¡Escúchanos por internet!

Elección a tribunales

La elección de Puebla amenaza con irse a los Tribunales, debido a la denuncia presentada por el Partido Acción Nacional en contra del candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta, a quien acusan de haber incurrido en actos anticipados de campaña.

Todo derivado de lo publicado hace 8 días en este mismo espacio, en donde dimos a conocer la presencia del senador con licencia, Luis Miguel Barbosa Huerta, en un evento organizado por el candidato a diputado federal por el distrito 11, Saúl Jiménez Huerta, el cual supuestamente era una fiesta de cumpleaños, pero derivó en un mitin político, como el propio candidato de Morena terminó por reconocer, al mismo tiempo de irse del lugar.

El Instituto Electoral del Estado ya tiene en sus manos la denuncia promovida por el albiazul y el resto de sus aliados y ahora será cuestión de ver qué es lo que deciden los integrantes de este organismo, el cual no tiene la última palabra en torno a este asunto.

A su vez, la reacción en redes sociales de Barbosa y Morena en contra de la candidata de la coalición “Por Puebla al Frente”, Martha Erika Alonso, no se hizo esperar, acusándola también de haber incurrido en actos anticipados de campaña durante la visita del candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés.

Hasta el momento, nadie del equipo de Morena o de la coalición “Juntos Haremos Historia” ha presentado la denuncia correspondiente ante el órgano electoral, pero no se descarta que así ocurra.

Otro punto, no menos importante y que también se tendrá que dirimir en tribunales, es la que tiene que ver con el tema de la candidaturas comunes, el modelo que una y otra vez ha mostrado su efectividad en Puebla.

Las candidaturas comunes, según ha trascendido, serán impugnadas por el Morena y el PRI, para echar abajo el apoyo que los partidos de corte estatal, Pacto Social de Integración Compromiso por Puebla, signaron para apoyar al Frente Conformado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano en torno a Martha Erika Alonso.

El tema es sumamente importante y la resolución en torno a este caso seguramente será más política que jurídica.

Los antecedentes dejados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, tras la aprobación de la candidatura de Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco”, como candidato independiente a la presidencia de la República no son los mejores. Está visto que este órgano obedece más a las presiones políticas, que a las razones jurídicas.

El tema de la impugnación de las candidaturas comunes en Puebla, será una excelente prueba para medir, que tanto las relaciones del morenogalicismo con el peñismo, siguen gozando de cabal salud.

De acuerdo a especialistas como el jurista, José Antonio Bretón Betanzos, exsecretario general y exdirector general del Instituto Electoral de Puebla y ahora director de los posgrados de la Universidad Iberoamericana, técnicamente hablando, la candidatura de Martha Erika Alonso no tiene ningún problema, en los términos de la candidatura común que respaldan Compromiso por Puebla y Pacto Social de Integración.

Aunque por supuesto, habrá que ver el criterio que aplica la sala encargada del tema y si fuera necesario, el propio Tribunal en torno a este asunto, el cual reiteró es de vital importancia para la elección que se celebrará el domingo 1 de julio.

En el caso de Morelos, el cual se busca poner como ejemplo para echar abajo el tema de las candidaturas comunes, no es exactamente el mismo, ya que en el vecino estado, la alianza celebrada por el PRD, el Partido Verde y el partido de corte estatal, Social Demócrata, se hizo para apoyar no solo la candidatura de Rodrigo Gayosso Cepeda, el hijastro del gobernador Graco Ramírez, sino también para ir de la mano en los 33 municipios de aquella entidad, lo cual acreditó la simulación, ya que no se trataba de una candidatura común, sino de una coalición.

La diferencia entre la coalición y las candidaturas comunes estriba en los compromisos que adquieren los partidos políticos que las integran, ya que, para formar una coalición, por regla general, se tiene que presentar una plataforma electoral común, y dicha coalición actúa como un solo partido para los efectos relacionados con el proceso electoral. En cambio, bajo la figura de la candidatura común, también por regla general, únicamente se pacta la postulación del mismo candidato o candidatos, así como lo correspondiente a las aportaciones de cada partido para los gastos de campaña, por lo que cada partido conserva su personalidad jurídica, plataforma electoral y sus prerrogativas tales como el financiamiento para gastos de campaña o acceso a radio y televisión. Este es el caso de Puebla.

Es decir, con base en este criterio, es poco probable que se eche abajo la candidatura común de Martha Erika a la gubernatura, la cual encuadra perfectamente en la resolución SUP-JRC-138/2016 del propio Tribunal, en donde permitió a la coalición conformada por el PRI, Verde y Nueva Alianza ir en candidatura común con el Partido Encuentro Social en la elección de ese año, misma que había sido rechazada por el Instituto Electoral de Oaxaca.

También pueden estar a salvo las candidaturas comunes que se llevaron a cabo para algunos de los 26 distritos locales que estarán en juego, lo que puede peligrar son las candidaturas en los ayuntamientos, pero eso no se puede saber, hasta que no se hayan aprobado los registros de las candidaturas por parte del órgano electoral local y se revise también si se cumplió o no con el tema del respeto a la paridad de género.

Lo dicho, la elección de Puebla se juega en los tribunales y habrá que ver si gana la verdad jurídica o si prevalece la voluntad política.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

abril 15, 2018 - 9:35 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas