¡Escúchanos por internet!

Indicios de alta traición

Una trama tipo “thriller policiaco” se comienza a tejar en torno a la candidatura de Enrique Doger Guerrero, como abanderado del PRI a Casa Puebla, en donde muchas de las piezas no encajan y al parecer el exrector o exalcalde no se ha dado cuenta o también es coparticipe.

Hay varios temas que despiertan sospechas y que Doger ya debió haber notado sobre su postulación y que resultan de llamar la atención.

En una entrega anterior ya hablamos de la resistencia del Verde y Nueva Alianza para no ir con el PRI en Puebla, de lo bajo que se encuentra en las encuestas el candidato del tricolor, José Antonio Meade lo cual constituye un lastre para el propio candidato Doger, del nulo apoyo que le dará en la capital, el llevar a un “pobre diablo”, bueno para nada, como abanderado en la capital y de la poca estructura propia con la que cuenta Enrique, pero a todo esto se deben de sumar más elementos que resultan sospechosos.

De entrada, la dirigencia estatal, en manos de Jorge Estefan Chidiac, no movió ni un solo dedo para impedir el registro del exalcalde de Tehuacán, Álvaro Alatriste Hidalgo (El mostro), quien le “amargó” su evento a Doger y echó por la borda la famosa candidatura de unidad.

Ahora, Doger deberá de ir al consejo político estatal en donde seguramente aplastará al “Mostro”, quien a su vez impugnará el proceso y buscará que se judicialice el tema, lo cual provocará pérdida de tiempo y molestias. ¿Qué no hubiera sido más fácil bajar antes a Alatriste? Es pregunta.

Otro dato que resulta revelador, es que tradicionalmente el candidato del PRI a la gubernatura tenía como facultad el designar al dirigente estatal de su partido, así ocurrió al menos con los dos últimos mandatarios ganadores del tricolor, Melquiades Morales Flores, quien impuso a su compadre Víctor Giorgana, y Mario Marín, quien designó a su hermano, Mario Montero Serrano.

En el 2010, Marín designó a Alejandro Armenta como presidente estatal del PRI, compadre del candidato Javier López Zavala y en el 2016 a Blanca Alcalá le dieron la facultad de designar a Jorge Estefan, su entrañable amigo para que estuviera al frente de tricolor. ¿Por qué a Doger no?

Ya sé que los amigos de Estefan van a alegar que nadie mejor que Jorge, hermano del candidato a la presidencia de la República, para llevar a buen puerto la nave tricolor en esta elección, pero Doger debería de tener al menos, un personaje con injerencia dentro de la toma de decisiones y al más alto nivel. ¿Ya se dio cuenta de esto? ¿De qué está en las manos de Jorge?

Pero algo todavía peor, el hoy precandidato a la gubernatura no fue capaz de designar ni siquiera a su sucesor en la delegación que hasta hace unos días estuvo en sus manos, el IMSS.

Al IMSS enviaron a un personaje ajeno al estado, un burócrata que estuvo antes en el estado de Tlaxcala al frente de la misma encomienda de nombre Yamil Melgar. ¿Qué alguien me explique?

Por si fuera poco, a Prospera, en breve, se incorporará un personaje que viene de Nayarit, otro foráneo. ¿Estos dos importados, va a apoyar a Enrique?

Aún no termina la cosa, Estefan busca dejar como delegado a la Sedesol a su socio, Carlos Sánchez Romero, acción que causo rechazo total y absoluto por parte de Doger, como plan B el dirigente estatal del PRI, ha puesto sobre la mesa a Pepe Chedraui Budib, quien solicitó licencia a su cargo como diputado local. ¿What? ¿Qué sabe Pepe de política social y de operación electoral? ¿Qué estructura va a arropar a Enrique?

Quien piense que esto ya terminó se equivoca, otras dos escenas finales parecen confirmar los indicios de alta traición contra el candidato del PRI. La designación de Soraya Córdoba Morán, hermana del líder nacional de Antorcha Campesina y de Karina Romero Alcalá, hija de la actual embajadora de México en Colombia, Blanca Alcalá, como candidatas a diputadas federales por los distritos 6 y 12 de Puebla capital, evidencian un acuerdo tácito con el morenogalicismo y la perversidad del sistema.

Antorcha busca que su candidata llegue a la cámara de diputados, la candidata del PAN y su frente es la yunquista, Guadalupe Arrubarrena, posición del precandidato a alcalde Eduardo Rivera. ¿Quién creen que le conviene más al morenogalicismo que llegue a san Lázaro? ¿Antorcha está dispuesta a pelearse con Moreno Valle y Gali? Recuerden lo que ocurrió con Doger y el “huevo” Enrique Guevara en el 2012.

Ahora analicemos el caso del distrito 12 con cabecera en Puebla, en donde la candidata del PRI a la diputación es la hija de la embajadora Alcalá, Karina.

La joven exregidora enfrentará en las urnas a la exdiputada federal y activista del PRD, Roxana Luna Porquillo, quien fue la principal defensora del caso Chalchihuapan. ¿A quién va a querer Moreno Valle y Gali como diputada federal? Y conste que es pregunta. ¿Se acuerdan de la grabación de la excandidata del PRI a la gubernatura, Blanca Alcalá pidiendo una buena comisión con Tony para su hija? Cualquier buena madre haría lo mismo por su hija, hay claros indicios que la Senadora con licencia volvió a abogar por su retoño para vengar viejas afrentas. ¿Será?

Si Doger no se ha dado cuenta de esto, es que no quiere ver o ¿También es parte de la trama? Conste que todas son preguntas.

Los acuerdos. Quien anda muy activa es Libertad Aguirre, este jueves se reunió con Rosa Márquez. Además, en las próximas horas se registra como aspirante a la candidatura por la presidencia municipal de la ciudad de Puebla por Morena.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Foto: Es Imagen / Ramón Sienra

febrero 1, 2018 - 10:05 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas