¡Escúchanos por internet!

Dos almas

Al fin juntas en la intimidad, sin miradas que nos señalaran, sin criticas ni extrañezas.

Al sentir nuestros cuerpos juntos me percaté que han sido las caricias más suaves que había sentido, los besos más dulces que había probado y la entrega más cálida que había vivido.

En ese momento comprendí que más allá de entregarnos en cuerpo, fueron nuestras almas las que se fusionaron, dos almas que ansiaban liberarse, dos almas que dejaron de ser tabúes, dos almas llenas de pasión.

En la alcoba nada debe ser mal visto, nada debe ser prohibido, sin tabúes podemos vivir las mejores experiencias…

Abril 20, 2016 - 8:08 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba, Noticias Destacadas