¡Escúchanos por internet!

El desfonde del PRI en Puebla

El que fuera el partido hegemónico en Puebla, el PRI, atraviesa por una de las peores crisis en su historia, debido a la fuga de personajes que algunas vez militaron dentro de este instituto político, el más reciente, Víctor Gabriel Chedraui.

No es que Víctor Gabriel tenga un gran peso político, es simplemente el ejemplo de un partido que ya está agotado, debido a la pésima conducción que he tenido en los últimos años, bajo presidentes de partido, que poco o nada entienden de la política.

Del 2010 a la fecha pasaron por el edificio de la Diagonal, Juan Carlos Lastiri, quien negoció con Moreno Valle la actual ley electoral de Puebla, la cual permitió aberraciones como la minigubernatura, las candidaturas comunes y las presidencia municipales de 4 años y 8 meses. Fernando Morales Martínez, quien ahora es presidente de Movimiento Ciudadano en Puebla; Pablo Fernández de Campo, Ana Isabel Allende Cano, estos dos, sin oficio político, ni tablas y finalmente Jorge Estefan Chidiac, quien le ha dado “el remache” al tricolor.

Hoy, el PRI es una caricatura de lo que llegó a ser y comienza a pagar el precio, se ha quedado sin el gobierno y sin las principales ciudades en el estado y ahora hasta sin militantes, los cuales han pasado a engrosar las filas de Morena (Bartlett, Armenta, Nancy de la Sierra) o del morenogalicismo, que también ha nutrido sus filas con elementos provenientes del tricolor, como el propio exgobernador, Rafael Moreno Valle o el hoy mandatario, Tony Gali.

Gran parte de la culpa de esta terrible crisis por la que atraviesa el tricolor, la tiene también la dirigencia nacional de este partido, la cual una y otra vez, se adaptó a los acuerdos entre Los Pinos y Casa Puebla, los cuales perjudicaron al PRI, hasta dejarlo en la actual crisis en la que hoy vive.

El CEN del tricolor solapó una y otra vez los acuerdos que le permitieron al morenogalicismo, convertirse en el grupo hegemónico en el estado, dejando en la total orfandad a los cuadros locales, los cuales tuvieron que claudicar, so pena de ser objeto de persecuciones.

Una muestra de esta complicidad es la serie de delegados federales que han sido enviados a Puebla, para operar los procesos que se han llevado a cabo, una bola de mafiosos que nunca pudieron unificar a las tribus priistas, que comenzaron a surgir luego de la derrota del marinismo.

Solo el duranguense Ismael Hernández Deras se salva de la “quema” y eso porque estuvo al frente de una elección pactada entre Los Pinos y Casa Puebla.

Los más tristes casos son los de Fernando Moreno Peña y Rufino Márquez, quienes vinieron solo a saquear lo que aún quedaba del que alguna vez fuera el partido hegemónico.

Los delegados federales, que fueron enviados a operar a Puebla tras el triunfo del peñismo, también fueron una verdadera decepción.

Originarios de otros estados y pertenecientes al grupo del exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, vinieron a Puebla a ver que se podían llevar y jamás les interesó operar políticamente a favor de su partido.

Hoy pareciera que el gobierno federal quiere apretar un poco al morenogalicismo, a través de la detención de Juan Melquiades Vergara Fernández, exsecretario de Finanzas del gobierno de Quintana Roo.

Pero se olvidan de que existen muchas complicidades entre ambos grupos, las cuales difícilmente se van a ventilar, so pena de que los dos salgan dañados.

La indolencia del gobierno federal hacia Puebla y del PRI ahora tiene sus consecuencias, Morena ha ocupado el espacio que dejo vació el tricolor, al renunciar a su papel de oposición en la entidad y convertirse en comparsa de lo que hoy pretenden combatir.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

febrero 8, 2018 - 10:22 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas