¡Escúchanos por internet!

Cita a ciegas

Después de tanto pensarlo accedí a salir con el amigo de una amiga, ya saben una cita a ciegas.

Me invitó a cenar un viernes por la noche y como me intrigaba su foto de perfil de Facebook, una minifalda y blusa escotada fueron mi mejor opción.

Cenamos, bebimos vino, platicamos, todo lo usual que se hace en una primera cita.

Me fue a dejar a mi casa y justo cuando estábamos en la puerta, lo besé apasionadamente y lo lleve hasta mi alcoba, después de todo soy una chica inusual.

Lo arrojé sobre mi cama y mientras me desnudaba frente a él pude notar lo excitado que estaba.

Desabotoné su camisa con mis dientes, mientras sus manos me recorrían entera.

Me tomó de las manos para colocarse sobre mí y con su lengua recorrió las curvas de mis senos, hasta llegar a mi entre pierna…

Hicimos el amor de una forma tan deliciosa que su aroma se quedó impregnado entre mi piel y mis sábanas.

Octubre 18, 2016 - 1:48 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba, Noticias Destacadas