¡Escúchanos por internet!

Impunes campeones

Esta semana la iniciamos con la presentación de los resultados de La Primera Edición del Índice Global de Impunidad, que ubica a México como segundo lugar mundial en el rubro. Otro motivo para el escándalo, compatriotas.
El Índice de Impunidad Global (IGI) es el primer trabajo académico internacional que mide este fenómeno multidimensional, y fue realizado por estudiantes e investigadores del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de las Américas Puebla, con la intención de proveer de herramientas y datos que ayuden e impulsen mejores prácticas en los ámbitos de justicia y seguridad.

Entre otros, los resultados publicados por la UDLAP, son los siguientes:
• Los cinco países con los índices más altos de impunidad son: Filipinas, México, Turquía, Colombia y Federación de Rusia.

• México ocupa el lugar 58 de 193 Estados miembros de las Naciones Unidas en materia de impunidad.

• México tiene dos dimensiones prioritarias que debe atender: la funcionalidad de su sistema de seguridad y la estructura de su sistema de justicia.

• El índice estima una proporción promedio de 17 jueces por cada 100 mil habitantes, México cuenta con solo 4 jueces por cada 100 mil habitantes.

• México tiene la necesidad de tener más jueces dentro del sistema de justicia.

• En México no se necesita invertir más recursos para aumentar el número de policías, sino en los procesos que garanticen la efectividad de sus acciones.

• Referente a la estructura de los sistemas de seguridad, el índice retrata los esfuerzos gubernamentales de crecimiento del cuerpo policiaco en México, 355 policías por cada 100 mil habitantes. Cifra que se encuentra muy pegado al promedio de la proporción de policías que es de 332 por cada 100 mil habitantes.

• La funcionalidad del sistema de justicia mexicano, muestra una deficiencia al tener casi la mitad de su población detenida sin sentencia (46%).

La Real Academia Española define a la impunidad como la falta de castigo. Desde el punto de vista jurídico, la Corte Interamericana de Derechos Humanos se ha pronunciado sobre los mecanismos que adoptan los Estados para generar impunidad, en contravención a la obligación de investigar, procesar y sancionar violaciones a los derechos humanos y el respeto al derecho a la verdad, y ha señalado que el combate a la impunidad es una obligación erga omnes que alcanza a todos los estados. (Dondé M, www.juridicas.unam.mx)

El estudio, nos obliga entonces a evaluar los acontecimientos que vivimos actualmente en nuestro país, a la luz precisamente de esta impunidad, y no necesariamente o exclusivamente a partir de la corrupción, falta de transparencia, policías y ladrones o deficiencias en los sistemas normativos. Y es que cada vez que la opinión publicada discute temas como el uso de recursos públicos en beneficio de particulares (aviones, helicópteros); la presencia gubernamental en procesos electorales; las casas privadas construidas con favores públicos; la desaparición de estudiantes; el crimen organizado, el recurso favorito de la clase política es ofrecer más reglas, más leyes, más sanciones, más verbos y más adjetivos.

Pero difícilmente recurrimos al análisis estructural de los problemas, como lo hace en esta ocasión la UDLAP, para generar propuestas que con datos duros, se enfoquen a resolver las causas, y no se limiten a estancarse en la discusión estéril de las formas.

Poco sirve que un delincuente en potencia (armado o de cuello blanco) sepa que tendrá una sanción enorme por el delito que cometa, si sobre de eso sabe que 3 de cada 4 delitos no son denunciados (INEGI; delincuencia). Esto es, que tiene 75 por ciento de probabilidades de no ser denunciado. Pocos negocios lícitos tienen una probabilidad tan alta de ser exitosos.

Por ello, la impunidad, es la sombrilla bajo la cual se cubren todos los delitos. Desde la corrupción, hasta la delincuencia organizada, pasando por las desapariciones forzadas, la riqueza inexplicable, el abuso de autoridad, el peculado y el desvío de recursos públicos.

México no puede seguir siendo campeón en el índice de impunidad. La lucha contra ella es un asunto en el que todos nos debemos involucrar, y la UDLAP ha dado un primer gran paso. Enhorabuena.

www.comouno.tv
cpalafox@comouno.tv

abril 22, 2015 - 12:14 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Carlos Palafox

Columnistas