¡Escúchanos por internet!

Decepcionante

Así y sólo así se le puede mencionar al ridículo partido al que se presentaron los jugadores del Puebla, y digo se presentaron porque otra cosa no hicieron, es lamentable y nunca lo han entendido que son unos privilegiados, que sólo trabajan 2 horas diarias, que ganan millones que no cualquiera puede ganar, que muchos de los que hoy están en el Puebla podrían estar en Ascenso o retirados, pero eso no les importa, a ellos les interesa que les paguen y si no lo hacen a tiempo, pues pasa lo del domingo, sólo se presentan, y luego declaran que hay que levantar la cara, que hay que trabajar duro, que hay que concentrarse, carajo, tuvieron 15 días para pensar qué iban a decir, porque si creen que alguien les cree, qué equivocados están, qué vergüenza, es una pena que una directiva que no es multimillonaria, que no es televisora, que no es cementera, y que me consta que con mucho, pero mucho esfuerzo, les puede pagar, sea rehén de unas personas que se dicen profesionales.

No, señores, ser profesional no es lo que hicieron el domingo, ser profesional es ver como en las ligas estadounidenses, aunque estén fracturados, juegan, ser profesional es algo que el domingo ustedes no conocieron, pero queda en ustedes la vergüenza que pasamos los pocos, muy pocos aficionados de verdad poblanos que fuimos al estadio.

Del partido nada de que hablar, porque simplemente sólo hubo un equipo en la cancha y fue el que ganó.

Ahora, el sábado, jugarán contra Cruz Azul, a ver si tienen ganas de jugar.

Lobos cae en debut de Puente

Rafael Puente controló bien el primer tiempo pero luego se les vino encima el mundo y terminaron perdiendo con Mérida, un equipo que ya entendió lo que quiere su técnico, y Lobos estrena técnico y tendrá que amoldarse a lo que tiene; ahora a tratar de ganar el sábado en CU ante Celaya, equipo que va en segundo lugar general y que es un rival muy complicado.
Hasta la próxima.

Octubre 18, 2016 - 10:58 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Anuar Abdala

Columnistas