¡Escúchanos por internet!

Critican Nobeles plan económico de Trump

Cuatro ganadores del Premio Nobel criticaron los planes de Donald Trump en política económica. Incluso, uno de ellos dijo que los programas del Presidente electo podrían desencadenar una profunda recesión.

Los Nobel expresaron varias preocupaciones sobre la postura de Trump, sus ataques contra las compañías estadounidenses por sus planes de outsourcing al punto de que sus propuestas de impuestos y gastos podrían conducir a déficits presupuestarios descontrolados.

“Existe un amplio consenso de que el tipo de políticas que nuestro Presidente electo ha propuesto se encuentran entre las que no funcionarán”, dijo el Nobel de Economía en 2001 Joseph Stiglitz, resumiendo las opiniones de un panel organizado por la American Economic Association en Chicago, que incluyó a Edmund Phelps, Roger Myerson, Angus Deaton y Robert Shiller.

Edmund Phelps, quien obtuvo el Premio Nobel de Economía en 2006 por sus investigaciones sobre la relación entre empleo e inflación, fue particularmente crítico de los ataques de Trump contra compañías específicas.

Este tipo de interferencia, expresó, podría acabar desanimando a los recién llegados a mercados que traen consigo la muy necesaria innovación.

“El Gobierno de Trump está amenazando con trastocar el corazón del proceso de innovación”, expuso.

Phelps también expresó su preocupación por los planes de Trump de grandes recortes de impuestos e incrementos en los gastos.

“Tal política corre el riesgo de conducir a una explosión de la deuda pública y, en última instancia, una grave pérdida de la confianza y una profunda recesión”, dijo.

Eso también preocupa a Roger Myerson, Premio Nobel de Economía en 2007 y profesor de la Universidad de Chicago.

Aunque otros Presidentes han tenido grandes déficits en el pasado, dependían de las compras extranjeras de deuda de Estados Unidos para hacerlo, dijo.

Sin embargo, como Trump ha amenazado con renegociar los acuerdos comerciales de Estados Unidos y cambiar a una política de “América Primero”, la voluntad de los extranjeros de seguir comprando títulos deuda del Gobierno estadounidense no puede darse por sentado, añadió Myerson.

La interacción de Estados Unidos con otros países debe basarse en la confianza, dijo Stiglitz.

“Y eso se está erosionado”, agregó.

Angus Deaton, de la Universidad de Princeton y galardonado en 2015 con el Nobel, expuso que le preocupaba menos el desempeño de la economía con Trump en la Presidencia que las relaciones internacionales, particularmente con China.

Shiller fue el único ganador del Premio Nobel —en 2013— que no criticó a Trump.

“Soy un optimista natural y no me gustaría especular sobre lo mal que podrían salir las cosas”, dijo.

Sin embargo, es probable que sus críticas caigan en oídos sordos.

Trump ganó las elecciones con una campaña poco convencional que no dependió mucho de la asesoría de economistas con doctorado sino más bien de un equipo de empresarios ricos, y no hay indicios de que eso esté a punto de cambiar.

Promete acelerar el crecimiento y crear millones de empleos bien pagados a través de aumentos en el gasto y recortes de impuestos, así como menos regulaciones y la renegociación de acuerdos comerciales.

Con información de Bloomberg

enero 8, 2017 - 9:06 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Actualidad