¡Escúchanos por internet!

Fabiana y que siga la fiesta

Gran preocupación existe entre los empresarios del sector hotelero y restaurantero, porque hasta la fecha no se ve la mano de la nueva secretaria de Turismo, Fabiana Briseño Suárez, sobre la cual había grandes expectativas.

A diferencia de su homóloga de la Secretaría de Desarrollo Económico, Olivia Salomón, la cual luce incansable; hasta el momento no se conoce ninguna acción por parte de Briseño, quien viene precedida de buenas cartas credenciales, merced a la amistad con el secretario Torruco y con el hijo del presidente, López Obrador.

Y es que se rumora que la funcionaría no ha entendido muy bien su trabajo y prefiere pasar el tiempo, en reuniones que tal parecieran “fiestas”, sin preocuparse por la promoción turística de la entidad, la cual se ha estancado en este 2019.

También se dice que la secretaria está más preocupada por sus inversiones en el mercado inmobiliario y descuida su función, en una escenario de muy alta competencia entre entidades y enrarecido por el nulo crecimiento económico del país.

Lo cierto es que a Fabiana le tocó un súper paquete al tener que “llenar los zapatos”, de un verdadero profesional del área como lo era, su antecesor, el brillante Alejandro Cañedo Priesca, hombre sobrio y amante de Puebla.

Puebla comienza a resentir una caída en su ocupación y hay preocupación en el sector hotelero y turístico, ante lo que puede ser un año 2020 complicado, luego de que se ha presentado el paquete fiscal para el próximo año, el cual no da señales de aliento para la inversión.

De entrada, se redujo dramáticamente el presupuesto asignado a esta área, la cual ha sido muy castigada durante la administración de la 4T, ya que todos sus recursos se busca encaminar para la “faraónica” construcción del tren maya.

El presidente López ha sido contundente con los empresarios del sector, a los cuales les ha dicho que la promoción les corresponde a ellos como empresas.

Ya se verá si la secretaria de Turismo, Fabiana Briseño, se involucra más en el tema de la promoción de la entidad o si de plano en verdad no le interesa el tema, pero al menos durante el primer mes de la actual administración, el saldo no es nada positivo.

La entidad arrastraba una dinámica muy importante en las últimas administraciones, la cual no debe de frenarse, so pena de que se haya un rezago en uno de los sectores que han resultado clave para la entidad.

Las ocurrencias de Glockner. Por si fuera poco y para agravar las cosas, el secretario de Cultura, Julio Glockner, se le ha ocurrido el convertir al Museo Internacional Barroco, orgullo arquitectónico de Puebla, en un centro de exposiciones fotográficas y de recreación para las familias, devolviendo las piezas que están resguardadas en este inmueble a los lugares de los cuales se tomaron en el Centro Histórico de la ciudad, según lo cuenta el periodista, Arturo Rueda.

Ni duda cabe que es una verdadera estupidez y enciende los “focos rojos”, respecto al manejo que tendrá la cultura en Puebla.

A ese paso mejor como ya lo he señalado en otras ocasiones, que cada poblano reciba un martillo por parte de la nueva administración y que se convoque a una concentración masiva para demoler piedra sobre piedra el inmueble y nos quitamos ya de pendejadas.

De verdad preocupa el estado mental de algunos integrantes de la 4T poblana y si es que así piensan gobernar, a través del hígado y de la improvisación.

En este mismo espacio y desde hace tiempo ya había advertido de la intención de la nueva administración estatal, de arremeter en contra de este museo, joya diseñada por Toyo Ito, por la simple y sencilla razón de que lo había construido Moreno Valle.

Es cierto que el Museo se ha convertido en una pesada carga financiera para la entidad, también puede ser cierto que se inflaron y mucho las cifras de su construcción para convertirlo en negocio personal y si es así que se sancione a los responsables, pero lo que no se puede permitir es que ahora se quiera actuar utilizando el “hígado” en vez de la cabeza.

Melitón es maletón. Para terminar con esta trilogía de miedo, hay que seguir de cerca al secretario de Educación Pública, Maletón Lozano, al cual le ha quedado muy grande el puesto.

Este personaje, además de haber dejado hecho un verdadero asco a Izúcar de Matamoros y mantener los privilegios del SNTE, tiene un auténtico horario de burócrata.

Según me cuentan mis fuentes de la SEP, don Maletón atiene de 8 a 16 horas en la SEP y después de esto las oficinas se cierran y todos a su casa y es que se dice que “Maletón” va y viene todos los días de Izúcar a Puebla y de Puebla a Izúcar, la 4T en su máxima expresión.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

septiembre 11, 2019 - 9:15 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas