¡Escúchanos por internet!

Embarazo de adolescentes, juego de niñas aprendiendo a ser madres

En México hay 22.4 millones de adolescentes, entre 10 y 19 años de edad, con aspiraciones en educación, salud, empleo, diversión y otros rubros, sin embargo, no todos los adolescentes ven cumplir esos sueños a causas de diversos factores en contra, entre ellos, el embarazo en adolescentes.

Brenda Vázquez González, de 16 años de edad, ahora lo sabe. Su sueño es ser abogada, pero con su embarazo inesperado sabe que todo será más difícil para alcanzar su meta y ser la primera profesionista en su familia. Su primer reto: tener su bebé sin abandonar el bachillerato.

La joven de tez blanca, cuerpo espigado y con dos meses de embarazo, acudió a su primera cita médica en el Hospital de la Mujer en Puebla, donde prefirió que le acompañara su prima Karina, otra adolescente de 17 años, porque aún no les da la noticia a sus padres.

Nerviosa y al mismo tiempo ruborizada, relató que tiene sentimientos encontrados.

Por un lado, se siente frágil porque sabe que sus papás se molestarán por “salir embarazada” y hasta podrían correrla de su casa, en la colonia Xonacatepec; pero, por otro lado, siente que su bebé le da toda la fortaleza para enfrentar lo que viene, ya que el padre de su hijo no quiere reconocerlo.

Este es el drama que muchas adolescentes viven en el país, donde el embarazo en adolescentes se ha convertido en un problema poblacional y que amplía las brechas sociales.

Tan sólo en Puebla se contabilizaron en el 2015 un total de 18 mil embarazos no deseados en adolescentes.

De acuerdo a Vianey Rojas Arenas, integrante del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (ODESYR), en lo que va del primer semestre de 2016 suman mil 200 casos de embarazo en niñas entre 10 y 14 años de edad que reciben atención médica en nosocomios del estado.

Pero aún falta cuantificar de otros organismos públicos, lo que sin duda incrementará la cifra.

El caso de Brenda, estudiante del Colegio de Bachilleres, confirma que demanda los servicios del sector público porque no cuenta con ingresos propios para que sea revisada por un médico particular.

Tampoco sabe si será necesario que le acompañe una persona adulta a la cita, ni qué estudios le harán o qué debe llevar. Sólo ha recibido recomendaciones y consejos de sus amigas y compañeras del salón de clases, y quienes también han pasado por esta experiencia.

El panorama coincide con los resultados que recientemente Nicolás Villa Thirion, coordinador de relaciones públicas y proyectos especiales de Save the Children México dio a conocer en la presentación del informe “Embarazo y maternidad en la adolescencia: estado de las madres en México”.

En dicho informe destaca que, en México, 1 de cada 5 nacimientos corresponde a una mujer adolescente menor de 20 años de edad, y que una tercera parte de los embarazos en adolescentes no son planeados.

En el estudio, también refiere que más del 53 por ciento de las y los adolescentes identifica su escuela como el lugar en donde recauda mayor información sobre sexualidad.

Y por lo menos, en el 11.8 por ciento de las mujeres que abandonaron la educación media superior reportaron que el embarazo o tener un hijo/a fue la principal causa de su deserción escolar.

Save The Children México agregó que tan sólo en los primeros dos años de la presenta administración federal se registraron 394 nacimientos en niñas de 10 años.

Diana Penélope Rubio Cedillo, responsable del Programa Estatal de Planificación y Salud Sexual para Adolescentes de la Secretaría de Salud en Puebla, indicó que las estrategias implementadas por la administración estatal se desprenden de la estrategia nacional y ya están viendo resultados positivos.

Indicó que en el estado existe la campaña “En buen plan, abraza tus sueños”, que coordinan varias secretarías como la de Salud, Educación Pública, de Desarrollo Social, SEDIF y el Instituto Poblano de la Juventud, entre otras, que trabajan en reducir el índice de menores embarazadas.

Abundó que de enero a julio de 2016 registraron 13 mil 061 embarazos en menores de 20 años, cifra que, comparada con el mismo periodo de 2015, refleja una disminución de 12 por ciento en el número de casos, lo que coloca a Puebla en el séptimo lugar a nivel nacional en el número de adolescentes embarazadas.

Aunque justificó que Puebla es el quinto estado con el mayor número de población.

La mayoría de estos casos corresponden a mujeres que viven en la Puebla capital y en las juntas auxiliares de San Miguel Canoa y San Andrés Azumiatla, porque son las zonas donde más se concentra la población juvenil, así como en los municipios de Tecamachalco, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula, Tehuacán, San Martín y Atlixco.

El resultado positivo se debe a que personal capacitado imparte pláticas de educación sexual, prevención del embarazo, prevención de la violencia en el noviazgo y prevención de infecciones de transmisión sexual a los estudiantes de primarias, secundarias y bachilleratos.

A los jóvenes también se les informa sobre algunas complicaciones de salud que pueden sufrir por un embarazo prematuro, pues el cuerpo de las adolescentes aún no se han desarrollado del todo para gestar un nuevo ser, por lo que se les informa que pueden llegar a presentar desnutrición, mayor incidencia de aborto, partos prematuros o bebés con bajo peso, entre otras dificultades.

“La estrategia contempla un total de 49 acciones, de las cuales ya hemos cumplido con 42 y podemos decir que a un año de implementar esta campaña ya tenemos buenos resultados”, refirió.

Apuntó que por lo regular los jóvenes buscan información sexual a través del internet, por ello la dependencia ha diseñado herramientas para acercar la información a ellos.

“En buen plan, abraza tus sueños” otorga información a través de www.enbuenplan.org, y en redes sociales con el nombre EnBuenPlanAbrazaTusSueños, también cuenta con una aplicación que pueden descargar los jóvenes para sus equipos móviles; y servicios amigables en el sector salud para todo adolescente que solicite orientación.

Confirmó que ésta se desprende de la Estrategia Nacional que tiene como metas lograr que en el 2030 se reduzca a la mitad la actual tasa de fecundidad entre las adolescentes mexicanas de 15 a 19 años de edad, y erradicar el embarazo en niñas menores de 15 años.

A nivel nacional la Estrategia es producto del trabajo conjunto de 13 dependencias del gobierno federal y de la consulta a organizaciones de la sociedad civil y académicos con larga trayectoria y conocimiento del fenómeno.

Brenda confirmó que en su escuela recibió información sobre métodos anticonceptivos, planificación familiar, sobre enfermedades de transmisión sexual y otros temas, “pero es que a la mera hora todo se te olvida y creí que no me iba a pasar”, dijo entre risas y nervios a la vez.

Vestida con un pants azul marino y tenis de color negro, dirigió sus pasos a la sala de espera del hospital confiada en obtener una ficha y no demorar en su primer consulta, pues no debe tardar en llegar a su casa porque a su mamá le dijo que sólo iba a hacer una tarea en equipo y debe regresar a clases por la tarde.

Por su cabeza, interrogantes hay muchas, pero lo que más le interesa es saber que el producto está bien, “ya sabiendo eso me daré valor para decirle a mis papás, para enfrentar al padre de mi bebé, y para seguir con la escuela, y conseguir dinero para comenzar a comprar las cosas de mi bebé”, expresó.

Con información de Notimex / Ángeles González Bretón

enero 23, 2017 - 1:12 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de vida