¡Escúchanos por internet!

Empresarios de papel

La transformación de la sociedad obliga a replantear la función de algunos organismos intermedios que han dejado de serlo.

Las desafortunadas declaraciones que hace unos días escuchamos de José Antonio Quintana, presidente de Coparmex Puebla, al desdeñar la importancia de establecer una alerta de género en la entidad, por el riesgo de ahuyentar el turismo, reafirmó la caducidad de una parte importante de los organismos patronales cuya representatividad está en tela de juicio con sus mismos agremiados, ante quienes perdieron el liderazgo moral que sólo queda como fiel recuerdo de los años en que la iniciativa privada era la fuerza aguerrida que servía de contrapeso a gobiernos e instituciones.

Surgidos en la década de los 70 con la finalidad de frenarle los excesos al sexenio de Luis Echeverría, las cámaras empresariales fueron semillero no sólo de capitales, sino también de los emporios familiares que al paso del tiempo terminaron por repetir todo aquello que criticaban de los partidos políticos y gobernantes.

Cacicazgos patronales forjados en el seno de muchas familias poblanas que han utilizado estos organismos como el trampolín perfecto para la mutación conveniente que los convierte de un día para otro en candidatos y hasta gobernantes, ha sido una de las constantes que han golpeado la credibilidad de estos organismos que cada vez están más lejos de ser intermedios.

Las cámaras empresariales parecen enfrentar una muerte anunciada pues tal parece que es irreversible esa autocensura impuesta por los negocios y subsidios provenientes de los gobernantes en turno.

La transformación social obliga al cambio de fondo en este tipo de figuras patronales que son inviables para erigirse como interlocutores de una sociedad donde son muchas las voces de jóvenes empresarios que van en una dirección muy distinta a la de estos dinosaurios del capital.

Me parece que es momento de refrescar esa representatividad patronal y abrir nuevos espacios, foros y formas de expresión para los emprendedores que realmente están generando empleos, que se la rifan para seguir invirtiendo en sus negocios, que pagan impuestos, que son micros de micros empresarios, que confían y siguen participando en licitaciones sin el pago de moches.

Las nuevas generaciones están ávidas de movilizar opiniones congruentes y establecer nuevas formas de expresión para un sector clave en nuestra sociedad donde se requieren voces de pluralidad y no de coyuntura.

@rubysoriano
rubysoriano@gmail.com
http://mediatikos.worpress.com/

octubre 8, 2017 - 9:20 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas, Noticias Destacadas