¡Escúchanos por internet!

Fue bailando como comenzó…

Fue bailando como comenzó…

El ritmo de la música y los roces de nuestros cuerpos nos incendiaron a los dos.

Llegamos a una oscura habitación para seguir con nuestras habilidades de movimiento encima del colchón.

Con movimientos suaves y besos sobre toda mi piel, nuestra ropa hasta el suelo llegó.

La recosté sobre la cama y con mi lengua hasta su punto más sensible llegué.

Sus gemidos eran ahora la música que llegaban a mis oídos, encendiendo todos mis sentidos.

Hicimos el amor como dos locos, con deseo de saciar hasta el más sucio de nuestros deseos.

septiembre 12, 2016 - 11:43 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Historias de alcoba, Noticias Destacadas