¡Escúchanos por internet!

El estilo y forma de Gali

Un año y 10 meses son muy poco tiempo para definir a un político.

Es imposible que en ese lapso, alguien logre dejar un sello o una huella de su forma de gobernar, pero el pasado fin de semana ocurrieron tres acontecimientos que dejan en claro, quién es el actual gobernador de Puebla y la forma en que le gusta manejarse.

El primero ocurrió el pasado viernes en la ceremonia de graduación de los egresados del Instituto de Administración Pública de Puebla (IAP), en donde Gali estuvo presente para atestiguar la entrega de reconocimientos de esta generación, entre los cuales destacaba Karina Romero, la hija de la senadora de la República y expresidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá.

Karina, con casi 8 meses de embarazo, se graduó de la maestría en Administración Pública y ahí estaba presente y orgullosa, Blanca quien le disputó a Tony la gubernatura el año pasado.

Como olvidarlo, la lucha entre ambos personajes como todas las guerras políticas fue encarnizada, hubo de todo se dijeron de todo y se dieron con todo, de tal forma que Blanca quedó muy dolida luego de esa derrota.

El auditor mayor, David Villanueva Lomelí, fue uno de los invitados especiales y orador dentro de la ceremonia. Terminado el discurso de David, éste le cedió la palabra al gobernador Gali.

Tony alabó a todos los egresados por el esfuerzo realizado en sus estudios de posgrado, pero en una parte de su discurso, se volvió hacia Blanca Alcalá y señaló que como poblano, se sentía especialmente orgulloso, de que la senadora poblana, hubiera sido distinguida para ser la representante de México en Colombia.

Gali elogió a quien fuera su adversaria hace apenas unos meses y señaló que es una mujer preparada y que no podía estar en mejores manos la representación de nuestro país en Sudamérica.

Acto seguido, le recordó a Blanca como siendo muy jóvenes y ambos trabajando en la administración de Manuel Bartlett Díaz, junto con Mauro Uscanga Villalobos (el primer don dinero) fundaron lo que hoy es el IAP y pusieron los cimientos de este instituto, el cual ya cuenta con cientos de egresados. Alcalá desde su lugar, solo asentaba con la cabeza.

El punto culminante vino cundo el gobernador Gali elogió a Karina, su hija, a la cual le auguró un futuro más que brillante. Los aplausos no se hicieron esperar, la propia Alcalá también se sumó al resto del auditorio. Gali no es un hombre de rencores.

El segundo episodio ocurrió el pasado sábado después de la inauguración de la avenida Forjadores, una de las primeras grandes obras de la administración de Gali.

Al evento, Gali invitó al presidente municipal de san Pedro Cholula José Juan Espinosa Torres, el cual aspira a sucederlo y con quien ha tenido marcadas diferencias políticas.

Luego de la inauguración, Espinosa, le pidió a Gali quien iba acompañado por el presidente municipal de Puebla, Luis Banck unos minutos para poder platicar.

Gali no solo le concedió unos minutos, sino que decidió acompañarlo para hacer un breve recorrido por las obras de José Juan en san Pedro, con una sola condición, no hablar de política.

El gobernador, el edil cholulteca y el de Puebla hicieron el recorrido por varios puntos y el alcalde de san Pedro, obtuvo el apoyo de Gali para otros trabajos y también para el Centro de Readaptación Social que tanto necesita este municipio. Esto más allá de partidos políticos, de filias y de fobias.

Finalmente, la semana pasada, Tony y su esposa Dinorah venían de un evento, cuando pasaron por la fiesta patronal del barrio de Santiago. A Dinorah se la antojaron unas chalupas.

Ni tardos, ni perezosos, se detuvieron y bajaron para comerse seis chalupas cada uno, tres verdes y tres rojas, respectivamente. Ese es Tony Gali.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

julio 30, 2017 - 9:35 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas