus agresores, con quienes se mantienen en confinamiento, también es una forma de violentar al género.

El discurso del Presidente AMLO resulta desquiciante cuando descalifica los llamados de auxilio de cientos de mujeres que están pidiendo garantías y protección para no terminar siendo una nueva cifra en las estadísticas feminicidas.

Es importante pedirle al mandatario del país no violentar a las mujeres con un discurso donde sus argumentos ideológicos se mezclan con una aberrante realidad que hoy se vive en México y que él trata de ignorar.

Es lamentable, que la carta firmada por más de 6 mil mujeres mexicanas entre activistas, diputadas incluso del mismo partido del Presidente y organizaciones gubernamentales no haya llegado a las manos de un mandatario que en el tema de las mujeres sólo ha demostrado una nueva misoginia de izquierda que en tiempos de la pandemia no nos sirve de nada.

Las cifras de violencia están al alza y los feminicidios siguen reportándose con esa “normalidad” letal que lastima ante la ausencia y el acompañamiento de autoridades que ignoran y bloquean las denuncias de delitos por violencia de género.

El Gobierno de México se está caracterizando por ignorar una política pública que respalde los derechos y garantías individuales de las mujeres para denunciar y dar seguimiento a los procesos contra cientos de agresores y feminicidas que siguen gozando de impunidad.

Hablar de cifras ya no es suficiente. El presidente AMLO se ufanó al rendir protesta como mandatario de gobernar con una gabinete paritario que hasta hoy ha servido de muy poco cuando se habla de respaldo para las mujeres del país.

Tampoco se trata sólo de ventilar las voces de ultrafeministas o del activismo con intereses particulares. La violencia feminicida en México tendría que ser un asunto de seguridad nacional cuando miles de mujeres en diferentes regiones del país siguen perdiendo la vida en condiciones violentas.

Muchas de ellas hoy ya son estadística, pero hasta hace algunas semanas pidieron auxilio sin recibir respuesta o apoyo para saber qué hacer, dónde resguardarse o cómo denunciar.

Si esto lo vivimos en las regiones urbanas del país, sería bueno contarle al Presidente que hay otra realidad silenciada en las zonas rurales.

Ahí les quedamos debiendo a las mujeres indígenas que en la total orfandad enfrentan la violencia en su máxima expresión.

Las mujeres en México rechazamos que la ideología se use para minimizar el riesgo de más violencia y muertes a manos de agresores que siguen actuando bajo el amparo letal de la impunidad.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

La triple batalla

Lo escrito por los diarios The New York Times y El País abrieron un boquete abismal a la credibilidad trastocada del presidente Andrés Manuel López Obrador y trío de superpoderosos Covid-19 (Hugo López Gatell, Marcelo Ebrard y Zoé Robledo).

Desde hace semanas era ilógico lo que estábamos contabilizando en cifras, cuando las voces en los hospitales empezaron a narrar lo contrario.

Es una realidad que para un régimen de izquierda que hoy gobierna por vez primera un país, resulte letal contabilizar de manera real y objetiva el impresionante número de contagios y muertes a razón del virus SARS CoV2.

Algo no se nos dijo desde hace semanas, algo se omitió, algo se “suavizó” y algo más se intentó minimizar con la estridencia y egocentrismo de varios funcionarios que hoy pasan del protagonismo al señalamiento de encubrimiento.

No ha sido uno, han sido varios los reportajes documentados por medios de comunicación independientemente de los testimonios de personas que dan cuenta de la saturación en hospitales.

Ahí están los médicos, los soldados que están en el frente de guerra y son los que están dando una triple batalla, no sólo para cumplir con su trabajo en las condiciones ínfimas de seguridad, sino también para salvar vidas, dar un trato digno de acuerdo a las posibilidades e instrumental con el que cuentan en los hospitales, y finalmente para enfrentar la guerra interna de cifras con sus mandos inmediatos, donde reciben las instrucción de apaciguar el tema de las defunciones para que la cifra de decesos no resulte tan impactante como los 3 mil 465 muertos que México acumula.

Algo ha fallado y como en toda crítica o cuestionamiento al régimen de la Cuarta Transformación se recurre a la teoría del complot.

Y sin embargo, la realidad supera a la ficción, una vez que más allá de Claudio X. González, del New York Times, de El País y de los medios que se han sumado para cuestionar el manejo que el gobierno lopezobradorista está dando a las cifras de la Covid-19, están los testimonios de médicos, enfermeras, intendentes que ahí, dentro de los hospitales están viviendo minuto a minuto lo que muchos mexicanos ignoramos desde afuera, donde la cuarentena y la pandemia la vemos sólo con cubrebocas.

“Aplanar la curva” de un día para otro ya no es creíble, tampoco construir figuras marketeras de funcionarios taquilleros y muchos menos, los discursos demagógicos de un Presidente ausente, solo, sentado en su escritorio de Palacio Nacional hablándole a un país desde su gran burbuja.

Con o sin medios de comunicación, las cifras Covid-19 son una bomba de tiempo que tarde o temprano develarán lo que ya es una realidad.

México no se merece ser un país donde la pandemia sanitaria se mida ideológicamente.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Katia Fernández

Los diputados fakes y su intentona de censura

En tiempos de pandemia parece que la “insensatez” se apodera de nuestros diputados locales, particularmente de Gabriel Biestro quien por momentos parece ser no sólo acompañante del Gobernador Barbosa en todo acto que se atraviese, sino también le hace de vocero de los comunicados gubernamentales, difundiéndolos en sus redes sociales; en una de esas, le piden barrer y ahí lo veremos con su escoba.

Afortunadamente, el diputado morenista reculó en su fallido intento por colar una iniciativa descabellada que contemplaba sancionar con 12 años de prisión a quienes difundieran noticias falsas en tiempos de contingencia.

Si bien Biestro no descartó su errática propuesta, digamos que la tuvo que enviar a su propia congeladora temporal, luego que el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador criticó la propuesta.

Y aunque le hizo dupla su compañera diputada Vianey García, está demás citar que ella más que legislar funge como secretaria o particular de acuerdos cocinados a los que sólo les da trámite.

Frente a este tipo de ocurrencias que con ligereza se lanzan para ver si en una de esas pegan y pasan, tenemos que admitir la ignorancia de nuestros diputados.

Está bien cuestionar la difusión de noticias falsas, pero de ahí a aplicar una ley mordaza para aprovecharse del momento y amedrentar a los profesionales de la comunicación, es un exceso por donde se vea.

Me pregunto ¿cuántos de estos diputados han pagado guerras de contraste para prefabricar noticias falsas que difamen a comunicadores o a medios de comunicación? Y en este caso qué se hace, disimular o disfrazarse de impolutos políticos que gustan de los excesos para imponer la marca de la represión.

Estamos frente a escenarios donde en Puebla lo menos que queremos son disfraces de pequeños dictadores de ocasión.

Hasta ahora, los diputados morenistas y sus alfiles han demostrado ser una patética fracción que mayoritea sin alguna autonomía más que la dictada desde Casa Aguayo.

Para ser puntuales hay que recordarles que están ahí conformando una mayoría gracias a la oleada de votos apuntalada por el Presidente AMLO y no precisamente porque sus campañas hayan sido exitosas para obtener el triunfo. Y bueno, qué decir de aquellos que ni campaña hicieron, pero llegaron por el mérito de ser mayordomos del poder.

Quienes gobiernan o detentan cargos en uno de los tres poderes del país entiendan que no están ahí para censurar críticas, cuestionamientos, investigaciones. Están para responder a un mandato de una ciudadanía que debe exigir rendición de cuentas, frenar excesos de poder y sí, evitar la proliferación de noticias falsas y difamaciones no sólo contra la élite de poder, sino también contra los propios medios de comunicación.

Ya bastante tenemos con diputados fakes que hoy pretenden ser lo que nunca serán: Poblanos.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Archivo

Violencia sin cuarentena

El confinamiento frente a una pandemia sanitaria ha servido para contenernos frente a los contagios del Covid19, sin embargo, para miles de mujeres en Puebla y en el país, ha sido la entrada al verdadero infierno donde han sido severamente violentadas por convivir las 24 horas con sus agresores quienes rebasaron los límites para convertirse en verdugos de familias completas.  
 
Es alarmante conocer que en el último informe del Sistema Nacional de Seguridad Pública con fecha a marzo, cinco municipios poblanos aparezcan dentro de los 100 con más feminicidios en el país.
 
Puebla capital, Coronango, San Martin Texmelucan, Zacatlán y Chietla son municipios con alerta de género donde se concentra el mayor número de muertes por violencia de género.
 
El tema de la violencia contra las mujeres e intrafamiliar es un tema que sigue escalando de manera alarmante la atención pública, pues en menos de dos meses, la muerte de mujeres reporta un repunte espeluznante.
 
El confinamiento por la pandemia sanitaria que enfrentamos agravó las condiciones de hacinamiento para muchas familias de escasos recursos, donde las relaciones no sólo de pareja, sino entre los propios integrantes de la familia agravaron los riesgos de violencia para mujeres, niños y adolescentes.
 
Es urgente que los gobiernos de todos los niveles habiliten una campaña de prevención y protección a mujeres violentadas en tiempos de la pandemia.
 
El tema de la violencia de género se percibe en una agenda postergada por la emergencia sanitaria, sin embargo, hay miles de mujeres en riesgo de morir no por el Covid19, sino por las agresiones y maltrato de parejas que conviven diariamente con ellas.
 
En el caso de Puebla este tema sigue invisibilizado porque ya vimos que la inoperancia de la Secretaría de Igualdad Sustantiva que encabeza Mónica Díaz de Rivera ha dado clara muestra de ineptitud frente a la urgencia de dar un acompañamiento real a las mujeres que urgen apoyo para hacer frente a situaciones de violencia.
 
Respecto a la Fiscalía General del Estado y su titular Gilberto Higuera Bernal nos queda a deber mucho ante el mediocre trabajo que hacen para atender a las mujeres que son víctimas de violencia de género.
 
Y de las activistas “por contrato” y ocasión mejor no hablamos, ya que se convirtieron en una verdadera caricatura para agredir o emprender campañas de filtraciones y desprestigio en contra de las propias funcionarias del género.
 
Urge instar a las mujeres a denunciar y no quedarse calladas frente al riesgo que implica seguir en cuarentena por un mes más con sus agresores, lo que implica crudamente poner en riesgo sus vidas.
 
Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública en México son letales al revelar que cada hora 155 mujeres piden auxilio frente a acciones de violencia que en cualquier momento pueden transformarse en crudas cifras de nuevos feminicidios en el país.
 
@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

De regidora a violentadora política

En un acto desafortunado, la sesión de Cabildo del pasado viernes en el Ayuntamiento de Puebla sirvió de escenario para que una mujer ejerciera la violencia política contra otra mujer. Ambas correligionarias y militantes de Morena.

Lo que se protagonizó el pasado fin de semana en el Salón de Cabildo exhibió el sometimiento de la regidora Martha Ornelas Guerrero como personera del Gobierno Estatal.

Con una lectura plagada de trastabilleos, dudosa de lo que decía y muy lejos de entender lo que le instruyeron atizar contra Liza Aceves, Secretaria General del Ayuntamiento, la regidora del grupo opositor a Claudia Rivera prácticamente leyó las mismas líneas del escrito fechado el 14 de abril del año en curso, que el jurídico del ejecutivo estatal, Ricardo Velázquez Cruz hizo llegar a la Liza Aceves.

No es la primera vez que Martha Ornelas es usada como ariete para los ataques internos.

A esta regidora se le conoce por hacer el «trabajo doméstico» a instrucción expresa de sus padrinos, pues bien es sabido que hasta antes de la contingencia sanitaria, su sede de trabajo casi se ubicaba en la 5 poniente 128.

Es lamentable que una regidora se preste a servir de carnada para alentar la confrontación al interior de un Ayuntamiento.

Todo este desaguisado en plena sesión de cabildo tuvo su origen en la solicitud que hace unas semanas hizo la comuna al Ejecutivo Estatal para devolver un inmueble y dos predios donde planean reubicar a la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Hay que recordar que como parte de la confrontación entre el Gobernador Miguel Barbosa y la Presidenta Municipal de Puebla Claudia Rivera por el control de la policía municipal, se llegó al desalojo de los policías municipales del llamado C5, lo que orilló a toda una reubicación del personal de Seguridad Ciudadana.

La guerra de baja y alta intensidad entre Barbosa y Rivera Vivanco involucra de manera lamentable a actores como la regidora morenista integrante del llamado G5 cuya finalidad ha sido mantener un constante golpeteo interno representando de manera abierta los intereses barbosistas.

En la misma sesión de cabildo, la Secretaria del Ayuntamiento le respondió a la regidora opositora y de paso al jurídico del gobernador, pues en el escrito que Velázquez le envió, lanza una amenaza velada al señalar que la funcionaria asumió una atribución legal fuera de su competencia jurídica. Por lo anterior, le dice que notificará esta acción a la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción perteneciente a la Fiscalía General del Estado de Puebla.

Grave que en el intercambio de escritos gubernamentales, se amedrenta a una funcionaria por parte del abogado del Gobernador y de una regidora morenista que se presta a hacer la función de traspatio desde su asiento en el Cabildo Municipal.

El trabajo de la regidora Martha Ornelas ha sido mediocre y supeditado a leer o decir lo que le instruyen vía telefónica durante las sesiones de Cabildo.

Lamentable si esta regidora se atreve a victimizarse cuando es ella la que violenta a una de sus compañeras, lo que nos hace pensar en un probable historial y no precisamente por violencia doméstica, sino política.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Algo es algo dijo el diablo

Imagino que al Gobernador Miguel Barbosa le tuvieron que hablar al oído y muy al oído para hacerlo entender que tenía que buscar una tabla de salvación frente a los desatinos y mofas masivas desatadas a raíz de sus constantes exabruptos con los que suele responder y que incluso no pudieron faltar durante el anuncio de su Plan de Reactivación Económica.

La lectura entre líneas es la estrategia de anunciar un Plan de Apoyos que sin duda le darán oxígeno a la sobrevivencia de empresas en Puebla y por ende a la permanencia de fuentes de trabajo en un momento de caos nacional.

Ahora bien, dudo mucho que los secretarios que hoy lo acompañaron hayan sido los que apuntalaron estas medidas. ¡No, claro que no!

Sabemos que los porristas de Olivia Salomón saldrán a ventilar por millonésima ocasión sus cualidades, cuando sabemos que es una buena mujer pero que gusta mucho del blofeo.

Del resto pues son operativamente funcionales, incluido Gabriel Biestro el Presidente del Congreso del Estado quien ya parece del gabinete porque no sale de Casa Aguayo y está para todo “lo que se ofrezca”, incluso si hay que servir galletas no dudamos que lo haga.

Y de la vocera pues peor tantito, dudo mucho que haya sido capaz de articular una estrategia porque entonces hubiera sido al estilo de las viejas vocerías de los sempiternos tiempos priistas.

Lo real es que con este Plan de Reactivación Económica dos de los sectores que son termómetros de la economía local como son: Construcción, Turismo y Servicios enfocan sus baterías a levantarse de las cenizas con el respirador que hoy les está dando el ejecutivo estatal.

¿Será que en toda esta estrategia de reactivación económica haya tenido algo que ver Roberto Gil Zuarth quien anda haciéndola de asesor en Puebla? Ahí les encargo señores panistas.

Y si bien las medidas son un buen aliciente para los empresarios, es importante que los gobiernos también pensaran en los millones de ciudadanos que están en un trabajo independiente y que no llegan a ser microempresarios, pero que pagan impuestos, reemplacamiento, y los impuestos estatales, algunos de los cuales resultan francamente ridículos antes y después de la pandemia.

En la lectura política, con este anuncio, el gobierno barbosista busca recuperar un poco de conexión empática con una ciudadanía poblana que tiene en la lona a su mandatario debido a sus constantes declaraciones fuera de lugar.

Incluso durante este anunció, el Gobernador Barbosa se refirió con sarcasmo a la “generosidad” de los empresarios poblanos quienes dijo apenas han donado unos cuantos cubre bocas.

Los empresarios poblanos tendrán que organizar sus fondos y diagnósticos financieros para sacar la mayor rentabilidad a una medida gubernamental que sin duda puede dar esperanzas a muchas empresas locales que podrán contar con un margen de maniobra para librar este 2020 marcado por una pandemia que nos tiene en jaque.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

¡La clase media también existe!

En escenarios donde la pandemia vulnera a México no sólo en los riesgos sanitarios, sino también económicos, el presidente Andrés Manuel López Obrador rindió un informe trimestral más, plagado de la “liturgia” de un régimen donde la egolatría termina por imponerse frente a cientos de dudas que hoy nos preocupan a millones de mexicanos.

El informe lo resumo con interrogantes, pronósticos más que cantados y la etiqueta de la cuarta transformación que hoy deja a los mexicanos no sólo en cuarentena, sino acorralados ante lo que se avecina.

El presidente dijo:

A la mitad de las familias en México está llegando un programa de bienestar ¿será?
Se comprometió a la creación de 2 millones de empleos en nueve meses frente a un panorama de recesión. El detalle es que omitió decir ¿cómo?

En varios momentos recalcó que se trata de una «Crisis transitoria».

A pesar de esto, anunció que siguen adelante los programas insignia de su gobierno.

Apretó la austeridad burocrática y anunció el adiós a los aguinaldos de funcionarios de primer nivel.

Nuevamente le dedicó renglones a “Los Conservadores”.

«Rompimos el molde», dijo el presidente, al dar en tres pasos su fórmula para encarar la «crisis transitoria»:

1. Mayor inversión Pública
2. Empleo pleno
3. Austeridad y Honestidad Republicana.

Adelantó que una vez superada la pandemia, convocará a darnos abrazos en las plazas públicas.

En resumen escuché DEMAGOGIA.

Después de oír a un presidente que parece ir en una realidad alterna a la que hoy se vive en las entrañas de una sociedad donde no sólo hay temor a una pandemia, sino también incertidumbre ante la inestabilidad económica, que la verdad no se vislumbra transitoria, sino mucho más firme de lo que podemos prever.

El mandatario se mantuvo en el discurso de primero los pobres, al asegurar que en diciembre de este año, su gobierno, podrá demostrar con certeza estar disminuyendo la pobreza.

Hubo silencio hacia algún respaldo para las grandes empresas que tendrán que sacar sus fondos emergentes o hacerse de créditos para mantener plantillas laborales y encarar las obligaciones fiscales.

Dijo que habrá apoyos para la mediana y pequeñas empresas así como también para quienes tienen negocios incluso en el sector informal.

Y sin embargo, a pesar de todo lo anterior, nos seguirnos quedando con la demagogia de un mandatario que nos “vende” muy bien las cifras de 2 millones de empleos sin decir cómo se van a generar.

El informe discursivo tal parece que se hizo para calmar las turbulencias de un golpeteo recio que se ha dado a la figura y mandato presidencial.

Lo cierto es que quienes estamos en medio de dos fuegos, es decir, los de arriba y los de abajo, estamos en un limbo donde quienes tengan ahorros tendrán que hacer uso de ellos.

Pero quienes viven al día y dan servicios independientes, tendrán que buscar cómo salir de lo que para el presidente es una “crisis transitoria”.

La clase media en México también existe, y ésta no es la que recibe los subsidios gubernamentales; es la que tendrá que alternar quizá más de un oficio para poder satisfacer las necesidades básicas de una familia y no pasar a engrosar las filas de la pobreza en nuestro país.

Percibo decepción y enojo en muchos de los que sin ser seguidores o militantes de la 4T votaron por AMLO. Hoy el descalabro es mayúsculo, cuando ya es difícil encontrarle sentido a un discurso presidencial que por momentos raya en lo irracional.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

En la caótica “tercera llamada”

La función va a empezar y los mexicanos no tenemos más oportunidades para librarla. El llamado urgente del subsecretario de Salud Hugo López Gatell para permanecer en cuarentena durante el próximo mes, dejó claro que este hombre ha estado “capoteando” de manera magistral frente a un “picador” negligente, necio, arbitrario y ridículamente caótico.

A los mexicanos hoy nos debe ocupar lo inmediato que es #QuedarnosEnCasa y sobrevivir a esta pandemia que nos pone en jaque como un país novato para encarar emergencias sanitarias.

Las pifias del presidente Andrés Manuel López Obrador no pueden ignorarse, pues si bien es una realidad que las fakes news han hecho su agosto durante el manejo de la información gubernamental, también es cierto que el Presidente sigue siendo la figura que le da al traste a toda la estrategia de su propio gobierno.

Hace unos días, durante una conferencia de prensa casi decretaba el fin de la cuarentena para el 15 de abril orillando a López-Gatell a desdecirlo frente a todos.

Las filias y fobias son casi imposibles de anular en momentos donde el ambiente de crispación lleva a millones de mexicanos a pensar además de la salud, en los temas de su propia economía y sobrevivencia.

Mientras la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez sigue con una sobre exposición en redes sociales dejando al descubierto su poco paciencia y ánimo de responder a las provocaciones o cuestionamientos en contra del Gobierno de México.

El regreso a Twitter de la pareja del presidente ha sido para subirse al ring y descalificar a quienes tengan un planteamiento crítico. En tanto, su marido sigue dando muestra de tozudez pública al mostrarse poco empático para poner el ejemplo y tomarse la temperatura, ponerse gel en las manos, bajar el ritmo de sus giras y evitar las fotos con seguidores.

Todo esto nos muestra a los ciudadanos la necedad de un personaje que actúa como Mesías y no como el capitán del barco que en momentos de crisis como el que ya enfrentamos, da muestra de ser el primero en poner en práctica las medidas.

La dureza de la realidad en nada debe asociarse al ataque o insulto, pero nuestro Presidente es una persona de la tercera edad que por más sano que parezca, debe guardar los protocolos para evitar los contagios que tanto difunden su esposa y sus propios funcionarios.

La información de López Gatell ha sido clara siempre que la da él, sin la mediación del presidente.
Vienen días donde estaremos en vilo y al filo de la numerología letal del Covid19.

En este sentido también es importante que el propio gobierno deje de generar desconfianza y confusión frente a los casos detectados y las muertes.

¿Cómo saber si se tiene coronavirus si las pruebas escasean? Aquí es donde estriba el cuestionamiento que también deben asumir y no descalificar como una guerra sucia.

¿Acaso las neumonías atípicas no las van a contabilizar? ¿Qué pasa si yo me quedo en casa porque no me hicieron la prueba, enfermo y si muero dirán que fue neumonía o Covid para no agrandar la estadística?

Hoy me queda claro que el Gobierno de México está en la batalla de los molinos no sólo para contener una pandemia, sino para frenar el pánico y la irrupción masiva de pacientes en hospitales donde seguramente se intensificarían las cadenas de contagios masivos.

El reto que tenemos frente a nosotros, el inmediato depende de nuestra propia responsabilidad para cuidarnos frente a un tsunami que nunca hemos experimentado y cuya voracidad puede ser letal.

Si el Gobierno de México maneja bien la estrategia de contención de contagios, información, logística social y económica para la población, seguramente muchos estaremos narrando este 2020 como el año más negro que nos tocó enfrentar en nuestra vida y en la historia de un país lleno de incredulidad.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Sin capa, sin antifaz y sin cubre bocas

Con y sin virus están en un anonimato donde la angustia también los ha alcanzado.

Mirar al gremio de las enfermeras y médicos no es sencillo. Se entiende cuando uno de nuestros familiares forma parte de ese ejército de los hombres de blanco que hoy están muy lejos de ser “Susanita Distancia”. Ellos son de carne y hueso. Están alertas y vulnerables igual que una población civil que espera el coletazo del Covid-19.

Muchos son los médicos que están trabajando al pie del cañón, lo hacen como pueden y con la escasez insultante de una sistema de salud carcomido por los déficits no sólo de medicamentos, sino de la infraestructura hospitalaria que está a años luz de poder contar con la tecnología y herramientas necesarias para hacer un trabajo real de prevención frente a la pandemia que hoy nos invade.

Los médicos narran esas historias donde se les reconoce la valentía de estar en el frente de guerra y sin armas.

Muchas historias se repiten como la imagen que hoy invade a los hospitales mexicanos donde no se tiene lo mínimo como guantes, cubre bocas o ropa especial para atender a quienes están llegando como sospechosos o contagiados de Coronavirus.

La narración de los médicos nos hace pensar en lo bizarro que resulta la campaña caricaturesca de Susana Distancia cuando en muchos municipios de Puebla o comunidades rurales del país hay déficit de camas, guantes y ni siquiera llegan a un respirador para atender a aquellos pacientes que presenten los síntomas más severos del Covid 19.

La realidad de los médicos, enfermeras y hospitales en Puebla y en nuestro país no se puede alejar de esa visión cruda que nos comparten quienes están día a día atendiendo desde la paranoia de cientos de pacientes, hasta la realidad de los que son sospechosos y se les envía a su casa para aislarse sin ser sometidos a las pruebas para comprobar si ya son portadores del virus.

Y hay que decirlo, la realidad del mejor epidemiólogo del país debe contrastar con la de sus colegas médicos quienes le pueden contar y compartir a cada momento lo que padecen en el frente de guerra.

En los grandes hospitales y centros de salud, hay otros héroes todavía más vulnerables. Ellos son los pasantes y residentes que con su juventud están ahí, haciendo guardias y quienes en algunos casos son a los primeros que están enviando al frente de batalla para “explorar” a quienes llegan con la sospecha del peligroso contagio.

Desde la óptica de algunos médicos, el Gobierno de México está buscando contener el pánico pues sabe que no se cuenta con la suficiente infraestructura y medicamentos en caso de tener un repunte excesivo de contagios.

La versión de los médicos también coincide con el interés del Gobierno de México de evitar una parálisis que colapse la economía nacional.

Sin embargo, para ellos, para los médicos, los que están día a día en los hospitales, en las clínicas, en los centros de salud, en los centros médicos rurales, la prevención sigue siendo lenta y la gente aún no dimensiona los riesgos de contraer este virus que no sólo tiene en vilo la vida de un país, sino que exige la reacción más rápida y efectiva de autoridades que hasta hoy se han quedado a medias con Susana Distancia.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

El “espectáculo” de las pandemias

Una pandemia desafortunadamente exhibe las carencias pero también excesos de quienes se encuentran al frente de gobiernos y reaccionan de manera tardía o no comunican de manera oportuna y con aciertos.

En el caso de Puebla, el Covid-19 se ha convertido una vez más, en el tema que evidencia los protagonismos, autoritarismos, ignorancia y falta de asertividad para informar de manera eficiente y oportuna las medidas que la población debe seguir frente a los riesgos de contagio.

A nivel nacional priva una desinformación y caótica interpretación sobre el COVID-19 donde el Gobierno de México ha dado tumbos mostrando las habilidades y conocimiento de su subsecretario de salud, pero a la vez, revirtiendo todo lo anterior, mostrando al mismísimo Presidente AMLO en actos masivos besando niños. Excesos e incongruencia de gobiernos que más allá de la pandemia le dan rienda suelta a la demagogia populachera.

En el caso de Puebla, una vez más, los riesgos del COVID-19 han reflejado la lucha interna entre Gobierno del Estado y gobiernos municipales.

Y es que uno de los aciertos de la Presidenta capitalina Claudia Rivera fue anunciar la suspensión de actos masivos en espacios abiertos o cerrados como medida de prevención ante el riesgo de contagios.

El Ayuntamiento de Puebla “madrugó” al Gobernador y le ganó al anunciar medidas específicas sobre el tema. El resto de los ediles del estado permanecieron inmóviles esperando “línea” para anunciar medidas que prevengan e informen a sus poblaciones.

El espectáculo del Covid-19 en Puebla no se hizo esperar cuando una vez más vimos el “derrapón” del Gobernador Barbosa con su clásico manotazo en la mesa para decir: “Aquí mando yo”.

El video de su errática declaración se viralizó exponiendo su falta de sensatez en momentos donde se le agradecería sentido común y sobre todo, liderazgo para la toma de acciones inmediatas y en coordinación con los propios ediles con quienes tendría que haber una sesión permanente o la instalación de un Consejo Sanitario Emergente donde todos los ediles junto con el mandatario e instituciones involucradas en la materia, sesionen de manera permanente intercambiando datos, información, lanzando alertas, etc.

Y sin embargo, el manotazo del Gober fue de a gratis, pues a media tarde de este domingo, su oficina de prensa a través de un comunicado anunció lo mismo que la Presidenta Municipal Claudia Rivera, destacando la suspensión de clases a partir del próximo 23 de marzo.

Sin duda alguna, el Covid-19 está orillando a los “espectáculos” de gobiernos gestados en la ignorancia ante el manejo de una emergencia sanitaria.

Hasta ahora la información fluye en todas la vertientes, sin embargo, la gente empieza a entrar en razón: El mejor antídoto contra esta pandemia es quedarnos en casa no inmóviles, sino usando las herramientas digitales para seguir moviendo economía y trabajo. Usemos la tecnología para hacer algo útil de esta virtualidad que hoy nos da la oportunidad de seguir en ritmo y activos.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

¡Que no se ahoguen las voces!

Puebla sacudió sus cimientos de expresión, protesta y denuncia con aquellos que mueven aguas y hoy generan reacciones que provocan el escozor de un gobierno metido en su involución dogmática.

Mujeres y jóvenes divergentes y convergentes en sus denuncias develaron el nuevo rostro de una Puebla convulsa en la inconformidad, violencia e impunidad que no termina con las promesas o con los discursos que ya no convencen ni calman el desaliento de una sociedad volcada a exigir hechos y no palabrerías.

Los jóvenes poblanos seguirán por mucho tiempo siendo un referente de unidad, organización, entrega y convocatoria en una movilización que ya es histórica por del poder de convocatoria y la pulcritud con la que exhibieron la fuerza de sus voces.

En tanto las mujeres poblanas hicieron lo propio al marchar con ese grito que ya no se ahoga en soledad de guardar las consignas.

Después de estas grandes expresiones de denuncias y hartazgo, lo que sigue es pedirle a una sociedad movida y alentada por jóvenes y mujeres que no ahoguen sus voces en esa cotidianidad que nos gana y nos lleva a olvidar de lo que somos capaces a la hora de movilizarnos.

Los universitarios tienen en sus manos el poder de una gran convocatoria para mantener vivo el fuego que convoca y empuja las re-evoluciones de quienes deben gobernar conscientes de los nuevos escenarios.

En tanto las mujeres van replicando sus voces de denuncia y valentía para construir los nuevos frentes que están exhibiendo la ignorancia de gobiernos que tarde o temprano les volverán a pedir sus votos.

Hoy un grupo de mujeres poblanas militantes de diversos partidos hicieron posible dirimir diferencias y vencer rivalidades para sentarse en una misma mesa y presentar un decálogo para la erradicación de la violencia de género.

Más allá de sus partidos lograron evidenciar que hoy un tema tan sensible y de emergencia nacional como la violencia y muerte de mujeres, se ha politizado pasando por la división de las mismas mujeres que están en la política y que por ser del partido del Presidente (Morena) o bien aliados del mismo (PVEM) ignoraron el llamado.

Tras estas expresiones de Mujeres y Jóvenes queda claro pedir que no se apaguen las voces, por el contario, que se repliquen los acuerdos y que aliente esta participación que despertó para dejar en claro que hoy los gobiernos están frente a uno de sus más peligrosos retos: Convencer que están para acatar mandatos y no para imponer caprichos.


Fotos: Es Imagen / José Castañares

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

¿Quién puede tirar a un gobernador?

La pregunta inquieta por los tiempos que corren en México y en Puebla. Ellos saben que la fuerza de las juventudes se hereda y transmuta épocas y circunstancias que se hacen presentes cuando hay que sentar o derribar tiranos.

Puebla está convertida en la bandera de un movimiento estudiantil que despertó no uno, sino a muchas otras voces de una sociedad inmersa en un hartazgo donde se tocó a dos comunidades estudiantiles sólidas y con liderazgos como para no ahogar protestas: BUAP y UPAEP

Ambas tan disímbolas hallaron en la muerte de sus alumnos, la coincidencia que catapultó las voces de los jóvenes que tras décadas de permanecer en las aulas, se volcaron de manera pacífica y ejemplar a las calles de la capital poblana.

Los estudiantes siempre han sido “El David” de los Goliats en el poder.

La inseguridad y los feminicidios exhibieron la incapacidad de un gobierno estatal abyecto y ocupado en amordazar a los medios de comunicación, al viejo estilo morenovallista.

La lentitud para hacer frente a los problemas que hoy tienen en jaque a los poblanos, evidencia la fragilidad de un gobierno terco y obsesionado con trastocar las autonomías universitarias.

Los jóvenes ganaron la primera ronda. Sentaron a un gobernador como Luis Miguel Barbosa al que le faltan alcances para ser un negociador.

El tema no es menor cuando entre la comunidad universitaria universal se percibe el hartazgo hacia ellos, los que hoy gobiernan y mueven los hilos de un país, un estado y una ciudad, aletargados por los errores y omisiones de quienes en el pasado criticaron a esa mafia de la hoy ya forman parte.

Auditar y revisar los presupuestos universitarios no tendría nada de malo cuando de transparencia se trata. Sin embargo, forma es fondo. Y lo que hemos visto en Puebla es un simulado cobro de facturas que tiene en el ring al Gobierno del Estado y a la principal universidad pública: La BUAP.

Los jóvenes salieron y será difícil volvernos a sentar en el pupitre.

Miraron que pueden empujar a un país, saben que a ellos les temen por su poder de convocatoria.

A una semana de las marchas de estudiantes en Puebla, El Puma rugió para respaldar a los poblanos. La UNAM se suma a una protesta y con ella, el efecto dominó inició en más universidades del país.

El rector Esparza sabe de la fuerza de los jóvenes. Una vez despiertos ¡aguas! Ellos pueden tirar rectores y también Gobernadores.

¿Qué le dirá el presidente AMLO al gobernador Barbosa cuando tenga en las calles de la capital del país a todo un ejército de jóvenes marchando y exhibiendo que en México, los gobiernos siguen ciegos, sordos y mudos dejando que los jóvenes y mujeres mueran a manos de la creciente violencia?

Ellos ya despertaron.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

La misoginia como sello de la casa

Qué incómodo debe ser para el legislativo local lidiar con la diputada Rocío García Olmedo. Qué molesto debe ser para las diputadas de Morena y anexas escuchar los argumentos de la priista cuando se habla de género y se les cuestiona su escaso conocimiento sobre un tema que se aborda desde la óptica de esas izquierdas abyectas y obsoletas.

Debe ser incómodo para el Gobierno del Estado el arrancón por la libre de la presidenta municipal Claudia Rivera y de su secretaria Municipal de Igualdad Sustantiva Catalina Pérez Osorio, quienes sin dudarlo respaldaron la protesta de mujeres para el 9 de marzo.

Y es que hasta hoy, la misoginia, digamos que es el sello de la casa en Puebla.

Universidades como Buap, Udlap, Ibero y Upaep se sumaron al día sin mujeres junto con el efecto dominó que ya se empieza a sentir en sectores como el comercial, industrial y de servicios.

Hasta ahora, el gobernador Miguel Barbosa sigue en su eterno mutis sobre el tema.
¿Será que el mandatario “les dé permiso” a la decena de mujeres que forman parte de su gabinete? ¿Será que le dé chance a Doña Charito de tomarse el día?

En el Congreso del Estado las desafortunadas declaraciones de las diputadas del bloque morenista y anexas reflejan su verdadera función al servir sólo de porristas del diputado Gabriel Biestro a quien se le nota que no se le da, pero ni tantito, entender ni visibilizar todos aquellos temas que implican legislar a favor de las mujeres poblanas.

Y en el caso del resto de presidentes municipales, diputados federales y senadores están más que alineados para no ver, no escuchar y no hablar de un tema que saben les genera serios descalabros con una ciudadanía que los votó y que hoy los ve tal cual: Todos ellos responden no al mandato de la gente, sino a la línea que se dicte desde Palacio Nacional. Es decir, todo como en los viejos tiempos.

#UnDíaSinMujeres debe desetiquetarse y dejarles en claro a partidos políticos que esto responde a un clamor social para visibilizar la terrible realidad que hoy estamos viviendo en el país frente a la muerte de cientos de mujeres.

Derechas, izquierdas y mafias del poder están acostumbrados a capitalizar o descalificar actos de protesta a conveniencia.

Sin embargo, hoy están rebasados ante un problema de emergencia nacional que no han sabido manejar y mucho menos responder con políticas adecuadas que frenen el crecimiento exponencial de la violencia de género en México.

La efervescencia y enojo que hoy se palpa en la sociedad no debe arrastrarnos a los totalitarismos donde se tenga que politizar. Es cierto que varios se frotan las manos para sacar “raja” de un movimiento y convocatoria que ha tenido una respuesta inusitada.

El paro del próximo 9 de marzo donde se plantea #UnDíaSinMujeres es la respuesta propuesta por el colectivo Brujas del Mar quien no imaginó el alcance que tendría lo que hoy ya es un movimiento de protesta frente a la inmovilidad que los gobiernos de diferentes niveles han mostrado frente a la urgencia de aplicar una estrategia que atienda en diferentes ejes, la violencia que hoy se vive desde los núcleos familiares, escolares, productivos, gubernamentales y de seguridad.

La indolente suposición de politizar cualquier manifestación de protesta nos lleva a mirar a todos aquellos políticos y gobernantes que durante las pasadas campañas usaron al Feminicidio como discurso electoral de izquierdas derechas, centros para vender esa labia que hoy se muestra excluyente y carente de sensibilidad social para entender que las muertes de cientos de mujeres tiene al país y a Puebla en una abierta y frontal polarización.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Prida y Briseño, la dupla del “limbo turístico”

La Puebla de los poblanos una frase que hoy podemos acuñar para lo que implica el turismo en nuestra entidad y en la capital: Cada vez menos visitantes.

Decepciona así sin más, ver las condiciones en que se encuentra el Centro Histórico de Puebla que además de sucio ahora exhibe prostitución en las principales calles del corazón de la Angelópolis, ambulantaje e inseguridad.

El arribo de los gobiernos morenistas tanto en lo estatal como en lo municipal nos ha dejado claro que no son buenos promotores del turismo.

Los turisteros poblanos enfrentan desde hace años una situación difícil no sólo por los efectos colaterales de la economía nacional, sino también por la falta de estrategias y políticas públicas que realmente sean promotoras de atraer no sólo turismo de negocios o de paso.

En el ámbito municipal los empresarios del ramo tienen interlocución con una funcionaria como Mónica Prida Coppe que se ha dedicado a replicar y reciclar las estrategias de pasadas administraciones como la llamada “Noche de Museos”.

Si bien, Prida Coppe ha mostrado apertura para dialogar con ellos, la funcionaria se ha concretado a aplicar el esquema del “bla, bla, bla” donde poco de lo que se acuerda, realmente se aterriza en acciones.

Hasta ahora sólo han proliferado reuniones y más reuniones, sin que se haya hecho algo por una Ciudad Capital que urge de promoción y no precisamente de la que hoy tenemos en medios nacionales y que responde a la creciente inseguridad.

El turismo estatal no presenta un panorama diferente. A pesar de haber lanzado con bombo y platillo la nueva imagen de promoción turística para Puebla, se nota la falta de conocimiento de la titular del ramo, Fabiana Briseño quien da bandazos sin atinarle a nada.

El gremio turístico no es nada fácil a la hora de entablar diálogo con las autoridades. También tienen lo suyo, y una de sus grandes debilidades es la división que existe entre todos ellos.

Fabiana la responsable del turismo en Puebla está prácticamente invisibilizada para la toma de decisiones o para acordar estrategias que realmente incidan en uno de los sectores que son fuertes promotores del empleo en la entidad.

A Briseño la ven sólo como la funcionaria que está ahí cobrando sin hacer un trabajo que tiene relegado a uno de los sectores productivos con mayor peso en Puebla.

Para esta funcionaria, las peleas de box y los eventos de ornato son promoción sin meterse a fondo en la verdadera problemática de los empresarios del sector quienes urgen nuevas riendas que encaminen al turismo poblano.

Lo que hoy vemos en el centro histórico de la capital poblana no es nada diferente a lo que se aprecia en muchos de los llamados Pueblos Mágicos, que de la magia sólo les queda la palabra, debido al abandono y a la falta de incentivos e irresponsabilidad de autoridades municipales y estatales para conservar esa denominación.

Y si a todo lo anterior le agregamos “las locuras del Emperador” pues poco o mucho esperan los empresarios del ramo con el incoherente traslado de la llamada Estrella de Puebla a una zona casi céntrica de la Angelópolis.

Los desatinos y falta de conocimiento en el ramo turístico por parte de quienes hoy encabezan esas carteras, reflejan algo lamentable y contundente.

La promoción y el turismo en Puebla viven sus peores momentos.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Los infiernitos de la 4T

De críticos e impolutos pasaron a ser exhibidos por su doble moralina que les jugó la contra al grupo de regidores opositores a la edil Claudia Rivera, autonombrados como el hoy vapuleado G5.

Y es que luego de hacerse públicos sus excesos con el dinero del erario municipal, hemos sido testigos del surgimiento de #LadyBaguette, la regidora que compraba sus teleras y cocoles en Hackl y los facturaba al Ayuntamiento.

También nos dimos cuenta que algunos regidores de este grupúsculo gustan de ser «lancheros» de doble remolque e irse a veranear a Cancún, eso sí, con los gastos bien pagados, porque aunque uno de ellos no pueda articular ni una idea, nos salió fino para los hoteles y restaurantes como el Chang´s.

¿Y qué decir de los golpes al corazón de Cupido? Pues resulta que ahí hay regidoras cuya torpeza rebasa lo estrictamente profesional y estallan en llanto y drama porque les corrieron al novio, vaya conflicto para nosotros los ciudadanos ¿no?

Con esta mediocridad de cuarta, este grupo se erige como oposición caricaturesca al reflejar la vieja máxima de la corrupción: Pegan con la izquierda, pero facturan con la derecha.

Además hay que refrescarles la memoria, porque me dicen, me cuentan que hay una regidora que no sólo gusta pedir cocoles y baguettes, a ella también le gusta pedir obra pública, como para ampliar los negocitos personales. ¿Pues no que muy impoluta?

La pregunta es ¿quién la manda a pedir obra? Antes de pedir, que pague lo que debe.

El llamado G5 quedó exhibido frente a sus propios excesos, donde llevan el sello primitivo del amo de la jauría.

Es una lástima ver ahí a Rosa Márquez pues de todos, ella es la única que tiene lo que le falta al resto de incipientes simuladores: Oficio Político.

Los gestos de Rosa frente a las declaraciones de #LadyBaguette lo dijeron todo: Pena ajena.

El Mayordomo

Los infiernitos de la 4T también se dan en la gran oficialía de partes que tenemos en esta Puebla de cuarta.

Ahí en el Congreso del Estado el circo de cuatro pistas se da a todo motor donde se replica lo que se criticó de la época morenovallista.

Con una sola señal del dedo flamígero del Diputado «Mayordomo» se les ordena al resto de sus compañeros de diferentes bancadas cómo y con cuánto se vota.

Y es que entre las Josefinas, los Marcelos, los Collantes o los Casiques podemos presumir tener legisladores centaveros y no sólo de monedas de cambio, sino de promesas gestadas en las candidaturas que habrán de venir.

Limitado, primitivo y con su natural misoginia, me dicen me cuentan que al Mayordomo le pesa y mucho el “establishment poblano”. Él sabe que ni su ficticia poblanidad, ni sus fructuosos enjuagues le permitirán “ser” o “pertenecer” a esos círculos que siempre lo verán como lo que es: Un mayordomo

La ollita de Claudia

Dicen que: «Tan mala es la pinta como la colorada»

Y es que mientras se exhiben los excesos del G5, en el primer círculo de la Presidenta Claudia Rivera también hay quienes gustan de los buenos lujos que da el poder, pero el poder gastar a manga ancha ¿o no señores de la «cofradía municipal»?

El fondo de la ollita municipal tiene muchos pero muchos centavitos que se andan juntando «dizque» para blindar a la Presidenta cuando deje el cargo. (Argumento muy barato de los vivi-dores que gustan del dinero con ligas).

Esta es la 4T que hoy gobierna a Puebla.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

¿Con qué cara hablan de reelección?

A los poblanos nos ha bastado un año y meses de gestiones municipales, desempeño de diputados locales, federales y senadores emanados del partido del presidente AMLO para preguntarles ¿con qué cara?, sí señores, cuáles serán sus argumentos para buscar la reelección.

Ha sido una cadena de errores donde los presidentes municipales se llevan la medalla a la ineptitud, opacidad y acciones erráticas.

La llegada avasalladora de Morena a la Presidencia del país trajo consigo una oleada de peces muertos que resucitaron y que ya están enquistados en los primeros círculos de poder morenista, donde poco o nada tienen que ver con esa ideología que el propio Andrés Manuel “vendió” en sus caminatas por el país.

Reelegir a tantos alcaldes ineptos no sólo sería un riesgo para la propia situación que hoy se aprecia en México.

El argumento de que no son ellos, sino la gente que se incrustó de otros partidos, ya está demasiado desgastado como para exculpar a los morenistas que llegaron, ganaron y se corrompieron.

Y es que muchos juran y perjuran que “ellos no”; se dicen impolutos y alérgicos a los negocitos que en menos de dos años han armado. Hay que recordarles que callar, ignorar y hacerse el que no sabe, también son sinónimos de complicidad.

Qué golpe sería para varios municipios poblanos tener a estos ediles en segunda vuelta.

Imaginar a San Andrés Cholula padeciendo otro trienio los negocios de Karina Pérez; la neurosis e ineptitud de Norma Layón en San Martín, seguir aguantando a los “Córdova Montoya” de Claudia Rivera, y hasta abrirle la puerta al testaferro de ex morenovallistas en Atlixco, Guillermo Velázquez.

Ya sólo falta que en una de esas, le devuelvan a Tehuacán a Felipe Patjane.
Y de los diputados ya mejor ni hablamos.

Ahí está el Congreso del Estado convertido en una oficialía de partes donde se opera al viejo estilo de simulaciones, chequecitos en blanco, prestanombres para conseguir obra pública toda clase de trinquetes que distan mucho de ser trabajo legislativo a favor de los ciudadanos.

En San Lázaro sería un desequilibrio mental reelegir a Nayeli Salvatori.

De los senadores, de esos ya mejor ni hablamos. Nadia Navarro convertida en una figura fantasmal pero cobrando una dieta legislativa por hacer nada.

Y Alejandro Armenta en su tono de siempre, primitivo, arcaico, oportunista, llorón, fungiendo como Patiño de quien le ordene y buscando saltar al siguiente cargo que le permita seguir viviendo del bolsillo de los ciudadanos.

Con todo este panorama ¿con qué cara nos hablan de reelección?

El costo político de la novatez se desvaneció, cuando ellos mismos demostraron que tienen todo, menos inexperiencia a la hora de empezar a aprender y darle continuidad al mágico arte de corromperse.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

¿La izquierda represora?

¿Señores de Morena, qué fue lo que cambió? Si están replicando lo que hemos vivido con otros gobiernos.

Detener y meter a la cárcel a quien se opone a esos proyectos invasivos y dolosos es el reflejo de una errática política gubernamental que insiste en coartar libertad y expresión a opositores.

Tal parece que el cambio se dio para seguir sin cambios.

Y es que el Secretario de Gobernación en Puebla se estrenó con una detención a la usanza antigua: Los citan para «negociar» y saliendo los detienen.

Aún recuerdo a David Méndez Márquez denunciando en una radiodifusora por internet las detenciones en tiempos del ex gobernador Rafael Moreno Valle, ahora le toca a él hacer el juego sucio.

A más de sólo 15 días de asumir el cargo como secretario de Gobernación, David Méndez da muestra de una errática política de conciliación que golpea directamente a su jefe el Gobernador Miguel Barbosa, a quien exhibe como represor e intolerante frente a todas aquellas manifestaciones que vayan en contra de los intereses y decisiones gubernamentales.

Méndez es un hombre de izquierda que tendría que entender la riqueza de buscar el acercamiento y la negociación con grupos que no siempre van a ser o a actuar a favor de la línea gubernamental.

La detención del activista Miguel López Vega abre la interrogante para indagar sobre la política que el gobierno barbosista seguirá frente a todos aquellos grupos donde surgen inconformidades por tierras, pagos y los llamados proyectos de la muerte que los consideran sumamente dolosos para una comunidad.

Vale preguntarle al actual secretario de Gobernación en el Estado ¿cuál será su política a seguir en materia de negociación frente a los conflictos sociales en Puebla?

Nuestra memoria tiene frescos los momentos que se vivieron en el sexenio morenovallista y en los anteriores, cuando la incomodidad social se apagaba con las amenazas gubernamentales o la cárcel: Vienen a mi mente desde Simitrio, pasando por Concho Colotla hasta llegar al más de centenar de activistas hostigados y detenidos en el sexenio morenovallista.

El gobierno barbosista tendrá que ser claro a la hora de aplicar su política de diálogo y reconciliación que hasta ahora no la está materializando como inicialmente lo difundieron y que empieza a replicar los vicios del pasado.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

De la oficialía de partes al garrote político

Puebla vive tiempos y escenarios donde supondríamos tener nuevos enroques que nos llevarían a recordar que el partido del Presidente AMLO (Morena) gobierna una entidad bastante vapuleada por la hegemonía de un pasado reciente como el morenovallismo.

Sin embargo todo lo anterior recobra vigencia cuando los verdaderos signos que aluden el ejercicio del poder, siguen siendo los mismos, sólo que con diferentes personajes incrustados en la burbuja del gobierno y sus aliados.

¿Cuántos organismos e instituciones recobraron su autonomía con el arribo de este nuevo gobierno estatal de la cuarta transformación?

En términos de la realidad que hoy palpamos, el Congreso del Estado sigue operando como un gran dinosaurio teñido de color guinda, donde no se legisla, sino se reciben las órdenes del ejecutivo estatal en turno para operarlas de acuerdo a las instrucciones que se reciben de Casa Aguayo.

El presidente de la Junta de Gobierno, Gabriel Biestro está muy lejos de entender lo que es el lobbying, pues sus herramientas son mazo y golpazo, que lo reafirman no como un líder congresista estatal, sino como lo refleja su propia naturaleza foránea, como un mayordomo del poder vigente.

La competencia en sumisión se la hace la Auditoría Superior del Estado donde Francisco Romero dejó atrás esos recuerdos de las vacas muy flacas cuando llegó a incorporarse al COE (Consejo de Organismos Empresariales), en la época de decadencia del citado organismo patronal.

Hoy el auditor del estado se volvió a meter en la caja perfecta ideada por todos los gobiernos anteriores para utilizar a este organismo de fiscalización como el garrote político sexenal, desde donde se cobran cuentas políticas y también se limpian los expedientes de aquellos a los que se requiere reciclar para servir al poder sexenal.

La reciente confrontación con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla por la citada auditoría que se ordenó a esa casa de estudios, de pronto despertó el espíritu defensor universitario.

Y si bien es un exceso lo que hemos visto y leído sobre la confrontación entre BUAP y ASE, por vulnerar la autonomía universitaria, también es necesario recordar que durante muchas décadas, la máxima casa de estudios ha sido la caja chica de candidatos, gobiernos y elecciones.

Varios funcionarios de esa casa de estudios han disfrutado del dispendio, los excesos y el manejo discrecional de un presupuesto educativo que ha dado para todo, hasta para poner medios de comunicación y empresas personales de diferentes rubros.

Así que estamos frente a la guerra si simulada de esas autonomías que no son tal, pues en la realidad todos siguen respondiendo a los intereses y negocios personales.

Puebla desafortunadamente sigue viviendo los tiempos del garrote político y de la visión lineal de un gobierno que se aleja más, mucho más de lo inicialmente ofreció: Conciliación.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

El regateo de la transparencia en Puebla

Cuánto nos quedan a deber los gobiernos en todos los niveles cuando hablamos de fiscalización y transparencia. Es verdad que se han dado avances, sin embargo, la opacidad es una sombra de la que difícilmente se han podido librar desde las dependencias federales, los Ayuntamientos y universidades.

Abramos el menú opaco y encontraremos: Licitaciones amañadas en el gobierno estatal, sobreprecios en uniformes de corporaciones policiacas en varios Ayuntamientos poblanos, el manejo discrecional que algunas instituciones educativas hacen de sus recursos públicos, contratos de publicidad y adjudicaciones a parejas conyugales de funcionarios en activo, compra de materiales para instituciones médicas de origen chino y falseando información.

Todo lo anterior nos deja claro, que la voluntad de gobiernos, autoridades e instituciones públicas, educativas, siguen manejando el tema de la transparencia como un mote del compromiso y apertura con la ciudadanía.

Sin embargo, todo lo anterior es francamente un gran tinglado y juego de simulaciones donde se sigue pegando con una mano y se cobra con la otra.

Hay un gran trabajo para contralores y sistemas anticorrupción que simplemente no cuajan ni parece que se haga en corto tiempo, debido a todos los actos que al margen de la ley se siguen cometiendo por funcionarios que simulan la transparencia como un acto de caridad.

Opacidad, transparencia, fiscalización y corrupción son cuatro ejes mantienen a Puebla en una operatividad sometida por el yugo político.

Quienes hoy gobiernan en los distintos niveles tienen que entender que no hacen un favor a la sociedad transparentando bienes y procedimientos administrativos que si bien son de rigor, se siguen manejando en la oscura rendición de cuentas, que antes de hacerse, se maquilla, se recorta y se aniquila para proteger a quienes siguen haciendo jugosos negocitos en el ejercicio de la llamada gobernabilidad.

Sin duda la transparencia sigue padeciendo esos embates de ocultar lo que resulta inconveniente y con información “sensible” para los ciudadanos quienes tendríamos que entrar a esta cultura de exigir procesos aún con mucha mayor apertura, que nos permitan conocer cómo se está gastando el dinero público.

El tema de auditar las instituciones educativas como la polémica de la Buap y la Auditoría Superior del Estado independientemente de plantear el respeto a las autonomías, es motivo para señalar que muchas instituciones educativas han usado sus recursos para que sus funcionarios hagan negocios personales, financien medios de comunicación, paguen becas y se apadrinen proyectos políticos.

En tanto, me pregunto, ¿quién fiscalizará al propio auditor estatal Francisco Romero? ¿Quién nos garantiza que la fiscalización transparente manejo de recursos y no opere como un garrote político?

Ojalá las licitaciones en el Gobierno del Estado clarifiquen esos procedimientos que hoy ponen en duda su transparencia.

Que nos cuenten qué funcionarios se llevaron la comisión por inflar los precios de uniformes policiacos.

Que nos comenten cómo se eligió y quiénes participan en la empresa que estaba colocando bolardos por toda la ciudad.

Que el Congreso del Estado transparente adjudicaciones que se siguen haciendo en lo oscurito.

Cuánta cultura de legalidad, transparencia y anticorrupción nos falta a los ciudadanos, quienes tenemos que aprender a exigir y no regatear la apertura de expedientes e información que seguramente trae consigo, revelar actos de corrupción que muchos funcionarios siguen cometiendo en aras de transparentar a modo, sólo aquello que no ponga en riesgo los verdaderos negocios que están haciendo muchos vivales y que siguen ahí, cobijados por la oleada del nuevo burocratismo sexenal.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

1 2 3 4 5 6 9