¡Escúchanos por internet!

El despertar social

Paradójicamente si lo que el gobierno federal perseguía con los actos de vandalismo que se desataron desde el pasado jueves en Puebla era producir miedo, el efecto fue todo lo contrario.

Tras las primeras horas de sobresalto y pánico, poco a poco los ciudadanos se organizaron para enfrentar los actos de vandalismo, ante la complacencia inicial de las autoridades, misma que no se sabe si se debió a complicidad o indolencia.

El ejemplo lo pusieron los comerciantes de la Central de Abasto de Puebla, quienes “se fajaron” fuerte y se enfrentaron con enorme valentía al grupo de vándalos que intentaron ingresar a este lugar, clave para la vida económica de la ciudad.

Poco a poco en las colonias del sur también se organizaron y también esperaron valientemente al grupo de saqueadores a los cuales ya no les quedó de otra que conformarse con robar en pequeñas tiendas de conveniencia.

“Casualmente” mientras más se cuestionaba el origen de los ataques vandálicos y de las cadenas en redes sociales y Whatsapp, poco a poco, los saqueos comenzaron a disminuir, al tiempo de que las autoridades salían de su marasmo para redoblar la vigilancia e incrementar los rondines en la ciudad.

Pero el clímax, el punto culminante de la heroica participación ciudadana que se registró en defensa de la ciudad, fue precisamente la marcha realizada el sábado pasado, la cual logró congregar a miles de personas, algunos mencionan que hasta 20 mil.

Lo cierto es que como pocas veces en la historia de Puebla, miles de almas se lograron congregar con un solo fin, decir “no” al “gasolinazo” y también demandar la renuncia del presidente Peña, el cual si tuviera la mínima sensibilidad debería de estar preocupado, porque es inusual que alguien o algo pueda congregar a tanta gente, sin la necesidad de repartir tinacos, despensas, tortas, tamales o frutsis.

Ni las concentraciones del 2006 en contra de Mario Marín tuvieron la importancia de esta reunión del sábado pasado.

Llama la atención que dentro de las proclamas también salieron a relucir los rostros de algunos de los legisladores federales, que también son señalados por ser comparsas del gasolinazo, como las senadoras Lucero Saldaña y Blanca Alcalá o el senador panista, Javier Lozano Alarcón.

O también los rostros de los exdiputados del PRI, Javier López Zavala, Isabel Allende, Jesús Morales y Enrique Doger entre otros, que aprobaron la reforma energética.

También el descontento social se extendió hacía el gobernador del Estado, Rafael Moreno Valle, quien fue mencionado por algunos de los participantes a esta concentración.

Lo más relevante y preocupante para Peña y su “gasolinazo” es que lograron despertar la conciencia social, la cual en Puebla se encontraba francamente dormida.

Al igual que ocurrió luego del sismo del 1985, cuando la ciudadanía del Distrito Federal ante la tragedia y la escasa respuesta de las autoridades, tomó en sus manos las labores de rescate y asistencia, así ahora parece que hay un despertar social, que ya difícilmente se podrá detener.

México y Puebla, al parecer quieren vivir una “Primavera Mexicana”, la cual en caso de crecer constituye una verdadera amenaza para el actual régimen, incluidos los partidos políticos, lo cuales van a salir muy maltrechos en este despertar ciudadano.

Desde hace un año advertimos que uno de los graves errores de la actual administración federal peñista, era su falta de sensibilidad para entender que ya se habían formado dos agendas que corrían en formas paralelas y que los asesores o encargados de la comunicación de Peña Nieto al parecer no entendían. Y lamento decirles que así sucedió.

A la insensibilidad del gobierno peñista y su falta de criterio para darse cuenta de que México ya vive en el siglo XXI y no en el XX, la administración federal fue incapaz de entender el papel que juegan hoy las redes sociales en la vida del país, modificando incluso la agenda de los medios de comunicación formales. Y es lamentable que no lo hayan entendido, porque precisamente los primeros tropiezos del mexiquense se dieron a través de las redes sociales (participación en la Expo de Guadalajara y vista a la Ibero “yo soy 132”).

El despertar de México parece ser en serio y los tres niveles de gobierno deben estar muy alertas, so pena de quedar completamente rebasado en algo que apenas inicia y que habrá que ver en que termina, porque también hay que decir, pinta para largo en un muy difícil 2017.

0001

0002

Fotos: Es Imagen

laserpientesyescaleras@hotmail.com

enero 8, 2017 - 8:30 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas