¡Escúchanos por internet!

El medio es el mensaje

El gran filósofo canadiense Marshall McLuhan acuñó esta extraordinaria frase: “el medio es el mensaje”, para dar entender que a veces el medio y no el contenido, son más importantes en su impacto ante la sociedad.

McLuhan es básico en el estudio del fenómeno de la comunicación y esto aplica a la presencia de la esposa del presidente de la República, la doctora en Historia, Beatriz Gutiérrez Müeller, el pasado viernes a la máxima casa de estudios, la UAP, para asistir al informe de labores del rector, Alfonso Esparza Ortiz.

La sola presencia de la esposa de López Obrador lo dijo todo, la también investigadora y académica, le dio su total respaldo al rector en un momento en el que enfrenta una serie de ataques y descalificaciones, luego de la venta del equipo Lobos UAP.

Nadie en su sano juicio podría creer que el presidente de la República, quien ese mismo día estaba en Puebla, iba a permitir la presencia de su esposa, con un personaje, cuya reputación estuviera en entredicho. Así de simple y así de sencillo, que nadie se haga bolas.

Ya no hubo necesidad de decir nada más, las gráficas de la esposa del presidente levantándole la mano al académico, hablan por sí mismas y despejan cualquier duda en torno a la honorabilidad de Esparza y sobre todo fortalece a este personaje.

El presidente López Obrador, como ya lo he señalado en otras ocasiones, es muy hábil políticamente hablando y es que actuó como un maestro durante esta visita a Puebla, por un lado, le dio su lugar al gobernador Barbosa, pues señaló que la administración estatal será quien se encargue de la investigación en torno a la venta de Lobos, “la cual será de manera justa y apegada a derecho”, pero por otro lado, dejó que su esposa estuviera al lado del rector, para darle su espaldarazo.

Y es que Beatriz Gutiérrez no es cualquier personaje dentro de la 4T, no solo es la esposa del presidente López Obrador y la madre de su hijo, es una mujer sumamente influyente en la toma de decisiones del presidente de la República y se equivocaría de una manera por demás peligrosa quien tienda a minimizarla.

Ella prefirió dejar el tan criticado papel de “primera dama”, sabedora de que se convertiría en el centro de todas las críticas, sobre todo después del papel que jugó en el sexenio pasado la señora Angélica Rivera e inteligentemente evitó los reflectores, lo que no quiere decir que no tenga poder y que no influya.

Lo que no macha…tizna. El viernes de esta semana una reportera local hizo una pregunta tonta al presidente, Andrés Manuel López Obrador. El ejecutivo como todo buen jugador de béisbol, bateo la pregunta.

La pregunta decía que Rafael Moreno Valle usó la Auditoría Superior como “garrote político” y que opinión tenía sobre la postulación de a auditor de Alberto Segovia y de Juan Carlos Moreno Valle, ya que ellos habían trabajado como auditores en el sexenio del exgobernador, Rafael Moreno Valle. Pésima investigación periodística de la reportera, la cual demostró su completa ignorancia.

Juan Carlos Moreno Valle fue despedido como auditor especial, precisamente cuando Rafael llegó como gobernador, ya que es bien sabido que ambas familias estaban distanciadas; sin embargo, el que llegó en su lugar y si le tocó auditar las obras ejecutadas en ese sexenio es Eligio Sierra, quien aparece en la lista de finalistas y ha estado navegando con discreción, pero es el verdadero auditor responsable de aquella administración.

Cabe señalar que Eligio llegó a esta posición recomendado en ese entonces por el actual subsecretario de Gobernación, José Luis Márquez Martínez, quien tiene muchos intereses metidos en el tema de la auditorías, ya que su esposa es contadora y maneja diversos despachos de auditores, los cuales venden sus servicios a diversos municipios de la entidad.

Así que ya sabemos cuál es la mano que merece la cuña detrás del buen Eligio.

Golpe brutal a la economía familiar. Tal y como lo señalamos en este mismo espacio, concluyó la visita de Andrés Manuel López Obrador a Puebla y de inmediato se hizo oficial el anuncio del incremento a la tarifa del transporte público.

El golpe sin duda es muy fuerte a la economía y a los bolsillos del 70 por ciento de las familias poblanas, que se trasladan a través de este sistema, el cual por cierto es peligroso y deficiente.

Para tratar de mitigar el costo de esta medida el gobernador, Miguel Barbosa, instruyó que los concesionarios tendrán cuatro meses para mejorar el servicio y sobre todo instalar sistema de seguridad en sus unidades.

La advertencia es que quien no lo haga perderá su concesión, habrá que ver si es cierto.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Fotos: Es Imagen / Jafet Moz

octubre 6, 2019 - 9:25 pm

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas