¡Escúchanos por internet!

Crecimiento urbano con planeación

Con 82% de su población viviendo en ciudades, América Latina es la segunda región más urbanizada del mundo -apenas detrás de Norteamérica, pero el crecimiento de las ciudades latinoamericanas ocurrió sin orden, ganándole espacios a áreas rurales, a veces en tierras expuestas a inundaciones o deslizamientos.

Latinoamérica hace 100 años que no hace urbanismo, que no piensa en sus ciudades a futuro ni las planifica, por ello se han vuelto lugares expuestos a una creciente lista de problemas y riesgos propiciando condiciones de vida no confortables, inseguras e insalubres; el crecimiento caótico, un impacto inminente en el cambio climático y además conllevan a gastos desmedidos de recursos y de tiempo tanto para el ciudadano como para sus gobiernos.

Siendo evidente, que tampoco existen planes de gestión de riesgos, por lo que los peligros suelen saltar a la vista cuando se presentan emergencias como las inundaciones o deslaves que se han presentado en diversos países de la región como Argentina, Brasil o México. Los especialistas indican que casi todas las urbes de la región tienen un gran problema en el crecimiento demográfico y el alto grado de urbanización además de que carecen de planes de expansión y mitigación de desastres (BID).

En ese contexto, debemos referirnos al Día Mundial del Urbanismo que es conmemorado por el Instituto Superior de Urbanismo desde 1949 por iniciativa del Ing. Carlos María Della Paolera, primer catedrático de urbanismo en la Universidad de Buenos Aires fecha en la que se reconoce y promueve el papel de la planificación en la creación de comunidades sostenibles.

Por lo que este 8 de noviembre presenta una excelente oportunidad para contemplar la planificación desde una perspectiva global, pues es un evento que apela a la conciencia de los ciudadanos y las autoridades públicas para lograr reducir el impacto ambiental que produce el desarrollo de las ciudades y las regiones.

México es el segundo país latinoamericano con mayor población y altas concentraciones humanas sobre el espacio geográfico del país. Desde 1980, es un país donde la mayor parte de la población reside en centros urbanos -70% de la población mexicana vive en ciudades y grandes zonas metropolitanas <http://es.wikipedia.org/wiki/Zona_metropolitana

Este carácter urbano es resultado de una serie de transformaciones de perfil económico, social y cultural del país, ocurridas particularmente en la segunda mitad del siglo XX y los primeros años del siglo XXI y que han impactado de forma heterogénea en el territorio nacional, fortaleciendo o conformando zonas de alta densidad demográfica y mayor desarrollo económico así como de zonas rezagadas y con grandes desigualdades en el desarrollo regional, por lo que las diferencias socioeconómicas de la población y la persistencia de condiciones de pobreza al interior de las regiones y ciudades son eminentes.

Por ello, el papel de la política de desarrollo debe concentrarse en los elementos que favorecen el desempeño económico a nivel nacional, que beneficien a todas las regiones para compensar los efectos de la concentración del ingreso y garantizar las condiciones de vida adecuadas para toda la población mexicana.

Con esta visión, el Gobierno de la República formó la nueva Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), siendo algunas de sus directrices el promover el desarrollo habitacional y urbano para impulsar el desarrollo regional y contribuir al crecimiento ordenado de los asentamientos urbanos; además de fomentar programas para enfrentar los desafíos de la pobreza y la seguridad que permitirán el rescate de espacios públicos y el desarrollo urbano.

Eso permitirá generar una planeación integral del crecimiento urbano que consienta armonizar y contar con una adecuada planeación urbana y garantizar a toda la población no sólo servicios suficientes y óptimos sino condiciones favorables de seguridad, salubridad y desarrollo.

noviembre 4, 2013 - 9:32 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Alejandro Armenta Mier

Columnistas