¡Escúchanos por internet!

Como recuperar confianza política en las próximas elecciones

Según Consulta Mitofsky, la desconfianza en los partidos políticos ha venido creciendo de 2004 a 2016. En 2004 la gente le dio 5.1 puntos de confianza a este tipo de instituciones. Sin embargo en 2016 ese nivel de confianza disminuyo a 4.8 puntos.

En este mismo orden de ideas, la encuesta de abril de este año de BGC-Ulises Beltrán, publicada por el periódico Excélsior, refiere que el 72 por ciento de los mexicanos tiene una opinión desfavorable del Partido Revolucionario Institucional; 54 por ciento del Partido de la Revolución Democrática; 41 por ciento del Movimiento Regeneración Nacional; y 38 por ciento del Partido Acción Nacional.

Lo más grave de esto es que más del 80 % de la ciudadanía no confía en que las elecciones sean limpias sobre todo considerando que en los últimos años un número importante de elecciones se han impugnado como las elecciones reciente para las gubernaturas del Estado de México y la de Coahuila.

El origen del descredito se encuentra en la forma antidemocrática con que los partidos eligen a los candidatos o candidatas, pues nunca consultan a sus bases y por lo regular son elegidos por el líder de cada partido y si bien les va los someten a una elección de consejeros que eligen no por capacidades sino por compromisos corporativos.

Sin restarle importancia a lo anterior, otro motivo por el que prevalece la desconfianza en los partidos y en sus políticos es la creación de corporativismos políticos donde las cúpulas y los liderazgos se imponen sobre las bases dejando a un lado los procedimientos democráticos, generando no solo que pierdan sus candidatos sino que pasen a ser tercera y cuarta fuerza política de la noche a la mañana.

Otro de los motivos de desconfianza en los partidos y en sus candidatos es la falta de cumplimiento de sus compromisos de campaña por lo que los ciudadanos han dejado de creer en ellos.

Hoy en día, cuando un gobernante declara que no habrá más impuestos crea terror porque en el corto plazo pasa todo lo contrario y eso no es culpa del ciudadano sino del funcionario que miente y no sustenta sus dichos en realidades.
En nuestro país la desconfianza ha ocasionado que los partidos pierdan su identidad a tal grado que los ciudadanos no están interesados en apoyar a uno u otro porque todos operan igual y toman decisiones por encima de los intereses de sus gobernados.

Los partidos políticos se han olvidado que son organizaciones cuya función es mediar entre la sociedad y el Estado. Sin embargo, hoy en día muchas de las iniciativas de Ley que se someten a consideración de los congresos o de las cámaras, son iniciativas impulsadas por organizaciones no gubernamentales que si están en contacto con los ciudadanos.

Como mejorar la credibilidad política tener vocación

Cuando la política se convierte en profesión para subsistir, la vocación política pierde su esencia de servir y prevalece el interés de llegar a un cargo político con fines económicamente lucrativos. Por ello, es muy importante que cuando los partidos políticos elijan a un candidato, no deben dejar a un lado dentro del perfil analizado, la vocación política, porque sin duda alguna quien tenga esta característica lograra una mayor confianza de la ciudadanía en el desarrollo del cargo al que aspira.

Conocimiento ciudadano

Sin duda alguna, quien aspira ser diputado senador, gobernador e incluso presidente de la república debe tener claro cuáles son las necesidades y los problemas que les preocupan a los ciudadanos. Es importante saber quiénes son, cuáles son sus miedos y sus inseguridades. Hay que conocer su vida para ser elocuente en sus discursos y no dejarse llevar por esos asesores que cobran mucho pero que no conocen las raíces y culturas de los ciudadanos y diseñan discursos sin siquiera considerar la esencia del propio candidato.

Caracteristicas personales

Las características de liderazgo no deben pasar desapercibidas para elegir un candidato o candidata. Cuantas veces nos encontramos que quienes aspiran a cargos políticos tienen de todo menos características de liderazgo. Lo ideal sería que esas características fueran innatas para no correr riesgo de perder.
Algunas de esas características de liderazgo pueden ser las siguientes:

1.- Ser autentico. El ciudadano por lo regular observa originalidad en los candidatos y muchos de ellos solo refritean las actitudes de sus líderes.
2.- Tener iniciativa. No solo basta con tener capacidad, se requiere también de voluntad para ser creativos en la solución de los problemas.
3.- Ser humilde.- Por lo regular la humildad en los políticos es temporal y solo la pregonan cuando andan en campaña pidiendo el voto y poniendo su mejor cara pero cuando ya ostentan el cargo la olvidan, generando nuevamente la desconfianza. Por ello cunado la personalidad de un candidato muestra humildad su liderazgo se hace creíble y una vez en el cargo su autoridad es valorada y se vuelve ejemplar para sus gobernados.
4.- Ser honesto. La mentira es el peor error que un candidato puede cometer y sin duda alguna esa mentira cuando se descubre genera la mayor desconfianza en los políticos y en sus partidos. Siempre es mejor hablar con la verdad y no prometer cosas que difícilmente podrán cumplir. Sin embargo, por lo general los candidatos o candidatas en su proselitismo rampante no escatiman en promesas que ni siquiera están en su alcance cumplir. Por ello la honestidad es un valor que pocas veces podemos ver.

En conclusión, amigas y amigos lectores, en las próximas elecciones del 2018, donde se elegirán diputados, senadores, 8 gobernadores y al propio presidente de la república, los partidos políticos deberán ponderar si siguen eligiendo candidatos o candidatas por compadrazgo o por corporativismo o si elegirán candidatos o candidatas con vocación, con humildad, con honestidad probada que les garantice recuperar la confianza que tanto han perdido.

agosto 24, 2017 - 9:14 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Rubén Ortínez

Columnistas