¡Escúchanos por internet!

La ruptura de una sociedad

La barbarie en su máxima expresión la volvimos a vivir en Puebla, esta vez con los lamentables sucesos en Acatlán donde dos personas fueron linchadas por pobladores al acusarlos sin fundamento alguno como “roba chicos”.

Hace varios meses, un escenario similar se suscitó en Ajalpan, donde jóvenes encuestadores perdieron la vida por la misma causa.

Son muchas las versiones, crónicas y lo más indignante, la transmisión en vivo por redes sociales de estos dolosos acontecimientos que nos deben avergonzar como sociedad.

Es lamentable que dos personas hayan perdido la vida, pero también hay que resaltar la irracionalidad de esa turba de pobladores acatecos que se dejaron instigar, manipular y alentar para consumar las agresiones.

En el análisis crudo de la realidad social que enfrentan hoy en día varios municipios de la mixteca poblana encontramos altos niveles de violencia y agresión que se evidencian no sólo en los jóvenes, sino también en una población adolescente que ha quedado a merced de las bandas delincuenciales que operan en la región.

La gente de estos lugares expresa un enojo e indignación con sus autoridades.
Muchos han sido los que han sacado provecho de estos municipios mixtecos donde se han fomentado los cacicazgos y las falsas promesas que los mantienen hundidos en la pobreza.

Las nuevas generaciones mixtecas están impregnadas por signos de violencia como un efecto de supervivencia.

Elecciones van, elecciones vienen y se venden al mejor postor sin creer en quienes llegan a venderles promesas que nunca cumplirán.

Una estampa infame del pasado proceso electoral, la narran los propios pobladores.

Muchos de ellos hablan abiertamente de cómo vendieron sus votos a todos los partidos que repartieron dinero a manos llenas.

La puesta en escena llegó al límite, cuando los pobladores del mercado de Acatlán cuentan que una de las candidatas a diputadas por este distrito, se acercaba a las personas de la tercera edad, niños y mujeres para darles un “billete” y pedirles que posaran con ella para las fotos que minutos después subía a sus redes sociales hablando de su “cercanía” y de lo mucho que la querían en esta región.

Estas puestas en escena son las que tienen en el hartazgo a una población donde equivocadamente creen adecuado hacer justicia por su propia mano.

Los cuerpos policiacos de Acatlán fueron rebasados sin que nadie más interviniera provocando que se consumara una barbarie.

La radiografía en Puebla está cada vez más clara. Los gobiernos en todos sus niveles enfrentan un desgaste importante que los deja casi con una nula credibilidad ante el descrédito que tienen frente a los ciudadanos.

Me parece fundamental, que el Gobierno del Estado, la Fiscalía General del Estado y los Ayuntamientos electos que están en víspera de rendir protesta, asuman la responsabilidad que hoy tienen frente a una población con una ruptura importante y con un alto riesgo de reaccionar con más actos violentos que evidencian una lamentable descomposición social.

@rubysoriano
Facebook: Mediatikos Consulting
rubysoriano@gmail.com

septiembre 2, 2018 - 9:05 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Ruby Soriano

Columnistas, Noticias Destacadas