¡Escúchanos por internet!

Deja 24 muertos ola de frío en Europa

Una masa de frío polar procedente de Escandinavia cubrió gran parte de Europa este fin de semana y causó la muerte de al menos 24 personas.

Los países afectados fueron Polonia, Italia, Grecia y sus islas, Alemania, República Checa, Bulgaria y Rusia, cuya capital vivió las navidades ortodoxas más frías de los últimos 120 años.

El frío glacial, que se extendió en el norte y sur del continente, causó estragos en las carreteras, aeropuertos y obstaculizó particularmente la vida en Grecia, Turquía a Italia, tres países que acogen a decenas de miles de refugiados que carecen de viviendas apropiadas para protegerse del frío.

Algunos de los fallecidos en las últimas horas fueron precisamente migrantes huidos de la guerra.

La tragedia de los refugiados alcanzó un grado dramático en una tramo de la frontera entre Bulgaria y Turquía, donde fueron encontrados los cuerpos congelados de dos iraquíes en un bosque.

La ola de frío glacial estuvo también a punto de acabar con la vida de 19 inmigrantes ilegales que habían logrado llegar al Estado alemán de Baviera a bordo de un camión. El traficante abandonó el vehículo en un estacionamiento al aire libre de una carretera en las cercanías de la ciudad de Rosenhei.

Con temperaturas de 20 grados bajo cero, los migrantes se atrevieron a pedir ayuda y, gracias a la intervención de la Policía que les rescató, salvaron sus vidas. Eran 14 adultos y cinco niños.

La ola de frío glacial también llegó a Turquía, donde más de 650 vuelos de Turkish Airlines fueron cancelados, al igual que los servicios de transporte marítimo en el canal del Bósforo en Estambul.

Unos 10 mil pasajeros que se dirigían a Estambul tuvieron que ser alojados en hoteles al ser desviados sus vuelos, y otras 5 mil personas no pudieron despegar de la metrópolis eurasiática y se les tuvo que ofrecer igualmente un alojamiento.

Según medios locales, Turkish Airlines canceló todos los vuelos nacionales hasta las 19:00 horas locales. También se vieron afectadas varias conexiones internacionales, muchos de ellos a Europa Central, pero también a Madrid, Barcelona, Málaga y Bilbao.

Grecia, un país que tiene la suerte de tener un invierno habitualmente suave, registró temperaturas de hasta -15 grados en el norte del país, una ola de frío que acabó con la vida de un inmigrante afgano.

En Atenas, los termómetros no suben de 0 grado, mientras que varias islas, algunas de ellas llenas de campos de refugiados, están cubiertas de nieve.

El Ministro de Inmigración griego, Yannis Muzalas, aseguró que el Gobierno había completado la adaptación térmica de los campos de refugiados del país y que ya no había refugiados o migrantes padeciendo frío.

Pero el Ministro no ofreció ejemplos de la adaptación térmica que supuestamente se llevó a cabo en los campos de refugiados.

Polonia, con temperaturas de -25 grados, fue no obstante el país con más víctimas mortales por el frío, con al menos una decena de muertos.

Desde noviembre, el frío ha matado a 55 personas, a las que se suman 24 muertos por inhalación de monóxido de carbono de las estufas de carbón que tenían encendidas para hacer frente a las bajas temperaturas.

Dos personas sin hogar fallecieron en la República Checa y otras dos en Rusia.

La capital checa, Praga, tuvo la noche más fría en lo que va del invierno, según la autoridades, lo que ha causado tres muertos, dos de ellos personas sin hogar.

La temperatura más baja, de -34, se registró en Sumava, cerca de la frontera con Alemania.

Los cristianos ortodoxos de Moscú, en cambio, una ciudad acostumbrada al frío, dieron la bienvenida a las Navidades con una misa especial celebrada en la medianoche del viernes al sábado.

El termómetro marcó en la capital rusa -28.5 grados en la noche del sábado, según la agencia Tass. Según los meteorólogos, las temperaturas son entre 12 y 15 grados más bajas de lo que es habitual por esta época, si bien no se ha llegado a los temidos -40 grados que se habían pronosticado.

En los aeropuertos moscovitas de Sheremétievo y Domodédovo fueron cancelados más de 80 vuelos. Las previsiones indican que a partir de mañana lunes las temperaturas volverán a subir.

En Italia, según varios medios locales italianos, los colegios del sur de Italia no abrirán sus escuelas este lunes, el tráfico marítimo entre el continente y las islas fue cancelado, el frío congeló el agua de numerosas fuentes en Roma y los termómetros descendieron a -17.4 grados en la zona montañosa próxima a la ciudad de Génova.

Protección Civil mantuvo hoy la alerta por la ola de frío que afecta a todo el país, con especial intensidad en el centro y sur, donde las comunicaciones por carretera, tren, avión y mar sufren las consecuencias en forma de cancelaciones y retrasos.

Los aeropuertos de Sicilia, Bari y Brindisi reabrieron tras haber cerrado el sábado y las comunicaciones por tren han vuelto hoy a la normalidad excepto en Sicilia, donde las fuertes nevadas dificultaban el servicio entre Parlemo y Catania a primera hora del domingo, aunque progresivamente se estaba restableciendo el tráfico.

Se espera que las escuelas de la zona sur permanezcan cerradas mañana lunes.

La situación en las áreas afectadas por los seísmos es especialmente complicada porque la nieve dificulta la movilidad y las autoridades han impuesto la obligación de circular con neumáticos de invierno y cadenas en las zonas próximas a Amatrice, una de las localidades devastadas por los terremotos.

En la capital, Roma, la temperatura al mediodía era de tan solo dos grados y, bajo un cielo cubierto, la sensación de frío es mayor por las rachas de viento, una situación que mantuvo congelada el agua en parte de algunas de la fuente de la Plaza Navona, la Fontana de Trevi o la de la Plaza Barberini.

El intenso frío en Alemania convirtió cientos kilómetros de autopistas y carreteras en peligrosas pistas de patinaje sobre hielo, un fenómeno que se conoce en el país como glatteis y que convierte a los vehículos de cuatro ruedas en trampas mortales.

Los lander más afectados fueron Renania del Norte Westfalia y Baja Sajonia, donde el conductor de un automóvil murió en la noche del sábado cuando perdió el control y se estrello contra un árbol.

En Marienberg-Kühnhaide, en el Estado oriental de Sajonia, se registran -31.4, mientras que en Baviera, en las localidades de Reit im Winkl y Schorndorf, el mercurio ha caído hasta los -26.

En Hungría, el frío causó la muerte de 80 personas hasta finales de diciembre, frente a los 45 del mismo período del año anterior, según informa la ONG Foro Social Húngaro.

Aunque durante este invierno no se ha registrado ninguna ola de frío, los servicios de meteorología advierten de que desde este domingo y durante una semana habrá temperaturas de hasta 24 grados bajo cero en las regiones del este del país.

El Servicio Nacional de Meteorología declaró hoy la alerta por frío extremo en cinco provincias de las 19 que tiene el país para hoy, a lo que se sumarán vientos helados de hasta 90 kilómetros por hora.

enero 8, 2017 - 2:53 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Internacional