¡Escúchanos por internet!

Juventud, Emprendimiento y Educación: XXV Cumbre Iberoamericana

1991 marco el inicio de nuevas relaciones para los 22 países de Latinoamérica y Europa de habla hispana y portuguesa. México a través de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, fue el primer escenario de la Conferencia Iberoamericana de naciones que hoy, ha tenido su XXV edición en Cartagena, Colombia. Y siguiendo el objetivo de estas reuniones se han tocado temas que se entiende pueden ser los ejes del desarrollo en los próximos años: juventud, emprendimiento y educación.

Las estimaciones económicas muestran que la economía de América Latina en este año seguirá su proceso de contracción lo que ya ha derivado en varios millones de habitantes más que han ingresado al círculo de la pobreza; ante esto es necesario fijar acciones en un sector de la población que puede revertir este proceso, hablamos de los adultos jóvenes que hoy representan una cuarta parte de la población y que tienen un potencial si se invierte en mejorar sus condiciones productivas a través del emprendimiento y de la educación.

Estas dos variables están directamente relacionadas y en esta cumbre se ha hecho énfasis en que los jóvenes que tengan una mejor asimilación de ellas se pueden convertir en motores de la economía de la región. Gabriela Ramos, Directora de Gabinete del Secretario General de la OCDE y Sherpa ante el G-20, ha sido clara al señalar que “en un contexto de aumento de la escolarización, empoderar a los jóvenes, vinculando simultáneamente su talento con las demandas y las estructuras del mercado de trabajo, es un modo inteligente de crear un crecimiento inclusivo, reducir desigualdades y aumentar la productividad de los países”.

Las economías más desarrolladas parecen mostrar que esta relación es consistente y que de lograr lo planteado, las economías de América Latina estarían dominando los mercados de la innovación y de los servicios en muchos mercados porque, debemos recordar que las ventajas de la población joven muchos países no las tendrán toda vez que, hoy son sociedades en proceso de envejecimiento.

Al participar en esta reunión de Jefes de Estado, el Presidente Peña ha sido claro en que nuestro país, desde el inicio de su administración, ha entendido que la formación de recursos humanos es el mejor medio para abatir los rezagos históricos que padecemos por eso, en un entorno de grandes cambios estructurales la Reforma Educativa ha sido uno de los pilares más importantes para México.

El tener a esta reforma como base del desarrollo nos permite tener una nueva visión para pasar de generar espacios de oportunidad en las que nuestro signo competitivo sea en razón de bajos ingresos, de bajos sueldos y sea más bien a partir del valor agregado que logremos generar como Nación; lograr esto depende de una muy buena educación.

Tres componentes básicos de la Reforma Educativa: primero, asegurar que haya docentes, maestras y maestros mejor preparados, y con oportunidad, también, de que ellos puedan crecer en su desempeño profesional a partir de sus méritos, y no a partir de favores o de influyentismo; segundo, reforzar la infraestructura educativa con una inversión de más de ocho mil 500 millones de dólares y; tercero se está trabajando para cambiar el contenido pedagógico, es decir, la forma de enseñar y además los contenidos que se enseñan, en general hemos pasado de un modelo de memorización de conocimientos y se está impulsando en las generaciones el razonamiento para aprender.

Hoy los países del bloque Iberoamericano están formando una estrategia que entiende la movilidad, este cambio acelerado que vive hoy el mundo y que experimenta el mundo en el uso de nuevas tecnologías y en otros ámbitos; tenemos que enseñar a las nuevas generaciones a tener una actualización de sus conocimientos y ese es el modelo que se busca impulsar y donde nuestro país ha avanzado con una reforma que se entiende que a lo largo del tiempo debe de mostrar sus grandes beneficios.

noviembre 2, 2016 - 7:14 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Juan Carlos Lastiri

Columnistas