¡Escúchanos por internet!

La guerra de los charlatanes

Corren tiempos de labia, mentiras piadosas, estafas fraguadas en la usurpación de oficios y farsantes que aprovechan no sólo las épocas electorales para convertirse “ipso facto” en consultores políticos y expertos en la #ComPol (Comunicación Política).

La consultoría política es una profesión que se ha ido forjando y profesionalizando a pulso candente, diluyendo esa satanización que en principio invadió a los consultores que eran estereotipados como simples asesores o bien, como aquellas manos que mecían la cuna del poder.

Es grato analizar el entorno que hoy se vive en la Comunicación y Consultoría Política no sólo en Latinoamérica, sino a nivel mundial.

Han sido años en los que muchos profesionales han picado piedra para hacer entender a quienes ejercen el poder, la necesidad de aplicar estrategias, tácticas, método y organización para mejorar la gobernanza.

Dentro de este gremio encontramos de todo, es cierto. Por fortuna, prevalecen los profesionistas comprometidos con la misión, los proyectos y esa ética que cada uno asume como un compromiso de vida y que resulta ser el mejor aval para posicionarse en el mundo de la comunicación política.

Los hombres y mujeres de poder han ido entendiendo poco a poco, la importancia y dimensión de contar con buenos consultores que hagan junto con ellos, el equipo correcto para aterrizar ese ejercicio que se torna peligroso cuando no se admiten opiniones y que es: El Poder.

Hoy existe no sólo en México sino en toda América Latina un gremio consolidado y fortalecido con la existencia de asociaciones donde nos hemos agrupado los profesionales de la comunicación y la política.

Los códigos de ética rigen y están ahí para aplicarse en una profesión donde tenemos que ser los primeros en hacer esos señalamientos cuando se cometen excesos o se calumnia a algún compañero.

Hace unos días, en conversación con una persona involucrada en medios de comunicación, me sorprendía con su repentina afirmación al erigirse como consultor. Cuando le cuestioné sobre su especialidad, la respuesta fue todavía más sorprendente: “Hago de todo, la cosa es ser asesor”.

A los señores políticos que están en la víspera de iniciar campañas, no se dejen sorprender ni engañar. Un consultor político es un estratega, no un vocero ni un jefe de prensa o un publirrelacionista.

Un consultor tiene la capacidad de organizar y encaminar a todo un equipo para consolidar metas y encaminar triunfos.

Se agradece la irrupción de las nuevas generaciones quienes llegan con una formación e innovación para enriquecer este oficio donde la capacitación y actualización son preponderantes.

Son muchos los esfuerzos que en diferentes países se vienen haciendo para profesionalizar la consultoría política. Falta un gran camino por recorrer pero también es un hecho que contamos con profesionales que hacen y ejercen el trabajo con ética y dignidad.

@rubysoriano
rubysoriano@gmail.com
www.mediatikos.wordpress.com

febrero 25, 2018 - 9:35 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas, Noticias Destacadas