¡Escúchanos por internet!

Elecciones impugnadas, 2015-2016

La judicialización de la política destaca el papel de los jueces, y la judicialización implica someter a la razón los predicamentos de los partidos políticos, cuestiones de política pública y controversias del orden político.

Los Tribunales Electorales se han convertido en la última palabra en los recientes procesos electorales.

En 2015 se eligieron 2,159 cargos de elección popular, el Instituto Nacional Electoral la denominó la elección más grande de la historia, pues fueron 16 entidades federativas las que tuvieron un proceso electoral para elegir legisladores e integrantes de sus ayuntamientos o delegaciones en el caso del Distrito Federal, además 9 de ellas eligieron gobernador y se renovó la Cámara de Diputados a nivel federal.

En 2015, los procesos electorales locales y el federal implicaron que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a través de sus 5 Salas Regionales, su Sala Especializada y la Sala Superior resolvieran un total de 23,084 medios de impugnación.

Se anularon 9 elecciones: 1 de diputado federal, 1 de gobernador, 1 de diputado local y 6 de ayuntamientos.

Las elecciones de 2016 van por el mismo camino y el PRI marcó el rumbo al impugnar Chihuahua, Aguascalientes y Puebla.

En la impugnación que presentó el PRI en Puebla señaló que es indignante y lamentable que en el México de hoy, con las instituciones que norman y regulan los procesos electorales, se realicen las peores prácticas de manipulación electoral con una franca intervención del gobierno del estado y con la colaboración del Instituto Electoral del Estado (IEE).

El partido enumeró las causales por las que pide la nulidad:

1. Al IEE le corrigieron la plana en más de 14 ocasiones, por ejemplo, cuando intentaron impedir el registro de la candidata independiente.
2. Una constante a lo largo de la campaña fue la intimidación y las amenazas a los presidentes municipales priistas con el pretexto de no aprobar sus cuentas públicas, si no apoyaban al candidato oficial.
3. La utilización de programas sociales para inducir el voto a través de la entrega de la repartición de tinacos azules, la entrega de cheques por conceptos de fotomultas y/o pago del servicio de agua, y la dotación condicionada de paquetes escolares fueron las principales acciones usadas por el gobierno del estado para inducir el voto.
4. En Puebla no existió certeza jurídica de la libre competencia, la principal violación a la ley electoral se dio en el rebase de los topes de gastos de campaña. Como ya lo demostró el PRI, el candidato panista rebasó de manera comprobable más del 19% de lo establecido, lo que afectó los principios que deben observarse en toda elección democrática.
5. La sesgada actuación de la Fiscalía del Estado como brazo ejecutor, que inventó delitos y denuncias con el fin de confiscar propaganda de nuestro partido sin razón alguna.
6. Las constantes giras de Rafael Moreno Valle Rosas al interior del estado con el pretexto de supervisar obras y llevar a cabo inauguraciones simuladas lo que en realidad fueron francas acciones de promoción gubernamental.
7. El espionaje telefónico descarado para provocar miedo en diferentes actores políticos de la sociedad poblana entre los que destacan los casos de empresarios y representantes de los medios de comunicación.
8. Las amenazas a transportistas para impedir que portaran la propaganda de nuestra candidata en todo el estado, bajo el ultimátum de ser detenidos y devolverles sus unidades hasta el término de la elección.
9. La descarada manipulación, con la complacencia del IEE, para mover las cifras finales de la votación, que le permite al Partido Compromiso Por Puebla mantener su registro, lo que representa una indignante burla hacia los votantes.

El PRD impugnó ante el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) la validez de la elección del cargo a gobernador y, por consiguiente, la entrega de constancia de mayoría al priísta Marco Antonio Mena Rodríguez.

Las presuntas irregularidades con las que el PRI impugnó la elección por la gubernatura de Puebla son similares a las que presentó el PRD en Puebla.

También, el candidato de Morena, David Monreal, impugnó la elección de gobernador para Zacatecas y solicitó su nulidad argumentando presuntas irregularidades y violación a la ley. Monreal interpuso un juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano ante el Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas.

Entre las presuntas irregularidades que señala están propaganda política y electoral contraria al Artículo 41 constitucional.

Solicitó un recuento parcial de votos por considerar que hubo inconsistencias en el total de la votación respecto a los sufragios emitidos, nulos y ciudadanos que conforman la Lista Nominal.

Estimados lectores, sin duda alguna, las causales de impugnación a las gubernaturas de Chihuahua, Aguascalientes, Zacatecas, Puebla y Tlaxcala son similares a las que el PRI presento en la impugnación de Puebla por lo que se estima que sean los tribunales electorales federales quienes decidan si no proceden las impugnaciones y si proceden estaremos ante dos escenarios:

1. Se convocan a elecciones extraordinarias.
2. Se revierten los resultados y le dan la elección a los candidatos y candidatas que impugnaron.

junio 20, 2016 - 7:14 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Rubén Ortínez

Columnistas