¡Escúchanos por internet!

El baúl de los recuerdos

De las transmisiones de fútbol.

Hoy en día estamos acostumbrados a que media hora antes del juego consultamos el portal de la Liga o del Ascenso y las alineaciones están a nuestro alcance, situación que era muy diferente en el pasado.

Y es que hace casi 30 años, en el fútbol de la primera división, llegando al estadio Cuauhtémoc para hacer labor de cancha, lo primero que nos preocupaba era “sacar las alineaciones”, ya que en esa época siempre eran colocadas a un costado de la puerta de cada vestuario, pero eso sí, a la hora que se les antojaba ponerlas a los respectivos técnicos. Eso, sin contar que no faltaba uno que otro “compañero” que literalmente arrancaba las hojas para su comodidad.

Después de ello, reportarse con el técnico de radio en cancha, entonces mi inolvidable Ramón Andrade, donde por cierto nos colocaban en medio de las dos bancas, con espacio para los 4 ó 6 reporteros que intervenían en la transmisión, considerando que se transmitía en combo y cada grupo radiofónico mandaba a 2 ó 3 elementos al terreno. Ya se imaginaran que si a cada uno nos tocaba hacer dos comentarios por juego, era mucho.

Era la época de mi querido Pepe Azpiazu, de Roberto Martínez Otero, cada uno de un grupo diferente, pero unidos por la franja.

Entonces, de los que estábamos en cancha, los dos de más jerarquía eran los encargados de hacer entrevistas al final del primer tiempo y al final del juego, sin olvidar que había un programa posterior al encuentro, el cual era íntegramente de entrevistas realizadas desde los vestuarios.

Ante ello, usted entenderá que cada micrófono que utilizábamos, debía llevar poco más de 50 metros de cable, para que alcanzara.

Los vestidores. Otra aventura. Obviamente, como siempre, hay figuras que se reconocen estén uniformados o no, pero muchos más, sobre todo del vestuario visitante, no eran tan reconocidos pues en aquel entonces no existía la ficha con su respectiva foto, bueno, no existía ni el internet, pues.

Imagínese entrar al vestuario visitante con el encargo de entrevistar al que hizo el gol del triunfo o el que destacó, que no siempre era la estrella del equipo, y ubicarlos sin uniforme. Nada sencillo, eh?

Pero algo es cierto, de aquella época nos viene la creencia en nuestro fútbol que en ocasiones ha sido tachado de deshonesto o de la existencia de partidos arreglados.

Cuando uno recuerda los rostros de jugadores angustiados porque no se les dio el resultado o la inigualable alegría de los ganadores, uno respira tranquilo y convencido de que se podrán decir muchas cosas, se podrán inventar historias, pero sólo el jugador sabe que más allá de lo económico, su compromiso moral está por encima de todo.

Lo que viene.
Este fin de semana se disputan los partidos de vuelta semifinales del Torneo de Apertura 2016 con un par de compromisos que no están definidos por lo sucedido en el primer capítulo ni mucho menos.

TIGRES CONTRA LEÓN
Estadio Universitario de San Nicolás de los Garza, Nuevo León
Sábado 3 de diciembre de 2016, 19:00 horas

* Para llegar a la final por el título del Apertura 2016, Tigres puede ganar, empatar y en su caso perder por 1-0, pues en este último caso, lograría el boleto por su mejor posición en la tabla general. Para que León avance a los duelos por el cetro, está obligado a vencer a Tigres por 2 goles a 0, lo que le daría el pase por marcador global, o en su caso 2-1, ò 3-2, ó 4-3, en cuyos casos avanzaría por anotar más goles como visitante.

* Hablando de la historia de los juegos que Tigres y León han disputado en el estadio Universitario, es importante señalar que los Panzas Verdes no sacan una victoria de dicho escenario desde el juego de ida cuartofinalista de la temporada 92-93, cuando el cuadro esmeralda se alzó con la victoria por 2 goles a 0 el 13 de mayo de 1993.

AMÉRICA CONTRA NECAXA
Estadio Azteca de la Ciudad de México
Domingo 4 de diciembre de 2016, 20:00 horas

* Para disputar los juegos por el título del futbol mexicano, América necesita ganar por cualquier marcador o en su caso empatar a cero, lo que le daría el boleto por haber anotado como visitante, si iguala a uno, avanzará por su mejor posición en la general en la fase regular. Necaxa requiere ganar el encuentro por cualquier marcador o si llega a empatar, lo tiene que hacer a dos tantos, pues en ese caso avanzaría por haber anotado más tantos que el rival como visitante.

* Por lo que se refiere a la historia de los duelos entre América y Necaxa celebrados en casa de América, encontramos que los Rayos no derrotan a las Águilas en territorio azulcrema desde el choque de ida final del Torneo de Verano 2002, cuando Necaxa se impuso 2-0, aunque en la vuelta la historia dio un giro radical.

Por hoy es todo. Nos encontramos en este espacio la próxima semana. Mi Twitter: @DeporPueblaRHE

diciembre 2, 2016 - 10:38 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Hernández Esparza

Columnistas