¡Escúchanos por internet!

Encuentro virtual

Nos conocimos por una red social, desde que nos miramos mutuamente nuestros perfiles comenzamos a desearnos.

Platicábamos de todo un poco, pero un día al caer la noche cayó también nuestra timidez y la plática se tornó más intensa…

Él empezó a hacerme preguntas sobre lo que me gustaba experimentar en la cama, y con cada respuesta que le daba se excitaba.

Avanzaba la noche y yo me retorcía en mi cama, por lo excitada que me tenía la charla. ¿Estás desnuda? – Me preguntó. “No, pero me estoy tocando bajo la ropa”. – Le respondí.

¿Puedo ver cómo lo haces? – Me pidió él.

Le envíe un par de fotos y le pedí que también me mostrara su cuerpo, a lo que él, aceptó.

¡No podía creer lo excitaba que me tenía sin tocarme!

Entrando la madrugada hicimos una “sexo video llamada”, donde nos exploramos a nosotros mismos incitados por las palabras y gemidos que nos decíamos.

Jamás había experimentado tanto placer con mis propias manos, fue como recorrer un mapa nuevo, guiado por una voz ardiente, un ser ansioso por contemplar mi orgasmo.

Ahora solo nos falta llevar esta fantasía a la realidad y humedecer las sábanas juntos…

junio 28, 2017 - 11:59 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba