¡Escúchanos por internet!

El control ciudadano de la gestión pública

(Primera parte)

Los principales filósofos han definido a la soberanía como el ejercicio de la facultad que tiene el pueblo para otorgarse su propio orden jurídico, sin que nadie le señale cómo debe ser éste; para decidir libremente su forma de gobierno y para nombrar a quienes van a dirigir los órganos de la estructura política de acuerdo con las leyes.

La esencia de la soberanía es, en consecuencia, la positivación de principios o preceptos jurídicos supremos determinantes de la comunidad, para garantizar la satisfacción de las aspiraciones colectivas, a través de mecanismos democráticos entendidos como algo más que el conjunto de condiciones para elegir y ser elegido libremente; sino especialmente, como una manera de organizar a la sociedad y garantizar un sistema de gobierno que establezca los cauces necesarios de participación de las personas en la política; en la cosa pública en general.

Lo anterior se traduce en que el pueblo es el único que tiene la facultad de decidir libremente la forma de gobierno que garantice la satisfacción de sus necesidades colectivas y fomente el cumplimiento de sus derechos.

Esto debería significar que las plataformas electorales en las que los candidatos presentan sus propuestas a los ciudadanos, deben convertirse no solamente en promesas de cumplimiento, sino en planes de desarrollo y en programas sectoriales, una vez que son electos por el sufragio popular.

Es decir, como ciudadanos debemos exigir mecanismos formales para asegurar que el ejercicio de la soberanía y de la democracia implique una relación ininterrumpida y bidireccional entre ciudadanos y gobernantes. Esto es, demandar que la voluntad ciudadana emitida a través del voto, se traduzca obligatoriamente en la acción de gobernar.

En vísperas de las elecciones tanto federal como estatal del 2018, analizaremos durante las próximas entregas esta necesidad de sobreponer en las campañas la plataforma electoral, respecto de la simple mercadotecnia. De garantizar que las promesas en periodos electorales se traduzcan en obligaciones de gobierno, so pena de sanciones.

mayo 23, 2017 - 6:51 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Carlos Palafox

Columnistas