¡Escúchanos por internet!

El misterioso caso de una familia mexicana asesinada en Chicago

Un estremecedor asesinato ha conmocionado a una comunidad hispana en Chicago y dejado una larga cauda de preguntas sin respuesta. Parece una masacre sin sentido, una tragedia perturbadora y, hasta ahora, sin explicación.

En una casa el barrio Gage Park de Chicago, un área del sur de la ciudad de considerable población latina, fueron hallados seis cadáveres, todos miembros de la misma familia. Se trató de Noe Martínez, de 62 años, y su esposa Rosaura, de 58 años; sus hijos Noé Jr. de 32 años y Herminia, de 32; y los dos hijos de Herminia, Leonardo de 13 años y Alexis, de 10, según informó la televisora ABC. La familia era de origen mexicano, con raíces en el estado de Guanajuato, y llevaba alrededor de una década viviendo en Chicago.

Tres generaciones de esa familia perecieron en la casa, y sus muertes fueron de modo violento. De acuerdo al periódico Chicago Tribune, que cita un reporte forense, cinco de las víctimas habrían muerto apuñaladas –incluidos los dos menores- y la madre de ellos, Herminia, habría fallecido por disparos de arma de fuego.

No existe aún un sospechoso en este caso y aunque los cuerpos fueron hallados en varias partes de la vivienda de dos pisos, no hay señales de que se hubiera forzado la entrada de la casa o de que alguien hubiese entrado a ella con violencia. En algún momento incluso se llegó a afirmar que una de las víctimas habría cometido suicidio, pero el examen forense descartó esa noción y dictaminó que todos fueron asesinados.

Las preguntas sin respuesta que angustian a los familiares de las víctimas (que viajaron desde Texas y México a Chicago), a la comunidad hispana de Chicago y a la opinión pública en general (el caso ha tenido repercusión mediática sobre todo entre los medios en español de Estados Unidos) son simples, pero contundentes: ¿Quién? ¿Por qué?

Ninguna tiene respuesta por ahora.

Testimonios recabados por el periódico La Raza durante una vigilia en honor de la familia fallecida que se realizó el domingo a las afueras de la vivienda revelan que los vecinos del área simplemente no lo pueden creer. La familia Martínez, opinan vecinos, era una familia tranquila y trabajadora, que no tenían problemas con nadie. Los niños –cuya muerte terrible añadió un peso grave a toda la situación- eran “juguetones”, según cuenta una vecina, “nunca tuve ningún problema con ellos, no eran traviesos”.

“Era una familia normal, todo estaba bien”, dijo a la televisora NBC Noemí Martínez, pariente de los fallecidos que viajó de Texas a Chicago al conocer la tragedia. Seis cruces con flores y mensajes han sido colocados afuera de la casa, y muchas personas han acudido allí a dejar flores, a encender una vela.

Aunque no existe nada confirmado y hay todo tipo de rumores, se menciona que el exmarido de Herminia habría tenido conflictos con ella y algunos ven allí una posible explicación de la tragedia. Pero todo es especulación, pues no hay sospechosos y no hay información que pueda por el momento ratificar esa teoría.

No está incluso claro cuándo se cometieron los asesinatos. Los cuerpos fueron hallados el jueves, pero de acuerdo a NBC la tragedia se descubrió luego de que un compañero de trabajo de Noe Martínez Jr. reportó a las autoridades que él no había acudido a trabajar en dos días, algo inusual. La ausencia de Martínez de la celebración en el lugar de trabajo de la fiesta del Día de la Candelaria (el pasado martes 2 de febrero), cuando en la tradición mexicana se comen tamales, habría llamado la atención y eso hizo que se avisara a las autoridades. Cuando la policía acudió a la casa de la familia para ver si había algún problema, encontraron la terrible escena. Los homicidios, así, podrían haber ocurrido el martes o el miércoles de la semana pasada.

Una campaña de recaudación de fondos en el portal GoFundMe logró reunir más de 26,000 dólares en apoyo a los gastos funerarios de la familia Martínez, de acuerdo a ABC, pero a la fecha la página correspondiente había sido ya borrada de ese sitio.

Por el momento las investigaciones continúan, y aunque no hay claridad sobre quién o quiénes serían los responsables de este cruento crimen, lo que parece claro a ojos de la policía es que no se trató de un caso de violencia azarosa o del resultado de un robo. Nada habría sido sustraído de la casa.

Una recompensa de 2,000 dólares ha sido ofrecida a quien aporte información que ayude a esclarecer el caso.

En espera de respuestas, que no es claro cuándo podrán obtenerse, lo único cierto es el horror de tres generaciones de una familia asesinadas en su propia vivienda, y la conmoción que eso ha provocado en la comunidad hispana de Chicago y más allá.

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com/

febrero 9, 2016 - 8:32 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Internacional