¡Escúchanos por internet!

El valor de Gali

Simpatice uno o no con Antonio Gali, lo que nadie puede negar es que el actual gobernador de Puebla ha tenido el valor para enfrentar lo que desde hace 8 años nadie se atrevió hacer, enfrentar al robo de combustible con todas sus consecuencias.

Para Antonio hubiera sido fácil “hacerse de la vista gorda” y dejar pasar el problema, bajo la premisa de que él solo iba a estar 22 meses al mando de las decisiones en el estado.

Tony decidió optar por la decisión más difícil, hacer frente al crimen organizado y dar la batalla con el apoyo del gobierno federal y del ejército mexicano, con todo lo que esto implica.

No se puede tampoco satanizar a las comunidades como Palmarito, junta auxiliar de Quecholac, abandonada por décadas y condenada al atraso y a la marginación.

Para nadie debe de ser una sorpresa que Tochapan sea considerada el punto más peligroso de la entidad, desde el sexenio de Melquiades Morales Flores, nadie se atrevía a poner un pie en esa comunidad, “ni el ejército mexicano entraba”, comentaban los mismos pobladores.

La gente se ha visto obligada a vivir de las actividades ilícitas, las cuales son miles de veces más lucrativas que la migración a los grandes centros urbanos o a los Estados Unidos.

Desde hace tiempo lo advertimos que los mal llamados “huachicoleros” se habían convertido ya para sus comunidades en una especie de héroes rurales, “Robin Hood” modernos, que ayudaban a las comunidades en todas sus necesidades y que por lo mismo tenían su respeto y protección.

Lo que si debe de quedar en claro y se debe de ponderar es la voluntad y el valor que Gali le ha puesto al tema y la firmeza que ha mostrado en no dar un paso atrás en la lucha que se ha dado por recuperar la zona del llamado “triángulo rojo”.

Mal haría si no lo hiciera y sería objeto de críticas de todo tipo por parte de sus detractores, por no hacer frente al problema, que no solo implica el robo de combustible, sino también el tráfico de drogas, de armas, de personas, etc, etc.
Entonces lo acusaría de haber cerrado los ojos al problema o incluso de ser cómplice de los grupos de delincuencia organizada que operan en el país.

No coincido con el mal llamado “teacher” Joaquín López Doriga, quien ayer en su espacio de Radio Fórmula, afirmaba que en Puebla no había gobernador. Para nada. Al contrario, si hay y con muchos tamaños.

Ahora Gali, en su lucha, merece y necesita el respaldo de la sociedad, para evitar que Puebla se vea invadida por la delincuencia organizada, como sucedió en otros estados del país, como Sinaloa, Chihuahua, Monterrey, Michoacán, Jalisco, Guerrero y Veracruz.


Pepe Chedraui, va con todo.
El aún líder del PRI en el municipio de Puebla, José Chedraui Budib, ha dejado constancia de su trabajo, pero también de su crecimiento político, el cual ya se ve reflejado en un importante capital.

Pepe como se le conoce, ya es el segundo priista mejor posicionado y conocido en la capital, por encima de personajes como Juan Carlos Lastiri, quien sacia sus apetitos en Tehuacán y en las delegaciones federales y Víctor Manuel Giorgana, quien ha sido dos veces diputado local, dos veces líder del Congreso y ahora diputado federal y coordinador de la bancada poblana.

El líder del comité municipal del PRI se apresta ya para dejar esta posición, pero no sin antes presentar su informe de labores y también con este motivo, tapizar la ciudad de Puebla, con la pinta de más de mil bardas en la capital.

Pepe es hoy por hoy, después de Enrique Doger Guerrero, el priista más conocido en la capital y sin haber sido, ni delegado, ni funcionario federal, ni alcalde, mucho menos gobernador.

No en balde muchos priistas hoy ven a Pepe, como el personaje en el cual, el PRI puede comenzar a trabajar para su reconstrucción en Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

mayo 4, 2017 - 9:25 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas