¡Escúchanos por internet!

Episodio VIII o la muerte de una franquicia

Por años Star Wars ha sido una de las franquicias más redituables en el mundo fílmico mundial. Los episodios del I al VII han sido generadores de millonarios dividendos para sus productores.

Desafortunadamente, después de haber disfrutado de un Episodio VII excelso, llega un Episodio VIII que desmerece, aburre y genera dudas.

La adquisición de Lucas Films por Walt Disney había generado sentimientos encontrados pero, al ver los resultados en la cinta anterior los fans realmente se sintieron cobijados por la nueva casa de los personajes de Star Wars.

En esta cinta, los fans de la saga original pueden irse despidiendo de todo lo que huela a precisamente esos primeros episodios (y me refiero al IV, V y VI). En definitiva para los nuevos productores lo que importa es las nuevas generaciones de personajes y lo que estos pueden llegar a generar.

A grandes rasgos y sin generar ningún tipo de spoiler le comento que en esta película nos encontramos con un Luke Skywalker antipático (habiendo sido el héroe en la saga original), unos villanos de pacotilla, momentos climáticos poco desarrollados y efectos especiales espectaculares pero chafas (como las famosas figuras de cristal).

Una completa decepción la manera en la que según dijeron manejarían el fin de la princesa Leia en la saga, sigo esperando que algo suceda o diga que algo le pasó a la princesa… nomás no sucedió nada.

Lo que sí puedo señalar es que Carrie Fisher se ve no precisamente en sus cinco sentidos, se le nota más allá que cansada y agotada.

Star Wars: The Last Jedi es una cinta obligada quizá para todos los amantes de esta franquicia pero definitivamente no es obligada para quien tiene mejores cosas qué hacer.

diciembre 18, 2017 - 11:20 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Gilberto Brenis

Columnistas, Noticias Destacadas