¡Escúchanos por internet!

‘Birdman’ huele a Óscar

Debo confesar que soy cinéfilo de hueso colorado y que también me considero apasionado del trabajo fílmico que ha realizado, hasta la fecha, el mexicano Alejandro González Iñárritu.
‘Birdman: or (The Unexpected Virtue of Ignorance)’ se estrenó el pasado jueves en las salas cinematográficas poblanas y es una cinta que, le aseguro, vale la pena ver y disfrutar.
Alejandro González Iñárritu (aunque ahora sorprendentemente en los créditos solamente aparece como Alejandro G. Iñárritu) no defrauda con esta cinta. Le da un perfecto seguimiento a ‘Amores Perros’, ’21 Grams’, ‘Babel’ y ‘Biutiful’. ‘Birdman’ conjunta un reparto de primera línea en donde todos y cada uno de los actores brinda una actuación maravillosa: Michael Keaton, Edward Norton, Naomi Watts, Emma Stone, Zach Galifianakis, Andrea Riseborough y Amy Ryan.
Mención aparte merece la dirección fotográfica de Emmanuel Lubezki quien nos hace sentir Dios o un fantasma siguiendo, en lo que parece un plano secuencia de casi dos horas, a todos los actores de escena a escena. La cámara se convierte en un personaje más y sigo sorprendido de no haber visto en ninguna ocasión la cámara en los tantos espejos que aparecen en la cinta.
¿De qué se trata ‘Birdman?? Le revelo el centro de la trama pero sin tanto detalle para que no pierda interés. Riggan Thompson (Keaton) es un actor que vivió sus momentos de gloria interpretando a ‘Birdman’ en la pantalla chica y en el cine. Después de lograr el éxito rotundo su carrera cae en un receso sin éxito y con varios retornos fallidos. Tratando de sobreponerse todo lo que tiene apuesta (dinero, tiempo, esfuerzo, dignidad y esperanzas) en montar una obra en Broadway. La cinta nos presenta las penurias de las funciones previas y del estreno junto con las relaciones entre los actores del elenco y la hija de Thompson (Stone) quien es su asistente personal y recientemente ha salido de un centro de rehabilitación.
Las actuaciones no tienen desperdicio. Hay varios duelos entre Keaton y Norton que quitan el respiro además de que todo, absolutamente todo está perfectamente coreografiado. Los movimientos de cámara son pensados, ensayados y efectivos, no hay lugar para la improvisación.
Por donde se le vea esta cinta huele a Óscar, quizá es prematuro para asegurar que se llevarán la estatuilla pero le puedo asegurar que la película, el director, el director de fotografía, Michael Keaton y Edward Norton se llevarán una nominación.
El estilo de dirección que ha abordado Alejandro González Iñárritu es novedoso y visceral, llama la atención por su naturalidad y por brindarnos aspectos de los actores que nunca habíamos visto.
Está por demás decirle que le recomiendo verla, es una cinta que no hay que perderse porque le garantizo que huele a Óscar desde el particular inicio hasta el sorprendente final.

noviembre 16, 2014 - 9:33 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Gilberto Brenis

Columnistas