¡Escúchanos por internet!

El estado a prueba

Tres acontecimientos ocurridos el fin de semana comienzan a poner a prueba a la nueva administración estatal que encabeza Miguel Barbosa, esto sumado a lo que ocurrió en Cohuecan, hace necesario que haya acciones inmediatas para mandar un mensaje claro a la sociedad poblana, en términos de que no habrá impunidad.

La muerte de Judith Abigail Jiménez Pulido, el asalto a un hombre, Mario Enrique Aguilar Caldelas, quien resultó ser diputado federal suplente de Morena en el Costco y la brutal agresión en contra de un hombre en la carretera federal a Tehuacán, a la altura de Elektra, en donde los agresores, incluso le pasan encima a este hombre el automóvil para poder huir luego de la cobarde agresión, no pueden quedar impunes, so pena de que la descomposición que prevalece en Puebla, se agudice.

Aunque el gobernador Barbosa no es el culpable de ninguno de estos actos, pero si es el responsable de encargarse que se haga justicia en cada uno de ellos y reiteró de mandar un mensaje contundente en el sentido de que su administración se marcará un cambio, a diferencia de las anteriores.

Miles de hechos de violencia ocurrieron durante las pasadas administraciones y quedaron impunes, lo cual contribuyó a agravar la ola de violencia en la que se vive en Puebla, situando a la Angelópolis como una de las cinco ciudades más violentas en este año.

La cosa es muy clara, deben esclarecerse los actos en donde perdió la vida Abigail Jiménez, el asalto del cual fue víctima, Mario Enrique Aguilar y detener y consignar a los agresores del hombre golpeado y arrollado en la zona de plazas de Amalucan.

Los tres casos, sumados al linchamiento en Coahuecan, son una prueba para poder ver de qué está hecha la nueva administración y sobre todo, el sistema de seguridad y justicia, dos de las prioridades dentro de la agenda de la sociedad.

El terminar con la impunidad y garantizar la seguridad de los ciudadanos son dos de los anhelos de los poblanos, por lo que la administración barbosista enviaría un excelente mensaje con el esclarecimiento y la sanción correspondiente de estos tres actos.

También es cierto, las “benditas redes” sociales han servido para que en algunos casos se sobre dimensionen los problemas, pero también lo es el hecho que pocas veces en su historia, Puebla había vivido una ola de violencia, como esta.

Es prematuro para comenzar a exigirle a la nueva administración resultados, pero queda claro que estos tres casos, más el linchamiento ocurrido en Cohuecan, son claves para determinar cómo será su trabajo y qué expectativas se pueden crear.

El Issstep, prácticamente en quiebra. Para nadie es novedad la grave situación económica y financiera por la que atraviesa el Issetep, el sistema de seguridad médica y social del gobierno del Estado.

Desde los tiempos de Melquiades Morales Flores ya se sabía de la gravedad de la situación y de la inminente quiebra de este sistema, el cual ha sido víctima del brutal saqueo de quienes han desfilado por este sitio.

Incluso, la administración morenovallista llevó a cabo una reforma a la ley de este organismo, bastante impopular, en la cual se elevaban las aportaciones de los trabajadores y también se alargaba el tiempo para poder jubilarse y ni así se pudieron solventar las cosas, solo se trató de “aspirinas” para un paciente en enfermedad terminal.

Hoy la situación está llegando al límite, de acuerdo a los reportes de la comunidad Efekto 10, escasean los medicamentos, pero sobre todo, se ha decidido prolongar los procesos de jubilación para los trabajadores, quienes tienen que esperar entre 6 y 8 años para poder obtener sus pagos. Algunos han tenido que interponer juicios para poder obtener su tan anhelada pensión.

El sistema se ha convertido en una verdadera “bomba de tiempo” para la administración barbosista, quien deberá de inmediato, el “toro por los cuernos” y buscar alternativas reales a este problema, el cual amenaza ya con colapsar, si no en este, en los próximos años.

Rivera con Zaldívar. El líder moral del panismo en Puebla, Eduardo Rivera Pérez, se dejó ver el pasado sábado con Jesús Zaldívar Benavides en gira de trabajo por el nororiente de la ciudad.

El apoyo de Lalo hacía Zaldívar fue un fuerte “espaldarazo”, rumbo a la convención que habrá de celebrarse el próximo domingo y en donde se elegirá el nuevo presidente del Comité Municipal del PAN en Puebla, capital.

Rivera sabe que si Zaldívar gana la elección, él tiene prácticamente en la bolsa, la candidatura del PAN a la alcaldía en el 2021.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

agosto 18, 2019 - 9:05 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas