¡Escúchanos por internet!

Dos contiendas imperdibles

En una anterior entrega hablé ya sobre la lucha por las diputaciones federales en los distritos 6 y 12 con cabecera en Puebla capital, las cuales son imperdibles y por supuesto llenas de morbo.

En esas demarcaciones se van a ver las caras, en el distrito 6 por el PRI, la antorchista, Soraya Córdoba Morán, hermana del líder de Antorcha Campesina, Aquiles y esposa del líder estatal de esta organización, Juan Celis Aguirre, contra la yunquista Guadalupe Arrubarrena, postulada a petición del candidato a la alcaldía Eduardo Rivera Pérez y miembro de las llamadas “familias custodias del PAN”.

En el distrito 12, la contienda se dará entre la priista Karina Romero Alcalá hija de la expresidenta municipal de Puebla, excandidata a la gubernatura y actual embajadora de México en Colombia, Blanca Alcalá Ruiz y la activista Roxana Luna Porquillo quien irá cobijada bajo las siglas del Frente “Por Puebla al Frente” integrada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Estas dos contiendas, sin duda, estarán llenas de morbo, ya que en anteriores ocasiones, han ocurrido cosas “extrañas” en los distritos federales de Puebla capital.

En el 2012, ocurrió el llamado “milagro de la multiplicación de los votos”, ya que en esa elección presidencial, ganó López Obrador a nivel federal, pero los candidatos de la coalición integrada por el PRD, el PT y Convergencia, “misteriosamente” no ganó ningún distrito de la capital, los cuales quedaron en manos del PRI (distrito 6 Enrique Doger) y los tres restantes del PAN (9, 11 y 12) Blanca Jiménez, Marisa Ortiz y Néstor Gordillo.

Al mismo tiempo, Blanca Alcalá, la entonces candidata del PRI al Senado de la República, quedó en tercer lugar en la capital, pero ganó el Senado, al tener más votos que Javier Lozano (PAN) y Manuel Bartlett (PRD, PT y Convergencia), algo también muy misterioso y que rompió por completo con el comportamiento electoral, “tradicional” en el municipio de Puebla.

Para el 2015, el comportamiento electoral atípico en la capital se volvió a presentar, el PAN ganó sólo un distrito el 9 con cabecera en Puebla, con Genoveva Huerta en la boleta y perdió tres distritos, el 6 con Xitlalic Ceja, el 11 con Grace Palomares y el 12 con Víctor Giorgana, lo que evidenció los acuerdos entre Casa Puebla y Los Pinos, o mejor dicho entre Moreno Valle y Peña Nieto.

Para esta elección las cosas despiertan muchas suspicacias al igual que en el 2012 y 2015, para el morenogalicismo, tanto Guadalupe Arrubarrena como Roxana Luna, lucen como candidatas “incomodas”, aunque a su favor opera el hecho del género, aunque también sus adversarias son mujeres.

La interrogante es ¿Qué es más cómodo para el grupo en el poder, tener dos diputadas como Arrubarrena y Luna o Soraya y Karina?

Antorcha ha sido un aliado tradicional del morenogalicismo, desde el 2010 en donde abandonaron a Javier López Zavala y se la jugaron con Rafael Moreno Valle, quien una y otra vez ha tenido acuerdos y pactos con esta organización a través de su operador Eukid Castañón.

Por otra parte, para Blanca Alcalá no hay ninguna otra prioridad que su hija Karina, a quien hizo regidora, por ir dentro de la planilla del entonces candidato a la alcaldía, el exrector de la UAP, Enrique Agüera Ibáñez.

Ya como parte del Cabildo del entonces alcalde Tony Gali, Blanca le pidió a su amigo Jorge Estefan el pujar porque su hija tuviera un buen espacio, una buena posición dentro de la nueva administración, lo cual se cumplió.

En este sentido, ni Guadalupe Arrubarrena, ni Roxana Luna, responden al grupo compacto del morenogalicismo, ambas resultan incómodas y hasta molestas.

¿Qué mejor forma de deshacerse de ellas, que dejándolas solas en la contienda? Ya le ocurrió a Enrique Guevara en el 2012, al cual abandonó el grupo en el poder a manos de Enrique Doger, por ser Guevara cercano a Eduardo Rivera. ¿Se puede repetir la historia?

Morena es un factor sin duda, el cual puede romper esta hipótesis, las cosas no están nada fácil para el grupo en el poder, el cual no se puede arriesgar a diferenciar el voto, pero de todos modos, cualquier cosa puede ocurrir.

Llama la atención que los dos personajes cercanos al grupo en el poder hayan sido enviados a los distritos 9 y 11, Jorge Aguilar y Mario Riestra.

¿Casualidad o premeditación?

Veremos y diremos, como dice el clásico.

El Yayo se prepara. El empresario Eduardo García Casas va con todo y prepara un verdadero “trabuco” para ir a la contienda del próximo 1 de julio por la presidencia municipal de San Andrés Cholula.

Tan es así que anticipadamente y para dar certidumbre, García Casas ya dio a conocer a los personajes que podrían acompañarlo a la contienda, personajes como Jenny Pellico, Salvador Juraidini, Rafa Forcelledo, Luz María Díez de Urdanivia, Cristina Barrales y Bernardino Pérez Chiquito serían regidores.

En tanto, como Síndico municipal estaría Alberto de Fuentes; mientras tanto, Alberto Ramírez estaría al frente de Desarrollo Urbano y Nicolás Fueyo en Obras Públicas.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

febrero 5, 2018 - 9:55 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas