¡Escúchanos por internet!

La calificación de Gali y Banck en la capital

Los prestigiados expertos en markerting político y encuestas Igor Möller y David Mendoza compartieron con los lectores de Las Serpientes los números más reciente que registran las autoridades en Puebla (presidente Peña, gobernador Gali y el alcalde Banck)

Las noticias no podía ser peores para el priismo en Puebla capital, su estandarte o quien debería ser su estandarte en la próxima elección, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presenta número marginales, paupérrimos, su calificación es de 3.6, de acuerdo a Möller y Mendoza, quienes lo explican de esta manera.

“Enrique Peña Nieto ha tenido una constante desde el año pasado en la capital poblana, su calificación no pasa de 4, es más, en noviembre del año pasado su calificación era de 3.7 con una polarización social de 3.2 (es decir 6.9 como máxima y 0.5 como mínima) y para este mes su calificación es de 3.6, si ustedes dicen que es igual, es que debemos fijarnos en otros detalles, su polarización social de 2.5, es decir la mala opinión al presidente se está compactando y homogeneizando (La máxima es de 6.1 y la mínima de 1.1); tan solo el 38% de los encuestados le da CERO de calificación al presidente. Es sin dudas la peor etapa de Enrique Peña Nieto en Puebla, otro dato interesante es que el 69% de los encuestados reprueba al presidente y solo el 3.8% le da 10 de calificación (Nunca faltan los seguidores a ciegas)”.

Para el caso de las autoridades locales, de acuerdo a Möller y Mendoza, el gobernador del Estado, Tony Gali, tiene una calificación de 5.6, la cual se puede considerar positiva, aunque arrancó con una calificación de 6.2 en marzo, esto de acuerdo a las mediciones realizadas por el propio equipo de estos dos personajes.

Al respecto los encuestólogos hacen la siguiente reflexión: “Con relación a Tony Gali, la calificación la tomamos a partir de marzo de este año, donde tenía 6.2 de calificación (Esas encuestas donde las autoridades tenían 7 u 8 de calificación ya pasaron a la historia), si bien el 51 por ciento de los encuestados lo aprobaban, la polarización social era de 2.4 (Con una máxima de 8.6 y una mínima de 3.8). Para la primera semana de noviembre Tony Gali en la ciudad de Puebla obtuvo 5.6 de calificación, 4 por ciento de la población ha pasado de aprobar a reprobar al gobernador, dando ahora un 47.3 por ciento que lo aprueba y el nivel de polarización es de 2.9 (Una máxima de 8.5 y una mínima de 2.7). Con base a nuestras investigaciones cuando un gobernante aumenta su nivel de polarización social, el siguiente paso es un desplazamiento hacia debajo de su calificación”.

Ahora le toca el turno al alcalde de Puebla, Luis Back Serrato, quien cumplió ya un año al frente de los destinos de la ciudad capital.

La calificación de Luis Banck, en la primera semana de noviembre de este año, es de 4.4, con un nivel de polarización de 2.8 (7.2 como máxima y 1.6 como mínima). Si consideramos el mes de marzo de este año, su calificación era de 5.2 y su nivel de conocimiento llegó a 44 por ciento. Este es un buen ejemplo de que si no hay exposición en medios, decae la presencia en la mente de los ciudadanos.

Respecto a Luis Banck, este es el apunte que hacen tanto Möller como Mendoza: “la calificación de Luis Banck, tiene otras características a diferencia de la de Peña Nieto y Tony Gali, ya que el alcalde tiene un nivel muy bajo de conocimiento entre los poblanos de la capital; solo el 37 por ciento de los encuestados sabe quién es, ahora, lo grave se presenta entre los jóvenes de 18 a 30 años, donde solo el 26 por ciento de ellos sabe quién es Luis Banck (Encuesta realizada del 1 al 9 de septiembre con Mauro García catedrático de la UPAEP).

La encuesta realizada por Möller y Mendoza sin duda alguna coincide con lo que se ha hablado toda esta semana en este mismos espacio, lo cerrado que puede ser la competencia política el próximo año en la capital y también el Mood Social que prevalece previó al 2018, en la cuarta ciudad más importante en el estado.

Esta demás decir que tanto Igor Möller como David Mendoza son dos personajes plenamente identificados en Puebla en el mundo de los estudios demoscópicos.

A manera de apunte personal, luego de observar estos números me atrevo a señalar que como lo dije al inicio de esta columna, las malas notas del presidente Peña, son pésimas noticias para el PRI que tiene o supuestamente debería de tener su estandarte en el trabajo del titular del ejecutivo federal.

En el caso del Partido Acción Nacional, también habrá que ponerle lupa a las calificaciones tanto del gobernador Gali como el alcalde Banck, baluartes para este partido en Puebla capital, cuya incidencia electoral es clave para definir el rumbo de las elecciones del próximo , al tratarse del padrón electoral más importante de la entidad.

El ejercicio del poder de manera natural conlleva a un desgaste, aunque por supuesto, tanto los números de Gali como Banck son aceptables.

En tanto, Morena, sin desgastarse, está a la espera de si ratifican a Luis Miguel Barbosa como su candidato a la gubernatura y en conocer a quien será su candidata a la presidencia municipal de Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

noviembre 14, 2017 - 10:00 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ricardo Morales

Columnistas, Noticias Destacadas