Puebla, con la mesa puesta

Para una sociedad con altos índices delictivos y de violencia diaria es mal síntoma habituarnos a los reportes diarios sobre asaltos, levantones, ejecuciones feminicidios y lo que se acumule.

2020 es un año donde la agenda prioritaria para nuestra entidad tiene que ser la voluntad de combatir el estallido de violencia con que estamos viviendo en los últimos meses.

La novatez no es un argumento que sirva a los gobiernos municipales y al estatal; tampoco sirve decir que quienes son detenidos “se andaban portando mal”.

Los gobiernos en Puebla están frente a una realidad cruda donde tienen que empezar a hablar de lo que realmente está sucediendo no sólo en las calles de la capital, sino en los principales municipios de la entidad donde diariamente hay reportes de actos violentos.

Tampoco podemos hablar de que nuestras autoridades han sido rebasadas, por supuesto que no, si ni quiera han metido las manos a la olla caliente donde saben que hay mucho por encontrar.

El reciente libro de la periodista Anabel Hernández, “El traidor, diario secreto del hijo del Mayo”, editorial Grijalbo, describe a detalle esa ruta del trasiego de droga desde las costas de Cancún y tomando la ruta del Golfo de México, pasando por Puebla.

¿Acaso quieren seguir vendiendo la idea de que con el cambio de mandos y color gubernamental, cambiaron las ligas de corrupción y soborno que alcanzan a las corporaciones policiacas en todos los niveles y que no excluyen al ejército?

Los actuales mandos gubernamentales se encontraron en Puebla con una mesa bien puesta para células delictivas, cuya operación no ha disminuido, por el contrario, se ha incrementado.

Seguramente el General José Alfredo González Rodríguez, titular de la XXV zona militar y el fiscal Gilberto Higuera tienen más que mapeada la logística de quienes no sólo pasan por Puebla, sino que se establecieron para operar en la entidad desde los puntos estratégicos.

La violencia en Puebla catapultó en cadena otros ilícitos como feminicidios, desapariciones forzadas y redes de trata.
La alerta de género sigue durmiendo el sueño de los justos. En tanto, cada vez son más las jóvenes que desaparecen, evidenciado la impunidad y vulnerabilidad.

Las redes de trata se han fortalecido y es francamente alarmante observar a las dos de la tarde en las principales calles del primer cuadro de la capital poblana, como la prostitución avanza dejando atrás lo que alguna vez se llamó las áreas de tolerancia.

Todos estos fenómenos, le han cambiado el rostro a Puebla en los últimos tiempos.
Del panismo con brotes tiránicos del morenovallismo, pasamos a las venganzas morenistas que francamente a los poblanos nos van y nos vienen, cuando los verdaderos hilos del poder y control no los tienen estos señores, sino los otros, los que están trabajando la delincuencia a todo lo que da con las redes de sobornos que mantienen hincados a los mandos policiacos.

Ojalá superemos los discursos estériles de embaucar a los poblanos llenándonos de impuestos, de actos de ornato, de partidas de rosca, de la destrucción de talavera fake o de más espectáculo político que en nada cambia nuestra dolosa realidad violenta, donde la mesa sigue en pie y bien puesta para los otros, los señores que mandan en el crimen organizado.

“Trabajamos para el Gobierno”, “El 99 % de la PGR es corrupta”, frases acuñadas por El Mayo Zambada y dichas a su primogénito como lecciones de vida.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Ilustración: Alejandro Medina

Puebla y sus convulsiones políticas

En un año, Puebla no ha dejado de convulsionarse políticamente.

Hace un año, el panismo y sus apéndices políticos presenciaron la unción de la primera gobernadora en Puebla: Martha Erika Alonso.

Muchos de los que hoy aplauden al gobernador Miguel Barbosa, estuvieron listos para vitorear las arengas en Acrópolis, donde la esposa de Moreno Valle consolidaba el bastión familiar.

Hace unas horas, el mandatario entregó el informe de los primeros cuatro meses del régimen de la transformación.

Durante este periodo nos hemos ido conociendo con nuestro gobernante; resalto lo salvable: La réplica del estilo López-obradorista para sentarse frente a frente con el ciudadano y escucharlo por unos breves minutos. Dinámica rentable para un gobierno que busca capitalizar la famosa cercanía con el pueblo.

De ahí a que esas pláticas sean productivas y realmente den solución a la gente, es otra historia.

Tenemos un gobernador con un estilo impositivo y por momentos contradictorio.
Al inicio de su gestión hablaba de la llamada reconciliación, sin embargo, ha tundido la hoguera para los llamados adversarios que han formado parte de la mafia del poder.

No se le puede restar el mérito de ir contra las grandes señales de la corrupción morenovallista al anunciar el proceso de revocación de notarías, que hasta ahora, se mantiene en el limbo, es decir, “mucho ruido y pocas nueces”.

También los erráticos nombramientos en un gabinete que ha funcionado como maquiladora por la alta rotación de personal, pues se nos ha hecho habitual conocer de renuncias y cambios al vapor para ver el arribo de muchos foráneos que poco o nada tienen que ver con nuestra entidad.

Los llamados a limpiar la administración de morenovallistas y panistas han quedado en un exhorto discursivo, pues en la realidad, son varios los operadores de las anteriores administraciones que se mantienen cobrando religiosamente sus salarios en esta etapa barbosista.

El estilo arcaico de mantener al Gobernador como el “Gran Legislador” se ha consumado durante estos 120 días de mandato, donde el ejecutivo estatal carece de contrapesos para iniciar esa transformación de la que se nos habló.

El Congreso del Estado cumple una función que no se diferencia en nada a sus antecesores, pues sigue siendo la “oficialía de partes” del mandatario en turno, quien envía e instruye la línea que tiene que ser votada por los “honorables diputados”.

Sin el mayor empacho, las columnas periodísticas confirman como garrote político la función del nuevo auditor del Estado, quien de autonomía no tiene más que el membrete, pues irá y revisará lo que se le indique.

Las confrontaciones internas entre funcionarios de primer nivel, las presunciones de corrupción en procesos de licitación amañados, la lucha campal entre el feminismo burócrata ventilando sus ambiciones de poder y un deficiente esquema de comunicación gubernamental que exhibe de manera constante acciones erráticas, colocan a Miguel Barbosa como un gobernante al que se le ven muchos contras por resolver en los próximos 8 meses, cuando cumpla su primer año de mandato.

Las medidas impopulares de la era barbosista están ahí y no se pueden ignorar: Alza a las tarifas del transporte público, el pago de nuevos servicios e impuestos y una débil estrategia para el combate de la inseguridad, son los puntos de acción que detonan la crítica y cuestionamientos sobre el actuar de un gobierno que ha iniciado no con uno, sino con varios tropiezos.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Ilustración: Alejandro Medina

Olimpia y su otra historia

La valentía de la poblana Olimpia Coral Melo es ya un referente internacional para que en otros países se legisle y se apliquen penas severas a delitos contra la violación a la intimidad sexual al grabar, filmar o manipular imágenes, videos y audios sin el consentimiento de una persona.

El Caso de Olimpia se ha viralizado para exponer la dura realidad que experimentó cuando a sus 18 años, en su natal Huauchinango, su pareja decidió subir a páginas de internet un video intimo que la expuso como una víctima de la violencia sexual.

En esos años, Coral una chica serrana preparatoriana era simpatizante del Partido Revolucionario Institucional

En múltiples testimonios, Olimpia ha contado la dureza de enfrentar el acoso no sólo cibernético, sino la persecución de la moralina social que la expuso como la chica que permitió hacer un video y que ahora se quejaba sin mucho por justificar.

Olimpia inició una búsqueda de ayuda, de respaldo en momentos donde era satanizada socialmente.

Y buscó el apoyo de las mujeres del que veía como su partido: El PRI.
Paradójicamente eran los tiempos donde una mujer presidía el tricolor en Puebla, con Ana Isabel Allende.

Olimpia llegó hasta las oficinas del PRI en Puebla para pedir ayuda, apoyo.
La primera estampa con la que se encontró, fue la mirada lasciva del propio policía de las oficinas partidistas, quien en tono burlón le dijo: “Ya vi su video, Señorita”.

Olimpia encontró silencio, ignominia y la evasión de aquellas mujeres priístas que nunca se solidarizaron con ella.

Hace unas semanas, esta joven que hoy es un referente sobre lo que se puede lograr para exhibir esa violencia y acoso, se reunió con las mujeres del que alguna vez consideró su partido: El PRI

Ahí contó lo antes mencionado. El silencio inundó la sala, cuando Olimpia narró cómo esas mujeres la habían dejado sola en momentos donde la desesperación la hizo pensar en quitarse la vida.

Olimpia y las priistas ahí presentes hicieron una dura catarsis, donde terminaron ofreciéndole disculpas a esta joven mujer, que como muchas más, se enfrentan a la indolente reacción de la política, cuando se trata de actuar con una doble moral que deja en la indefensión a muchas de las mujeres que militan en diferentes partidos políticos.

Y como si no bastaran los actos que reflejan impunidad frente a la violencia política, física y verbal contra las mujeres, el partido Movimiento Ciudadano se quitó la careta y le dio cobijo al diputado Héctor Alonso Granados, protagonista de diferentes actos de agresión verbal contra sus compañeras diputadas.

Es lamentable que los partidos políticos y sus dirigentes no entiendan la magnitud de las agresiones hacia las mujeres que militan en sus filas.

Ahí está también el caso del regidor morenista Roberto Eli Esponda y el video de su agresión a una joven al grabarlo durante su desempeño en el pasado proceso electoral en Puebla.

La violencia política también debe exhibir esos casos donde los partidos se vuelven cómplices de violentadores que hacen mucho daño social por estar involucrados en actos de gobernanza.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

La vergüenza de ser golpeadas

La violencia en cualquiera de sus expresiones es inadmisible. Los casos de violencia doméstica inundan nuestra cotidianidad por la terrible cercanía que siempre hallamos con alguien que ha sido violentada en su integridad física, psicológica y hasta moral.

En la política no sólo hay violencia como tal. También está la violencia que varias mujeres de este gremio enfrentan en el proceso mismo de buscar abrirse camino y espacio, donde el maltrato verbal y la denostación son parte de esa vergonzosa cotidianidad que hasta los más demócratas siguen permitiendo.

Estas mujeres asumen candidaturas con la irrupción de las llamadas campañas de contraste, a través de las cuales se destapan escándalos sexuales, maritales y todo lo que conlleve al desprestigio social y político de aquella a la que hay que bajar del reflector.

El reciente y lamentable caso de violencia política se suscitó hace unos días en el Congreso de Estado, donde el diputado Héctor Alonso Granados dio muestra de su misoginia y violencia de género al atacar a su compañera diputada Nora Escamilla.

Los calificativos de este diputado deberían avergonzar al resto de los diputados, que con tibieza han mirado al otro lado, para ignorar los insultos de Alonso.

Y es que mucho no se puede esperar, cuando tal parece que la misoginia es el sello de la casa, pues el propio Gabriel Biestro ha dado muestras de la poca sensibilidad para defender o hacer un pronunciamiento severo contra los ataques de su compañero diputado.

En la política, hay mujeres admirables que a pesar de los signos de violencia, logran empoderarse para dar una batalla frontal a todos aquellos detractores que a pesar de intentar minimizarlas, terminan por fortalecerlas.

Sin embargo, también en la política hay mujeres a las que les da vergüenza admitir que han sido violentadas desde sus núcleos más íntimos: Familias y parejas.

Muchas de ellas reflejan aún los efectos de la violencia al mostrarse agresivas, susceptibles a victimizarse e incluso a ser las primeras en agredir a otras mujeres.

A manos de sus parejas, padrinos, concubinos, jefes y correligionarios que las someten, humillan, amordazan y minimizan, muchas de estas mujeres presentan signos claros de un pasado de maltrato. Lograron salir, librarse de los verdugos y retomar la vida para no volver a callar ni caer.

Otras aún no superan esa vergüenza de hablar de su pasado violento. .Ellas mismas lo ocultan y reconvierten su desafortunada historia, en un detonador de agresiones para su propio entorno.

Los casos tocan a muchas, desde regidoras, diputadas, gobernadoras, directoras de dependencias y un sin fin de mujeres que ostentan cargos con algo que aún las hace sentir un lastre por no poder asumir que fueron violentadas.

También están aquellas que son capaces de aguantar el maltrato público del padrino en turno. Aquel que públicamente las minimiza comprándoles casas, spas o regalos con los que psicológicamente las vulneran colocándolas al nivel de estos obsequios.

La vergüenza de haber sido golpeadas no sólo en la política sino en sus entornos familiares es una batalla que se tiene que librar con la madurez de fortalecerlas no sólo con la sororidad, sino con el propio exhorto del #NuncaMás.

La violencia pulula en esta política de la vida real donde muchas mujeres libraron a los verdugos; sin embargo otras más, siguen librando la batalla con ellas mismas o contra más mujeres a quienes no ven como aliadas, sino como enemigas.

Muchas historias que contar ……

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Que se defiendan como puedan

En una fecha tan significativa como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, nos queda claro que en Puebla, el Gobierno del Estado no tiene entre sus prioridades como parte de su Plan Estatal de Desarrollo, a las mujeres poblanas que siguen formando parte de la estadística nacional de feminicidios.

Asimismo, queda claro también, que la Alerta de Género en nuestra entidad es letra muerta frente a la ignominia y pasividad no sólo de las áreas gubernamentales, sino también de otros sectores de la sociedad, que hacen poco o casi nada para visibilizar la lucha de las mujeres frente a los actos de agresión que ponen en riesgo sus vidas.

Hay invisibilidad de los programas que garantizan prevención, seguridad e información para que las poblanas se defiendan y denuncien actos de violencia, ante lo cual, queda manifiesto el silencio de las autoridades gubernamentales que deciden voltear hacia el lado que les deja rentabilidad política, antes que fortalecer acciones de prevención y protección al género, tan ausentes en los programas de gobernanza.

Un ejemplo de lo anterior, es el anuncio del Ejecutivo Estatal que destinará 287 millones de pesos para Volkswagen y AUDI. Mientras para la Secretaría de Género e Igualdad Sustantiva sólo habrá 100 millones de pesos.

Pareciera que la misoginia de los gobernantes se antepone a la urgencia de frenar feminicidios.

Es decir, en este gobierno, a defendernos como se pueda, porque las mujeres no somos prioridad.

En México, diariamente nueve mujeres son víctimas de feminicidio, una cifra espeluznante que evidencia la indefensión de las mujeres en nuestro país.

Dolosamente, Puebla se encuentra entre las entidades que tan sólo en este 2019 se acerca al centenar de feminicidios más los casos de agresiones y otros tipos de violencia que enfrenta el género en diferentes magnitudes.

Visibilizar el silencio y la errática operatividad de quienes hoy encabezan no sólo el gobierno, sino la Secretaría de Género e Igualdad Sustantiva, no es para exhibir o confrontarse con el feminismo burocrático, sino para mostrar la falta de resultados no sólo de esta dependencia, sino también de la Fiscalía General del Estado frente a los homicidios de mujeres.

Cualquier tipo de violencia es reprobable y no sólo contra las mujeres, sin embargo, el género sigue siendo vulnerable ante todo un patrón de agresiones que estamos obligados a seguir cambiando en una sociedad a la que le cuesta dejar el machismo y la agresividad.

De paso, también hay que “sensibilizar” a las funcionarias que hoy están sentadas en estas Secretarías de Género y de la Mujer quienes no deberían ocupar estos banquillos ante su intolerancia a la crítica y su reacción de agresión verbal para descalificar a otras mujeres que ejercen su libertad de opinión al exhibirlas por su ineficiente trabajo.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

De tiranos, tiranías y “tirados”

#QueSeVayanTodos así con esta frase, los tehuacaneros empiezan a hacer eco de una petición masiva tras la detención de su Presidente Municipal, Felipe Patjane. Y es que consideran que el gobierno municipal se encuentra totalmente contaminado y será casi imposible que los regidores lleguen a un acuerdo para nombrar a un interino en caso que el suplente Artemio Caballero no rinda protesta.

El caso Patjane abre nuevamente una caja de pandora donde saltan a la vista los cuestionamientos sobre las imputaciones, violaciones a los procedimientos jurídicos, filtraciones y una serie de irregularidades que despiertan la suspicacia ante la rapidez en la actuación de las autoridades estatales, quienes dicen apegarse al cumplimiento de la ley, pero más bien pareciera por momentos la ejecución de un escarmiento público.

Felipe Patjane actuó de manera errática en muchos momentos de su desempeño como Alcalde, Entre los más notables fue rodearse de oportunistas y reaccionar de manera soberbia ante quienes le hicieron ver errores que tarde o temprano traerían consecuencias.

Llegó a Morena de la mano del propio Gobernador Miguel Barbosa a quien en algún mitin, Patjane lo llamo: “Mi Padre Político”.

Las estampas de la vieja política de padrinazgo se fracturaron cuando el ahijado resultó rebelde, necio y apoyó “los suspiros” de Alejandro Armenta, cuando éste buscaba quedarse con la candidatura a la gubernatura.

Vale citar que: “En Política, los amigos son los enemigos más voraces”.
Y es que en Tehuacán la confrontación al interior del Ayuntamiento lleva meses. El cabildo se fracturó con traiciones, prebendas, mensajes sicilianos y hasta espionaje.

La caótica administración de la esposa de Álvaro Alatriste, Ernestina Fernández se quedó corta frente a todos los desatinos cometidos en los primeros meses de la segunda administración municipal más importante de la entidad.

Presunto desvío de recursos, nepotismo, negocios personales y rebeldía política, ésta última, enfrentando al Gobierno Estatal, pues se sabe que desde hace meses, a Patjane “se le pidió la licencia”, lo que rechazó y decidió mantenerse en el cargo, mientras buscaba el cobijo de las “figuras” nacionales del morenismo como el Senador Ricardo Monreal.

El caso Tehuacán tiene que ser visto desde varias aristas. Los errores y excesos de Patjane estuvieron a la vista traspasando su investidura como Presidente Municipal y ventilando incluso momentos de su vida personal, que lo dejaron muy mal parado frente a la opinión pública de su municipio.

Por otro lado, es innegable que el Alcalde detenido pasó de ser “aliado” del barbosismo a opositor del dedo flamígero que hoy gobierna Puebla.

Todo lo anterior nos obliga al análisis sobre el fondo y las formas de aplicar la ley, aunque en términos reales, se haga a la vieja usanza y con formas muy similares a las vendettas que se cobraban en los tiempos del morenovallismo en Puebla.

Puebla exhibió a nivel nacional la detención del primer alcalde morenista, sin embargo, el golpe alcanza al mismo Gobierno del Estado quien en tiempos electorales, lo llevó de la mano a la candidatura y luego a las filas de Morena.
El teatro político continuará sobre todo ahora que se designe a un sustituto. El Gobierno del Estado deberá resistir la tentación de aplicar el típico dedazo para garantizar fidelidad, orden y sumisión.
Asimismo, si en algún momento el Congreso del Estado llegara a tener en sus manos la decisión de nombrar al interino, el reto será grande para medir hasta dónde tienen esa autonomía que en repetidas ocasiones refleja la simulación que se sigue dando con respecto a las órdenes del ejecutivo estatal.
Los excesos de poder nunca serán buenos para sociedades y gobiernos, sobre todo cuando en aras de aplicar la ley, nos encontramos frente a una línea delgada que nos lleva a lo que podríamos llamar “venganzas políticas”.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

SIPINNA, otro elefante de cristal

Diariamente tres niños son ultimados en actos de violencia en diferentes regiones del país.

La creciente violencia no se puede ignorar, sobre todo cuando Puebla se ha convertido en un foco de atención en las desapariciones de infantes, su vulnerabilidad ante las redes de trata y la violencia que se ejerce sobre ellos.

Siempre será un acierto que los gobiernos contemplen políticas públicas de prevención y acciones para los niños y adolescentes, sobre todo en momentos donde, las organizaciones delincuenciales, han encontrado en esta población vulnerable, las mejores carnadas para enlistarlos como sus nuevos integrantes.

Hace unos días la responsable de los SIPINNAS en Puebla, la ex priista Vanessa Barahona, en un “taller” para erradicar el trabajo infantil, dio a conocer que 270 mil niños, niñas y adolescentes trabajan, y el 30 por ciento lo hacen en el sector agrícola.

Cuando uno lee estas estadísticas es cuando nos obligan al análisis primero para exigir que estos organismos realmente cumplan con una función de instrumentar políticas públicas reales, no tallercitos donde la funcionaria burócrata vaya a leer discursos al vacío.

Habría que preguntarle a Barahona si ya se dio una vuelta por el triángulo rojo. Si ha conversado con las familias de los niños y jóvenes que siguen sirviendo de “halconcitos” a las bandas de huachicoleros que se mantienen operando en la región.

También sería bueno que la responsable de SIPINNA en Puebla nos dijera si ya fue a Tehuacán para conversar con las madres de muchas niñas que desaparecen como resultado de la creciente violencia en la región y donde la trata de personas avanza de manera silenciosa.

¿Acaso ya se habrá dado una vuelta por la sierra norte donde los jóvenes han encontrado el sub empleo en ser aprendices de escoltas de los líderes de bandas criminales?

Que nos diga si se ha acercado a la mixteca poblana para hablar con familiares de niños y jóvenes que han integrado bandas delincuenciales para sobrevivir ante la creciente violencia de la región.

La intención del Gobierno de Miguel Barbosa y su esposa Rosario Orozco es buena, al reinstalar estos organismos en el Estado, sin embargo, que se le aplique marcaje personal a quienes están al frente de ellos, pues estamos cansados de mantener funcionarias burócratas que sólo toman cargos para transformarlos en trampolines y pensar qué candidatura les puede caer en el bolsillo, al nuevo partido al que puedan brincar o en el nuevo padrino que las pueda apuntalar.

Estamos hartos de los elefantes de cristal, es decir, de los organismos que se instalan con bombo y platillo, se les asignan recursos, pero que su operatividad sigue siendo la de los grandes monstruos de la burocracia que sólo sirven de lucimiento y sin cumplir para lo que fueron creados.

El nuevo SIPINNA de Puebla lleva casi tres meses, muy buen tiempo para que demuestren no hacer lo de siempre. Talleres, campañitas y reuniones de relumbrón que pasan sin pena ni gloria.

La obligación de quienes están al frente de estos organismos es sacudirse las simulaciones, dejar de trabajar en horario Godínez y olvidarse de los discursos vacíos, que ya no convencen ni para justificar su propio salario.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Archivo

“Espejitos” para la limpia a fondo en Puebla

Sin duda, el gobernador Miguel Barbosa hizo una buena anotación con el tema de las notarías y la suspensión de actividades de las primeras de ellas, en una lista que refleja los excesos de poder que se vivieron en Puebla en la última década de gobernanza.

El mandatario inició el cumplimiento de una de gran promesa de campaña que irá desencadenando caídas, litigios, escándalos y seguramente mucho fuego amigo.

En los recientes informes del primer año de mandato de diferentes ediles, el Gobernador reiteró un mensaje que deslizaba en sus discursos. “Denunciar y hacer la limpia de priistas y panistas en esos gobiernos municipales”.

Lo anterior obliga a cuestionar al mandatario si después de la buena anotación con el tema de las notarías, podremos ver en las entrañas de su mismo gobierno una depuración real y no simulada de todos aquellos vestigios sobre todo morenovallistas y algunos otros del priismo.

El golpe a los notarios “chocolate” tiene en marcha seguramente acciones que traerán repercusiones sobre todo políticas para lo que resta del actual sexenio barbosista.

Y es que son muchos los que buscaron refugio en este gobierno de la 4T cuando en Puebla supimos de sus amarres, prebendas, negocios y enjuagues con los que hoy resurgen muy bien acomodados en la burocracia del actual gobierno del Estado.

Para muestra ahí tenemos a varios como a la ex delegada del Trabajo, Vanessa Barahona ex priista y Lastirista de corazón; Denisse Ortiz ex panista y ahora colocada en el DIF Estatal; los operadores de los Trauwitz firmes en la Secretaría de Turismo; el hijo de otra Lastirista de corazón y ex diputada Geraldine González, que agarró puesto en la Secretaría de Bienestar; Rafael Navarro Guerrero transmutó del panismo cultural al morenismo cultural para colocarse como jefe de fomento cultural.

La misma Secretaría de Bienestar Lizeth Sáchez que si bien su cargo obedece al pago por la operación de su partido en la campaña barbosista, se le recuerda por su cercanía con el morenonovallismo y posteriormente por ser una de las que siempre figuró en los templetes de la campaña de Tony de Gali.

Y qué decir de las vocerías o enlaces de comunicación, no pues el gobernador vaciaría su gobierno si nos vamos a fondo con una verdadera limpia no sólo de ex detractores, sino de aquellos que hoy como buenos histriones se entregaron a la “conversión” surrealista en aras de conseguir o mantener la chamba.

Junto al tema de las notarías seguirán seguramente los negocios y jugosos amarres inmobiliarios, los hoteles con grandes “lavanderías”, el hoyo financiero en la Secretaría de Salud y el huachicol, todos ligados por las acciones de corrupción que los poblanos difícilmente podemos ignorar si es que aspiramos a un gobierno diferente.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Una alerta de cartón

Los recientes acontecimientos en San Pedro Tlaltenango dejan claro que algo estamos haciendo mal en Puebla. Y hablo en plural porque la responsabilidad la debemos asumir todos como sociedad y no sólo en los niveles gubernamentales.

Otro feminicidio se enlista a las cifras dolosas que hoy reporta Puebla cuando hablamos de las muertes de mujeres en circunstancias de violencia.

Queda claro, que las poblanas estamos preocupadas por la inoperancia del gobierno estatal que hasta ahora nos muestra su incapacidad para poner en marcha estrategias reales que ayudan a inhibir la incidencia de violencia y asesinato de mujeres en nuestra entidad.

A las feministas gubernamentales ni se me apaniquen hablando de campañas en su contra; no señoras. Este es ya un tema que no se puede bajar de la agenda gubernamental, mediática y de los reflectores que se tengan que atraer para lanza un S.O.S ante el silencio que ustedes siguen guardando.

Hoy en día Puebla tiene una Alerta de Género de cartón porque en términos reales ha servido sólo para decir que la tenemos como si fuera un “escudo” que frenara mágicamente los asesinatos. Y por otro lado, se ha utilizado para que varios y varias se suban a un templete a hablar y presumir ser especialistas de género cuando no han movido un dedo para tomar al toro por cuernos hacer frente a uno de los temas que hoy preocupa a una sociedad polarizada y donde los niveles de violencia van a la alta.

Secretaria Mónica Díaz de Rivera ¿hasta cuándo la vamos a ver como una sigilosa sombra callada en su dependencia?

¿Cuándo la volveremos a escuchar hablando sobre temas tan indignantes como la violencia y los feminicidios de poblanas?

¿Cuándo podremos cotejar sus cifras oficiales con las cifras de una cruda realidad violenta que hoy aqueja a las mujeres de la entidad?

¿Cuándo leeremos en sus redes temas que están golpeando la realidad de la mujer en Puebla y no sólo veremos fotos de mujeres con cara de burócratas perezosas?

Me parece que la tolerancia en todos los ámbitos tiene límites. Y usted junto con su equipo ha enviado mensajes de ignorar lo que antes abanderaron como su lucha de luchas.

La conclusión es sencilla y está a la vista: Si no puede, RENUNCIE.

El tema de las mujeres en Puebla se ha utilizado para alentar polarizaciones entre grupos y camarillas que siempre buscan llegar para hacer lo mismo.

Así que señoras, aquí el llamado es para todas, porque no sólo se trata de crítica, también es cuestión de evidenciar la permisión, la ignorancia y la falta de sensibilidad de todos los sectores que tenemos que movernos para hacer algo urgente ante la muerte de tantas mujeres.

Así que frenen sus exabruptos, y demuestren la madurez para encarar temas que desde antes de ser funcionarias sabían que los tendrían en la agenda de prioridades gubernamentales.

Hacer foros y seguir vendiendo un trabajo a base de fotos y presencia en redes sociales, nos lleva a concluir que ustedes también son funcionarias de cartón.

Es hora de aplicarles el marcaje personal, pues es vergonzoso que ante lo que hoy ocurre en materia de feminicidios en Puebla, de ustedes sólo obtengamos un ominoso silencio.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen

Mano dura al presidente

Luego de lo acontecido en Culiacán, Sinaloa, el país enfrenta de nueva cuenta una polarización donde la única coincidencia es haber salvado vidas de civiles que sin deberla ni temerla, se convirtieron en los perfectos rehenes de un grupo delincuencial.

Muchos son los análisis hechos a partir de la polémica decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo del líder del Cártel de Sinaloa, El Chapo Guzmán.

Pues bien, es tiempo de pedirle al Gobierno de México y directamente al presidente López Obrador que aplique la misma congruencia al decidir salvar vidas y ahora restablezca la paz nacional no sólo en un territorio tan caliente como Sinaloa, sino en muchos otros puntos del país que son polvorines y que en cualquier momento pueden emular las acciones del Cártel de Sinaloa para volver a poner en jaque al Gobierno Federal.

No podemos ignorar que la decisión tomada por el presidente de México, fue resultado de una cadena de errores gestada desde los mandos medios de la Seguridad Nacional y de la opacidad militar para reaccionar de manera certera y estratégica frente a lo que por lógica representaba pegarle a un gran avispero, donde se debilitó a un ejército incrementando el riesgo para una población civil.

Estos errores en el manejo de la seguridad nacional no pueden representar un nuevo riesgo para otra zona del país.

Es verdad que las renuncias de funcionarios debilitarían a un gabinete de seguridad, sin embargo, urge que quienes están hoy al frente de los mandos militares y de la seguridad en México, no cometan o finjan cometer errores que puedan terminar en un baño de sangre, resultado de enfrentamientos con el crimen organizado.

Al presidente se le creyó su intención de pacificar a México pero que no sea a costa de vulnerar la propia seguridad nacional.

Es urgente replantear esa estrategia de seguridad que hasta hoy no se nota en un país carcomido por los grupos delincuenciales y por el contubernio real que existe con las policías estatales y municipales del país.

La percepción hacia las acciones del poder ejecutivo ha salido medianamente librada, ante la decisión de salvaguardar vidas. Sin embargo, es tiempo de aplicarle mano dura al propio presidente AMLO para exigirle equilibrios, congruencia y mesura a la hora de argumentar sus decisiones.

El mandatario no puede subirse al ring de la necedad y descalificar las opiniones de los diversos sectores que también forman parte de la diversidad de un país.

Para poner orden hay que empezar por casa. Así que el presidente tiene un gran reto primero con él mismo y luego con un equipo de trabajo donde es inminente que hay Secretarios que no funcionan para las necesidades que hoy tiene un país como México, y en este sentido el mensaje es claro para tres funcionarios: Olga Sánchez Cordero en Gobernación, Alfonso Durazo, en la Secretaría de Seguridad y Manuel Bartlett en la dirección general de la CFE.

A menos de un año de mandato, es imprescindible que el Presidente haga los primeros enroques que urgen para aminorar las fallas que hoy han dejado los primeros estragos de acciones erráticas, resultado de decisiones tardías y sin estrategia.

México vive tiempos de mucho activismo social donde lo que menos favorecería a la democracia, es seguir fomentando liderazgos mesiánicos en aras de defender a ultranza a una figura política, a un partido o a una doctrina ideológica.

Este país necesita tener los pies sobre la tierra para dejar de seguir anclados en la esperanza de la cuarta o quinta transformación. Lo inmediato es aplicarle el marcaje personal al propio mandatario, dejando en claro que México no es sólo Andrés Manuel López Obrador.

México es un país donde hoy se tiene que exigir, pero también ayudar a un gobierno a mirar sus errores, capitalizar sus victorias y buscar los equilibrios en la participación social, política y democrática de toda una nación.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

El negocio de “las mujeres”

En comunicación política la gobernanza y el activismo son dos aristas que convergen siempre que haya equilibrio, consensos, apertura y sobre todo equidad.

La reciente polémica en Puebla al ignorar la despenalización del aborto y la negativa a la aprobación de los matrimonios igualitarios, sacó a flote la realidad y simulación que tienen indignados a colectivos pro diversidad y a grupos de mujeres que consideran indispensable abrir un nuevo capítulo en Puebla, para quitarnos el tabú de la moralina y favorecer la realidad que hoy en día enfrenta la sociedad de nuestros tiempos.

Los temas de género se han convertido en la carne de cañón para las propias mujeres y en la “oportunidad” sexenal para muchas otras que vieron en el activismo la puerta perfecta para abrir caminos, pero no para apuntalar temas a favor de las mujeres, sino para las ambiciones personales.

Fueron muchas mujeres poblanas las que pugnaron por abrir espacios en gobiernos para la paridad y representación que se consolidó con la creación de la Secretaría de Igualdad Sustantiva. Se les otorgó un presupuesto, se les dio manga “ancha” para proponer a la titular y cuando llegaron: Se autocensuraron.

Ahí, en los corrillos del Congreso del Estado se cuenta cómo algunas diputadas morenistas intentaron sumarse a la postura de la priista Rocío García Olmedo, quien, se dice, se acercó a la Secretaria Mónica Díaz de Rivera para buscar el respaldo de esas mujeres que se colgaron una bandera feminista y que al llegar al actual gobierno, ignoraron lo que tanto pregonaron.

Es dolosa la actitud de la secretaria Díaz de Rivera, quien a pesar de contar con una trayectoria muy buena en el activismo femenino, se “apanicó” frente al primer gran reto que era salir a dar una explicación y sobre todo una postura frente a la iniciativa enviada por el ejecutivo estatal.

El silencio de la actual titular de la Secretaría que representa a las mujeres en Puebla, descalificó esa credibilidad y la confianza que le otorgaron otras mujeres del activismo nacional con quienes se reunió hace varios meses, para ir cabildeando su postulación como una candidata natural al cargo.

Las mujeres tenemos que dejar de representar “el negocio” para otras mujeres que transitan por las burocracias doradas, con el buen disfraz de la tan vapuleada sororidad.
¿Nos sirve de algo en Puebla tener una Secretaría de la llamada Igualdad Sustantiva cuando en términos reales vemos que se callarán frente a los temas que siguen golpeando la integridad, el derecho de las mujeres y la necesidad de reconocer la diversidad en las uniones maritales?

Muchos han sido los negocios que al amparo de la “Equidad de Género” se gestan desde las burocracias y si no hay que preguntarle a la hoy senadora Nadia Navarro o a Mónica Silva que durante su paso por el Instituto Poblano de la Mujer dejaron una serie de inconsistencias a la hora de asignar contratos de capacitación para las mujeres en Puebla.

Mucho ojo secretaria Mónica Díaz de Rivera, pues si además de las mordazas se empiezan a hacer contrataciones y a fomentar camarilas sexenales, será cuestión de meses para reventar e inutilizar una dependencia que costó mucho crear y que hoy no da buenas señales.

La siguiente prueba de fuego para esta funcionaria será ver su apertura y pluralidad para crear un nuevo Consejo Consultivo que represente a las Mujeres en Puebla. Y hablo de neutralidad y diversidad, no de las caras que la Secretaria quiere ver o sentar. Sino del activismo duro, real, palpable y no de salivazo.

Si los meses empiezan a transcurrir y vemos que las mujeres en Puebla no son la prioridad gubernamental, confirmaremos que quienes hoy abanderan una aparente causa, lograron el cometido: Haber hecho una vez más, “el negocio con las mujeres”.

Sirva este espacio #AlquimiaDePoder para refrendar mi solidaridad y apoyo a mi estimado Rodolfo Ruíz, director de E-consulta, un espacio donde muchos periodistas, consultores, académicos, funcionarios, hemos encontrado el respeto a la pluralidad para difundir nuestras opiniones.

El derecho a la información y a la libertad de expresión nunca estarán sujetos a la negociación que somete, amenaza, humilla y tergiversa la labor del periodismo en cualquiera de sus modalidades. Hoy Puebla vive tiempos de intolerancia y embestidas gubernamentales.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Las “standuperas” del feminismo poblano

Bastaron sólo dos meses para comprobar que en Puebla siguen predominando los tiempos “inquisidores” cuando se trata de debatir sobre esos temas tabú que a estas alturas, resultan una necesidad ponerlos en la agenda de gobernanza y de la opinión ciudadana.

Resulta que la negativa del Gobierno de Luis Miguel Barbosa para despenalizar el aborto en Puebla y aprobar los matrimonios igualitarios exhibe no sólo misoginia gubernamental, sino la simulación de las propias mujeres que hasta hace unos meses montaban sus shows “standuperos” para hablar de feminismo a ultranza y colgarse los famosos pañuelos verdes.

Me pregunto ¿dónde están esas mujeres? El que hoy ocupen cargos en el gobierno estatal no las exime de esos silencios ominosos que reflejan la verdadera cara de la moneda.

Si tanto se cacareó la creación de una Secretaría de la Mujer hoy queda claro que el poder de sumisión las deja fuera de la jugada ante la ola de cuestionamientos sobre dos temas que resultan de alta sensibilidad para una sociedad que está ávida de respuestas para esos sectores que exigen reconocer no sólo la DIVERSIDAD en todas sus modalidades, sino el poder de decisión que sobre nuestro cuerpo y actos tenemos las mujeres.

A las señoras del Stand up feminista decirles que no sólo basta con amarrase su pañuelito verde; tampoco tomarse fotos caminando por las calles, ni mucho menos hablando de pluralidad cuando a la primera circunstancia se callaron.

El feminismo de reflector no nos sirve en Puebla. Ocupamos un debate entre las ciudadanas reales, nos las de siempre, las que se montaron en candidaturas u hoy están amordazadas por ser burócratas de closet.

La simulación también alcanzó al Congreso del Estado, el cual una vez más, ratifica ser de uso “exclusivo” de los ejecutivos estatales, ignorando el debate y las posturas críticas como la de la diputada Rocío García Olmedo.

Es lamentable que desde un órgano legislativo se compruebe la sumisión de aquellos que ocupan curules para levantar manos a petición gubernamental exhibiendo sus contradicciones y enviando un mensaje de pérdida de autonomía ante una sociedad que está harta de lo mismo.

¿Cuándo escucharemos a la Secretaria Mónica Díaz de Rivera darnos su opinión sobre las polémicas iniciativas gubernamentales?

Son tan pobres los argumentos que hasta ahora se han escuchado que la proximidad de un año electoral y la cadena de desaciertos que sigue cometiendo el Gobierno Barbosista dejan en evidencia a una Puebla que en menos de dos meses perdió la brújula.

Cerremos el paso a toda aquella simulación y oportunismo para ocupar al feminismo como un capital político que atraiga votos, arriesgue vidas y censure diversidad.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

El disfraz de la censura

La comunicación del gobernador Miguel Barbosa obliga a un análisis sobre los últimos acontecimientos donde hay señales latentes sobre una abierta confrontación con medios de comunicación y riesgos que podrían amenazar la libertad de información en Puebla.

La censura bajo el disfraz de complots, nunca será el camino para que un gobierno y la ineptitud de sus voceros, intente frenar la crítica y los cuestionamientos.

Digo lo anterior ante la alerta emitida por la organización Artículo 19 en la que documenta el hostigamiento que el portal informativo e-consulta que dirige el periodista Rodolfo Ruíz, ha enfrentado en las últimas semanas como resultado de la publicación de información que ha incomodado al ejecutivo estatal.

A menos de un trimestre de estar en funciones, el Gobernador ha evidenciado acciones erráticas como los contenidos de cartas aclaratorias y la presión que se ejerce a través de los convenios publicitarios para que otros medios se “alineen” descalificando la crítica y la publicación de información que consideran dolosa.

Más allá de tratarse de un complot como lo intentaron etiquetar desde la vocería del gobernador, la confrontación con un medio de comunicación exhibe que no hay un manejo con estrategia para posicionar la imagen de un gobierno que hasta ahora ha tenido varios desaciertos.

Mostrarse intolerante ante la crítica y carecer de una vocería que pueda hacer frente a los manejos de crisis, son circunstancias que están marcando el inicio de la era barbosista con fallas como:

Seguir sumando a más colaboradores foráneos, lo que contradice un discurso y promesa de campaña, cuando se había dicho que se gobernaría con poblanos.

El arribo de oportunistas del pasado que hoy están colocados en todos los niveles de gobierno, sin que importe su pasado priista, panista, perredista o de cualquier otro color, menos el de Morena, es uno de los fuertes cuestionamientos para el gobierno actual.

Manejar una comunicación con diques donde no hay una sensibilización de los temas que han ido explotando en las manos del mandatario, debido a que su cuarto de guerra parece funcionar como una vieja redacción donde se trabaja al estilo oficialista sin buscar permear lo que el Gobernador tendría que estar comunicando.

Mal y de malas, es lo que refleja la imagen de un mandatario quien pareciera ser “azuzado” por los malos consejeros que lo exhiben como un personaje que no suma, sino que confronta.

El mal manejo que en las últimas semanas se ha dado al tema del alza a la tarifa del transporte es otro indicador del desgaste temprano de un gobernador que maneja su comunicación a como la entiende o piensa que debe hacerlo, pues en lugar que le resuelvan los temas de alta prioridad para salvaguardar y garantizar acciones de apertura y tolerancia, tal parece que el propio Miguel Barbosa es quien le hace la talacha a su área de vocería para resolver las confrontaciones y chismes internos que derivan en verdaderos circos mediáticos donde se habla de complots y vendettas.

Además de todo lo anterior, llama la atención lo que en el caso de Puebla Comunicaciones se ventiló sobre el conspirador y su red de complicidades. Y es que salta la perspicacia.

¿Será que también el Gobernador Barbosa ya sucumbió a la estrategia morenovalista y caerá en la riesgosa tentación del espionaje que padecimos en el sexenio anterior?

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

El dique de la reconciliación

Muchas lecturas serán imprescindibles en los próximos días, para entender los términos en que el gobernador Miguel Barbosa y la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera se encuentran estrenando esa tregua, donde los pactos sin firma empiezan a fluir y tranquilizar la efervescencia de muchos actores que daban por sentado el cabildazo.

En este nuevo escenario, sólo hay un “detallito” que sobra y puede revertir “las buenas voluntades” de quienes están aplicados a fondo para consolidar lo que ya es una operación cicatriz.

El dique en esta nueva etapa de reconciliación Barbosa-Rivera se llama G5. El grupo de regidores a los que semanalmente les tiran línea para rafaguear sobre algún tema municipal, tendrán que replantear si seguirán siendo de utilidad o a corto plazo, los veremos pulverizados siguiendo la verdadera ruta de sus intereses personales.

Y es que al interior de este Grupo de los 5 no se puede ignorar la falta de sentido estratégico para abordar los nuevos tiempos, evidenciando quizá, que ellos responden a otro amo que no es precisamente el gobernador.

La regidora Rosa Márquez es la única del grupo que empieza a marcar distancia y a entrar en la misma sintonía de la nueva etapa donde se avecinan los consensos y las negociaciones.

Esta fin de semana, la regidora Márquez fue arropada por la plana mayor del Ayuntamiento quienes respaldaron un acto promovido por ella.

En el análisis obligatorio de las escisiones en el Ayuntamiento de Puebla, podremos concluir, que la edil Claudia Rivera no goza de una blindaje absoluto pero sí de un voto que el mandatario estatal le está otorgando para controlar a su propia burbuja y decidir abrir la puerta a las propuestas que seguramente en los próximos meses serán los enroques del gobernador para arribar al Palacio de Charlie Hall.

El G5 tendrá que entrar en una nueva dinámica si quiere ir a la sobrevivencia o tal vez evidencie que la línea de confrontación la reciben no desde Casa Aguayo, sino desde el Congreso del Estado.

En Política es importante identificar los tiempos en que se hace imprescindible sumarse o bien afrontar el riesgo de la división, que al parecer es lo que veremos en las próximas semanas, cuando quizá empecemos a hablar de un G3.

Los infames

Poco le duró al gusto al diputado Gerardo Islas para presumir sus fotos junto al Gobernador Miguel Barbosa o con la Presidenta Nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

La confirmación del ejecutivo estatal sobre la carpeta de investigación que se abrió para el desvío de recursos destinados a la reconstrucción de casas e inmuebles dañados por el sismo, confirmó todas las irregularidades en las que no se pueden ignorar también los nombres del ex subsecretario de Sedatu, Juan Carlos Lastiri y el ex gobernador Antonio Gali.

Una vez más, los infames cometiendo excesos cuando se trata de lucrar con recursos y seguros destinados a enfrentar una catástrofe.

¿Quiénes de ellos se llevaron la mayor tajada del pastel?

Aún se recuerda a Islas subiendo fotos a sus redes sociales, montando puestas en escena durante sus recorridos a la mixteca para posar frente a viviendas demolidas por el sismo de hace dos años.

Qué dirá Lastiri sobre el presunto lucro con los recursos federales que si llegaron, lo hicieron a otros bolsillos, más no a los de los damnificados.

¿Y del ex gobernador Gali qué decir? Los seguros anti desastres resultaron muy rentables no?

Una dolosa infamia se volvió a cometer en contra de quienes perdieron casa, trabajo, patrimonio y siguen hundidos en la pobreza que difícilmente hace olvidar que algunos personajes aplican la máxima de: El poder es para poder…robar.

@rubysoriano
Facebook: Mediatikos Consulting
mediatikosconsulting@gmail.com

“Tiene que ser poblano”

En una buena mesa de amigos y cafés como las que seguramente se dan en diferentes lugares y momentos, reafirmamos eso que decimos en Puebla.

Quienes nacimos aquí, sabemos quiénes somos y de dónde venimos. Nos conocemos, sabemos de ligas familiares, tenemos al amigo, ex novio, jefe, pariente que incursionaron en la política o que hoy ocupan cargos de elección popular.

Sabemos de las historias de éxito y fracaso de los empresarios poblanos, los conocemos; conocemos sus filias y fobias, sabemos de la trayectoria de sus empresas.

Tenemos anécdotas, contamos pasajes de la historia política local porque ahí estuvimos y esto es invaluable, no se compra con falsas actas de vecindad o residencia en Puebla.

Me gustaría tener en una mesa de estos cafés y conversaciones al diputado Gabriel Biestro, quien parece estar obsesionado con esa poblanidad que no se le da por ningún lado.

Sería bueno sacarlo de ese discurso “extremista” y en desuso de las izquierdas que sólo lanzan verborrea sin conocer a fondo el lugar y las costumbres de una poblanidad que sigue arraigada en sus grupos, familias, sucesos, acontecimientos.

¿Sabrá Gabriel Biestro la historia y el desenlace del Banco de Oriente? Podrá hablar sin excesos de la “ultra derecha” y yunque para identificar cuáles fueron los hombres de negocios que apuntalaron las primeras empresas en Puebla.

¿Nos podrá decir si alguien le ha contado sobre el esplendor de la industria textil en Puebla y los nombres de las familias que protagonizaron la época dorada de este sector en nuestra ciudad?

¿Alguien le habrá contado que aquella foto que presumió en su face con la hoy Presidenta Municipal de San Martín Texmelucan Norma Layón y la hoy Secretaria de Bienestar, antes Desarrollo Social, Lizeth Sánchez, con el cacique sindical petrolero Roberto Castro era una afrenta para la gente de esa región, por el negro pasado de agresiones y ataques a la clase trabajadora de parte de este personaje, quien se colgó de la campaña de morena para ofrecer voto corporativo?

Tendrá idea de la pobreza que siguen enfrentan juntas auxiliares como Guadalupe Tecola o sabrá cuáles siguen siendo los barrios bravos de Puebla donde hoy el crimen organizado tiene sentados sus reales para operar con narcomenudeo utilizando a los jóvenes de estas colonias.

Tendrá idea de quiénes son los artistas poblanos que a pesar del tiempo están ahí, en el anonimato haciendo lo suyo en el sector de la cultura.

¿Conocerá las historias de éxito de poblanas y poblanos cuyas familias identificamos por haber empezado desde abajo y hoy se mantienen como insignias del éxito que se puede alcanzar empezando desde abajo?

No diputado Biestro, usted queda al margen de todo esto. Y es así porque la vecindad la podrá obtener con un papel real o falsificado, pero la poblanidad, esa sí se la vamos a quedar a deber porque hoy la gente no puede ignorar las ambiciones de personajes foráneos que a la sazón del oportunismo partidista o de la protección caciquil del gobernante en turno, pretenden pensar que una sociedad como la poblana podrá estar dispuesta a comprar nuevamente espejitos.

Muchas son las voces que en los ambientes menos formales e incluso familiares comentan sobre los errores cometidos en esta Puebla donde lo que menos queremos es más oportunismo del que venimos viendo en aras de “gobernar” con la ley para los enemigos y la impunidad para los amigos.

“Tiene que ser poblano” una frase que permea en la opinión de muchos ciudadanos invadidos por el hartazgo de ver cómo un gabinete gubernamental fue invadido por foráneos o cómo un Congreso Local sigue actuando de manera abyecta para facilitar decisiones del ejecutivo estatal.

Así que “tiene que ser poblano”. Es cuánto.

@rubysoriano
Facebook: Mediatikos Consulting
mediatikosconsulting@gmail.com
Foto. Es Imagen / Jafet Moz

Tiempos de capitalizar “la esperanza”

El informe del presidente Andrés Manuel López Obrador abre varios frentes de análisis. El primero de ellos es que afortunadamente estamos en un país donde podemos coincidir o disentir de la visión gubernamental.

El mandatario llega a noveno mes de gobierno con ese nivel de aprobación casi de 70 por ciento con muchas incógnitas, pero con un respaldo que para la crítica puntillosa también vale la pena preguntarnos de dónde salen los números, quiénes hacen las encuestas y a quiénes encuestan, sobre todo por la falta de credibilidad de la que hoy gozan varios de estos estudios demoscópicos.

Escuché a un presidente afable sí, conectado con esa audiencia de Palacio Nacional que poco cambió con esta 4 Transformación, pues ahí estaban casi los de siempre, los que ostentan poderío e influencia. Líderes obreros, empresarios, diputados, senadores, gobernadores, burocracia dorada y muy poco pueblo.

El Andrés Manuel que gobierna México mantiene ese empecinado estilo de lanzar frases y aseveraciones que dejan más cosas en el aire.

El presidente habló de esa trasformación que es cierta, es paulatina, sin embargo, las arengas ya no nos alcanzan a quienes votamos por él. Tampoco podemos vivir y planear nuestro futuro terapeándose diariamente con el mantra de la felicidad.

México no está para un adoctrinamiento donde se gobierne “capitalizando la esperanza” como una bandera que acompañe a un gobierno sexenal.

Aplaudo algunos programas que el Gobierno de México está impulsando sobre todo en política de bienestar social. No así, lo que hoy observo en el colapsado sector salud, ni mucho menos en el estancamiento real que hoy viven los empresarios de la construcción y de muchos otros sectores que todos los días sienten una parálisis real.

Tampoco creo que evadir sea una respuesta a tantas preguntas que nos siguen surgiendo a los mexicanos.

Es valiosa la propuesta del presidente para quitar el fuero a su propia investidura, no así para avalar las consultas públicas que si se hacen con el arcaico esquema de voto a mano alzada, resultan francamente una farsa para imponer decisiones abyectas.

Escuché minimizar un crecimiento económico a cambio de una repartición equitativa de la riqueza. ¿Pero cómo repartir igualitariamente lo que no se impulsa para que sea mejor la rebanada de pastel para cada ciudadano?

Escuché a un AMLO sin amor, quizá porque la euforia se fue y entonces lo empezamos a ver con la realidad que nos toca enfrentar todos los días, sin esa “alegría o tanta felicidad” como la que el presidente intenta colocarnos en el software mental.

Cuando el presidente dice que con esta Cuarta Transformación terminará la corrupción, me pregunto si se ha dado a la tarea de mirar lo que están haciendo algunos gobiernos, diputados y senadores de su propio partido. Y si nos vamos más abajo, pues qué decir, hay muchos que ahora amparados en la 4T están haciendo nuevos y jugosos negocios.

La mención a Carlos Slim una señal por demás de lo efímero que pueden ser los discursos y la fragilidad para desviar la atención. Concluyo que de enemigo se pasa a aliado cuando hay negocios con buenos acuerdos.

Del Presidente hubiera esperado una mención madura hacia sus opositores, sin esas frases tan arcaicas de la demagogia del pasado reciente.

Una gran ausencia es la de un real Programa Nacional de Seguridad. Lo que hasta ahora hemos visto con la llamada Guardia da pauta para señalar que el gobierno sigue caminando en un gran círculo sin tomar las riendas en el combate a la violencia e inseguridad.

Las mujeres también hubiésemos deseado escuchar menos politiquería y más sensibilidad si el mandatario hubiese reconocido el grave problema que enfrenta México con feminicidios, migrantes y desaparecidos.

Total, un tercer informe donde la “esperanza” sigue siendo la mejor rentabilidad que hasta ahora le ha funcionado a un Andrés Manuel que sabe lo lastimado que se encuentra un país al que durante décadas se le ha mentido como una forma natural de ejercer el gobierno.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

En Puebla ¿perdimos la batalla?

En Puebla es momento de dejar la grilla política a un lado; de quitarle el foco a quienes desgastan el interés ciudadano, de tomar la urgente responsabilidad de sumar esfuerzos desde muchas directrices para ayudar y obligar a las autoridades de todos los niveles a cumplir con la responsabilidad de poner en marcha un plan emergente para contener la inseguridad que ya enfrentamos los poblanos.

Entre una ola de feminicidios y asaltos, así vivimos en el cuarto estado más importante del país, donde no es justo “habituarnos” a un clima de temor donde los atracos, ejecuciones y asaltos con violencia ya se dan a cualquier hora.

Cuando hablo de haber perdido la batalla, no me refiero a la delincuencia, me refiero a los gobernantes, sí a ellos, a quienes les dimos el voto y hoy desdeñan un reclamo ciudadano que lleva meses buscando una respuesta que simplemente no llega.

Este fin de semana, atracos a transeúntes, en restaurantes, asaltos a un autobús estrella roja en la Atlixcáyotl, una balacera, y lo que se acumule en las próximas horas. ¿Y las autoridades?

Los gobernantes haciendo grilla o disfrazando la vacación de verano. No Señoras y Señores porque esta irresponsabilidad alcanza para todos, no sólo para un personaje.

Mientras unos piden amarrarse el cinturón porque les dejaron la casa limpia, otros viajan a Cuba, Colombia y donde los inviten. Algunos más, pagan conciertazos para disfrazar su incompetencia.

Las urnas ya nos quedan cortas a los ciudadanos para castigar sin piedad a toda esta pléyade de gobernantes oportunistas, inexpertos y faltos de tacto para enfrentar lo que la sociedad está exigiendo a gritos.

Puebla capital y sus municipios conurbados hoy son el mejor sensor de lo que ocurre con la incapacidad de sus gobernantes para encarar el tema de la inseguridad que junto con la pobreza son los temas medulares en las políticas públicas de cualquier gobierno.

Mientras en el Ayuntamiento de Puebla ha sido una semana de desgastes y filtraciones para ver si a la Presidenta Municipal, Claudia Rivera se le ocurre rotar a sus funcionarios, la ciudad que ella gobierna está hecha un caos.

Y es que quizá los ciudadanos miramos lo que estos señores dejan de percibir que es el hartazgo social.

Leer incongruencias como la de Lourdes Rosales, Secretaria de Seguridad Pública en la capital, al señalar que la ola delictiva responde a la temporada vacacional es una verdadera falta de responsabilidad, cuando desde hace mucho esta funcionaria debió presentar su renuncia.

La pregunta es, ¿y ahora con quién nos quejamos, o junto a quién damos batalla?

Tal parece que en Puebla estamos solos y tenemos a gobiernos que ni de lejitos enfrentan la agudeza de una crisis.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen

Los esquiroles de la reconciliación

Su juego está cantado. Operan con la izquierda, ese es un hecho, la pregunta es si aplicarán la máxima de cobrar con la derecha.

Se trata de esos cinco regidores que se abanderan como los “fajadores” de golpeteos para exhibir las pifias de la alcaldesa Claudia Rivera.

Y no es que Rivera Vivanco salga ilesa de las acciones erráticas que hemos visto en su gobierno; sin embargo, sería inocente ignorar cómo y para quién opera este grupúsculo de regidores. Es más, la duda está en si recibirán encomiendas desde Casa Aguayo o desde el Congreso del Estado.

No han sido menores ni gratuitos los señalamientos hechos contra la Presidenta, eso en Puebla lo tenemos claro. Sin embargo, este grupo tiene un propósito que está muy lejos de responder a los intereses ciudadanos.

En un momento de tensiones políticas en Puebla, dudo que el Gobernador Miguel Barbosa abone a la confrontación interna de morenistas, cuando en sus mensajes sigue llamando a la reconciliación.

Por lo tanto, la actuación de estos regidores más que representar una etiqueta barbosista la demerita cuando se trata de hablar o negociar por encargo.

Este grupo es amorfo y heterogéneo por el origen de cada uno. Así que póngales nombre, cargo e interés.

Ella mueve los hilos de la madeja a pesar de haber sido excluida del gabinete barbosista. Su colmillo político le confiere el beneficio de la duda a la hora de analizar su actuar político. Se le puede aplicar la máxima: Con la vara que midas, serás medida, sobre todo si hablamos de nepotismo.

Dicen que cuando te golpean puedes volverte un avispado agresor, por eso, en este grupo de los “cinco” parece que hay varios experimentados en el tema.

Ahí está el caso de un regidor quien al más puro estilo provocador se enfrenta en pujas verbales con la mismísima Presidenta o recurre a los insultos contra sus compañeros o al manotazo a los celulares de reporteras.

En la lista sigue ella, la mismísima a la que le aplican la de Judas, porque la han negado más de tres veces. Su trabajo intrascendente la coloca en el armario de las regidurías donde seguramente cederá a la oxidación que provoca el desgaste de quienes no subirán más escalones del Olimpo. Ella sucumbe a su propio azufre.

Luego aparece el gris, el incipiente, el lector de guiones. El que al estilo guiñol se mueve al ritmo del titiritero.

Cerramos con el que actúa de acuerdo a intereses y ganancias. A veces está y otras finge ignorar.

La trama del G5 se antoja como la de los esquiroles de los viejos sindicatos. Su función es clara, ser el dique para forjar sobre las divisiones, los nuevos enroques que sirvan de plataforma a quien quiere llegar al Palacio de Charlie Hall.

¿Lo interesante es quiénes de los cinco sobrevivirán?

En la capital los poblanos tenemos prioridades señores del Ayuntamiento. No estamos como para tolerar G5, G4 o G3. Estamos para exigirles a TODOS sin distingo de AMOS que hagan su chamba

Estos señores y señoras, gestan la guerra de los subterráneos, sin tomar en cuenta que en política no hay coincidencias; hay diferencias y muchos intereses que hoy anteponen a lo realmente imprescindible que es trabajar a favor de la ciudadanía.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Foto: Es Imagen / Jafet Moz

De bufones, patiños y traidores

“Meritocracia”, una palabra que según sus discípulos, Rafael Moreno Valle sacaba a la menor provocación cuando alguien se le quería salir del redil para saltar y darse ínfulas de nuevo patroncito.

La soberbia, el orgullo y la prepotencia eran como el pan de cada día para aquellos que estaban en esa burbuja donde se gestaron negocios, contubernios, complicidades y mucha opulencia.

El tiempo siempre se encarga de aplacar orgullos y volver terrenales a los omnipotentes de los que hoy, sólo queda una triste caricatura.

Muchos de los discípulos morenovallistas deambulan como muertos vivientes y buscan resucitar en la 4ta transformación de lo que se pueda y como se pueda.

Ahí están, haciendo fila, mostrando sonrisas de falsedad, jurando nuevas fidelidades, buscando chambas como voceras, haciendo citas en Casa Aguayo, sacando información del pasado y pasándola por lo que se ofrezca para acomodarse en la nueva era donde a empujones quieren embonar, como si los poblanos tuviéramos amnesia para olvidar quiénes son, qué hicieron y cómo pactaron.

Muchos de los que postearon sus fotos de juventud con el ex gobernador Moreno Valle, le lloraron a Martha Erika Alonso e hicieron todo un show en el desafortunado sepelio de sus “jefes”, hoy no pierden oportunidad para sacarse la selfie con los líderes morenistas o con el propio gobernador Barbosa.

Es la Puebla de las simulaciones, de los camaleónicos patiños que están para pretender volver acomodarse y soñar en el regreso de las épocas doradas donde humillaron, persiguieron, maltrataron e hicieron del poder, una verdadera muestra de impunidad.

Y volverán a pedir el voto, y volverán a traicionar y volverán a hacer negocios.

Y cómo dirían en los buenos bailongos: Danzón dedicado a…….Ustedes pónganles los nombres y apellidos.

Re-Conciliación

Hay que preguntarle al gobernador Miguel Barbosa si sigue en pie lo de la reconciliación en Puebla. Y si es así, pues que lo asuman los llamados brazos de poder que favorecen un golpeteo que afecta no a quienes pretenden exhibir o presionar. Afecta al mismísimo mandatario poblano, debido a la confrontación que muchos personajes siguen generando al interior de Ayuntamientos y a través de organizaciones que se dicen de la sociedad civil.

Caso específico es el que se vive en el Ayuntamiento de Puebla, donde el tema de los llamados pre-cabildos ha servido para buscar controversias estériles.

Señores regidores ustedes cobran por tener una representación ciudadana, no por hacer la desgastada grilla de la que estamos cansados en esta Puebla Capital.

Llegó un nuevo gobernador y llegó enarbolando una “re-conciliación” que habría de consolidarse para frenar cualquier enfrentamiento o luchas de poder interno que poco favorecen a la imagen de los gobiernos morenistas en Puebla.

Ahí les encargo.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

El tiradero de la casa

Año y medio de incertidumbre política, dos elecciones, un conflicto post electoral, la muerte de una gobernadora y su marido, elecciones con una paupérrima participación, la guerra política entre morenistas y ahora para cerrar con broche de oro: nos saquean las arcas estatales. Urge una limpia señores, pero una limpia de políticos.

Como la maldición de “los ángeles negros”, en nuestro Estado vamos de drama en drama enfrentando ahora, el inicio de la 4ta en Puebla con los bolsillos casi vacíos.

En estos siete meses de interinato en Puebla, don Guillermo Pacheco Pulido podríamos decir que sacó la casta “Rex”, esa del jurásico y de los viejos tiempos que le tocaron vivir para irse con un aparente sigilo que se rompió horas después de que el Gobernador Miguel Barbosa asumiera la investidura como nuevo mandatario.

El aluvión de declaraciones fue directo y de la propia voz del nuevo mandatario, quien puso al descubierto el tiradero que en la Secretaría de Finanzas dejó el llamado “Clan Estefan” que con sus buenos guantes de seda, lo volvió a hacer. Y es que parecen tener experiencia en el tema, luego de haber hecho lo mismo con las finanzas del Partido Revolucionario Institucional.

La pregunta que no se puede ignorar en este momento, es donde quedaron los dineros de las arcas estatales. Con quiénes asumieron compromisos, a quienes les asignaron contratos, qué compras se hicieron y sobre todo, ¿quién o quienes cubrieron los excesos del clan Estefan?

Un arranque de la era Barbosista con un escándalo que obliga a voltear la atención y centrarla en aquellos que por meses hicieron y deshicieron para tejer lo que pensaron sería una continuidad política que se vio frenada debido a estos excesos que afectarán las acciones e inyección de recursos en Puebla, al menos para lo que resta del año.

#MujeresPoderosas

La pluralidad se construye con apertura, equilibrios, diversidad y con la sororidad que implica aprender a escucharnos sin colores, partidos o ideologías.

Puebla se encuentra en el inicio de nuevas etapas políticas y sociales, donde los contrapesos son fundamentales para la apertura de espacios a mujeres que desde diversos sectores puedan detonar, empujar, proponer, crear y contribuir a delinear las nuevas formas de construir liderazgos desde la sociedad.

#MujeresPoderosas es la suma de voces, propuestas, opiniones pero sobre todo, apertura a una diversidad social que nos permita escucharnos de poblana a poblana para ser sensores, donde se privilegie la propuesta y el enriquecimiento de ideas.

En esta sociedad tan confrontada, urgen espacios de opinión, foros, debates, pero sobre todo, escuchar voces con perspectiva generada en la sociedad.

No sólo es hablar de género, es sumar el poder de muchas voces, para buscar los equilibrios sociales que generen opiniones y consoliden acciones. Ya les iré compartiendo.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

La grilla entre grillos

La reorganización en el organigrama gubernamental propuesto por el gobernador electo Miguel Barbosa tiene singular relevancia al margen de los propósitos administrativos y jurídicos. En términos políticos, la existencia de organismos creados como satélite para hacer negocios y de los jugosos, provocó concentrar el poder en una de las Secretarías donde no sólo había operación política, sino también económica como lo es la Secretaría General de Gobierno.

La redistribución del organigrama de gobierno sin duda alguna, le resta poder a quienes ya se sentían vice gobernadores, con todos los hilos en la mano para operar en todos los frentes y con el camino finito para empezar a armar al estilo de la “finada” parentela, las campañas anticipadas.

En política no existe la gratitud, ni tampoco la casualidad. Tal parece que el gobernador electo dejó hacer, dejó pasar, los dejó que agarraran, sí que agarraran confianza y asestó el golpe sorpresivo que evidencia esos distanciamientos difíciles de disimular.

El mensaje que se envía es claro por parte del gobernador electo. Los hilos de la madeja no se moverán en Gobernación, sino directamente desde el Cuarto de Guerra Barbosista donde me cuentan y me dicen se ha limitado el consumo de los tés de manzanilla.

Veremos si el ego de los acotados personajes aguanta operar bajo las nuevas circunstancias.

El síndrome “Juanita” en Sedeco

Vaya sorpresa que causó entre el empresariado poblano el nombramiento de Olivia Salomón, esposa de Rafael Moreno Sánchez como Secretaria de Economía.

Muchos comentarios se han desatado en torno al polémico nombramiento donde tal parece que el gobernador electo Miguel Barbosa envía un mensaje en el que la economía poblana estará a cargo de una administradora, más no de una empresaria o de quien tenga un manejo y conocimiento sobre la política económica interna y externa de la entidad.

Y es que salta la duda de quién está al frente de la entrega recepción en Sedeco, pues hasta donde se sabe, la reluciente Secretaria electa anda de viaje por Milán y aún no pisa suelo poblano.

La llegada de Salomón a Sedeco se podría interpretar como el “bendito pago de facturas” que se estila para disfrazar las componendas y favores recibidos en campaña.

Esperemos no se trate de un clásico pantallazo y que Olivia nos resulte una “Juanita” que a la hora de la hora sólo haga las veces de, cuando en realidad sea otro personaje el que tome las decisiones en Sedeco.

Por otro lado, si bien es del dominio público la distancia que había entre el ex gobernador Rafael Moreno Valle y su tío del mismo nombre, se comenta que la familia del fallecido senador, no recibió nada bien el nombramiento, recrudeciendo distancias y diferencias del pasado familiar.

Cuando tejen las arañas

El karma también le tunde a la política cuando de deudoras se trata. Me cuentan que una regidora morenista berreaba y lloraba porque no fue tocada por el dedo divino del barbosismo, pues ella se dedicó a dar por hecho que sería la ungida en la Secretaría de Turismo.

Se quedó con las ganas porque su desempeño es tan mediocre que los barbosistas la extrañan sí, pero para tomar recados o seguir como eficiente asistente del mayordomo. ¡Que el karma la redima!

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

1 3 4 5 6 7 9