¡Escúchanos por internet!

EUA – Cuba

El pasado viernes 14 de agosto tuvimos la oportunidad de ser testigos de un hecho histórico que seguramente cambiara la vida de cientos de miles de cubanos en los próximos años, la reapertura de la embajada de los Estados Unidos en La Habana.
Como todos sabemos, los desencuentros y conflictos entre Cuba y Estados Unidos se remontan a hace más de 50 años, a raíz del triunfo de Fidel Castro y la instauración del comunismo en la nación caribeña, a los pocos años del empoderamiento de Castro los Estados Unidos rompieron relaciones con Cuba, cerraron su embajada e iniciaron un embargo despiadado contra Cuba y los cubanos.
Mucho se ha hablado de las verdaderas razones por las que Washington no termino con la dictadura de Fidel y mantuvo el embargo, se especula que hubo muchos intentos fallidos de derrocarlo, pero también se asegura que la intención fue dejar un ejemplo de lo mal que la pasarían los países no alineados al imperialismo Yanqui, tan vigente hasta finales del siglo XX. La realidad es que no importando cuales fueron las causas, Cuba pareció olvidada en el tiempo a pesar de la caída del bloque socialista en Europa del este y en consecuencia el fin de la guerra fría.
Con la disolución de su principal protector y financiero que era la extinta Unión Soviética, Fidel Castro recibió el apoyo de Venezuela y el chavismo, ahora caídos en desgracia y sin poder resolver sus propios problemas.
Tuvieron que pasar más de 54 años para que finalmente las circunstancia permitieran romper con la soberbia de ambos países y pudieran dar un paso hacia delante para restablecer relaciones diplomáticas. El boicot contra la isla seguirá vigente, no es facultad del presidente Obama acabar con el, tendrá que ser el Congreso de los EEUU quien lo derogue, habrá que esperar los cabildeos y sobre todo la rentabilidad electoral que eso signifique. Pero aun faltando lo más importante, que es el fin del boicot, el restablecer relaciones diplomáticas debe traer grandes beneficios a los cubanos, pueblo que no ha dejado sufrir los horrores de un dictador como lo fue Fulgencio Batista, que se incrementaron con el que parecía ser su salvador Fidel Castro y que se magnificaron con el bloque de los Estados Unidos, la crueldad de estos tres actores fue despiadada.
En verdad esperamos que esto sea el inicio de mejores tiempos para el querido pueblo cubano, que a pesar de las crisis que han vivido durante casi siete décadas no dejan de esperar un futuro mejor, admirables.
Así es como yo lo veo……..

Mario Henaine B.
mahebo@outlook.com
Twitter @MarioHeBo

agosto 16, 2015 - 7:51 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Mario Henaine

Columnistas