¡Escúchanos por internet!

García Márquez vivió y se preparó para escribir “Cien años de soledad”

Antes publicó cuentos y novelas con Macondo como escenario y diversos personajes que replicó en su gran obra

Por Juan Carlos Castellanos C.

“Cien años de soledad”, cuya primera edición salió a la venta el martes 30 de mayo de 1967 en Buenos Aires, es la novela que Gabriel García Márquez (1927-2014) quería escribir desde que era muy joven. Es el libro para el cual vivió, leyó y se preparó; los anteriores a ése son adelantos, intentos, búsquedas, como sostiene el especialista Geney Beltrán Félix.

El novelista mexicano que nació en Culiacán, Sinaloa en 1976, y ha entrado con éxito en los campos de la edición, la crítica literaria, el ensayo y la traducción, destacó que en esas búsquedas ya aparecen algunos personajes y la geografía mítica de Macondo.

Así, en un primer momento habría qué ver a “Cien años de soledad” como “la culminación de toda una primera trayectoria del joven García Márquez, que se dio antes de cumplir 40 años”.

En entrevista, el también catedrático apuntó que si bien es el libro que “Gabo” tenía en la cabeza desde que salía de su adolescencia, le llevó mucho tiempo hallar el tono con el cuál quería hacerlo. Ese tono lo descubrió durante un viaje por carretera del entonces Distrito Federal a Acapulco. “Ese tono era contar en el libro historias de la familia tal y como las contaba su abuela”, subrayó el especialista.

En primer término, desde su primera novela “La hojarasca” (1955), García Márquez tenía el escenario, que es Macondo. Esta es una historia que crea un entorno aciago y fatalista en la que se menciona por primera vez al Coronel Aureliano Buendía. Uno de los protagonistas es un médico que muere en ese pueblo, al que había llegado con una carta de recomendación del Coronel Aureliano Buendía, personaje de “Cien años de soledad”.

Macondo, añadió el entrevistado, apareció en libros posteriores, en algunos casos como referencia de un pueblo cercano. Tal es el caso de la segunda novela de García Márquez, “La mala hora” (1962), de corte realista sobre el tema de la violencia, la desconfianza entre los vecinos, y el mundo carcomido por la suspicacia de episodios violentos por las pugnas políticas. Esa referencia es lateral, no central ni directa como en “La Hojarasca”.

Beltrán consideró pertinente mencionar un libro publicado en 1962 en Xalapa por la Universidad Veracruzana, colección de cuentos reunidos en “Los funerales de Mamá Grande”. En el texto que da título al libro, Macondo es el escenario donde la protagonista, Mamá Grande es una mujer poderosa, respetada lo mismo por el ejército que por la iglesia. “Esta es una expresión, desmedida y carnavalesca, que ya plantea el realismo mágico de este autor”.

Un año antes de la publicación de “La mala hora” y de “Los funerales de Mamá Grande”, en 1961 se publicó “El coronel no tiene quién le escriba”, novela corta entre las grandes creaciones de García Márquez. Ahí se hace referencia al pueblo de Macondo, y la figura del Coronel Aureliano Buendía nuevamente está presente como la referencia legendaria del gran líder de los liberales colombianos, recordó más adelante el crítico literario.

Al llegar a la gran creación de “Cien años de soledad”, lo que le supuso al autor fue darle la primacía al escenario de Macondo inspirado en su pueblo natal, llamado Aracataca, y a las historias de su propia familia que le habría contado la abuela cuando era pequeño.

“Él trató de recuperar, con ese tono de total naturalidad para contar hechos más maravillosos que fantásticos, la visión del mundo propia de los pueblos del interior colombiano”, dijo Beltrán Félix.

Ese mecanismo le permitió a García Márquez prepararse y obtener todas sus herramientas técnicas y formales para crear el universo de “Cien años de soledad”, y también significó una inclusión de la estética de la repetición onomástica en esa novela.

Uno de los grandes retos para los jóvenes de secundaria o preparatoria que leen esta obra es no perderse en la selva de nombres de la familia Buendía, los José Arcadios y Aurelianos.

De acuerdo con Geney Beltrán, esa repetición de nombres se puede ver como un artilugio que García Márquez utilizó para narrar varias generaciones de la familia Buendía, y cómo habría creado dos arquetipos posibles dentro de esa familia: Los José Arcadios sensuales, expansivos, dominadores y con una gran iniciativa, y los Aurelianos que son introvertidos, idealistas, obstinados y reconcentrados, aunque también se dan los entrecruzamientos.

Eso deja ver una lógica de construcción cíclica de las historias personales y familiares por lo que es muy importante tomar en cuenta la noción del peso que para la construcción de “Cien años de soledad” tiene el pasado en la vida de las siguientes generaciones.

“Es una visión, entre escéptica y fatalista, de lo que significa pertenecer a sociedades violentas en las cuales los agravios de ayer se siguen cobrando al día siguiente y a al siguiente”, acotó.

En la primera generación de “Cien años de soledad” destaca por mucho el personaje del Coronel Aureliano Buendía, “y uno entiende por qué esa fue una mención recurrente en los libros anteriores, porque García Márquez ya tenía claro el papel central que habría de tener ese personaje por lo menos en el primer tercio de la novela; es un personaje muy longevo que combate a lo largo de décadas y deja su profunda huella en toda su familia”.

El pueblo Macondo aparece también en libros posteriores a su gran obra, como “Crónica de una muerte anunciada” (1981) y en su tomo de memorias “Vivir para contarla” (2002), donde narra el origen de su enérgica idea de escribir “Cien años de soledad” y la explicita vinculación Macondo-Aracataca. “Esa lógica de repetición del personaje tiene la razón del escritor joven que probaba sus armas para construir el libro que sería su realización”.

Un dato curiosamente interesante citado por el especialista Geney Beltrán Félix al hablar de “Cien años de soledad” es el personaje de Remedios, la mujer más hermosa nunca antes vista en Macondo, hija del boticario. Tan etérea, que cuando está tendiendo la ropa se va flotando al cielo. “Esa es una referencia a Mercedes Barcha, el amor de toda la vida del autor Gabriel García Márquez, con quien estuvo casado 56 años y con procreó dos hijos”.

Además, los nombres que algunos personajes de la familia Buendía piensan imponerles a sus hijos son los de los propios hijos de Mercedes Barcha y Gabriel García Márquez, es decir, Rodrigo y Gonzalo. Por otro lado, en “Cien años de soledad” hay guiños más bien metaliterarios, como la mención que hace de Artemio Cruz, con lo que incorpora al personaje de la novela “La muerte de Artemio Cruz” escrita por Carlos Fuentes en 1962.

En su obra cumbre, “Gabo” también menciona a personajes como “Rocamadour”, el hijo bebé de Lucía “La Maga” protagonista femenina de la primera parte de “Rayuela” (1963) de Julio Cortázar, y a “Víctor Hughes”, personaje “El siglo de las luces”, novela histórica del escritor cubano Alejo Carpentier publicada en 1962, recordó Beltrán, quien obtuvo el Premio Nacional de Ensayo Joven José Vasconcelos 2002 por “El biógrafo de su lector”.

El también ganador del Premio Bellas Artes de Narrativa Colima por Obra Publicada concluyó: “Cien años de soledad” es la gran novela latinoamericana del siglo XX, descomunal, ambiciosa, desmedida, suerte de macrocosmos, último gran libro de la latinoamericana rural, y punto final de cómo contar las historias de los pueblos y el campo. Después vino el auge de la novela urbana, con “La región más transparente” (1958), de Carlos Fuentes.

mayo 12, 2017 - 9:20 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Cultura